0

Incapacidad total o absoluta

Tabla de contenidos

Diferencias entre la incapacidad permanente total y la incapacidad permanente absoluta

Ana 15 de enero de 2020 | 12:28 Tengo 33 años y estoy operada de un neurinoma del acústico, del oído derecho, en ese oído tengo 0 % de audición y del izquierdo oigo pero muy poco, me concedieron el 33% de minusvalía, soy autónoma y trabajo en un bar, quería saber si me concederian la incapacidad y si tendría derecho a cobrarInstituto BBVA de PENSIONES 23 de enero de 2020 | 17:02

Estimada Ana.

Desgraciadamente, nos es imposible realizar un cálculo apriorísitico sobre las probabilidades de que le sea concedido o no un determinado grado de incapacidad, pues no existen causas tasadas para ello. Tal cuestión es cuestión exclusiva del correspondiente Equipo de Valoración de Incapacidades.

Un cordial saludo.

ROXANA ALEJANDRA 13 de enero de 2020 | 20:04 Tengo 46 anos me opersron de la columna y tengo 6 tornillos mis pies no los siento y me operaron de mi rinon izquuierdo teniendo un calsinoma arriba.ahora tengo cancer de pulmon derecho y higado. Me pueden pensionar ?Instituto BBVA de PENSIONES 20 de enero de 2020 | 23:24

Estimada Roxana.

Efectivamente, podría ser así a través de dos posibles vías:

Deseando la mejoría de su salud, reciba un cordial saludo.

Lorena 13 de enero de 2020 | 02:24 Hola buenas noches!! Llevo 1 año y medio me han detectado poliartritis reumatoide trabajo de seguridad..y llevo 1 año de baja.tengo 34 años mi pregunta es si tengo derecho o si es posible pedir una incapacidad, y si es así, también puedo pedir minusvalia? muchas gracias! Un saludo.Instituto BBVA de PENSIONES 20 de enero de 2020 | 18:01

Estimada Lorena.

Efectivamente, es posible solicitar ambas cuestiones, si bien el eventual reconocimiento de la incapacidad -y su consecuente prestación- puede estar condicionado a la acreditación de ciertos periodos de cotización acumulados.

Un cordial saludo.

Francisco Javier galiacho paniego 05 de enero de 2020 | 22:16 Me han operado de artrosis de la mano derecha, la mano izquierda la tengo igual y estoy operado de intestinos por bridas. Tengo 57 años, ¿qué incapacidad me corresponde?Instituto BBVA de PENSIONES 19 de enero de 2020 | 13:16

Estimado Javier.

Al respecto de lo que señala, no existe un grado de incapacidad predeterminado según la patología concreta o intensidad de la misma, sino que ésta y sus vicisitudes han de ser evaluadas por el correspondiente Equipo de Valoración de Incapacidades.

Por tanto, es incluso realizar un cálculo apriorístico sobre cuál podría ser el eventual resultado de un proceso de esas características.

Un cordial saludo.

Javier Martinez 03 de diciembre de 2019 | 15:21 Estimados apreciados, Mi duda es si puedo revisar mi incapacidad permanente absoluta , revisando el diagnóstico de enfermadad común a enfermedad profesional, ya que en el proceso de baja temporal se descubrió un carcinoma que es el real causante de las secuelas y este es susceptible de ser producido por el entorno de trabajo (radiaciones Rx). Que debería aportar ? Se vería afectada la pensión ? Muchas gracias. Saludos

Instituto BBVA de PENSIONES 23 de diciembre de 2019 | 01:37

Estimado Javier.

Durante una incapacidad temporal se puede iniciar el procedimiento de determinación de la contingencia causante desde la baja médica. La solicitud debe ir acompañada de toda la documentación necesaria para poder determinar la contingencia, incluidos, en su caso, los informes y pruebas médicas realizados.

Si lo que ocurre es que le acaban de otorgar una pensión, puede interponer una reclamación previa si no está de acuerdo con la resolución.

Y si está percibiendo la pensión y considera que se produjo un error de diagnóstico, puede iniciar un procedimiento de revisión de la incapacidad por error de diagnóstico.

La forma de calcular la pensión y de abonarla, e incluso los requisitos exigidos para acceder a ella, varían considerablemente en función de si la contingencia causante es común o profesional.

Un cordial saludo.

ANGELICA MA. CEJA MERCADO 16 de noviembre de 2019 | 20:42 tengo 55 años y cotizo el seguro desde que tenia 19 años, sufri un accidente se me rompio el humero en 05 partes cuando salgo de la operacion de humero salgo con el pulmon perforado viendo muy al de dicha perforacion. al parecer tegon daño neural en mi mano y sindrome regional de dolor. me dieron una incapacidad permanente parcial que se me vence el febrero 2020, pero siento que he empiorado, que sigue para miInstituto BBVA de PENSIONES 01 de diciembre de 2019 | 04:35

Estimada Angélica.

Si considera que su estado invalidante se ha agravado, puede instar la revisión por agravación a partir del plazo establecido en la resolución que le reconoció el derecho a la prestación de incapacidad permanente.

Un cordial saludo.

Alberto c.c 14 de noviembre de 2019 | 13:04 Hola,a raíz de un accidente de trabajo,tengo reconocida la invalidez permanente total , hace 20 años por el juzgado con el 55 % .He seguido trabajando y cotizando en otro puesto de trabajo compatible con mi pensión . Ahora me encuentro de baja temporal más de 1 año por tratamiento por cancer de pulmón en tratamiento y revisión , me han pasado por tribunal médico a la espera de resolución , todo indica que seguiré otros 6 meses mi pregunta es que opciones tengo para que me den la incapacidad permanente absoluta y si me ampliarían la pensión del 55% al 100% o cojerian la cotización actual de la cual tengo la baja temporal de mi empresa .Llevo cotizados 26 años en el régimen general y 3 en régimen autónomo . Gracias y un saludo. AlbertoInstituto BBVA de PENSIONES 01 de diciembre de 2019 | 04:26

Estimado Alberto.

Sobre la primera pregunta, la única opción que tiene para acceder a la incapacidad permanente absoluta es pasar por el procedimiento de declaración/revisión de incapacidad permanente, en el cual deducimos por lo que nos comenta que ya está usted inmerso. Su expediente será analizado por el EVI, a quien corresponde determinar su aptitud para el trabajo.

En relación a la segunda pregunta, y presumiendo que ambas incapacidades se causan en el mismo régimen, el INSS realizará la operación que sea para usted más favorable: o tomará la base reguladora de la prestación anterior, o recalculará la base reguladora teniendo en cuenta las nuevas cotizaciones y según las reglas establecidas para la contingencia determinante de la revisión.

Un cordial saludo.

Paula andrea Marin montes 21 de octubre de 2019 | 12:33 Buenos dias quisiera saber si 54%de discapacidad podria otar discpacidad absoluta ahora tengo permanente total pero discapicidad ea fisica y ahora tambirn metal podria presentarme otrra vez a que me reciben mi imcapacidad por la seguridad social gracias un saludo Instituto BBVA de PENSIONES 30 de octubre de 2019 | 09:23

Estimda Paula.

En primer lugar, comentarle que el reconocimiento de grados de los diferentes grados de minusvalía, aunque tienen efectos para otras materias, son independientes del posible reconocimiento de una incapacidad permanente.

En cuanto a lo segundo, efectivamente, está legitimada para solicitar la revisión de su grado de incapacidad (igualmente lo están la Entidad gestora, las Mutuas de Accidentes de Trabajo y Enfermedades Profesionales de la Seguridad Social o de las empresas colaboradoras -en aquellos asuntos que les afecten directamente- o los empresarios responsables de las prestaciones).

Un cordial saludo.

Lola 10 de octubre de 2019 | 18:23 Buenas tardes, Hace 10 años me jubilaron por invalidez, hace 4 años me dieron el 76% de minusvalía y hace 2 años me reconocieron la gran invalidez. ¿Todavía estoy a tiempo de pedir mi seguro de Vida que tiene una cobertura por Invalidez Absoluta y permanente? Muchas gracias Instituto BBVA de PENSIONES 23 de octubre de 2019 | 05:39

Estimada Lola.

Le recomendamos consultar el clausulado de su póliza o realizar una consulta a la compañía aseguradora para cerciorarse de las contingencias cubiertas y los plazos.

Gracias por su consulta y un saludo,

gorka 30 de septiembre de 2019 | 20:36 40 años. 20 años cotizados. ultimos 8 años 1400euros de base ss. me han dicho que me van a dar la incapacidad total . cuanto estima usted que me pueda quedar? ya se q es un 55% pero hablamos de euros. es un 55% de esa base o por el contrario hay algun otro punto q se me escapa? cuanto seria en su opinion. gracias-. Instituto BBVA de PENSIONES 21 de octubre de 2019 | 07:21

Estimado Gorka.

Lamentablemente en relación a su consulta, el concreto cálculo de cuantías prestacionales excede, por diversas razones, de nuestro ámbito de actuación.

Un cordial saludo.

¿Cuál es la diferencia entre incapacidad permanente total y absoluta?

  Por Vittalias Noticias Noticias Renta Vitalicia 07/05/2018

La Administración del Estado cuenta con unas prestaciones que ofrecen una pensión a todos aquellos que no puedan desempeñar su actividad laboral debido a una incapacidad. Una incapacidad que no les permite obtener ingresos, por lo que el sistema garantiza que estos ciudadanos puedan obtener una pensión para cubrir sus necesidades.

En este sentido, el sistema diferencia diversos grados y tipos de incapacidad permanente como la total y la absoluta. Además de las diferencias en cuanto a la posibilidad de desempeño de la profesión, ambos tipos presentan distintos porcentajes en la base reguladora ¿Quieres saber las características de ambas incapacidades permanentes y cómo solicitarlas? Hoy en Vittalias te contamos todas las claves.

¿Qué significa incapacidad permanente?

Una incapacidad permanente es un estado y condición que el trabajador recibe tras ser sometido a una serie de pruebas médicas que certifican que el ”trabajador presenta reducciones anatómicas o funcionales graves, previsiblemente definitivas, que disminuyen o anulan su capacidad laboral” tal y como lo define la Seguridad Social.

Este certificado se recibe tras someterse a estas pruebas médicas que asignan al trabajador el estatus de incapacidad permanente, por lo que el ciudadano recibe una prestación económica que trata de cubrir la pérdida de ingresos ante la reducción o anulación de la capacidad laboral.

Diferencias entre incapacidad permanente total y permanente absoluta

La incapacidad permanente absoluta significa que el trabajador, debido a sus condiciones, está inhabilitado para ejercer cualquier tipo profesión, tanto la actual como otra diferente.

La incapacidad permanente total en cambio, incapacita para ejercer un tipo de profesión, pero sí permite trabajar en otros ámbitos siempre y cuando sean compatibles con el tipo de incapacidad.

Dentro de la incapacidad permanente total, se puede encontrar un tipo de situación clasificada como cualificada. En este caso, el trabajador recibe la incapacidad si tiene más de 55 años y unas circunstancias profesionales, personales o sociolaborales que le dificultan encontrar un empleo.

¿Qué es la gran invalidez?

Esta situación se produce, si además de las pérdidas anatómicas o funcionales, la persona necesita asistencia de otra persona para los actos esenciales y cotidianos.

¿Cómo se solicita la incapacidad permanente?

Para poder obtener la incapacidad, es necesario superar la valoración y pruebas pertinentes de los centros EVI (Centros de Evaluación) de la provincia que corresponda. Un tribunal médico estudia cada caso y emite un veredicto con la valoración del grado y tipo de incapacidad que pueden ser parcial, total, absoluta, gran invalidez o ninguna.

Un vez se obtiene el estatus de incapacidad permanente, se registra automáticamente una incapacidad del 33%, la cual es necesario recurrir para obtener la incapacidad total o absoluta. Para poder solicitarla, hay que acompañar la solicitud con la resolución judicial o administrativa pertinente.

La base reguladora

En la incapacidad permanente total, el porcentaje es del 55% a la base reguladora. Si la incapacidad es cualificada, el porcentaje asciende al 75%.Por otro lado, si la incapacidad es permanente y absoluta, la pensión es del 100% sobre la base reguladora. En caso de gran invalidez, se obtiene el complemento que corresponde a este estatus, el cual se calcula sumando, al 45% base mínima en el momento del hecho causante, un 30% de la última base de cotización del trabajador.

En definitiva, las pensiones por incapacidad permanente o total se perciben como una pensión de jubilación, una pensión de jubilación que en muchas ocasiones no es suficiente, ya que no son acordes a las subidas del IPC.En este sentido, en Vittalias te podemos ayudar a obtener unos ingresos extra a través la renta vitalicia, la hipoteca inversa o la venta con alquiler garantizado que permiten obtener ingresos complementarios a la pensión para que vivas como siempre habías soñado.

Vittalias, 30 años al servicio de la tercera edad.

MÁS INFORMACIÓN SOBRE RENTA VITALICIA

Ventas con alquiler garantizado

Rentas Vitalicias

Renta Vitalicia Escalonada

Renta Vitalicia Clásica

Renta por Traslado a Residencia

Mitjans de comunicació

Com obtenir uns diners extres amb les rendes vitalícies. Carmen Palà, assessora de Vittalias Quin tipus de persones signen les rendesVer mas

Landing calculadora

Hipoteca Inversa

Calculadora de Renta Vitalicia

ÚLTIMAS ENTRADAS

La apnea del sueño en ancianos Con la edad, pueden suceder ciertos cambios en la morfología o condiciones que causan la apnea del sueño en… Cómo levantar a una persona mayor de la cama| Algunas claves Con la edad, ciertas condiciones impiden levantarse de manera autónoma de la cama, por… Hipersomnia en ancianos, cuando el sueño incide en la calidad de vida ¿Tú o un familiar mayor de 65 años duerme más de lo necesario? ¿Está siempre…

No nos podemos permitir el lujo de tener paralíticos cerebrales que están trabajando con las bonificaciones de sistema de Seguridad Social, y luego seguir dando pensiones de incapacidad permanente a la gente por lumbalgias”. Esta fue la queja manifestada este martes por el secretario de Estado de Seguridad Social, Octavio Granado durante su comparecencia en la comisión del Pacto de Toledo en el Congreso de los Diputados.

Granado hizo este reproche en el momento de enumerar qué medidas deberían tomarse para aumentar los ingresos por cotizaciones de la Seguridad Social y, primero atajar el abultado déficit del sistema y, después, hacerlo financieramente sostenible en el medio y largo plazo.

Así, tras admitir que su Departamento deberá ejercer una mejor gestión del gasto en bajas laborales por incapacidad temporal, que lleva años disparado, Granado también apuntó que existe “un problema” con la incapacidad permanente (aquella que invalida al trabajador a más largo plazo o para siempre para desempeñar su profesión y permite llegar hasta la jubilación sin volver a trabajar).

“Se sigue jubilando a la gente con pensiones de incapacidad, sin partir de que lo que debe hacerse, en todo caso, como bien dice la normativa sobre enfermedades profesionales, es reclasificar a la gente y darle otra ocupación”.

Por ello consideró que el hecho de que haya gente con graves discapacidades trabajando y otros, no tan graves, que cobran una pensión de incapacidad permanente hasta que acceden a la jubilación, es Es “una auténtica contradicción, que yo intentaré, en la medida de lo posible, reducirla.

Las cifras oficiales de la Seguridad Social indican que el pasado 1 de septiembre había prácticamente un millón de personas cobrando una pensión por incapacidad permanente. Y anualmente se destinan algo más de 12.000 millones de euros anuales. Esto representa más del 10% del gasto anual en pensiones contributivas y un 2% más que lo que se gastaba hace un año, tras las últimas subidas de pensiones.

La pensión media de incapacidad permanente asciende actualmente a 953 euros mensuales (851 euros de media las mujeres y 1.011 euros los hombres). Así son las segundas pensiones de carácter contributivas mas altas después de las de jubilación, que ascienden a 1.103 euros mensuales de media.

Del total de beneficiarios que cobran estas pensiones un tercio son mujeres y los dos tercios restantes, hombres.

La normativa actual establece cuatro grados de incapacidad permanente, cualquiera que sea su causa: permanente parcial y permanente total –ambas para la profesión habitual–; incapacidad permanente absoluta y gran invalidez. Todas ellas tienen distintos niveles de compatibilidad con el trabajo. Pero, en cualquier caso, la mejoría del trabajador en la mayoría de estos casos no impide su clasificación como pensionista de incapacidad permanente, si los facultativos consideran que dicha recuperación es incierta o a largo plazo.

No me reconocen una incapacidad permanente y no puedo desarrollar mi actividad laboral. ¿Qué opciones tengo?

Juan Antonio 15 de enero de 2020 | 16:14 Buenas tardes , tengo reconocida una incapacidad permanente total desde noviembre del 2006 , ha finales de diciembre del 2006 solicité pasar el reconocimiento médico para que me reconocieran el 33% de minusvalía , en el cual , me solicitaron llevar toda la documentación médica que tuviera , llevé mi informe médico , radiografías y resolución del INSS , el cual reconocía mí incapacidad permanente total para mí profesión habitual , mi pregunta es la siguiente , porque me denegaron la minusvalía del 33% si existía un decreto ley efectivo desde su publicación en el BOE 16-12-2006 el cual reconocía que toda persona afectada por una incapacidad permanente en el grado de total , absoluta o gran invalidez reconocida por el INSS era equivalente al 33% de minusvalía , se podría reclamar ? Guardo documentación y fechas , mil gracias por vuestra atención y trabajoInstituto BBVA de PENSIONES 24 de enero de 2020 | 17:52

Estimado Juan Antonio.

Efectivamente, según el RD 1414/2006, en todo caso, se considerarán afectados por una minusvalía en grado igual o superior al 33 por ciento los pensionistas de la Seguridad Social que tengan reconocida una pensión de incapacidad permanente en el grado de total, absoluta o gran invalidez, de modo que no entendemos, sin mayor información de la resolución, el por qué de la denegación de la misma.

No obstante, ya que han pasado más de 14 años, le instamos a realizar una nueva solicitud.

Un cordial saludo.

Darío 03 de diciembre de 2019 | 16:26 Hola, mi situación es la siguiente. tras una operación de hernia inguinal quedó dañado un nervio el cual causa dolor. Tras los 365 días , prórroga de 180 días el tribunal medico me propone para incapacidad permanente revisable, en unos días me llegará la resolución por escrito de que me la han denegado y me van a dar el alta. tengo 640 días cotizados según mi vida laboral. Hasta ahora he estado cobrando a través de la mutua el 75%. Ahora que me han denegado la incapacidad permanente y me darán de alta, ¿qué tendría que hacer si no estoy bien para realizar mi trabajo ni ningún otro? ¿En cuanto me llegue la notificación pido recaída en mi médico de cabecera? ¿Pido una revisión en el inss de la resolución de la incapacidad permanente? ¿hay alguna otra opción aparte de éstas? sufro dolores constantes que me impiden hacer una vida normal.Instituto BBVA de PENSIONES 23 de diciembre de 2019 | 01:40

Estimado Darío.

El alta médica extingue el proceso de incapacidad temporal con efectos del día siguiente al de su emisión y determina la obligación de que el trabajador se reincorpore a su puesto.

Aun así, ante el alta dada por el INSS puede usted interponer una reclamación previa, y nada le impide acudir a los médicos del INSS y solicitar la reanudación de la baja médica por misma o similar patología, pues son ellos los únicos competentes para emitirla durante los 180 días posteriores al alta.

Un cordial saludo.

Juan 20 de noviembre de 2019 | 12:00 Hola mi nombre es juan He estado de baja 18 meses por una hernia de disco que afectaba a las rodillas. He pasado el tribunal médico hace un par de meses y me han dado de alta porque dicen que estoy apto para trabajar. El caso es que en el trascurso de estos 18 meses mis hombros empezaron a dolerme mucho teniendo una rotura parcial sobre todo en el derecho. He hecho reavilitacion y las pruebas que me han ido haciendo hasta determinar qué tienen que operar. No puedo trabajar ya que mi trabajo es subir y bajar los brazos. El médico de cabecera tiene acceso bloqueado a mi historia y no puede darme otra nueva baja hasta no pasar 180 días. Mi pregunta es si no voy a trabajar porque no puedo y el médico no me puede dar una baja que tengo que hacer? Irme al paro? No sé estoy bloqueadoInstituto BBVA de PENSIONES 03 de diciembre de 2019 | 09:03

Estimado Juan.

Si considera que se encuentra en situación de incapacidad permanente, debería reclamar contra el alta. Tiene para ello 30 días hábiles a contar desde el día siguiente a aquel en que recibió la notificación. El plazo para resolver sobre la reclamación es de 45 días.

Si transcurrido este no le han notificado la resolución, entonces la reclamación se entenderá desestimada por silencio administrativo.

Si la resolución, expresa o presunta, es desestimatoria, tiene un plazo nuevamente de 30 días hábiles para interponer demanda ante la jurisdicción social, para lo que le recomendaríamos que recabara asistencia jurídica especializada.

Un cordial saludo.

Delmy Herzel 26 de octubre de 2019 | 10:23 Buenas, Estoy en situación de IT de prórroga de 180d y he solicitado la IP, en caso que me denieguen la IP seguiré estando en situación de IT hasta agotar los 180 d? Instituto BBVA de PENSIONES 27 de noviembre de 2019 | 04:08

Estimada Delmy.

Una resolución desestimatoria, ya sea expresa o presunta (por silencio administrativo), lleva aparejada normalmente la extinción de la IT. En los casos en que el expediente de IP se ha iniciado a instancia del interesado, la denegación de la IP no produce por sí misma la extinción de la IT. El INSS decidirá y le comunicará si procede el alta médica o el mantenimiento de la situación de IT en su caso.

Un cordial saludo.

José Miguel 23 de octubre de 2019 | 12:36 Buenas tardes. Se me ha denegado la incapacidad permanente total por falta de días de cotización (90 días concretamente). Si bien, en los informes médicos queda claro que no puedo desempeñar las labores que venía realizando hasta ahora en mi puesto de trabajo. ¿Puedo cambiar de puesto de trabajo, en la misma empresa u otra distinta, y volver a solicitarla cuando haya cotizado los días que me faltan?. Un saludo. Instituto BBVA de PENSIONES 30 de octubre de 2019 | 09:46

Estimado José Miguel.

En tal caso, y a tenor de la normativa sobre prevención de riesgos laborales, puede exigir la adaptación funcional de su puesto de trabajo y, a priori, posteriormente volver a instar el proceso de reconocimiento de la incapacidad.

Un cordial saludo.

Marcos 07 de octubre de 2019 | 07:13 Buenos días! En Julio de 1999 sufrí una enfermedad cardíaca en mi puesto de trabajo, me valoraron una discapacidad del 57% ha efectos definitivos. Presenté una petición para solicitar una invalidez permanente, pero debido a que no tenía los 1800 días requeridos de cotización me la denegaron. Lo he intentado más de una vez el volver ha solicitarla ahora que ya tengo los días de cotización requeridos, pero siempre me la han denegado. Actualmente no puedo trabajar en ningún trabajo relacionado con el mismo en el que estaba cuando sufrí esa enfermedad común, debido a que no puedo levantar pesos .ni estar expuesto a situaciones de estrés prolongadas, pero si puedo trabajar en otro tipo de trabajos como el que estoy desempeñando actualmente «conserjería»… Mi pregunta es, ¿debo de insistir en volver a solicitar de nuevo la incapacidad ahora que ya tengo los días cotizados requeridos, o debido a que ahora estoy más o menos estable en mi enfermedad crónica será imposible que me la concedan?. Un saludo! Instituto BBVA de PENSIONES 20 de octubre de 2019 | 13:59

Estimado Marcos.

Es recomendable volver a instar la incapacidad siempre y cuando haya ido recabando distintos informes médicos que acrediten que la situación ha ido agravándose o que, manteniéndose, la situación del puesto hace más difícil el desarrollo de las actividades laborales.

Por lo demás, es imposible adelantarle un resultado concreto.

Un cordial saludo.

Emilio Ayala Torrente 29 de septiembre de 2019 | 14:53 He sufrido 2.infartos y tengo 5 stens colocados. Últimamente m estoy volviendo a cansar y sufrir recaídas. He recurrido mi incapacidad permanente total y ya m han avisado q tengo el juicio en enero. Q puede salir d ahí?? Soy autoventa d una empresa d alimentación yo me cargo un camión a las 4 a.m. y llegó cuando terminó y no m veo capacitado ahora mismo para eso. Si m sale denegada la discacidad puedo pedir la liquidación a mi empresa y recurrir ?? Instituto BBVA de PENSIONES 08 de octubre de 2019 | 23:52

Estimado Emilio.

Al acceder a la pensión ordinaria tras haber accedido a la jubilación a una edad inferior a la que da acceso a aquélla, se aplican las siguientes reglas: 1) las cotizaciones efectuadas por el trabajo a tiempo parcial como trabajador relevado se incrementarán hasta al 100% de la cuantía que hubiera correspondido de haber seguido realizando la jornada completa; 2) para la determinación del porcentaje aplicable a la base reguladora de la pensión de jubilación definitiva, se tendrá en cuenta el periodo trabajado a tiempo parcial como si hubiera sido a tiempo completo.

Un cordial salido.

Azar 23 de septiembre de 2019 | 20:43 Hola, yo sufrí un accidente de trafico y acaba de llegar la sentencia de TSJ por la cual me dicen que me deniegan la prestacion por no estaba de alta o asimilado en el momento del accidente. Pero, estoy impedido(mano) y eso lo tienen claro, pero, no reuno todos los requisitos. La pregunta es ¿como activar otra vez el intento? y si vuelvo a trabajar en lo mismo, despues la puedo pedir, o la pido de nuevo por como enfermedad (reuniendo el restro de requitios)… qué hago, algun truco tiene q haber. Para un impedido como yo q faltó el alta en el momento eso… porque asi no puedo trabajar en lo mio… y sin cobrar Instituto BBVA de PENSIONES 20 de octubre de 2019 | 13:56

Estimada Azar.

En este sentido, son esencialmente tres las opciones que posee: 1) solicitar la adaptación funcional de su puesto de trabajo o de uno dentro de su grupo profesional; 2) resolver el contrato por ineptitud sobrevenida para su puesto de trabajo; o 3) solicitar una pensión no contributiva de invalidez.

Un cordial saludo

ariadna 01 de agosto de 2019 | 17:26 Estoy en plena recuperacion de un trasplante de aparato extensor (aun ni puedo subir y bajar escaleras, ni conducir, ni coger transporte publico, ni estar con la rodilla doblada mucho tiempo). llevo dos bastones aun y en noviembre me intervienen de nuevo ya que la operacion era en dos tiempos. El tribunal medico inicio un expediente de IP y lo han denegado alegando que mis lesiones no dificultan mi trabajo (soy aux administrativa), Obviamnete aun no estoy recuperada de la primera operacion ya que llevo solo 4 meses de recuperacion pero me preocupa porque ademas no tengo empresa ya que hace un año decidieron despedirme. No se muy bien que hacer Instituto BBVA de PENSIONES 01 de agosto de 2019 | 17:44

Estimada Aridna.

Lo único que le podríamos aconsejar es que recurrar la resolución que le deniefa la IP.

Un cordial saludo

ANAISS 23 de junio de 2019 | 16:20 Buenas tardes Mi problema es que estoy operada de una artrodesis lumbar L4-L5 con discopatía y descompresión del nervio ciático con un grado de discapacidad del 43 %. En estos momentos me hicieron una resonancia y me han dicho que tengo cambios postquirurgicos (llamado síndrome de columna fallida) y me tienen que infiltrar en la columna para quitarme los dolores y a parte tengo jaquecas crónicas y voy a solicitar la revisión del grado de discapacidad y pedir una pensión por invalidez, no puedo estar sentada más de 3/4 de hora y tampoco puedo estar de pie y cuando me dan las jaquecas ya ni les cuento. con esta situación me la darian, alguna por lo menos gracias Instituto BBVA de PENSIONES 26 de junio de 2019 | 18:15

Estimada Anaiss.

Es muy complicado saberlo. El tribunal valora muchos elementos y datos de los que nosotros no disponemos.

Un cordial saludo

  1. 1
  2. 2
  3. Siguiente

Argumentos en Derecho Laboral

El TS en Sentencia de 08/03/2018 ha fijado dos criterios interpretativos básicos de carácter objetivo en orden a la configuración de la gran invalidez por deficiente agudeza visual.

1. El primero de ellos consiste en que la ceguera, o situación asimilada, integra por sí misma el susodicho grado invalidante, cuyo reconocimiento no puede excluirse cuando el beneficiario, en base a factores perceptivos, cognitivos, ambientales, temporales u otros, haya llegado a adquirir alguna de las habilidades adaptativas necesarias para realizar alguno de los actos esenciales de la vida sin ayuda de terceros o sin necesidad de ayuda permanente ( SSTS 03/03/2014, rec. 1246/2013 , 10/02/2015, rec. 1764/2014 ; y 20/04/2016, rec. 2877/2014 ).

2. El segundo criterio viene dado por la decisión de cuantificar el déficit que aún no implicando una absoluta anulación de la visión bilateral merece la calificación de ceguera. En este punto la Sala ha establecido como valor de equivalencia la visión con corrección por debajo de una décima en ambos ojos, al considerar que la merma que comporta exige la colaboración de otra persona para la realización de los actos más esenciales de la vida, por lo que, en sí misma, constituye una gran invalidez, a pesar de que la ayuda del tercero solamente la requiera para determinados actos fundamentales y la necesidad de auxilio externo no sea continuada, de forma que, “a sensu contrario”, cuando la agudeza visual alcanza ese umbral sin concurrir ninguna otra circunstancia valorable, como por ejemplo, la reducción del campo visual, se entiende que la visión subsistente permite realizar tales actos sin necesidad de precisar de la ayuda de un tercero.

Por tanto o no siempre será necesario que concurra ceguera total para entender que existe derecho a la pensión por gran invalidez. El Tribunal Supremo entiende que la existencia de pérdida de visión tal que requiera ayuda externa para ciertos actos fundamentales también implicará el derecho a la pensión en grado de Gran invalidez.

Incapacidad permanente (modalidad contributiva): Grados de invalidez.

Es aquella que, sin alcanzar el grado de total, impida al trabajador realizar las tareas fundamentales de la profesión habitual, y ocasione un descenso de su rendimiento normal para su profesión del 33% o más.

Da lugar a percibir una indemnización a tanto alzado, cuya cuantía se establece en 24 mensualidades de la base reguladora.

Incapacidad Permanente Total para la profesión habitual:

Es aquella que impide al trabajador la realización de todas o de las fundamentales tareas de la profesión habitual, pero no le impide la realización de otras profesiones.

Da lugar a una pensión vitalicia equivalente al 55% de la base reguladora, pudiendo ser del 75% para trabajadores de más de 55 años de edad cuando, debido a no tener una preparación especializada y/o a circunstancias socio-laborales del lugar de residencia, se presuma muy difícil la obtención de un empleo distinto a su profesión habitual.

En caso que la incapacidad derive de accidente de trabajo, con responsabilidad de la empresa en el mismo, podrá imponerse a la empresa un recargo de entre el 30% y el 50% sobre el importe de la pensión, que supondrá un complemento a la pensión.

La pensión puede ser sustituida por una cantidad a tanto alzado en los siguientes casos:

  • El trabajador sea menor de 60 años.
  • Lo solicite dentro e los 3 años posteriores al reconocimiento del derecho a la incapacidad permanente.
  • Las lesiones que hayan determinado la incapacidad permanente se entienda que no son susceptibles de modificación que diera lugar a revisiones de la incapacidad permanente.
  • Que el beneficiario realice actividades por cuenta propia o ajena, o bien acredite que la indemnización va a invertirse en prepararse o desarrollar nuevas fuentes de ingresos como autónomo, y demuestre tener aptitud para suficiente para ejercer dicha actividad.

El importe de dicha indemnización oscilará entre las 12 mensualidades de base reguladora para los que tengan 59 años y de 84 mensualidades para los menores de 54 años, con una escala que prevé un incremento de 12 mensualidades menos por cada año de más edad (54 años = 72 mensualidades; 55 años = 60 mensualidades; …).

Una vez cumplidos los 60 años, el beneficiario pasará a recibir la pensión reconocida inicialmente más las revalorizaciones correspondientes.

Incapacidad Permanente Absoluta para todo trabajo:

Es aquella que impide al trabajador la realización de toda profesión u oficio.Da lugar a una pensión vitalicia equivalente al 100% de la base reguladora.En caso que la incapacidad derive de accidente de trabajo, con responsabilidad de la empresa en el mismo, podrá imponerse a la empresa un recargo de entre el 30% y el 50% sobre el importe de la pensión, que supondrá un complemento a la pensión.

Gran invalidez:

Es aquella en que el trabajador afecto a una incapacidad permanente requiera de ayuda de otra persona para llevar acabo las tareas más básicas de su vida, tales como vestirse, desplazarse y comer.

Da lugar a la una pensión por el importe que corresponda a la pensión que corresponda por incapacidad permanente, total o absoluta, más un complemento. El importe del complemento será el resultado de sumar el 45% de la base mínima de cotización vigente para el régimen general y el 30% de la última base reguladora del trabajador.

Incapacidad permanente de trabajadores autónomos:

Los trabajadores autónomos tienen reconocida la prestación por incapacidad permanetnte en los mismos términos que para los trabajadores en régimen general, pero con algunas particularidades:

Tienen que tener cubiertas las contingencias profesionales (accidente de trabajo o enfermedad profesional) y se hayan acogido a la cobertura de incapacidad temporal.

Grados de Invalidez:

Incapacidad Permanente Parcial:

Si es por contingencias comunes, no está cubierta.

Si es por contingencias profesionales, debe impedirle la realización de las tareas fundamentales de su profesión y, además, ocasionarle una disminución de su rendimiento normal para su profesión del 50% o más.

Da lugar la pensión prevista para trabajadores del régimen general, pero podrá incrementarse en un 20% si el trabajador autónomo tiene 55 años o más y lo solicita expresamente, y no ejerza ninguna actividad retribuida por cuenta ajena o cuenta propia que dé lugar a su alta en cualquiera de los regímenes de la Seguridad Social; y no sea titular de una explotación agraria o pesquera, ni de un establecimiento mercantil como propietario, arrendatario, usufructuario o similar.

La pensión puede ser sustituida por una cantidad a tanto alzado si el trabajador autónomo así lo solicita.

La incapacidad permanente total (IPT) para la profesión habitual es uno de los grados en los que se divide la incapacidad laboral permanente. Se produce cuando una persona se encuentra inhabilitada para desempeñar las tareas de su puesto de trabajo habitual, pero sí puede dedicarse a otros trabajos diferentes.

Es importante el aspecto de que el trabajador podrá trabajar en otra profesión diferente a la habitual, ya que esto es lo que diferencia la incapacidad permanente total de la incapacidad permanente absoluta.

La incapacidad permanente total inhabilita a un trabajador para continuar ejerciendo su profesión habitual.

Pero, ¿qué grado de discapacidad supone una incapacidad total? Las personas que tengan reconocida una incapacidad permanente total presentan un grado de discapacidad igual o superior al 33%, lo que proporciona una serie de beneficios sociales y fiscales.

¿Qué se entiende por profesión habitual?

En el caso de que la incapacidad laboral se produzca por una enfermedad común o profesional, la profesión habitual será la que el trabajador desarrollaba durante los últimos 12 meses.

Por otro lado, si se ha producido por un accidente, sea laboral o no, la profesión habitual será la que se estaba desarrollando en el mismo momento del accidente.

Requisitos para la incapacidad permanente total

En general, podrá beneficiarse de la prestación por incapacidad permanente total cualquier persona que cumpla los siguientes requisitos:

  1. No haya cumplido la edad ordinaria de jubilación.
  2. Esté dada de alta o en situación asimilada de alta en la Seguridad Social en el momento de producirse el hecho causante.
  3. Acumule un periodo mínimo de cotización (que dependerá de la edad del trabajador) si la incapacidad se ha producido por una enfermedad común.
  4. Si la incapacidad se produce a consecuencia de un accidente laboral, un accidente no laboral o una enfermedad profesional, no se exige ningún mínimo de cotización.

¿Qué prestación económica corresponde por incapacidad permanente total?

La prestación económica que va a recibir un trabajador que se encuentre incapacitado en este grado consistirá, por norma general, en una pensión mensual del 55% de la base reguladora que recibirá durante toda su vida. En determinadas ocasiones, es posible que este porcentaje se vea incrementado.

De manera excepcional, esta prestación podrá sustituirse por una indemnización realizada en un pago único cuando el trabajador afectado cumpla los siguientes requisitos:

  • Solicitarlo dentro de los 3 años siguientes a la fecha de concesión de la incapacidad.
  • El trabajador sea menor de 60 años.
  • Se presuma que no va a haber modificación de la incapacidad.
  • Se acredite que realiza trabajos por cuenta propia o ajena, o que el importe de la indemnización se invertirá en el desarrollo de nuevas fuentes de ingresos como trabajador autónomo.

En cualquier caso, los pagos recibidos por incapacidad son totalmente compatibles con los salarios que se perciban por otro trabajo (de diferentes funciones a la profesión habitual).

Tributación de la incapacidad total

A diferencia de las prestaciones por gran invalidez o por incapacidad permanente absoluta, las pensiones por incapacidad total para la profesión habitual están sujetas a tributación en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF).

¿Qué es la incapacidad permanente total cualificada?

En el supuesto de que el trabajador que sufre una incapacidad permanente total sea mayor de 55 años y tenga dificultades importantes para obtener un empleo (distinto al de su profesión habitual) por la enfermedad o dolencia que posee, se puede solicitar un incremento de la prestación de un 20%.

Este caso concreto es a lo que se denomina incapacidad permanente total cualificada.

¿Es revisable la incapacidad permanente total?

El Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) podrá revisar la incapacidad (por agravación o mejoría) en cualquier momento a partir de la fecha que se haya marcado para ello en la resolución y hasta la edad de jubilación de la persona afectada.

La revisión de la declaración de la incapacidad laboral permanente puede producir las siguientes consecuencias:

  • La confirmación del grado de incapacidad: Se mantiene el grado de incapacidad reconocido previamente y la prestación.
  • La modificación del grado de incapacidad: Se comenzará a percibir una nueva nueva prestación a partir del día siguiente a la resolución definitiva.
  • La extinción de la incapacidad: Se dejará de percibir la prestación.

Incapacidad permanente: grados, requisitos y prestaciones

Incapacidad permanente: grados

Se reconocen cuatro grados de incapacidad permanente:

  • Incapacidad permanente parcial para la profesión habitual. Es la incapacidad que ocasiona a la persona trabajadora una disminución mínima del 33 % de su rendimiento normal para el desarrollo de su profesión habitual. La prestación es compatible con cualquier actividad laboral.
  • Incapacidad permanente total para la profesión habitual. Inhabilita a la persona trabajadora para desarrollar su profesión habitual, aunque puede dedicarse a otra de distinta naturaleza.
  • Incapacidad permanente absoluta para todo trabajo. Inhabilita al trabajador para cualquier tipo de trabajo, aunque se pueden realizar actividades compatibles con el estado de salud.
  • Gran invalidez. Es aquella situación en la que la incapacidad implica para la persona afectada la necesidad de asistencia permanente para su actividad diaria básica, como vestirse, desplazarse o comer. No impide realizar actividades lucrativas, siempre y cuando no se varíe la capacidad laboral de la persona beneficiaria.

Incapacidad permanente: requisitos

Para beneficiarte de la pensión por incapacidad permanente debes reunir una serie de condiciones. En general, debes estar afiliado a la Seguridad Social en situación de alta o en una situación asimilada al alta, es decir, en casos, por ejemplo, de desempleo, excedencia o baja de maternidad/paternidad. Además, no puedes tener la edad prevista para jubilarte y, en caso de tenerla, no puedes reunir los requisitos para acceder a la jubilación contributiva si la incapacidad deriva de contingencias comunes.

Además de estos requisitos generales, se debe cumplir con un periodo mínimo de cotización; a excepción de que la incapacidad se produzca como consecuencia de un accidente, sea no laboral, o de una enfermedad profesional, en cuyo caso no se exigen cotizaciones previas.

Te explicamos los requisitos de cotización según el grado de incapacidad permanente:

  • Requisitos cotización incapacidad permanente parcial

Se requiere haber cotizado un mínimo de 1.800 días en los 10 años anteriores a la fecha en que se inicie la incapacidad permanente.

  • Requisitos cotización incapacidad permanente total

En este caso los requisitos de cotización dependen de la edad. Los menores de 31 años necesitan haber cotizado la tercera parte del tiempo transcurrido entre la fecha en que su cumplió los 16 años y la del hecho causante de la incapacidad.

Para las personas mayores de 31 años, se debe haber cotizado un cuarto del tiempo transcurrido entre la fecha en que se cumplió los 20 años y la del hecho causante, con un mínimo de 5 años. Además, un quinto del periodo de cotización debe estar comprendido en los 10 años inmediatamente anteriores al hecho causante o en los 10 años inmediatamente anteriores a la fecha en que cesó la obligación de cotizar, si se accede a la pensión desde una situación de alta o asimilada, sin obligación de cotizar.

  • Requisitos cotización incapacidad permanente absoluta

En el caso de los menores de 31 años, se requiere haber cotizado la tercera parte del tiempo transcurrido entre los 16 años y el hecho causante.

Los mayores de 31 años, deben cotizar un cuarto del tiempo transcurrido desde los 20 años hasta el hecho causante con un mínimo de 5 años. Además, una quinta parte del periodo de cotización debe estar comprendido en los 10 años inmediatamente anteriores al hecho causante o en los 10 años inmediatamente anteriores a la fecha en que cesó la obligación de cotizar, si se accede a la pensión desde una situación de alta o asimilada, sin obligación de cotizar.

En caso de que la incapacidad deriva de enfermedad común o accidente no laboral y no se está dado de alta, se requiere un periodo genérico de cotización de 15 años, 3 de los cuales deben ser en los últimos 10 años.

Requisitos cotización gran invalidez

Los menores de 31 años, deben haber cotizado la tercera parte del tiempo entre los 16 años y el momento del hecho que origina la gran invalidez. Los mayores de 31 años, deben haber cotizado un cuarto del tiempo desde los 20 años hasta el momento de la gran invalidez, con un mínimo de 5 años. Una quinta parte de este periodo debe estar comprendido en los 10 años anteriores a la situación de gran invalidez.

Como en el caso de la invalidez permanente absoluta, si la gran invalidez se produce como consecuencia de una enfermedad común o accidente no laboral sin estar dado de alta, se requiere un periodo genérico de cotización de 15 años, 3 de los cuales deben ser en los últimos 10 años.

Incapacidad permanente: cuánto se cobra

La cuantía de la pensión está determinada por la base reguladora y el porcentaje se aplica según el grado de incapacidad permanente reconocido:

  • Incapacidad permanente parcial. La prestación consiste en un único pago correspondiente a 24 meses de la base reguladora con la que se calculó el subsidio de incapacidad temporal que ha derivado en permanente.
  • Incapacidad permanente total. Se otorga una pensión vitalicia mensual, o un único pago si la persona es menor de 60 años y así lo solicita. Según la causa de la incapacidad, se establece el porcentaje de la base reguladora correspondiente, nunca por debajo del 55 % de la base mínima de cotización.
  • Incapacidad permanente absoluta. Con carácter general se aplica el 100 % de la base reguladora y es una pensión vitalicia. En caso de que la incapacidad se derive de una enfermedad profesional o accidente de trabajo, la pensión podrá aumentar de un 30 a un 50 % en determinados casos.
  • Gran invalidez. El importe se corresponde con el de la incapacidad permanente absoluta, con un incremento para cubrir los gastos de la persona que le atiende.

Incapacidad permanente: solicitud

Puedes solicitar la prestación por incapacidad permanente en cualquiera de las oficinas de la Seguridad Social, presentando el modelo oficial de solicitud junto con la documentación requerida. Para cualquier información adicional, tienes a tu disposición el teléfono 901 10 65 70.

Incapacidad permanente absoluta y seguros de vida IATI

¿Qué pasaría si no pudieras volver a trabajar como consecuencia de una incapacidad permanente absoluta y no cumplieras con los requisitos para beneficiarte de una pensión? Para evitar este tipo de situaciones, lo más recomendable es tener contratado un buen seguro de vida. Los seguros de vida IATI Vida Familiar e Hipotecas, IATI Vida Singles e IATI Vida Activa son seguros de vida baratos que te cubren con hasta 200.000 euros en caso de fallecimiento y hasta 120.000 euros en caso de invalidez absoluta y permanente, y desde tan solo 2,40 euros al mes. Contacta con IATI o contrata seguro de vida 100 % on line, sin pruebas médicas ni trámites innecesarios. Además, puedes obtener tu presupuesto on line con tan solo 4 preguntas.

La incapacidad permanente: ¿qué es y cuáles son los requisitos para solicitarla?

Herramientas para el texto

  • Tweet

Social Laboral

29 de Septiembre de 2016

Un accidente de trabajo implica, además de las consecuencias para la salud del trabajador, momentos de tensa incertidumbre. Para hacerle frente es necesario que nos asesoren bien sobre cuáles son nuestros derechos y cómo ejercitarlos.

Josep Conesa,
Socio director jurídico de Conesa Legal
Abogado laboralista responsable del
Área Laboral

Lo primero que debemos saber es qué significa estar en situación de incapacidad permanente y cuáles son los distintos grados. La incapacidad permanente es aquella situación en la que un trabajador presenta reducciones funcionales o anatómicas graves que pueden disminuir o anular su capacidad para trabajar.

Esta incapacidad puede ser de tres grados diferentes, como explicaremos más adelante, y da derecho a una prestación económica regulada por la Seguridad Social. Los distintos grados se clasifican según la intensidad y características de las lesiones y/o enfermedades, ya que el factor más importante a la hora de solicitar la incapacidad permanente es la limitación que ésta provoca en el trabajo habitual.

Pero, ¿qué se entiende como «profesión habitual»? Es aquella que ejerce el trabajador en el momento de producirse la lesión o enfermedad que da origen a la solicitud de incapacidad permanente.

En Conesa Legal contamos con un equipo de abogados altamente especializados que le asesorarán, tanto para la consecución de la declaración de dicha situación de incapacidad o de la revisión del grado.

¿Cuáles son los distintos grados?

La incapacidad permanente puede ser de tres grados: parcial, total o absoluta. La parcial es aquella que provoca al trabajador una disminución en su rendimiento normal en su profesión habitual igual o superior al 33%. No obstante, esta disminución no le impide seguir dedicándose a lo mismo que venía haciendo o a otra profesión.

Las personas que tienen reconocida esta incapacidad tienen derecho a reincorporarse a su puesto de trabajo. Sin embargo, ante esta nueva situación del trabajador, el empresario puede optar por disminuir proporcionalmente su nómina (en función de la limitación que padezca el empleado), siempre y cuando demuestre previamente que el rendimiento del mismo se ha visto reducido.

La incapacidad permanente total es aquella que invalida al trabajador para realizar las tareas fundamentales de su profesión habitual, pero no le impide la realización de otras actividades. El reconocimiento de esta incapacidad implica que, a todos los efectos, se tiene un grado de minusvalía igual o superior al 33%. Es más, la declaración de incapacidad permanente total produce la extinción del contrato de trabajo. No obstante, hay algunas excepciones, como aquella que contempla que si la resolución que determina la incapacidad permanente total del trabajador establece que puede ser objeto de revisión, el contrato no se rescinde, simplemente queda en suspenso hasta transcurridos dos años. Otra excepción es aquella que apela a lo acordado en el convenio colectivo aplicable en la empresa. Si el convenio así lo establece, el empresario está obligado a recolocar al trabajador en un puesto de trabajo compatible con su incapacidad.

Por su parte, la incapacidad permanente absoluta es aquella que impide al trabajador la realización de su profesión habitual o de cualquier otra. Es decir, aquélla que implica que el trabajador no puede realizar ninguna actividad laboral por cuenta ajena o incluso propia.

Otra figura a destacar, y que recoge el ordenamiento español, es la bautizada como «gran invalidez», que se aplica a aquellas personas que precisan de la asistencia de una tercera persona para realizar los actos más elementales de la vida cotidiana y que puede ser solicitada siempre que se tenga ya reconocida una pensión de incapacidad permanente (independientemente del grado). Pero, ¿qué significa los «actos más elementales de la vida cotidiana»? Son los actos necesarios para cubrir las necesidades básicas, como vestirse, comer, lavarse, etc.

Requisitos para solicitar la incapacidad permanente

El primer paso para solicitar la incapacidad permanente es que el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) reconozca la situación de incapacidad permanente al trabajador y, a continuación, que se cumpla una serie de requisitos generales y de cotización que vienen recogidos en la Ley General de la Seguridad Social.

Uno de los requisitos indispensables para que el INSS reconozca la situación de incapacidad permanente es el de estar afiliado a la Seguridad Social y estar dado de alta o en una situación asimilada al alta (como por ejemplo la situación de desempleo, la excedencia forzosa, etc.). Sin embargo, si la incapacidad permanente deriva de una enfermedad profesional o un accidente laboral, el afectado será automáticamente considerado como afiliado de pleno derecho y en situación de alta y ni siquiera se le exigirá una cotización previa.

Otro gran requisito a destacar es que en la fecha en que se produjo el hecho que dio lugar a la incapacidad permanente, la persona afectada no tuviera más de 67 años, o 65 en el caso de que haya cotizado al menos 38 años y 6 meses. No obstante, si la incapacidad deriva de accidente laboral o enfermedad profesional, sí se puede reconocer aunque en el momento del hecho causante el trabajador, cumplida la edad de acceso a la jubilación, reúna los demás requisitos para acceder a la pensión de jubilación.

Josep Conesa,
Número de artículos del autor 1
Posicionamiento en el ranking de contenidos 2220

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *