0

Insomnio y embarazo

Insomnio en el embarazo: causas y consejos para conciliar el sueño

Si has llegado hasta aquí, es muy probable que estés embarazada y la calidad de tu sueño haya empeorado. Como decíamos al inicio, el insomnio en el embarazo es un problema muy común que afecta, aproximadamente, a tres de cada cuatro embarazadas. Aunque se puede producir en cualquier etapa del embarazo, suele ser más frecuente al final de la gestación.
¿En qué mes del embarazo estás? ¿Has notado que duermes peor o, incluso, pasas horas en vela durante la noche? Sea como sea, a continuación repasamos las causas, cómo se manifiestan los problemas del sueño en los diferentes trimestres del embarazo y algunas soluciones que pueden ayudarte a mejorar tu descanso.

Tu navegador no puede mostrar este vídeo

¿A qué se le considera insomnio?

Para empezar, es importante tener claro qué se considera insomnio y qué no, ya que no todos los problemas del sueño lo son. Una cosa es dormir mal durante unos días y otra es el insomnio. Entonces, ¿cómo podemos identificar el insomnio en el embarazo? Existen diferentes problemas del sueño y según la Clasificación Internacional de los Trastornos de Sueño, la definición del insomnio es la dificultad persistente en el inicio del sueño, duración y/o calidad que se produce a pesar de la existencia de buenas condiciones para el mismo. Asimismo, este tiene que perjudicar diferentes áreas de la vida del afectado como la laboral,la académica la social, la conductual, entre otras.
No debe confundirse el insomnio con la falta de sueño voluntaria o impuesta, por ejemplo por quedarse hasta tarde viendo la televisión o bien por horarios de trabajo. Tampoco se considera insomnio cuando no se ha dormido bien o se tiene sensación de sueño, pero se pueden realizar todas las actividades del día sin problema alguno.
De esta forma, no todos los problemas del sueño que se producen en el embarazo se pueden considerar insomnio. Además, hay que tener en cuenta que al ser una etapa de muchos cambios a nivel físico y emocional, es bastante probable que varias noches se duerma peor.

Síntomas característicos del insomnio

Entonces, ¿cuáles son las principales características del insomnio? Las repasamos a continuación:

  • Dificultad para conciliar el sueño.
  • Problemas para mantener el sueño.
  • Interrupción del sueño antes de la hora esperada y problemas para volver a conciliarlo.
  • Sueño de baja calidad que no aporta sensación de descanso.
  • Duración de los síntomas mencionados de tres o más veces a la semana.

Problemas derivados del insomnio en la rutina diaria:

  • Cansancio y fatiga general.
  • Déficit de atención, concentración y memoria.
  • Emociones desagradables o disforia.
  • Ansiedad y síntomas relacionados con la depresión.
  • Tendencia a la preocupación excesiva.

Causas habituales del insomnio en el embarazo

El insomnio en el embarazo se produce por causas totalmente relacionadas con esta etapa de la vida, por lo que no suelen tener nada que ver con las causas del insomnio común.
Náuseas y vómitos durante el embarazo: suelen producirse, sobre todo, en el primer trimestre de embarazo y cuando se dan por la noche pueden alterar el sueño notablemente.
Aumento de la frecuencia urinaria: durante el embarazo se orina con mucha más frecuencia tanto por el día como por la noche. Esto es así por el aumento de líquidos de la embarazada y el volumen del útero, que presiona la vejiga. Debido a esto último, la necesidad de orinar suele aumentar en los últimos meses, cuando el tamaño del bebé es mayor. Esta puede ser una de las causas del insomnio cuando la mujer se levanta a orinar y luego tiene dificultades para volver a conciliar el sueño.
Reflujo gastroesofágico: la digestión de las embarazadas se complica por los cambios hormonales y por el poco espacio que hay en el embarazo, sobre todo en las últimas etapas del mismo. Afecta a más de un 50% de las embarazadas y el principal síntoma es una sensación de ardor o acidez en la zona del pecho y de la garganta. Aparte de esto, también puede producir la regurgitación de alimentos o del jugo gástrico. Esto puede producir mucho malestar y complicar el sueño de la afectada.
Dolor de espalda o molestias musculares: se producen por el aumento de volumen uterino, que provocan que el cuerpo adapte la curvatura de la columna para buscar el equilibrio. Suelen producirse más en las últimas semanas antes del parto por el peso del bebé y esto tiene como consecuencia, que debido a los dolores o pinchazos, las embarazadas no puedan dormir bien o no encuentren una postura agradable.
Síndrome de piernas inquietas: se trata de una sensación molesta de hormigueo o quemazón en las piernas que no permite dejarlas quietas cuando se está en reposo. El único remedio para dejar de sentir es moverlas, por lo que las embarazadas afectadas (que se estima que son alrededor del 30%) por este síndrome tiene grandes complicaciones para conciliar el sueño.
Ronquidos relacionados con el embarazo: la calidad de la respiración empeora durante el embarazo por los cambios de la mucosa en las vías respiratorias debido a un aumento de la secreción y también de la cantidad de flujo sanguíneo, lo cual puede causar ronquidos. Eso sí, es importante que consultes al médico si existen otros problemas como la diabetes o la hipertensión.
Movimientos fetales: cuando los movimientos del bebé son molestos, especialmente en la zona de las costillas, y se producen por la noche, pueden afectar a la calidad del sueño de la embarazada. Estos suelen ser más frecuentes en el tercer trimestre pero, afortunadamente, se producen mucho más durante el día.

Consejos para conciliar el sueño durante el embarazo

Aunque las causas del insomnio durante el embarazo son variadas y cada embarazada es un mundo, existen unas pautas generales que pueden ser útiles para mejorar el sueño.

  • No te tumbes directamente después de comer.
  • Procura que tus cenas sean ligeras y evita los alimentos grasos o ácidos.
  • Limita las recetas o alimentos muy condimentados.
  • Apuesta por la ropa cómoda y holgada.
  • Es importante mantenerte hidratada, pero no bebas tanto por la noche para reducir la necesidad de orinar.
  • Colócate con el tronco un poco elevado para dormir.
  • Haz ejercicio físico (moderado y adaptado al embarazo) durante el día para favorecer el descanso. Eso sí, evita hacerlo a última hora del día para que el organismo no se active.
  • Evita la exposición a pantallas luminosas a última hora de la tarde.
  • Mantén horarios de sueño regulares, procurando acostarte y levantarte a la misma hora.
  • Procura que el ambiente de la zona en la que duermas sea adecuado para el descanso y promueva la relajación: buena temperatura, ausencia de ruidos, orden…
  • Prueba la almohada para el embarazo que se adapta a tu cuerpo y puede ser útil para conseguir una postura más confortable.

Recuerda que no se recomienda tomar medicamentos para el insomnio durante el embarazo para evitar cualquier riesgo perjudicial para la madre y el bebé. Esto es así porque algunos pueden tener efectos secundarios o no existen estudios suficientes que garanticen la seguridad de estos fármacos durante la gestación.

Sea como sea, aunque apliques los consejos generales que son inocuos durante el embarazo, nuestra recomendación es que no dudes en comentarle a tu médico que tienes problemas para dormir. Al conocer de forma individual el trastorno el sueño que sufres y tu estilo de vida, podrá ofrecerte recomendaciones más personalizadas, sobre todo si la situación no mejora.

Descubre: EL ABC del embarazo: 100 palabras que debes conocer

Insomnio en el embarazo: causas y consejos para llevarlo mejor

Dar vida afecta al cuerpo de la mujer en múltiples sentidos, y si estar embarazada se relaciona con calma, relax y mucho descanso, lo cierto es que un 44 % de las embarazadas experimenta trastornos del sueño en el primer trimestre, un 46 % en el segundo, y un 64 % en el último trimestre de la gestación, incluso mujeres que antes nunca habían tenido problemas para dormir. En este post queremos hablarte del insomnio en el embarazo y de qué lo provoca, además de darte algunos consejos para llevarlo mejor.

Antes de profundizar en por qué durante el embarazo hay más probabilidades de padecer insomnio, debemos definir qué es exactamente el insomnio, y no es otra cosa que la dificultad para conciliar el sueño o mantenerlo. También puede hacer que te despiertes pronto y ya no consigas volver a dormir, algo que, sin duda, afecta a la energía y al estado de ánimo, porque dar vueltas y vueltas en la cama durante la noche, mirando el reloj constantemente y viendo cómo las horas pasan sin haber podido descansar puede llegar a ser desesperante.

¿Por qué las embarazadas sufren insomnio?

Al principio del embarazo es muy común el cansancio y la falta de energía, y poco a poco, el exceso de sueño va desapareciendo hasta llegar al insomnio, y esto se debe principalmente a causas hormonales, físicas y mentales:

Causas hormonales

A nivel hormonal, se producen variaciones es la progesterona, los estrógenos y el cortisol, hormonas que afectan a las fases del ciclo sueño-vigilia y al patrón de sueño. Al principio del embarazo los niveles de progesterona se disparan, provocando somnolencia, pero a la vez, un sueño de menor calidad y con múltiples despertares.

Los estrógenos aumentan su concentración hasta 1000 veces hacia el final de la gestación, produciendo un efecto excitante en el sistema nervioso y disminuyendo la activación del sueño REM. Del mismo modo, hacia la mitad del embarazo, el cortisol comienza a aumentar progresivamente, pero es en las últimas semanas cuando aumenta bruscamente, afectando también al sueño en esta fase.

Causas fisiológicas y mentales en cada trimestre

A lo largo de los 9 meses que dura el embarazo, la mujer experimenta cambios que se pueden clasificar según el trimestre:

  • Primer trimestre. Es el periodo en el que las náuseas, los vómitos y el malestar están más presentes, y aunque suelen darse en las mañanas, en el caso de algunas mujeres también dificultan el descanso. Además, es una época en la que aumentan las preocupaciones, la incertidumbre y las dudas sobre el embarazo, y esa rumiación mental puede provocar los primeros desvelos. Ya en estos meses se necesita orinar con más frecuencia debido a la secreción hormonal que disminuye el tono de la musculatura de la vejiga.
  • Segundo trimestre. En estos meses, cuando el embarazo ya está más avanzado y afianzado, las mujeres suelen sentirse más seguras, pero el aumento del tamaño del vientre provoca que cada vez cueste más encontrar posiciones cómodas para el descanso y dificulta el movimiento. Además, un gran porcentaje de mujeres comienza a tener reflujo gastroesofágico y la sensación de ardor impide que haya un sueño de calidad. También en este trimestre se notan los movimientos del bebé.
  • Tercer trimestre. Sin duda, es el trimestre en el que más mujeres sufren de insomnio, ya que el cuerpo de la mujer está realizando un gran esfuerzo a todos los niveles en estas semanas:
    • Aparecen los dolores musculares, de espalda y de cadera, ya no sólo por el peso del bebé, sino también porque los huesos y los ligamentos de la pelvis comienzan a prepararse para el momento del parto.
    • Los despertares con la necesidad de orinar son cada vez más frecuentes debido al peso del útero que presiona la vejiga.
    • Se acentúan las molestias por reflujo gastroesofágico.
    • Ronquidos y apnea del sueño: El aumento del perímetro abdominal y la presión del útero sobre el diafragma pueden provocar ronquidos, y en algunos casos, apnea del sueño, un trastorno en el que la respiración se interrumpe en repetidas ocasiones durante el sueño.
    • Síndrome de piernas inquietas (RLS): Se trata de una sensación desagradable en las piernas y que se ve levemente aliviada al estirarlas o moverlas. Durante la noche estas molestias aumentan, dificultando el descanso.
    • Preocupación: La proximidad al momento del parto hace que muchas mujeres se noten más nerviosas y con cierta ansiedad durante las últimas semanas.

Consejos para el insomnio en el embarazo

Después de todo lo que te hemos contado, es probable que pienses que conseguir descansar y dormir bien durante el embarazo es todo un reto, pero existen pautas que pueden ayudarte a que el insomnio te afecte lo menos posible:

  • Mantén un horario estable. Intenta levantarte y acostarte hacia la misma hora cada día.
  • Realiza 30 minutos de ejercicio moderado al día, siempre teniendo en cuenta las indicaciones que te haya dado tu ginecólogo.
  • Dejar que al menos pasen 2 horas desde la cena antes de acostarte. Reducir la cantidad de agua por la noche y dormir sobre el lado izquierdo, especialmente al principio de la noche, te ayudará a reducir las molestias del reflujo gastroesofágico.
  • Utiliza los cojines y las almohadas que necesites para acomodarte, especialmente entre las piernas, debajo del abdomen y detrás de la espalda para aliviar la presión.
  • Como irás al baño a orinar con mucha frecuencia, y para desvelarte lo menos posible, deja encendida una lucecita en el baño y evita así encender la luz principal.
  • Si has comprobado que hacer alguna siesta a lo largo del día no afecta a tu sueño nocturno, haz alguna si la necesitas. La mejor hora es la de después de comer, pero intenta que no supere los 30 minutos.

No dormir es estresante en cualquier momento vital, pero especialmente durante el embarazo, padecer insomnio y no descansar puede ser muy duro. Te animamos a que pongas en práctica estas recomendaciones, y que tengas siempre presente que el embarazo no dura eternamente, así que seguro que, en el algún momento, volverás a descansar perfectamente por las noches.

Fuentes:

¿Te enteraste que estas embarazada y te sientes cansada durante casi todo el día? ¿Estas agotada y aun así no puedes dormir? Tranquila mamá, el insomnio en el embarazo durante el primer trimestre es más común de lo que pensamos.

Durante el primer trimestre del embarazo, el cuerpo de mamá se está adaptando y condicionando para el crecimiento prenatal del pequeño. Además de son muchos los factores que nos producen el insomnio y este impacta en nuestros hábitos y bienestar. Es por ello que veremos algunos tips que nos ayudarán a combatir el insomnio en el primer trimestre del embarazo.

En el primer trimestre del embarazo es muy común experimentar insomnio por los cambios hormonales que ocurren durante el embarazo

Tips para lidiar con el insomnio en el embarazo durante el primer trimestre

Un té puede ser la opción más sabrosa para combatir el insomnio

El primer trimestre del embarazo puede resultar ser el más complicado para muchas de nosotras cuando estamos en la dulce espera. Esto ocurre porque el cuerpo experimenta cambios hormonales importantes, produciendo mayor cantidad de progesterona y estrógenos, quienes afectan directamente el ritmo del sueño.

Es por esta razón que, mamá se le dificulta conciliar el sueño en el embarazo. Además, las mamás podemos vivir el primer trimestre como un fuerte dolor menstrual, con los cambios de humor típicos, fatigas y más, lo cual propicia el insomnio en el embarazo, especialmente en este primer trimestre. Veamos algunos tips que nos ayudarán a combatirlo sanamente.

1. Bajar el ritmo de las actividades

Cuando se aproxime la hora de dormir, lo más recomendado es ir bajando el ritmo de las actividades. Debemos pasar de actividades muy activas durante el día a otras más relajantes, como por ejemplo leer un libro recostadas en la cama, hablar con la pareja en la cama, etc. De esta manera, le estaremos enviando señales a nuestro cuerpo para que se vaya relajando.

2. Reposar la cena

Es importante que después de cenar podamos reposar la comida bien sea caminando por el jardín, sentadas viendo televisión o leyendo algún libro. Evitemos comer e irnos directo a la cama, ya que puede que nos sintamos muy llenas y se vuelva incómodo estar acostadas. Además, puede dificultar el proceso de la digestión y causar náuseas.

3. Evitar el uso de celulares o computadoras antes de dormir

El uso de los celulares antes de dormir genera dificultades al dormir, asociándose incluso a trastornos del sueño. Esto ocurre porque la luz que emite el celular o las computadoras pone al cerebro en estado de alerta.

Y es que, el cerebro puede que se mantenga a la espera de mensajes o notificaciones de las redes sociales. Asimismo, la luz azul es muy similar a la luz solar, por lo que el cerebro recibirá la señal de que es de día en lugar de que es la hora de descansar.

Ir bajando el ritmo de las actividades cuando se acerca la hora de dormir es lo ideal

4. Consulta toda la información que necesites sobre tu embarazo

Otro de los factores influyentes en el insomnio en el embarazo durante el primer trimestre, es la ansiedad tras la noticia de que seremos madres. Sin importar si somos primerizas o no, un embarazo puede traernos muchas dudas como ¿seré buena madre? ¿mi bebé nacerá sano?

Estas son solo algunas de las preguntas que nos invaden la cabeza durante el primer trimestre de embarazo. Es por esta razón que, buscar toda la información que necesitemos saber sobre nuestro bebé es importante. Pregunta a tu ginecólogo, lee libros o busca en internet sobre el embarazo. ¿Ya tienes el nombre de tu bebé?

Aquí puedes encontrar Los 10 mejores libros para embarazadas primerizas

5. Posición de dormir para evitar el insomnio en el embarazo

Algunos expertos han señalado que cuando estamos en el primer trimestre del embarazo, dormir sobre nuestro lado izquierdo ayuda con el flujo sanguíneo para el bebé, así como también con los nutrientes al pequeño. Si eres de las personas que no acostumbra dormir de lado, puedes aprovechar estos primeros meses para tomar la mejor posición de lado, ya que nuestra pancita solo nos permitirá dormir de lado.

6. Un té para relajarnos

Una de las cosas deliciosas que nos puede ayudar a combatir el insomnio en el embarazo, es tomarse un té para dormir. Eso sí, recuerda reducir el azúcar y hacerlo suave, para poder conciliar el sueño en lugar de activarnos mucho más.

Aquí puedes encontrar más tips para dormir rápido

7. Relajación

Si sufres de insomnio durante esta etapa, esta es una excelente oportunidad de comenzar aprender relajación y respiración ya que realmente lo necesitarás. Otra opción es la meditación, aquí una guía de Meditación guiada para embarazadas

El insomnio en el embarazo, principalmente en el primer trimestre, es muy común por los cambios importantes que atraviesa nuestro cuerpo. Es por esta razón que, tener en cuenta estos sencillos tips nos puede ayudar a combatir el insomnio. Además, recuerda que mamá debe estar saludable y descansada para brindarle toda la energía y nutrientes que necesita el pequeñín para su crecimiento en la pancita de mamá.

Si tus dificultades para dormir no van tan lejos, puedes tomar esto para dormir mejor en el embarazo.

  • Uso moderado de manzanilla, tila, poleo menta, por su poder relajante, como hemos señalado anteriormente.

  • Leche tibia antes de acostarse. La leche contiene melatonina, una hormona que ayuda a crear el deseo de quedarse dormido, pero aún no se ha confirmado que efectivamente pueda impactar en el sueño. No obstante, no te sentará mal y añades calcio tan necesario en esta etapa.

Remedios naturales para dormir durante el embarazo

Como vemos, no hay mucho que tomar para el insomnio, pero sí hay mucho que podemos hacer para intentar evitarlo. Estamos hablando de llevar a cabo unas medidas de higiene del sueño que nos ayudarán a descansar mejor:

  • Mantén un horario fijo para acostarte y levantarte, incluidos fines de semana y vacaciones.
  • Evita a lo largo del día las bebidas que contienen cafeína y teína, así como las bebidas estimulantes, bebidas con gas, azucaradas…
  • Realiza la suficiente actividad física, ya que si tu cuerpo trabaja durante el día, necesitará reponer fuerzas. No hagas ejercicio en las dos horas previas antes de ir a dormir. Los mejores ejercicios durante el embarazo (siempre que no exista contraindicación), son caminar, ir en bici, ejercicios en el agua y natación, el método pilates, yoga, hacer una tabla de ejercicios de preparación al parto…
  • Mantén el dormitorio a una temperatura agradable y con unos niveles mínimos de luz y ruido, ventilándola durante el día.
  • Procura llevar una dieta suave y equilibrada, sin alimentos demasiado grasos o picantes que dificultan la digestión. Esto es especialmente importante a la hora de cenar.
  • No te acuestes con hambre ni cenes inmediatamente antes de acostarte. Conviene una cena ligera sin prisas, masticando bien la comida.
  • Evita pasar en la cama más tiempo del necesario, sin realizar en ella actividades como ver la televisión, leer, escuchar la radio… Permanecer mucho tiempo en la cama puede provocar un sueño ligero y fragmentado.
  • Evita las siestas diurnas, a no ser que hayas comprobado que no afectan al sueño nocturno. Después de comer, puede ser beneficiosa una siesta de no más de 30 minutos.
  • Evita el alcohol y el tabaco.
  • No tomes demasiados líquidos en la cena, para evitar levantarse al baño con tanta frecuencia.
  • Duerme de costado, sobre el lado izquierdo y con la piernas flexionadas. Tumbarse boca arriba durante en tercer trimestre podría ser peligroso para el feto y además intensifica en la madre el riesgo de problemas como dolores de espalda, dificultades digestivas, estreñimiento, hemorroides…

Al dormir boca arriba todo el peso del útero cae sobre espalda, intestinos y la vena cava inferior, lo cual puede ser perjudicial para la madre y el feto

  • Te ayudará a descansar mejor utilizar almohadas o cojines para que tu cuerpo se acomode.
  • Utiliza para dormir ropa cómoda, de algodón, que no te apriete. La ropa de cama ha de ser la idónea para no pasar frío ni calor.
  • No realices actividades estresantes antes de acostarte, no trabajes y evita pegarte a la pantalla del móvil o al ordenador: necesitas relajarte en un ambiente tranquilo, tal vez viendo un rato la televisión, leyendo, tomando un baño…
  • Recibe un masaje relajante que te predisponga a la tranquilidad y al sueño.
  • Realiza ejercicios de relajación caseros y una respiración consciente para facilitar el sueño.

Finalmente, recuerda, por mucho que te cueste dormir durante el embarazo, no se pueden utilizar fármacos para mejorar el sueño, ni hipnóticos para el insomnio. Esperamos que estos remedios naturales y sin riesgos te ayuden a dormir en esta etapa.

Fotos | iStock
En Bebés y más | Si estás embarazada, el cambio de hora es solo una razón más por la que duermes mal, No encontrar la posición para dormir durante el embarazo (y desesperarse por ello), El sueño durante el embarazo, trimestre a trimestre

Problemas para dormir durante el embarazo

Su bebé está creciendo, lo cual puede hacer que sea difícil encontrar una posición cómoda para dormir. Si usted siempre ha dormido boca abajo o boca arriba, es posible que tenga problemas para acostumbrarse a dormir de lado (como los proveedores de atención médica lo recomiendan). Además, cambiar de posición en la cama se hace más difícil a medida que usted se vuelve más grande.

Otras situaciones que pueden impedirle dormir incluyen:

  • Más viajes al baño. Sus riñones están haciendo un esfuerzo mayor para filtrar la sangre adicional que su cuerpo está produciendo. Esto da como resultado más orina. Además, a medida que el bebé crece, la vejiga tiene que soportar más presión. Esto significa muchos más viajes al baño.
  • Aumento de la frecuencia cardíaca. Su frecuencia cardíaca aumenta durante el embarazo para bombear más sangre. Esto puede hacer que sea más difícil dormir.
  • Dificultad para respirar. Al principio, las hormonas del embarazo pueden hacer que usted respire más profundamente. Esto podría hacerla sentir como si hiciera más esfuerzo para obtener aire. Asimismo, a medida que el bebé ocupa más espacio, puede ejercer más presión sobre el diafragma (el músculo justo debajo de los pulmones).
  • Dolores y molestias.Los dolores en las piernas o la espalda son causados en parte por el peso extra que usted está cargando.
  • Acidez gástrica. Durante el embarazo, todo el sistema digestivo se vuelve lento. El alimento permanece en el estómago y los intestinos por más tiempo. Esto puede causar acidez gástrica, que a menudo es peor por la noche. También se puede presentar estreñimiento.
  • El estrés y los sueños. Muchas mujeres embarazadas se preocupan por el bebé o respecto al hecho de convertirse en madres, lo que puede dificultarles conciliar el sueño. Los sueños vívidos y las pesadillas son comunes durante el embarazo. Soñar y preocuparse más de lo habitual es normal, pero trate de que esto no la desvele por la noche.

Cómo dormir embarazada: consejos para evitar el insomnio

Utiliza una almohada

Para mejorar la calidad del descanso se recomienda a las embarazadas poner una almohada (si es larga, mejor) entre las piernas para mantener la espalda recta y no poner el peso de una pierna sobre la otra.

Si tienes problemas de circulación, piernas y tobillo hinchados o calambres en los gemelos el consejo es dormir con las piernas levemente elevadas apoyadas en unos cojines. De esta forma mejorarás la circulación y disminuirás la aparición de varices, pinchazos y calambres.

Semisentada

Por último, si tu mayor problema para dormir embarazada son los flujos estomacales, puedes colocarte semisentada con la ayuda de unos cojines o almohadas de apoyo en la espalda y la zona lumbar hasta que disminuyan o acaben las molestias digestivas.

Si estás embarazada y buscas información útil para ti en nuestro blog encontrarás artículos especializados sobre reproducción asistida, fertilidad, embarazo y maternidad. Si tienes alguna pregunta, contacta con nosotros. Te atenderemos personalmente para resolver todas tus dudas.

La importancia de descansar durante el embarazo

Durante los meses de gestación es esencial dormir bien y mantenerse descansada. Es importante estar despreocupada y tranquila para dormir bien, una de las opciones que tienes para que las preocupaciones no te asalten a media noche es garantizar que tu embarazo esté yendo bien y que el bebé está creciendo sano, para ello una de las pruebas más efectivas es el Test Prenatal no invasivo Nace.

Para realizar la prueba, basta con extraer una pequeña muestra de sangre del brazo, como en cualquier análisis de sangre rutinario, analiza el ADN fetal en sangre materna para detectar anomalías como el síndrome de Down con gran precisión y de forma segura. ¡Infórmate!

Insomnio durante el tercer trimestre del embarazo

Un estudio liderado por la Universidad de Granada subraya que el 64% lo sufre durante el tercer trimestre. Este problema, además de afectar a la calidad de vida de las gestantes, es un factor de riesgo de hipertensión y preeclampsia, diabetes mellitus gestacional, depresión, parto prematuro y cesáreas no planificadas. En la investigación participaron 486 mujeres embarazadas sanas de las provincias de Granada, Jaén, Huelva y Sevilla.

Las mujeres asumen la dificultad para conciliar y mantener un sueño reparador como un fenómeno propio del embarazo.

Un trabajo liderado por la Universidad de Granada (UGR), en el que también han participado investigadores de la Universidad de Jaén y el Sistema Andaluz de Salud (SAS), señala que el 64% de las mujeres embarazadas padece insomnio durante el tercer trimestre de la gestación, una cifra diez veces superior a la de mujeres que sufren este problema antes de su embarazo, que se sitúa en torno al 6%.

En este estudio, publicado en el European Journal of Obstetrics & Gynecology and Reproductive Biology, participaron un total de 486 mujeres embarazadas sanas de las provincias de Granada, Jaén, Huelva y Sevilla que habían acudido al Sistema Andaluz de Salud (SAS) antes de la semana 14 de gestación (primer trimestre), y a quienes se les realizó un seguimiento hasta el final del embarazo.

El 44% de las mujeres padecen insomnio en el primer trimestre de embarazo, una cifra que aumenta al 46% en el segundo, y al 64% en el tercero

La investigación revela que el 44% de las mujeres padecen insomnio en el primer trimestre de embarazo, una cifra que aumenta al 46% en el segundo, y al 64% en el tercero, unas cifras muy elevadas que justifican, a juicio de las autoras de la investigación, “un abordaje sistemático de este problema”.

Como explica María del Carmen Amezcua Prieto, profesora del departamento de Medicina Preventiva y Salud Pública de la UGR, “aunque es bien conocido que durante el embarazo se agravan los problemas de sueño previo y con alta frecuencia surgen nuevos problemas, existe una tendencia a asumir la dificultad para conciliar y mantener un sueño reparador como un fenómeno propio del embarazo que hay que sufrir con él”.

“Probablemente –continúa la investigadora–, esto ocurre porque tampoco desde el sistema sanitario se le presta atención durante el seguimiento del embarazo, hasta el punto de que ni siquiera la Organización Mundial de la Salud se ocupa del sueño en su guía de atención a mujeres gestantes”.

Los problemas de sufrir insomnio

Sin embargo, los problemas relacionados con el sueño son muy numerosos. La necesidad de abordar este problema de forma sistemática deriva del hecho de que el insomnio afecta a la calidad de vida de las mujeres gestantes, lo cual tiene una gran importancia por sí sola; pero además es un factor de riesgo de hipertensión y preeclampsia, diabetes mellitus gestacional, depresión, parto prematuro y cesáreas no planificadas.

Otra de las autoras, María del Rosario Román Gálvez, advierte que para estudiar el insomnio hay que abordar cada uno de los aspectos del sueño nocturno y del impacto diurno que lo definen.

“Los resultados muestran que en el primer trimestre del embarazo hay una afectación importante de la fragmentación del sueño (las veces que la mujer se despierta durante la noche, o el tiempo que permanece despierta en estos despertares) y de la somnolencia diurna; y que con el progreso de la gestación continúa aumentando la frecuencia e intensidad de la fragmentación, pero además se afecta la inducción (el tiempo que tarda en dormirse cuando se acuesta) y el tiempo total de sueño. Es importante tener en cuenta estos aspectos para un abordaje correcto (no farmacológico) del problema”, advierte Román Gálvez.

Mantener una actividad física moderada o intensa durante la gestación protege frente al insomnio gestacional

En este trabajo, sus autoras también han analizado los factores que se asocian con el insomnio. “El principal es el insomnio previo, hecho que, por obvio que resulte, es fundamental en la prevención, y que señala la necesidad de conocer la presencia o no de insomnio de las gestantes antes de su embarazo y durante cada una de las fases del mismo”, advierte la catedrática de la UGR Aurora Bueno Cavanillas.

En el tercer trimestre influye la obesidad (factor de riesgo que se puede modificar desde el inicio del embarazo) y el hecho de tener otros hijos (necesidad de detección precoz y tratamiento no farmacológico cuando sea necesario en gestantes con más hijos).

Finalmente, el estudio señala que mantener una actividad física moderada o intensa durante la gestación protege frente al insomnio gestacional, “lo que supone una razón más para promover la realización de actividad física entre las embarazadas”.

Referencia bibliográfica:

En el análisis y redacción de este trabajo participó también Khalid S. Khan, un prestigioso investigador de la Queen Mary University de Londres (Reino Unido), durante su estancia en la Universidad de Granada el pasado curso académico.

2 de cada 3 embarazadas sufren insomnio en el tercer trimestre de embarazo

Imagen Diseñada por Freepik

Un estudio de la Universidad de Granada (UGR), en el que también han participado investigadores de la Universidad de Jaén y el Sistema Andaluz de Salud (SAS), ha detectado que el 64 por ciento de las embarazadas, es decir dos de cada tres, padecen insomnio durante el tercer trimestre de embarazo.

Publicidad

Esta cifra es 10 veces superior al porcentaje de mujeres que sufren el problema antes del embarazo, que es de un 6 por ciento.

Publicidad

La investigación se ha publicado en la revista “European Journal of Obstetrics & Gynecology and Reproductive Biology”.

En el estudio, participaron un 486 embarazadas sanas de Granada, Jaén, Huelva y Sevilla, que hicieron el seguimiento de su embarazo a través del Sistema Andaluz de Salud.

Después de analizar la evolución de estas embarazadas, el estudio concluye que el 44 por ciento de las mujeres padecen insomnio en el primer trimestre de embarazo, el 46 por ciento en el segundo trimestre, y el 64 por ciento en el tercer trimestre de embarazo.

Publicidad Publicidad

En el primer trimestre del embarazo, sobre todo, se altera la fragmentación del sueño (las veces que la mujer se despierta durante la noche, o el tiempo que permanece despierta en estos despertares) y de la somnolencia diurna

Y según avanza el embarazo, continúa aumentando la frecuencia e intensidad de la fragmentación y se altera también la inducción (el tiempo que tarda en dormirse cuando se acuesta) y el tiempo total de sueño.

Las autoras de la investigación estiman que las cifras, especialmente en el tercer trimestre, son muy elevadas y que por ello es necesario que el sistema sanitario preste atención a este problema que puede alterar la calidad de vida de la embarazada.

Publicidad

Según explica una de las autoras del trabajo, María del Carmen Amezcua Prieto, profesora del departamento de Medicina Preventiva y Salud Pública de la UGR “existe una tendencia a asumir la dificultad para conciliar y mantener un sueño reparador como un fenómeno propio del embarazo que hay que sufrir con él. Probablemente esto ocurre porque tampoco desde el sistema sanitario se le presta atención durante el seguimiento del embarazo, hasta el punto de que ni siquiera la Organización Mundial de la Salud se ocupa del sueño en su guía de atención a mujeres embarazadas”.

Problemas de sufrir insomnio en el embarazo

El insomnio es un factor de riesgo de hipertensión y preeclampsia, diabetes gestacional, depresión, parto prematuro y cesáreas no planificadas

El trabajo también ha analizado los factores que se asocian con el insomnio:

  • El principal es el insomnio previo, algo que aunque resulte obvio es fundamental para la prevención
  • En el tercer trimestre influye la obesidad (factor de riesgo que se puede modificar desde el inicio del embarazo) y el hecho de tener otros hijos.

El estudio liderado por la UGR concluye que mantener una actividad física moderada o intensa durante la embarazo ayuda a prevenir el insomnio en el embarazo “lo que supone una razón más para promover la realización de actividad física entre las embarazadas”.

Fuente: Universidad de Granada

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *