0

Jamon mercadona opiniones

Tabla de contenidos

Aged ham Reserva Navidul 4 estaciones

About Aged ham Reserva Navidul 4 estaciones

The leading brand of the market Navidul presents us Aged ham Reserva Navidul 4 estaciones. This ham made from meat of the Duroc breed and has been cured in the cellar. Each piece has an approximate weight of 7kg.

General characteristics:

  • From Duroc pork
  • Approx 7kg per piece

What does the package contain?

  • Whole ham with bone

Ingredients of Aged ham Reserva Navidul 4 estaciones

Pork ham, salt, Preserve dores (E-250, E-252).

How to cut a Aged ham Reserva Navidul 4 estaciones

The first step to cut a Aged ham Reserva Navidul 4 estaciones is to fix it to the ham holder. But we have to choose on which side we are going to begin cutting. If we are going to eat all the Aged ham Reserva Navidul 4 estaciones in a few days, we will place it with the stifle up. If the Aged ham Reserva Navidul 4 estaciones is going to be cut in a few sessions, we will place the ham with the mace on top.
Once the ham is in the ham holder, which does not move and that the ham is placed properly so we can cut it comfortably we can start cutting.

The second step is to have our cutting tools ready. Sharpen your ham knife well and also prepare a cloth to clean the knife and a plate to put the ham cut.

We are going to open the Aged ham Reserva Navidul 4 estaciones, once placed on the ham holder, clean of bark and yellow fat the part that you are going to cut. Never clean more ham than it is going to be cut. Cut the fat and crust into large flakes that you can later use to cover the ham. Always leave fat on the edges of the ham, one to two centimeters at least.

Once clean is done begin to cut the Aged ham Reserva Navidul 4 estaciones. Cut in the direction of the axis of the ham, placing the ham holder in front of you, with the point toward you. You have to cut slices about 3-5 cm in length. Keep your hand steady when cutting and you will get a clean and straight cut. When you reach the bone areas, separate the meat from the bone, use a small, pointed knife.

Aged ham Reserva Navidul 4 estaciones conservation

When you finish cutting the Aged ham Reserva Navidul 4 estaciones, clean the ham and use the flakes of fat and crust that you cut in the first step to cover the ham. Store the iberian ham in a cool and dry place. A pantry or a cellar is a better place than a kitchen to preserve a ham. If you have a ham already sliced left, put it on a plate and cover it. Do not store it in the fridge.

Serrano ham Parts

The ham is divided into six well-differentiated parts: the mace, the countermace, the stifle, the tip, the shank and the cane. click on the image to see the parts of the ham in detail.

The cane is the part closest to the hoof. It contains very little meat that is hard and fibrous. It is usually cut transversely inlcluding the bone and used as an ingredient to make broths or stew.

The shank is the fleshy part closest to the hoof next to the tibia and fibula. Its flesh is hard and fibrous, with a very characteristic flavor. It is usually cut into small cubes and served as side dish to soups or salads.

The mace is the upper part of the leg when the lower part of the hoof faces up. It is the widest part and it is the ham part with most meat. This area is the juiciest of the ham.

The countermace is the narrowest part of the ham so it is the most cured part. It presents less fat than the mace area.

The tip is the part of the ham opposite to the hoof. It usually has a large amount of fat and is very tasty.

The stifle is the part contrary to the mace. It is thinner than the mace and contains less meat than the mace but as tasty as the mace.

How a Serrano ham is made

Once the pork has been slaughtered and cut, the manufacture of a ham begins. The raw hams are completely covered with sea salt and salted for 5 to 8 days. Then the ham is cleaned and washed for salt removal. The ham is hung in a refrigerated camera during a period from one to two months. In this period the ham loses humidity and the salt is distributed throughout the whole ham. After this phase the ham is transferred to the dryer, where it will remain from six to nine months under controlled conditions. Once out of the dryer, the ham goes to its curing in a cellar, where it will be curing at a temperature of 15-20º.

Curing a jamon serrano

The ham curing time depends on the type of ham. Cellar hams (jamón de bodega) have shorter curing times than the pata negra hams. In an Iberian ham, the minimum healing time is 18 months. This time can be up to 48 months in some cases with acorn fed iberico. Always keep in mind the healing time when you go to buy a iberico ham.

The curing times of a ham depend on several factors. The type of food the pig had defines the type of fat in a ham, and each type of fat needs a different healing time. Acorn ham needs 36 to 48 months when a normal ham needs 28 months. The size of the piece also influences the curing time. The bigger the piece of ham, the longer its healing time. The climate also influences since it set the conditions of maturation. At a drier and warmer climate, the healing times are shorter.

Iberico and serrano ham prices. Which to buy?

The iberico ham can have any price. You can find cheap serrano hams and pata negra hams of very high price from brands like Cinco Jotas or Joselito. The process of making a ham is a very long process so the ham price can not be low. Jamon iberico comes from pigs reared in freedom which forces the pig to have a lot of space, making the ham price even more expensive.

Spanish ham. From jamon serrano to jamon iberico.

Spanish hams can be classified by several criteria. Because of its geographical origin, because of the pig’s breed, because of the pig’s diet and because of the type of cure.
Origin. Depending on where the ham has been produced, it will have a different denomination. The best-known ham areas are Jabugo in Huelva, Guijuelo in Salamanca, Trévelez in Granada, Teruel … where some of the best jamones ibericos or iberic jamon are made.
Race of the pig. There are two important breeds: the white pig and the Iberian pig. Serrano ham comes from Duroc pigs that are larger and are raised on farms fed by feed. The Iberian ham or jamon iberico comes from Iberian pigs. The Iberian pig has a black hoof, this characteristic comes from the name Pata Negra.
Feeding. Depending on the pigs diet, the ham will have one flavor or another. Serrano jamon comes from pigs that are usually fed with fodder. Iberico ham can come from pigs fed with fodder, acorn or a mixture of both. The most intense flavor comes from hams of pigs fed with acorns.
Curing. The spanish ham curing time may vary from 6 months to more than 48 months of curing for the most exquisite hams.

Buy Serrano ham on esTapas

Take all this information into account when you buy jamon. Does not matter if you buy serrano ham or you buy jamon iberico. The higher the jamon price is the better taste and quality your jamon iberico will have.

Antes de pasar por el hiper/supermercado a buscar un jamón decidí investigar algo por internet, así superficialmente a ver si encontraba alguna información sobre raza del cerdo, curación, lugar de cría, consejos de conservación… algo básico. Pues bien, después de buscar y rebuscar por las webs oficiales de cada producto me di cuenta de que la información que ofrecen al consumidor es en casi todos los casos meramente testimoniales, como mucho especifican los meses de curación y a veces ni eso.
En el caso concreto de Navidul descubrí que no es más que una submarca de Campofrío. Por lo que ví éstos denominan así a sus jamones que van más allá del grado curación «bodega». Así tienen básicamente tres tipos de jamones: Campofrío Bodega , Navidul 4 Estaciones (12 meses) y Navidul Gran Selección (14 meses). La información aparece en el Catálogo de productos. Como añadido indican que el tiempo de conservación es de unos 270 días (unos 9 meses).
En la web de Dompal figuran varios tipos de jamones pero no exactamente el que yo encontré en el supermercado. Como añadido sí indican donde producen los serranos: San Vicente del Raspeig.
En Ciao se encuentran numerosas referencias al jamón serrano de El Pozo, tal vez sea muy popular, muy bueno o simplemente el respaldo de una marca sobradamente conocida ya incrementa las ventas (y las opiniones).
Los de La Hoguera poca información ofrecen en la web salvo que son de Soria. Eso sí, son los únicos que ofrecen (o al menos lo indican) dos tipos de razas: Duroc y normal. El que yo he visto el otro día es el normal ya que el Duroc, por lo que veo en la foto de la web, lo especifica claramente en la etiqueta.
Los Jamones de Torre de Núñez están curados en Lugo, de donde es natural la empresa. La web está llena de numerosas referencias a certificados de calidad e incluso se enorgullecen de ello mostrándolos por todas partes. Ofrecen dos productos: Jamón Serrano Gran Reserva Etiqueta Negra (17 meses) y el Jamón Serrano Gran Reserva Etiqueta Oro (14 meses). El que yo encontré es éste último pues recuerdo perfectamente el color de la etiqueta.
Buscando por los foros no he sacado nada en limpio ya que hay opiniones para todos los gustos, pero sobre todo negativas, y da igual la marca, modelo, tiempo de curación o reputación. Tal vez sea gente muy exigente, acostumbrada a jamones ibéricos, bellota, Jabugo o quien sabe y que no tienen otra cosa que decir que hablar mal de los productos de gama baja a los que los mileuristas afortunadamente podemos acceder. Descarté leer más porque al final para gustos … jamones.
Así que me voy a sacar unos leureles en el cajero y a escoger el que mejor pinta me tenga, al fin y al cabo la horquilla de dinero es más bien estrecha.

Al cortar el jamón ibérico a máquina, no se respeta la morfología del producto, por lo que no se disfruta tanto. Es por eso por lo que siempre recomendamos el corte a cuchillo, tanto en Mercadona como en otros supermercados.

Precios del jamón ibérico de Mercadona

© Proporcionado por Mercados y Estilos de Vida, S.L.,

Dependiendo del jamón que escojas, tendrás que pagar un precio u otro. Hablando del corte a cuchillo, en Mercadona podremos comprar el jamón ibérico a 6 euros, el jamón de bellota a 13 euros y el de cebo a 16 euros, dependiendo de la temporada y de la ciudad, claro está. Pero son los precios aproximados por cada 100 gramos de producto cortado a cuchillo.

Puede parecer que el precio es excesivo y que vas a disfrutar igual el jamón cortado a máquina que cortado a cuchillo. Pero ni de lejos. Te recomendamos que lo pruebes en casa. No volverás a comprar jamón envasado o cortado a máquina. Ahora lo querrás siempre cortado a cuchillo.

Jamón serrano a cuchillo en Carrefour

© Proporcionado por Mercados y Estilos de Vida, S.L.,

En Carrefour también tenemos la posibilidad de disfrutar del jamón serrano cortado a cuchillo. Aquí también tenemos varias opciones, desde el jamón serrano común hasta el jamón de bellota ibérico de 5 jotas. ¿Los precios? Pues dependiendo de la pieza que compres tendrás que pagar más o menos.

El jamón curado, por ejemplo, tiene un precio de 2,90 euros por cada envase de 100 gramos. Un precio bastante económico para tratarse de 100 gramos de jamón cortados a cuchillo, ¿No crees? Es cierto que no es jamón ibérico, simplemente curado, pero, aún así, nos parece un precio bastante económico.

Jamón de cebo ibérico en Carrefour

© Proporcionado por Mercados y Estilos de Vida, S.L.,

Al igual que en Mercadona, en Carrefour podemos encontrar jamón de cebo ibérico, aunque a un precio bastante más competitivo. Tan solo cuesta 6,50 euros el envase de 100 gramos, menos de la mitad de lo que nos costaría en Mercadona. Eso sí, a favor de Mercadona tenemos que decir que la calidad es superior, por lo que es comprensible ese precio.

El kilo de jamón de cebo, que también puedes pedir que te lo preparen, aunque con varios días de antelación, claro está, tiene un precio de 65 euros, que no está nada mal para reuniones familiares. Si lo compras en Mercadona, a pesar de tener una calidad superior, será más caro. Mucho más caro.

Jamón de bellota en Carrefour

© Proporcionado por Mercados y Estilos de Vida, S.L.,

En Carrefour encontramos varios tipos de jamón de bellota. El más caro que tienen en Carrefour es el jamón de bellota ibérico 5 jotas al corte con cuchillo. El precio de este producto es de 19,90 euros por cada 100 gramos, aunque, como hemos dicho, es el menos económico.

En el caso del jamón ibérico de bellota, el más barato que encontramos tiene un precio de 13,90 euros por cada 100 gramos, un precio muy similar al de Mercadona. Así que, en este producto, es cuestión de gustos. ¿Con cuál nos quedamos nosotros? Con el de Mercadona.

Jamón en Lidl

© Proporcionado por Mercados y Estilos de Vida, S.L.,

En el caso de Lidl, no podemos comprar jamón recién cortado ya que no disponen de la charcutería. Es cierto que algunos de los Lidl de España cuentan con una pequeña carnicería, pero nada que ver con los profesionales del jamón. En estas carnicerías, cortarán siempre el jamón a máquina y no a cuchillo.

Así que, si vas a Lidl a comprar jamón, tendrás que conformarte con el envasado. Tiene una menor calidad, más cantidad de sal y, en muchos casos, no está del todo curado. Así que, si puedes escoger, intenta siempre elegir comprar jamón al corte, aunque sea de jamón curado. La diferencia es abismal.

¿Con qué jamón nos quedamos?

© Proporcionado por Mercados y Estilos de Vida, S.L.,

Si nos dejan escoger, nosotros nos quedamos con el jamón de cebo de Mercadona, sin duda alguna. Es el que más nos ha gustado de todos los que hemos probado, que no son pocos. Aún así, todo el jamón ibérico, especialmente de Mercadona, merece la pena. Eso sí, siempre cortado a cuchillo, como ya hemos dicho.

Y tú, ¿Con cuál te quedas? ¿Qé jamón te gusta más de todos? ¿Prefieres el cortado a máquina, a cuchillo o envasado?

La entrada Jamón ibérico de Mercadona vs otros supermercados. ¿Cuál recomendamos? aparece primero en Merca2.es.

«El buen jamón tiene poca sal, es jugoso, con aroma y no está ni tierno, ni duro»

P ¿Cómo es la experiencia de trabajar con Mercadona?

R Muy intensa. No se limitan a que les hagas un producto y se lo envíes. Estudian qué hacemos para mejorar y que el cliente esté cada vez más satisfecho. Visitan nuestras fábricas, tomamos decisiones juntos, miramos cómo optimizar procesos, cómo mejorar productos o cómo ahorrar costes. Si hay mejoras, las eficiencias no van al margen empresarial, las aplican directamente al precio. Y esa es una parte también de su éxito. Tienen una mentalidad tan abierta que se replantean todo. Hay cosas que, si no hubiera sido por ellos, ni las habríamos pensado.

P ¿Han buscado otros puntos de distribución?

R Hemos ampliado, pero sobre todo fuera de España. El mercado internacional es potentísimo y no habíamos hecho nada porque estábamos muy centrados aquí, porque Mercadona ha estado creciendo entre sesenta y ochenta puntos de venta al año.

P ¿Absorbía toda su capacidad de producción?

R Absolutamente. Hacemos jamones serranos con un período de maduración de catorce meses, los ibéricos de cebo de veintiséis/veintiocho, el de bellota treinta y ocho/cuarenta. Para tener todo esto, necesito matadero, secadero y necesito tener todos los cerdos. De cerdo blanco matamos nueve mil diarios, hacemos más de dos millones al año. Y de ibérico matamos unos mil diarios. España exporta casi el sesenta por ciento de cerdo blanco. El ibérico es para consumo casi exclusivo en España, aunque Sánchez Romero, Joselito, Montaraz o Covap empiezan a penetrar en Estados Unidos.

P ¿Cuáles son sus objetivos internacionales?

R Nuestro negocio principal es el jamón serrano –hacemos al año casi cinco millones de piezas– y toda la familia del ibérico, tanto jamón como paleta, lomo y embutido. Estamos intentando vender en Japón y Corea del sur con socios locales, en Filipinas, África, por supuesto en Europa y estamos esperando homologarnos para China, el gran comprador mundial, que, además, tiene problemas de peste porcina, la cabaña se les ha reducido muchísimo.

P ¿Es difícil que entiendan el producto fuera de España?

R No lo entienden. Algunos países directamente lo rechazan. Lo bueno que tenemos es que aquí llegan ochenta millones de turistas de todo el mundo. Lo prueban y les encanta. Cuando regresan a su país es más difícil: no saben cortarlo, no saben tratarlo, no saben conservarlo. Creo que todos estamos intentando penetrar con loncheado, poniéndolo en un blíster con gas y oxígeno. O al vacío, que también se mantiene medianamente bien.

P No es lo mismo.

R Lo mismo, no. No nos engañemos. De hecho, Mercadona ha puesto ahora el corte a cuchillo. Recién cortado es mejor. Pero eso no significa que el otro no esté bueno. Una manzana recién pelada en casa también está mejor que envasada en un blíster.

P ¿Cuándo comienza la aventura de la internacionalización?

R Hace tres o cuatro años. Hacíamos pequeñas cosas con Rusia, pero de excedentes de tocino o papada. La aventura se inicia porque vemos una oportunidad, porque no nos queremos perder ciertas cosas. Y la situación con Mercadona es más estable, siguen creciendo, pero ya tenemos una estructura exprofeso para ellos. En el pasado, hemos hecho barbaridades, venían clientes japoneses y nos negábamos a venderles porque estábamos focalizados en Mercadona. Ahora, tenemos una sociedad en Suiza con socios expertos en internacionalización y ya vendemos sesenta millones fuera. El objetivo del plan estratégico es que una cuarta parte de la facturación se haga fuera en cinco años.

P ¿La guerra comercial les ha afectado?

R Sí, nos afecta para bien. China es el mayor importador mundial de porcino junto a Japón. Es también el primer productor mundial. El segundo es Estados Unidos, nuestro competidor natural. Tienen costes muy bajos, porque disponen de grandes extensiones de cereal y soja que les hacen más eficientes. Así que, si China pone aranceles a Estados Unidos, les cuesta más vender y hay una oportunidad para los europeos. En concreto, para España, porque Alemania está decreciendo. La guerra comercial favorece a los operadores españoles. De hecho, los chinos vienen a homologar industrias aquí porque necesitan más materia prima.

P ¿Les acompaña la Administración en esa salida al exterior?

R Como siempre, van a un ritmo inferior al que desearíamos. Es una maquinaria muy pesada, muy lenta, cuesta moverse. Dicho esto, es verdad que los gobiernos de los últimos años nos han ayudado en los mercados exteriores. Ha habido un antes y un después de la crisis. Cuando llegó, estábamos muy cómodos vendiendo aquí y llegando a Francia, Italia y un poquito más. Cuando el consumo cayó, la propia industria apretó a la Administración, empezamos a empujar porque teníamos necesidades de venta. Es lento, pero se puso en marcha y hoy España está abierto para casi todo el mundo, estamos trabajando bien.

P ¿La regulación también favorece el desarrollo empresarial?

R La excesiva rigidez en la regulación no favorece el desarrollo empresarial. Nosotros necesitamos flexibilidad porque la demanda de nuestros clientes no es estable ni regular. Y si no tenemos flexibilidad, entramos en problemas de productividad y somos menos competitivos que otros países como Alemania, con trabajadores de Polonia y Ucrania en régimen de cooperativas y por tanto tienen esa ventaja competitiva.

P ¿O sea que el registro de horarios ha sido una mala idea?

R Nosotros ya contábamos con registro horario desde hace tiempo, así que a la inmensa mayoría de la plantilla no nos afecta. Antes, ante cualquier imprevisto o parada técnica que requiriese una reacción urgente, podíamos recurrir a cualquier técnico. Ahora, con esta regulación, tenemos menos margen de maniobra y podemos caer en paradas de producción, pero así debemos cumplir con la legislación vigente en todos los casos.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook

  • El misterioso lugar donde se suicidan los perros.
  • Onil conquista la Quinta Avenida.
  • Mercedes Milá.

El bulo sobre la pechuga de pavo de Mercadona que se ha extendido en las redes

La industria cárnica lanza constantemente el mensaje de que tanto el jamón cocido, o de York, y la pechuga de pavo son productos sanos y muy saludables para nuestra nutrición. No obstante, no podemos olvidar que se trata de carnes procesadas. Eso sí, procesado no es sinónimo de inseguridad alimentaria, ya que ambos productos pasan estrictos controles sanitarios que garantizan su seguridad cuando llegan a las estanterías de los supermercados.

Sin embargo, en los últimos meses se ha extendido un bulo en las redes sociales en torno a la pechuga de pavo que comercializa Mercadona bajo su marca blanca, Hacendado. La OCU la sitúa en la cuarta en la lista de sus recomendadas y de ella dice: «El cuarto puesto es para la pechuga de pavo de Mercadona, con un 69% de carne de pechuga de pavo de alta calidad. Aprueba en aditivos y degustación».

El bulo, que ya han compartido y extendido miles de personas, se basa en que este producto contiene aditivo E-407, o carragenano, un espesante natural y gelificante obtenido por extracción de algas marinas rojas con un alto nivel de toxicidad, y también contiene el E-250, nitrito de sodio, un conservante sintético para la prevención de bacterias obtenido por síntesis de hidróxido de sodio y óxidos nitroso y nítrico que, como en el caso anterior, tiene un alto nivel de toxicidad.

Al primero de ellos, el E-407, se le acusa de poder ser cancerígeno y aumentar el riesgo de tumoración en colón y recto, así como de afectar al sistema inmunológico, al hígado y al estómago. Al segundo, E-250, se le achaca de ser potencialmente cancerígeno e inhibir el transporte de oxígeno. Pero una vez dicho esto conviene recordar que los aditivos alimentarios consumidos de forma moderada y en las cantidades que salen de fábrica y en personas que no sean alérgicas, no suponen ningún riesgo para la salud si está autorizado su uso industrial para alimentos concretos.

Este tipo de aditivos son componentes seguros, que han pasado extrictos controles sanitarios antes de su llegada al mercado. De hecho, la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) concluyó el año pasado que «no se han detectado efectos adversos en estudios de toxicidad crónica en ratas de hasta 7,5 mg/kg por día, la dosis más alta probada y no hubo preocupación con respecto a la carcinogenicidad del carragenano».

Respecto a los nitritos utilizados para favorecer la coloración ligeramente rosada del jamón cocido y el pavo, para ayudar a su conservación e impedir la proliferación de bacterias responsables del botulismo y la listeriosis. Pero la realidad es que estos nitritos no sólo estan presentes en las carnes procesadas, sino también en pescados, frutas y verduras. Siendo cierto que el consumo en niveles elevados de nitritos es responsable de las cancerígenas nitrosaminas, también lo es que la EFSA concluyó que eran seguros a los niveles a los que estamos expuestos.

Aunque el comercio electrónico está cada vez más extendido, hay productos de los que desconfiamos más cuando hacemos una compra online. Solo de un tiempo a esta parte es común comprar productos de alimentación en Internet, y hay quién sigue desconfiando del estado en que llegará a nuestra casa una vianda como el jamón, que además de exigir unas buenas condiciones de conservación, no es precisamente barata.

Son dudas razonables, pero la venta de jamones por Internet es hoy un negocio maduro, que ofrece las mismas garantías que en una tienda convencional, con la ventaja que tiene el comercio electrónico en general: poder elegir entre muchas más opciones y encontrar los mismos productos bastante más baratos.

Aunque lo ideal para comprar un jamón sería poder probarlo antes, es algo que ni siquiera solemos hacer cuando acudimos a una tienda física. Cuando escogemos una pieza entera de jamón puede que nos den a probar otro de la misma marca y tipo, pero a no ser que compremos el jamón al corte, no nos van a dar a probar antes la misma pieza que compramos.

Por ello, las claves más importantes que hay que seguir a la hora de comprar un jamón son, en esencia, las mismas que se deben seguir en una tienda.

Cómo elegir un jamón en Internet

En la actualidad, los jamones se clasifican en función del porcentaje de raza del cerdo y del tipo de alimentación que recibe, una información que, claro está, también encontramos en Internet.

Los jamones ibéricos llevan por ley un precinto, que indica esta información, y que debemos encontrar también en los jamones que compremos online. Los jamones ibéricos se clasifican según este en cuatro variedades:

  • Precinto negro: jamón de bellota 100 % ibérico, de raza pura criados en las dehesas. El mejor.

  • Precinto rojo: jamón de bellota ibérico, criado en las dehesas, pero de raza cruzada con Duroc Yersey y, por lo tanto, menor pureza.

  • Precinto verde: cerdos que, independientemente de la pureza de su raza, no han comido bellotas, y se han alimentado con pastos naturales, hierbas y pienso.

  • Precinto blanco: jamones ibéricos, aunque de diferente pureza, pero criados en régimen intensivo y alimentados con pienso compuesto de cereales y legumbres.

Dentro del jamón ibérico existen además cuatro denominaciones de origen protegida: Jabugo, Guijuelo, Dehesa de Extremadura y los Pedroches. Hay también jamones no ibéricos, de la denominación de origen Teruel o Trevelez. Estos, aunque procedan de razas mixtas, son de una calidad mejor al típico jamón de bodega, pues tienen un tiempo de curación mínimo de 14 meses.

Todas estas denominaciones y precintos son una garantía de calidad que debemos tener en cuenta al comprar un jamón, especialmente en Internet, donde no podemos hacer una evaluación visual del género.

Mejor no comprar un jamón ibérico, del tipo que sea, por debajo de los 15 euros el kilo (y a este precio no esperes nada maravilloso)

Otra cuestión a tener en cuenta es precio. No se dan duros por pesetas, y es mejor desconfiar de ofertas especialmente baratas, sobre todo de proveedores que no sean de total confianza.

Por norma general, un jamón o paletilla ibérica 100 %, de precinto negro, no baja de los 45 euros el kilo (una paletilla de 4,5 kilos no suele costar menos de 200 euros). Un jamón ibérico de cebo (precinto blanco) no suele bajar de los 25 euros el kilo.

Claro esta que, en una oferta especial, se pueden encontrar jamones por debajo de estos precios, pero deberíamos desconfiar de rebajas demasiado significativas. Mejor no comprar un jamón ibérico, del tipo que sea, por debajo de los 15 euros el kilo (y a este precio no esperes nada maravilloso).

Por lo demás, hay que tener las precauciones mínimas de cualquier compra por intenet: saber que el proveedor es de fiar, que la plataforma de pago es segura, que existen canales de contacto ante cualquier problema con la entrega o el producto en sí y que la página cuenta con una política clara de devolución.

Dónde comprar un jamón en Internet

A día de hoy, muchos de los grandes productores y distribuidores de jamón ibérico tienen sus propias tiendas, que garantizan la calidad y trazabilidad del producto, así como su correcta conservación. Hablamos, claro, de marcas como Joselito, Cinco jotas, Enrique Tomas o Navidul, que cuentan con sus propias webs.

Todos estos jamones (y muchos otros) se pueden encontrar, no obstante, en las páginas web de otros supermercados, y gigantes del comercio electrónico como Amazon o El Corte Inglés. También hay tiendas especializadas como Jamonarium, Iberuss o Jamonprive, cuyo católogo es en general más extenso.

Los precios varían bastante. En general, los jamones suelen ser más baratos en las páginas de los productores, pero los distribuidores tienen ofertas con mayor regularidad y cuando un producto está rebajado suele ser más barato que en origen. Lo mejor es, una vez sepamos que jamón nos gusta, buscar en qué página lo tienen más barato y estar atento a las promociones.

Nuestra selección de jamones

Siguiendo todas estas normas hemos encontrado en Internet algunas ofertas de jamones que nos parecen especialmente atractivas, por su relación calidad precio. Son estas:

Descuentos de hasta 30 euros en El Corte Inglés

Hasta el 12 de diciembre, El Corte Inglés tiene importantes descuentos en todos sus jamones por piezas enteras, a aplicar con unos códigos al finalizar la compra.

Se pueden aplicar estos descuentos a los conocidos jamones de Joselito, Cinco Jotas, Jabu, Redondo Inglesias o Covap.

Jamonprive en Amazon

El gigante del comercio electrónico tiene un enorme catálogo de jamones, muchos con envío gratuito y en solo un día. Entre ellos destacan los jamones de Jamonprive, la marca propia de una de las primeras distribuidoras de jamón por Internet de España.

Paleta Ibérica de Bellota Alba Romero

Jamón de bellota ibérico, criado en las dehesas, pero de raza cruzada (precinto rojo). Una buena opción si se quiere un jamón de bellota algo más asequible. Este de la marca Alba Romero, de Huelva, con unos 24 meses de curación, está muy bien de precio. Sale a 109,95 euros la pieza de entre 3,5 y 4 kilos, lo que supone entre 27 y 31 euros el kilo.

Paleta ibérica de cebo de campo El Coto

Precio imbatible para esta paletilla de cebo de campo (precinto verde), con un tiempo medio de curación de 18 meses. Tiene excelentes opiniones y sale a solo 68,25 euros la pieza de aproximadamente 4,5 kilos (15 euros/kilo).

Paleta Navidul de cebo ibérico

Esta paleta de cebo ibérico de la marca Navidul puede no ser la mejor del mundo, pero hablamos de un jamón bastante decente, con 12 meses de curación, que sale a 79 euros la pieza de 4,25 kg (18,59 euros el kilo). El lote incluye además un jamonero y un cuchillo, ideal si necesitas solucionar el problema del jamón de forma inmediata.

Tanto si perteneces al grupo de felices cantores de villancicos como al de odiadores de la Navidad, no te queda más remedio que afrontarlas (a no ser que tengas una cueva en la que esconderte). Y qué mejor manera de pasarlas que comiendo a lo loco y sin excusas: con un poco de suerte, incluso podrás contemplar alguna maravillosa demostración de la delirante creatividad viejuna que cada año contribuye a nuestro buen humor. ¡Vivan los pasteles de pescado y los cócteles de langostinos!

El que posiblemente sea uno de los protagonistas de la sección entremeses es el jamón ibérico, en muchas casas un lujo que se permite sólo en fechas señaladas. Y un marrón para ti si eres el encargado de comprarlo y no distingues una pata negra de una de palo, ya que en el mercado hay muchas marcas que abarcan rangos de precios y calidades muy amplios. Si no eres un entendido, puede que te pongas a sudar de indecisión delante del mostrador de la charcutería: no sufras porque el equipo de El Comidista está aquí para ayudarte y evitar que te gastes lo que no tienes en un producto que no merezca la pena.

Hemos consultado a expertos y allegados con criterio para elaborar un top de marcas de jamón ibérico que nos han dado una buena cantidad de nombres para que no falles al escoger. Antes de empezar, una explicación importante para los poco avezados en el tema: cuando se habla de la montanera se refiere a la última fase de crianza del animal, que de octubre a febrero vive en libertad por las dehesas recorriendo más de diez kilómetros al día y comiendo bellotas a discreción, lo que hace que produzca grasa pero que su carne se mantenga firme (una especie de fitness animal).

Dependiendo de la zona en la que viva, el gorrino comerá un tipo de bellota u otro, así como setas, hierbas y demás vegetales del campo. Esta alimentación influirá en el sabor del jamón, por eso se suele especificar el origen del producto: Guijuelo, Jabugo, etcétera. Los cerdos pueden llegar a doblar su peso durante esa temporada (lo de «ponerse como un cerdo» tenía que venir de algo). Dicho esto, ya podemos empezar.

Arturo Sánchez

El compañero comidistero Jordi Luque, al que se nota que le gusta el tema, nos ha recomendado los productos de Arturo Sánchez, de Guijuelo. “Es un productor de ibérico cuya particularidad es que los gorrinos pasan por dos montaneras. Esto hace que los animales tengan más músculo –son mayores– y más grasa infiltrada, debido a que comen más bellotas”. Para ir más allá, el año pasado la empresa celebró su centenario con su primer jamón de triple montanera, del que sólo sacaron cien piezas.

Si te vas a poner como un cerdo, al menos, escoge uno bueno. ARTURO SÁNCHEZ

Su precio oscila entre los 550 euros de una pieza de jamón ibérico puro de bellota Gran Reserva de ocho kilos aproximadamente y los 300 euros de una de Ibérico de cebo.

Arte-Corte de Monesterio

También le preguntamos a Juanma Salgado, chef propietario del restaurante Drómo que abrirá próximamente en Badajoz y hasta hace unas semanas jefe de cocina del restaurante barcelonés Caelis, con una estrella Michelín (y además ha representado a España en los premios Bocuse D’or, su CV da para mucho).

Su sugerencia ha sido esta: “Como presidente del jurado de la última edición del concurso Jamón de Oro, en el que participaban miembros de todas las Denominaciones de Origen de jamón ibérico de la península, tengo que nombrar al que resultó ganador: el jamón perteneciente a la empresa Arte-Corte de la localidad de Monesterio (Extremadura). Su precio ronda los 45/50 euros/kilo”.

Se deshace con mirarlo. ARTE CORTE

El ingeniero agrícola y cortador de jamón Jesús García Carrasco, también conocido como ‘El Niño’, empezó en 2013 a comercializar los productos de la localidad de Monesterio. En su catálogo tiene un jamón ibérico de bellota certificado, a 381,33 euros una pieza de unos nueve kilos.

Isidro Gonzalez Revilla

Otra compañera comidistera, Inma Garrido, ha compartido su sabiduría y nos ha sugerido el género de Isidro Gonzalez Revilla, de Salamanca. “De éste me gusta mucho que suele estar muy equilibrado de sal. Los de otras marcas, por muy buenas que sean, a veces me resultan muy saladetes”. El precio de su Ibérico de bellota es de 120 euros/kilo.

Si pones esto en tu mesa te harán la ola. ISIDRO GONZÁLEZ

La marca tiene dos enclaves, aunque muy cercanos entre sí: uno es Guijuelo y el otro Fuentes de Béjar, a tres kilómetros. Se utiliza la localización para controlar el punto óptimo de curación en los secaderos (como mencionamos anteriormente en Joselito). Además de la que le da nombre, la empresa tiene otras dos marcas: Fuenterrico y El Secreto de Isidro (orientada al sector gourmet).

Señorío de Montanera

Si lo recomienda nuestro líder supremo por algo será. SEÑORÍO DE MONTANERA

Nuestro Jefe Supremo, Mikel López Iturriaga, ha señalado esta como una de sus marcas preferidas. “Tuve la inmensa suerte de probar el jamón de Señorío de Montanera en el pasado Salón Gourmets, y juro por el Dios de los Cerdos que fue una revelación. Sus piezas de gran tamaño y larga curación pertenecen -o más bien pertenecieron- a gorrinos 100% ibéricos criados en las dehesas extremeñas, y representan lo más cercano al ideal platónico del jamón que yo haya probado. De paso que el Guadiana pasa por Badajoz, menciono también su lomo doblado, una especialidad casi perdida que está igual de bueno que las susodichas patas”.

Situada en Extremadura, además de vender jamón y otros embutidos ibéricos, tiene dos especializaciones más. Por un lado, ofrece una línea de productos ecológicos que proceden de cerdos criados en libertad en las dehesas que tienen certificadas como tal. Según la presentación de la marca: “La elaboración de los productos ecológicos se desarrolla en una línea de producción separada en tiempo y espacio de otros productos, y están debidamente etiquetados con el logotipo ecológico de la Unión Europea”.

Por otro lado encontramos su línea “selección vintage” -que suena a tontuna moderna, pero nada que ver- compuesta por cien piezas de jamón de bellota 100% ibérico de la Montanera de 2013/2014; la mejor de la última década según la empresa. Cada una pesa alrededor de los ocho kilos y cuesta 1.500 euros.

Dehesa de Maladua

De la dehesa a tu mesa. DEHESA MALADUA

Otra recomendación de Jordi Luque hecha con mucho entusiasmo: el jamón ibérico de Dehesa de Maladua. “Es exquisito, y carísimo. Trabajan con cerdos ibéricos comunes y también con una sub-raza que se llama Manchado de Jabugo. Este es más particular. Está que te mueres. Yo no he probado otro igual”. Como curiosidad, nos chiva que el director de cine Bigas Luna participó del proyecto poco antes de fallecer.

Se trata de un “jamón de producción ecológica 100% ibérico de bellota, de Denominación de Origen Protegida Jamón de Jabugo, calidad Summum”, según explican en la web de la firma. Popularmente se le llama “El jamón más exclusivo del mundo” y es por algo: en la charcutería Organic Gourmet, una pieza entera de una Edición Especial Premium de entre 6 y 8 kilos cuesta 4.100 euros. Eso sí, cada uno de sus productos viene presentado en una caja de madera de roble de la región elaborada por ebanistas locales: llevando esto a la cena quedas bien seguro.

Marcial

Sus secaderos están en Guijuelo, pero los cerdos ibéricos de Marcial se ponen las botas en montanera por los prados de la dehesa extremeña “El Encinar de Poniente”, de más de 500 hectáreas con alcornoques y encinas. El paraíso del gorrino.

Esta es la otra marca con la que se relame Mikel López Iturriaga: «Muchos jamones pecan, para mi gusto, de un exceso de sal. No es el caso de los de Marcial, jamoneros clásicos de Guijuelo con más de un siglo de carretera elaborando ibéricos. En su producto, dulzura no significa sosez, porque la profundidad del sabor y el prolongado gustarraco que proporciona en la boca no son precisamente los de un jamón desganado. Dependiendo de la pasta que estés dispuesto a dejarte en este capricho, puedes comprar paletilla, jamón plata, jamón oro o, si te ha ido muy bien en 2018, el maximum, procedente de sus cerdos más consentidos».

El paraíso de los gorrinos. MARCIAL

Marcial es un poco más asequible que las marcas anteriores. En la tienda gourmet Cerdito Mío, una pieza de unos 8 kilos aproximadamente de su Jamón Ibérico Bellota Oro cuesta 330 euros.

Cinco Jotas

Lo que viene siendo un señor jamón. CINCO JOTAS

Si apareces en el evento con un Cinco Jotas vas a triunfar: es una de las estrellas del mainstream jamonero, su nombre es más que conocido en el sector. Juan Rafael Sánchez Romero arrancó con la empresa en 1879 en Jabugo, un pueblo del Parque Natural Sierra de Aracena y Picos de Aroche, en Huelva y aún sigue en marcha.

En su web explican que “en las dehesas centenarias se pueden encontrar hasta cinco tipos de bellota diferentes (roble, alcornoque, encina, quejigo y coscoja) aunque la más común es la proveniente de la encina. Verde durante su nacimiento, adquiere un color marrón oscuro reluciente llegada su maduración, en la época de la Montanera”. De esas bellotas, esas lonchas.

Si te decantas por esta marca, prepara la cartera: en su tienda online, un paquete de 80 gramos de Jamón de Bellota 100% Ibérico Cinco Jotas loncheado cuesta 86 euros y una pieza de siete u ocho kilos vale 639 euros.

Joselito

Uno de los competidores directos de Cinco Jotas en popularidad y otra apuesta ganadora si vas a lo fácil de encontrar. Son las dos marcas que nos ha recomendado Eduard de Debón, dueño de la jamonería que lleva su apellido en el Mercat de Santa Caterina de Barcelona. Nos ha explicado que, según su criterio “el Joselito es más dulce que el Cinco Jotas, que rasca un poco más. Al cambiar la región en la que crece, aunque sea el mismo animal y tenga la misma alimentación varía un poco el sabor”.

Con esto tienes media cena resuelta. JOSELITO

La empresa está situada en Guijuelo (Salamanca), aunque según se ha ido expandiendo con los años -ya van por la sexta generación de la familia que la dirige- y las hectáreas de dehesa por la que campan sus gorrinos se sitúan también por Extremadura, Andalucía y Portugal. El clima del pueblo en el que se encuentran sus secaderos también influye. Situado a más de mil metros por encima del mar, “los vientos en la localidad de Guijuelo proceden de los cuatro puntos cardinales, debido a la falta de protección vegetativa del pueblo”, afirman. De hecho, es uno de los motivos por los que en la localidad hay tanta producción de jamón.

Para que te hagas una idea de su precio: en su tienda online, un paquete de cinco blisters de 70 gramos cada uno de Joselito Gran Reserva cuesta 89,5 euros.

Barcelona, 28 de noviembre de 2019 (16:15 CET)

La temporada de trampas en la venta de jamón ibérico oficialmente ha comenzado, y Lidl ha dicho «presente». La cadena alemana de supermercados ha lanzado una agresiva oferta comercial para Black Friday (en su caso, Black Week) de jamones ibéricos de bellota con etiquetados y consignas publicitarias diseñadas para confundir a los consumidores y que estos no sepan realmente qué están comprando.

La promoción inició el pasado lunes 25 de noviembre y acabará el próximo domingo 1 de diciembre. Se trata de un jamón de bellota ibérico de la marca Nobleza Castellana, fabricado por Industrias Cárnicas Villar –adquirida por la catalana Costa Food Group en diciembre de 2018–. En esta temporada de rebajas, Lidl vende la pieza de entre 8 y 9 kilogramos al precio de 299 euros, un verdadero chollo según fuentes del sector.

No obstante, tanto la cárnica como la cadena de supermercados han incurrido en numerosas irregularidades a la hora de promocionar el jamón. Errores que han intentado subsanar antes de la publicación de este artículo, tras ser interpeladas ambas empresas por Economía Digital. El producto en cuestión es un jamón de bellota 50% raza ibérica, pero tanto Lidl como Villar se han esforzado para disfrazarlo como uno de 100% raza ibérica.

Los trucos de Lidl para vender jamón ibérico de bellota

Las ventas de jamón ibérico de bellota se disparan en los últimos meses del año, y la competencia en el sector es brutal conforme se acercan las Navidades. Este medio ha registrado tramas del jamón en muchas cadenas de supermercados en los últimos años, y ahora Lidl se ha sumado a la lista con una publicidad que roza el calificativo de embustera. Veamos por ejemplo la siguiente imagen:


Publicidad engañosa de Lidl para la semana del Black Friday: la brida y el etiquetado del jamón ibérico en la imagen no se corresponden

Sobre un fondo negro, brilla una pieza de jamón ibérico Nobleza Castellana al lado izquierdo del logotipo de la Black Week de Lidl. La posibilidad de conseguir esta preciada mercancía a precio de derribo puede distraer a los clientes de la relevante información que contiene la imagen. ¿Miente la brida (pieza de plástico de color que se coloca en las cañas de la pierna de cerdo, casi a la altura de la pezuña), o miente la etiqueta comercial?

Cada vez más consumidores –pero no todos, desde luego– saben que una brida de color rojo indica que el animal no es de raza 100% ibérica, sino cruzado, ya sea con una pureza racial del 50% o del 75%. Pero la etiqueta comercial de Nobleza Castellana indica que es un jamón de bellota 100% ibérico. Y esta misma imagen, pero con otro diseño, aparece también en la web de Industrias Cárnicas Villar, con el mismo error.

Después de notificarle este periódico de este asunto el miércoles, Lidl cambió todas las imágenes de esta promoción (como veremos en breve, la de arriba no era la única publicidad engañosa de la empresa alrededor de este producto). Sin embargo, al cierre de este artículo la cadena de supermercados no ha respondido las preguntas de este medio. Pero el fabricante del jamón ha confirmado que estamos ante un anuncio equívoco.

El director general de Industrias Cárnicas Villar, Fernando Rodríguez, primero acreditó el error a Lidl y después admitió que su empresa en parte es también culpable. «La única explicación es que es un error en la maquetación del folleto, que no del producto. La vitola es una imagen del jamón de 100% raza ibérica pero el producto que se está suministrando es del 50%, no del 100%», explicó en primera instancia Rodríguez.

No obstante, después de asegurar que «era la publicidad de Lidl la que había recogido un error» se le indicó que la web de Industrias Cárnicas Villar alberga una fotografía con la misma irregularidad, a lo que el encargado del fabricante reconoció que «posiblemente nazca el error en esa imagen nuestra». Rodríguez se comprometió a corregir la imagen, matizando que la página «no es una web comercial de venta».

Esta es la imagen que hasta este jueves aparecía en la web de la cárnica perteneciente a Costa Food Group:


Industrias Cárnicas Villar promociona en su web un jamón de bellota 50% ibérico con una etiqueta comercial que dice que es de raza 100% ibérica

Más engaños de Lidl

Antes de contactar con Lidl, este medio guardó capturas de pantalla de las irregularidades de esta oferta, que solo está disponible en la web lidlonline.es. En este enlace se puede ver la página de compra de este jamón y la imagen en la que se ve claramente la incongruencia entre la brida roja y el etiquetado comercial. Y en este enlace se observa la misma trampa, pero con una falsa paleta de raza 100% ibérica que se vende por 99 euros.

Pero hay más ejemplos. Atención a esta publicidad que aparecía en la versión móvil de la web de Lidl hasta hace unas pocas horas (clic en la imagen para ver en grande):


Anuncio de Lidl que dice que el cerdo ibérico fue «alimentado 100% con bellota»

La baja calidad de la imagen y el tamaño pequeño de la pantalla del móvil no permiten ver con la calidad deseada la etiqueta del jamón, que nuevamente dice «100% ibérico». Pero nos enfocamos ahora en la publicidad de Lidl, que menciona tanto la marca como el tipo de jamón, aunque en esta ocasión sin incidir en la pureza racial. El truco aquí radica en la letra pequeña, que dice «alimentado 100% con bellota».

Fuentes del sector afirman que es imposible que un cerdo se alimente solo de bellotas. Este es un alimento estacional al que el cerdo ibérico está expuesto solo en la fase de montanera (o engorde), previa a su sacrificio. El resto del año, el animal come pienso y otros recursos naturales de la dehesa, y la normativa indica que solo puede coger las bellotas en el campo libremente; es decir, que nadie se las puede dar de forma directa.

Esto lo confirman incluso desde Industrias Cárnicas Villar, que echa balones fuera con este asunto. «Faltaría que (la imagen) hubiera añadido (la frase) ‘en la época de montanera’, obviamente», ha explicado Fernando Rodríguez, que ha afirmado que «el texto (promocional) no lo hicimos nosotros». El director general de la cárnica admitió que la presencia del «100%» en el texto puede confundir a los consumidores.

Estamos –al igual que en muchos otros casos relacionados con el jamón español– ante una seguidilla de presuntos «errores» que, en su conjunto, pueden generar un efecto psicológico adverso en el consumidor y llevarle a comprar un producto pensando que es de calidad superior a la verdadera. El jefe de comunicación de Asici –la patronal del sector y encargada de poner las bridas de colores– no ha respondido la llamada de este medio.

Ya decía el Real Decreto 4/2014, de 10 de enero, por el que se aprobó la norma de calidad de los productos cárnicos ibéricos, que «se han detectado dificultades en relación con la aceptación y conocimiento de los productos por los consumidores, como consecuencia de una excesiva variedad de menciones en el etiquetado que puede inducir a confusión al consumidor».

Además, el mismo decreto dice que, «en el etiquetado, facturas, albaranes, publicidad, folletos y cartelería en el punto de venta, así como en las acciones promocionales o publicitarias, deberá figurar completa la denominación de venta de los productos objeto de la presente norma». Un lustro después, todos estos problemas siguen vigentes.

¿Y el precio? ¿Cómo es posible?

Además de la incongruencia entre la etiqueta comercial y la brida, y de las evidentes falsedades en los folletos comerciales de Lidl, fuentes del sector del jamón ibérico han explicado a Economía Digital que también les parece sospechoso el precio de este producto, de 299 euros en la Black Week de estos supermercados. «Ahora mismo, un jamón de cerdo ibérico cruzado nunca te va a bajar de la franja de los 50-52 euros el kilo», dicen.

El ibérico que Lidl tiene en oferta pesa, según la empresa, entre 8 y 9 kilogramos, por lo que el kilo sale a 37 euros. Pero las fuentes afirman que ese es apenas el precio industrial, sin contemplar logística, transporte, IVA ni margen de beneficio, y sin siquiera mencionar el cuchillo y jamonero de regalo que incluye la promoción. No se explica, inciden, este precio tan bajo, cuando una pieza debería rondar el importe de los 400 euros en tienda.

Estas fuentes aseguran que alguien sale perdiendo con este precio porque «no salen las cuentas», y señalan que es probable que el perdedor sea el consumidor. «Eso no es correcto, no es cierto», ha insistido Fernando Rodríguez de Industrias Cárnicas Villar. «Treinta y tantos euros por kilo es lo razonable. Es un precio que puede ser más o menos agresivo, pero está dentro del mercado», ha añadido.

Una polémica similar tuvo lugar entre 2017 y 2018, cuando Carrefour vendía jamones ibéricos de bellota por 195 euros, cuando los jamoneros aseguraban que era «imposible» comercializar el producto por menos de 250 euros en ese momento. Las críticas surgieron a la luz de una investigación de la Guardia Civil sobre los cárnicos de la empresa Comapa, que desde entonces ha entrado en una crisis que le llevaron a un concurso de acreedores.

Entonces, el director gerente de la empresa de jamón ibérico Señoría de Montanera, Francisco Espárrago, explicó a este medio que «un jamón ibérico de bellota tiene unos costes de producción de unos 150 euros antes de añadir los costes de transporte, etiquetado, IVA y la comisión de los distribuidores. El precio de una pieza de 7 kilos es, sin ganancia alguna, de entre 250 y 300 euros».

  • 5 de 6

    Jamón de cebo ibérico 50% raza ibérica de la marca Sierra Leales

    Esta marca obtiene la misma puntuación (88 sobre 100) que el jamón de Lidl. Sin embargo, se sitúa un puesto por debajo en el ranking de la OCU debido a que los expertos han ‘castigado’ más puntuado el etiquetado y conservantes (ya saben, la cantidad de nitritos y nitratos utilizados para la curación del jamón, evitar el crecimiento de clostridium botulinum y la podredumbre interna de este alimento). El precio de esta variedad asciende a 16,95 euros por envase de 150 gramos.

  • 6 de 6

    Jamón de cebo ibérico loncheado 50% raza ibérica de la marca Villar

    Con una puntuación de 87 sobre 100, este jamón es el más barato de los cinco primeros del ránking. Los expertos de la OCU consideran que se trata de otro producto de “muy buena calidad” debido a su sabor (cinco sobre cinco en la categoría de degustación), la calidad de su composición general (máxima puntuación también en salinidad, ácido oleico y calidad de la grasa) y en raza ibérico. En cambio, puntúa más bajo su etiquetado y la categoría de conservantes. Su precio: 2,89 euros el envase de 50 gramos.

  • Food |
    Estos son los mejores jamones ibéricos para esta Navidad, según la OCU

    El jamón ibérico es uno de los productos más representativos de la gastronomía española. Pero, ¿sabes como acertar en la elección? La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), tras analizar 33 marcas de este producto loncheado, de cebo y de bellota, ofrece algunas claves.

    La organización ha valorado su contenido en sal, la humedad, la cantidad y calidad de la grasa, la presencia de conservantes… Además, con las pruebas de ADN, ha averiguado el porcentaje de raza ibérica.

    El jamón ibérico que la OCU sitúa en primera posición como el mejor del supermercado es el de Cuyar jabugo cortado a cuchillo

    En concreto, el jamón ibérico que la organización sitúa en primera posición como el mejor del supermercado es el de Cuyar jabugo cortado a cuchillo, un jamón de bellota y de raza 50% ibérica que ha obtenido una puntuación final de 91 sobre 100. Se vende a 15,90 euros en sobres de 85 gramos. A continuación, se sitúa el Bellota ibérico El Corte Inglés (85 puntos), con un precio de 14,99 euros dos paquetes de 50 gramos (149,90 euros). Le siguen el Bellota Ibérico Plato Villar (79 puntos) a 10,50 euros el formato de 80 gramos y el loncheado 50% de raza ibérica de La Charcutería de Mercadona, con 76 puntos, que se vende a 12,50 euros el sobre de 100 gramos.

    En la categoría de jamón en lonchas de bellota 100% raza ibérica el mejor fue el jamón Club gourmet El Corte Inglés 100% ibérico bellota, con 85 puntos, a un precio de 16,70 euros el paquete de 80 gramos.

    Le siguen Cinco Jotas y su Bellota 100% ibérico (77 puntos) que se vende a un precio de 27,50 euros el paquete de 80 gramos; y el jamón Bellota 100% de Covap Esencia Única, con una calificación de 74 puntos, a 22 euros el sobre de 120 gramos.

    ASPECTOS A TENER EN CUENTA

    La OCU recuerda que, dentro de los jamones curados, el jamón ibérico, de cerdos ibéricos, destaca por su calidad. En los cerdos de raza ibérica, la grasa se encuentra infiltrada en finas vetas dentro del músculo, por lo que la carne resulta especialmente sabrosa, señala la organización. Si, además, el cerdo se ha alimentado con bellotas, esa grasa tendrá una consistencia suave, que se funde en la boca al comer.

    Para saber de qué tipo de jamón se trata, cuando la pata está entera puedes fijarte en su forma y, sobre todo, en el color del marchamo que lleva colgado

    Para saber de qué tipo de jamón se trata, cuando la pata está entera puedes fijarte en su forma y, sobre todo, en el color del marchamo que lleva colgado, pero si lo vas a comprar loncheado, el mejor aliado para conocer el jamón es la etiqueta. Hay dos datos fundamentales que debes localizar: la raza del cerdo y cómo se ha alimentado.

    Asimismo, insiste en que solo son jamones ibéricos «los que proceden de cerdos cuya madre es de raza ibérica y está inscrita en el libro genealógico», pero existen variantes en función de la raza del padre. Esto se indica con la denominación ibérico y un porcentaje: en las etiquetas, por tanto, podemos encontrar tres tipos de menciones para definir el jamón ibérico:

    1.- Ibérico 100%: tanto el padre como la madre son de raza ibérica certificada, es decir, se encuentran inscritos en el libro genealógico.

    2.- Ibérico 50%: la madre es de raza ibérica 100% certificada y el padre es de raza Duroc, un tipo de cerdos parecidos al ibérico pero de mayor rendimiento.

    3.- Ibérico 75%: la madre es de raza ibérica 100% certificada y el padre es 50% ibérico.

    El porcentaje de ibérico tiene que figurar obligatoriamente junto con la palabra «ibérico» en la etiqueta y en un tamaño casi igual de grande y visible.

    TIPO DE ALIMENTACIÓN

    El tipo de alimentación que comen los cerdos es también importante y se refleja de forma casi directa en la grasa que almacenan en sus músculos. Por eso es preciso saber cómo ha vivido y con qué se ha alimentado el cerdo cuyo jamón te vas a comer. En las etiquetas podrás encontrar tres menciones:

    1.- Cebo: estos jamones provienen de animales que han sido criados con pienso de cereales y leguminosas dentro de naves o cebaderos, donde disponen de 2 m2 para cada uno. Cuando se sacrifican, deben tener 10 meses de edad como mínimo y un peso de entre 108 y 115 kilos. En el análisis de la OCU, el precio medio por kg de este tipo de jamón es de 64 euros.

    2.- Cebo en campo: es el jamón de cerdos que también se crían con pienso de cereales y leguminosas, pero pasan parte de su vida al aire libre, con una densidad de un cerdo por cada 100 m2 o 10 animales por hectárea. Se sacrifican a los 12 meses como mínimo con un peso de entre 108 y 115 kilos.

    3.- Bellota: estos cerdos se mantienen en el campo durante un mínimo de dos meses antes del sacrificio, alimentándose exclusivamente de lo que puedan encontrar en la dehesa (pasto, bellotas…). La densidad es entre 0,25 y 1,25 cerdos por hectárea, dependiendo del arbolado. Los animales se sacrifican cuando tienen al menos 14 meses. El precio medio del jamón de bellota del análisis oscilaba entre los 149 euros del ibérico 50% y los 234 euros/kg del ibérico 100% .

    Todas estas cuestiones las comprueba una entidad certificadora, cuyo nombre debe aparecer en la etiqueta. En ocasiones, se declara también el tiempo de curación, que será de un mínimo de 18 meses para las piezas más pequeñas y 24 meses para las de más de 7 kg.

    EN EL PLATO

    El jamón ibérico es un producto con un porcentaje elevado de grasa, entre el 16% y el 43% en los jamones analizados. No por tener una cantidad mayor de grasa se considera que el jamón es de menos calidad. El porcentaje depende de la genética del cerdo, del tipo de cría, de si se trata del jamón (pata trasera) o de la paletilla (pata delantera) pero también influye la zona de la que provienen las lonchas.

    Un exceso de sal sí se considera un defecto, pues afecta al sabor

    En cambio, un exceso de sal sí se considera un defecto, pues afecta al sabor. «No desconfíes de los puntitos blancos, porque no son sal, sino cristales de tirosina y se consideran una señal de buena curación», recomienda la organización.

    La ventaja es que, cuando está cortado en lonchas y envasado en sobres transparentes, vas a poder ver la cantidad de grasa que lleva y elegir según tus preferencias. Conviene que abras el sobre y lo dejes a temperatura ambiente un rato antes de comerlo, para que la grasa se atempere y se perciba mejor el aroma y sabor.

    OJO AL PESO

    Asimismo, la OCU señala que hay que prestar atención al peso marcado en la etiqueta y al precio por kg que deben indicar en el lineal del supermercado, porque hay envases de apariencia muy similar, incluso de la misma marca, que tienen pesos bastante diferentes (90 g, 100 g, 120 g, 150 g…). «Si te fijas solo en el precio del envase, te puedes equivocar al comparar», asegura.

    Respecto al coste, la forma de cría tiene mayor impacto en el precio que el porcentaje de raza ibérica: el jamón de bellota puede ser hasta el 266% más caro que el de cebo. El espacio y el tiempo necesarios para criar un cerdo en montanera encarecen mucho el producto respecto a la cría intensiva en establos. Por eso, desde hace cinco años, solo el jamón de bellota puede llevar imágenes de campo en sus etiquetas.

    Jamón Bellota Montesano Puro Bellota 100% Ibérico

    Descripción

    La procedencia de éste jamón es de raza 100% ibérica 100% pura y altamente controlada por técnicos agropecuarios y veterinarios cualificados, quienes determinan, de acuerdo a las normas establecidas, cuál es el grado de pureza del cerdo.

    Procedencia del Jamón Bellota Montesano puro Bellota 100% Ibérico

    Una vez que se tiene comprobada esta información como sello de garantía se otorga una etiqueta negra que avala que es un cerdo de alta calidad 100% ibérico de Bellota o un llamado “pata negra”, identificación que se da en estos casos.

    ¿Cómo se ha madurado?

    El tiempo de curación de una pieza de este jamón es de 32 meses, tiempo en el que se considera que el mismo pueda alcanzar su estado ideal.

    Características del jamón Bellota Montesano puro Bellota 100% Ibérico

    Este jamón se caracteriza por mostrar en su interior una carne de color rojo intenso muy brillante con suaves vetas alargadas. Así mismo, su apariencia exterior es alargada y agradable a la vista del consumidor con un aroma suave y una textura grasa y fibrosa.

    Presentación del Jamón Bellota Montesano puro Bellota 100% Ibérico

    Este producto viene envuelto en una malla protectora y empacado en una caja especial listo para ser transportado.

    Una bebida que combina muy bien con este jamón es el vino tinto del año, ya que por ser suave realza el sabor del jamón Bellota Montesano y su acidez ayuda a eliminar la grasa del jamón del paladar.

    Jamón Bellota Montesano puro Bellota 100% Ibérico va fenomenal con Canutillos de jamón Bellota con cebolla crujiente

    1. Pica 1 cebolla en dados luego los enharina y los fríe muy bien. La cebolla se debe dejar secar por aproximadamente 1 día en papel secante.
    2. Pasado ese tiempo, se rellenan las lonchas de jamón bellota con la fritada y se enrolla como un canelón.
    3. Finalmente, lo colocamos sobre pan tostado.

    “Vendemos millones de jamones Montesano en el mundo con oficinas en Japón y China”

    “Creamos una sociedad con Francisco Gómez, Lanzateide Comercial. Empezamos en los locales de Coteba. Ahí empezó. Luego adquirimos el Supermercado Yumbo, que se lo alquilamos a Mercadona. Después nos metimos en unos frigoríficos en el Puerto de Las Palmas; aquí también tenemos dos frigoríficos. En hostelería, entramos con Marichal en el hotel Marylanza y hay nuevos proyectos. Participamos en una harinera de Las Palmas, en Vidrieras Canarias y en Hiperdino. Yo, a través de una de las sociedades, estoy en Contactel, una empresa de call center, con 800 empleados (un centenar de ingenieros)”.

    -Usted y Francisco Gómez forman un tándem.
    “Es una amistad que dura 40 años. Desde los 80 canalizamos muchas inversiones juntos”.

    -¿El cochino canario no ha entrado en sus planes?
    “Entró en su día. Tuvimos un plan con el Cabildo, pero nos dio de lado. Yo llevo mucho tiempo con ganas de poner una granja y no encuentro suelo, o hay una casa próxima, y el alcalde me dice que no o el vecino que tampoco”.

    -¿La crisis le cogió con la despensa llena?
    “Me cogió fuerte por esa política mía previsora de toda la vida. Y no hubo despidos ni reducción salarial. En los años 2007 y 2008 teníamos una cantidad de jamones carísimos que bajaron los precios. Vendíamos perdiendo 120 euros en cada jamón. Había jamones para dar y tomar. Así estuvimos un tiempo, aguantando, aguantando, aguantando”.

    -¿Cómo ha visto evolucionar a España en medio siglo?
    “Es otro país. De los años 60 en que vine, a la entrada en la Unión Europea, incluida la Transición, Canarias iba por delante de muchas zonas de la Península en infraestructuras y calidad de vida. Tras entrar en Europa, la Península dio un salto muy grande y aquí hemos ido más lento. La gente se dedicó a lo fácil. ¿Es negocio la construcción? Todos a la construcción. ¿El plátano? Todos al plátano. ¿El turismo? Todos a hoteles. Y cuando te vienen mal dadas, si te coge sin reservas, lo pagas caro”.

    -¿Le vino bien a Canarias la UE?
    “Yo digo que sí. Canarias, como puertos francos, hasta los años 70 era un oasis dentro de Europa, al que accedían productos de todos los mercados libres, sin aranceles, pero estos con la globalización fueron desapareciendo y de nada servía a las Islas quedar fuera de Europa”.

    -El Régimen Específico de Abastecimiento (REA) trata de garantizar en Canarias productos esenciales como la carne. ¿Ha sido eficaz?
    “Es una herramienta buena, pero insuficiente para la industria. Aquí se está produciendo una deslocalización industrial importante, y van a quedar pocas industrias”.

    -¿Y la Reserva de Inversiones (RIC)?
    “Para mí ha sido de las medidas más importantes que se han aplicado en Canarias. Ojo, para aquellas empresas que necesitan invertir; ha permitido capitalizar la empresa. Si no hubiera sido por eso, las empresas en las Islas no habrían aguantado el tirón de la crisis”.

    -¿Cómo ve la situación de España tras el 20 D?
    “Hay una gran confusión. Espero que esto se canalice de modo positivo, o no sería bueno para España”.

    -¿Cómo sorteó el mal de las vacas locas hace 20 años al frente del sector?
    “Yo era presidente nacional de la Asociación de Industrias de la Carne de España y me tocó vivirlo con los ministerios. Nos pilló desnuditos, sin previsión. Y a raíz de aquello, dije, señores, aquí tenemos que tener un gabinete de crisis formado por una compañía de comunicación y un soporte de unos catedráticos de nutrición y veterinaria que estén informando permanentemente. Ahora, cuando ha ocurrido esto de la OMS, la maquinaria ya estaba engrasada”.

    -¿Qué sensación le producen estos 50 años?
    “Los celebramos con un acto emotivo. Vinieron empleados de Extremadura, Barcelona, Gran Canaria, La Palma y Lanzarote. Éramos más de 300. Consiguieron emocionarme. Noté mucho cariño, que el personal me quería un montón. A un comercial de Las Palmas le dieron un premio y al recogerlo se me abrazo, se echó a llorar y me dijo: ‘Usted para mí ha sido más que mi padre”.

    -¿En el altar de los jamones cuál pondría?
    “¿El máximo? El ibérico puro denominación de origen Dehesa Extremadura. Y si es Montesano, mejor”.

    “SI FUERAS MI HIJO, TE ATABA”
    “¿Y ahora qué va a hacer usted?”, le preguntó el director de la Escuela de Comercio cuando Martín García Garzón se convirtió en profesor mercantil en Salamanca. “Pues volver al pueblo a ayudar a la familia”, le dijo. “Prepare la oposición a corredor de Comercio, no se meta en el pueblo”, le aconsejó. Garzón le dio vueltas en la cabeza a la idea de salir del pueblo durante cuatro años más. Regresó a la Fuente de San Estebany se puso el mono para atender el matadero y la carnicería, y enseguida compaginó los perniles de porcino con la corresponsalía de un banco. Estuvo entretenido. Pero a los 26 años lo tentaron: le propusieron montar en Tenerife, a 2.000 kilómetros del pueblo, una industria de embutidos de cerdo partiendo de cero, y contrarió la voluntad del padre de una manera cismática. “Si fueras mi hijo, te ataba a la puerta de la casa y no te dejaba ir”, le dijo un vecino, también ganadero. Pero el joven Martín García Garzón estaba decidido a cruzar el charco. En los años 60 Canarias tenía un plus de atractivo: era puerto franco. Tanto Martín García Ortega, el padre, como Pilar Garzón, la madre, acabaron más tarde seducidos por la Isla. “Se hicieron adictos a Tenerife”, cerca del hijo que montó sus reales en el monte de La Esperanza, desde donde iba a capitanear su pequeño gran imperio empresarial que hoy factura 75 millones de euros al año y da empleo a 400 trabajadores en la industria cárnica (un millar en todas las sociedades), con ramificaciones dentro y fuera de las Islas. Algo del olfato visionario del abuelo paterno, don Elías, había heredado Martín hijo. “El abuelo vivía en un pueblito agrícola, en pleno siglo XIX, y compró un terreno al lado del camino para montar una posada como las de las diligencias, con unas cuadras, para que se alimentaran y descansaran las mulas, mientras los ganaderos se detenían a comer antes de seguir camino hacia las fincas o Portugal”. El caravasar de don Elías no fue su única genialidad; también tuvo reflejos cuando los primeros coches imprimieron un tráfico incipiente: “El primer surtidor en 50 kilómetros a la redonda lo montó él”. Y era ganadero, claro. El día que Javier Pérez tocó a su puerta y le pidió ayuda para salvar al Tenerife con la megaidea de un sorteo de apartamentos, un coche y obsequios por el estilo -el Superlote-, le dijo que sí, y lo patrocinó con 10 millones de pesetas. No lo conocía de nada, le ganó por la pasión que ponía, y se adscribió al Tenerife y a un estilo de fútbol de balón educado que identifica con el Barça, pero su nómina de futbolistas no es excluyente: “Me gustan Iniesta, Xavi, Messi, Casillas, Isco, Busquets, Sergi Roberto…”. Cree este empresario próspero de Salamanca casado con María del Carmen Pascual -de Ávila- y radicado en Tenerife, con oficinas en Japón y Shanghái, que el mundo es una palabra humilde, un lugar donde la gente trabaja todos los días y a veces triunfa “sin necesidad de hacer el mal”. Fue instruido en la enseñanza de darse la mano. “Vamos a hacer las cuentas, Martín”. El ganadero que vendía los cerdos a su familia pasaba a cobrar los meses de marzo o abril, una vez sacrificados. “Y yo le decía: don Bernardino, usted las pone a un lado y yo en otro, a ver si coincidimos. Clavadas”. No habían hablado de precios, ni firmado papeles. Se habían dado la mano. Una filosofía ajena a la ley de la selva de los negocios donde todos quieren ser el león. En esta entrevista afirma que prefiere al cerdo y reencarnarse en el noble animal que conoce desde niño, la mejor mascota cuando escaseaban los juguetes, las pelotas eran de trapo y el que tenía un triciclo era un privilegiado. Todo era poco, “pero corríamos y jugábamos”. Le quedan cuatro amigos del pueblo con la misma edad (uno sigue allí; otro ha vuelto a Salamanca; otro es cura en Madrid, y otro cirujano en Barcelona) y se reúnen dos veces al año. “Lo pasamos fenomenal, no nos separamos durante días enteros”. Este año el alcalde lo invitó y fue pregonero del pueblo. Mucha gente se ha ido. Por eso él vuelve siempre que puede al sitio donde está la plaza de la infancia y la casa de los padres, que fue el origen de todo.

    Extremadura podrá exportar jamones con hueso y embutidos a China

    Jamones de Montesano, la única empresa extremeña que vende en China, en su industria de Jerez. / HOY

    Solo Montesano de Jerez está autorizada para vender a ese país, que admitía hasta ahora exclusivamente carne congelada y deshuesada

    CELESTINO J. VINAGRE Jueves, 29 noviembre 2018, 12:40

    China elimina las trabas administrativas que impedían entrar en su gigantesco mercado a jamones y embutidos procedentes de España. Hasta ahora, los productores españoles podían exportar carne de cerdo siempre que fuera congelada o deshuesada y que hubiera sido curada durante un mínimo de 313 días. Eso va a cambiar. Se podrán vender jamones y paletas con hueso y, además, se podrá comercializar todo tipo de embutido como chorizos o salchichones. Extremadura se encuentra a partir de ahora ante una importante oportunidad de negocio aunque desde el sector del porcino se apela a partes iguales tanto al optimismo como al realismo.

    El Gobierno chino y el español firmaron ayer un protocolo que favorece la exportación de carne de porcino al país asiático. Solo una empresa cárnica de la región, Montesano, está homologada de momento para vender carne de cerdo a China. Con instalaciones en Jerez de los Caballeros, comenzó sus ventas a ese país en 2008. Es una de las industrias pioneras en lograr abrir mercado allí.

    Hay 28 empresas españolas con productos autorizados para la exportación a China. Solo cinco están autorizadas a exportar jamón deshuesado. Una de ellas es Montesano, que también vende en Japón, Corea, Malasia o Vietnam.

    «No fue fácil entrar. Allí hay una industria de cerdo con mucho peso a la que no le interesan nuevos competidores. Sin embargo la demanda del jamón español, ibérico o serrano, ha crecido muchísimo en China y hay mucho interés en su consumo», dice Jaime García, director de operaciones de Montesano. La industria asentada en Jerez mantiene un volumen de ventas a China que ronda el millón de euros al año. Unas expectativas de ingresos que ahora se incrementan objetivamente.

    «No solo se trata de que puedan ahora comer más jamón, que lo van a comer porque cada día se consume más, sino también que se abre la puerta al chorizo, al salchichón… Se trata de un acuerdo entre España y China fundamental para que demos a conocer mucho mejor nuestros productos», agrega García.

    El director de operaciones de Montesano puntualiza que existe una clientela potencial de 140 millones de chinos para degustar jamón y embutidos. Es el 10% de la población, el porcentaje de personas de medio y alto poder adquisitivo. Son las que van a poder pagar unos jamones costosos en el caso de los ibéricos de bellota porque «aparte del coste en sí de elaborarlos hay que sumarle los gastos del transporte y aranceles».

    Para Montesano, una vez abierto con más facilidad el mercado chino, la clave es que Extremadura «exporte lo que realmente produce en el ibérico y eso es calidad. Ese es nuestro sello distintivo frente a los productores del jamón serrano. Debemos intentar que los chinos opten por el porcino de calidad».

    La calidad

    Por este motivo, Jaime García aclara que «no se van a terminar los jamones ni en España ni en Extremadura. Crecerá la exportación a China, sí, pero sobre todo lo hará en el caso de los jamones serranos o en el de los ibéricos de cebo, que se pueden producir con facilidad. En el caso de los jamones de ibérico de bellota y los de ibérico cien por cien la industria puede hacer lo que digan las encinas y los alcornoques cada año. Es lo que tiene la calidad».

    El directivo de Montesano indica que es muy posible que el precio del jamón en España suba por la demanda china pero insiste que solo en el caso de las piezas de bellota.

    De otro lado, el protocolo firmado ayer entre España y China favorece también las ventas de uva de mesa española en ese país.

    admin

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *