0

Jamon york embarazada

Jamón Serrano o Jamón Cocido, ¿Qué puedo comer durante el embarazo?

Te enteras de que estás embarazada y de repente no sabes qué puedes o no comer, todo el mundo comenta cosas sobre el jamón serrano, el atún, o el marisco. Parece ser que, en caso de tener gato, tienes que echarlo a la calle, y que ya no podrás comer nada de embutido. Pero ¿qué es real de todo esto?

Bueno, ante todo explicar, que las medidas de higiene y prevención que se toman en el embarazo con respecto a la alimentación, van enfocadas prioritariamente a evitar dos infecciones: la toxoplasmosis, y la anisakiosis.

La toxoplasmosis es una enfermedad infecciosa ocasionada por el parásito toxoplasma gondii. Se transmite de animal a persona, la única forma de transmitirla de persona a persona es cuando la mujer está embarazada y puede transmitírsela a su bebé. Esta enfermedad a la madre no le afecta a penas, puede no darse cuenta de que la ha pasado, o pasar un simple resfriado. Sin embargo si la pasa durante el embarazo, al feto si le afecta, y puede llegar a hacerlo de manera grave.

El portador de esta infección es el gato, que transmite el parásito a través de sus heces. Si pensamos bien, aunque sea el gato el único que transmite el parásito directamente, las heces de gatos pueden estar en todas partes, es decir, en la misma tierra donde meten el hocico otros animales como el cerdo o el cordero, que pueden tragar estas heces infectadas, y el parásito se quedaría en sus tejidos formando quistes, pudiendo ser ingeridos por nosotras cuando comemos su carne. Además hay otras cosas que están en contacto con la tierra, como las frutas, hortalizas y verduras, por lo que también debemos prestar atención a ello. Según esto… se nos ocurren varias preguntas ¿debo dejar de comer carne entonces? ¿qué hago con las verduras y las frutas? Si tengo un gato en casa ¿qué puedo hacer?

No hay que dejar de comer carne, sólo hay que tener cuidado a la hora de manipularla (cuando la estamos preparando para cocinarla, que está aún cruda) y cocinarla. No se puede comer carne cruda, ya que podría contener este parásito y, al no pasar por altas temperaturas en la sartén, no moriría y podría infectarnos. Para ello aconsejamos varias cosas:

– Lavarse las manos después de tocar y manipular carne cruda.

– Comer carnes bien hechas ( que desaparezca el color rosita de la carne poco hecha que tanto nos gusta a veces)

– En el caso de embutidos, no comerlos si no han pasado un proceso de cocinado, por ejemplo, el jamón cocido, al estar cocido, ya ha sido sometido a altas temperaturas, por lo que si se puede comer, sin embargo, el salchichón, o el jamón serrano, no está tratado, ni cocinado, por lo que no se podría comer directamente. Pero hay formas de comer jamón serrano, y es tan fácil como congelarlo a -20ºC durante 2 días, y luego descongelarlo a temperatura ambiente y comerlo tan ricamente. El problema es que hay que asegurarse de que el congelador llega a estas bajas temperaturas, y suelen llegar a ellas los congeladores que están separados de los frigoríficos. Siempre podéis fijaros en la temperatura a la que llegan vuestros congeladores y si se puede, ¿ por qué no dejar unas lonchitas de jamón serrano preparadas para un día especial que se te antojen?

– Con la fruta, verdura, y hortalizas hay que tener precaución antes de comerlas. Se tienen que lavar muy bien, o bien con agua y jabón, o bien con amukina (la lejía para los alimentos que se vende en los supermercados), y tener en cuenta medidas de higiene siempre que se toquen frutas y verduras, o que cambiéis la tierra de las plantas o flores que tengáis en casa. O si tenéis un pequeño huertecito, poneros guantes al manipular la tierra, o lavaros muy bien las manos después de hacerlo.

– Y… ¿qué hago con mi gato? Puede ser que tu gato no tenga la toxoplasmosis, o puede que sí. Es muy frecuente que si has tenido como mascota a un gato durante años, tú ya hayas pasado la toxoplasmosis, por lo que no pasaría nada, porque ya habrías pasado la infección y ya no la transmitirías a tu bebé. Pero por si acaso, debes tener cuidado, para nada tienes que echar a tu gato de casa, solo debes intentar evitar ser tú la que cambie la arena de su caja, o si lo haces, hacerlo con guantes. Puedes seguir acariciándolo, pero no te acerques mucho al hocico, y lávate las manos siempre.

Una de las cosas que más me llamó la atención al quedarme embarazada era que no se puede comer jamón ni embutidos durante el embarazo. Mira que el embarazo tiene ciertas ventajas, pero esta es una desventaja enorme.

Comer jamón siempre viene bien, es un alimento que a mi personalmente me gusta mucho, para merendar, para algún sofrito en verduras. ¿Y que pasa durante el embarazo? ¿ no se puede comer jamón?

La toxoplasmosis: el motivo de no poder comer jamón y embutidos en el embarazo

La toxoplasmosis es una de esas palabras que quizá no habíais oído hasta que os quedasteis embarazadas. En el diccionario de embarazadas tenéis esta y otras más. La toxoplasmosis tal y como la define Google es:

«Enfermedad causada por protozoos que se presenta en diversos mamíferos, aves y reptiles y puede contagiarse al ser humano por contacto con animales afectados, especialmente gatos, o por el consumo de verduras contaminadas con las deyecciones de estos.(…)la toxoplasmosis suele ser benigna e incluso asintomática, pero resulta peligrosa si se contrae durante el embarazo, puesto que puede provocar malformaciones en el feto»

En Wikipedia la definición es más técnica, y añaden:

Las medidas de prevención son particularmente importantes en las mujeres embarazadas y consisten en normas generales de higiene para evitar la transmisión por alimentos o agua contaminada, no consumir carne cruda o mal cocida y evitar contacto con heces de gato.

Ya veis que no es grave, en principio el 50% de nosotros puede haberla pasado y no haber notado más que síntomas de un catarro común. Pero sí es grave durante el embarazo.

Como habéis leído no sólo se trata de comer jamón durante el embarazo, sino que hay que tener en cuenta otros factores de riesgo

  1. Jamón y embutidos en general
  2. Carnes crudas
  3. Verduras mal lavadas
  4. Heces de gato

Las heces de gato no es que te las vayas a comer, pero puedes contagiarte al limpiar el arenero (o como llaméis a la zona de pis y caca de vuestros felinos)

Como evitar la toxoplasmosis y comer jamón

Yo creo que evitar las heces de gato es fácil y una excusa perfecta para que lo haga el futuro papi , lavar bien las verduras también es fácil. Existen productos para ello y sino con agua con vinagre también se limpian. Cocinar más la carne es fácil también.

Pero, ¿y el jamón? Ese jamón serrano tan rico cuando sales de tapas con tus amigos (disfruta de estos momentos previos a tener hijos), ese jamón que ponen en la mesa en Navidad, jamón bueno bueno, o esos bocadillos para merendar o almorzar (porque durante el embarazo hay que hacer muchas comidas diarias, sobre todo el primer trimestre).

Sí se puede comer jamón, pero… ¿Cómo?

El jamón una vez que se cocina también se puede comer. Y sino, aunque cambia un poco el sabor, lo congelas previamente y así también evitas la toxoplasmosis.

Recetas con jamón:

  • Judías verdes con sofrito de cebolla y jamón. (sustituye judías por espinacas e igual de bueno)
  • Pizza casera «serranita «.
  • Espárragos trigueros con jamón.
  • Albóndigas de carne. Echarle un poco de jamón da un sabor muy rico.
  • Croquetas de jamón de la mia mamma.

Supongo que podría seguir, ¿verdad? El jamón siempre apetece y es un rollo evitarlo en el embarazo, pero ya veis que podéis disfrutarlo de otras maneras.

¡Por cierto! Jamón cocido, ósea Jamon York sí podéis comer. hayáis pasado la toxoplasmosis o no. En mi caso acabé muy hartica del jamón york todos los días el mismo almuerzo.

Y si sois de las afortunadas que habéis pasado la toxoplasmosis…¡a comer jamón y embutidos por las demás!

Recomendaciones generales para evitar la toxoplasmosis

Al quedarte embarazada, una de los cuidados más claros que tienen la mayoría de las embarazadas es: “durante el embarazo no puedes comer jamón”, y la mayoría de las veces no se sabe porqué es, si es que acaso el jamón es nocivo…pues esta recomendación tan conocida por la sociedad se debe a un parásito llamado Toxoplasma gondii, que es el causante de la toxoplasmosis.

La Toxoplasmosis se puede contraer a lo largo de toda la vida, presentando unos síntomas de malestar general, cefaleas, febrículas y síntomas catarrales, el problema viene si se contrae la enfermedad estando embarazada ya que puede provocar problemas muy graves en el recién nacido o incluso abortos.

El bebé se puede contagiar de la enfermedad a través de la placenta.

Una vez que se ha contraído la enfermedad, hay inmunidad, esto quiere decir, que si has pasado la enfermedad no puedes volver a pasarla durante el embarazo, con lo que las recomendaciones para evitar la toxoplasmosis no deberás tenerlas en cuenta. Sabrás si has pasado la enfermedad, con los resultados de la analítica del primer trimestre,en la que se pide también el triple screening, si no la has pasado se vuelve a pedir este marcador, en las siguientes analíticas.

Imagen de google

El toxoplasma se encuentra en los excrementos de gato (la multiplicación del toxoplasma se da en el intestino del gato y, al expulsar las heces son estas las que pueden contaminar tierras, frutas, verduras…) o en las carnes crudas o poco cocinadas, otras fuentes son las verduras y hortalizas, la leche de cabra y los huevos crudos.

• Lavarse bien las manos antes y después de manipular alimentos.
• No comer carne cruda o poco cocinada. Cocinar bien la carne.
• No comer embutidos crudos (jamón serrano, lomo, chorizo, salchichón), el embutido cocido si se puede ( jamón york, chopped…). Podemos cocinar el embutido crudo (chorizo en las lentejas, jamón en el cocido,..)
• Congelar durante mínimo dos días a -20ºC la carne.
• Lavar bien las verduras, hortalizas y frutas que se vayan a consumir crudas (ensaladas).
• Beber sólo agua potable.
• No ingerir huevos crudos (mayonesa casera, merengue…) ni leche cruda
• Evitar los trabajos de jardinería, y si se van a realizar utilizar guantes para ello, después lavarse las manos.
• Evitar el contacto con gatos desconocidos.
• Si se tienen gatos:
– Asegurar la correcta vacunación del animal y alimentarlo con comida no cruda (pienso o comida de lata).
– Que otra persona se encargue de limpiar el sitio donde hace sus necesidades, si no es posible se realizará con guantes y luego se lavará las manos.
• Evitar las zonas de arena de los parques infantiles.

¿Cuándo empezar a tener cuidado con la toxoplasmosis?

Son muchas las mamás que en la primera consulta vienen bastante alarmadas, porque han estado comiendo jamón antes de enterarse de que estaban embarazadas. Yo a todas las tranquilizo, porque el riesgo realmente es muy pequeño y al principio del embarazo existe una situación que se llama la ley del todo o nada. Es decir si el embarazo sigue adelante, tranquila porque no va a existir ninguna enfermedad grave; si así pasase vendría la regla ( es decir se terminaría el embarazo). Y luego por otro lado, se va a pedir en la analítica de todos los trimestre la serología del toxoplasma. ¿Qué indica esto? pues si habéis pasado el toxoplasma hace años, o si por el contrario os acabáis de contagiar durante el embarazo.

Si ya sabéis que estáis embarazadas, mi recomendación es que empecéis a tener estas recomendaciones en cuenta; porque el primer trimestre de embarazo es en el que se forman todos los órganos, y va creciendo el embarazo semana a semana.

Ahora bien, como en todo lo que rodea al embarazo existe diversas controversias acerca de la toxoplasmosis y algunas recomendaciones, cada vez son más los profesionales que no incluyen el embutido como jamón, chorizo,…en los productos a evitar para la toxoplasmosis, puesto que los productos que consumimos pasan unas pruebas de calidad sanitaria; al igual que no existe unanimidad en la utilidad de la congelación de la carne como medida para evitar la toxoplasmosis.

Se pueden recibir mensajes contradictorios, lo que si que está claro es que los alimentos que provengan directamente de matanzas hay que evitarlos, y si quereis comer jamón o no, en función de lo que os recomienden será decisión vuestra, desde aquí no os puedo aconsejar qué hacer, eso sí si vais a consumir estos embutidos aseguraros que han pasado controles de calidad (el jamón que compramos en el mercado/supermercado tienen sus etiquetas donde viene la información), y que conoceis de donde provienen.
En el resto de recomendaciones si que existe unanimidad entre profesionales, así que a limpiar bien las verduras y las frutas, y mucho cuidado con los gatos que no conocemos.

No hace falta tener una dieta para embarazada específica, lo que hay que hacer es una alimentación saludable, como ya os he comentado más de una vez, y siento deciros que los donuts, palmeras de chocolate, pizza, hamburguesas…no están dentro de la alimentación sana y equilibrada para el embarazo.

Con la alimentación durante el embarazo, comer sano, intentar evitar al máximo los productos crudos (carnes, pescados,…); y mucho cuidado con los opinólogos, que podéis recibir información errónea. Acordaros de solucionar vuestras dudas con un profesional, así os aseguráis de recibir la información más actualizada que hay.

Si queréis tener más información acerca de los cuidados básicos que hay que tener durante el embarazo, suscribiros al blog y recibiréis el e-book con información muy valiosa para cuidaros durante el embarazo.

Recordaros que tenéis el curso de preparación al parto online, con un super descuento mayor del 60%. para que os podáis preparar para el parto, con la comodidad del formato online.

¿Se puede comer un sándwich de jamón y queso durante el embarazo ?

¡Qué alegría descubrir que estamos embarazadas! ¡Un hermoso bebé llegará a nuestra vida! Pero este período no solo es alegría. Los médicos nos darán una serie de recomendaciones para que el embarazo transcurra de la mejor manera posible. Y a menudo es difícil saber qué alimentos podemos comer sin que exista ningún riesgo para el bebé. ¿Se puede comer un sándwich de jamón y queso durante el embarazo? Revisaremos a continuación los riesgos ligados a los ingredientes presentes en los sándwiches para que usted sepa si puede o no comer un sándwich de jamón y queso.

¿Se puede comer un sándwich de jamón y queso durante el embarazo?

Durante un viaje en auto, una pausa en el trabajo o un picnic suele ocurrir que tengamos ganas de comer un sándwich de jamón y queso. Pero ¿se puede comer un sándwich de jamón y queso durante el embarazo sin riesgo? La mayoría de sándwiches son seguros para el bebé. Pero es importante saber algunas cosas antes de elegir cuál comprar.

¿Qué debe verificar para saber si puede o no comer un sándwich de jamón y queso durante su embarazo?

Para comer un sándwich de jamón y queso durante el embarazo sin provocarle problemas al bebé, usted debe verificar los ingredientes del sándwich. Los principales riesgos están ligados a la toxoplasmosis, la listeriosis y la salmonelosis.

Comer un sándwich de jamón y queso durante el embarazo: la mayonesa

La mayonesa industrial presente en los sándwiches es segura. Un sándwich industrial contiene solo mayonesa industrial por lo que puede consumirse sin problemas durante el embarazo.

La mayonesa casera o preparada en las panaderías muchas veces es elaborada con huevo crudo. El huevo crudo puede transmitir la Salmonela, una bacteria que se encuentra en los huevos que no están frescos. Por lo tanto, no se recomienda comer un sándwich con mayonesa casera, a menos que la haya preparado usted misma. Pregunte con qué tipo de mayonesa fue hecho el sándwich antes de consumirlo.

¿Es arriesgado comer un sándwich de jamón y queso con huevo durante el embarazo?

Si usted está embarazada y decide comer un sándwich de jamón y queso y este contiene huevo duro, le recomendamos que consulte nuestro artículo: ¿Se puede comer huevo duro durante el embarazo?

Los sándwiches con hortalizas crudas o lechuga durante el embarazo

Este párrafo está dirigido a las mujeres embarazadas que no están inmunizadas contra la toxoplasmosis. Si usted va a comer un sándwich de jamón y queso durante su embarazo y este contiene hortalizas crudas o lechuga, deberá verificar que hayan sido cuidadosamente lavadas.

Los sándwiches de panadería o los sándwiches Subway pueden contener vegetales que usted no sabe si fueron bien lavados, por lo que es mejor evitarlos. También puede elegir sándwiches con verduras cocidas como pimientos, cebollas cocidas, etc.

Los sándwiches Sodebo , los sándwiches industriales, los sándwiches triangulares y demás sándwiches que se venden en los supermercados son elaborados con verduras lavadas por lo que no representan ningún riesgo. Elija entonces de preferencia sándwiches industriales o caseros (preparados por usted misma), en los que los vegetales hayan sido bien lavados.

Motor de búsqueda de alimentos para mujeres embarazadas

Los sándwiches de pescado o mariscos durante el embarazo

Si usted tiene ganas de comer un sándwich de jamón y queso durante su embarazo debe verificar si contiene pescado o mariscos. Si un sándwich contiene atún, salmón, cangrejo o surimi, es importante que se asegure si puede o no comerlos.

El sándwich de atún es preparado con atún en lata, por lo que no representa ningún riesgo para el embarazo.

El sándwich de cangrejo cocido y desmenuzado está permitido durante el embarazo. No tiene riesgo de transmitir listeriosis ya que el cangrejo está cocido. Sin embargo, no se recomienda consumir sándwiches que contengan surimi.

Tampoco se recomienda consumir sándwiches de salmón ahumado durante el embarazo. El salmón ahumado puede transmitir listeriosis o toxoplasmosis, dos enfermedades que pueden causarle problemas al bebé.

Carne

Todos los sándwiches preparados con carne cocida están autorizados, con excepción de aquellos que contengan vísceras. No se recomienda comer embutidos, por lo que hay que olvidarse del sándwich de salchichón de Lyon, el sándwich de jamón crudo y el sándwich de rillettes o de paté.

El sándwich de jamón cocido sí está autorizado ya que no representa ningún riesgo.

Mantequilla

El consumo de un sándwich de jamón y queso durante el embarazo está autorizado pero es necesario verificar si contiene mantequilla. Se puede comer mantequilla durante el embarazo siempre que haya sido elaborada con leche pasteurizada. La mantequilla pasteurizada es la más común por lo que no debemos preocuparnos por eso.

Comer un sándwich de jamón y queso durante el embarazo: el queso

Usted puede comer un sándwich de jamón y queso durante su embarazo pero debe estar atenta ya que puede contener queso. Los quesos que no están autorizados son aquellos que no han sido pasteurizados como por ejemplo el camembert o los quesos azules como el roquefort. Los quesos que sí se pueden comer son los quesos duros.

Descubra en nuestro motor de búsqueda si el queso que está en su sándwich está permitido.

Conclusión

En resumen, durante su embarazo usted puede comer sándwiches industriales y también puede comer sándwiches caseros si usted misma los prepara, ya que conoce los alimentos autorizados y aquellos que no están permitidos. En cuanto a los sándwiches de panadería, debe evitar los que contengan embutidos, mayonesa casera o vegetales crudos. Elija de preferencia el de jamón con mantequilla, el de pollo con mayonesa industrial o el de atún con mayonesa industrial. Usted sí puede comer un sándwich de jamón y queso durante su embarazo.

Llevamos todo una vida escuchando que el jamón es malo durante el embarazo, que es uno de esos alimentos que hay que eliminar de la dieta en la gestación. Y es que desde hace años su consumo se relaciona con la toxoplasmosis, una enfermedad producida por un parásito llamado Toxoplasma gondii, que preocupa a las embarazadas, ya que puede dañar al feto e incluso provocar su muerte si se infectan con él.

Pues bien, el Hospital San Juan de Dios de Córdoba, en colaboración con la Denominación de Origen Protegida (DOP) Los Pedroches y la DOP, afirmaba hace unos días que sí se puede comer jamón durante el embarazo siempre y cuando este cuente, al menos, con 18 meses de curación y haya pasado los controles de calidad que así lo certifiquen.

Debe contar con al menos 18 meses de curación y haber pasado los controles de calidad

El doctor José Eduardo Arjona, jefe de la unidad de la Mujer de dicho hospital, y Manuela Hernández, coordinadora del Centro de Investigación y Calidad Agroalimentaria del Valle de los Pedroches (Cicap); han asegurado en declaraciones al Diario de Córdoba que “el consumo de jamón como alimento cardiosaludable que es, no debe desecharse durante el embarazo cuando no existen estudios concluyentes que establezcan que su ingesta aumenta las posibilidades de contagiarse por toxoplasmosis”, apuntaba Arjona.

Hernández también explicó que diferentes estudios, varios de ellos realizados por el propio centro en colaboración con la Universidad de Córdoba, han evidenciado que “a partir de los 15 meses de maduración del jamón, la toxoplasmosis pierde su acción, por tanto, el jamón con denominación de origen, con 24 meses de curación, asegura la no supervivencia del parásito”. Por eso, la responsable del Cicap señalaba la importancia de que se refleje en el etiquetado del producto el tiempo de curación.

No existen estudios concluyentes que establezcan que la ingesta de jamón aumente las posibilidades de contagiarse por toxoplasmosis”

Doctor José Eduardo Arjona

Desde la Sociedad Española de Ginecología hace tiempo que se afirma que las embarazadas sí pueden comer jamón sin congelar “siempre cuando haya pasado la cadena de producción sanitaria contrastada”. De ahí, de nuevo, la importancia del etiquetado y de los controles de calidad.

Respecto a los beneficios que este producto puede tener en la alimentación de la mujer embarazada, Manuela Hernández ha recordado que las necesidades de minerales y vitaminas en la gestación se elevan, por lo que se precisa de una alimentación rica en minerales y vitaminas del complejo B (de origen animal).

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *