0

Jugadores de rugby

Tabla de contenidos

Cada logro, cada título y cada cierre de temporada exitoso se celebra de diferente manera. Hay algunos que se emocionan, otros que gritan, y otros que aprovechan para sacar su lado más bromista. En este caso, algunos jugadores del equipo de seven de los All Blacks, dejaron de lado su pudor y decidieron festejar posando desnudos.

Lo que se conoce como «Naked Thropy» llegó al rugby de la mano de los hombres de negro, principalmente de dos de sus jugadores: Sam Dickson y Kurt Baker.

Tras la victoria de los All Blacks frente a Sudáfrica, Dickson publicó una foto junto a sus compañeros completamente desnudo, celebrando un nuevo título con la selección de Nueva Zelanda.

Ver esta publicación en Instagram

Winners are grinners! A weekend to remember. #sydney7s

Una publicación compartida de Kurt Baker (@krutbaker) el 3 Feb, 2019 a las 11:25 PST

Baker, el All Black que comenzó con esta moda, explicó a Newshub en una entrevista que posar desnudo fue una forma de desquitarse después de partidos complicados.

«Siempre he hecho algo similar si ganamos algo, así que pensé que debía de seguir la tradición habiendo ganado un Mundial», admitió después de conseguir el oro en los Juegos de la Commonwealth de 2018 y posar con un peluche.

Ver esta publicación en Instagram

This just happened 🥇

Una publicación compartida de Kurt Baker (@krutbaker) el 15 Abr, 2018 a las 1:06 PDT

Esta manera de festejar fue popularizada por las jugadoras del equipo italiano de voley, Imoco Volley, que tras conseguir su segundo título liguero optaron por mostrarse sin ropa, solo tapadas por el trofeo.

Ver esta publicación en Instagram

I CAMPIONI DELL’ ITALIA SIAMO NOI !!!!!!🔥🔥🔥🔥

Una publicación compartida de Joanna Wołosz (@asiawolosz14) el 6 May, 2019 a las 5:53 PDT

Macizo jugador de rugby se desnuda en la tele

El rugby no es un deporte que levante pasiones en nuestro país. Hace más de un siglo, fue el deporte del que nació el fútbol como variable para jugar con los pies y con el paso del tiempo, en España el fútbol se ha consolidado como el deporte rey por excelencia.

Sin embargo, el rugby tiene aspectos muy interesantes. Es un deporte donde la honestidad y el esfuerzo son valores supremos, donde hay pelea, lucha, garra… Y donde muchos y muchas dirán que los jugadores de rugby sí son tíos buenorros de verdad. Eso es así.

Y si no me creéis solo tenéis que echar un vistazo a este vídeo. En él Beau Ryan, jugador de rugby recientemente retirado esta temporada y comentarista del programa australiano Footy Show, apareció totalmente desnudo mostrando su espectacular cuerpazo a toda la audiencia.

La razón de esta locura es que Ryan prometió que si el equipo de su tierra, los NSW Blues, ganaba a Queensland en un torneo, él saldría sin ropa al plató de Footy Show. Vamos, una apuesta de las de toda la vida entre amigos… solo que esto no era pagar unas cañas. Ryan, como hombre de honor de rugby, cumplió su promesa y apareció delante de las cámaras totalmente desnudo; tan sólo tapó sus partes más íntimas con una careta.

Gran muestra de humor para este macizorro del deporte del balón ovalado. Ryan se sabe que está buenorro y por eso desde siempre no ha dudado en mostrar su espectacular cuerpo. Hace un tiempo posaba así de desnudito con un trofeo ganado…

No sé por qué me da que después de esto muchas chicas se van a aficionar al rugby…

Elan Musical: eres jugador de rugby, modelo, influencer… ¿qué será lo siguiente? ¿Actor?

Nick Youngquest: realmente nunca me lo he planteado, y mira que alguien me aconsejó el otro día meterme un poco en el mundo de la actuación, pero ahora mismo estoy centrado en Paco Rabanne. Ahora mismo estoy de visita en Barcelona representando la marca, así que en realidad sería un buen momento para experimentar cosas diferentes y trabajar en nuevos proyectos, tanto en España como en algún otro país de Europa. Estoy muy involucrado en los proyectos caritativos así que ahora estoy muy contento y espero que este proyecto no termine pronto, quiero que dure, pero al final todo tiene un fin y cuando llegue el momento tendré que dar el salto y arriesgar por otra cosa diferente. Espero que venga lo que venga siga teniendo su parte benéfica porque quiero seguir ayudando a quien lo necesite. Estoy muy interesado en trabajar para intentar hacer del mundo un lugar mejor así que si en el futuro hay algún proyecto interesante que me ofrezca la posibilidad de ayudar, yo estaré encantado de formar parte de él.

Elan Musical: hablemos un poco de música. ¿Qué podemos encontrar en una playlist hecha por ti?

Nick Youngquest: oh, Dios mío… soy una persona un poco rara para la música, la verdad. Puedo escuchar desde hardcore rap hasta country u otros estilos. También me gusta la música tranquila para relajarme y adoro a Madonna. La música es una muy buena forma de conectar con la gente de todo tipo, puedes escuchar música de varias generaciones y conectar con todas, es algo que me gusta mucho.

Elan Musical: como podemos ver en la imagen de Invictus, estás muy en forma. Recomiéndanos una dieta para estar como tú, desvélanos tu secreto.

Nick Youngquest: siempre he tenido la oportunidad de hacer muchísimo deporte, y no hablo solo de mis años en el rugby: desde pequeñito he hecho gimnasia, natación, yoga… amo hacer cualquier deporte, he hecho muchísimas cosas, así que siempre he podido estar en forma. Ahora que estoy viviendo en Lisboa puedo hacer surf todos los días y además participo en eventos deportivos benéficos. El truco está en saber cuál es el deporte que mejor va contigo y tener la constancia necesaria para practicarlo regularmente.

Elan Musical: eres un gran defensor de los derechos LGBT. ¿Has ido alguna vez al orgullo de alguna ciudad?

Nick Youngquest: la verdad es que no. He estado en eventos similares en Australia pero nunca en ningún orgullo, aunque creo que tengo el deber de usar mi voz para intentar que el mundo funcione un poco mejor, así que desde niño la he usado para tratar de normalizar asuntos como este. Cuando era joven no había jugadores de rugby abiertamente homosexuales. Con la cantidad de jugadores de rugby que tenemos en todo el mundo eso es imposible. ¿Cómo pude ser que no haya ningún jugador de rugby homosexual? Siempre he tenido la sensación de que no son capaces de ser ellos mismos, que no eran capaces de salir del armario porque el rugby es un deporte que se considera de hombres y desgraciadamente para mucha gente ser homosexual significa que no eres suficientemente hombre, así que no te consideraban válido para jugar. Por todo esto he estado hablando abiertamente sobre ello durante tanto tiempo: para ayudar a los niños a aceptar su orientación sexual y para que puedan ser quienes ellos quieren ser. Tienen que vivir en su verdad, no deberían basar su vida en una mentira.

Nick Youngquest y Luma Grothe, la pareja de moda,’pillados’ al ritmo de ‘Despacito’


  • En 5 minutos, los ‘tips’ de maquillaje profesionales para verte (aún) más guapa


  • La genialidad de Jennifer Lopez en su nuevo videoclip: vestir de marca España dos veces


  • Uma Thurman debutará en Broadway con ‘The Parisian Woman’


  • Nick Youngquest y Luma Grothe, la pareja de moda,’pillados’ al ritmo de ‘Despacito’


  • Los actores Kiefer Sutherland y Cindy Vela salen juntos


  • ¡Doble alegría para Roberto Leal! Ha sido padre de una niña y estrena programa en ‘prime time’


  • ¿Se ha cansado Gigi Hadid de su larga melena?


  • Manchester nombra ciudadana de honor a Ariana Grande tras el atentado de mayo

  • ‘See You Again’, la canción homenaje a Paul Walker, es el vídeo más visto de la historia en YouTube

  • 10 trucos de estilista para que la ropa no se arrugue en la maleta

  • La ‘City’ londinense se cubre de banderas españolas y claveles en honor a los Reyes

  • El príncipe Harry forma parte, por primera vez, de la agenda de una visita de Estado

  • Don Felipe y doña Letizia visitan en Westminster la tumba de Leonor de Castilla

  • María Teresa Campos y Edmundo Arrocet reaparecen juntos para arropar a Terelu en el estreno de su libro

  • La Agencia Tributaria explica la inspección que tuvo lugar en el barco de Cristiano Ronaldo

  • La Reina ‘conquista’ las portadas de la prensa británica

  • La familia de Luis Merlo manda un comunicado sobre su estado de salud

  • Los Reyes pasan su segunda mañana en Londres visitando Westminster y a Theresa May

  • Angelina Jolie celebra em Disneyland el cumpleaños de sus mellizos

  • Luis Merlo, ingresado de urgencia con pronóstico reservado

  • Malena Costa, a punto de ser mamá por segunda vez

  • La 3ª temporada de ‘Outlander’ ya tiene fecha de estreno

  • Malena Costa acompañará a Mario Suárez en la próxima temporada a la Superliga de China

  • Alejandro Sanz, músico y ahora también diseñador de su propia marca

  • Los 4 consejos de Cindy Crawford a su hija Kaia que pueden ayudarte a triunfar

  • Carolina Cerezuela celebra su aniversario con Carlos Moyá

  • El armario estival de Dulceida: sus prendas y accesorios favoritos

  • El Twitter oficial de la Casa Real británica tuitea en español

  • Cesc Fábregas y Daniella Semaan celebran el segundo cumpleaños de su hija Capri

  • ‘Tips gastro’: ¿Existe la ensalada perfecta?

  • Selena Gomez lo sabe todo acerca del vestido estrella del verano

  • Así es la suite de los Reyes en Buckingham

Probablemente no sepan su nombre. Lo que a buen seguro sí reconocerán es su hercúleo torso abriéndose paso ante un aluvión de flashes al ritmo de Power de Kanye West. Nick Youngquest (Sídney, 1983) es el flamante protagonista de uno de los anuncios de perfume más recordados de los últimos tiempos. El australiano dejó el rugby profesional para convertirse, allá por 2013, en imagen de la fragancia Invictus de Paco Rabanne. Su aparición en uno de los spots más emitidos –y contemplados– de los últimos años situó su nombre en el mapa de la moda y le valió la comparación con David Beckham. Puede que la repercusión mediática de Youngquest aún se sitúe a años luz de la del deportista reconvertido a modelo más famoso del mundo pero, por odiosas que resulten las comparaciones, su actitud seductora y su físico cuajado de tatuajes resultan tanto o más magnéticos que los del exfutbolista inglés.

Lo comprobamos en París, ciudad que acogió al australiano afincado en Nueva York en la presentación de los nuevos perfumes de Paco Rabanne. La marca vuelve a confiar en él como rostro visible de Invictus Intense, la fragancia que verá la luz este mes de febrero junto a Olympea Intense, la versión femenina personificada por la modelo brasileña Luma Grothe. Horas antes de la presentación de los nuevos aromas en el Museo Grévin –museo de cera– de la capital francesa, nos citamos con Youngquest en una suite Louis XVI del Hotel Meurice. A pesar de la discreción de su riguroso estilismo negro, no consigue pasar desapercibido. “La verdad es que pensaba que nadie me reconocería en París pero ayer mismo uno de los conserjes del hotel me paró para preguntarme si era ‘el tío del anuncio’. Se me acercó porque quería saber si mis tatuajes eran de verdad o falsos. Cuando le dije que eran reales se quitó sus guantes blancos para enseñarme los suyos. Fue muy divertido”, nos cuenta entre risas.

El exjugador de rugby debutó como modelo en 2013 para Paco Rabanne en el exitoso anuncio de Invictus. Foto: Cortesía de Paco Rabanne

Cuando el mismísimo Bruce Weber lo fotografió a principios de la década para una campaña de ropa interior, el trabajado six pack del australiano apareció como un lienzo en blanco por obra y gracia del photoshop. Ni rastro de sus tatuajes. “Es verdad que hacerte tantos tattoos puede limitar tu carrera como modelo pero no me importa. Forman parte de mí y todos tienen un significado especial”, aclara. “Mi favorito es este –afirma señalando la sirena que luce en el antebrazo–. Me gusta porque personifica la belleza del mar, todo aquello que se esconde debajo de las aguas y se escapa a nuestra vista”. Esta respuesta resume muy bien nuestro encuentro: Youngquest se esfuerza en dejar claro que debajo de su evidente atractivo, hay algo más. Ya saben, romper con el estereotipo. Reitera en sus respuestas lo afortunado que es por estar en una posición que le permite hacer las cosas que le interesan: desde posar desnudo para recaudar fondos contra el cáncer de testículos hasta correr una maratón para la ONG Team for Kids, como hizo el año pasado. “No me veo a mí mismo como una celebridad pero, gracias a las redes sociales, puedo tener cierta influencia e interactuar con la gente. Quiero aprovechar eso como plataforma para apoyar causas solidarias que me importan”, insiste.

Una de esas causas es su activismo por los derechos LGTB. No es homosexual –está casado con una joven llamada Mira Jones que también le acompaña en su viaje a la ciudad de la luz– pero se ha posicionado en numerosas ocasiones a favor de la libertad sexual. Cuando su compañero, el jugador de rugby Gareth Thomas salió del armario, Youngquest le mostró su apoyo públicamente. “La verdad es que todos recibimos muy bien la noticia y no afectó para nada al equipo”, recuerda. “No entiendo por qué aún resulta difícil salir del armario en el ámbito del deporte. Puede que sea por el estereotipo de que los deportistas tienen que ser masculinos y ‘fuertes’ pero esa creencia está totalmente desfasada. Estamos en 2017 y es una locura que tantísima gente que practica deporte no hable de su verdadera orientación sexual. Pero estoy seguro de que cambiará”, afirma agravando el gesto.

«Me han llegado a preguntar si los tatuajes son verdaderos o me los pintaron para el anuncio». Foto: Cortesía de Paco Rabanne

A pesar de que abandonó el rugby profesional para entregarse por completo a su carrera como modelo, no ha dejado el deporte. Es profesor de yoga y lo practica todos los días: “Cuando viajo es más difícil pero por lo menos le dedico veinte minutos diarios”. En Instagram, red social en la que es bastante activo, suele colgar vídeos haciendo gala de sus proezas en esta disciplina. “Lo llevo practicando desde que me retiré del deporte y me ayuda a encontrar el equilibrio. A estar tranquilo y tener la mente clara”, explica. La constancia entrenando y su afición por cuidarse la piel son las claves de su rutina de belleza. “Desde que tenía 16 años mi madre me enseñó la importancia de utilizar limpiadores y cremas. Y se lo agradezco. No me obsesiono con ello pero sí me gusta aplicarme un par de productos mañana y noche. Y no me lleva más de cinco minutos. Para algunos hombres esto será mucho tiempo porque salen de la ducha y listo pero es verdad que las cosas están cambiando. Es bonito cuidarse a uno mismo”, nos cuenta.

Youngquest se expresa con una naturalidad bastante alejada de esa imagen arrogante que proyectan algunos modelos. Lleva horas hablando con prensa de todo el mundo y no parece cansado. Se nota que le gusta su trabajo o que, al menos, sabe cómo aparentarlo. “¿De verdad no hay nada malo en esto de ser modelo?”, le preguntamos. “Si tuviera que elegir qué es lo que menos me gusta diría que esperar en el set. Soy una persona con mucha energía y disparar una campaña requiere de muchas esperas. Nunca terminan de preparar las cosas y yo digo todo el rato: ‘Estoy listo, estoy listo’. Pero si esto es lo peor que tiene ser modelo me parece bien, compro”, contesta entre risas.

La industria del modelaje es una de las pocas, tal vez la única, en la que las mujeres están mucho mejor pagadas que los hombres (en muchos casos ellos cobran un 75% menos, según la BBC). Tampoco este dato consigue perturbar ni ofender el ego del australiano: “Me parece muy bien”, espeta sin pensárselo dos veces. “Sería genial que ocurriese en otros sectores. Las mujeres están peor pagadas en cualquier otra profesión, así que creo que es genial que cobren más en esta. Hay mujeres increíbles ahí fuera modelando que no solo utilizan esta plataforma para ganar dinero, sino para ser activistas y poder mejorar el mundo: ayudando a los niños en sus países de procedencia o luchando por los derechos femeninos”. Y tampoco titubea –como siguen haciendo multitud de celebrities– cuando le preguntamos si se considera feminista: “Por supuesto. Creo que las marchas de hace unos días en las que mujeres, hombres y niños de todo el mundo salieron a la calle para protestar son muy poderosas». Y termina con convicción: «Las mujeres han estado tapadas durante mucho tiempo y ya es hora de cambiar”.

Una de las imágenes de Nick Youngquest en el making of de la campaña. Foto: Cortesía de Paco Rabanne

Los mejores jugadores de rugby del mundo

En el rugby, igual que en el resto de los deportes, hay jugadores que tienen el beneplácito de los aficionados y de los medios y hay otros que -por diferentes motivos- no son reconocidos en la misma medida a pesar de que su nivel nada tenga que envidiar al de los más admirados.

No hace falta profundizar demasiado para encontrar algunos casos realmente llamativos:

Jonny Wilkinson no sólo era el jugador perfecto, también era el hijo-yerno-amigo-novio-marido-vecino que toda persona podría desear. Las numerosísimas lesiones que sufrió a lo largo de su carrera no eran más que simples contratiempos que lo devolverían a los campos en mejor forma -todavía- y con más virtudes como jugador.

Contrastan esas sensaciones con las de -por ejemplo- Dan Carter, las ausencias del 10 neozelandés sumían a todo el orbe rugbístico planetario en profundas dudas sobre si volvería a ser un jugador aprovechable para Crusaders, All Blacks o Racing 92.

Mientras Wilko fichó por Toulon como un reto más durante su excelsa carrera, Carter fichó por Racing para convertirse en un jubilado de oro en Europa…

Richie McCaw fue siempre un sospechoso habitual; la carrera del histórico capitán neozelandés transcurrió siempre entre dos parámetros: el fuera de juego y la permanente connivencia arbitral. En ausencia de estos dos elementos estaríamos ante una carrera intrascendente y de nula relevancia a nivel internacional.

David Pocock -al contrario que Richie McCaw- nunca ha contado con el favor arbitral, nunca ha estado en fuera de juego, es un maestro en los puntos de encuentro, jamás recurre a maniobras arteras para obtener ventajas y jamás ha golpeado a un rival. El australiano es la némesis -en el campo- del 7 neozelandés.

En el puesto de 8 también resulta habitual ver muchos focos situados sobre Sergio Parisse, Louis Picamoles o Duane Vermeulen mientras jugadores como Kieran Read o Imanol Harinordoquy resultaban frecuentemente infravalorados en su desempeño.

A Joe Marler, Dylan Hartley, Tomas Lavanini, Eben Etzebeth o Frans Steyn les sentencian sus usos y costumbres dentro de la cancha. Se juzga el todo por la parte, se convierten en jugadores estigmatizados por sus acciones contundentes -antideportivas en algunos casos- y de los cuales no se puede esperar nada más que deslealtad al honorable e incorrupto código de honor del rugby. Los valores, ya se sabe.

De Chris Ashton, Owen Farrell, Yohann Huget o Mathieu Bastareaud no se puede reseñar nada ya que son jugadores que -estéticamente hablando- no han conseguido calar en el subconsciente de los que les juzgan. Da igual su rendimiento, los argumentos verdaderamente importantes son: lo exagerado de sus celebraciones, haber sido señalado como heredero de Wilkinson, lo desacertado del look o la constitución física… Ahí es donde se determina indefectiblemente su lejanía de las retinas de los observadores.

A Chris Robshaw le quedaban grandes demasiadas cosas: el 7 de Harlequins y de Inglaterra, la capitanía del XV de la Rosa… Ejemplo claro de sobrevaloración de un jugador. Sin embargo a Thierry Dusautoir o Sam Warburton se les ha valorado hasta el infinito el haber conseguido tener una exitosa carrera realizando siempre “el mismo partido” y poniendo en valor cada placaje como elemento diferencial que les hacía imprescindibles.

Asistimos en el último año a la eclosión de Maro Itoje como figura hiperbólica, se suceden los relatos hagiográficos (casi milagrosos) que ensalzan sus virtudes fuera de la cancha -similares a las de Jonny Wilkinson- y dentro del terreno de juego para convertirle en un jugador único. Jonny Gray no tiene el mismo reconocimiento popular que Maro Itoje- el escocés es siete meses mayor que el jugador de Saracens- su carrera en Glasgow Warriors y Escocia es más longeva que la de Itoje con su club y con el XV de la Rosa, sus niveles de juego y relevancia nada tienen que envidiar (por no decir que los superan) a los del inglés…

Sobre gustos y opiniones no hay nada escrito.

¡Y no, no nos hemos olvidado de Sebastien Chabal!

Los jugadores de rugby más interesantes del Mundial

Desde el 20 de septiembre se celebra en Japón el IX Mundial de Rugby.

El rugby no es un deporte con muchos seguidores en España, pero fuera de nuestras fronteras es un deporte que cuenta con legiones de fans, sobre todo en aquellos países que cuentan con una tradición arraigada con el deporte de la pelota ovalada.

Desde el 20 de septiembre y hasta el 2 de noviembre se celebra en Japón el IX Mundial de Rugby que ya ha superado la fase de grupos y que se puede seguir gracias al código promocional Betmotion.

En esta ocasión Nueva Zelanda vuelve a ser la gran favorita. Los all blacks son, desde hace más de una década, los auténticos dominadores de este deporte, no en vano son los ganadores de los dos últimos mundiales. La principal alternativa a los neozelandeses, según las casas de apuestas es Sudáfrica. Los aficionados a las apuestas pueden encontrar un código promo Codere y exprimir la experiencia de este gran Mundial al máximo.

Jugadores destacados del IX Mundial de Rugby

Bauden Barret (Nueva Zelanda). Posición: apertura. 28 años.
Nombrado mejor jugador del mundo en los años 2016 y 2017, este apertura es toda una estrella internacional. Es el encargado de liderar al máximo favorito a la victoria, lo que, de todas, todas, es una garantía de sus incuestionables capacidades. Su imaginación, sus recursos, su velocidad de ejecución y, sobre todo, la regularidad con la que muestra todo su repertorio no dejan de asombrar a todo el mundo.

Kotaro Matsushima (Japón). Posición: full back. 26 años.
Matsushima es la estrella de la revelación del campeonato, Japón. Nacido en Sudáfrica, de padre japonés y madre zimbabuense, se está llevando la atención de los focos, y más después de las inesperadas victorias del equipo nipón frente a Irlanda y a Escocia, que se ha quedado fuera de los cuartos de final del campeonato.

Jonathan Sexton (Irlanda). Posición: apertura, 34 años.
Uno de los mejores jugadores de rugby de la actualidad. El auténtico playmaker del equipo irlandés. La toma de decisiones de Sexton y su capacidad para ejecutar las acciones en el momento adecuado son sus mejores armas.

Eben Etzebeth (Sudáfrica). Posición: segunda línea. 27 años.
Etzebeth se ha visto envuelto en una polémica racista en Sudáfrica tras, supuestamente, agredir a un mendigo de raza negra mientras lanzaba comentarios a favor del apartheid. Polémicas al margen, el segunda línea de los springbooks tiene todo lo que se le puede pedir a un jugador de rugby: fortísimo en los encuentros, tanto ofensivos, como defensivos, es una bestia a la hora de placar. Además, se muestra habilidoso en los lanzamientos desde los laterales.

Alun Wyn Jones (Gales) Segunda línea, 34 años.
Uno de los mejores jugadores de la historia de este deporte. Un jugador con el que ir a la guerra y dormir tranquilo. Es la estrella de Gales, que ha llegado a la competición liderando el ranking mundial por delante de Nueva Zelanda, después de haber ganado el reciente Seis Naciones.

Maro Itoje (Inglaterra). Posición: segunda línea. 24 años.
Maro Itoje ha ido ganando importancia de manera paulatina en la selección dirigida por Eddie Jones. Inglaterra tiene en sus filas a un jugador de una fuerza descomunal de un enorme presente y un futuro aún mejor. Una montaña de músculo que es difícil de parar cuando corre con el balón en sus manos.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook

30 razones por las que el rugby se convertirá en tu deporte favorito

Tu navegador no puede mostrar este vídeo

Si al leer este artículo te esperabas encontrarte fotos de Tom Brady, lamentamos decirte que el súper marido de Gisele Bünchen no juega al rugby, sino al fútbol americano, un deporte muy parecido y al que ya dedicaremos un rato otro día. El rugby es un deporte de contacto, estrategia y fuerza física y por ello, quienes lo practican comparten algo: su cuerpo está recubierto de una importante y atractiva masa muscular.
Hemos seleccionado a esos jugadores que bien podrían ganarse el pan como modelos porque sí, si estabas secretamente enamorada (como toda la población mundial femenina) del hombre del anuncio de Invictus, te adelantamos que además de Australiano (país prodigioso donde los haya, masculinamente hablando) es jugador de rugby.

© Pinterest

¿Ya has elegido a tus favoritos? Bueno, ahora toca ir descifrando poco a poco el complicado mundo del rugby. En nuestras antípodas está el tema. Nueva Zelanda y Australia son algunos de los países cuyas ligas de rugby más chulazos enrolan. Los musculados y tatuados Nick Youngquest, Daniel Conn, Stuart Reardon o Kayne Lawton son los embajadores del Rugby en el país de Chris Hemsworth y todo ellos llevan la misma estética que nos encanta.
Pero en Inglaterra también hay una buena cantera de jugadores de rugby porque este deporte se inventó allí. Sabiendo esto, querida, nos animamos a entonar el «God save the queen» mientras nos deleitamos viendo los esculpidos bodies de Thom Evans o Ben Foden.
Pero puede que si a algo le debemos el conocimiento del rugby sea al haka neozelandés. La danza de guerra maorí que los jugadores del equipo de rugby All black de Nueva Zelanda suelen realizar en sus competiciones más importantes para intimidar a sus adversarios se ha hecho viral en múltiples ocasiones, ayudando a situar en el mapa al país y a sus deportistas.

Loading…

Mención de honor a Nick Youngquest

La única verdad es que con Nick no hacen falta las palabras. Desde que este australiano dejó el campo de juego y se convirtió en la representación terrenal del Olimpo, su carrera no ha hecho más que ascender, igual que sus admiradoras. Tatuado, musculado y con cara de chico malo, inevitablemente tiene todos los ingredientes para ser protagonista de campañas de publicidad, videoclips de moda y, por supuesto, de sueños.

© Pinterest

Por ponerle un pero, diremos que Nick está casado, pero su bendita mujer está tan enamorada de él que sube encantada de la vida, cientos y cientos de fotos de su marido a las redes sociales. Gracias maja, es una labor muy bonita.
Durante nuestro proceso de documentación acerca de la vida de este «invicto» hemos descubierto que con barro encima, un protector dental y un uniforme demasiado entallado, no era demasiado atractivo y por eso no vamos a mostrarte cómo era Nick Youngquest en el campo de rugby.
Así que, ahí lo tienes, disfrútalo todas las veces que quieras y: ¡Qué viva el rugby!

¡Hoy toca fútbol! Repasamos a los futbolistas más sexys
Hombres para chuparse los dedos: los cocineros más guapos

Decíamos ayer que estábamos aquí para intentar inculcar el amor a un deporte que aún es minoritario y casi inexistente en nuestro país y que pese a que en estos momentos se está disputando el mundial, apenas nos llegan noticias…¡¡Y no será porque no hay suficientes y potentes razones!!

David Pocock

Alguien con un apellido así, por fuerza debía estar en esta lista. Es cierto que no es el más guapo y que cuando se ríe se le pone una cara de lerdo que dan ganas de darle una paga de ayuda a la dependencia…

Pero si te quedas con la monguer-sonrisa, nunca podrás apreciar que es uno de los jugadores del mundial con un físico más rotundo y bien hecho. Lo suyo no es un cuerpo, es una escultura de Fidias. Y cumple la norma de la mayoría de jugadores de rugby; ni un pelo que lo adorne, oiga.

En la playa o en el gimnasio, David tiene pinta de ser más soso que un bocadillo de pipas, pero…¿Quién necesita a alguien divertido cuando se tiene ese señor cuerpazo? Que se deje hacer, que ya le sacaré una sonrisa yo a base de lametones…

Ben Morgan

Otro inglés pa la saca muy bien alimentado, que uno no se explica como saca la selección inglesa semejantes torres de carne y músculos con la de mierda infecta que se come allí.

En un partido, va tan protegido que nunca te fijarías en él a no ser que busques candidato que haga de asesino loco en una peli de terror

Pero deja que se quite todo lo que molesta a la vista y ahhhhhhh, es otro cantar…Vamos, que te arrea una hostia con esos brazacos y eres capaz hasta de darle las gracias.

Chris Robshaw

Otro aficionado a coleccionar magulladoras, moratones y hematomas, que ya se sabe que en el mundo del rugby eso son condecoraciones que casi lo acercan a un general.

No te dejes engañar por cierto aire que tiene el hombre de parecerse a Sergio Ramos, que ya quisiera el marido de Pilar Rubio tener un porte así.

Si va de blanco, es de la selección inglesa…¿Ves que no ando tan perdido? Pero no te fijes en el uniforme…Fíjate en el paquetón, que rima con ¡CLONK!

Damian de Allende

Me faltan las palabras para definir al sudafricano que para mí es, sin lugar a dudas, el rey de la competición. No sé que me vuelve más locuelo del coño; si el mentón, la mandíbula, la barba al ras, esos morritos sensuales o unos ojos profundos como el mar…

De físico él podrá decir que es de la orilla del continente negro, pero cualquiera diría que es turco, italiano o español. De su porte han dado cuenta varias portadas de revista, y con razón, que madremía que fotogenia la suya, que podría estar desfilando, ser actor o darle calorcico a mis frías noches de invierno.

Encontrar una foto suya donde luciera palmito enseñando desnudez me ha costado horrores y aunque de nuevo nos encontramos a un tío sin nada de pelo, el esfuerzo ha merecido la pena…¿O no?

Desconozco si el señor es hetero o no, pero ese juntar de piernas me hace sospechar…

Greig Laidlaw

El escocés es casi una institución en su país ( Ay no, que en Escocia no ganó el referendum por la independencia…) y aunque ni es el más guapo, ni el más potente, ni el más musculoso, hay algo en su personalidad que me parece absolutamente irresistible y no es precisamente su pelo rojo, tipico escocés, of course.

Y es que es un personajazo; simpático, amable pese a lo bronco del deporte, siempre tiene una sonrisa que ilumina el cielo y es casi imposible encontrarlo en una foto (fuera del campo de juego, me refiero) donde no sonría con un gesto que vale más que diez pollas de veinte centímetros. Juntas. Una cosa te voy a decir; con el resto de los seleccionados, echaría un polvo; con él, me casaría, y follar no sé si follaríamos, pero lo que nos íbamos a reír.

Sonny Bill Williams

Neozelandes poseedor de uno de los tatuajes más espectaculares del campeonato, tiene pocos problemas para enseñarlo en tal que encuentra una oportunidad.

Otro pezones-botón, otro sin un pelo, pero ¡Ay! es tan guapazo que las marcas y revistas se lo rifan para que les protagonice un spot o un reportaje, cosa bastante entendible después de verlo posando.

Yo le encuentro un aire de Joseph Gordon-Levitt a lo Heath Ledger pasando por Kenau Reeves…¡Casi na!Frederic Michalak

Otro inglés que como el vino, al madurar se ha hecho más y más interesante. No hay color entre las fotos de jovenzuelo ( aunque enseñe cacho)

Y en lo que se ha convertido después…¡¡Ese cuello-toro, maremía!!

Eben Etzebeth

Niñato sudafricano con cara de pijo redomado que seguro tendrá fans aunque a mí me da bastante plin. Lo de los biceps del chaval ya no me danto plin porque dan susto…Pero susto al ver cómo mojas las bragas

Eben también es carne de portadas y es la demostración de que en su país el rugby sigue siendo patrimonio de la raza blanca, osea; deporte para que los hijos de papá se hagan los duros.

Si hasta ahora no te convence que aparezca en esta lista, espera que a ver si con esta otra foto te animas…

Mike Phillips

Juega en la selección de Gales y es sin duda el más guapo de toda la lista. Los ojos de este hombre no son de este mundo, amiga. Claro que siendo galés y sin escucharlo hablar, cualquiera sabe, que menudos acentos tienen algunos

Su selección no tiene ni una posibilidad de ganar nada, pero…¿Qué más da cuando se tiene entre tus filas a alguien tan flamante, rotundo y chulazo? Si me dicen que es modelo de Armani, me lo creo.

¿Qué si tengo una foto de él enseñando pezones? Pues si…¡Por fin un hombre con pelo!! Como Dios manda, copín!

¿Aún te faltan datos para darle un diez? Pues mira como se ríe, que si un tío cuando se ríe, se pone guapo, es que ya no se puede ser más follable..

Hay un cotilleo muy importante con respecto a este señor chulazo; es pareja de la cantante Duffy…Ahora se entiende porque la cabrona se semiretiró de la canción….¡Siempre tiene la boca ocupada!!

Sam Burgess

Seguimos en las islas, pero en este caso,con la selección inglesa. Uno de sus jugadores más laureados e importante es Sam. que vayaporDios y hablando de sonrisas, la suya es de las que da pavor…

Al pobre le toca aguantar bromas con ese rasgo concreto de su físico…

Pero…Yo no he venido aquí a hablar de dentaduras…¡¡Atención a su abdomen!! Lo que daría por estar en el cuerpo de esos niños, aprovechar la la altura y…¡Zasca! Chupetón

Danny Care

Y acabo con otro inglés…

Por razones evidentes…

El asesinato de Fernando fue cometido “en patota”, como se denomina en Argentina a los grupos violentos descontrolados. O “en manada”, como un canal de televisión lo adjetivó, aprovechando la popularización del término que llegó de España. Fernando Báez Sosa, un chico de 18 años hijo de humildes inmigrantes paraguayos, encontró la muerte en sus vacaciones. Un grupo de diez jóvenes jugadores de rugby le golpearon a la salida de una discoteca playera en una de las tantas peleas que se registran en las noches de marcha en la costa argentina. Sólo que esta pelea acabó con la vida de un muchacho que se disponía a entrar en la facultad de Derecho, lo que ha conmocionado a la sociedad argentina, que estos días se encuentra mayoritariamente celebrando sus vacaciones del verano austral.

El crimen se produjo la madrugada del sábado en Villa Gesell, una pequeña localidad costera situada unos 300 kilómetros al sur de Buenos Aires que con la llegada de las vacaciones a finales de diciembre se llena de miles de porteños, al igual que toda la costa atlántica, con Mar del Plata como epicentro. Fernando estaba en la discoteca con su grupo de amigos del colegio secundario del barrio porteño de Caballito. A su lado, otro grupo de jóvenes, de entre 18 y 20 años y jugadores de rugby amateur del Club Náutico Arsenal de Zárate, a un centenar de kilómetros al norte de la capital argentina.

Lo mataron como a un animal”

Silvino Báez Padre del fallecido

Un empujón, un pisotón, una bebida derramada… nadie sabe explicar bien cómo empezó la discusión pero los “patovicas” –guardias de seguridad- acabaron sacándolos del cuello de la discoteca y los dejaron en la calle para que arreglaran cuentas. Y vaya si las arreglaron. Tras desperdigarse inicialmente, los “rugbiers” encontraron a Fernando comiendo un helado y la emprendieron contra él. Mientras algunos agresores le pegaban puñetazos y patadas en la acera, otros mantenían a raya a los acompañantes de la víctima para que no intervinieran. El muchacho quedó inconsciente y la patota se marchó. En una zona concurridísima de gente, los patovicas se desentendieron, la policía apareció después y la ambulancia –la única de la localidad- tardó más de media hora en llegar. Virginia, una chica de 17 años que también quiere estudiar Derecho, le hizo la maniobra de reanimación cardiopulmonar como le habían enseñado en el instituto. No sirvió de mucho porque Fernando acabó muriendo en el hospital por traumatismo craneoencefálico, según la autopsia, y fue enterrado el lunes en el cementerio de la Chacarita de Buenos Aires, no lejos de Gardel.

Los diez rugbistas se fueron a dormir a la cercana casa que alquilaban sin saber que habían matado a un joven como ellos. Por la mañana, la policía los despertó y detuvo e, inconscientes aún de las consecuencias de sus actos, se permitieron gastar una broma de mal gusto a otro chico de Zárate que no juega al rugby sino que practica remo y al que parece que tenían manía. Un agente encontró unas bambas manchadas de sangre y preguntó de quién eran: “De Pablo Ventura”, dijeron varios, repitiendo una broma habitual entre la manada. El bullying acabó con el pobre Pablo detenido en Zárate y trasladado a Villa Gesell en un despliegue de operatividad policial argentina, a pesar de que Ventura había cenado con sus padres el viernes de autos en un restaurante de Zárate como atestiguan las cámaras de seguridad del local. Tras pasar tres días en el calabozo, Pablo fue liberado el lunes, pero la fiscalía insiste en que debe acudir a la rueda de reconocimiento que se celebrará este jueves.

La intención de los agresores era matar a Fernando”

Diego Escoda Fiscal

“Lo mataron como a un animal”, dijo Silvino Báez, el padre de Fernando, que hace dos décadas llegó de Paraguay junto a su esposa, Graciela Sosa, buscando una vida mejor en Argentina. Trabajó en la construcción hasta que hace unos años consiguió un empleo como portero de un edificio del barrio de Recoleta. Ahora están destrozados: han perdido a su único hijo, que había estudiado becado en un colegio religioso de Caballito y en quien tenían puestas todas sus ilusiones para culminar el “sueño argentino” y romper la brecha social. Se preguntan si sería mejor regresar a Paraguay, como les insisten sus familiares.

“No me interesa la plata que tengan, tienen que pagar”, declaró Julieta Rossi, novia de Fernando desde hacía un año, que también estaba en la discoteca aquella noche. “Espero que la justicia sea dura”, insistió, la joven, de su misma edad y que también quiere estudiar Derecho.

“La intención de los agresores era matar a Fernando”, dijo el fiscal Diego Escoda y, sin pestañear, agregó que un asesinato como este puede comportar la cadena perpetua. De momento hay dos chicos, Ciro Pertossi y Máximo Thomsen –de 19 y 20 años-, imputados como coautores de “homicidio agravado”, mientras los otros ocho lo están como “partícipes necesarios” en el crimen.

Tras visitar a los padres de Fernando, el ministro de Seguridad de la provincia de Buenos Aires, Sergio Berni, pidió “la mayor condena” o “una condena ejemplar” contra la patota y, por supuesto, aseguró que “la policía estaba” aquella noche. “Estuvimos estudiando el tema porque es una responsabilidad nuestra ver lo que está pasando; este no es un caso aislado; hay más de cuarenta casos por año similares a este, y es nuestra obligación para ver cómo podemos actuar frente a este fenómeno”, añadió Berni, que considera esta muerte como una consecuencia del desenfrenado consumo de alcohol entre los jóvenes. “Lo que ha pasado en Villa Gesell fue una desgracia, donde el alcohol exacerba la violencia en un grupo de jóvenes que, por sobre todas las cosas, tienen la particularidad de jugar al rugby”, indicó Berni –partidario de la legalización de las drogas- durante un acto en otra localidad costera.

El ministro de Seguridad de la provincia de Buenos Aires, Sergio Berni, pidió “la mayor condena” o “una condena ejemplar”

Y mientras tanto, los canales llenan y llenan horas de televisión veraniega con este caso entrevistando desde a familiares de agresores y víctima hasta la chica que le vendió a Fernando el último helado de su vida, pasando por directivos y jugadores de rugby, deporte que está siendo estigmatizado y vinculado con la violencia.

En Argentina la práctica del rugby está culturalmente extendida entre los hombres, al igual que el hockey sobre hierba lo está entre las mujeres, sin que en estos tiempos feministas y de niunamenos nadie levante la voz sobre esta práctica discriminatoria que en los colegios privados, donde se enseñan ambos deportes, se ve como algo natural.

“Los que mataron a ese pibe estaban haciendo lo que entienden que deben hacer. No fue, como se dice, un acto de salvajismo. Es un hecho que ocurre dentro de un sistema consciente y racional. Incluso premeditado, no la muerte pero sí el ataque, la pelea, demostrarle al otro quién es más fuerte, quién es más hombre”, dijo a Página12 Juan Branz, profesor de la Universidad de La Plata y autor de un estudio científico que vincula el machismo con el rugby. “La violencia es la forma para constituirse como varón y reafirmar esa identidad. Es el canal, la manera de relacionarse entre sí. Se reafirma la masculinidad, la clase, la heterosexualidad. Y en el rugby además se afirma el prestigio. En tendencia, la mayor parte de los varones del rugby se concibe como un sujeto prestigioso, y las peleas, el sometimiento hacia un otro, son necesarias para certificar ese lugar de poder”, añade Branz en la entrevista con el rotativo porteño.

El homicidio en manada de Fernando ha reabierto debates recurrentes en Argentina, como el clasismo, la seguridad y masificación en los locales nocturnos, el consumo de alcohol entre los jóvenes, las deficiencias en la atención sanitaria o la actuación policial. Debates que se aparcarán pronto, hasta la próxima tragedia, en un país inmerso en una grave crisis económica y al borde de la suspensión de pagos, aunque en la playa no lo parezca.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *