0

La araña postura

Cuban: rabo mono amarra mono

Quentin said:

The monkey’s tail wraps up the monkey. (from Google links that show partial translations). It appears to be a refrain from a Cuban Salsa (rhumba) song, but as to what it actually means I have no clue and didn’t see it in the links.

What I find interesting is that rabo mean , but all the links translate it as . as the monkey’s tale wraps up…

cut from one of the links:

She transcribes the words of a Havana rumbero, who recalls unlocking the secret of a local refrain, «Rabo de mono amarra a Ramon » (p.56). The phrase, nearly an aural palindrome, reveals the foundational influence of both medieval Spanish verse, with its complex verbal doublings, and central African tales of trickster deities in the guise of animals. The requisite musical response, discovered by the rumbero in the midst of improvisation-«Por que rabo de mono no me amarra a mi? (Why doesn’t the monkey’s tail wrap up me’)»-adds the elements of thinly veiled sexuality and gamesmanship, completing the rumba palette.

This phrase began a chapter in Christina Garcia’s «Monkey Hunting» which dealt with a cuban-chinese army draftee from New York trying to stay alive in the Viet Nam war… I think «the monkey’s tail wraps him up» might be the closest translation of the idiom- and monkeys play a key role in the story…

‘La araña’ y otras 6 posiciones sexuales para reducir tallas

Según el portal Mujer de 10, en una relación sexual de aproximadamente 22 minutos puedes quemar alrededor de 180 calorías, esto, teniendo en cuenta que al menos 10 minutos fueron utilizados en caricias, besos y los 12 minutos restantes en el coito. Sin embargo, con estas 7 posiciones sexuales la quema de calorías puede ser mayor, así que manos a la obra… o a tu pareja.

1. Estimulando el punto G

Además de que es una posición sumamente placentera, esta posición te ayuda a ti y a tu pareja a quemar calorías. Es como la posición del misionero pero debes poner tus piernas sobre los hombros de tu pareja, lo cual ayudará a tonificarlas.

Mujer de 10

2. De vaquerita

Si eres de las chicas a las que les gusta tener el control en la relación, esta es tu posición. Al hacer todo el esfuerzo en el acto, aquí estas ejercitando piernas, glúteos y la zona baja del abdomen.

Mujer de 10

3. La bailarina de ballet

No tienes que bailar precisamente, pero sí debes mantener una pierna en el suelo y otra rodeando la cadera de tu pareja. Con esto estas tonificando y aumentando la resistencia de tu cuerpo.

Mujer de 10

4. La posición del tubo

Que él mantenga una de sus rodillas arriba es la clave, porque será tu apoyo. Tus piernas, glúteos y abdomen te lo agradecerán, bueno y tu pareja también.

Mujer de 10 El artículo continúa abajo

También te puede interesar

5. Pelota suiza

Para esto debes tener una pelota de pilates, pero no la usarás para hacer ese ejercicio, esto será algo más excitante. Él debe sentarse y tú te sientas sobre él mientras te penetra. Aquí pueden rebotar suavemente sobre la pelota y hacer círculos, con esto ejercitarás piernas, abdomen y espalda.

Mujer de 10

6. La araña

Esta es la posición con la que más calorías se queman. Recostados y apoyados sobre sus brazos, tú debes poner tus piernas sobre él y apoyar tus pies a los costados de su cadera mientras te penetra. Estando ahí, muévete de atrás hacia adelante y disfrútalo. Aquí tus brazos, abdomen y glúteos serán los mayores beneficiados.

Mujer de 10

7. La mecedora

Parecida a ‘la vaquerita’, aquí tienes la ventaja de abrazar a tu pareja. Él se sienta en el borde de una cama o silla, mientras tú te sientas frente a él apoyando tus rodillas en el borde y te mueves de arriba hacia abajo, el ritmo lo eliges tú. Con esta posición tus piernas y glúteos sentirán el trabajo.

Mujer de 10

Olvídate del Kamasutra: las únicas seis posturas sexuales que existen

26/06/2016 05:00 – Actualizado: 26/06/2016 15:34

No nos engañemos, la mayoría de los catálogos de posiciones sexuales que se ven por ahí son solo un montón de palabrería innecesaria para las mismas posturas de toda la vida. Eso, o directamente son gincanas que ríete tú de Humor Amarillo, y muy mal tiene que ir una situación sexual para que prefiramos interrumpirla por un simpático golpe en la nuca o una chispeante luxación de hombro. Queremos que nuestra pareja vea las estrellas, pero en otra acepción.

Si te interesa la literatura sobre amor y sexo pero estás harto de numeraciones larguísimas bellamente ilustradas con nombres como “la tímida flor de loto” o “el helicóptero diagonal doble” —todos sabemos que al final se quedan respectivamente en “el cardo machacado” y “la araña reumática”—, aquí te traemos la propuesta sincera, la realizable, la que funciona. Las únicas seis posturas que te saldrán naturales y que son tan cómodas, fluidas y prácticas que no necesitas ningún estúpido artículo para… Bueno, las seis maravillosas posturas que hemos descubierto y te contamos a continuación.

‘El misionero’ no parece un gran regalo a las indígenas americanas, pero es una de las formas en que el contacto es más total

En realidad la primicia es de Gabriella Paiella, que ha estudiado minuciosamente clasificaciones con decenas de propuestas y ha identificado los esquemas básicos del sexo heterosexual, para que puedas disfrutarlos con salud sin necesidad de relajante muscular.

1. El misionero o “Estoy cansada”

Durante mucho tiempo este clásico básico ha sido injustamente desprestigiado por la supuesta “pasividad” de la mujer, como dando por hecho que las indígenas no sabían divertirse en las misiones y que descubrieron las bondades del movimiento de caderas gracias a los generosos europeos.

No parece gran cosa a cambio del chocolate y las patatas, pero con todo es una de las formas en que el contacto es más total. Si eres la chica, va muy bien con la luz apagada para disimular una siestecita inoportuna.

Esto no es más que un misionero con prisa. (iStock)

2. La amazona o, en versión cañí, “La rociera”

Pues eso; se trata de cabalgar sin silla, no tiene mucha complicación. Aconsejamos permitir al jamelgo en cuestión cierta libertad de movimientos, en lugar de caer sobre él con todo el peso de la ley. En otras palabras: si no se mueve, enciende la luz y asegúrate de que no es una siesta.

Como el hombre no controla el tempo tanto como en el misionero, ayuda a retardar su eyaculación. Eso sí, recomendamos encarecidamente no gritar “¡Arre!” bajo ningún concepto, suele resultar contraproducente.

3. La amazona invertida

Por si nos lees desde una caverna prehistórica, aclaramos que no nos referimos a la misma amazona del punto anterior pero con camisa de cuadros y pelo al cero.

Es más bien como Coco montando en su jaca Paca en dirección contraria a la marcha antes de aprender a hacerlo bien. Lo que pasa es que lo correcto o incorrecto en el sexo no es como en Barrio Sésamo, entre otras cosas porque Barrio Sésamo nunca aburre. Así que cuando la cosa se ponga rutinaria, prueba a ver las cosas, literalmente, desde otro ángulo.

4. El perrito

No confundir con el estilo de natación, a no ser que se desee humillar profundamente a la otra persona. Esta forma de amarse es tan universal como las anteriores, pero por algún motivo nos resulta más vulgar, sucia y chabacana. No todo es positivo, sin embargo, en esta postura. Para el orgasmo femenino no es estadísticamente la mejor.

La cucharita es idónea cuando no te apetece hacer el amor pero la conversación de “ya nunca lo hacemos” te da aún más pereza

En cambio, como calentamiento es estupenda, sobre todo cuando el hombre no es especialmente guapo o se ha dormido al sol sin protección con camiseta de tirantes.

5. La cucharita

De nuevo el hombre aborda a la mujer desde detrás, pero se apoyan de lado en la cama (o donde sea). Empar Moliner en su libro ‘Te quiero si he bebido’ nos regala una variante, “el 44”, que imaginamos con las rodillas más flexionadas. El caso es que funciona seas de letras o de números y aunque tu barrita de energía personal esté casi a cero.

En conclusión, esta postura, también conocida como «Perrito cansado después del trabajo», es idónea cuando no te apetece hacer el amor pero la conversación de “ya nunca lo hacemos” te da aún más pereza que el sexo en sí.

Venga ya, esto ni siquiera es sexo. (iStock)

6. Mejor morir de pie que vivir de rodillas

Para auténticos Ches Guevara del erotismo —porque los dos de pie cómodo no es, te pongas como te pongas— la puedes ver descrita también como «Baño de bar pequeño». Una pared le da un tono ‘reggaetonero’ muy de agradecer pero cuidado con la cabeza, recuerda que «empotrar» es solo una metáfora.

Lo mejor de hacerlo de pie es convencerse a uno mismo de que lo que está sucediendo es tan increíble que no puede esperar a una cama, ni siquiera a una triste silla acolchada. Si no necesitas ni una alfombra del Ikea, felicidades: tu vida sexual es tan satisfactoria que no entendemos que estés leyendo esto.

Hasta aquí las seis únicas maneras en que puedes y debes aparearte en un contexto, digamos, reproductivo. Otra cosa es el sexo sin penetración, o penetrando con otras cosas, pero eso, como diría Michael Ende, es otra historia. Todo lo que inventes fuera de este ABC darwinista nos tememos mucho que no merecerá patente propia.

Amar es un arte, y tu cuerpo un instrumento maravilloso que el músico adecuado puede hacer vibrar. Pero más que un violín, es una zambomba.

‘La araña’, la última moda en la cama

27.11.2017 16:03 h. Actualizado: 25.05.2018 15:33 h. 2 min

Dicen que en el sexo, como muchos aspectos en la vida, se trata de innovar. Y la innovación ha llevado a convertir una postura sexual en viral y que muchas parejas ya están practicando. Decenas de posturas sexuales se recopila en el ‘Kamasutra’ y esta, como no podía ser de otra forma, sale de el mismo libro.

Se trata de una de las posturas más estimulantes y recibe el nombre de ‘La Araña’ y se ha convertido en una sensación entre aquellos que la practican. Además, los expertos en sexo aseguran que es muy fácil de llevar a cabo. Para hacerla, los amantes deben sentarse en la cama con las piernas estiradas hacia el otro y apoyarse con los brazos hacia atrás.

El hombre debe situar la cadera de la mujer entre sus piernas abiertas, con las rodilas ligeramente flexionadas y los pies planos sobre la cama. Y una vez preparados, realizar un suave balanceo.

Entre las ventajas que tiene esta postura, es que no deben hacerse grandes malabares para cumplirla. El problema puede aparecer cuando, durante el acto, el pene pueda salir, por lo que se debe tener cuidado de no hacerse daño.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *