0

La cocinera buitoni

Masa para empanadillas u obleas caseras

40 m Calorias: 434 Fácil

La receta que os proponemos hoy es la de una masa para empanadillas u obleas caseras. A pesar de que en la actualidad la industria alimentaria pone a nuestra disposición una gran variedad de masas listas para usar, ninguna de ellas puede ser comparada con la que una masa preparada en casa a partir de unos pocos ingredientes.

Para elaborar la receta de hoy no solo no es necesario el uso de amasadoras o robots de cocina, si no que sin apenas amasar tendremos en muy poco tiempo lista una rica masa con la preparar, entre otras, recetas tan estupendas como unas empanadillas de calabaza y patata o las tradicionales y mundialmente conocidas empanadas criollas argentinas. Podéis usar estas bases tanto para hacer empanadillas al horno como para freírlas en la sartén.

En algunos libros de cocina se puede leer que para preparar una buena masa para empanadilla se hace necesario el uso de una cantidad de líquido (leche, vino o agua), similar a la cantidad de grasa (manteca, aceite de oliva o mantequilla fundida). En cuanto a la harina, se debe añadir la que los líquidos admitan para dar lugar a una masa elástica y con una buena hidratación (sin que llegue a estar pegajosa). También se puede sustituir una parte del elemento líquido por huevo.

Lo bueno de esta preparación es que apenas hay que amasar, ya que un amasado intensivo desarrollaría el gluten, dando mayor tenacidad a la masa, lo que no nos interesa en este caso, porque queremos una sea elástica para que no ofrezca resistencia a ser estirada, permitiéndonos así formar las empanadillas con facilidad. En este sentido es interesante que usemos harina floja, que es un tipo de harina con bajo contenido en gluten, como la que se suele usar en repostería. Debéis evitar totalmente el uso de harina de fuerza, ya que posee un contenido en gluten muy elevado.

Para que la elaboración de esta receta os resulte muy sencilla, hemos incluido un vídeo en el que os mostramos todo el proceso. Lo ideal es que os organicéis para preparar la masa y el relleno al mismo tiempo, de modo que podéis aprovechar los tiempos de reposo que la masa nos brinda, para ir preparando los ingredientes que forman el relleno. Aunque en Cocina Casera os proponemos numerosos tipos de empanadas de pollo y empanadillas, os animamos a que hagáis vuestros propios rellenos con los ingredientes que más os satisfagan.

Ingredientes para 8 obelas

  • Harina de trigo – 350 gramos
  • Sal – 6 gramos
  • Agua – 60 gramos
  • Aceite de oliva – 110 gramos
  • Vino blanco – 50 gramos

Cómo hacer la receta de Masa para empanadillas u obleas caseras

  1. Comenzamos esta receta poniendo en un cuenco la harina y la sal. Mezclamos para que la sal se reparta de manera uniforme.
  2. Vertemos el aceite de oliva, el vino blanco y el agua. Con la ayuda de una espátula, o una rasqueta de panadería como la que se puede ver en el vídeo, mezclamos todos los ingredientes para que la harina absorba los líquidos.
  3. Una vez que tenemos una masa en la que no se observan grumos de harina, tapamos el cuenco con un plástico y dejamos reposar durante 20 minutos. En panadería, a este tiempo de reposo se le llama autolisis, y su aplicación hace que la harina se hidrate por completo, lo que nos permite llevar a cabo el posterior amasado de manera sencilla y, sobre todo, rápida. Tanto es así, que en el caso de la elaboración de pan se puede conseguir desarrollar una masa perfecta, sin apenas esfuerzo, siguiendo la técnica de amasados cortos y reposos.
  4. Pasado el tiempo de autolisis, destapamos el cuenco y trabajamos la masa durante unos segundos. Con este segundo ciclo de amasado nuestra masa ya está lista. Como podéis ver, sin apenas esfuerzo, y gracias a la autolisis, hemos logrado una masa elástica de superficie brillante. Tapamos el cuenco y dejamos reposar la masa durante 30 minutos más para que se relaje y no nos cueste trabajo formar nuestros obleas para las empanadillas.
  5. A continuación, cortamos la masa en tantas porciones como empanadillas queramos hacer. Nosotros la hemos dividido en 8 partes, para mayor exactitud, hemos usado una balanza de cocina. Una vez hechas las porciones, formamos una bola con cada una de ellas.
  6. Ya solo nos queda recortar una bolsa de plástico de las usadas para congelar alimentos. Recortamos los laterales para poder abrirla e introducir una bola de masa entre las dos láminas de plástico. Aplastamos la bola haciendo presión con un cuenco de base plana o con el rodillo. Repetimos el proceso con todas las bolas de masa.
  7. A medida que formamos los discos de masa los rellenamos con los ingredientes elegidos

Resumen de la Receta

Como se trata de una masa fácil de hacer, os recomiendo que la hagáis en el momento de usarla, aunque, si lo deseáis, podéis congelarla una vez hecha. También podéis congelar las obleas de masa, en este caso es importante que pongáis una lámina de papel entre cada disco de masa, de manera que podáis separarlos fácilmente a la hora de usarlos.

Si te ha gustado esta receta de Masa para empanadillas u obleas caseras te aconsejamos no te pierdas más Recetas de Masas y no olvides descargar Gratis Nuestro App. DESCARGAR AQUÍ.

Hace unos días anunciábamos el lanzamiento de la skill de Directo al Paladar y Nestlé Cocina para Alexa, el asistente inteligente de Amazon basado en voz.

Hoy vamos a ver lo fácil que es preparar una tarta de manzana siguiendo las indicaciones de Alexa, interactuando con nuestra voz y utilizando las manos solo para cocinar. Se acabó el manchar libros, móviles y tablets.

Para empezar a usar la skill de Directo al Paladar con Alexa primero tenemos que habilitarla desde la app de Alexa en nuestro móvil. Para que sepa que queremos algo, debemos nombrarla, por lo que todas nuestras frases comenzarán llamándola: Alexa…

Una tarta de manzana con ayuda

Alexa, abre Directo al Paladar. Esa será nuestra primera indicación a nuestro asistente virtual. Con nuestra voz Alexa abrirá la skill de Directo al Paladar.

A continuación, un ejemplo de cómo nos comunicamos con Alexa, paso a paso, para preparar la receta completa.

  • Alexa, abre Directo al Paladar y busca una receta de tarta de manzana.

  • Bien, de recetas de tarta de manzana, te recomiendo tarta de manzana con hojaldre. Es fácil y se tarda 30 minutos. ¿Quieres cocinar esta receta o buscar de nuevo?

  • Cocinar

  • Bien, por cierto, ya tienes la receta en tu app de Alexa. ¿Te cuento los ingredientes?

  • Sí.

  • Perfecto, los ingredientes para 6 personas son: 1 masa de hojaldre redonda Buitoni, 400 gr de manzana golden, 25 gr de mantequilla, 15 gr de azúcar, 1 cucharada de mermelada de melocotón. ¿Quieres escuchar los pasos de la receta?

  • Sí.

  • Perfecto, paso 1 de 7. Precalentar el horno a 200º. Di “siguiente paso” para continuar o vuelve a abrir Directo al Paladar si se cierra.

  • Alexa, siguiente paso.

  • Perfecto, paso 2 de 7. Desenrollar la masa de hojaldre y marcar con un cuchillo alrededor de la masa a 2 centímetros del borde. Pinchar la masa menos el borde.

  • Alexa, siguiente paso.

  • Bien, paso 3 de 7. Lavar los 400 gr de manzanas y sin pelar cortar en láminas finas.

  • Alexa, siguiente paso.

  • Perfecto, paso 4 de 7. Colocar encima del hojaldre en forma circular…

Alexa nos ofrecerá siempre en primer lugar la receta más valorada por los usuarios. Las indicaciones y búsquedas de recetas en nuestro asistente virtual por voz, las podemos hacer por ingrediente, dificultad en la elaboración del plato, tipo de plato (cocina mexicana, tradicional, etc…) o restricciones alimentarias (recetas sin gluten, sin lactosa, sin azúcar, sin huevo, vegana…).

La skill de Directo al Paladar en acción

En este vídeo puedes ver lo fácil que es hacer una tarta de manzana con la skill de Directo al Paladar y Alexa:

El lanzamiento de la skill de Directo al Paladar y Nestlé supone el primer paso de esta nueva herramienta, a la que se irán incorporando nuevas recetas, funcionalidades y mejoras.

En estos momentos la skill de Directo al Paladar y Nestlé Cocina cuenta con más de 800 recetas, además de esta deliciosa tarta de manzana puedes encontrar otros postres, primeros, segundos, desayunos, meriendas… Una gran variedad de recetas para pasarlo mejor que nunca en la cocina.

¡¡Buenos días compañeros!! Hoy vuelvo a mis opiniones sobre productos alimentarios, y esta vez de un producto que me gusta mucho por las enormes posibilidades que me ofrece a la hora de cocinarlo. Y es que este alimento del que os voy a hablar nos sirve para mejorar nuestra creatividad en la cocina, pues con él podemos hacer recetas ricas ricas, pero además también rápidas y que gustan a toda la familia. No se trata de un alimento que podamos comer nada más abrir, sino que necesita horno y algún que otro relleno para que esté bueno de verdad.
Os hablo de la MASA PARA EMPANADA de la marca LA COCINERA, que podemos encontrar en la gran mayoría de supermercados e hipermercados. Os cuento aquí todo lo referente a este producto así como mi experiencia personal con él y las recetas que yo suelo hacer. Espero que mi opinión os pueda ser de ayuda.
.

NESTLÉ LA COCINERA MASA PARA EMPANADA

Se trata de un producto de la marca LA COCINERA.
.

UN POQUITO SOBRE LA MARCA

¿Quien no conoce LA COCINERA? Es una de esas marcas que (por lo menos a mi) me dan mucha ternura cuando la veo y me recuerda a aquellos tiempos de infancia en los que «ayudaba» a mi abuela a realizar esas recetas de dulces que solo la gente mayor sabía realizar bien buenas.
Y es que esta marca nos ofrece preparados para que podamos hacer nosotros mismos las recetas en casa, facilitándonos su elaboración, pero permitiéndonos estar orgullosos de haber realizado platos y dulces que habitualmente muchos de nosotros no realizamos y que gustan a todos. La Cocinera pertenece a Nestlé, lo cual es sello de calidad. Basa su producción, como os digo, en preparados de productos que necesitan elaboración y dedicación. De esta manera encontramos desde masas de hojaldre, masas de empanada (como la que os voy a hablar), masa para empanadillas, croquetas, canelones, cremas, salsas, rellenos e incluso productos congelados. Abarca un amplio mercado, lo cual no será nada difícil que tengamos algunos de sus productos por nuestra cocina o que los hayamos comprado alguna vez.

PÁGINA WEB He decidido hacer un apartadito pequeñito para hablaros de la página web porque la verdad es que merece la pena. No solo nos habla de sus productos, sino además nos ofrece consejos y recetas de platos que a todos nos gustan. Por ejemplo, ¿quien no se comería ahora mismo unas tiras de hojaldre y frutos rojos? ¿O unos croissants de jamón y queso?
Todas estas recetas y más las encontraréis en su página web. Están creadas, lógicamente, con productos de la marca. Así podremos comprobar lo fácil que es cocinar sus productos.
.

MASA PARA EMPANADA LA COCINERA

Esta masa es un producto más de la marca.
Está especialmente destinado a la elaboración de todo tipo de empanadas. La Cocinera nos vende la masa fresca y cruda, nosotros deberemos añadirle el relleno y hornearla. Si de algo presume esta marca es de potenciar la comida casera, y por eso, sus productos están hechos con ingredientes básicos y de primera calidad, para que se asemeje a la elaboración que haríamos nosotros si hiciéramos la masa en casa. Esta masa para empanada está hecha conharina y aceite de oliva, y no contiene grasas hidrogenadas. Es una masa fina pero soporta bien cualquier tipo de ingrediente, eso si, sin cargarla demasiado pues si no, el peso puede vencer y romperla.
Respecto a sus valores nutricionales, es un producto que no podemos considerar de «dieta», más bien entraría dentro de una dieta equilibrada siempre y cuando lo tomemos con moderación. Y es que 100 gramos de este producto tiene 376kcalorías, de las que 19,8 son grasas. Para realizar una valoración exacta de las calorías de la empanada ya cocinada, deberemos añadirle los aportes nutricionales que aporta su relleno.
.

CÓMO COCINARLA

Podemos hacer muchos tipos de empanada con esta masa, pero sea cual sea su relleno, su horneamiento será más o menos igual. Pasos para cocinarla:

  1. Sacarla del paquete y desenrollarla con cuidado, pues es bastante fina y si la manipulamos mucho puede perder su forma.
  2. Pondremos la masa sobre la bandeja de horno
  3. La pincharemos con un tenedor, para que el calor del horno penetre.
  4. Rellenaremos la masa con los ingredientes que queramos, teniendo en cuenta que si es carne, por ejemplo, u otro ingrediente que necesite cocina previa, deberemos cocinarlo antes. También deberemos tener en cuenta que la empanada se deberá cerrar, así que solo deberemos de rellenar media masa, o comprar dos masas para hacerla más grande.
  5. Cerramos la empanada como si fuera un libro
  6. Con un tenedor, volvemos a pinchar y cerramos los bordes apretando las dos masas.
  7. Lo metemos en el horno. Estará hecha cuando veamos que la empanada está dorada.


¡Y ya tendremos nuestra empanada!
.

ENVASE

Esta masa viene enrollada, por lo que su envase es alargado y redondo. No nos será difícil encontrarlo pues su envoltorio es muy característico, incluso si lo comparamos con otras marcas que venden el mismo producto. Su envase es un paquete de plástico en la que podemos leer información muy útil para su realización; sin ir más lejos, la marca y el tipo de producto del que se trata, sus ingredientes y las características básicas del producto; pero también los pasos necesarios para un buen horneado y el tiempo que necesita estar en el horno para que quede realmente buena. (Aunque ya sabemos que los tiempos son orientativos y dependen de cada horno…)
La masa va en el interior de este paquete, enrollada, y contiene su propio papel de horno.
.

DONDE ENCONTRARLA Y A QUE PRECIO

Esta masa la podemos encontrar en casi cualquier supermercado (y el «casi» se lo dedico al supermercado rey de su marca blanca, porque aquí no la encontramos), así como en hipermercados y centros comerciales.

Su precio, en comparación con otras marcas similares, es medio. No recuerdo el precio exacto del supermercado donde lo compro pero la veo en supermercados online por unos 2€.
.

MI EXPERIENCIA PERSONAL

Mi experiencia personal con esta masa para empanada de La Cocinera está siendo muy buena.
La descubrí cuando me independicé, entonces fue cuando empecé a cocinar más y a interesarme por esas recetas que siempre había hecho mi madre. Un día vi esta masa en mi supermercado habitual (por aquel entonces era un Masymas) y me vinieron a la cabeza un montón de ideas de empanadas para hacer. La verdad es que hasta aquel momento no tenía ni idea de que existían estos preparados que tanto nos facilitan la vida, por lo menos en esos momentos en que necesitas hacer algo rápido porque tienes invitados y no tienes tiempo para hacer algo elaborado. Porque realmente con esta masa, las empanadas salen en un periquete. Aquel día fue el primer día que la compré, y tanto me gustó que seguí comprándola ocasionalmente (no es un producto del que abusar) y sigo haciéndolo hoy en día. También he probado otros tipos de masas de la misma marca, de las que os hablaré en otras ocasiones.Centrándome en esta masa, tengo que decir que me encanta por tres principales razones:

  1. La primera de ellas, porque la encuentro muy útil para hacer empanadas, una comida que a todos gusta; niños, jóvenes, mayores. Es por tantoun plato muy recurrido que se que va a gustar.
  2. La segunda de ellas, porque su preparación no lleva más de 20 minutos (y aquí ya he incluido el tiempo de relleno, aunque dependerá, claro está, de los ingredientes que queramos añadir y de si necesitan cocinarse previamente.
  3. La tercera y más importante, una vez hecha queda muy buena. Crujiente y en el término medio entre seca y demasiado grasa. Se nota la grasita que suelta y esto es lo que la hace verdaderamente deliciosa. No queda muy salada (como otras que he probado) pero tampoco sosa.Queda en su punto.


Yo suelo comprarla cuando tengo cenas familiares o de amigos en las que se acuerda que cada uno debe de llevar algo, y cuando soy yo las que las hago en casa. Y a todos les gusta. Si no digo que la masa es comprada, todos piensan que es casera. Es un plato que siempre se termina bien rápido.
La he rellenado de bastantes cosas; mi favorita (y la más rápida de hacer) es la de jamón y queso (bien sencilla; sobre la masa de empanada se le añade una capa fina de tomate frito, una capa de jamón, otra de queso, de nuevo otra de jamón, y cerramos la masa. Y al horno), pero también la he hecho de atún y tomate e incluso de salchichas. Quiero probar a hacer de carne, ya os contaré. Si me permitís que os de un consejo sobre su relleno, os diré por experiencia previa que no la rellenéis mucho, sobre todo si el contenido es tirando más a líquido que a espeso, porque la masa se puede mojar y entonces soporta menos el peso, llegándose a romper. La última empanada que hice, sin ir más lejos, tuvimos que comerla con cuchillo y tenedor (menos mal que solo era para los de casa). ¡¡¡Pero aún así estaba buenísima!!!
La única pega que le puedo poner es que una sola empanada queda muy pequeña, pues cada paquete solo incluye una masa y hay que tener en cuenta que debemos cerrarla, por lo que la empanada se nos queda la mitad de lo que es el cuadrado de la masa. Por eso, yo suelo comprar dos masas para empanadas y poner una encima de la otra. Así llegamos a más. Además, es un alimento que se puede guardar de un día para otro, por lo que si sobra no pasa nada. Es un plato con el que me siento segura porque se que va a gustar, y que además me permite echarle mucha imaginación a la hora de pensar que le meto dentro. ¡Por eso me gusta tanto!
.

CONCLUSIÓN

Pues poco más puedo deciros que no os haya dicho ya; es una masa que me encanta, no solo porque sale buenísima, sino porque nos permite hacer muchos tipos de empanadas muy fácilmente, sin necesidad de ser un as en la cocina. Por eso mismo va muy bien como plato para picar en comidas y cenas familiares o de amigos que realicemos en casa, las empanadas siempre gustan con lo que quedaremos muy pero que muy bien si la hacemos. La recomiendo 100%, si la compráis os sorprenderéis de lo fácil que es cocinar empanadas con esta masa.
Y ya con esto me despido de [email protected] [email protected] esperando que mi opinión os haya resultado de ayuda. Muchas gracias por vuestras lecturas, valoraciones y comentarios.
¡Aquí os dejo algunas fotos! Besos!!***
¡PROBANDO-PROBANDO TIENE PÁGINA DE FACEBOOK! Te animo a que te unas a ella para enterarte de todas las novedades del blog, trucos, concursos, ofertas…
Dale «Me gusta» aquí!! www.facebook.com/probandoprobandoblog

¿Por qué Josema Yuste pensó en las empanadillas para el famosísimo sketch de Encarna de Noche de Martes y Trece en aquella lejana Nochevieja de 1986? Pues seguramente porque no hay plato más popular y fácilmente reconocible que este. Una masa rellena de ingredientes diversos salados que se fríe en aceite para que quede crujiente por fuera y blandita por dentro. ¿Quién no ha comido o elaborado empanadillas caseras alguna vez? Hay tantas recetas como personas, pero, conocemos sus secretos básicos? ¿Nos quedan demasiado blandas, quemadas…? ¿Qué es mejor hacerlas de carne o de pescado? ¿Y qué hay de la masa?

Hablamos con una cocinera con restaurante propio en Pontevedra, con un experto en empanadillas argentinas en Barcelona y con un chef dos estrellas Michelin en Madrid para que nos cuenten cómo hacer la empanadilla perfecta. Estos son los 7 errores que no debes cometer si quieres que te queden de rechupete.

1. No hacer una masa casera fina y bien elaborada

Cuando era pequeño al chef Oscar Velasco no le acababa de gustar las empanadillas que preparaba su madre. Y eso que le ponía carne rica segoviana. Cuando creció y se dedicó a la cocina, lo entendió. “La clave está en la masa. Si la usas precocinada o no cuidas su elaboración, las empanadillas nunca quedarán exquisitas”, explica el cocinero del Santceloni de Madrid, con dos estrellas Michelin, a quién le gusta que la masa quede muy fina. Son más delicadas de manejar pero muy ricas. También Marta Pintos, propietaria y cocinera del restaurante Casa Simón, en Cangas do Morrazo (Pontevedra), apuesta por un resultado fino y crujiente. Ella le pone huevo, harina, un poco de agua con sal, un chorrito de aceite y un poco de levadura de panadería, aunque cada maestrillo tiene su librillo.

Buena muestra de ello está en la típica empanada gallega. En O libro da Empanada (Xerais, 1993) Fina Casalderrey y Mariano García recorren la historia de la empanada gallega y citan medio centenar de formas distintas de preparar la masa: de harina de trigo, centeno, maíz… Elaboraciones y grosores diversos, que a veces son como pan, otras se amasa de nuevo con aceite del relleno, a veces llevan leche o huevos…

Velasco a la suya le pone un poco de vino blanco. Dice Marta que hay que trabajarse un poquito la masa con delicadeza, y poner atención porque “cuantos más golpes le des, más dura te quedará”. La dejamos reposar y cuando se ha hinchado y tiene una consistencia blanda, la estiras bien y haces marcas con un molde, un cortapastas o un aro de emplatar dándoles forma redondeada para que no se abran al freír.

2. ¿Nos atrevemos con una masa de hojaldre argentina?

Las empanadillas argentinas (allí, empanadas) tienen una excelente reputación, y últimamente se han puesto muy de moda en ciudades como Barcelona, con locales como Rekons, donde sus propietarios actualizan las recetas de sus antepasados argentinos y las mezclan con sabores más españoles. Patricio Raineri nos explica que el secreto de la masa que hacía su abuela es sin duda que sea masa de hojaldre. “Nosotros la hacemos con harina, agua, grasa vegetal como margarina y sin levadura”,

cuenta y añade que en el local disponen de una máquina laminadora con rodillos para hacer el hojaldre pero se puede hacer en casa perfectamente, creando las capas doblando y estirando la masa varias veces como quien pliega una manta poniendo encima la grasa que se emplee. “No podrás pasar de 3 o 4 veces porque la masa se endurece, ofrece resistencia. Mi abuela le ponía manteca y quedaba deliciosa”. Después, la cortaremos con un molde. Para Raineri esta masa tiene una consistencia más suave que la de las empanadillas españolas. Eso sí, también aconseja que sea fina.

3. No usar carnes jugosas ni darles una cocción previa

Hay miles de posibilidades para rellenar las empanadillas, aunque la más típica tal vez sea la de bonito con tomate y huevo cocido. Si nos decidimos por un relleno de carne, Oscar Velasco nos aconseja que sea un tipo de pieza jugosa, como costilla, carrillera, lengua o jarrete. “A mí personalmente no me gusta utilizar el lomo de cerdo porque queda seco”, apunta el chef. Otro secreto importante del relleno cárnico, que se puede acompañar con verduras salteadas, es que necesitan una cocción previa antes de colocarlo en la masa para que nos quede en su punto. Se puede hacer también con salchichas “que quedarán mejor si las doras un poco”.

Patricio Raineri recuerda las empanadillas de la abuela, hechas con carne de ternera, cebolla, comino y sal, aunque en Rekons recurren a múltiples combinaciones. Entre las que más salen, la de chorizo picante con queso.

4. Precocinar pescados como las sardinas

A diferencia de la carne, Oscar Velasco aconseja no precocinar pescados como la sardina antes de rellenar la masa de la empanadilla. “Es suficiente con ponerlos en crudo en la masa y meter en el horno para se cuezan”. Marta Pintos, como no podía ser de otra manera estando en el área metropolitana de Vigo, hace las empanadillas sobre todo de pescado, y siguiendo la tradición de la abuela, “aunque personalizo un poco”.

Por ejemplo las hace de bacalao con pasas, y nos aconseja cocer un poco o saltear el bacalao antes. “Lo que más vendemos es la empanada de xoubas o sardinilla y la de berberechos”, cuenta la cocinera. Por supuesto, todo fresco. La sardinilla gallega (entre 11 y 14 centímetros) no hace falta precocinarla, “aunque muchos no pierden el tiempo en ello, yo la abro y le quito la espina para que quede más fina, después la hago con pimientito y está superrica cocinada con su jugo en el horno”.

5. No rellenar la masa en su justa proporción

Parece una tontería pero una vez tenemos la masa cortada en obleas, hemos de proceder a rellenarla con cuidado, sin sobrecargarla para evitar que en el momento de freír o calentar se nos escape. Oscar Velasco y Marta Pintos advierten de la importancia de no excederse en el relleno, aunque Patricio Raineri nos recuerda que no podemos tampoco dejarlas muy vacías. Debe estar equilibrado el sabor de los ingredientes y el de la masa. Igual de importante es trabajar con útiles que nos sean cómodos para cortar y también para sellar la empanadilla. Podemos cortar con espátula, rellenar con una cuchara pequeña, doblar con las manos y presionar bien los bordes con un tenedor. Una vez realizado, no esperar demasiado a cocinarlas.

La gran diferencia entre una empanada gallega y una empanadilla es el tamaño. En casa de Oscar Velasco y su mujer, Montse Abellà (también jefa de pastelería del Santceloni) hacen una gran empanada, que sus niños devoran en un plis plas. “Resulta mucho más cómodo la empanada que no la empanadilla, que requiere mucho más rato al ser elaboraciones individuales”, dice Marta.

6. ¿No hay trucos para aportar jugosidad?

Para Montse Abellà uno de los grandes trucos para obtener un buen resultado con las empanadillas es ponerle cebolla pochada en la base, y encima el relleno que te apetezca. “Soy una gran fan de la cebolla en todas sus acepciones, cruda, salteada… Porque te sirve lo mismo para una tortilla que para un caldo, es mi fondo de armario”, apunta. En este caso, la cebolla aportará untuosidad y jugosidad. Raineri apunta también que en las empanadillas de carne de su abuela, había dos partes de cebolla y una de carne, y además las freía en grasa de cerdo, una auténtica delicia para el paladar aunque no tanto para nuestras arterias.

Marta Pintos nos explica que no echa el pochado de cebolla directamente de la sartén al relleno, “lo escurro previamente con una espumadera para quitar el exceso de aceite y que no se acumule dentro”. Ni exceso de aceite, ni tampoco salsas, para evitar que perdamos ese efecto crujiente que debe tener una buena empanadilla, avisa Oscar Velasco. Y, por supuesto, ingredientes de buena calidad, desde el tomate al aceite de la fritura.

7. Las empanadillas, ¿al horno o fritas?

Ase dice que la empanada se cocina en el horno y la empanadilla en la sartén, pero como vemos en los ejemplos de puntos anteriores, todo es posible. “Para mí una empanadilla es la versión mini de la empanada que más te guste”, cuenta Marta, que en su restaurante de Cangas de Morrazo tiene siempre empanada, todo un básico, pero la empanadilla solo la elabora cuando tiene tiempo y la sirve como pincho. Karlos Arguiñano en hogarmanía.com por ejemplo, hace un relleno de carne previamente salteada junto a verduras como ajo y cebolleta, lo introduce en la empanadilla junto a huevo cocido y aceitunas picadas, la pinta con huevo batido y la hornea a 200 grados centígrados durante 6-8 minutos.

“Nosotros las hacemos de las dos maneras aunque el horneado resulta más ligero y cómodo, con la fritura quedan muy ricas”, explica Raineri. Unas empanadillas de bonito fritas en sartén hasta que estén bien doraditas, no necesitaran que las pincelemos con huevo. Cuando hace empanadillas de sardinas, Velasco lo pone a mitad del horno y poco rato, “que dore la masa y ya está”. Estan en su punto recién hechas, aunque al horno aguantan más tiempo y se pueden recalentar.

Mini pizzas en obleas de empanadillas

Nos preparamos para una comida informal, unas tapitas o picoteo. Una buena opción pueden ser estas Mini pizzas en obleas de empanadillas. Son ideales porque además de ser muy fáciles las puedes personalizar con los ingredientes que más te gusten.

Las pizzas gustan a la mayoría de los mortales. Las hay de masa fina, esponjosa, rellena, rellena en los bordes, las podemos hacer en casa, las hay precocinadas, pero lo que hoy os traemos es una opción diferente. Vamos a usar como base las obleas que usamos para hacer las empanadillas. Ya sabes que en otras ocasiones la hemos preparado incluso usando como base pan de molde, que también es una opción fácil y rápida.

Ya sabéis que cuando hacemos pizzas caseras, lo más laborioso es la masa. Existe la opción de comprar bases ya elaboradas (precocinadas, congeladas, refrigeradas…), para poner sobre ellas los ingredientes que más nos gustan, como hemos comentado en otras ocasiones, nosotros somos más partidarios de las masas que podemos realizar en casa. Pero no siempre es posible, o no siempre tenemos el tiempo o las ganas suficientes.

La opción que os proponemos hoy es usar las obleas de las empanadillas como base y, el resultado, nos ha encantado!! Además puede ser una receta de aprovechamiento genial para usar esos restos que tenemos en la nevera, como es el caso del resto de pollo asado que he utilizado yo.

He preparado la receta en vídeo para que puedas ver el proceso paso a paso. Recuerda suscribirte a nuestro canal de YouTube para estar al día de las novedades. Es gratis!!

Ingredientes:

  • 16 Obleas para empanadillas refrigeradas
  • Salsa de tomate casera
  • Salsa kétchup
  • Orégano
  • 150g de queso rallado especial para fundir
  • 100g de bacon en tacos
  • 1 lata de atún al natural
  • Aceitunas cortadas en láminas
  • Pollo asado del día anterior
  • Perlas de mozzarella

Elaboración:

Comienza a preparar este delicioso aperitivo o cena rápida poniendo a precalentar el horno a 180ºC con calor arriba y abajo.

Mientras el horno toma la temperatura necesaria, prepara las bases de oblea sobre una bandeja de horno cubierta con papel de hornear.

Le ponemos la salsa base. Yo he preparado dos opciones diferentes, unas con salsa de tomate y otras con kétchup. Puedes usar la salsa que más guste en casa. Sobre la salsa espolvorea con un poco de orégano. Si no te gusta el orégano puedes suprimirlo o bien, cambiarlo por albahaca. Cualquiera de las dos opciones no ofrecerá el sabor y aroma típico de las pizzas. Para terminar la base pon un poco de queso rallado por encima.

lacocinadeenloqui.com

A continuación pon los ingredientes que prefieras. Yo he hecho varias opciones, a unas les he puesto atún y bacon, añadiendo un poco más de queso rallado por encima.

Otras las he hecho con pollo asado del día anterior, unas aceitunas cortadas en láminas y perlas de mozzarella.

Las últimas se me han ocurrido en el último momento y les he añadido unas rodajas de calabacín junto al atún y las perlas de mozzarella. Esta puede ser una opción divertida y atractiva de ofrecer verdura a los más pequeños.

Hornea durante 10-12 minutos o hasta que queden doradas y el queso fundido. Ten en cuenta que la masa de las obleas es finita y no necesita mucha cocción. Así quedan al sacar del horno.

Ya las tienes listas para servir y llevar a la mesa.

Que lo disfrutéis y hasta la próxima Cocinitas!!

Me gusta esto:

Me gusta Cargando…

Autor: Encarni López

Me encanta la cocina, por eso es un placer poder compartir contigo lo que más me gusta: cocinar para mi familia. Lee todas las entradas de Encarni López

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *