0

La fluoxetina engorda

La Fluoxetina puede ser usada para adelgazar

Se ha demostrado que ciertos tipos de medicamentos antidepresivos que actúan sobre la transmisión de la serotonina pueden causar una reducción en la ingesta de alimentos y una disminución del peso corporal.

La fluoxetina pertenece a este grupo de medicamentos, la cual en diversos estudios ha demostrado controlar la saciedad, produciendo como consecuencia pérdida de peso asociada. Sin embargo, este medicamento no debe ser utilizado con esta finalidad, debido a todos los efectos secundarios que provoca y por el hecho de que su acción en la pérdida de peso ha sido verificada solo a corto plazo.

Cómo es que la fluoxetina ayuda a perder peso

Todavía no se sabe a ciencia cierta cuál es el mecanismo de la fluoxetina en la reducción de la obesidad, pero se piensa que su acción inhibitoria del apetito sea una consecuencia del bloqueo de recaptación de serotonina y consecuente aumento de la disponibilidad de este neurotransmisor en las sinapsis neuronales.

Además de estar involucrado en la regulación de la saciedad, se ha demostrado que la fluoxetina contribuye al aumento del metabolismo.

Varios estudios han demostrado que la fluoxetina puede ayudar a reducir el peso, pero este efecto solo se ha observado a corto plazo, encontrándose que en un período de 4 a 6 meses aproximadamente después de comenzar el tratamiento, algunos pacientes comenzaron a subir de peso nuevamente. Además, varios estudios que fueron realizados y que demostraron mayores beneficios con la fluoxetina también utilizaron asesoramiento nutricional y cambios en el estilo de vida.

¿La fluoxetina está indicada para adelgazar?

La fluoxetina no está indicada para el tratamiento de la obesidad, debido a que se verificó que ejerce un efecto transitorio en la pérdida de peso, especialmente durante los primeros seis meses, recuperando el peso perdido después de los primeros 6 meses de uso.

Cuáles son sus efectos secundarios

La fluoxetina es un medicamento que puede provocar diversos efectos colaterales, siendo los más frecuentes diarrea, náuseas, fatiga, dolor de cabeza, insomnio, palpitaciones, visión borrosa, boca seca, malestar gastrointestinal, vómitos, escalofríos, pérdida de peso, disminución del apetito, trastornos de atención, vértigo, disgeusia, letargia, somnolencia, temblores, sueños anormales, ansiedad, disminución del deseo sexual, nerviosismo, cansancio, trastornos del sueño. tensión, orinar frecuentemente, trastornos de la eyaculación, sangrados y hemorragias ginecológicas, disfunción eréctil, sudoración en exceso, bostezar, comezón y erupciones de la piel y rubor.

Cómo perder peso sin el uso de este medicamento

La mejor manera de adelgazar es a través de una dieta hipocalórica y de la práctica de actividad física regularmente. Los ejercicios son de mucha importancia debido a que alivian el estrés, disminuyen la ansiedad y queman la grasa acumulada. Además de esto, promueven la sensación de bienestar mejorando así todo el funcionamiento del organismo. Vea también cuáles son los alimentos que ayudan a bajar de peso.

Si quiere bajar de peso de forma saludable, vea en el vídeo a continuación qué debe hacer:

3 Consejos para PERDER BARRIGA en 10 días

130 mil visualizaciones

La fluoxetina puede servir para adelgazar, según una postulación que ha surgido en los últimos años. Se trata de un fármaco que puede ocasionar una pérdida considerable de peso cuando se consume con regularidad.

Esta postulación ha creado bastante controversia a la hora de delimitar los efectos específicos de la fluoxetina y del uso adecuado de este medicamento. Ante la nueva «moda» que ha destapado los efectos sobre el peso de la fluoxetina, muchas personas creen que este medicamento constituye un fármaco útil para perder peso.

Dejando de lado la utilidad de este fármaco para adelgazar, primero de todo tenemos que tener en cuenta qué es y para qué se confecciona la fluoxetina. Para empezar, hay que dejar claro que la fluoextina no es un fármaco que se haya diseñado para adelgazar ni que se utilice para tales objetivos.

De este modo, la fluoxetina, también conocida como prozac, es un fármaco antidepresivo, por lo que está diseñado para tratar desórdenes del estado de ánimo. Más específicamente, este psicofármaco consta de un antidepresivo de la clase inhibidor selectivo de la recaptación de serotonina (ISRS).

La fluoxetina se diseñó en 1974 y se utiliza desde el año 1987, por lo que es uno de los psicofármacos más antiguos que se utilizan en la actualidad.

¿Para qué se utiliza la fluoxetina?

La fluoextina constituye uno de los psicofármacos más utilizados y se emplea principalmente para tratar trastornos depresivos de carácter agudo, es decir, para tratar la depresión y alteraciones relacionadas.

Es un medicamento eficaz para tratar otros trastornos mentales como las bulimias de tipo nervioso, los trastornos obsesivo-compulsivos o algunos trastorno bipolares.

Por otro lado, se puede utilizar la fluoxetina de forma ocasional para tratar problemas de alcoholismo, trastorno por déficit de atención, ciertos trastornos del sueño (sobretodo esos asociados a la narcolepsia), migrañas, trastorno de estrés postraumático, síndrome de tourette, tricotilomania, obesidad y algunas alteraciones sexuales.

Así pues, la fluoxetina es en su esencia un psicofármaco que permite realizar cambios en los mecanismos del cerebro que controlan el estado de ánimo y está diseñado para intervenir alteraciones psicopatológicas, especialmente esas que poseen componentes afectivos como la depresión.

Con esta breve aproximación a este psicofármaco, vemos claramente que la fluoxetina no es un medicamento que se utilice para adelgazar, ya que no está pensado, confeccionado, diseñado y comercializado para tales fines.

No obstante, este hecho no quita que este fármaco no pueda tener efectos en la regulación del peso corporal y pueda resultar eficaz para adelgazar.

Para poder salir de dudas y analizar con mayor claridad los la eficacia y la conveniencia de este fármaco para tales fines, necesitamos profundizar un poco más en todos los efectos que realiza la fluoxetina sobre el organismo y, más específicamente, cómo modula la pérdida de peso.

Fluoxetina para adelgazar

La fluoxetina se ha postulado como un tratamiento eficaz para adelgazar ya que muchas personas, al consumir este fármaco para intervenir alteraciones mentales como la depresión o el trastorno obsesivo-compulsivo han experimentado una pérdida ponderal de peso.

Este hecho se explica principalmente porque, tal y como hemos visto anteriormente, la serotonina regula las sensaciones de hambre, por lo que al modificar el funcionamiento de esta sustancia a través de la fluoxetina se puede disminuir el apetito.

La serotonina es una sustancia inhibidora, por lo que respecto al hambre, su principal función consiste en enviar mensajes de saciedad cuando el organismo ya ha estado suficientemente nutrido.

Así pues, al consumir fluoxetina, esta regulación de la saciedad se ve alterada, por lo que el cerebro deja de regular las sensaciones de hambre a través de los mecanismos propios del organismo.

Esto se explica porque el cuerpo, cuando ha ingerido una cantidad suficiente de alimentos, empieza a producir serotonina para que el cerebro sepa que ya está saciado y que no necesita comer más.

Ahora bien, ¿qué pasa cuando la serotonina no se produce a través de los mecanismos del cuerpo sino a través de un medicamento que impide su recaptación como la fluoxetina?

¿Por qué la fluoxetina no está indicada como tratamiento para adelgazar?

Al consumir fluoexetina para adelgazar, podemos empezar a tener sensaciones de saciedad cuando realmente no estamos saciados, es decir, cuando lo indica la serotonina producida por la fluoxetina y no cuando lo indica nuestro cuerpo.

Este hecho puede resultar peligroso; podemos empezar a tener patrones de alimentación poco saludables, ya que podemos no comer cuando realmente nuestro cuerpo carece de ciertos nutrientes.

Se ha concluido que la fluoxetina puede resultar un fármaco eficaz para adelgazar ya que inhibe el hambre pero no constituye un medicamento adecuado para adelgazar. De hecho, la pérdida de peso constituye uno de los efectos secundarios de la fluoxetina y se interpreta como un fenómeno nocivo que puede producir el consumo de este medicamento.

Así pues, se pretende que la inhibición de la recaptación de la serotonina que produce la fluoxetina sea selectiva para incrementar el estado de ánimo y la capacidad de relajación, y minimice los efectos secundarios sobre el hambre.

No obstante, las complejidades del cerebro humano no permite que este fármaco no tenga ningún efecto secundario, por lo que a menudo puede afectar a las sensaciones de apetito y saciedad.

De este modo, la fluoxetina no se puede considerar como un fármaco adecuado y eficaz para adelgazar principalmente porque los efectos que origina sobre el apetito no son ni deseados, ni controlados ni saludables para la persona.

Además, hay que tener en cuenta que este fármaco se utiliza para conseguir unos efectos específicos en cerebros que presentan unas necesidades determinadas.

Pretender aumentar el estado de ánimo a través del incremento de serotonina en una persona que ya posee un estado de ánimo óptimo con unos niveles adecuados de serotonina en su cerebro puede resultar perjudicial.

¿Cómo actúa la fluoxetina en el organismo?

La fluoxetina, como todos los medicamentos, se consume con el objetivo de realizar modificaciones en el funcionamiento del organismo.

De este modo, las propiedades químicas que posee este fármaco se ingieren para que cuando estas accedan al cuerpo puedan realizar cambios en los procesos químicos endógenos y conseguir una serie de efectos que permitan suplir las deficiencias o las desviaciones del organismo.

Además, hay que tener en cuenta que la fluoxetina es un psicofármaco, por lo que los efectos que se persiguen con el consumo de este fármaco se realizan en el cerebro.

Así pues, la fluoxetina realiza cambios principalmente en el funcionamiento cerebral, con el objetivo de realizar los cambios químicos pertinentes que consigan restablecer un funcionamiento óptimo de las regiones mentales.

Vamos pues a ver cómo se consume este psicofármaco y qué efectos realiza cuando accede al cerebro de las personas.

¿Qué modificaciones cerebrales realiza?

La fluoxetina se administra por vía oral y se absorbe por el tracto digestivo.

A pesar de que el organismo suele absorber con mucha facilidad este fármaco, la presencia de alimentos en el estómago retrasa su absorción. No obstante, no realiza cambios en la extensión de la sustancia, simplemente retrasa la aparición de sus efectos, es decir, el fármaco tarda más en llegar al cerebro.

Una vez absorbida, la fluoxetina es metabolizada por el hígado, se une en las proteínas del plasma, se distribuye por la sangre y llega al cerebro superando fácilmente la barrera hematoencefálica.

Cuando llega al cerebro, la fluoxetina empieza a realizar una serie de modificaciones en el funcionamiento cerebral.

Como hemos comentado anteriormente, la fluoxetina es un antidepresivo perteneciente a los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina. Esto quiere decir que al entrar en el cerebro la acción principal que realiza consiste en inhibir la recaptación de la serotonina.

¿Qué efectos produce la fluoxetina en la serotonina?

La serotonina es una sustancia específica del cerebro que se encarga de realizar un gran número de acciones cerebrales. Como la serotonina, existen muchas más sustancias distribuidas por todas las regiones cerebrales, y cada una de ellas realizan unas acciones determinadas.

Estas sustancias realizan sus acciones al transitar de una neurona a otra, es decir, distribuyéndose por distintas regiones cerebrales.

Este tránsito de sustancias entre las distintas neuronas del cerebro se realiza mediante unos receptores, los cuales son los encargados de transportar las sustancias de una neurona a otra.

Cuando la sustancia es transportada a través de los receptores, entran dentro de las neuronas a través de mecanismo de recaptación.

Efectos fluoxetina-serotonia

La acción que realiza la fluoxetina consiste en inhibir la recaptación de la serotonina, por lo que cuando esta sustancia es transportada hacia una neurona, no puede entrar en el interior celular ya que la fluoxetina lo impide.

Esto se traduce en que la serotonina se transporta igualmente pero no entran en el interior de la neurona, por lo que se queda más tiempo en el espacio intersináptico, es decir, en el espacio que hay entre neuronas.

Como el cerebro sigue transportando serotonina de una neurona a otra, estas sustancias se van acumulando en el espacio entre neuronas, por lo que realizan una mayor estimulación neuronal.

Ahora bien, ¿qué procesos mentales regula la serotonina y qué sucede cuando la fluoxetina incrementa la actividad de estas sustancias? Pues bien, la serotonina es una sustancia inhibitoria muy importante del cerebro que realiza un gran número de actividades cerebrales, pero las principales son las siguientes:

  • Produce melatonina y regula el sueño.
  • Regula el hambre mediante la saciedad.
  • Equilibra el deseo sexual.
  • Controla la temperatura corporal.
  • Controla las sensaciones de bienestar.
  • Controlan la capacidad de concentración.
  • Regula la agresividad.
  • Regula el estado de relajación del cuerpo.
  • Regula el estado de ánimo.

Como vemos, la serotonina regula varios aspectos relacionados con el estado de ánimo, motivo por el cual la fluoxetina, al inhibir la recaptación de esta sustancia, resulta un psicofármaco adecuado para tratar la depresión y otras alteraciones afectivas.

No obstante, también vemos como la serotonina regula el hambre, hecho que indicaría que podría ser eficaz para aumentar la sensación de saciedad y ayudar en los procesos de adelgazamiento.

Fluoxetina para depresión

Los antidepresivos inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina se empezaron a realizar para tratar la depresión en base a un descubrimiento científico muy relevante.

Se demostró cómo, en muchos casos de depresión, la alteración del estado de ánimo se relaciona directamente con niveles bajos de serotonina en el cerebro.

¿Por qué resulta eficaz la fluoxetina para la depresión?

Las personas con depresión suelen tener déficits en la producción de esta sustancia, por lo que el individuo no experimenta los principales efecto que realiza la serotonina en relación al estado de ánimo.

La serotonina (que incluso se conoce como la hormona de la felicidad) produce sensaciones de bienestar, satisfacción, optimismo y gratificación, por lo que tener niveles bajos de esta sustancia se pueden desarrollar episodios depresivos.

Como la fluoxetina inhibe la recaptación de la serotonina, este fármaco permite aumentar los niveles de serotonina en el cerebro y por lo tanto recuperar las sensaciones gratificantes de las que carece el deprimido.

Este hecho junto la realización de múltiples ensayos clínicos que han demostrado la eficacia de la fluoxetina para tratar las alteraciones del estado de ánimo le han convertido en un psicofármaco eficaz para intervenir en los casos de depresión.

Referencias

La fluoxetina es un fármaco muy utilizado en casos de depresión con buenos resultados sin efectos secundarios fuera de lo normal.

Se han observado cambios en el peso de las personas en las que se administra el medicamento. A continuación, sabremos lo importante de la fluoxetina y los cambios que puede provocar en tu peso.

Propiedades de la fluoxetina

La fluoxetina es un fármaco selectivo de la recaptación de serotonina o abreviado ISRS. Lo que quiere decir ese nombre es que el medicamento va a inhibir la recaptación del neurotransmisor de la felicidad conocido como serotonina, con esto aumentara la cantidad de serotonina trabajando en nuestro cerebro y mejoraremos el estado de poca transmisión de serotonina, la causa de la depresión.

La depresión es un trastorno mental relacionado con la afectividad. La teoría que ha demostrado tener más relación es que existe una disminución de la transmisión de serotonina y noradrenalina. Esta última también juega un papel importante y se puede aumentar, aunque con otro tipo de fármacos. El suicidio suele ser la solución que muchos depresivos le dan a su depresión. Cuando una persona está en estado depresivo piensa demasiado en cosas negativas, hay pesimismo, baja autoestima, culpa, perdida de la motivación y falta de libido o apetito sexual. Sienten que no valen nada y que la posible solución es morir. Afortunadamente existen medicamentos que pueden apoyar a estos pacientes.

La causa del mayor uso de fluoxetina es su poca relevancia en los efectos secundarios y además es un antidepresivo de larga duración y por lo tanto requiere menos tabletas o pastillas en el día. Se ha demostrado su eficacia en otros trastornos como obsesivo compulsivo y la ansiedad.

¿Qué tanto engorda la fluoxetina?

Cuando administramos un antidepresivo como la fluoxetina aumentamos la cantidad de serotonina en nuestro sistema nervioso, por lo tanto, nos mostramos más felices y con un estado de recompensa en nuestros pensamientos. Al sentirnos de esa forma será muy difícil que busquemos comer por ansiedad o tristeza, y por lo tanto la fluoxetina ha demostrado bajar de peso. Cuando está presente la depresión el individuo busca satisfacer de cierta forma, el vacío que siente comiendo, ya que la comida causa cierta liberación de serotonina, aunque no en grandes cantidades.

La fluoxetina no engorda, existiendo datos de su papel en la perdida de algunos kilos de peso. Es importante actuar ante algún estado de depresión, sabiendo identificar los síntomas principales y si perduran por más de uno o dos meses.

Ahora ya sabemos que el mito que ronda a este antidepresivo es falso y la importancia siempre de informarnos sobre cualquier tipo de medicamento que usemos. Pueden existir algunos efectos secundarios por la fluoxetina como náuseas, vómitos, anorexia (pérdida de apetito), anorgasmia e insomnio. Sin embargo, no se consideran tan perjudiciales para la salud y es el fármaco de elección en depresiones de grado leve a moderado. Al hablar de una depresión más crónica o complicada se debe acudir a otros antidepresivos más fuertes. Para el uso de ambos medicamentos es importante que visite a su médico.

El uso de antidepresivos en la población general se ha vuelto común en las consultas de atención primaria. De hecho, aunque ningún antidepresivo se encuentra entre los diez fármacos más recetados en España, los dos últimos -Trankimazin y Orfidal- si son recetados para la ansiedad, una patología íntimamente ligada a la depresión.

Por otro lado, expertos como el director del Centro Nórdico de Colaboración Cochrane, Peter Gotzsche, aseguran que los antidepresivos son «inútiles y muy peligrosos», algo que no ha logrado que dejen de prescribirse.

Ahora, un nuevo estudio publicado en el British Medical Journal, a cargo del Dr. Rafael Gafoor y sus colegas del King’s College de Londres, añade un perjuicio más asociado al uso de antidepresivos a largo plazo: un mayor riesgo de aumento de peso.

Para este nuevo trabajo, los investigadores analizaron los registros de salud electrónicos de 294.719 individuos con 20 años o más de Reino Unido entre los años 2004 y 2014, con la finalidad de detectar el uso de antidepresivos y poder visualizar una posible relación con la ganancia de peso a largo plazo.

Por otro lado, los investigadores tuvieron en cuenta otros factores de confusión que pudiesen afectar al peso, como por ejemplo la edad, sufrir enfermedades como la diabetes o algún tipo de cáncer, el tabaquismo, el uso de otros fármacos, etcétera.

Y, aún así, los investigadores detectaron un aumento de peso generalizado cuando se usaban cualquiera de los doce antidepresivos más comúnmente recetados en Reino Unido: Mirtazapina, duloxetina, sertralina, venlafaxina, citalopram, fluoxetina, escitalopram, trazodona, amitriptilina, paroxetina, nortriptilina y dosulepin. Algunos de estos fármacos han demostrado una mayor asociación con el aumento de peso que otros, pero todos ellos, a largo plazo, han contribuido a dicha ganancia según los investigadores.

Concretamente, la mirtazapina -recetada en raras ocasiones- aumentaba el riesgo de ganar entre un 5% y un 50% más de peso respecto a los pacientes que no consumían antidepresivos. Por su parte el citalopram aumentaba el riesgo hasta un 26%.

Según el Dr. Gafoor, incluso los pacientes con normopeso previo a la toma de antidepresivos aumentaban su riesgo de ganancia de peso con la toma de estos fármacos, y los pacientes con un sobrepeso previo aumentaban su probabilidad de pasar al nivel de obesidad tras tomar antidepresivos.

La causa es desconocida

Sin embargo, cabe destacar que incluso los mismos investigadores no saben especificar cuál es realmente la causa del aumento de peso. Por un lado, podría ser un síntoma más de la depresión como tal, o bien podría ser la misma toma de antidepresivos lo que incentivase estos síntomas y contribuyese al círculo vicioso de la enfermedad.

De momento este gran estudio tan solo ha podido identificar una relación. Sugieren que sería necesaria más investigación al respecto, dado que el mismo trastorno depresivo puede sesgar la situación. De hecho, la misma depresión puede provocar tanto disminución como aumento de apetito, y a su vez provoca una disminución de la actividad física, un cúmulo de factores que puede contribuir a la ganancia de peso por sí mismos.

Finalmente, los investigadores destacan otro factor de confusión en su estudio: tan solo se incluyó a individuos que tuviesen tres o más mediciones del Índice de Masa Corporal registradas en su historial clínico durante los diez años del estudio. Esto es un sesgo por sí mismo, dado que los individuos con enfermedades crónicas tienen más probabilidades de acudir al médico con más frecuencia, y por tanto existen más posibilidades de registrar y controlar su peso.

  • Empecé mi tratamiento con fluoxetina de 20 mg, llevo tres días y he tenido dolores de cabeza y hoy que fue el tercer día, sentí mucha ansiedad, cuanto tarda el retirarse estos síntomas?
  • cuanto tiempo hay que tomar l0 mg de fluoxetina antes de empezar con 20mg?
  • Hola! Hoy es mi primer día tomando Fluoxetina 20mg y estoy muy nerviosa, tengo la respiración acelerada, ansiedad, etc. He pedido cita con mi médico pero no me podrá ver hasta la semana que viene. ¿Puedo tomarme solo la mitad de la pastilla durante esta semana? ¿Habría algún efecto negativo si hago esto?…
  • Hola,hoy es mi segundo día con fluoxetina, siento que me da mucho sueño y hoy salieron granos en mi cara y piernas, es normal?
  • He tenido que tomar fluoxetina cada cierto tiempo a lo largo de mi vida. ¿Este medicamento podría tomarse fijo para evitar reaparicion de la enfermedad?
  • Puedo vivir tomando flouxetina toda la vida sin tener efectos secundarios?
  • Siento que no tengo deseo sexual como antes, puede ser el medicamento proxac 20mg?
  • Llevo 3 semanas tomando 1 Fluoxetina de 20 mg. Ahora, debo empezar a rebajar 16 gotas de Clonazepan. Cuál es la mejor manera de rebajar las? Muchas gracias!
  • Llevo tres dias tomando media pastilla de fluoxetina 20 mg y me afecta la coordinacion conduciendo, aunque puedo conducir. ¿Me habituaré cuando lleve más tiempo tomándola, o por el contrario pueden acentuarse más estos efectos?
  • Llevo tomando fluoxetina y la deje de golpe, cuanto duran los efectos por haberlos dejado?

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *