0

Labios inferiores grandes

Monólogos de la vagina

«Cada vez hay más mujeres que solicitan asesoramiento sexológico acomplejadas por la estética de sus genitales», declara Verónica Vivero, sexóloga y terapeuta de pareja. «Sobre todo, por el tamaño de los labios, tanto mayores como menores. Si son demasiado gruesos, ellas mismas los califican de poco femeninos», abunda Vivero. Y no solo la autoestima se ve afectada… «Un aspecto deteriorado de la vagina puede cohibir a la mujer, que se mostrará menos desinhibida, lo que puede llegar a afectar a la frecuencia de las relaciones e, incluso, evitarlas por completo», reflexiona el doctor Gabriel Serrano, dermatólogo y director general de Sesderma.

Si los avances técnicos permiten alargar la juventud de la vagina, ¿por qué vamos a renunciar a ello? © Victoria’s Secret

¿Por qué envejece la vagina?

En principio, son las causas hormonales (descenso de los estrógenos en la menopausia). «También influyen los partos. Un efecto secundario de los embarazos es la pérdida de juventud de su vagina», explica el cirujano plástico José Luis Vila Moriente.

La vagina sufre los efectos secundarios de un parto natural.

¿Cómo se rejuvenece?

Una piel seca, un conducto vaginal ensanchado o una piel oscurecida son algunos de los problemas que trata la gineco-estética, rama de la medicina estética que vive un auge. Pinchazos, láseres y otros tratamientos cosméticos se dirigen a mejorar el aspecto y la funcionalidad de la vulva femenina y, a través de ello, las relaciones sexuales. «En una vagina que ha perdido el tono muscular, la fricción que se produce en las relaciones es menor, y también la satisfacción para ambos», explica Vila Moriente. Tampoco hay que descuidar la parte psicológica: «Si bien las intervenciones estéticas pueden mejorar el aspecto de aquello que nos acomplejaba, siempre se debe explicar a la paciente que no existe evidencia empírica que demuestre que el hecho de tener unos labios grandes o un monte de Venus grueso sea el causante de sus dificultades sexuales. El freno lo pone el rechazo hacia el propio cuerpo. Es importante asegurarse, antes de someterse a una intervención de este tipo, de que la persona ha comprendido esto», explica Verónica Vivero.

“En una vagina que ha perdido el tono muscular, la satisfacción durante las relaciones disminuye”.

¿Y por qué el auge en este tipo de prácticas?

«Al tiempo que la mujer ha perdido el miedo a exigir una vida sexual plena más allá de la edad, la moda actual en depilación femenina hace que ‘problemas’ que hace años no preocupaban a las mujeres, ahora queden al descubierto», declara Vila Moriente.

“La mujer ha perdido el miedo a exigir una vida sexual plena más allá de la edad”.

“LA PIEL DE MI VAGINA ES MUY OSCURA”

«Con los años, el tono de la vagina oscurece, como parte del proceso de envejecimiento normal del organismo. Factores como la alimentación, problemas circulatorios o el número de partos hacen que se pase de un rojo vinoso en el caso de las nulíparas (mujeres que no han parido) a uno morado en el de las multíparas. El color rosado de los genitales está asociado a aspectos como juventud o buena salud física, factores ampliamente valorados por la sociedad actual. A mi consulta acuden mujeres acomplejadas por este aspecto», explica Verónica Vivero, sexóloga y terapeuta de pareja.

  • LÁSER: El tratamiento de las capas superficiales mediante el láser fraccional elimina el acúmulo de pigmento, aclarando la zona genital. En Clínica Tufet, 200 €/sesión (se recomiendan tres).
  • TRATAMIENTO EN CREMA: Nanocare Intimate, de Sesderma, lleva extracto de morus alba, un despigmentante, para aclarar la zona. Además, el retinyl propionate (retinol) incrementa la renovación celular y tiene efecto exfoliante, con lo que la piel adquiere un tacto más suave.

En EE. UU. barren los productos para teñir de rosa la zona vulvar. En España, la alternativa es el maquillaje ‘Benetint’ de Benefit (25 €). Ideado por encargo en 1977 para subir la carnación de los pezones de una bailarina de striptease de San Francisco, se sigue vendiendo para dar un toque saludable en mejillas y labios. Pruébalo en los vaginales…

“TENGO UNOS LABIOS ENORMES”

«Con la edad y los partos, los labios vaginales crecen y presentan una aspecto largo y arrugado, que sobresale de los labios menores, en forma de alas de mariposas» explica Vila Moriente. «Muchas mujeres no se sienten cómodas, no solo por su aspecto, sino porque a veces resultan molestos en la vida diaria, les rozan con la ropa, al cruzar las piernas o al mantener relaciones sexuales, llegando a producir irritación y dolor. Estas recurren a la cirugía para poder llevar una vida normal», señala Vila.

  • EN EL QUIRÓFANO: La labioplastia consiste en recortar la parte sobrante de los labios mayores. En Vila Moriente (tel. 981 580 792).
  • LÁSER: Bajo anestesia local, se reseca el tejido sobrante con el láser Smart Xide, que opera como instrumento de corte y coagulación. La corrección (2.500 € ) mejora el aspecto estético y también el funcional. En la Unidad de Ginecología Estética del Instituto Médico Láser (tel. 91 702 46 27).

“A mi consulta acuden mujeres acomplejadas por el oscurecimiento de sus vaginas”. © Victoria’s Secret

“DESDE QUE DI A LUZ, EL SEXO HA EMPEORADO”

Probablemente tengas el síndrome de relajación vaginal, que supone la pérdida de la forma estructural óptima de la vagina. Esa condición se asocia con el estiramiento excesivo de la cavidad vaginal durante el parto, así como el envejecimiento natural.

  • EN EL QUIRÓFANO: La vaginoplastia ayuda a corregir con eficacia tono, fuerza y control de los músculos vaginales. También disminuye los diámetros vaginales internos y externos. En Vila Moriente (tel. 981 580 792).
  • LÁSERES:
    • Tratamiento Intimaláser, con láser Fotona. Sin anestesia ni incisiones y con una recuperación inmediata. Utiliza
      la tecnología térmica smooth-mode, que trabaja sobre el tejido vaginal consiguiendo su endurecimiento y tensado fototérmico. Se recomiendan dos sesiones. En Centro Médico Cristina Álvarez, por 900 € (tel. 91 401 65 51).
    • Tratamiento MonaLisa Touch, con láser Smart Xide V2LR, en la Unidad de Ginecología Estética del IML (tel. 91 702 46 27) del doctor Juan José Escribano, jefe del Servicio de Ginecología del Hospital del Henares. Su bioestimulador endovaginal emite energía láser que, absorbida por la mucosa, contrae la vagina. Una sesión mensual (1.200 €/ sesión) durante dos o tres meses.
  • COSMÉTICA: El DMAE (dimetil-amino- etanol), presente en la crema Nanocare Intimate, de Sesderma, logra un efecto tensor que devuelve la fuerza a la pared vaginal, tanto a corto como a largo plazo.

Nanocare Intimate, de Sesderma, gel que rejuvenece y embellece la zona (29,95 €); e hidratante vaginal, de Intimina (8,95 €).

“ME MATA LA CICATRIZ DE LA EPISIOTOMÍA”

Para mejorar el aspecto de esta cicatriz posparto y evitar que la aparición de una nueva tenga un peor aspecto.

  • CREMA: Nanocare Intimate, de Sesderma, contiene activos, como el extracto de bardana antiinflamatorio, el retinol y la vitamina C, que estimulan la síntesis de colágeno y elastina. Además, el extracto de morus alba, los liposomas epitelizantes, blanqueantes y antibacterianos aclaran la zona y evita la aparición de cicatrices oscuras.
  • CON LÁSER: Se puede actuar externamente ‘quemando’ la piel muerta y consiguiendo un aspecto más alisado. En IML (Tel. 91 702 46 27).

“Me mata la cicatriz de la episiotomía”.

“NO LUBRICO BIEN”

Una vagina envejecida, sea por la edad o por otras circunstancias, acusa mucho la sequedad. Una vagina poco húmeda puede causar dolor durante las relaciones sexuales. Todo esto redunda en una vida sexual menos satisfactoria», explica el doctor Serrano.

  • CREMA: El ácido hialurónico liposomado hidrata en profundidad y favorece la lubricación natural. Gracias al ácido hialurónico de muy bajo peso molecular se rehidrata la zona. El ácido láctico es hidratante y regula la flora y el ph específico vaginal (más ácido que el de la piel). Los liposomas que utilizan en la formulación de Nanocare Intimate favorecen la reepitelización y la regeneración de la piel de la zona.
  • EN LA CONSULTA DEL FISIO-OSTEÓPATA: Se puede recurrir a la propiocepción, que es el sentido que informa al organismo de la posición de los músculos, la capacidad de sentir la posición relativa de partes corporales contiguas y también al biofeedback (a veces por vía interna) en determinados casos, y siempre que la paciente esté dispuesta. «Mejora la tonicidad interna, la vascularización, la lubricación y la sensibilidad», explica Paloma Sampayo, fisio-osteópata (tel. 659 338 218).

Una vagina poco húmeda puede causar dolor durante las relaciones sexuales. © Cordon Press

EN BUSCA DEL PLACER PERDIDO

Cuando por el paso del tiempo, la rutina o el deterioro de la zona genital, tu vida sexual ha decaído, hay pequeñas intervenciones que te pondrán en órbita:

  • PINCHAZOS: De ácido hialurónico en el punto G, para localizar mejor esa pequeña protuberancia, ubicada detrás del hueso púbico
    y dotada de una densa inervación, para así aumentar la sensibilidad y el estímulo al roce. En Clínica Tufet (tel. 93 459 03 44), 700 €.
  • REDUCCIÓN DEL CLÍTORIS: tenerlo demasiado grande o muy protegido por la mucosa vulvar, dificulta el placer sexual. Se puede solucionar con láser, bajo anestesia local y con un periodo de recuperación corto. En Instituto Médico Láser, 3.000 €.

Existen pequeñas intervenciones capaces de resucitar una vida sexual de capa caída. © Victoria’s Secret

“TENGO EL MONTE DE VENUS MUY ALTO”

Parece que a las españolas no les gusta abultado, por lo que muchos cirujanos realizan liposucciones. Bajo anestesia local, se puede realizar una minilipoaspiración localizada, asistida por láser Aspire, que elimina el tejido sobrante. En Vila Moriente (tel. 981 580 792) e IML (tel. 91 702 46 27), 2.500 € aprox.

Además…

¿Sabías que con la grasa obtenida por una liposucción se puede mejorar el placer sexual? «Se puede inyectar grasa autóloga en los labios mayores para darles un aspecto relleno y juvenil», explica Vila Moriente. «También se usa para aumentar la proyección del punto G», señala el cirujano plástico Jorge Fernández Delgado. Un injerto de grasa en la zona del pubis mejora sus condiciones. «Rellena y lubrica las atrofias vaginales y devuelve la elasticidad al trayecto vaginal», asegura.

*Este artículo se publicó originalmente el 14 de enero de 2014.

La vagina, como cambia con los años

Con los años, nuestro cuerpo va cambiando y esto es muy aceptado y conocido. Lo que no lo es tanto es que la vulva y la vagina también sufren cambios, los labios inferiores sobresalen y se producen algunas alteraciones.

Ante todo, debemos saber que la vulva está revestida de piel y la vagina de mucosa, por lo que los cambios serán muy distintos. En ambos casos, las hormonas ejercen una importante influencia con el paso de los años.

La vagina en la infancia y la adolescencia

La mucosa vaginal durante la infancia no tiene influencia estrogénica, es decir, de las hormonas femeninas producidas en los ovarios, los estrógenos. Es una mucosa fina y poco lubricada, sin flujo y su pH es básico. Con la adolescencia se empiezan a producir estrógenos en los ovarios que provocarán cambios en la mucosa vaginal. Los estrógenos estimularán un aumento del grosor de la mucosa, acompañado de un mayor aporte sanguíneo que aumentará la lubricación.

La mucosa más gruesa acumula glucosa, que servirá de alimento a las bacterias que la colonizarán, la microbiota vaginal. Esta microbiota está básicamente formada por lactobacilos, que fabrican ácido láctico y disminuirá el pH de la vagina a ácido. Estos cambios dan lugar a una vagina más elástica, rosada y lubrificada. Parte del flujo se produce, además, en el cuello uterino y desciende por la vagina.

En la menopausia

En la menopausia la producción de estrógenos disminuye y, por tanto, la mucosa vaginal pierde elasticidad al disminuir el colágeno. El flujo sanguíneo disminuye, por lo que lo hace también la lubricación y esto provoca que la mucosa se vuelva delgada y friable (con tendencia a desmenuzarse).

Como consecuencia de estos cambios las relaciones sexuales se vuelven dolorosas, la atrofia y la sequedad producen picor frecuente y los cambios en la microbiota vaginal favorecen la aparición de infecciones, tanto vaginales como de orina.

Durante el postparto

La producción de estrógenos está, asimismo, disminuida por la inhibición del funcionamiento de los ovarios y, por tanto, se producen cambios similares a los de la menopausia, con relaciones sexuales más dolorosas por la falta de lubricación y la falta de flujo que puede dar lugar a picor vulvar. La toma de anticonceptivos también disminuye la producción de estrógenos en los ovarios al inhibir su funcionamiento y por ello puede provocar sequedad vaginal, que se recupera al dejar el tratamiento.

La vulva: cambio de aspecto

Con el paso de los años, se produce, además, un cambio en el aspecto de la vulva. Es un proceso generalizado, pero puede variar en cada mujer de la misma manera que el paso del tiempo en el resto del cuerpo tiene una influencia distinta en cada una.

En la juventud, los labios mayores cubren a los menores y los tejidos están tonificados. Con el paso del tiempo el tejido se oscurece, pierde tersura y los labios menores sobresalen más. La grasa subcutánea, además, va disminuyendo y, por tanto, los labios menores pierden volumen. El monte de venus o pubis también sufre cambios al disminuir la grasa subcutánea y presenta más flacidez.

Contrarrestar los cambios

Para contrarrestar estos cambios existen algunos tratamientos. En la menopausia, o bien en periodos con baja lubricación de la vagina, puedenutilizarse lubricantes vaginales en las relaciones sexuales o bien hidratantes vaginales y vulvares para disminuir la sequedad que produce picor.

Si con esto no es suficiente se pueden administrar fármacos con estrógenos que aumentan la cantidad de estrógeno en la vagina y, por tanto, aumentan el grosor de la mucosa vaginal dándole más resistencia y elasticidad. También aumentan la producción de flujo vaginal y, en consecuencia, disminuyen la dispareunia, el dolor con las relaciones, y producen cambios en la microbiota vaginal de forma que protegen ante la infección urinaria y vaginal.

Estos estrógenos se pueden administrar de forma local, en crema vaginal, comprimido vaginal o bien en óvulos y también pueden administrarse de forma sistémica, en todo el organismo, siendo en estos casos su vía de administración en comprimidos vía oral o bien en parches.

Los tratamientos sistémicos, además de un efecto vaginal, tienen efecto sobre los molestos sofocos, protección a nivel óseo…

¿Tratamientos estéticos?

La vagina y la zona vulvar también pueden someterse a tratamientos estéticos para mejorar su aspecto.

  • Puede realizarse una infiltración de ácido hialurónico en la entrada de la vagina y la horquilla vulvar. Este ácido hialurónico retiene agua y por tanto confiere más hidratación a la piel y la mucosa. Este tratamiento suele durar un año aproximadamente y entonces tiene que repetirse para obtener los resultados esperados.
  • También puede utilizarse ácido hialurónico para el relleno estético de labios mayores. Al perder parte de su grasa y, por tanto, de su volumen los labios mayores tienen un aspecto más flácido y al rellenarlos con ácido hialurónico recuperan tersura y cubren mejor los labios menores. Es posible realizar también un relleno de labios con infiltraciones de grasa de la misma paciente.
  • Además, pueden realizarse tratamientos quirúrgicos, como la labioplastia, que consiste en la disminución del tamaño de los labios menores, o bien un lifting de los labios mayores y del pubis.
  • Actualmente se está utilizando el láser y la radiofrecuencia en tratamientos de la atrofia vaginal y de las molestias, sobre todo en menopausia pero falta la publicación de más estudios que avalen sus resultados.

Lo que debes saber…

  • En la menopausia y el posparto la producción de estrógenos disminuye y, por tanto, la mucosa vaginal pierde elasticidad al disminuir el colágeno, lo que se traduce en sequedad vaginal, picor, dolor en las relaciones…
  • La utilización de lubricantes o hidratantes vaginales, o la toma de estrógenoes pueden ayudar a paliar estos efectos.
  • Además de tratamiento para contrarrestar las molestias, la vagina y la zona lumbar pueden someterse a tratamientos estéticos para mejorar su aspecto.

Son mucho más que sólo ?la parte externa? de tu zona sur, ¡descúbrelo!

A pesar de tener vagina desde el primer día en que nacimos, muchas no saben exactamente qué es y cómo funciona el pequeño equipo que tenemos en la zona sur.

Debes saber que no es cosa de morbo conocer tu propio cuerpo, y de hecho es necesario que sepas bien cómo se ve, cómo se siente, cómo está conformada y cómo funciona.

Todo esto sirve para detectar posibles problemas de salud, como el cáncer.

Por eso aquí te decimos 8 cosas que seguro no sabías de tus labios vaginales:

1. Nombres

Los nombres anatómicamente correctos para ellos son ?labios mayores?, los cuales conforman la parte externa que cubre toda el área vaginal, y los ?labios menores? son los cuales se encuentran dentro de los mayores.

2. Desarrollo

Si el embrión se desarrolla en masculino, en lugar de en femenino, los labios mayores se convierten en el escroto y los labios menores son los que forman la cabeza del pene.

3. No se ven igual

Ni los labios mayores, ni los menores. Pero existen intervenciones que pueden reducir el tamaño de los labios para que se vean más parecidos.

4. No en todos lados es igual

Mientras en muchos lugares las mujeres optan por operarse para tener una vagina más estética, del otro lado del mundo muchas no tienen opción de escoger qué es lo mejor para su zona sur.

La mutilación genital femenina sigue siendo un acto común en muchos lugares. En ella, los labios son removidos o cocidos juntos para así evitar que las mujeres tengan relaciones sexuales antes de contraer matrimonio.

Esto es extremadamente peligroso y traumático.

5. ¿Cáncer?

Sí, una mujer puede desarrollar cáncer en los labios. Es un tipo de cáncer de piel y afortunadamente es curable si se detecta a tiempo.

De lo contrario, puede desarrollarse hasta la pelvis y causar problemas de largo plazo.

6. Cambian con el tiempo

Cuando envejeces, es normal experimentar cambios en tu zona sur.

La principal es que la piel de tus labios se arrugue después de la menopausia a causa de una disminución de estrógeno.

¿Conoces tus genitales? Te mostramos 7 tipos de vulvas

Referencia.

Las vaginas pueden llegar a provocarnos ansiedad. Muchas de nosotras no dedicamos el tiempo suficiente a inspeccionarlas y, ya que no llevamos nuestros genitales tan «a la vista» como los hombres, podemos llegar a desarrollar un complejo al no saber si nuestros propios órganos son «normales». Pero hay algo que deberías saber: da igual la forma o el color, tu vagina es totalmente normal (salvo que duela).

Mofid Ibraheim, cirujano experto en procedimientos ginecológicos, ha visto muchos tipos de vulvas (por su trabajo, se entiende), y las ha clasificado en siete tipos, publicó COSMOPOLITAN.
Para comenzar, hay que distinguir entre labios mayores y menores. Los labios mayores son los que están más hacia afuera, la piel que estaría entre los muslos y los labios menores. Los labios menores, por lo tanto, son la piel más interna y fina que nace por encima del clítoris y puede ser visible o no, dependiendo de la forma de la vulva.
Recuerda: tanto si tu vulva encaja perfectamente o de manera parcial con estos diagramas, todo es absolutamente normal salvo que cause molestias físicas. Están diseñadas para ser diferentes entre si.
Lee también: 5 Consejos para que consigas amarte incondicionalmente

1. Labios menores asimétricos
Uno de los lados de los labios menores es más largo que el otro, y sobrepasa a los labios mayores. Puede parecer raro, pero lo cierto es que es un tipo muy común, asegura Ibraheim.

2. Labios mayores curvados
Los labios mayores tienen forma curvada, dejando a la vista a los labios menores. Ambos se juntan debajo creando la forma de una herradura.

3. Labios menores prominentes
Son el tipo más común a pesar de que el cirujano asegura que son los que más complejos causan… Los labios menores son más largos que los mayores y los sobrepasan.

4. Labios mayores prominentes
Otras vulvas tienen labios mayores grandes, en las que éstos quedan mucho más abajo que los menores. Pueden ser gruesos o, sencillamente, largos.

5. Labios pequeños y cerrados
Es el tipo menos común, a pesar de ser el más «deseado», fundamentalmente porque es el más abundante en las escenas de porno. En este tipo de vulva, los labios mayores contienen por completo a los menores, que quedan ocultos.

6. Labios pequeños y abiertos
Este tipo de vulva es similar a la anterior, ya que ambas tienen labios pequeños. La diferencia es que aquí los labios mayores dan la sensación de estar abiertos y los labios menores son visibles.

7. Labios menores visibles
A menudo se describen como «una flor a punto de florecer», porque los labios menores sobrepasan a los mayores a lo largo de toda su extensión, abrazándolos por encima.

Sobre vulvas y vaginas: las 5 dudas más frecuentes

1. ¿CUÁL ES LA DIFERENCIA ENTRE VULVA Y VAGINA?

La vulva es todo lo que se ve por fuera, todo lo que se puede mirar sin tener que hacer barranquismo ni “especulología”.

Por tanto la vulva (en chicas/mujeres no intersex* (1) está formada por los labios (mayores y menores) el capuchón del clítoris (la “bolita” donde se unen los labios menores), el orificio de la uretra (el “agujerito del pipí”) y el orificio de la vagina ¡ATENCIÓN! Hay que decir que no es un agujero abierto, como suele venir dibujado, sino más bien una rajita cerrada.

Entonces ¿qué es la vagina? La vagina es un conducto formado por paredes fibromusculares que en reposo están pegaditas, por eso, si queremos ver cómo es la vagina por dentro, tenemos que separarlas. Si queremos explorarla podemos introducirnos algún dedo y tocar sus paredes, notando cómo la vagina al ser un conducto elástico irá adaptándose a nuestro paso. Tiene partes más rugosas, otras más suaves…. ¿Lo habéis probado? ¡Pues es MUY IMPORTANTE! Nuestros genitales no son un agujero negro que aparecen durante el coito y una vez se termina, desaparecen. Es súper importante conocer tus genitales: saber cómo es tu vulva (saber qué hay ahí abajo) y haber explorado tu vagina (con uñas recortaditas mejor). Los genitales son otra parte más de tu cuerpo y además, pueden darte momentos muy felices (tus rodillas también, todo es ponerse) ¿Por qué no establecer una bonita relación con ellas? Además todo son ventajas, si tú sabes cómo son, cómo huelen, sabes sus gustos, sus preferencias, te sientes orgullosa de ellas…va a ser de gran ayuda cuando quieras compartir sus encantos con otras personas.

2. ¿CÓMO SON UNOS LABIOS GENITALES NORMALES?

¡La pregunta del millón!

Repite conmigo: NO HAY GENITALES NORMALES, NO HAY RELACIONES NORMALES, NO HAY CUERPOS NORMALES… CADA PERSONA ES ÚNICA Y DIVERSA ¡creéme! Hay muchas chicas/mujeres cis* (2) que se preguntan si sus labios son normales debido a su tamaño. En los libros de anatomía, en las pelis porno, en los anuncios de la televisión…suelen salir vulvas (venga lo digo) “normativas”: los labios “menores” quedan recogidos dentro de los labios mayores. Sin embargo, a muchas ¡MUCHÍSIMAS! mujeres les sobresalen los labios menores por fuera de los labios mayores (a veces uno de ellos, otras veces los dos). También hay mujeres que apenas tienen labios menores…y esto NO SE HABLA, NO SE ENSEÑA, NO SE CUENTA. ¿Y cuál es la consecuencia? Que muchas chicas/mujeres cis* creen que tienen una anomalía, otras se acomplejan y algunas pagan por mutilarse los labios (y digo mutilarse a conciencia, porque si recortas piel, pierdes sensibilidad ¿y esto no se hace con niñas en otros países y nos llevamos las manos a la cabeza?) Por tanto, igual que no hay dos mujeres iguales, tampoco existen dos vulvas iguales. Así que no nos queda más remedio, que empezar a querer la nuestra. Como he dicho antes, todo son ventajas.

3. ¿SE PUEDE SABER SI LE HE SIDO INFIEL A MI PAREJA PORQUE SE ME EXTIENDA LA VAGINA?

4. ¿SE ME PUEDE CERRAR LA VAGINA?

5. ¿LA VAGINA CAMBIA DESPUÉS DE LA PRIMERA VEZ?

No os podéis imaginar la de consultas que nos llegan a las sexólogas y sexólogos sobre el tamaño de la vagina. Esto lo único que indica es que a día de hoy hay una falta considerable de educación sexual. Si las sexólogas y los sexólogos estuviéramos presentes en las escuelas, llegaríamos a la edad adulta con muchas de estas dudas ya resueltas. La anatomía genital es uno de los grandes temas en consulta, y es uno de los más fáciles de resolver: un poco de teoría y de regalo, un espejo. Amigas, ¡hay que mirarse más! Dicho esto….

La vagina, es una pared musculosa y es MUY ELÁSTICA (os recuerdo que la mayoría de bebés salen por ahí) Por tanto, igual que ensancha/vuelve a su sitio. Vuelvo a poner el ejemplo del parto, una vez que sale el bebé por ahí, la vagina vuelve a su ser (las mujeres no van con un agujero del tamaño de una cabeza por la vida) Así que esto responde a las tres preguntas:

¿Se puede saber si le he sido infiel a mi pareja porque se me extienda la vagina?: NO. La vagina a prueba de infidelidades no existe. Si tu pareja piensa que algo ha cambiado en tu vagina y desconfía de ti, plantate la relación. Lo más difícil de superar en una infidelidad son los pensamientos, así que si decidiste hacerlo, la responsabilidad es tuya, no de tu vagina.

¿Se me puede cerrar la vagina? TAMPOCO. Muchas chicas creen que se les cierra porque hace tiempo que no tienen relaciones con penetración y por tanto, la penetración les cuesta. Aquí el problema no es cuestión de cerrajero, si no de “coco”. Tu cabeza tiene que estar pendiente de registrar las sensaciones agradables, para que la vagina lubrique y la penetración sea más fácil. Si hace tiempo que no tienes relaciones quizás estés más pendiente de “lo haré bien” “llegaré a dar la talla” que de disfrutar…y esto hace que tu cuerpo, los músculos que rodean la vagina se tensen y en estas condiciones, es complicado que haya penetración y mucho menos, placer. ¿Y acaso las relaciones eróticas no son para disfrutar?

¿La vagina cambia después de la primera vez? ¡NO! Ni después de la primera, ni de la segunda, ni de la otra. La vagina cambia cuando la mujer está excitada. En ese momento se estira, se dilata y lubrica para estar lista para una posible penetración (por eso se adapta bien a cualquier forma y tamaño) pero luego SIEMPRE vuelve a su forma natural. La vagina se dilata también en un parto.

Para concluir os haré un resumen con los mantras a tener en cuenta:

  1. Quiérete mucho, eres la persona más importante de tu vida y con la que vas a pasar el resto de tus días. (Muy frase de libro de autoayuda ¿no? Da igual, ¡hazlo!)
  2. Quiere tu cuerpo, eres preciosa porque eres única, no hay nadie como tú. ¡Aprovecha!
  3. Ama, explora y relaciónate con tus genitales: Están ahí, no hagas como si no existieran.
  4. Repite conmigo (otra vez): no hay genitales normales, no hay labios normales, no hay cuerpos normales.
  5. La vagina no es una chivata.
  6. Vulva es una palabra muy bonita ¡úsala! Si tienes peques alrededor enséñales esta palabra y acompaña su proceso de autoconocimiento. Lo que no se nombra, o no existe o es algo malo. ¿Qué hay de malo en llamar a las cosas por su nombre?
  7. Súbete a una silla y grita fuerte ¡QUE VIVA LA DIVERSIDAD!

(1) Intersex*: es un término que en general se utiliza para una variedad de situaciones del cuerpo, en las cuales, una persona nace con una anatomía reproductiva o sexual que no parece encajar en las definiciones típicas de masculino o femenino.

¿El color y la forma de tu vulva son normales? Los expertos te lo dicen

JpegPhotographer vía

Es común que las personas nos preguntemos si cualquier parte de nuestro cuerpo es normal. «¿Mis pies no serán muy grandes? ¿Estará bien el color de mis uñas?». Es bueno que nos preocupe nuestra salud, pero existen algunas partes menos expuestas que tal vez nos apena más preguntar sobre ellas.

Así sucede con los genitales externos femeninos, es decir, la vulva. Según Planned Parenthood, es recurrente que las mujeres se refieran a toda la zona genital como vagina. Pero es importante saber que la vagina es la parte interna. La parte de afuera se compone de la vulva, el clítoris y los labios mayores y menores.

¿Cómo saber si mi vulva es normal?

Vladimir Gjorgiev/

Aunque podemos definir a grandes rasgos cómo es un rostro normal (con ojos, nariz y boca), no existe tal cosa como un modelo de cara que todos deberían tener. Lo mismo sucede con los genitales. Todas las vulvas son diferentes, por lo que no es recomendable comparar la tuya con la de alguien más.

Existen tres factores que describen a la vulva:

#1 Tamaño: Existen un sinfín de variaciones en los tamaños de las vulvas. Uno de los que más preocupa a las mujeres es que los labios menores sean más grandes que los mayores, pero eso es perfectamente normal. Si tus labios menores sobresalen, no te apures, no eres la única.

De acuerdo con el Sistema Nacional de Salud de Reino Unido, son muy raras las ocasiones en las que el tamaño de los genitales implican un problema. Por ejemplo, en el caso de que una mujer tenga labios de tamaño considerable, podría causarle molestias en actividades como el ciclismo. Pero por lo general, su proporción no representa una inquietud.

pathdoc/

#2 Color: Rosas, cafés, rojizos o incluso morados. Los labios cuentan con un amplia selección de colores que varían de mujer a mujer. Pueden ser del mismo color de tu piel, más claros o más oscuros. Incluso existen sitios como LabiaLibrary.org que cuentan con galerías serias de genitales femeninos para que las mujeres reconozcan la diversidad que existe en el mundo.

#3 Simetría: Es natural si un lado de tu vulva se ve diferente al otro. Ningún ser humano es simétrico. Así como el lado derecho de tu rostro es distinto al izquierdo, la asimetría en los genitales es normal, como señaló Planned Parenthood.

Una entrada vaginal más abierta o más cerrada, un clítoris grande o pequeño, unos labios menores rosados o más oscuros. Los genitales son tan diferentes como personas hay en el mundo. Por eso no debemos comparar demasiado nuestros cuerpos con lo que vemos en los demás (o en el Internet). Por supuesto, si alguna característica de tu vulva te preocupa, nunca está de más consultarlo con tu ginecólogo.

Para saber más de tu cuerpo:

  • ¿Para qué sirve el himen? Es es lo que no te contaron de la «virginidad»
  • ¿Todas las mujeres pueden eyacular? Esto es lo que dicen los expertos

Este mes tenemos muchas consultas en una sola: ¿es normal que mis labios menores sobresalgan a los mayores? ¿Es esto una hipertrofia? ¿Es normal que me dé mucho placer estimularlos? ¿Las ganas «de orinar» que siento cuando tengo placer es incontinencia o indica el potencial de hacer squirt? Núria, una de nuestras sexólogas, las contesta.

Ilustración: Qam

Hola, chicas del proyecto Kahlo. En primer lugar me gustaría felicitaros por vuestra estupenda página. Recientemente la descubrí y me está ayudando a despejar muchas dudas. Sobre todo en lo relativo a la sexualidad. Y es sobre este tema que me gustaría haceros una consulta.

Indagando en diferentes sitios web me he dado cuenta de la desinformación que aún a día de hoy existe sobre los genitales femeninos. En especial sobre el tamaño de los labios menores. Pero bueno, vayamos por partes.

Hasta donde alcanzo a recordar siempre he tenido los labios menores más grandes que los mayores, sobresaliendo por fuera de estos otros. Por lo que tengo entendido a esto se le llama «hipertrofia» y es común en un mayor número de mujeres de las que imaginamos. (Hasta aquí todo correcto, ¿verdad?)

Con todo y con eso me genera cierto complejo y tengo un montón de dudas al respecto. Algunos sexólogos/as y ginecólogos/as afirman que tanto masturbarse los labios como mantener relaciones sexuales frecuentes, pueden producir un estiramiento de dicha zona. Mientras que otros/as alegan que se trata de un mito. En mi caso, hace relativamente poco que comencé a tener relaciones y a estimularme a mí misma, así que queda descartado este argumento. Pero claro, ahora tengo el temor de que si lo hago me «cuelguen» más y más… Lo sé, suena ridículo pero las diferentes y contradictorias opiniones que he ido encontrando han terminado por crearme inseguridad e inapetencia sexual.

Por otra parte, no siento excesivo placer con la penetración pero sí masajeando mis labios, y cuando lo hago, me entran muchísimas ganas de orinar. He leído mucho sobre el squirt y la eyaculación femenina (que por cierto, hay diversidad de opiniones al respecto también… no poniéndose de acuerdo sobre si es lo mismo una cosa que la otra, o son conceptos diferentes), y hasta ahora pensaba que era lo que me ocurría a mí (ya que apenas tiene olor ni color dicho fluido) pero me han asaltado de nuevo dudas (nunca he terminado por tenerlo claro) al leer que la hipertrofia de los labios menores puede acarrear incontinencia urinaria. (Aparte de que la eyaculación suele estar asociada con la estimulación del punto G -aunque como en todo hay quién discrepa al respecto alegando que depende de cada mujer- que no es mi caso, claro… con lo cual estoy más confundida).

En fin, gracias de antemano y disculpad que me tome la confianza de haceros esta consulta (o mejor dicho «estas consultas»). He intentado resolverlas por mí misma pero las discrepancias entre unos datos y otros terminaron por confundirme más. Triste es creer que tener multitud de datos a nuestro alcance equivale a estar informado sobre un tema, pero más triste es que tanta desinformación y contrariedad tenga que ver como casi siempre con nosotras, las mujeres y nuestra forma de vivir la sexualidad.

Un cordial saludo.

Querida M.,

Pues en primerísimo lugar quería darte la enhorabuena por haberte decidido a escribirnos, por confiar en nosotras para aclararte todas esas dudas que te planteas y que has intentado resolver por tu cuenta. Está genial que hayas indagado en búsqueda de respuestas… pero es cierto, que cuanta más información más desinformación y si encima hablamos de sexualidad, lo complicamos más. También lo que ocurre es que como cada persona somos única e irrepetible y vivimos nuestra sexualidad como tal, encontrar respuestas que se ajusten a cada individuo no es una tarea fácil.

Sin embargo, respecto a tus dudas referentes a la anatomía de los genitales, aquí podemos hablar de datos objetivos. Como dices hay mucha desinformación sobre este tema, de ahí que haya muchas mujeres que compartan estas dudas con respecto al tamaño de sus genitales. No estamos acostumbradas a ver genitales femeninos en los medios y si conseguimos ver alguno, suele ser en películas porno donde los labios son del mismo tamaño y prácticamente iguales los de los otros.

Sin embargo, al igual que ocurre en los penes, las vulvas son todas diferentes, sobre todo se diferencian en los tamaños de los labios y el clítoris. Por eso, cuando vemos que “no encajamos”, creemos que algo va mal. Y al contrario, está todo fenomenal. El problema no es que nosotras tengamos una vulva diferente, el problema es que no nos enseñan la diversidad en los libros de anatomía, en las revistas ni en la televisión. Y para colmo, lo llaman “Hipertrofia”. ¿Cómo puede ser alguien tan ignorante de creer que algo esté atrofiado porque sea de diferente tamaño? ¿Acaso un pene más grande de la media diríamos que está atrofiado?

Además tampoco solemos ir fijándonos en las vulvas de las demás chicas, tampoco a veces ni entre las mujeres de una misma familia… Por tanto, ¿cómo vamos a pensar que nuestra vulva es hermosa? El problema de las mujeres, es que nuestra vulva no es órgano hacia fuera, como el pene, si no que para vernos bien nuestros labios, el capuchón del clítoris, tenemos que ayudarnos de un espejo (o ser contorsionistas, ¡claro!). Y parece que lo que no se ve, está prohibido y peor aún, es malo. De ahí que todavía haya tantos prejuicios con nuestros genitales.

Respecto a si el tamaño de los labios aumenta con la masturbación, te diré que no. Es cierto que nuestros labios son muy elásticos pero no hasta el punto de descolgarse por acariciarlos. Hay muchas mujeres que les gusta mucho las caricias en los labios y esto también tiene su explicación anatómica. El clítoris es un órgano que recorre internamente parte de los labios internos, envuelve parte de la vagina y la uretra terminando en lo que llamamos glande, que es lo que se ve externamente. Al acariciarte los labios, estás estimulando parte del clítoris internamente por eso te resulta muy placentero.

Hay chicas o mujeres que con este tipo de estimulación obtienen mucho placer y no tanto con la penetración. La explicación es que con la penetración no hay una estimulación muy potente de nuestro clítoris, porque a pesar que el clítoris rodea internamente parte de la vagina, los estímulos no son suficientes como para mantener el grado de excitación. Cuando esto ocurre, se suelen buscar posturas en las que pueda haber mayor contacto o que se pueda estimular el clítoris a la misma vez que se practica la penetración. Lo ideal es que las personas, como es tu caso, sepan qué y dónde les gusta tocarse y que les toquen e intentar en pareja llegar a ciertos acuerdos para que las dos personas disfruten de las relaciones eróticas. Hay muchas mujeres que no disfrutan o llegan al orgasmo con la penetración pero sí con la masturbación en pareja, con el sexo oral…

Respecto a la eyaculación femenina me gustaría que te leyeras el siguiente artículo de una compañera de Proyecto Kahlo que te explica superbién los cómos, los por qués y también, nos da consejos para eyacular:

Eyaculación femenina

Me gustará que te leas también los comentarios del artículo, para que veas que hay muchas chicas/mujeres que han pasado por lo mismo, que también les ha sorprendido que su cuerpo reaccione de esa manera. Esto ocurre como con los labios, es algo de lo que hemos empezado a hablar ahora, que era tabú y que, sin embargo, poder eyacular es algo más frecuente de lo que pensábamos y que puede convertirse en algo maravilloso.

De regalo te adjunto una imagen de algunas vulvas para que veas la variedad de ellas que hay. ¡Y estas son sólo unas pocas! Y al ser de escayola, les falta vello. Espero que te guste, quizás hasta encuentres una con la que te identificas.

Si quieres investigar más sobre este tema Betty Dodson tiene un libro donde habla sobre vulvas, masturbación, placer, etc:

“Sexo para uno: el placer del autoerotismo”

En él dice algo que es muy importante y es que para que una persona obtenga placer es importante que ame su vulva.

Espero que te haya aclarado algo y espero también, que esas ideas de hipertrofias empiecen a desaparecer. Que la sexualidad empieza por conocer nuestro cuerpo, sigue aceptándolo como es para terminar en disfrutar de lo que hacemos. Así que ¿te animas?

Un abrazo muy fuerte y de nuevo, gracias por confiar en nosotras.

Núria

LaRazon

Luego de la reducción de los labios menores, se realiza la remodelación de piel y mucosa que hay en la zona. La recuperación es pronta, sostiene, la paciente puede dejar la clínica en el día y los cuidados, para evitar problemas, son mínimos, tienen que ver con la higiene y las curaciones porque es una zona cercana al orificio anal y uretral. “Realizando una limpieza no debería tener ningún tipo de problema, no se han presentado problemas postoperatorios”, apunta el cirujano.

A los seis meses, cuando los tejidos están recuperados y normales, la paciente podrá tener una vida sexual activa y sin molestias. En cuanto a costos, Quiroga afirma que aún no atendió casos de este tipo en Bolivia, por lo que no tiene una referencia sobre cuánto costaría, pero en Buenos Aires, Argentina, donde también atiende, la operación llega a costar en promedio $us 2.500.

En 10 días se retoma la vida normal

Tiempo

La intervención dura una hora y es poco agresiva. En una semana, la mujer está recuperada y las molestias se limitan a pocos días. Durante los tres a cuatro primeros días se inflaman considerablemente los genitales a consecuencia de la intervención, pero progresivamente van desapareciendo el edema y los hematomas hasta que se logra una forma casi normal a los diez días.

Otros tipos de cirugías genitales

Alternativas

La reducción o engrosamiento de labios mayores (con grasa o con ácido hialurónico) y el estrechamiento vaginal, mediante una vaginoplastía.

Liposucción

Es un tratamiento que se utiliza para retirar la grasa acumulada en la almohadilla que se ha formado en la zona del pubis o monte de Venus.

Perineoplastía

Recupera la estética y firmeza de la abertura vaginal, llamada perineo; la que, con frecuencia, sufre distensión y ensanchamiento durante los sucesivos partos.

Clítoris

Redefinición del clítoris para aumentar la sensibilidad en la relación íntima. La mayoría de estas cirugías se realiza luego de los 30 años.

Himenoplastía

Reconstrucción de himen mediante cortes delicados realizados sobre los restos del himen original, que luego se suturan con hilos muy finos.

Consiste en rejuvenecer la vagina – Juan Pablo Quiroga

Lo primero que deben saber las mujeres que tienen este tipo de patología (hipertrofia genital) es que hay cosas que se pueden mejorar con ayuda de la medicina . Si una mujer no se siente satisfecha con su propio cuerpo, hay cosas que se pueden mejorar, por lo que pueden acudir a profesionales, cirujanos o ginecólogos, que pueden recomendar una cirugía genital. Cuando hablamos de cirugías genitales, estamos hablando de un rejuvenecimiento vaginal de una patología muy poco conocida en el medio, menos aún en Bolivia, porque la alternación se encuentran en una zona muy íntima de la mujer. Este tipo de problemas afecta la autoestima de las personas, las vuelve tímidas y perjudica su relacionamiento con otras personas. Por eso es importante que se sientan bien consigo mismas.

Juan Pablo Quiroga es cirujano plástico

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *