0

Labios menores oscuros

La pregunta es más usual de lo que uno imagina. En las últimas décadas nos hemos comenzado a preocupar más y más por la estética de nuestros genitales y no solamente por el aseo de esa zona.

Para algunas personas, el color más oscuro de los genitales no les es muy atractivo. Les resulta vergonzoso mirar o ser vistos por su pareja, sobre todo en el momento de tener relaciones sexuales.

Si a esto le sumamos que durante los últimos años ha habido un crecimiento de productos blanqueadores de piel para esa zona, especialmente por la industria de la pornografía, se refuerza la idea que tener los genitales oscuros no sería “normal”.

Este estándar de belleza establecido es quizás la causa más probable de que nos preguntemos ¿por qué son nuestros genitales son oscuros? pero ahora, ¿tiene alguna función el hecho de que sean de otro color?

Nuestra amiga La Melanina

Sin importar nacionalidad o raza, en todas las personas, los pezones, aureola, penes y labios vaginales son siempre un poco más oscuros en su tonalidad que el resto de la piel.

Aunque esto no tiene alguna función biológica en particular, todo se relaciona con las hormonas y la melanina, comenta la dermatóloga, Lindsay Bordone del Centro Médico Universitario Columbia.

Cuando uno alcanza la pubertad, el estrógeno y la testosterona causan que el cuerpo cree más melanina —la misma hormona responsable del color de piel y pelo—. Es por esta misma razón que a algunos niños que nacen con pelo claro, se les oscurece el pelo con el paso de los años.

Durante el proceso de la pubertad, los genitales se oscurecen debido a que la piel en los genitales y pezones es más sensible a la melanina.

El ano por otra parte es de otro color debido al tejido que tiene y a la alta concentración de vasos sanguíneos. Lo mismo sucede con los labios. Estos cambios de color se presentan en todas las personas.

Cuando el oscurecimiento no es normal

Cabe notar, que es importante estar alerta de que los genitales no presenten cambios en su oscurecimiento natural, ya que esto podría ser un indicio de enfermedades como la diabetes, agrega la Dra. Bordone. Si se presenta oscurecimiento en genitales, cuello y/o axilas, será importante revisarlo con un médico.

Sean como sean tus genitales, el color oscuro que tengan en comparación con el resto del cuerpo es completamente normal, y al menos de que seas estrella porno, si decides someterte a un blanqueamiento, que sea porque quieres, con profesionales, no bajo presión y porque estás consciente de las consecuencias que puede traer, como ardor, irritación o cicatrices.

Esto es lo que significa el color de tu vagina

SALUD

El color de tu vagina puede decir mucho de ti, y si la tienes obscura, clara o rosa aqui en Mujer de 10 te decimos la razon por la que se obscurece %

Escrito por: Valeria Ávila
val_avila

Esto es lo que significa el color de tu vagina

Si de vez en cuando miras hacia abajo entre tus piernas, tal vez estés acostumbrada a ver todo del mismo color, pero otras veces tal vez puedas llevarte una sorpresa.

Algunas mujeres se alarman cuando miran entre sus piernas y descubren que el color al rededor de su vagina ha cambiado y se preguntan ¿por qué es más oscura?

Si entras en ese grupo, ¡no estás sola! A continuación te presentamos algunas razones por las que tu vagina puede cambiar de color.

¿Las vaginas oscuras son normales?

Como ya sabes, todas las mujeres somos únicas, y esto incluye el color de la piel alrededor de la vagina.

Mientras que una mujer podría preguntarse “¿por qué mi vagina tiene un color un poco más oscuro?”,

Otra podría preguntarse si el color es demasiado claro. La verdad es que no hay un color apropiado para la vagina, cualquier color que tenga es perfectamente normal.

De hecho, la mayoría de las mujeres notamos que el color de la piel alrededor de la vagina es más oscuro que el color de la piel que tenemos en el resto del cuerpo. Eso significa que el área alrededor de la vagina puede ir desde un color rosa muy claro hasta un marrón muy oscuro o aún un color púrpura. Esta variación en los colores es perfectamente normal.

via GIPHY

Sin embargo, si comienzas a tener otros síntomas en tu vagina, entonces un cambio en color podría tener otro significado. Por ejemplo, si comienzas con un poco de picazón en la vulva y de repente notas un color más rojizo, es posible que se trate de una erupción cutánea.

Las infecciones vaginales también pueden causar cambios e

n la pigmentación de la piel al rededor de la vagina, así que si este es el caso te recomiendo acudir al médico lo antes posible.

via GIPHY

Razones por las que se oscurece tu vagina.

Si tu vagina se oscurece cuando te excitas sexualmente, querida mía, eso también es normal.

Tu vagina puede volverse más oscura cuando estás teniendo relaciones sexuales o estás excitada, debido al flujo de sangre que va a esa área cuando estás lista para tener sexo.

El tejido vaginal se hincha y se lubrifica, y el color del clítoris y labios interiores se oscurece.

via GIPHY

¿Todavía te preguntas “porqué mi vagina se oscurece con el paso del tiempo?

Eso es normal, también. A medida que nuestro cuerpo envejece, cambiamos un poco por todas partes. Otras cuestiones pueden llevar a oscurecimiento de la piel, pero recuerda que muchas de estas condiciones son, de nuevo, normales.
Esto es lo que podría hacer que se oscurezca tu vagina:

  • Te estás haciendo mayor.
  • Estás utilizando productos que cambian gradualmente el color, como talco.
  • Tus hormonas están fuera de balance.
  • Eres deficiente de ciertas vitaminas.
  • Eres simplemente propensa a cambios de color debido a herencia.
  • Has subido de peso.
  • Afeitas la zona vaginal regularmente.
  • Has comenzado a usar un nuevo producto de higiene.
  • Has estado usando ropa demasiado ajustada.
  • También podrías tener un problema más grave, como el síndrome de ovario poliquístico, cáncer gástrico, hipotiroidismo, infecciones, producción excesiva de melanina y otros trastornos físicos.

No olvides consultar a tu ginecólogo.
Lee:

5 tips para hacer que tu vagina huela mejor

Este video te puede interesar

Las necesidades estéticas de las personas están en continuo cambio. Lo que en un principio nunca nos hubiéramos planteado, ahora se convierte en un nuevo problema que queremos solucionar. Con los años, la eliminación del vello por completo de ciertas zonas de nuestro cuerpo ha hecho que florezcan otros problemas estéticos que queremos erradicar, como el del oscurecimiento de los genitales o el ano. Por esta razón es más frecuente que muchas personas se empiezan a replantear hacerse un blanqueamiento anal o blanqueamiento genital. ¿Pero en qué consiste este tratamiento? ¿Para quiénes está indicado? ¿Qué riesgos conlleva? Aquí encontrarás todas las soluciones con las que, por fin, resolverás todas tus dudas.

¿Qué es este tratamiento y por qué se oscurecen los genitales?

El blanqueamiento anal o genital es el tratamiento estético que se emplea cuando una persona quiere deshacerse de la hiperpigmentación de sus partes íntimas. Incluso de las zonas cercanas a ésta, como la entrepierna y el ano. ¿Pero por qué se oscurece tanto esta zona? Hay muchas razones por las que el ano y los genitales, tanto masculinos como femeninos, empiezan a ennegrecer. La primera de ellas es la edad. Cuando empezamos a sumar años, es cierto que nuestro cuerpo empieza a cambiar y esa zona es una de las más afectadas con el envejecimiento. El factor genético también es una de las principales causas de este problema

Pero además de los factores inevitables, como los mencionados anteriormente, hay otros muchos detonantes que podrían hacer que nuestra zona más íntima se oscureciera: la obesidad, llevar la ropa interior demasiado ajustada o una mala higiene son otros de los causantes de este problema estético.

Parte íntima oscura: ¿a quién suele afectar más este problema?

Afecta a hombres y mujeres por igual, pero sí que hay dos factores de riesgo que determinan que las mujeres son más propensas a tener las partes íntimas más oscuras. El embarazo y la menstruación suelen ser los detonantes de este factor generando que alrededor de las partes íntimas de la mujer se oscurezcan con el paso del tiempo. Durante el embarazo se produce un cambio hormonal y se coge peso y en cuanto a la menstruación porque, según los médicos, el hierro que se encuentra en el fujo del periodo hace que la zona se vaya oscureciendo progresivamente si no se lleva una higiene muy exhaustiva.

Cómo evitar que esto suceda

En nuestros centros Cristina Álvarez se damos la solución para que tu parte íntima esté cuidada y siga conservando el color rosado, solo hay que conseguir aplicar estos sencillos cuidados en tu rutina diaria:

  • Evitar tomar el sol sin protección. Si eres de las personas que odia tener la marca del bikini en el cuerpo y sueles tomar el sol desnuda, debes tener en cuenta que esas partes son demasiado sensibles por lo que debes aplicarte crema de protección solar elevada antes de exponerte a la radiación solar.
  • No utilices ropa demasiado ajustada. Es recomendable no usar ropa de ese tipo tanto interior como los propios pantalones ajustados. Estas prendas provocan que tu zona íntima se oscurezca.
  • El aumento repentino de peso también es uno de los inconvenientes. Aunque por diversas razones como el embarazo es inevitable, debes mantener una dieta regulada en todo momento.

¿Cómo blanquear el ano de manera segura y efectiva?

Si tenemos el problema de que nuestros genitales y nuestro ano se está oscureciendo, en centros Cristina Álvarez ofrecemos la técnica de blanqueamiento anal totalmente efectiva. Sin duda es una de las mejores opciones que podemos encontrar en el mercado.

El blanqueamiento anal o genital ha sido siempre un tema que creaba numerosas dudas, pero en nuestros centros ofrecemos la Láser médico Fotona. Gracias a este tratamiento lo que conseguimos es que a través de pequeños impulsos logramos una mejora en la zona íntima, obteniendo resultados desde la primera sesión logrando que la pigmentación desaparezca. Es una técnica segura, cómoda y eficaz. Antes de la realización de este tratamiento los médicos de nuestro centro te realizan un diagnóstico previo y te aconsejan de cómo se va a realizar el proceso y que necesitas.

Este problema de pigmentación en las zonas íntimas desaparece en 2 o 3 sesiones aproximadamente, mostrando grandes resultados.

Este tratamiento podrás realizarlo en cualquiera de nuestros centros Cristina Álvarez en Madrid a un precio muy económico y sobre todo eficaz.

15 cosas que debes saber sobre tu zona V

¿Puede el sexo ensancharla? ¿Se supone que debe producir olor? Nuestro manual todas las respuestas y secretos sobre tu zona V.

Tiene más apodos que cualquier otra parte del cuerpo femenino y la capacidad para causar un placer infinito (así como dolor). Sin embargo, la vagina sigue siendo un misterio para muchos y numerosas mujeres no conocen bien sus partes íntimas. Por eso hemos preparado una lista de temas que pueden aumentar el nivel de comodidad de esta zona. Te diremos cómo funciona, cómo mantenerla sana y cómo hacer que te haga feliz.
1. Es solamente una parte de tu ‘región de abajo’
La mayoría de nosotras usamos la palabra vagina para referirnos a nuestras partes privadas. Pero técnicamente, el término describe solamente el estrecho canal que corre dentro del cuerpo, desde la vulva (el área visible que incluye los labios internos y externos, el clítoris y el perineo) al cuello uterino (la parte inferior del útero).


2. Las vaginas se parecen por lo general
En el interior. Lo que varía es la vulva.

Los rangos del clítoris van de 1 a 1 ¼ pulgadas (incluyendo la campana), los labios mayores puede ser de apenas unos cuantos centímetros, y los labios menores, que parecen las alas de una mariposa, pueden estar ocultos. La mayoría de los labios de la vagina no son perfectamente simétricos –uno de los lados es generalmente más grande que el otro.


3. La zona que la rodea puede ser de colores diferentes
Este color no está necesariamente relacionado con el tono del resto de tu piel. Muchas mujeres de piel clara tienen labios de la vagina de color marrón o púrpura, mientras que una mujer de tono de piel más oscuro puede tener una vulva más clara. También se pueden tener diferentes colores en las diferentes áreas –por ejemplo, tus labios pueden ser más oscuros mientras que el perineo puede ser de color rosa pálido.


4. Sus paredes están plegadas
Por lo general, las paredes de la vagina se encuentran comprimidas. Sin embargo, cuando se necesita –ya sea al ponerse un tampón o teniendo relaciones sexuales, las paredes laterales se separan y amplían. La vagina normalmente se extiende una media pulgada de ancho por 2 pulgadas de largo. Y puede ser todavía más grande –después de todo, ¡Un bebé pasa a través de ella!

¡Y también una copa menstrual! Nuestra editora usó por primera vez una copa menstrual y esto fue lo que pasó.


5. Relájate –un hombre bien dotado no hará que se te extienda
Como se explicó anteriormente, la vagina es muy elástica y puede caber un pene extra grande, pero siempre vuelve a su rigidez habitual después del sexo.

Y si te interesa el tema, aquí te contamos qué tanto importa el tamaño de la vagina en el placer sexual.


6. Tampoco serás virgen de nuevo si estás en un largo período de sequía
Hay mujeres que creen el rumor de que si están mucho tiempo sin tener sexo, la vagina se cierra y te dolerá otra vez cuando vuelvas al ruedo. Es totalmente falso. Mientras que los músculos vaginales pueden estar tensos al principio, la penetración no debe ser dolorosa en lo absoluto.

Eso si, puede ser dolorosa si tu vagina está deprimida. Si, tal como leíste, deprimida. Averigua aquí si es tu caso

7. Se beneficia del ejercicio regular
Así como las pesas moldean tus bíceps, al trabajar el músculo pubococcígeo, un músculo principal de tu región púbica, puedes tonificar tu vagina. Además de permitirte apretar más durante el acto sexual, también puede hacerte llegar más fácil al orgasmo. Así se hace: haz fuerza como si estuvieras deteniendo el flujo de orina, durante 10 segundos, luego suelta. Haz 2 series de 10 a 20 al día durante un mes y verás la diferencia.

Y si quieres ser un as al respecto, aquí te dejamos 5 ejercicios para tonificar tu vagina


8. Está llena de bacterias
No te asquees -es el tipo de bacterias que mantienen a raya los microorganismos patógenos para que no contraigas una infección. Una de estas bacterias buenas se llama el lactobacilo, también se encuentra en el yogurt. De hecho, algunos ginecólogos dicen que puedes ayudar a curar una infección en la vagina mediante la inserción de una cucharada de yogur con cultivos vivos en el área (pon un poco sobre un tapón y empújalo).

Y por si acaso, te dejamos 7 remedios caseros para sanar molestias vaginales

9. Se auto limpia
No hay necesidad lavar el interior. Las secreciones eliminan las células muertas de la pared vaginal, el exceso de agua y las bacterias. Necesitas lavarte en el exterior entre los pliegues labiales y a lo largo del periné (utilice un jabón suave especial para esa parte).

¡Ojo! ten siempre en cuenta estas 6 cosas que nunca, nunca debes poner en tu vagina

10. No es necesario el vello púbico
En los tiempos de las cavernas, el vello púbico protegía a la vagina de las bacterias y olores. Hoy en día tenemos la ropa que nos proteja. Así que puedes depilarte toda. Pero si vas a hacerlo, no dejes de tener en cuenta estos tips para una depilación de bikini perfecta.

11. Su olor se hace más fuerte durante el ciclo
Hablando de aroma, cada vagina tiene uno. Sin embargo, en general tiende a ser ácido antes de tu período. Su olor también puede ser más fuerte después de hacer ejercicio, debido a las glándulas sudoríparas, y durante las relaciones sexuales, gracias a la lubricación natural que produce.

¿Quieres más información sobre esto? aquí te dejamos lo que significa cada olor de la vagina

12. El sexo en exceso puede causar molestias
Si bien el sexo regular puede relajarte, demasiado sexo en un período corto de tiempo puede dejarte irritada o inflamada, o con una infección del tracto urinario. De hecho, estás más propensa a contraer una infección urinaria si estás arriba o en posición de misionero, ya que el pene queda muy cerca de tu uretra, empujando bacterias nocivas al mismo. Pero no te preocupes, trata de orinar después de mantener relaciones sexuales para prevenir una infección urinaria.

13. Tu vagina produce flujo en cantidad diferente a lo largo de tu ciclo
Tu vagina produce hasta 2 cucharaditas de flujo al día (y durante la ovulación, tiende a ser más fino y más claro).
14. Las cosas no se pueden perder allí
Tu vagina no es un agujero negro. Es imposible que algo (como un tampón) se escape hacia el útero. Sin embargo, el tampón puede deslizarse fuera de tu alcance. Si esto pasa, trata de pescarlo en cuclillas o agachada. Si esto no funciona, haz una cita con tu ginecólogo.
De hecho, ¿tienes claro cada cuánto debes ir al ginecólogo realmente?

Más noticias

Todo el mundo sabe que los penes sufren una dictadura morfológica, estricta y cruel, que estresa y acompleja o endiosa de manera arbitraria el cuerpo masculino. Ese tema, complicado, injusto e indignante, se aborda en múltiples ámbitos públicos y privados de la vida. Al menos se debate, se habla. En definitiva, se saca. Y no es cuestión de restar importancia a las críticas a las que se expone todo miembro viril, pero el asunto de las vulvas se lleva con tal pudor que rara vez sale a relucir.

Si echamos un vistazo a The Vulva Gallery, cuenta de Instagram dedicada a celebrar la diversidad de la belleza de la entrepierna femenina, tal vez no nos llame tanto la atención la cantidad de variables que puede adoptar el cuerpo humano como los terribles testimonios que acompañan cada ilustración. Estas historias reales de autoaceptación están plagadas de vergüenza, desconcierto, trauma y tristeza. Y no hablar del tema no hace más que empeorar las cosas. Compartir vivencias y diferencias es esencial.

Desde los dibujos del libro de Conocimiento del Medio a la consulta del doctor, pasando por innumerables amantes desconsiderados, millones de mujeres alrededor del mundo se han visto atormentadas por no encajar en un modelo imperante. Raquel tenía dieciocho años cuando sus temores se vieron confirmados.

“Me gustaba un chico con el que solía chatear y un día la conversación se empezó a poner un poco erótica. En menos de cinco minutos él me hizo saber que esperaba que mis labios menores no sobresalieran por fuera de los mayores porque le daba asco sólo de pensarlo. Lo soltó como si nada.”

Raquel encajaba con la descripción que el chico había dado y nunca antes había pensado que pudiera causar un rechazo tan radical. Se disgustó mucho aquel día, el comentario afectó bastante a su autoestima pero pensó que tampoco podía hundirse por una sola persona impertinente que encontrara en el camino.

Pronto descubrió que aquella sería la tónica general de sus encuentros sexuales: “Al final fui yo la que le cogió asco al momento de quitarme las bragas. Malas caras, preguntas raras sobre si tenía algún problema, no querían ni tocarme ni chuparme ni nada, como si fuera asqueroso. Soy consciente de que el problema nunca ha sido mío, pero tantas respuestas negativas te acaban acomplejando.”

“Al entrar en la pubertad me miraba con un espejito por curiosidad, lo normal, y me empecé a preocupar bastante por la forma en que me estaba desarrollando”, cuenta Sara, “sabía que en general no iba a gustar. Mi vulva era diferente a la de mi hermana e incluso ella me hizo sentir rara por eso».

«Me aconsejó que ahorrara para hacerme una reducción de labios, una operación quirúrgica por algo que a mí no me parecía un problema y que en realidad no lo era. Pero me decía que me iba a ir mejor, y en eso tenía razón. Por suerte también acabé encontrando personas más abiertas y sensibles, pero no fue fácil, y me sigo sintiendo muy imperfecta”.

Para Mónica el momento de quitarse las bragas también se convirtió en algo traumático: “todas mis parejas esperaban una especie de genitales infantiles, rosados, diminutos y sin un solo pelo, que están muy bien; pero hay muchas más posibilidades. No me depilo del todo porque me resulta incómodo, tengo el clítoris prominente, los labios menores salidos, oscuros y además uno es más grande que otro».

«Yo he intentado ser cariñosa y considerada con todos y a cambio he recibido comentarios tan humillantes que ni siquiera los quiero reproducir, pero ha afectado muchísimo a mi capacidad para disfrutar del sexo. A estas alturas lo aviso con mucha antelación por si acaso. Estoy harta de caras de susto y de asco.”

La pornografía, tan denostada por algunos sectores, en muchos casos ha tenido el efecto contrario: “Todo el mundo habla mal de los estereotipos del porno pero al menos ahí yo sí he visto diversidad. Le pasé a una chica que me gustaba un vídeo lésbico de una actriz concreta precisamente porque su chocho se parecía al mío. Me dijo que le había gustado pero que dónde iba una actriz porno, una profesional, con semejante moco de pavo. Así, tal cual. Me destrozó. Lo malo no es tanto el porno como los comentarios”.

Es cierto. La actriz era Alexis Texas que, como Bonnie Rotten, es blanco de múltiples observaciones hirientes sobre este detalle crucial.

Susana ha sido webcammer a tiempo parcial y lo confirma: “Casi todos los espectadores tienen la necesidad de opinar sobre mi coño cuando lo enseño. Opinan de todo, pero con el coño son lo peor. Te están insultando directamente y ni siquiera se dan cuenta, es como si tuvieran derecho o incluso te estuvieran haciendo un favor.”

Pero no es sólo cuestión de labios. María es pelirroja y tiene “el pubis abultado, con un pequeño hueco en el centro y algunos lunares. Casi nadie me ha hecho sentir deseada y bonita a la hora de estar desnuda, la verdad. Hay mucha ignorancia, si no pareces una muñeca te miran como si fueras deforme o estuvieras enferma, o las dos cosas. La decepción es evidente y cansa. Hasta un médico me miró raro y me preguntó si era normal, es que no entiendo tan poca educación”.

Estas historias son extremadamente comunes y The Vulva Gallery está hasta arriba de ellas a nivel internacional. La sexualidad femenina apenas se empieza a abordar. Por fortuna este enorme bloque de hielo está resquebrajado para siempre y cada vez es más frecuente encontrar iniciativas similares que promueven la positividad de todos los tipos de cuerpo y ayudan a romper tabúes.

“Casi lo peor para mí ha sido llevar el complejo en secreto, y ligando me preocupaba muchísimo la reacción que iba a encontrar”, reflexiona Mónica, “ahora por lo menos soy capaz de hablar de ello. A estas alturas tengo claro que al que no le guste es que no se merece compartir la intimidad conmigo.”

Algunas han llegado a estar tan desesperadas que han tomado medidas drásticas: “He pasado tanta vergüenza que con tal de no afrontarlo intentaba disimular metiéndome los labios hacia dentro de la vagina. Le cogí el truco y funcionaba».

Información básica sobre los cánceres de vagina y de vulva

Este diagrama muestra diferentes partes del sistema reproductivo de una mujer.

El cancer es una enfermedad en la cual las células del cuerpo comienzan a multiplicarse sin control. El cáncer se identifica siempre de acuerdo a la parte del cuerpo en que aparece primero, aunque posteriormente se propague a otras áreas.

Si el cáncer aparece primero en la vagina, se denomina cáncer vaginal o de vagina. La vagina, también llamada la vía de parto, es un canal hueco en forma de tubo ubicado entre la parte inferior del útero y el área externa del cuerpo.

Si el cáncer aparece primero en la vulva, se denomina cáncer de vulva. La vulva es la parte externa de los órganos genitales femeninos. Tiene dos pliegues de piel, llamados labios mayores y labios menores de la vagina. El cáncer de vulva se presenta con más frecuencia en los bordes internos de los labios de la vagina.

Los cánceres de vagina y de vulva ocurren con poca frecuencia. Aunque muchas mujeres tienen riesgo de contraer este tipo de cáncer, muy pocas lo contraen. En conjunto, representan el 6 %–7 % de todos los cánceres ginecológicos diagnosticados en los EE. UU.

Qué dice el color de tus labios vaginales sobre tu vida sexual

El año pasado, dos hilos virales de Reddit pusieron en evidencia una realidad: que nadie sabe realmente nada sobre los labios vaginales. En el subreddit TwoXChromosomes, la usuaria okcookies escribió muy cabreada sobre una conversación entre dos compañeros de trabajo que había escuchado por casualidad, durante la cual ambos hombres afirmaron creer sinceramente que «cuanto más oscura la vagina, más tíos se la han follado».

En otro hilo archivado que ha ido circulando por internet, otra usuaria escribió acerca de la frustración que sentía porque «parece que mucha gente cree que la anatomía femenina cambia drásticamente con cada experiencia sexual que tiene». Esto incluye, entre otras cosas, la longitud y el color de sus labios vaginales.

«Los labios vaginales son el Ringo Starr de los genitales femeninos, siempre menospreciados»

A diferencia de su muy publicitado aunque escurridizo primo lejano, el punto G, los labios vaginales no inspiran brillantes artículos en las revistas femeninas o testimonios de clientas satisfechas. Si esto fuera un concurso de relaciones públicas, los labios vaginales quedarían en el último puesto. Los labios vaginales son el Ringo Starr de los genitales femeninos, siempre menospreciados. Esto podría explicar por qué la gente realmente cree que «el color oscuro es provocado por la fricción» o dice en voz alta, a una distancia a la que otros seres humanos le pueden oír, «Ah, ¿labios largos?… Esa tiene el coño petado».

Aunque la mayoría de nosotras ya hemos dejado hace tiempo de asociar la estrechez vaginal con que te follen con frecuencia, no podemos decir lo mismo de la forma y el color de los labios vaginales. En Reddit, muchos usuarios trataron de derribar este mito con enrevesados argumentos sobre el porno («las estrellas del porno follan con más frecuencia que la mayoría de personas de este planeta, pero muchas de ellas tienen los labios vaginales pequeños») o dudosos estereotipos raciales («por esa regla de tres, las personas de piel oscura son las que tienen más sexo»).

Foto vía el usuario de Flickr Miran Rijavec

Pero, parafraseando un antiguo proverbio, en internet nadie sabe si eres un experto en medicina o un preadolescente de 13 años con una camisa que dice «Inspector de Cuerpos Femeninos». Para zanjar el debate de una vez por todas, hablé con unas cuantas profesionales de la medicina para saber si los labios vaginales pueden de hecho cambiar de color, como si se tratara de un anillo de esos que cambia de color según tu estado de ánimo.

«No existe prueba alguna de que los labios vaginales sufran ningún cambio permanente como resultado de las relaciones sexuales», indica la Dra. Toli Onon, portavoz del Real Colegio de Tocólogos y Ginecólogos del Reino Unido. «Durante el orgasmo, los labios vaginales se llenan de sangre, lo que hace que parezcan más oscuros y grandes, pero eso no dura mucho tiempo».

«Científicamente, no , confirma Pradnya Pisal, consultora ginecológica en la clínica London Gynecology. Afirma que solo hay unas pocas veces en la vida en las que el aspecto de los labios vaginales puede cambiar: durante la pubertad, si se aumenta de peso («si añades grasa, añades grasa en todas las partes de tu cuerpo y eso cambiará el aspecto de la vulva y los labios») y, sobre todo, durante el embarazo.

«Las hormonas del embarazo afectan sin duda a todos los tejidos , de modo que se generan depósitos de grasa y a veces también hay mucha retención de líquidos», explica Pisal. «El color cambia con el embarazo, ya que se produce cierto incremento de los depósitos de melanina en determinadas células del cuerpo. Vemos la aparición de la linea nigra que se vuelve más oscura y también vemos los mismos cambios en torno a las aureolas. No todo acaba desapareciendo con el tiempo, pero sí que mejora».

Las historias de terror sobre «zorras con vaginas que parecen sacos de dormir» son solo eso: historias. De hecho, existe una enorme cantidad de variaciones en los colores y las formas de los labios vaginales. Simplemente nunca nos habíamos fijado. «Creo que en el pasado, cuando las cosas como Hollywood no estaban de moda, la gente no se percataba tanto del aspecto de sus labios vaginales porque hay un montón de vello en esa zona», indica Amanda Tozer, asesora de ginecología en la London Clinic.

«En cierta forma, queda todo mucho más expuesto cuando la gente se depila. Se ha empezado a prestar más atención a los labios vaginales porque creo que las mujeres han sido más conscientes una vez han empezado a depilarse. Las diferentes variaciones de colores son normales. Es como cuando algunas personas tienen la piel ligeramente más oscura en la parte interior de los muslos».
«Los labios vaginales son tan individuales como las propias mujeres y tienen diferentes aspectos y colores», confirma la Dra. Onon. «Cualquier mujer que se sienta preocupada por sus labios vaginales o por cualquier cambio que haya percibido debería visitar al médico en busca de consejo».

En los 24 años que Tozer lleva ejerciendo como ginecóloga, afirma que jamás ha visto labios vaginales que necesitaran una intervención quirúrgica inmediata (labioplastia), relacionada con el sexo o de otro tipo. «He tratado a montones de pacientes para reducir el tamaño de sus labios vaginales, pero siempre ha sido una decisión puramente personal», afirma. «Nunca ha habido necesidad médica de hacerlo. Y créeme, ¡he visto miles y miles de labios vaginales! Y nunca, nunca, nunca jamás he visto unos labios vaginales que precisaran cirugía». Ahí tienes la respuesta, Reddit.

  • Picor: si te pica mucho, muchísimo, si notas los labios menores muy sensibles y al rascarte sientes incluso algo de placer… seguido de un intenso malestar, es muy posible que tengas una infección. La cándida (candidiasis) es responsable en muchos casos de estos picores.
  • Tienes un bultito: en muchas ocasiones es un pelito se queda atrapado en la piel, lo que coloquialmente se conoce como vello encarnado (foliculitis vulvar) y forma una protuberancia que puede ser bastante dolorosa. Si es tu caso, por favor, no intentes sacar el pelo y deja las pinzas para las cejas (y esos indeseables pelitos furtivos que salen en la barbilla), solo conseguirás hacerte daño y que se infecte.
  • Cambio en el olor: estrictamente el cambio en el olor se debe a un cambio en el flujo y a una infección de la vagina, pero siempre viene bien recordarlo para que lo tengamos presente.

Lo “normal”, lo que nos encontramos en la vida real, son vaginas de diversas formas, tamaños y colores, hay variabilidad, de manera que fuera complejos, porque no, ni eres una Barbie… ni quieres serlo: ¡con tu vulva real disfrutas más!

Imágenes | .com

La guía para adolescentes que muestra cómo luce una vulva «normal»

Derechos de autor de la imagen Getty Images Image caption Los médicos recomiendan que no se practiquen labioplastias a menores de 18 años.

La doctora Naomi Crouch, del Colegio Real de Obstetras y Ginecólogos de Reino Unido, dijo en el mismo comunicado: «No hay ninguna evidencia científica para apoyar la práctica de la labioplastia y el riesgo de daño es significativo».

Ocasionalmente el NHS ofrece labioplastias si los labios vaginales son anormales y le causan a la mujer angustia o daños para su salud.

Pero en cualquier caso el NHS recomienda que no se hagan estas cirugías en menores de 18 años ya que los labios vaginales pueden seguir creciendo y desarrollándose más allá de la pubertad, hasta la edad adulta temprana.

Entre los riesgos asociados a la operación mencionan sangrado, infección, cicatrices en el tejido y reducción de la sensibilidad genital.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

La vagina cambia con el paso de los años: su forma, su tamaño, su apariencia… y también su color. Es más, debemos decir que no hay un color apropiado para la vagina, depende de cada mujer y del momento de su vida en que se encuentre. Pero, por qué los labios de la vagina cambian de color con los años.

¿De qué color es la vagina?

Como bien sabes, la vagina forma parte de los genitales femeninos, por lo que se relaciona con el ámbito de la reproducción y el de la sexualidad. Es una zona íntima delicada por lo que está expuesta a diversas infecciones causada la mayoría de ellas por hongos.

Si eres una mujer inquieta que necesita conocer su cuerpo, seguro que en más de una ocasión te has visto a ti misma mirando entre tus piernas para ver qué ha cambiando y qué no. El embarazo y el parto, las relaciones sexuales, el paso del tiempo…

El color de los labios de la vagina es diferente al resto de tu zona íntima; o quizás sea el mismo o muy parecido. Lo que queremos decirte es que los labios de abajo no tienen por qué tener el color que tienes en el resto de tu zona íntima. Hay mujeres de piel clara con labios de color marrón, las hay que tienen un tono de piel más oscuro y por el contrario una vulva más clara; es más, en ocasiones los labios pueden ser más oscuros y el perineo ser de color carne pálido. ¿Mucho contraste? Nada de eso, estos tonos se difuminan entre sí para volverse casi imperceptibles.

Y es que hay que tener en cuenta que todo influye en la forma y el color de los labios de la vagina, sino lo crees así, tan solo piensa en una pequeña irritación o una infección común, los labios se inflaman y parecen otros, eso por no hablar de las temidas varices que en ocasiones aparecen en los labios inferiores. Además, los labios vaginales también cambian de color con las relaciones sexuales. Esto es debido al flujo de sangre que se acumula en la zona de los labios en el momento del acto sexual. Tenemos pues que el color de labios y clítoris se oscurece para después del coito volver a recuperar un poco el tono de antes.

Motivos por los que los labios de la vagina cambian de color con los años

Primero de todo y como ya te hemos adelantado antes, hay que señalar que no hay un color determinado para la vagina y los labios, algunos se vuelven más oscuros con el paso del tiempo y otros más claros, (puede ir desde un tono rosa pálido hasta un marrón oscuro o un poco púrpura), pero si que podemos definir un patrón más o menos común por el que los labios de la vagina cambian de tonalidad.

1 Tratamientos o desajustes hormonales

2 Carencia de ciertas vitaminas como el ácido fólico

3 Pérdida del pelo del pubis

4 Aumento de peso o cambios en la alimentación

5 Aumento del pH de la vagina debido a la menstruación

6 Menopausia ya que la producción de estrógenos decae en esta etapa

Hay que recordar también que durante los nueve meses que dura el embarazo, hay una serie cambios significativos, entre ellos la coloración de la vagina y la vulva, causado en gran medida por el aumento de riego sanguíneo es esta zona.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *