0

Las bolas chinas

Tabla de contenidos

Bolas chinas: todo lo que debes saber para disfrutar de sus beneficios

Aún a día de hoy los juguetes sexuales suelen suscitar cierto recelo. Tendemos a pensar que su único fin es proporcionarnos más placer durante las relaciones sexuales, o al menos hacer de ellas un momento más picante. Y aunque ese es su principal objetivo, lo cierto es que hay ciertos juguetes eróticos que tienen más usos fuera de la cama que dentro. Uno de ellos son las bolas chinas, dos pequeños accesorios que, entre otras cosas, nos pueden ayudar a fortalecer el suelo pélvico. Y no creas que esto es una novedad, pues estas bolas, también conocidas como ben wa o bolas de geisha, se utilizan desde hace siglos. Se cree que antiguamente las mujeres (especialmente las geishas, en Japón) las usaban para alcanzar el orgasmo.

Tu navegador no puede mostrar este vídeo

¿Y cómo lo conseguían? Aquí es donde debemos aclarar algo fundamental: las bolas chinas no proporcionan placer. No son un vibrador, sino pequeñas pesas que se introducen en la vagina y que nos pueden ayudar a fortalecer los músculos del suelo pélvico. Y esta fortaleza es precisamente la que nos proporcionará un mayor placer sexual.

Cómo usar las bolas chinas

Antes de ir al grano, conviene preguntarse: ¿para qué se utilizan las bolas chinas? Como hemos comentado ya, suelen tener una función terapéutica. Se suelen utilizar para fortalecer el suelo pélvico, que es el conjunto de músculos y ligamentos que sostienen la vejiga, la uretra, el útero, la vagina y el recto. El suelo pélvico puede verse debilitado tras un parto, por ejemplo, o simplemente por el paso del tiempo. Un suelo pélvico fuerte puede evitar la incontinencia urinaria, mejorar la lubricación, evitar el riesgo de prolapso y, en general, nos hace disfrutar más del sexo.

¿Cómo usar las bolas chinas? En realidad el mecanismo es muy sencillo: basta con introducirlas en la vagina, aunque hay que tener en cuenta que al principio pueden resultar molestas, por lo que es importante introducirlas con la ayuda de un lubricante. Su colocación es «similar» a la de un tampón: por fuera debemos dejar el cordón que nos permitirá extraerlas después.
Una vez dentro, la clave es moverse con ellas (pasear, salir a comprar, realizar con ellas ejercicios de Kegel…) pues esto hará que el pequeño peso que lleva cada una de las bolas en su interior choque contra ellas y se produzca en nuestro suelo pélvico una contracción. El conjunto de contracciones será lo que poco a poco fortaleza los músculos. Al principio, las bolas se suelen poner unos 15 – 20 minutos y unos tres días por semana. Después se pueden usar diariamente y hasta un máximo de media hora al día aproximadamente.

Dónde se compran las bolas chinas

Puedes encontrar bolas chinas tanto en la farmacia como en sex shops. También están disponibles en tiendas online, ya sea desde la web de marcas especializadas en su creación (Fun Factory, JoyBalls…) o bien a través de otros puntos de venta, como puede ser Amazon. Dependiendo de la opción de envío que selecciones, podrás recibir tu pedido en 24 horas y sin gastos de entrega. Además, los paquetes suelen entregrase con un envoltorio muy discreto, para que el contenido del paquete no sea visible.

Qué bolas chinas elegir

Podemos escoger diferentes tipos de bolas chinas dependiendo de su medida y su peso. Las bolas, fabricadas principalmente con silicona médica o hipoalergénica, suelen tener una medida de 35 – 40 milímetros de ancho. El paso ya varía algo más, pues puede ir desde los 28 a los 100 gramos e incluso más. Por lo general las encontrarás como «pequeñas», «medianas» o «grandes». ¿Lo ideal? Ir poco a poco. Si nunca has dado a luz y es la primera vez que vas a utilizar unas bolas chinas, puedes optar por las de menos tamaño y peso e ir cambiándolas gradualmente.
Al final es como ir al gimnasio: nuestro suelo pélvico necesita hacer pesas para fortalecerse. No conviene que el primer día trabajemos con una carga excesivamente pesada (pues, literalmente, te saldrán agujetas), sino ir poco a poco, de menos a más.

Nuestras recomendaciones:

RAVLOVE, ejercitador de suelo pélvico: el kit más completo y revolucionario para ejercitar el suelo pélvico y uno de los que mejores valoraciones recogen entre las mujeres que lo han probado. Estas bolas, realizadas en silicona de grado médico, te ayudan a fortalecer el suelo pélvico mediante la sutil vibración que emiten. Con tan solo 15 minutos al día y pocas semanas recuperarás la fuerza de tu suelo pélvico y podrás volver a disfrutar de las relaciones sexuales como antes. Cómpralo en Amazon por 18,99€.
FemmeFit, kit ejercitador del suelo pélvico: este kit consta de dos pesos progresivos con los que avanzar en tu entrenamiento del suelo pélvico a través de los ejercicios de Kegel. Ambos están hechos de silicona de grado médico, cuentan con un diseño ergonómico que se ajusta perfectamente al cuerpo de la mujer. Libres de hlalate, BPA, Dioxon y látex. Cómpralo en Amazon por 22,99€.
Peloo, bolas para ejercicios de Kegel: Otra forma óptima para iniciarte en los ejercicios de Kegel y en el fortalecimiento del suelo pélvio. Estas bolas chinas cuentan con excelentes opiniones, tienen un precio muy competitivo y son de alta calidad. Están hechas de silicona de grado médico. Este pack incluye 3 bolas de 3 pesos distintos para ajustarlo a tus entrenamientos y necesidades. Cómpralas en Amazon por 12,99€.

Si tu vida sexual ha perdido calidad después de dar a luz o tras el embarazo, si tienes problemas de incontenencia o si, simplemente, quieres mejorar el estado de tu suelo pélvico, las bolas chinas puede ser la solución para volver a fortalecer tus músculos, recuperar la calidad de tus relaciones sexuales y evitar futuros problemas, como el prolapso uterino. Gracias a los ejercicios de Kegel podrás ver una evolución progresiva en el fortalecimiento de la musculatura de tu suelo pélvico. La clave está en la constancia con tu entrenamiento, verás que los resultados no tardan en notarse. Si tienes dudas sobre los ejercicios que debes seguir para mejorar el estado de tu suelo pélvico, siempre puedes consultar con un profesional. Los fisioterapias especializados en la musculatura vaginal te podrán ayudar para resolver todas tus dudas con relación a los ejercicios de Kegel y los hipopresivos.

Descubre: 100 juguetes eróticos para aumentar la pasión, ¡que suba la temperatura!

Para que todos nos entendamos, la tensión muscular residual permite que el músculo se mantenga firme y en buen estado. Sirve para que se sostengan nuestras vísceras pélvicas y para que ante aumentos de presión intra-abdominal repentinos o mantenidos (toser, estornudar, reírnos, correr…) nuestros esfínteres permanezcan cerrados. La fuerza muscular, sin embargo, es la contracción que podemos ejercer. Así, un músculo puede ser fuerte y tener poco toensión muscular y viceversa. Ambas situaciones pueden ser patológicas.

Conociendo ya las diferencias básicas, las bolas chinas lo que consiguen es aumentar nuestro tono muscular.
¿Cómo lo hacen? Cada bola china tiene a su vez dentro una bolita más pequeña que, con el movimiento de nuestro cuerpo, vibra dentro de la bola grande y contra las paredes de nuestra vagina. Es esta vibración la que fundamentalmente aumentará nuestro tono muscular. Esto significa que, de nada nos servirá utilizar una bola china, y sentarnos a ver la tele.

Existen infinidad de tamaños y pesos. En general, el tamaño medio son unos 35 mm de diámetro. Lo ideal será empezar con una de menos peso e ir añadiendo carga progresivamente conforme nuestro estado muscular vaya mejorando (el peso puede variar desde 28 gr hasta 100 gr o más). A nadie se le ocurriría empezar el primer día de gimnasio con 100 kilos en sentadillas, con las bolas chinas sucede lo mismo. Por ello es de vital importancia la evaluación de un fisioterapia antes de comenzar a ejercitar nuestro suelo pélvico. Sin conocer cómo está nuestro cuerpo ya sea tras el parto, tras una intervención quirúrgica o sin ninguna de estas condiciones, no podremos saber qué intensidad de trabajo puede soportar.

Son muchas las madres que llegan a consulta agobiadas porque se les ha recomendado utilizar las bolas chinas inmediatamente tras un parto complejo, largo e instrumentado y tal y como se las ponen, se les caen. Tranquilas, eso le puede pasar a cualquiera, lo importante es la dosis, al igual que con los medicamentos, y quien sabe eso es el fisioterapeuta especializado.

Las bolas chinas no son ninguna novedad, pero quizás nunca las has utilizado. Tal
vez, no tengas claro para qué sirven y te ronden por la cabeza ciertas incógnitas que a continuación vamos a tratar de resolver con la ayuda de Ana Lombardía, psicóloga y sexóloga de Sexo en la piel.

Sus orígenes, según el Instituto de Suelo Pélvico, están en el antiguo Japón feudal. Al parecer, diseñaron unas bolas de marfil para preparar a las numerosas concubinas de un conocido emperador, bastante activo, y que éste no tuviese que entretenerse en los preámbulos sexuales. Por otro lado, las geishas también las utilizaban para fortalecer el suelo pélvico.

¿Para qué sirven las bolas chinas?

«En contra de lo que se cree, no son un juguete erótico. Su principal misión es mejorar la salud pélvica con uno o dos pesos que van unidos por un cordón de silicona médica y que se introducen en la vagina. Siempre se usan de pie o en movimiento. Si lo hacemos sentadas, no harían su función», asegura Lombardía.

¿Podemos usarlas todas las mujeres y a cualquier edad?

«Claro, pero sólo aquellas que tengan un suelo pélvico débil, es decir, cuando nuestra musculatura vaginal esté en baja forma».

Síntomas que indican que podemos necesitarlas

«Si tienes pérdidas de orina, escapes cuando toses o al hacer deporte. Otra forma de comprobar es meter un dedo en la vagina y apretar. Si no sientes la presión puede ser porque la zona no está muy tonificada. Ante todo, es fundamental consultar a un ginecólogo. Además, si las usas demasiado puede provocar hipertonía que puede tener consecuencias negativas en nuestras relaciones como sentir dolor durante la penetración».

Beneficios de las bolas chinas

«Como ya he dicho antes, ayuda a fortalecer nuestro suelo pélvico y, además, a conocer mejor nuestra vagina. Muchas mujeres no se han detenido a observarla, no saben cómo es y no se han introducido un dedo nunca. En muchas ocasiones porque piensan que es una zona débil cuando es todo lo contrario».

Tabú en torno a ellas

«Claro que existe y mucha mujeres no se atreven a ponérselas porque creen que se les van a caer o no van a saber encontrarlas». Pierde el miedo, pues eso no va a suceder.

Mejoran nuestra vida sexual

«También nos puede beneficiar en ese aspecto, ya que si gozamos de un suelo pélvico fuerte, tendremos mejores orgasmos».

Tiempo de uso

«Si no tenemos el suelo pélvico bien, lo normal es que las lleves a diario de 10 a 15 minutos. Si lo que queremos es aumentar el placer, ese tiempo, cada dos o tres días».

La elección perfecta

Según la experta «hay diferentes tipos, tamaños, con una o dos bolas… Es muy importante que nos decantemos por unas bonitas y agradables». ¿Y qué pasa con el peso?: «Siempre dependerá del tono que tengamos. Para comenzar es mejor que sean de menor peso e ir ampliando si hace falta. Si elegimos unas muy pesadas al principio, y la zona no está tonificada, correremos el riesgo de que se salgan».

Claves para mantenerlas en perfecto estado

Ana asegura que existen jabones específicos, pero también «se pueden lavar con otros lo más neutros posibles, agua templada y dejarlas secar al aire. Finalmente, guardarlas en su caja».

Ante cualquier duda, lo mejor es consultar siempre a un profesional.

Y si quieres probarlas, aquí nuestra selección…

Amazon

COMPRAR

Amazon

COMPRAR

Amazon

COMPRAR

Lelo

COMPRAR

Las bolas chinas son dos esferas, generalmente unidas y con un hilo para extraerlas, que se usan como contrapeso para realizar los ejercicios de suelo pélvico en el caso de la mujer. Aunque su uso sea sobre todo terapéutico, se han convertido en un objetivo fetiche o incluso en un artículo de broma que regalar en los cumpleaños. Porque Anastasia Steele no es la única que no tiene claro cómo y para qué usarlas (en la versión en castellano de la última película de la saga Cincuenta Sombras, preguntaba sorprendida si eran para introducirlas en el culo).

En este sentido, Oscar Ferrani, divulgador sexual y asesor en las tiendas Amantis, explica que si bien existen algunos casos de confusión «entre el concepto de juguete sexual y dispositivo de gimnasia pasiva», la mayoría de las preguntas van desde «¿tengo que retenerlas haciendo fuerza? (lo que sería otro tipo de gimnasia no pasiva)» a «¿puedo perderlas en el fondo? (cosa que no pasaría en ningún caso; solo costaría sacarlas si ha habido alguna contracción)».

¿Para qué sirven realmente las bolas chinas?

La definición de bola china, o bolas de geisha, es la de una esfera que contiene otra más pequeña. Esto supone que una se mueva dentro de la otra y produzca una vibración al introducirlas en la vagina, y por eso también puede tener una connotación sexual.

Pese a ello, la idea con la que está pensada es bien diferente, ya que como explica la fisioterapeuta experta en suelo pélvico y experta en educación sexual Vanessa Pazos, «con el movimiento de la bola interna consigues activar los receptores de la información de movimiento y vibración que hay en nuestra musculatura. Lo que implica una activación muscular de contracción para poder sujetarlas».

La idea es usarlas para la tonificación de la musculatura del suelo pélvico. Aunque esto también tiene una ventaja en la sexualidad y es que «cuando el tono muscular de la vagina es más óptimo, mejoran las sensaciones y también la capacidad de hacer más movimientos durante el coito».

Además cabe resaltar que cualquier objeto es susceptible de ser erotizado. Todo depende de nuestra imaginación y de lo que nos gusten los fetiches.

Unas bolas chinas para cada caso

No todas las bolas chinas valen para todo el mundo. De hecho, antes de decidir por comprar unas u otras, lo importante será decidir qué vamos a hacer con ellas.

Tal y como cuenta Vanessa Pazos, «es importante definir el objetivo, que puede venir dado por un profesional de fisioterapia de suelo pélvico, ginecología, matrona, sexología o bien decidirlo por una misma. Este es el tema, ¿realmente las necesitamos? ¿cuándo? ¿para qué?».

La experta insiste en que contar con la opinión profesional no es baladí, ya que «las bolas chinas no son para todos los casos ni todas las personas. Por ejemplo, hay casos de patologías en suelo pélvico que tienen que ver con un exceso de tono muscular y que pueden dar síntomas similares a los de un tono bajo. También puede haber incontinencia urinaria por hiperpresión vesical, porque esa musculatura con exceso de tono oprima y ayude o fuerce el vaciado de la vejiga».

Óscar Ferrani explica que, «descartado ese supuesto, más que recomendar unas bolas chinas en concreto, lo ideal es facilitar toda la información necesaria para que la persona pueda decidir uno u otro modelo en función de su presupuesto, hábitos de vida (posibilidad de caminar con ellas durante más o menos tiempo) y sus expectativas de resultado».

Una de las ideas que hay que tener en cuenta es que hay bolas chinas dobles y únicas. Ferrani matiza que «suelen sorprender los modelo de bola única, indicados para espacios vaginales muy reducidos o para tonos musculares debilitados, pero la última tendencia son los kits que permiten intercambiar distintas bolas —pesos— sobre estructuras más compactas o soportes para una o dos bolas».

Pesos vaginales y bolas que vibran

La ventaja de las bolas chinas es que cada vez existen más modelos con diferentes formas, que son más ergonómicas, con diferentes diámetros y también con materiales testados dermatológicamente, que pueden ser no solo a base de silicona, sino incluso de cristal o metal.

Además, hay diferencias en cuanto al material del cordón que sirve para su expulsión. Vanessa Pazos recomienda que «sea un material maleable y cómodo, para evitar excesiva fricción o irritaciones».

Si bien las bolas chinas son la herramienta más conocida, otra alternativa son las llamadas pesas o conos vaginales.

A este respecto, la fisioterapeuta de suelo pélvico relata que «las indicaciones de las pesas, donde también ubican a las bolas en muchas ocasiones, son las mismas con el mismo objetivo. Ahora bien, suelen ser objetos que se pueden abrir y poner diferentes pesos en el mismo dispositivo o bien venir varias pesas en diferentes pesos y tamaños».

El motivo por el que las bolas han tenido más éxito es que, según la experta, su forma era exclusivamente cónica, lo que suponía que «al situarse el peso en la parte de mayor diámetro, se facilita su fácil expulsión con mínima presión muscular y esto frustra enormemente a la persona que no es capaz de sujetarlas». Sin embargo, en la actualidad, «se han mejorado mucho las formas y materiales de estos dispositivos».

Otra novedad son las bolas chinas que, bien con formato de dos bolas o de bala, usan la vibración electrónica para favorecer los ejercicios o incluso para marcar el ritmo en el que debemos hacerlo, como si de un entrenador personal se tratase.

«La vibración busca activar los vibrorreceptores de la musculatura para una activación mayor de la misma», relata Pazos, que insiste en que «si tu objetivo es tonificar, estupendo; pero si tienes un exceso de tono, hay que cuidar el tema de la vibración y ver tus límite».

Para evitar problemas ofrece una pista muy clara: «observar si los orgasmos son de igual intensidad, si hay síntomas como molestias en posturas que antes no había, sensaciones desagradables, notar la zona diferente, o, incluso, dolores irradiados».

En cuanto a si esta vibración también ayuda a disfrutar más de la experiencia, la fisioterapeuta recuerda que «la diversión es fundamental en muchas facetas de la vida. Si puedes asociarla a un tratamiento, mejor todavía».

Y recuerda que solo hay un riesgo y es «dejar el tratamiento a medias porque redirijamos las intenciones, pero con retomarlo en otro momento lo solucionamos».

¿Qué bolas chinas me compro?

Hace ya tiempo hablamos sobre qué son las bolas chinas, para qué valen, cómo se usan…pero seguramente no sepamos llegado el momento que marca o modelo elegir. Por ello vamos a hacer una pequeña comparativa entre algunos de los modelos más conocidos en el mercado.

  • Intimina: estas bolas chinas están fabricadas por Lelo, una marca que fabrica gran cantidad de productos eróticos y que ha creado una línea específica para el cuidado del suelo pélvico. Existen 3 bolas de dierentes pesos (28, 38 y 48 gramos). La gran ventaja de estas bolas es que se venden en farmacias y grandes superficies como El Corte Inglés y Carrefour a un precio que ronda los 12€. La desventaja es que el cordón para extraerlas es de algodón por lo que si no se limpian adecuadamente pueden llegar a ser un foco de infección.

  • Smartballs de Fun Factory: tienen dos modelos, las Teneo Uno y las Teneo Duo que son de una y dos bolas respectivamente. Fabricadas en silicona médica y con una hendidura para facilitar la introducción son una estupenda elección si tu presupuesto no es muy alto. Rondan los 18€ las Teneo Uno y los 25€ las Teneo Duo.

  • Luna Beads: igual que las Intimina están fabricadas por Lelo aunque estas son bastante más sofisticadas que las anteriores. El kit está compuesto por una estructura y cuatro bolas de diferente peso (las rosas de 28 gr y las azules de 37 gr). De esta manera dependiendo del estado del suelo pélvico de la mujer puede escoger entre ponerse una o dos bolas o combinar los diferentes pesos según vaya avanzando en el tratamiento. El precio de estas bolas está alrededor de los 40€.

  • Ami de Je Joue: es el kit más completo de todos con 3 modelos diferentes. Ami 1, es una sola bola grande con un peso de 47 gramos, recomendada para comenzar el tratamiento. Ami 2, una bola doble de unos 8 cms de longitud que tiene un peso de 78 gramos, ideal para cuando el entrenamiento con la Ami 1 es demasiado fácil. Por último está la Ami 3 que es más pequeña que la 2 (unos 7 cms de largo) y pesa alrededor de los 106 gramos. Está indicada para la fase final del tratamiento. Su precio es el más alto de la comparativa ya que estan orientadas a un tratamiento más complejo, rondan los 50€.

Este juguete erótico posee la forma de bolitas chinas y cuentas con estas carateristicas: Diseño a prueba de salpicaduras. Leer cuidadosamente el manual de uso. Diseñado y fabricado en Alemania. Hecho con materiales inocuos para la salud. No requiere pilas para su funcionamiento. Estas bolas chinas fortalecen el tono muscular de la zona pélvica, favorecen la lubricación natural e intensifican la sensibilidad y los orgasmos, entre otros beneficios. Disfrutá al máximo: El suelo pélvico es una zona muscular que no está expuesta al ejercicio natural, por lo que si no hay un ejercicio voluntario, planificado y específico, poco a poco, puede perder tonicidad. Sexólogos, ginecólogos y fisioterapeutas recomiendan el uso de las bolas chinas para prevenir e, incluso, para revertir los problemas causados por la falta de fortaleza en la musculatura del suelo pélvico y mejorar la salud sexual femenina. Para una experiencia aún más placentera, utilizá este producto en conjunto con la gama de Geles íntimos Tulipán, que ayudan a un mejor deslizamiento y provocan nuevas sensaciones de texturas, aromas y sabores. Ademas posee: Suave textura. Las bolas que se encuentran en el interior de las Bolas chinas, al golpearse entre sí, producen un agradable efecto vibratorio y crean sensaciones eróticas y placenteras. Para un entrenamiento preventivo y reactivante de los músculos del suelo pélvico. Se recomienda usarlas hasta media hora diaria.

staff:

It’s hard to organize Tumblr blogs by topic. A single one of your blogs may include your personal updates, your art, your opinions, and a YouTube video of a cat speaking Japanese, all in a single day. This has been a real limitation of the current Tumblr Directory. So, for the last few weeks we’ve been experimenting with some brand new tools for exploring Tumblr.

The new Explore page organizes and filters posts by tag. This means that every tagged post has a chance to show up in front of an audience of millions that might not otherwise see it. Think Tumblr Radar by topic.

Up top, the Tumblr Wire makes a return, pulling in featured posts in realtime. Below is a list of popular and trending tags (currently English only, with more languages coming soon). You can also Track these tags to get notifications on your Dashboard when a new post is featured.

Make sure to tag your posts where relevant to help more people find you. You can still look up any tag using the search box on your Dashboard.

We’ve already started finding posts and following blogs that we had no idea existed. Please give it a spin!

(vía jared)

Usos y beneficios de las bolas chinas

Las bolas chinas o bolas de Geisha son un utensilio que se introduce en la vagina y está formado por dos bolas únicas entre sí con un cordón que facilita su salida de vagina. Además, cada una de las dos bolas lleva dentro otra bola más pequeña suelta, que se mueve en su interior generando vibración o movimiento (1).

Su uso consiste en introducirlas en la vagina durante el día a día, con el desplazamiento de la bolita interior se genera un estimulo de los vibroceptores de la vagina, que tiene como consecuencia la contracción de los músculos lisos de la vagina. Por otra parte, el peso continuo de la bolita sobre el suelo pélvico es capaz de estimular los baroreceptores desencadenando un aumento del todo de la musculatura del suelo pélvico (2). En resumen, con las bolas chinas conseguimos trabajar tanto tono, como fuerza muscular, con los grandes beneficios que eso conlleva.

Historia de las bolas chinas

El origen de las bolas chinas se establece hace aproximadamente 1500 años, en la época de un emperador japonés con un alto deseo sexual comenzó a utilizar unas esferas de marfil para que las Geishas de su servicio permaneciesen en todo momento lubricadas y poder tener relaciones sexuales en cualquier momento del día (3, 4).

Posteriormente, las cortesanas japonesas las utilizaban para conseguir un suelo pélvico más fuerte que les permitiera contraerlos durante las relaciones sexuales con los soldados acelerando la eyaculación y disminuyendo el tiempo de las relaciones (3, 4).

Otras teorías remontan su origen a la época dorada del desarrollo del erotismo en China, donde monjes budistas crearon una esfera de madera que mantenía la vagina de las mujeres siempre lubricada (3, 4).

Imagen 1: Ejemplo de bolas chinas (11)

Con el paso de los años, las esferas de madera y marfil evolucionaron a materiales como el cristal o el acero, hasta la actualidad donde se recubren de silicona medica para evitar dañar la piel y las mucosas.

Anatomía del suelo pélvico

El suelo pélvico es un conjunto de músculos voluntarios que forman una estructura con forma de hamaca y que da sostén a los órganos de la pelvis (5, 6).

Imagen 2: Relación de los músculos del suelo pélvico con los órganos pélvicos (12).

Esta musculatura se divide en tres planos (5, 6):

1.Plano superficial, formado por los músculos bulbo-cavernoso, isquiocavernoso, transverso superficial del periné y esfínter estriado del ano.

Imagen 3: Músculos del plano profundo del suelo pélvico (13)

2.Plano medio, formado por el esfínter estriado de la uretra y el musculo transverso profundo.

3.Plano profundo, divido a su vez en dos partes:

a.Parte anterior, formada por los músculos pubovaginal y puborrectal

b.Parte posterior, formada por el musculo elevador del ano

Imagen 4: Vista general del suelo pélvico (14).

Esta musculatura es la encargada de cerrar la pelvis por la parte inferior y por lo tanto de dar soporte a todos los órganos albergados en ella.

La pelvis ósea está formada por dos huesos iliacos, el hueso sacro y el hueso pubis; que se articulan entre sí mediante las articulaciones sacroilíacas derecha e izquierda, la articulación sacrocoxígea y la sínfisis del pubis. Todo este conjunto se mantiene unido mediante ligamentos: ligamentos sacroilíacos, sacroespinosos, sacrotuberosos, iliolumbares, sacrococcígeos e inguinales.

La pelvis visceral es el contenido dentro de la pelvis ósea y apoyada sobre la pelvis muscular o suelo pélvico. Esta pelvis visceral está formada por la vejiga, los ovarios, las trompas uterinas, el útero, la vagina y el recto, con sus correspondientes estructuras de sostén ligamentosas.

Imagen 5: Pelvis visceral apoyada sobre la pelvis muscular y contenida en la pelvis ósea (15).

Beneficios y usos de las bolas chinas en la rehabilitación del suelo pélvico

Los siguientes son los beneficios que tiene el uso de las bolas chinas en el suelo pélvico:

Recuperación postparto del suelo pélvico (7, 8)

En la actualidad números estudios han demostrado que el parto es el principal factor de riesgo para la lesión de los músculos del suelo pélvico, pero no es solo el hecho de dar a luz a un bebe lo que pone en peligro el suelo pélvico, sino también el peso del feto durante los 9 meses de embarazo pueden debilitarlo o lesionarlo.

La consecuencia principal de estas lesiones es la incontinencia urinaria. Posteriormente a realizar una correcta valoración del suelo pélvico, si se constata su debilidad puede recomendarse el uso de bolas chinas para fortalecer la musculatura del suelo pélvico.

Para comenzar se utilizarían como muy poco peso en su interior, para evitar la frustración de la mujer que está realizando los ejercicios para posteriormente ir aumentando el peso de las mismas.

El uso de las bolas chinas se ha demostrado eficaz en el tratamiento de la incontinencia urinaria de esfuerzo, pero también es eficaz en la recuperación del tono de la musculatura del suelo pélvico.

Anatomía palpatoria a nivel abdominal y lumbar

A continuación David González te va a enseñar desde el punto de vista de la anatomía palmatoria (utilizando referencias óseas y musculares) la región abdominal y la región lumbar. En la región abdominal podemos palpar: El recto abdominal anterior, el oblicuo externo, el oblicuo interno y el psoas ilíaco. En la región lumbar encontramos (paciente en decúbito prono) las apófisis espinosas de la vertebras lumbares, la masa común conformada por el epiespinoso, el dorsal largo y el iliocostal lumbar. Con el paciente en decúbito lateral se puede palpar el músculo cuadrado lumbar.

Tratamiento de la incontinencia urinaria en la menopausia (9)

Se calcula que en España un millón y medio de mujeres en esta etapa de su vida acuden a servicios médicos por sufrir incontinencia urinaria de esfuerzo y se ha demostrado que la menopausia se asocia con más síntomas genitourinarios y no solo con la incontinencia.

Esta situación se ve favorecida por la pérdida de colágeno, la sequedad vaginal y el deterioro de las estructuras de sostén pélvicos, todo ello causado por la disminución de los estrógenos.

En estas mujeres, se ha demostrado que tras seis meses utilizando las bolas chinas, complementadas con otros tratamientos, mejoran visiblemente o totalmente los problemas de incontinencia urinaria.

Prevención de lesiones e hipotonía del suelo pélvico

Como se ha mencionado anteriormente el embarazo y parto son el principal factor de riesgo para las lesiones de suelo pélvico (7), pero no es el único. Otros factores de riesgo lesivos para el suelo pélvico son los deportes de impacto, la obesidad y el estreñimiento, determinados hábitos cotidianos o el estrés (10), por lo tanto las bolas chinas también se pueden usar como método preventivo de lesiones del suelo pélvico en mujeres con alguno de estos factores de riesgo.

Referencias Bibliográficas

Bolas chinas: 5 beneficios de este juguete sexual para tu salud(VIDEO)

Las bolas chinas tomaron aun más fuerza luego de aparecer en la famosa película 50 sombras de Grey, y si te has preguntado si sería bueno probarlas, te decimos que sí porque sentirás orgasmos más placenteros. ¿Quién de nosotras se podría resistir a ello?

Las también llamadas bolas de Geisha o Ben Wa son un accesorio milenario usado antes del siglo XX que te permite por medio de ejercicios kegel, ejercitar y fortalecer el suelo pélvico, además de aumentar la sensación de tus orgasmos.

Buscamos en internet sobre su precio y en realidad están bastante asequibles al estar en un rango de entre los $11 a $50, pues las hay de varios tipos, entre ellas unas que poseen unas pequeñas bolitas en su interior que se mueven con el fin de estimular las paredes de la vagina.

¿Cómo me las coloco? Con ayuda del sitio La Vanguardia, te lo dejamos bien claro en sólo 3 pasos.

¡A comprobar sus beneficios!

Por más inofensivas o extrañas que parezcan, están diseñadas para favorecer tu salud e intimidad y estamos seguras de que ni te imaginas los beneficios que puedes ganar al usarlas. Específicamente son cinco y te los vamos a contar:

1. Hace que aumente la lubricación vaginal

¡Tan incómodo y doloroso que es tener sexo cuando él no se ha esmerado por hacerte lubricar lo suficiente! ¿Verdad? Pues ahora, y desde hace muchas décadas atrás, tienes estos juguetes sexuales o accesorios ginecológicos para ayudar a que tu vagina lubrique mejor.

Usando las bolas chinas, la lubricación natural aumenta y eso obviamente se traduce en que disfrutes a plenitud del sexo. Para ti esos días en los que preferías huir de tu chico para evitar tener relaciones sexuales acabaron.

2. Aumenta la libido

Si está comprobado que una mujer puede llegar a tener 226 orgasmos en su vida, piensa cuánto aumentaría esa cifra si usas las bolas chinas. ¡Inimaginable!

Lo que sí está comprobado es que cuando tienes mucho sexo, más sexo quieres. La mejor forma de quererlo es con relaciones sexuales placenteras, indoloras, y sobre todo, eróticas. Obviamente que para ello hace falta un buen amante que te dé la oportunidad de disfrutar siempre como si fuera la última.

No le tienes que dejar toda la responsabilidad a él, tú también tienes que darte un empujón usando este juguete sexual que, como explicó la sexóloga Martha Ibañez en un artículo de Centrada en ti, es como llevar una pieza de lencería. ¡Te sientes erótica!

via GIPHY

3. Menor pérdida de orina

Durante el embarazo o cuando llegas a ser adulta mayor, el suelo pélvico se debilita y pierdes orina de forma inconsciente durante acciones tan normales como reír o estornudar. El uso de este accesorio reduce ese riesgo.

via GIPHY

4. Sexo más placentero

¿Y esto por qué? La explicación se centra en los ejercicios kegel que ejecutas cuando te las colocas, lo que te permite ejercer más presión cuando estás practicando posiciones sexuales como la domadora, la amazona… en donde la penetración es muy profunda. Y no solamente tú ganas, sino que él también siente más placer durante el coito.

via GIPHY

5. Dos, tres… orgasmos en 1

La función de las bolas chinas es ejercitar el suelo pélvico, por consiguiente, cuando las usas tiendes a disfrutar más del sexo, tienes más orgasmos, y al tener este músculo de la vagina más fuerte, esos espasmos que produce llegar al clímax se vuelven más intensos; es decir, puedes pasar de sentir de 3 a 5 contracciones durante el orgasmo a experimentar entre 10 y 15. ¡Wao!

via GIPHY

Propiedades y beneficios de la bolas chinas

¿Qué son las bolas chinas?

Las bolas chinas, originarias de Japón, son unas bolitas (de una a dos) a base de silicona que ya están fabricadas pensando en un uso ginecológico.

Eso hace que la calidad del material este pensado para ello y que no cause ninguna alergia ni efecto secundario.
Las bolas chinas suelen venderse en herbolarios, farmacias y sex shops.

¿Cuál es su actuación más directa?

Lo que más destaca de los beneficios de las bolas chinas es el hecho de que ayuda a recuperar el tono de la musculatura pélvica.
Esa zona es la que hace de sostén o soporte de la vejiga de la orina, del útero e, incluso, del intestino grueso.

Esta zona se va debilitando, con el tiempo, por factores como los embarazos y los partos, la edad, factores hormonales y constitucionales (herencia genética) por lo que el uso de las bolas chinas de forma continuada puede ayudar a fortalecerla y, como ya hemos apuntado, recuperar el tono muscular con lo que algunos problemas, como la pérdida de orina, se pueden solucionar o mejorar.

Como ya hemos dicho uno de los principales beneficios de las bolas chinas es que ayuda a recuperar el tono muscular del suelo pélvico y esto repercutirá sobre:

  • Mayor tono de la vejiga: previniendo o tratando las pérdidas de orina.
  • Mejores relaciones sexuales: por un lado se evitamos el prolapso del útero y la vejiga tendremos menos molestias o dolor durante las relaciones sexuales. Además, un mayor tono muscular crea relaciones más placenteras.
  • Estado de ánimo: especialmente durante la menopausia muchas mujeres sufren diversos problemas urogenitales (pérdidas de orina, dolor, sequedad, menos deseo sexual, etc.) Esto les genera ansiedad, depresión y una gran frustración. El hecho de poder mejorar estos síntomas repercutirá muy positivamente sobre su autoestima y sus relaciones de pareja.

¿Son compatibles las bolas chinas con el Diu?

De entrada, no hay ningún problema ya que el Diu o el anillo anticonceptivo se coloca en el cuello del útero.

¿Cómo mantenerlas limpias?

Solo es necesario limpiarlas con agua y jabón neutro después de cada uso. Lo ideal es guardarlas en una bolsita o caja a fin de que no se llenen de polvo.

¿Cómo hacer los ejercicios?

Lo ideal es utilizar, al menos al principio, un lubricante vaginal.
La posición más cómoda es estirada.

Una vez introducidas las bolas chinas en la vagina se tira del cordoncillo (así será muy fácil sacarlas). Con los músculos vaginales retendremos las bolas chinas. Este movimiento de contracción se mantiene unos 5 segundos.

A continuación relajamos 5 segundos más y volvemos a contraer. Podemos hacer, al principio, 15 series.

Poco a poco podemos ir aumentando. Algunos expertos dicen que la primera semana las deberíamos de llevar unos 15 minutos al día y que luego deberíamos de pasar a 30 minutos al día.

Se recomienda, al principio, hacer los ejercicios en casa ya que la persona necesita sentirse tranquila y cómoda. Luego se pueden hacer mientras se trabaja, se hace deporte, etc.

Nuestro consejo es que antes de comprarlas siempre es mejor consultarlo con el ginecólogo.

¿Cuando no se deben usar las bolas chinas?

Ya hemos conocido los beneficios de las bolas chinas pero hay momentos en los que su uso no es recomendable, por ejemplo:

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *