0

Las frutas engordan

Tabla de contenidos

Aunque en general las frutas no suelen engordar y son altamente beneficiosas para la salud, hay algunas que presentan más calorías que otras.

Si bien deben estar presentes en nuestra dieta saludable, recordemos que las frutas tienen hidratos de carbono como la fructosa y algunas presentan grasas. Descubre cuáles son las frutas que más engordan.

Dátiles

Los dátiles tienen muchas vitaminas y minerales, y muchos otros nutrientes. Ahora bien, aportan unas 275 calorías por cada 100 gramos. Con esto podemos decir que es una fruta bastante calórica. Por lo que es mejor no abusar de su consumo.

Maracuyá

Es una fruta exótica que vemos en prácticamente todas las fruterías, a día de hoy. Aunque está buenísima, destaca por unas 100 calorías por cada 100 gramos. Aún así contiene muchos minerales, buenos para el organismo, tales como el calcio, el hierro y el fósforo.

Coco

El coco nos sacia, y ello hace que no comamos más de la cuenta. Posee unas 354 calorías por 100 gramos, por tanto es una de las frutas que más engordan. Pero aporta vitaminas y minerales, y también mucha fibra, de manera que regula nuestro intestino correctamente.

Aguacate

Todos conocemos las bondades del aguacate porque posee un alto contenido de grasa saludable. Pero algún defecto debía tener, y es que posee entre 150 y 200 calorías. Pero es rico en vitamina E, cuenta con fibra, ayuda a reducir el colesterol, protege el corazón…

Higos

Son frutas de temporada. Aportan unas 74 calorías por cada 100 gramos aunque agrupan una cantidad de fibra importante. No conviene abusar de los higos si estamos haciendo dieta y lo que queremos es adelgazar.

Uvas

Contienen polifenoles, antioxidantes y también protegen el corazón. Pero a diferencia de otras frutas, tiene más calorías. Por ejemplo, la uva blanca tiene alrededor de 72 calorías, mientras que la uva negra aporta 110 calorías por cada 100 gramos.

Plátano

Es fuente de calcio, potasio y hierro. De manera que es una fruta apta para todo el mundo y especialmente para aquellos que están en edad de crecimiento. Ahora bien, tienen unas 89 calorías por cada 100 gramos, una cantidad algo superior a otras frutas. Si bien es excelente para los deportistas, niños y ancianos.

Cuáles son las frutas que no engordan

iStockphoto/Thinkstock

Alimentarse sano es fundamental. Por ello, comer frutas y verduras es necesario. Aunque en caso de que quieras perder peso, hay frutas que engordan si las consumes en grandes cantidades. Entonces, dado que comer fruta es sinónimo de vida saludable, debes tener en cuenta qué frutas no engordan para alcanzar tu cometido y ganar en salud.

Comer frutas para una dieta saludable

iStockphoto/Thinkstock

Los beneficios de comer frutas son innegables. Son fuentes de vitaminas y minerales, además de aportar fibras naturales sumamente beneficiosas para el organismo, incluyendo su ayuda para mejorar la digestión y para desintoxicar el organismo. Pero, además, son carbohidratos: aportan el azúcar que necesitamos como fuente de energía.

Por esta razón, podemos afirmar que también debemos comer frutas con moderación.Todas las frutas tienen calorías que en buena parte son saludables, pero comerlas en exceso, como sucede con cualquier alimento, puede inducirte al error y aumentar unos kilos de más.

Una dieta saludable consiste precisamente en mantener el equilibrio. De esa manera, podremos disfrutar de comer frutas y verduras para mantener la energía y para desempeñar nuestras funciones básicas. Para que esto suceda en óptimas condiciones, hay que conocer entonces cuáles son las frutas que no engordan y cuáles sí lo hacen.

¿Qué frutas no engordan?

CreatasImages/Creatas/Thinkstock

El único inconveniente con las frutas ricas en fructosa (azúcar presente en las frutas) es que aumentan los niveles de insulina, lo que deriva en que el organismo deje de quemar grasa, provocando que las grasas que ingerimos con otros alimentos se acumulen en el organismo.

Entonces, es importante tomar nota de las frutas con bajo contenido en azúcar para evitar el aumento de peso. Entre ellas podemos mencionar:

  • Manzana verde
  • Limón
  • Sandía
  • Ciruelas
  • Kiwis
  • Melón
  • Durazno
  • Bayas
  • Albaricoques
  • Arándanos

De otra parte, debes evitar esas frutas que tienen alto contenido de azúcar, o, sobre todo, no combinarlas con comidas ricas en grasas:

  • Cocos
  • Bananos
  • Mango
  • Cerezaz
  • Uvas
  • Piña

Teniendo esta lista en mente, podrás disfrutar de las bondades de las frutas sin preocuparte de subir de peso. Eso sí, no creas que con solo alimentarte de frutas va a lograr el cometido; tu cuerpo necesita de nutrientes esenciales que otros alimentos pueden brindarte. Es cuestión también de tener una charla con tu nutricionista para que te haga recomendaciones más personalizadas.

¿Sabes cuál es la mejor manera de comer frutas? ¿Y cuáles son las mejores frutas para adelgazar?

No te asustes con el título de este post. Hay frutas que engordan (pero no por si solas), sobre todo si se come en la noche o en grandes cantidades.

Pero eso no quiere decir que no sean saludables, lo que debes estar consciente es que como cualquier alimento que se come en exceso no hace bien.

Quizás te sientas engañado, porque siempre creíste que las frutas eran muy saludables y eran lo mejor del mundo.

Pero no hay que defraudarse.

Las que vamos a mencionar no se trata de que las tengas que dejar de ingerir por completo, solo que tienes que hacerlo con cautela y en las raciones adecuadas.

Muchas personas cuando están a dieta lo primero que hacen es comprar un montón de frutas para preparar ensaladas, jugos y batidos.

Pero antes ni siquiera han buscado información al respecto.

Peor aún, cuando la dieta solo depende de ellas y no logran bajar de peso. Sino que tienen un efecto rebote devastador.

Pero ojo, que las frutas no suelen ser el único culpable!

Por más que las frutas sean muy nutritivas no puedes solo comerlas y dejar de lado todos los demás grupos alimenticios.

Debe ser una dieta saludable y balanceada.

Así que ten mucho cuidado con esas dietas en las que te prohíben varios grupos alimenticios. Sobre todo con esas dietas estrictas que terminan ocasionando más daños que beneficios.

Tabla de contenido

Por qué engordan las frutas?

Las frutas en su composición tienen una gran cantidad de fructosa, que cuando llegan al organismo se convierte en azúcar (1).

La cantidad de azúcar que tienen muchas frutas puede llegar a ser muy dañina, si se abusa de ellas.

También tienen un índice glucémico alto que puede ser contraproducente para los diabéticos.

Por lo que hay que tener mucho cuidado, sobre todo si no se sintetiza y no se convierte en energía a quemar, si se queda en los diferentes órganos o en la sangre comienzan los problemas.

Aunque las frutas tienen muchas vitaminas y minerales también tiene calorías, como por ejemplo las que te vamos a nombrar en este post por su gran cantidad de calorías (2).

Por lo que más que cuidarte de tu elección, debes es cuidarte del tamaño de la porción de la fruta que elijas.

Con esto no estamos queriendo decir que debas eliminar ciertas frutas de tu alimentación o cambiar unas por otras.

Todas tienen sus beneficios y debes tomar en cuenta que la fruta por si sola no te va a engordar.

Es el total de calorías que comes durante el día lo que te hace aumentar de peso.

Lo importante con las frutas es no exagerar en las porciones y aprovechar las temporadas para variarlas y beneficiarse de todas ellas.

Cuales son las frutas que más engordan ?

1- Coco

Concentra mucha fructosa y es de alto índice glucémico.

Una taza de agua de coco aporta 6,26 gramos de azúcar es prácticamente la misma cantidad de azúcar que hay en media lata de coca cola.

2- Plátano/banana

Es de alto índice glucémico y con poca cantidad de fibra lo que lleva a comer una y otra banana. Además contiene alrededor de 106 calorías, número alto respecto a otras frutas.

Lo bueno que tienes es la gran cantidad de potasio y eso ayuda a bajar el sodio en el organismo.

Puedes elegirla como comida para antes o después de tus entrenamientos.

Foto: Cortesía

3- Cerezas

Tan pequeñas y dulces, pero a la vez tan llenas de calorías y fructosa son las cerezas.

Por cada 100 gramos de esta fruta (qué es bastante) hay casi 60 calorías, que es muchísimo, precisamente por el tamaño que tiene.

Por lo que debes tener mucho cuidado.

No es ideal que se consuma mucho si estás en una dieta en la que esperas bajar de peso. Si es una fruta que te gusta mucho (a quién no, es deliciosa), toma solo algunas, no más de 10 y cómela como una merienda.

Te ayudará a mantener calmada la ansiedad de media tarde.

4- Uvas

Ricas pero que seguramente sabrás que no se pueden parar de comer porque una o un puñado no llena la barriga. Contienen mucha glucosa y fructosa.

Contiene aproximadamente 67 calorías por cada 100 gramos.

5- Guanábana

Si te parece que las demás frutas de esta lista tienen muchas calorías, la de la guanábana te va a dejar sin palabras.

Tiene nada más y nada menos que 184 calorías por cada 100 gramos. Así que lo mejor es comer poco de esta fruta y si es una vez por semana mucho mejor.

La buena noticia es que esta fruta tiene relación con la prevención del cáncer. Pero si quieres bajar de peso no es muy recomendable que la comas a diario. Lo que sí no podemos negar es que es muy rica.

6- Melón

De esta fruta lo ideal es comer unas tres piezas o lo equivalente a una taza y siempre es mejor durante la mañana. Aunque su contenido de azúcar es tan solo un 6 %, contiene en calorías totales alrededor de 34.

7- Piña

Es muy buena para muchos casos y hasta es incluida en las dietas pero con moderación. Si es en jugo no tome más de un vaso por semana y 2 rodajas, por ejemplo una iniciando la semana y vuelva a comer otra pieza el domingo pues posee muchísima azúcar.

8- Frutas deshidratadas

Un ejemplo de futa deshidratada son las pasas.

Contienen 500 calorías en una porción de 170 gramos que es el estimado que se ingiere por su tamaño y para saciar un poco el hambre.

Pero son frutitas que pueden convertirse en adicción comiendo más y más y engordando sin siquiera darte cuenta.

No solo son ellas las llamadas ciruelas pasas que son un poco más grandes o las simples pasas. Debes comerla con cuidado porque tienen muchas calorías. Aunque aporta fibra, buena para el estreñimiento, debes buscar otras formas de llevarla a tu organismo.

Y una de las mejores formas de cuidarse de las porciones con las frutas deshidratadas es comprar las que vienen en bolsas o empaques con porciones pequeñas.

Como las frutas deshidratadas de Steve’s paleogoods que vienen en presentaciones pequeñas que permite no exagerar con ellas.

9- Aguacate

Aunque es muy recomendado por su grasa sana y poco azúcar aporta unas 232 calorías, número que te hará comer aguacate de vez en cuando siempre y cuando lleves una dieta balanceada.

Sin embargo debido a sus increíbles beneficios es una fruta que debes considerar incluir en tu dieta.

10- Dátil

Si no sabes cuál es esta fruta es porque quizás la hayas comido si siquiera saber cuál es. Es parecida a la pasa, viene de una palmera datilera y es muy calórica (3) (270) y estimula el apetito.

11- Naranja

Sí, la naranja, esa fruta que tanto usamos para preparar jugos en el desayuno resulta contraproducente si se consume en exceso.

Esto porque contiene muchas calorías, más de 40 por cada 100 gramos.

Además si se le suma el azúcar que las personas le echan al jugo para endulzarlo es toda una bomba dulce para el organismo.

No se trata de que tienes que desecharla por completo, solo reducir su consumo a no más de tres veces por semana.

Y si eres de los que creen necesitar naranjas por su vitamina C te recordamos que hay muchos alimentos ricos en Vitamina C que puedes incluir en tu dieta para que no dependas solo de las naranjas.

12- Melocotón

Sí, tan pequeño y dulce. ¡Bingo! Aquí está a razón de porque engorda, por su gran cantidad de fructosa que hay en su contenido.

Además un solo melocotón tiene más de 60 calorías, así que redúcelo a solo uno por día.

13- Kiwi

Sí, tan exótica como llena de fructosa, así es el kiwi.

Su contenido tiene mucha cantidad de azúcar, así que debes tener mucho cuidado para que no tengas un efecto rebote.

Lo bueno del kiwi es que tiene muchas vitaminas C y además de fibra.

Solo tienes que hacerlo con moderación y comerlo mejor directamente. Si lo vas a mezclar con otras frutas debes tener cuidado para no aumentar el azúcar y la cantidad de calorías.

14- Chirimoya

Con esta fruta debes tener mucho cuidado, sobre todo por la cantidad de calorías que tiene. Más de 75 por cada porción, y ellas tienden a ser bastante grandes en tamaño, por lo que hay que tener mucha precaución.

Es preferible que la comas temprano en la mañana, ya sea en el desayuno o en la merienda porque todas esas calorías se puedan convertir en energía que vas a poder quemar.

Ya que apenas estás arrancando con tu rutina diaria.

Si la comes más a media tarde, cuando y solo queda descansar será un gran problema, ya que se va a almacenar como una grasa.

15- Higos

Tanto frescos como deshidratados poseen una gran cantidad de azúcar y más de 70 calorías por cada 100 gramos, por lo que tienes que tener mucho cuidado si estas tratando de bajar de peso.

Lo mejor es que lo comas una vez por semana y en pocas cantidades para que no ganes kilos en vez de perderlos.

Lo que sí es que cuando lo comas te ofrecerá una gran cantidad de fibra, lo que te ayudará con los procesos digestivos.

Sería ideal que lo comas una vez que termines de almorzar y de esta manera evitar la retención de líquidos y algunos males intestinales.

A seguir

La Organización Mundial de la Salud tiene una campaña de 5 raciones de frutas y verduras por día para llevar a la población a tener una alimentación más saludable y así bajar los índices de obesidad, diabetes y demás enfermedades relacionadas con los hábitos alimenticios.

Y lo ideal es que sean frutas bajas en azúcar. Aunque no debes limitarte a unas u a otras. Puedes combinarlas y balancear la ingesta de azúcar con unas y otras.

Esta es la fórmula que debes seguir:

5 raciones de frutas a lo largo del día.

Nuestra recomendación es que comas estas raciones de frutas en el desayuno, la merienda de media mañana o tarde.

También puede ser un gran postre después del almuerzo (4).

Trata de comer la fruta entera, ya que así podrás llevar más las vitaminas y sobre todo a fibra al organismo. Cuando la haces en jugo, pierde mucho de ellos en la concha o por el método de extracción.

Referencias

Última actualización el 2020-02-01 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados

CLASE ONLINE GRATIS (FALTAN 7 DÍAS)

Falta solo una semana para que cambies completamente la forma en la que planificas y ves tus entrenamientos y tu alimentación.

Quiero apuntarme a la clase

CLASE ONLINE GRATIS (FALTAN 7 DÍAS)

Falta solo una semana para que cambies completamente la forma en la que planificas y ves tus entrenamientos y tu alimentación.

Quiero apuntarme a la clase

¿ Las fresas engordan ?

Las fresas son una fruta presente en el mercado desde finales de invierno hasta principios de verano. Es una fruta muy agradable a la vista por su llamativo color rojo intenso brillante (debido a los flavonoides que poseen actividad antioxidante), y al gusto, en cuyas características sensoriales están presentes algunas notas ácidas. Es un alimento diurético, por lo que es muy recomendado en situaciones de hiperuricemia.

Una de las preguntas más recurrentes en nuestra consulta de nutrición cuando llega esta época del año es: ¿ las fresas engordan ? Pues bien, TODOS los alimentos engordan, ya que todos en mayor o menor medida tienen calorías, por tanto, si queremos llevar una dieta saludable y bajar de peso, hemos de elegir aquellos que tengan una menor densidad calórica, es decir, que tengan menos calorías por la misma cantidad de producto. Y en esto las fresas son una opción ideal, ya que tienen tan sólo unas 35 Kcal por cada 100 gramos. Para que te sirva de comparación, la misma cantidad de plátano (100 gr.) tienen unas 85 kcal.

Además tienen un alto contenido en fibra (la cual actúa regulando el tránsito), y un alto contenido en vitaminas E y C (en proporción, incluso más que la naranja). las que le confieren un gran poder antioxidante.

Precisamente por su poco aporte calórico y su agradable sabor, son una fruta estrella en las dietas de pérdida de peso, convirtiéndose en un postre ideal, una merienda saludable, o una colación de media mañana inmejorable. Uno de sus aspectos negativos es su estacionalidad, que hacen que sólo podamos disfrutarlas durante unos poco meses al año, por lo que ahora que están en su punto óptimo, hemos de aprovechar al máximo (tanto por sabor como por precio).

También poseen un alto contenido en Potasio (responsable de la actividad muscular normal), por lo que ayuda en situación de estrés muscular en deporte, evitando “calambres”. Asimismo tienen una gran cantidad de ácido fólico, por lo que son muy recomendadas para embarazadas.

¿Cómo tomarlas?

Debido a su delicado sabor y vistoso color, se pueden encontrar en muchas elaboraciones de tartas, pasteles, o decorativos de postres, pero existen diferentes maneras de disfrutar de ellas sin necesidad de utilizar un alimento tan nutritivo en elaboraciones calóricas, y que (por lo general) pierden gran parte de sus nutrientes:

  • Al natural, lavadas y listo
  • Maceradas en vinagre se potencia el sabor y no se pierden las vitaminas presentes en ella.
  • Se pueden trocear y mezclar con yogur desnatado.
  • Troceadas con edulcorante.
  • Fresas con zumo de naranja.

¿Y tu, como las tomas?

Dieta de la fresa para adelgazar: ¿mito o realidad?

Si te importa tener unos kilos de más, puedes utilizar la dieta de lafresa para adelgazar, si te sobran algunos kilos, para depurar y desintoxicar tu organismo. Existen varias formas de realizar esta dieta:

Dieta de la fresa para adelgazar

Si quieres bajar rápido de peso y necesitas bajar uno o dos kilos, esta monodieta de fresas te va a ayudar. Esta dieta incluye las fresas como alimento único, repartidas en cinco comidas –unos 400 gr. en cada comida – . Solo la podrás realizar tres días, y no debes de sobrepasar este tiempo, porque es una dieta pobre en nutrientes.

Dieta de fresas y otras frutas

Puedes utilizar las fresas combinadas con otras frutas repartidas en cinco comidas, durante cuatro días y sin sobrepasar este tiempo -300 gr. de fresas+ otra fruta-; ayudará a bajar de peso y desintoxicar tu organismo. Por su contenido en fibra, retarda el vaciado gástrico, por lo que ayuda a sentir menos hambre, y es muy útil si padeces estreñimiento.

Dieta de fresas y otros alimentos

Esta dieta la puedes realizar durante una semana, y puedes seguir este plan de dieta:

  • Desayuno – 400 gr. de fresas+ leche vegetal o yogur+ avena
  • Media mañana– 350 gr. de fresas
  • Comida– Menestra de verduras o Sopa de verduras + Pechuga de pollo o filete de merluza +300 gr. de fresas.
  • Media tarde– 350 gr. de fresas
  • Cena– 450 gr. de fresas + yogur desnatado

Puedes tomar todo el aguaque quieras fuera de comidas y tisanas de hierbas sin azúcar.

Aunque cada persona es diferente, se pueden llegar a perder de 2- 3 kilos, después de una semana de dieta; además de mejorar la digestión y el sistema inmune, como muestra este estudio,y puede ser un excelente remedio antienvejecimiento para la piel.

Se pueden beneficiar de la dieta todas las personas sanas, que no padezcan ninguna enfermedad, a excepción de las personas con alergia a las fresas o al ácido salicílico; tampoco aquellas que padezcan piedras en el riñón, colitis o enfermedades intestinales.

Las fresas poseen muy pocas calorías y nada de grasas. Son ricas en fibra lo que ayuda a tener una buena digestión y regular el colesterol. Su contenido de vitaminas hacen que posea propiedades antioxidantes, antiinflamatorias y antihipertensivas y antiproliferativas, tal y como muestra este estudio publicado en Critical reviews in food science and nutrition. También aportan las necesidades diarias de vitamina B6 y K, y minerales como el hierro, manganeso, magnesio, y cobre.

Las fresas ayudan a reducir los niveles de colesterol malo y previenen la aterosclerosis, por lo que disminuyen el riesgo de padecer una enfermedad cardiovascular o accidente cerebrovascular.

Las fresas son frutas realmente deliciosas, gracias a su combinación de sabor dulce y ácido son unas de las más populares en postres. Sin embargo, debido a su sabor dulce, muchas personas en planes para bajar de peso pueden llegar a preguntarse si es una buena opción para incluirlas dentro de la alimentación.

Por todo esto y porque es una de las frutas que más dudas suscitan entre la mayoría de la gente, a continuación aclaramos si las fresas engordan o podemos consumirlas con total libertad.

Curiosidades de la fresa

Si bien cuando nos mencionan las fresas tendemos a pensar en el fruto rojo que incluimos en los postres, lo cierto es que estamos levemente equivocados. La fresa, también llamada frutilla, alberga muchos frutos y esos frutos son las “semillas” sobre la pulpa roja que consumimos normalmente. Los frutos secos se llaman poliaquenio y como dato curioso la fresa es la única que lleva sus frutos de esa forma. Las semillas o frutos que tiene una sola fresa rondan entre las 150 y 200.

Contiene tanto vitamina C y minerales como hierro y magnesio, además de la fibra que también los acompaña. Se acostumbran a comer directamente luego de lavarlas y quitarles el tallo verde superior. Las ensaladas, postres y distintas comidas son otra buena opción para acompañarla de otros sabores e ingredientes. Es no solo muy consumida, sino que también es muy famosa, a tal grado de existir un museo en Bélgica y un tren en Madrid de la fresa.

En la actualidad no hay lugar en donde no se conozca y se coma habiendo varias subespecies distribuidas en el planeta. Aunque se dan durante todo el año sus mejores épocas son entre marzo y agosto.

¿Qué tanto engordan las fresas?

A pesar de los rumores que llevan a cuestionarse acerca de si las fresas engordan, la verdad es que estas frutas no engordan por tener pocas calorías y carbohidratos. De hecho son una de las frutas con menor aporte calórico por cada 100 gramos; por ejemplo, las fresas tienen unas 35 Kcal por 100 gramos mientras que un plátano de 100 gr aporta unas 85 kcal.

Son ricas en fibra por lo que son de ayuda para mejorar el tránsito intestinal, esto hará que tu metabolismo lleve un ritmo normal y a digerir y absorber mejor los alimentos así como a desechar las impurezas y mantener un vientre plano.

Hace algún tiempo se hizo muy popular la dieta de la fresa, en la que se incluía importantes cantidades de esta fruta que no solamente funcionaban como un laxante y eliminaban algunos kilos de más, sino que también sustituían el consumo de otro tipo de alimentos. Es importante mencionar que este tipo de dietas no son adecuadas al privar al organismo de un balance correcto de nutrientes y lo mejor será siempre optar por un plan alimenticio en el que se incluyan todos los grupos nutricionales indispensables.

El agradable sabor y nutrientes de la fresa la convierten en un alimento ideal para comer cuando quieras. Es importante que lleven una buena desinfección y lavado, ya que pueden traer bacterias y parásitos que pueden amenazar tu salud. Lo recomendable es usar agua y unas gotas de cloro, dejándolas reposar unos minutos. La sal también es otra buena opción, diluyéndola en agua y para posteriormente lavar ahí las fresas.

Existen muchos mitos que rondan alrededor de la granada, en especial, los referentes a sus beneficios o contraindicaciones. Quizás, uno de los más extendidos, es la creencia de que la granada engorda. Pero, ¿cuánto hay de verdad en esta afirmación? ¡En este post vamos a descubrirlo!

Contenidos

¿La granada engorda?

¡Nada más lejos de la realidad! La granada no engorda. Sin embargo, se tiende a pensar que la granada engorda por su sabor dulce. Esta también es la razón por la que mucha gente cree que la granada trae consigo grandes cantidades de azúcares y un contenido calórico elevado. Sin embargo, el 80% de la granada es agua, y, al tratarse de una alimento de origen vegetal no calórico no engorda. Las calorías de la granada son aproximadamente de 83 por cada 100 gr. Es más, combinado con un estilo de vida activo y una rutina de ejercicio moderada, la granada puede llegar a ser un alimento adelgazante y un apoyo en los procesos de pérdida de peso. Las calorías de la granada son muy pocas. Por supuesto, por si sola no es un alimento adelgazante, pero sí un gran complemento para tu dieta y tu vida activa.

Puedes ampliar la información consultando nuestros estudios científicos sobre la granada.

¿Por qué ayuda a adelgazar la granada? Las propiedades que te ayudan a bajar de peso.

Si quieres descubrir los beneficios de la granada para adelgazar y dejar de lado el falso mito de que la granada engorda, no puedes perderte todo lo que te contamos a continuación.

¿Quieres probar nuestro Zumo de Granada?

Descubre nuestros zumos de granada en la tienda online de Vitalgrana.

1. Diurética

La granada contiene tres tipos diferentes de antioxidante en grandes cantidades, lo que la convierte en un alimento con gran poder depurativo. Consumir esta fruta te ayudará a eliminar las toxinas del cuerpo, por lo que es un alimento perfecto si quieres empezar una dieta detox o luchar contra la retención de líquidos. El motivo es que su combinación de potasio y sodio le otorgan propiedades drenantes que facilitan la eliminación de líquidos.

2. Un alto contenido en fibra

La granada contiene, aproximadamente, 4 gramos de fibra por cada 100 gramos de fruta, un contenido bastante elevado. La fibra nos ayuda a regular el tránsito intestinal y también facilita la digestión. Así te sentirás más ligero después de las comidas acabando con la sensación de hinchazón y reduciendo las toxinas que nuestros tejidos y organismo acumulan.

3. Bajo nivel calórico

Si eras de los que creían que la granada engorda, esta propiedad te sorprenderá. Y es que las calorías que la granada puede aportar a tu dieta son mínimas y, además, libres de colesterol y prácticamente de grasa, ¡solo 0.1 gramos!. Por ello, y para cuando te apremie el hambre, la granada es un fantástico snack saludable que picar entre horas y de forma muy cómoda, bien en zumos o directamente con los granos.

4. Tiene un gran poder saciante

La granada se compone principalmente por agua, por lo que el comer granada que te crea una sensación de saciedad además de ser un plus de hidratación para tu organismo. Y la granada no solo no engorda, si no que su agradable sabor, es de gran ayuda cuando sientes antojo de algo dulce. ¡Sustituye el chocolate del almuerzo o de la merienda por el dulzor de esta beneficiosa fruta!

Algunas ideas para disfrutar de los beneficios de la granada para adelgazar e incluirla en tu día a día

Hay mil y una formas de comer granada ya que es un alimento muy versátil. Puedes hacer mermeladas, incluirla en la ensalada, bien sus granos o en forma de vinagre, o comerla tal cual sale del fruto. Pero la mejor opción para disfrutar de todos sus nutrientes es tomarla en zumo 100% exprimido.

Aunque es un alimento que puedes tomar en cualquier momento del día, es recomendable tomarla en el desayuno. El motivo es que al despertar, tu cuerpo absorbe mejor los nutrientes y disfrutarás más de sus beneficios. ¡Además un zumo de granada es perfecto para acompañar las tostadas! La sensación de saciedad está garantizada durante toda la mañana.

Pero, si no eres muy fan de los zumos, o quieres experimentar un poco más añadiendo este alimento a tus platos, te dejamos unas ideas para que empieces a utilizarla en la cocina. ¡Elige tu favorita!

Ensaladas y acompañamientos

Las ensaladas pueden convertirse en el plato estrella de los días de calor, de las cenas ligeras y de las comidas que se pueden cocinar de forma rápida y fácil. Además de ser un complemento ideal para carnes y pescados. El aporte calórico de las ensaladas dependerá siempre de sus componentes, pero las calorías de la granada no supondrán un aumento significante de estas. La granada es una fruta muy fácil de incluir en este plato. Sus granos le aportan un sabor muy singular y una textura diferente al resto de elementos. Como idea puedes probar una ensalada de lechugas variadas con granada y tu vinagreta favorita. ¡Muy sencilla, rápida y sabrosa! Pero si eres más atrevido en la cocina, prueba a incluir algún elemento más a la ensalada como chips de boniato o queso a la plancha. Incluso puedes probar el vinagre de granada y usarlo como aliño.

También puedes preparar salsas con la granada. Por ejemplo, mezclándola con piña, zumo de lima y un poquito de vino de Jerez. Y, si prefieres una receta de pescado, te proponemos un tartar de salmón o langostinos con aguacate y unos granos de granada. ¡Saludable y riquísimo!

Descubre nuestros zumos de granada en la tienda online de Vitalgrana.

¡Postres saciantes y dulces!

Estar a dieta no tiene porqué suponer prescindir del postre o de la fruta de después del plato principal. La granada se puede comer sin ningún acompañamiento, su sabor dulce te ayudará a calmar las ganas de postre y además, si has quedado con hambre, te ayudará a aliviar esa sensación y a evitar que piques entre horas.

Beneficios de incorporar la granada en nuestra dieta

La granada es una fruta originaria de Asia, con una historia tan antigua como rica. Ya en la época de Hipócrates, por ejemplo, se utilizaba para bajar la fiebre. Hoy en día es consumida en todo el mundo.

Hay diferentes variedades y se puede conseguir principalmente durante el otoño. Conoce cuáles son las propiedades de la granada en este artículo.

Información sobre la granada

Es una fruta con bajo contenido calórico y poco azúcar, siendo ideal en las dietas para adelgazar. Posee grandes cantidades de vitaminas (A, B, C, D, E y K), así como también potasio, hierro, fósforo, calcio y otros minerales.

Gracias a los polifenoles, tiene la capacidad de eliminar los radicales libres. El color rojo lo aporta las antiocianinas, muy buenas para tratar varias enfermedades.

Para consumir la granada, es preciso cortar la corona ubicada en su parte superior y eliminar la parte amarilla clara, teniendo cuidado de no agujerear las semillas. Luego, cortar la piel en cuartos desde el tallo.

Colocar en un recipiente con agua fría durante cinco minutos, “rompiendo” cada sección con los dedos. Elimina así la piel y la membrana. Las semillas se quedan en el fondo. Sácalas y después deja que se sequen encima de un papel absorbente.

Beneficios de la granada

Esta deliciosa fruta no sólo es conocida por su color y sabor, sino también por sus excelentes aportes nutricionales para el organismo. Las más populares son:

1. Reducir los niveles de colesterol

Debido a su efecto antioxidante, sirve para prevenir:

  • la arterosclerosis
  • la angina de pecho
  • la trombosis
  • el infarto de miocardio.

A su vez, minimiza el estrés oxidativo, ayuda a reducir el colesterol malo (LDL) y a reparar las lesiones vasculares.

2. Muy buena para el cuidado de la piel

Gracias a su alto contenido de vitamina C, es ideal para cuidar la piel. Además, incrementa el proceso de cicatrización de heridas en la piel. Al poseer también vitamina A ayuda a la regeneración de los tejidos y las mucosas.

Por sus capacidades antioxidantes y regenerativas, es buena para el mantenimiento de la salud de la dermis, siendo recomendada también por cuestiones estéticas, ya que deja la piel en mejor estado, previniendo las arrugas, la flaccidez, las manchas, el envejecimiento y las “patas de gallo”.

3. Está indicada en casos de estreñimiento

La granada tiene efecto probiótico y evita el estreñimiento. Debes tener en cuenta que difiere si consumimos el fruto o el zumo de granada. En este último caso se puede perder bastante fibra.

Si se padece de problemas de mucosa digestiva o intestinal, es mejor el fruto, para evitar irritación.

4. Es un potente diurético

La granada está indicada para poder drenar el cuerpo del líquido retenido, eliminando los excedentes, por su contenido de potasio y sodio. Se usa como diurético y también par evitar la retención de líquidos en los tobillos (un mal típico en las embarazadas).

Se aconseja para los casos de hipertensión: sus propiedades diuréticas se combinan con los efectos inhibidores de uno de sus componentes, la angiotensina, que se “encarga” de equilibrar la tensión arterial.

Otras propiedades de la granada

  • Para evitar la diarrea, los parásitos intestinales y la disentería
  • Para problemas de encías como gingivitis
  • Parahemorroides
  • Para evitar la osteoporosis, estimulando la masa ósea
  • Mejora lossíntomas de la depresión
  • Elimina el ácido úrico (ideal para pacientes con gota o insuficiencia renal)
  • Reduce la aparición de cataratasen la vista

Los grandes poderes del zumo de granada

Los estudios recientes demuestran que el zumo de granada tiene muchos beneficios para nuestra salud, más que casi cualquier otra fruta.

Un vaso de zumo de granada le aporta al cuerpo el 16% de las necesidades de vitamina C diarias. También añade al organismo ácido fólico (ideal para embarazadas), potasio (para evitar calambres) y fenoles naturales.

Algunas de las ventajas de beber zumo de granada son:

1. Aumenta el deseo sexual tanto en hombres como en mujeres.

Esto es debido a que incrementa los niveles de la hormona testosterona, que además fortalece los huesos y los músculos. También se consideraba en la antigüedad que aliviaba los problemas de disfunción eréctil.

2. Elimina el estrés

La granada proporciona sensación de bienestar y emociones positivas, ayudando a incrementar el nivel de actividad, energía y vitalidad. Lo puedes consumir por las mañanas para aprovechar más sus beneficios.

3. Disminuye los niveles de colesterol

El zumo de granada reduce el colesterol malo o LDL por sus propiedades antioxidantes.

4. Evita el riesgo de sufrir ataques cardíacos

Al igual que otras partes de la fruta, ayuda a que las arterias se mantengan libres de depósitos grasos, previniendo a su vez la arterosclerosis. Mejora el flujo de sangre hacia el corazón.

5. Desciende la tensión arterial

Beber un vaso por día de zumo de granada provoca un ligero descenso de la tensión.

6.Sirve para adelgazar

La granada redistribuye mejor la grasa en todo el cuerpo y la elimina de algunas zonas “críticas” tales como el abdomen, las caderas y los glúteos.

7. Otras enfermedades

El zumo de granada es recomendado en pacientes con dolor de garganta, infecciones bucales, síntomas de menopausia, disentería y conjuntivitis.

¿Comprarás esta fruta la próxima vez que vayas al supermercado?

Imágenes cortesía de Frederique Voisin Demery, Jesus Solana, pixeltoo, Guy MOLL, Martin Fisch, Carly Lesser & Art Dragulis y Steven Depolo.

La granada, que es fruto del granado, aparece en los meses de otoño y su temporada continúa hasta el invierno. Es una pena que sea una fruta tan estacional porque sólo podemos consumirla en un tiempo determinado. Te contamos todo lo necesario para que te enamores más de la granada y así la próxima vez que la veas en tu mercado no dudes ni un momento en coger unas cuantas piezas de una de las frutas con más contenido antioxidante que hay. Su consumo es muy recomendable dado a la gran cantidad de propiedades curativas que tiene.

Es de origen asiático y en la antigüedad se utilizaba para bajar la fiebre de los enfermos. Hoy en día se exporta a cada rincón del planeta, aunque sigue siendo el continente asiático donde más se consume. Queremos contarte cuál es su valor biológico, que propiedades medicinales destacan y sus beneficios. La información básica y necesaria de este maravillosa fruta.

La granada como fruto, ¿engorda?

La granada nos aporta energía y mucha vitalidad, su sabor nos hace sentir bien y nos brinda emociones positivas, por esta razón, se recomienda consumir si estamos pasando por una época de estrés. Además, su uso es recomendado en dietas para adelgazar, por su bajo contenido en calorías.

La granada surge del granado, un árbol pequeño de la familia de Lythraceae. El tamaño de las granadas pueden ir desde los 5 a los 12 centímetros de diámetro. Las granadas tienen una corteza dura de color amarillento rojizo, mientras que en el interior se encuentran las dulces perlas de color rojo intenso.

A esos granos se les conoce como arilos y son los que poseen y nos dan vitaminas, minerales y todas las propiedades que veremos a continuación.

Aproximadamente, la granada nos ofrece los siguientes valores, tomando como ejemplo una granada de 10 centímetros.

La granada es una de las frutas a las que se le concede el sobrenombre de medicinal, y esto ocurre por dos sustancias que se encuentran en ella:

  • Punicalaginas: unos antioxidantes muy fuertes que están presentes en la corteza. Para poder disfrutar de ellas, lo recomendable es consumir zumo de granada.
  • Ácido punícico: este ácido es linoleico, se adquiere de las perlas o granos de la granada.

Propiedades de la granada que cuidan de tu organismo

Evita la hipertensión

Se han visto evidencias científicas en las que se demuestra que consumir zumo de granada ayuda a mantener una presión arterial saludable.

A todas aquellas personas que sufren hipertensión es muy recomendable que beban zumo de granada durante unas semanas, así podrán comprobar por sí mismo cómo puede mejorar su salud con este pequeño gesto.

Antiinflamatorio natural

Las punicalaginas citadas anteriormente, son las encargadas de evitar la inflamación en el organismo, se evitan así enfermedades como la diabetes, el Alzheimer, enfermedades de corazón o ciertos tipos de cáncer.

Sus efectos antiinflamatorios disminuyen eficazmente esa inflamación, en particular la inflamación en el sistema digestivo, se disminuyen así los marcadores de proteína C reactiva y la interleucina-6.

Por otro lado, esta virtud antiinflamatoria hace que se prevenga la artritis y la osteoporosis, nuestros huesos se verán beneficiados si consumimos habitualmente esta fruta.

Reduce el colesterol en sangre

Por otro lado, el ácido punícico, combate las enfermedades de corazón que provocan malestares cardiovasculares.

Un ejemplo de esto es que consumiendo zumo de granada ayuda a disminuir el colesterol malo y los triglicéridos que se encuentran en nuestra sangre.

Además, no sólo reduce el malo sino que aumenta el colesterol bueno.

Combate infecciones y hongos

La granada es un buen remedio natural para eliminar los hongos y las bacterias que atacan al organismo. Tiene propiedades antibacterianas y antimicóticas, así nos protegen de patologías como la Candida albicans, las bacterias bucales que nos hacen llagas en la boca o mejorar así la gingivitis.

Aumenta nuestro rendimiento físico

La granada aporta mucha energía y vitalidad al organismo. Un chute de energía que nadie pasa por alto. Consumir extracto de granada 30 minutos antes de nuestra sesión de ejercicio ayuda a que el flujo sanguíneo sea mejor.

Los nitratos mejoran la circulación y el transporte de oxígeno.

Disminuye la aparición del cáncer

Muchos estudiosos se han dado cuenta que la granada puede influir directamente en la salud de quien la consume. El extracto de granada o el zumo de granada puede ser beneficioso para tratar el cáncer de próstata, así como la prevención de la muerte de las células. Frena la reproducción de las células cancerosas y causar su muerte.

Aumenta la erección en el hombre

El zumo de granada se ha asociado a una reducción de los síntomas provocados por la disfunción eréctil. Las investigaciones apuntan a que la granada puede tener efectos positivos en el flujo de la sangre de la zona genital, evitando ese percance.

Además, aumenta la líbido y el deseo sexual.

Previene la aparición del Alzheimer

Mejora la memoria en muchos de los casos y se ha visto que en personas mayores que consumen más cantidad de granadas les ayuda a aumentar su capacidad de memorizar. Esto podría prevenir la degeneración en el cerebro y podría mantener alejado el Alzheimer.

Otras propiedades curativas

  • Fortalece nuestros huesos y mejora la calidad de nuestros músculos.
  • Es bueno para los diabéticos ya que ayuda a nivelar correctamente los niveles.
  • Evita el estrés y la ansiedad.
  • Previene la diarrea al igual que evita que nos estriñamos.
  • Si se aplica de manera tópica, mejora la calidad de nuestra piel. Ayuda a cicatrizar, evitar arrugas y mejora la flacidez.
  • Elimina parásitos intestinales.
  • Es una fruta diurética, evita que tengamos los tobillos hinchados.
  • Es antioxidante por lo tanto retarda el envejecimiento de ciertas células del cuerpo.

Como puedes comprobar, la granada no sólo nos endulza como postre después de una grata comida, sino que también nos ayuda a mejorar nuestro estado de salud.

No dudes en comprar granadas la próxima temporada, a cada bocado recuerda sus propiedades y beneficios.

A menudo sucede que las personas dicen que las cerezas engordan. Esta mala fama se debe principalmente a su sabor dulce, que se asemeja al de un caramelo. Este mito proviene, además, de los platos que suelen incluir esta fruta.

¿Las cerezas engordan o adelgazan?

Crédito de la imagen:

La realidad es que decir que las cerezas engordan es falso. Nada más alejado de la realidad, ya que esta fruta por sí sola no contiene muchas calorías. Por cada 100 gramos, hay alrededor de 55 kilocalorías.

Lo que sí sucede es que si se llega a comer demasiadas, genera algo de hinchazón debido a la gran cantidad de agua que contiene. Esto puede generar el efecto de tener más panza, pero en realidad no es un aumento de peso.

De hecho, pueden ser usadas para adelgazar, ya que el líquido se eliminará rápidamente del organismo. Las cerezas, además, pueden ser sustitutas de muchos dulces durante la dieta, ayudando a las personas a controlar la ansiedad.

Calorías de las cerezas

Debido a que tienen pocas calorías decir que las cerezas engordan es falso. En la tabla nutricional de esta fruta, se puede ver qué otros nutrientes tiene y qué cuantidades puede aportar al cuerpo.

Por cada 100 gramos aportan:

Cuántas y cuándo comer

Crédito de la imagen:

Una de las ventajas de las cerezas, a diferencia de otras frutas, es que es muy fácil elegir la cantidad que se quiere comer. Además, son muy transportables y lo único que hace falta es una bolsa fresca.

Pero como todo en la vida, es necesario que se controlen las cantidades. Lo mejor es restringir su ingesta a un puñado de no más de 15.

Para los niños, son ideales para comer después de los almuerzos o las cenas, ya que reemplazan un postre lleno de calorías, como el helado, por uno bajo en calorías y rico en vitaminas.

Propiedades de las cerezas

Las cerezas tienen diversas propiedades y, por lo general, son muy buenas para la salud. De entre sus muchas propiedades, las que más se destacan son:

  • Forman parte de la súper frutas, debido a sus antioxidantes
  • Contienen grandes cantidades de vitamina C
  • Son una gran fuente de beta-caroteno
  • Son ricas en agua, por lo que hidratan el organismo
  • Son antiinflamatorias y aceleran la recuperación muscular

Consejo final

Decir que las cerezas engordan es un mito, pero tampoco hay que abusar de las mismas. La mejor temporada para comerlas es durante la primavera y el verano, justo cuando se acaban de cosechar.

Si te gustan las cerezas y quieres aprovechar para preparar un delicioso postre con ellas, aquí tienes un video con una sugerencia de una receta:

Comer fruta por la noche, ¿engorda o adelgaza? ¿Es digestivo o te impide dormir? La fruta no engorda más por la noche que durante el día. Sus nutrientes son los mismos. Los nutricionistas recomiendan que en las dietas de adelgazamiento se tome una cena a base de proteínas. Ya que, en reposo, no se consumen la energía ni los azúcares que se ingieren. Sin embargo, si escoges bien, comer fruta por la noche puede ser una alternativa beneficiosa y saludable.

En primer lugar, es recomendable evitar frutas con muchas calorías, como el mango o el caqui. Asimismo, la fructosa, un azúcar de la fruta, tampoco es aconsejable en dietas para adelgazar, por eso debe limitarse su consumo por la noche. Sin embargo, hay que tener en cuenta que la fruta también contiene antioxidantes y otros nutrientes esenciales para el buen funcionamiento del organismo.

Comer fruta por la noche no resulta indigesto. Si te das un atracón con el objetivo de saciarte, puedes tener sensación de hinchazón. Sin embargo, la fruta rica en fibra facilita la digestión y te ayuda a eliminar toxinas. Por otro lado, las frutas con alto porcentaje de agua como la sandía o la cereza, te ayudan a hidratarte por la noche. Sobre todo, cuando hace mucho calor en verano.

Las frutas muy ácidas como los cítricos también deben evitarse. Los cítricos pueden producir acidez de estómago y otros problemas digestivos. Además, pueden hacer más difícil conciliar el sueño.

En conclusión, no existe un motivo por el que no se deba comer fruta por la noche. Ya que sus beneficios son los mismos que durante el día. Eso no significa que no se deba vigilar la digestión y comprobar que frutas dificultan nuestro descanso. También hay que ver como se complementa este consumo con el tipo de dieta que estemos siguiendo.

Cerezas, una fruta ideal para descansar

Sus beneficios para la salud, convierten a la cereza en una fruta excelente para tomar de cena. En primer lugar, las cerezas aportan muy pocas calorías, tan solo 48 calorías por cada 100 gramos. Además, evitan la retención de líquidos y son ricas en fibra y agua, por lo que resultan muy saludables. Pero su propiedad más beneficiosa por la noche es su contenido melatonina. La melatonina es una hormona que regula el reloj biológico del cuerpo, es decir el ciclo del sueño y la vigilia. De este modo, las cerezas ayudan a tu cuerpo a relajarse de noche y facilitan el sueño.

Muchas personas creen que las cerezas engordan, pero están equivocadas | Muyenforma.com

En cuanto asoma el verano los expositores de fruterías y supermercados se llenan de un auténtico manjar de aspecto globoso, pulpa jugosa y color rojo intenso. Las cerezas cargan con una injusta mala fama dentro de las dietas de pérdida de peso por ser un must en el mundo de la repostería, pero es completamente falso que engordan y constituyen un alimento saludable y muy nutritivo. De hecho, 100 gramos de cerezas aportan alrededor de 50 calorías.

Aunque parezcan muy dulces, su contenido en azúcares no supera al de frutas como la manzana, la pera o la mandarina. Como con cualquier otro alimento, la clave está en controlar la cantidad y no comerse un kilo de golpe.

Existen múltiples razones para degustar esta deliciosa fruta durante su temporada natural. Y es que las cerezas contienen una importante cantidad de nutrientes y antioxidantes con valiosas propiedades salutíferas. Poseen una gran riqueza de fibra, que mejora el tránsito intestinal y sacia el apetito.

Aportan vitamina C y E, ácido fólico, potasio y pequeñas dosis de fósforo, magnesio y hierro. Pero si por algo sobresalen las cerezas es por su alta concentración de flavonoides, pigmentos con marcado poder antioxidante que mantienen la piel nutrida y cuidada y contribuyen a prevenir enfermedades como el cáncer.

Los antioxidantes presentes en las cerezas ayudan a combatir las infecciones y a reducir el riesgo cardiovascular, además de acelerar la recuperación muscular de los deportistas después de un entrenamiento de alta intensidad. Pero esto no es todo, ya que las cerezas podrían mejorar los ciclos de sueño y vigilia por su contenido en melatonina, tal y como apuntan las diversas investigaciones.

Los tallos de esta deliciosa y saludable fruta, ya sea en infusión o en polvo, se consideran un diurético natural, de modo que las cerezas también resultan idóneas para evitar la retención de líquidos. Y aún ofrecen más beneficios para la salud en general, puesto que son una de las mejores aliadas contra la hipertensión.

Hemos desmontado el mito de que las cerezas engordan porque son muy calóricas, lo que priva de estos bocados rojos a quienes intentan perder peso. Pero ¿pueden comer cerezas los diabéticos? A pesar de ser muy dulces, las cerezas poseen un índice glucémico de 22 y tienen cabida en la dieta de las personas con diabetes.

Pon un puñado de cerezas en tu menú

Aunque las cualidades nutricionales descritas inviten a incluirlas en nuestra alimentación, su apetitoso sabor parece motivo más que suficiente para disfrutar de las fugaces cerezas las pocas semanas al año que están disponibles.

Un puñado de cerezas, unas 10-15 unidades, conforma un perfecto postre o una merienda saludable, que reemplaza a bollos, magdalenas, galletas u otros productos azucarados, y un aperitivo sano para matar el gusanillo del hambre. Asimismo, por su buena aceptación, son una manera de incentivar el consumo de fruta entre los niños o incorporarla en el desayuno de los mayores.

La mejor forma de comer cerezas es frescas, en su estado natural. No obstante, también pueden convertirse en un ingrediente más de batidos, granizados, ensaladas, zumos, etc. Y, por qué no, incluso sirven para elaborar una empanada dulce o un original gazpacho de cerezas. Como relleno de tartas y bombones y en forma de salsa proporcionan excelentes resultados.

¿El caqui engorda? ¿Mito o realidad?

El caqui es un fruto tropical originario de Japón, China, otros países asiáticos y Estados Unidos de América, pertenece a la familia de las Ebenáceas.

Su apariencia recuerda a la de un tomate, aunque su pulpa es gelatinosa y suculenta. Destaca por su potente color que puede ser amarillo, anaranjado o púrpura y al comerlo podemos apreciar un intenso sabor muy dulce.

El caqui también es conocido como Palosanto, consta de varias especies que se diferencian por tamaño y sabor, entre todos los tipos de caqui que existen destacan; el caqui de China (D. Kaki), el de Japón (D. Lotus) y el americano (D. Virginiana).

Lo mejor es consumir el caqui fresco y natural para que sea lo más saludable posible, sin ningún aditivo químico abrasivo. Existe la falsa creencia de que el caqui engorda, esto se debe a que es un fruto astringente y por ello se le atribuye esta connotación negativa. Precisamente el caqui es un gran aliado para aquellas personas que desean bajar de peso o mantenerse como están.

¿Cuántas calorías tiene un caqui?

Por un lado, se estima que un caqui tiene entre 60 y 80 calorías por 100 gramos. Si lo comparamos con la naranja, por ejemplo, es una cantidad mayor, pero eso no significa que sea una fruta poco recomendable.

El caqui es una de esas frutas que se componen mayoritariamente de agua, un 80% para ser precisos, lo que lo convierte en un diurético natural y nos ayuda a mantenernos hidratados, algo básico para el funcionamiento correcto de nuestro organismo.

El caqui además tiene un alto contenido en fibra, unos 6 gr por pieza. Y dependiendo de si se consume verde o maduro puede tener capacidades astringentes o laxantes, respectivamente.

Además, el caqui tiene propiedades antioxidantes y también digestivas por lo que funciona muy bien para aliviar problemas de hinchazón abdominal o gases, con lo que ayuda a tener un vientre plano. Posee también Pectina, una enzima que ayuda a regular el nivel de azúcar en sangre, que por un lado es esencial para gozar de una buena salud y por otro, ayuda a sentirnos saciados y así evitar el picoteo.

También cuenta con un alto contenido en potasio, lo que lo hace una buena opción para aquellas personas con hipertensión arterial pero por otro lado, deben ir con cuidado aquellas personas con insuficiencia renal. El caqui también es rico en vitamina A, una gran aliada para el mantenimiento de dientes y huesos, lo que le hace ideal particularmente para niños y mayores.

¿Engordan los caquis?

Por lo tanto y tras todo lo enumerado debemos ser conscientes que la afirmación de que los caquis engordan se trata de un mito en su totalidad, ya que no sólo no favorecen el aumento de peso, sino que pueden servir como ayuda para aquellos que quieran adelgazar o mantenerse en su peso.

Y no sólo eso, los caquis tienen un valor nutricional muy potente, por lo que aportan una serie de beneficios al cuerpo considerables, como su alto nivel de fibra o sus funciones digestivas, entre otros, por lo que se puede considerar una especie de superalimento, pues un solo caqui equivale a las 3 piezas de fruta al día que recomienda la OMS consumir.

El hecho de considerar una fruta de alto contenido calórico como poco recomendada es un concepto algo anticuado. Evidentemente, será preferible consumir un caqui de postre o como snack que alternativas menos sanas o artificiales.

Por ello, un consumo abusivo de los caquis supondrá una mayor ingesta de calorías y la posibilidad de engordar, pero si combinamos la fruta con una dieta equilibrada y un estilo de vida saludable no hay ningún problema.

Frutas que engordan, ¿mito o realidad?

Los plátanos, caquis, cerezas, chirimoyas, uvas e higos son frutas sabrosas, fuentes de vitaminas y con propiedades muy saludables. Sin embargo, les acompaña la mala fama de que son calóricas y no aptas para una dieta equilibrada. ¿Es verdad? ¿Por qué se cree que ciertas frutas alimentan la obesidad? El mito es tan poderoso que muchas veces nos disuade de disfrutar una buena pieza de fruta fresca, de temporada, con muchas menos calorías que beneficios para la salud. El siguiente artículo intenta devolverles el sitio que merecen, contrarrestar mitos con datos y ayudar a introducirlas en el recetario que no engorda.

Imagen: Ralph Daily

Frutas: la salud a bocados

Las frutas constituyen un grupo de alimentos indispensable para nuestra salud y bienestar, tanto por su aporte de fibra, vitaminas y minerales, como por su aporte de sustancias de acción antioxidante: vitamina C, vitamina E, beta-caroteno, licopeno, luteína, flavonoides, antocianinas, etc. Junto con las verduras y hortalizas, son casi fuente exclusiva de vitamina C, cuyas cantidades recomendadas es necesario cumplir.

Las frutas también contienen azúcares (fructosa, glucosa y sacarosa), unidades simples de los denominados hidratos de carbono. Este nutriente calórico aporta pocas kilocalorías por gramo. Sin embargo, algunas frutas se han ganado de manera infundada e injusta la fama de que engordan. Esto lleva a que, por ejemplo, renunciemos a degustar un caqui, mientras que ingerimos sin problemas un puñado de gominolas. Con lo segundo se alcanzan las 300 calorías, además de azúcares y en muchos casos grasas enmascaradas por tanto azúcar, sin contar los innumerables aditivos superfluos. Con lo primero se renuncia a 100 kilocalorías y a un bocado de salud. Por ello, conviene romper mitos que confunden y perjudican las elecciones acertadas.

Un plátano, igual que una manzana

Existe la creencia de que el plátano engorda. Es falso. Un plátano de tamaño mediano y sin piel pesa en torno a 80 gramos, mientras que una manzana mediana sin piel ni pepitas pesa unos 150 gramos. Las calorías para una y otra fruta son 66 y 70, respectivamente. Así de contundentes son los datos. ¿Qué sucede entonces para que el plátano esté en la lista de frutas prohibidas? Por lo general, que el plátano se mastica más rápido y más fácil, y además suele ser el ingrediente de muchos postres hipercalóricos, ya que es una fruta muy adecuada para la repostería. Tomada en pieza o en trocitos como parte de una brocheta o ingrediente de una macedonia es un opción saludable y ligera.

Además de que el plátano no engorda, la importancia de introducirlo en la dieta está en que es una fuente encomiable de potasio, magnesio y ácido fólico. El primero de estos nutrientes es un mineral necesario para la transmisión y generación del impulso nervioso y para la actividad muscular normal; el magnesio se relaciona con el funcionamiento de intestino, nervios y músculos; y el ácido fólico contribuye a tratar o prevenir anemias y la espina bífida en el embarazo.

Caquis y chirimoyas, sin necesidad de añadidos

Estas dos frutas tropicales se han ganado un sitio en la cesta de la compra invernal, pues añaden color y sabor a los meses fríos. Coinciden ambas en su riqueza en agua y en que la presencia de grasas y proteínas es exigua. Sin embargo, les persigue la fama de calóricas, y si bien la cantidad de hidratos de carbono (fructosa, glucosa) es mayor que la de los cítricos, por ejemplo, es similar a la del plátano. Como éste, son ricas en potasio, y el caqui además es un antioxidante fantástico por su riqueza en provitamina A o beta-caroteno, que le confiere el característico color naranja. Este se transforma en vitamina A en nuestro organismo, conforme el cuerpo lo necesita, así que es un aliado fundamental para en invierno porque sabe mantener a raya los catarros de nariz y nutrir las mucosas tan irritadas por los aires fríos.

Otra ventaja de estas dos frutas es que tienen tanta potencia en sabor que no necesitan acompañantes ni espesantes ni dulces. La chirimoya combina muy bien con la naranja, en batido, por ejemplo, y el caqui y el kiwi logran una explosión color y de vitamina C con la que hacer frente al frío.

Uvas e higos, solo un mes de sabor

Al principio del otoño conviven dos de las frutas más mediterráneas: las uvas y los higos. Son pocas las semanas en que se consiguen frescas y llenas de antioxidantes. Su presencia es, pues, excepcional… Pero, de un tiempo a esta parte, la etiqueta de que engordan las aleja de los platos, de los postres y los tentempiés. Es cierto que la presencia de azúcares -principalmente glucosa y fructosa en las uvas, y sacarosa además en los higos- es importante si se compara con un albaricoque, pero de éste ya estaremos saciados pasado el verano y, además, para que la cantidad de azúcares sea de verdad importante, hay que tomar muchos higos y muchos racimos de una sentada.

Las uvas dan la oportunidad de ingerir de manera natural antocianos, flavonoides y taninos, sustancias con reconocidas propiedades antioxidantes, que llegan acompañadas de vitaminas (ácido fólico y vitamina B6). Los higos son también ricos en fibra que mejora el tránsito intestinal, y en minerales como el potasio y el magnesio. Las dos frutas otoñales y campestres son ricas en ácido fólico que participa en la producción de glóbulos rojos y blancos, en la síntesis de material genético y en la formación anticuerpos del sistema inmunológico.

Las cerezas, fibra natural

Por último, las cerezas, el manjar reservado al final de la primavera y el inicio del verano, también soporta el sambenito de que son calóricas. Igual que sucede con sus compañeras de mito, no es cierto. Son ricas en hidratos de carbono, sobre todo fructosa, pero es buena fuente de fibra, un rasgo tan necesario en las dietas actuales (que dificultan el tránsito intestinal), que compensa con creces la ingesta de calorías. Además, destaca su contenido en flavonoides (sobre todo antocianos, relacionados con el color característico de estas frutas) y ácido elágico, del grupo de los polifenoles, ambos excelentes antioxidantes. Tienen por último cantidades importantes de potasio.

Lo que ocurre con las cerezas -al igual que sucede con el plátano- es que son un ingrediente muy atractivo para tartas, pasteles, batidos o sorbetes. No obstante, son deliciosas para comer recién lavadas y, además, se pueden incluir en macedonia e incluso en gazpacho con tomate.

Etiquetas:

fruta fruta calorías fruta dieta fruta engorda fruta prohibida

RSS. Sigue informado

RSS sobre frutas+dieta

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Normas de publicación de los comentarios

Los comentarios de EROSKI CONSUMER están moderados para asegurar un diálogo constructivo entre los usuarios, por lo que no aparecerán inmediatamente.

Aquí explicamos qué criterio seguimos para publicar comentarios. Aquellos usuarios que no sigan estas normas de cordialidad no verán sus opiniones en nuestra web:

  • Envía, por favor, comentarios destinados a compartir opiniones en relación a los temas publicados en nuestro portal.
  • Evita los insultos o las descalificaciones para fomentar un ambiente en el que todos se sientan cómodos y libres, en definitiva, un tono que propicie la participación.
  • Al comentar, procura no ser repetitivo. En este sentido, no se publicarán comentarios de usuarios que utilicen otros perfiles para incidir en un mismo tema.
  • No uses este canal para anunciar contenidos comerciales.

Eroski Consumer no se hace responsable de las opiniones vertidas por los usuarios.

El caqui o también llamado popularmente Palosanto es una fruta típica de otoño originaria de Asia. Ahora se cultiva en muchos países con temperaturas cálidas, y en España los encontramos mayoritariamente en Valencia.

Se trata de una fruta dulce, fácil de comer, con un alto contenido en agua (80%), y, junto al plátano, es la que contiene más hidratos de carbono. ”Su contenido en hidratos de carbono es de 15,3 g por porción comestible de caqui. Esencialmente contiene fructosa como azúcar principal pero también contiene sacarosa y glucosa. Cuanto más maduro es el caqui más dulce es y mayor proporción de azúcar tiene” explica la nutricionista Marta Sanz. De hecho el caqui es una de las frutas carnosas más calóricas. Con 70 calorías por cada 100 gr de peso, el poder calórico es bastante superior al de los albaricoques, o las naranjas, sólo los plátanos lo superan.

Aunque el caqui sea una fruta calórica es una fruta tan beneficiosa para la salud que no debería descartarse de ninguna dieta, aunque si el objetivo es adelgazar o si se sufre diabetes se debe consumir con moderación.

“Contiene cantidades elevadas de potasio (171 mg) y de fosforo (20mg) y cantidades bajas de sodio. En vitaminas destaca por ser una de las frutas más ricas en vitamina A y carotenoides (provitamina A)” explica Sanz. Esta vitamina es buena para prevenir problemas de visión, mantener la piel saludable y para que las mucosas realicen correctamente su función protectora.

También es rico en vitamina C cuando la fruta está verde, la cual interviene en la formación de los huesos, dientes, colágeno, glóbulos rojos, favorece la absorción del hierro de los alimentos y la resistencia a las infecciones.

“Las vitaminas A y C tienen propiedades antioxidantes que ejercen un papel protector contra el cáncer, las enfermedades cardiovascular, o las degenerativas ” explica Sanz.

Un estudio de la unidad de Química Analítica de la Universidad de Valencia, publicado por la revista especializada Food Chemistry, constató que el caqui es una opción sana para las personas con enfermedades del corazón o con problemas de hipertensión.

Si queremos regular el transito intestinal el caqui es nuestra fruta. Contiene taninos que son los responsable de su toque amargo. Los taninos de los caquis que no han madurado por completo le confieren a la fruta propiedades astringentes, por lo que sirve para tratar diarreas. Pero los beneficios del caqui en lo referente al tránsito intestinal son bidireccionales, también puede aprovecharse el fruto cuando está muy maduro para combatir el estreñimiento por su contenido en fibra y azúcares.

Comprar y conservar los caquis

Cuando vamos a comprarlos al mercado debemos desechar los ejemplares que presenten un color verde, y hay que elegir siempre los que estén colorados, con la piel intacta, y con casquete y tallo incluidos.

El caqui es una fruta muy frágil que ha de encontrarse muy madura en el momento de su consumo. Si aún está verde debemos guardarla fuera de la nevera en un frutero con otras frutas.
Una vez que el caqui ha alcanzado su punto óptimo de maduración, lo conservamos en el refrigerador hasta el momento de su consumo, que debe ser lo antes posible.

Esta fruta admite muy bien la congelación, ya sea entera o en puré. Para evitar la decoloración que experimenta, se recomienda añadir zumo de limón.

El caqui se consume generalmente como fruta fresca pero también se pueden elaborar purés o mermeladas para utilizar en recetas de postres.

Enlaces de interés:

Los mejores caquis ecológicos en oferta en EcoClub La Vanguardia

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *