0

Lavavajillas 12 cubiertos

Los errores fatales que siempre cometes al poner el lavavajillas

28/03/2016 21:56 – Actualizado: 27/09/2016 18:03

Pese a lo cómodo que resulta, quizás por la falta de espacio o presupuesto, el lavavajillas es uno de los electrodomésticos con menos implantación en España. Según datos del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), solo el 53% de los hogares cuenta con uno de estos aparatos; una cifra que, no obstante, no deja de subir. Hace solo una década 3 de cada cuatro casas no lo tenían.

Quizás por su temprana llegada a nuestra cocina, se trata del electrodoméstico con el que más errores cometemos y sobre el que más mitos infundados circulan –al menos entre los afortunados para los que el mito no es la propia máquina–.

Si aprendemos a usar el lavavajillas correctamente ahorraremos agua y, sobre todo tiempo, a cambio de un gasto no demasiado elevado de energía: según el IDAE el lavavajillas supone de media el 8,3% del consumo de energía del conjunto de los electrodomésticos de una casa (246 kWh al año); menos que la lavadora (255 kWh), la televisión (263 kWh) o la nevera (662 kWh).

Pero el ahorro solo será efectivo si no cometemos uno de estos siete errores comunes:

1. Prelavar los platos

Es extremadamente común que lavemos los platos antes de meterlos en el lavavajillas, llegando incluso a usar estropajo y detergente. Se trata de una operación absurda que sólo sirve para gastar el doble de agua. Cierto es que el electrodoméstico no es una trituradora, y es conveniente vaciar bien los platos antes de meterlos, pero no tiene sentido lavarlos, aunque vayamos a usar un ciclo corto. Si tu lavavajillas no está acabando correctamente con la suciedad de los platos quizás tenga un defecto, pero este es su trabajo y no hay por qué facilitárselo.

2. Pensar que todos los lavavajillas son iguales

Cuando lo estrenemos es conveniente que echemos un vistazo al manual de instrucciones. En cada modelo los platos y cubiertos se disponen de formas distintas y puede que lo que creemos correcto no lo sea. Hay quien piensa incluso que ningún lavaplatos está bien diseñado y deberíamos colocar los platos en una orientación circular. Pero esto es mejor dejarlo para el nivel avanzado.

‘Cómo funciona el lavavajillas’ – Discovery MAX

3. Colocar la cubertería a lo loco

La mayoría de lavavajillas cuentan con un cesto destinado a colocar los cubiertos y allí echamos estos tal cual vienen de la mesa. Pero haríamos bien en seguir un orden si queremos que el lavado sea más efectivo. Lo ideal es colocar los cuchillos con el mango hacia arriba, los tenedores con el mango hacia abajo y las cucharas unas cara arriba y otras cara abajo, y a ser posible separadas, para que no tapen el resto de cubiertos.

En la actualidad la mayoría de las baterías de cocina se pueden lavar sin problema en el lavavajillas

Si tus cubiertos son de distintos materiales (como plata y acero inoxidable) es mejor colocarlos en cestas separadas evitando que se toquen entre sí. Con la cubertería de plata hay que tener especial cuidado y sacarla antes de que el lavaplatos inicie el proceso de secado. Si tienes dudas sobre cómo va a aguantar el lavavajillas algún tipo de cubertería especial prueba a meter sólo una pieza y ver cómo queda, así no te la jugarás con todo el lote.

Es necesario recordar, además, que los utensilios de madera no deben lavarse en el lavavajillas.

4. Colocar grandes fuentes en la bandeja superior

Los recipientes grandes, sobre todo aquellos con una gran superficie, deben colocarse siempre en la bandeja de abajo y al fondo o los lados, nunca al principio. Esto es importante porque, de lo contrario, tu fuente del horno puede taponar el aspersor del agua e impedir que se laven correctamente el resto de enseres.

En muchos hogares existe la costumbre de lavar a mano las ollas y sartenes por miedo a que se estropeen en el lavavajillas. En la actualidad, no obstante, la mayoría de las baterías de cocina se pueden lavar sin problema a máquina. Eso sí, siempre en la bandeja inferior.

Si lo usamos bien, el lavavajillas nos quitará una carga más de nuestro día a día. (iStock)

5. Llenarlo demasiado

Si queremos que el lavaplatos nos ayude a ahorrar agua debemos ponerlo siempre lleno, pero dentro de los límites establecidos. Si superpones los cacharros es muy probable que el agua no llegue a toda la vajilla y, por tanto, que no se limpie correctamente. Asegúrate de que la superficie de los platos y cubiertos está expuesta a la acción del agua y el detergente. Si, por ejemplo, hay un bol que cubre los platos de postre estos no se lavarán correctamente.

6. Usar mal las pastillas del lavavajillas

De nuevo, basta con leer el manual del electrodoméstico o la caja del detergente, pero mucha gente sigue haciéndolo mal. Las pastillas de lavado no deben colocarse en el interior de lavavajillas sino en la cajetilla del detergente. Esta sirve para liberar el jabón en el momento correcto del ciclo de lavado. Si colocas fuera la pastilla se disolverá en el prelavado.

7. Colocar mal los utensilios de plástico

Los complementos de plástico se lavan genial en el lavavajillas –quien ha intentado lavar un ‘tupper’ que contenía tomate frito a mano lo sabe bien–, pero hay que tener cuidado para que no se dañen. Es mejor colocar estos utensilios en la zona superior del electrodoméstico, lo más alejados que se pueda de la resistencia.

A día de hoy no existe ninguna regla escrita acerca de cómo colocar los cubiertos en el lavavajillas. Es más, ni nos planteamos convenceros a unos u otros, porque cada uno lo argumenta como si de un asunto de estado se tratara. Por lo tanto y velando por la paz familiar, nos limitamos a hacer un juego de este pequeño y simpático desencuentro común en todas las familias. Dime cómo los colocas en el cestillo, y te diré como eres…

Índice del artículo

Como se colocan los cubiertos en el lavavajillas

  • Cubiertos hacia arriba, sin aclarar: Eres atrevido, luchador y transparente. Sin nada que esconder. Con iniciativa, enérgico. Te mueves bien en el desorden. Un desorden ordenado, a tu manera.
  • Cubiertos hacia abajo, sin aclarar: Eres práctico y escrupuloso. No reaccionas ante los problemas de forma impulsiva, la reflexión es tu seña de identidad. No te manejas bien en la improvisación.

  • Cubiertos hacia arriba aclarados; Eres minucioso y constante. Incansable y tozudo. Argumentas hasta la saciedad, buscando adeptos. Te gusta como eres, pero también gustarle a los demás. Necesitas sentir que te entienden, y por ello lucharás hasta la extenuación.
  • Cubiertos hacia abajo aclarados; Te gustan las cosas bien hechas. Eres trabajador incansable. Perfeccionista y generoso. Te gusta hacer las cosas bien, pensando también en los demás. Las consecuencias de tus actos, son parte de tu orden de prioridades. Me importas, casi tanto como me importo yo.

Forma correcta de colocar los cubiertos en el lavavajillas

Después de leer esto, lo sentimos mucho, pero no podemos decirte cómo eres por colocar los cubiertos de una forma u otra. Pero si que a partir de ahora sabrás que los pongas como los pongas, es la mejor manera. Eso sí, te recomendamos que pongas siempre los cubiertos con el mango hacia arriba para evitar cortes al recogerlos de la cesta.

Lavavajillas Bosch

Todos estos problemas se solucionan de una manera muy fácil, con la 3º bandeja VarioDrawer incorporada en algunos de nuestros lavavajillas. Esta cesta superior está encima de la primera bandeja y te permite cargar los cubiertos de una manera muy cómoda y liberar sitio en la cesta inferior para que puedas lavar vajilla de mayor tamaño.

Cubiertos en el lavavajillas: ¿hacia arriba o hacia abajo?

Todo lavavajillas tiene una cesta destinada a colocar los cuchillos, tenedores, cucharas y otros utensilios de cocina. Hay quien coloca los cubiertos en el lavavajillas hacia arriba, otros lo hacen hacia abajo y hay quien no tiene tiempo para pensar en cómo colocarlos y, tal cual los lleva en la mano, así caen dentro de la cesta. ¿Quién lo está haciendo bien? Es un debate que viene de lejos, sobre el que expertos en la limpieza del hogar tienen una opinión clara al respecto.

Cómo colocar los cubiertos en el lavavajillas correctamente

Este debate es similar al del papel higiénico, es decir, sobre si colocarlo con la parte de papel suelta sobre el rollo o bajo él. Pues bien, en lo que se refiere a colocar los cubiertos en el lavavajillas hay dos posiciones enfrentadas:

Con el mango hacia abajo: los partidarios de colocar los cubiertos con el mango apoyado en el fondo de la cesta y la parte superior de los utensilios al aire defienden que así, se lavan mejor. Dicen que la parte que nos llevamos a la boca o toca la comida, no está atrapada dentro de las rejillas de la cesta, por lo tanto, recibe más cantidad de agua y jabón. Además, se enjuagan mejor y se secan adecuadamente, ya que las gotas ruedan hasta los mangos.

Con el mango hacia arriba: defienden que, de esta manera, no te harás daño al recoger y guardar utensilios como cuchillos afilados y además, no tocarás con las manos la parte que toca los alimentos y nos llevamos a la boca, evitando transferir posibles gérmenes y bacterias a los cubiertos.

¿Quién lo está haciendo bien de los dos? Pues bien, frente a estas dos teorías, surgen los responsables de fabricar lavavajillas, ellos sí recomiendan, en cualquier caso, colocar los cuchillos con la punta hacia abajo y el mango sobresaliendo de la cesta. La razón es bien sencilla: por seguridad y evitar cortes y heridas. Además afirman que, mantener la parte del cuchillo hacia abajo lo mantendrá afilado durante más tiempo. Y es que, el proceso de lavar cuchillos en el lavavajillas puede dañarlos con el tiempo debido a la temperatura de lavado y los detergentes que se utilizan.

En este sentido, los chefs expertos prefieren lavar sus cuchillos más preciados a mano. Asimismo, los expertos recomiendan no lavar en el lavavajillas la cubertería más delicada, como cubiertos con mangos de madera o los cuchillos realmente buenos. ¿Habrá que hacer caso a quien sabe de esto verdad?

De esta manera, volviendo a la pregunta sobre cuál es la forma más adecuada de colocar los cubiertos en el lavavajillas, hacia arriba o hacia abajo, la respuesta de los expertos en limpieza del hogar coinciden con la de los fabricantes de lavavajillas: los cubiertos han de estar colocados con el mango hacia arriba y la parte que toca la comida en el interior de la cesta.

Si colocas el mango hacia arriba, mantendrás los cubiertos limpios cuando los estés recogiendo y guardando en el cajón, ya que tus manos no llegarán a tocar más que el mango de los utensilios.

6 consejos para lavar los cubiertos en el lavavajillas

1. No agrupes cubiertos del mismo tipo e intenta separar y mezclar cucharas, tenedores y cuchillos. Esta separación permitirá que el agua y el detergente penetre mejor entre las distintas superficies del cubierto y, como resultado, estará más limpio.

2. Antes de colocar los cubiertos en la cesta, acláralos ligeramente, sobre todo si acumulan o tienen pegados restos de alimentos. Si dejas que la comida se asiente y no frotas los restos más incrustados, los cubiertos no saldrán limpios del lavaplatos.

3. Asegúrate que la cesta con los cubiertos está expuesta a la acción del agua y el detergente y no tapa la cesta algún plato, bandeja o cazuela.

4. Evita meter demasiados cubiertos en la cesta. Tras alguna comida familiar o con invitados, el nivel de cubiertos sucios puede ser alto, sin embargo, meterlos todos apiñados y sin hueco para que pase bien el agua, no conseguirá otra cosa que, los cubiertos necesiten otro lavado.

5. No laves en el lavavajillas cubiertos de madera o la cubertería de plata ya que en ambos casos puede estropearse el material.

6. No abras la puerta del lavavajillas nada más terminar el lavado, los expertos recomiendan esperar media hora para que el vapor generado durante el lavado termine de condensarse.

Considerado hasta hace nada un producto de lujo, el lavavajillas avanza en su conquista de las cocinas españolas.

El electrodoméstico de las paradojas, creado en Siglo XIX y en plena forma actualmente, ahorra tiempo y dinero en cualquier hogar. Por eso en ComputerHoy te damos una serie de consejos en esta guía para principiantes que te ayudará a elegir un lavavajillas barato, eficiente y bueno.

El origen del lavavajillas guarda una historia interesante. Aunque la primera patente corresponde a Joel Houghton todo el mundo concede el honor de la invención del lavavajillas moderno a Josephine Cochrane, una millonaria nieta del inventor del barco de vapor. Crochane disponía de sirvientes para lavar sus platos pero diseñó el aparato para que sus sirvientes no estropearan su vajilla de porcelana china.

Los lavavajillas más vendidos de 2015

Desde entonces el lavavajillas se ha ido adentrando en las cocinas de medio mundo, primero en restaurantes y posteriormente en hogares, porque es una solución práctica para ahorrar tiempo y dinero. Al lavavajillas se le conoce como el electrodoméstico de las paradojas, capaz de lavar los platos y cocinar a la vez, la máquina que ahorra en comparación al ser humano y en la que el lavado económico es más largo que el resto.

Tipos de lavavajilas

Antes de nada, como en el caso del frigorífico y la lavadora resulta imprescindible definir las medidas exactas disponibles para instalar el lavavajillas en la cocina. Aunque han evolucionado sensiblemente a lo largo de la última década existen tres tipos fundamentales de lavavajillas:

  • Lavavajillas integrados. El electrodoméstico queda totalmente integrado con el resto del mobiliario de la cocina.
  • Lavavajillas parcialmente integrados. Quedan con el panel de control original a la vista.
  • Lavavajillas de libre instalación. Se pueden instalar en cualquier parte de la casa, aunque siempre junto a una toma de agua.

Tamaño y capacidad

A la hora de elegir un lavavajillas nuevo resulta fundamental valorar correctamente las necesidades del hogar. Comprar el mejor lavavajillas no significa llevarse a casa el más grande de todos ni el más eficiente, sino el que mejor se adapta a las circunstancias de cada uno.

Para empezar los lavavajillas pueden dividirse en tres grupos: grandes, estrechos y compactos. Los grandes -los más comunes en las cocinas españolas- tienen 60 centímetros o más de ancho y permiten una capacidad elevada.

Guía de compra: cómo elegir el frigorífico perfecto

Los lavavajillas estrechos permiten instalar el electrodoméstico en cocinas pequeñas al oscilar entre los 45 y 60 centímetros de ancho y han ganado terreno en los últimos años. Por último, los lavavajillas compactos tienen menos de 45 centímetros de ancho así que encajan en cualquier lugar, limpian los platos en muy poco tiempo y son una alternativa para los pisos más pequeños.

En cuanto a la capacidad del lavavajillas debes saber que, al contrario de los frigoríficos o las lavadoras, en este caso se indican por el número de cubiertos en lugar de litros. Un cubierto viene a equivaler a todos los utensilios que utiliza una persona para un almuerzo completo con tres platos y café:

  • 6 o menos cubiertos. Lavavajillas compactos para solteros y hogares donde se lava la vajilla con poca frecuencia.
  • De 7 a 11 cubiertos. Lavavajillas medianos, ideales para familias pequeñas o poco espacio en la cocina.
  • De 12 a 16 cubiertos. Lavavajillas amplios, para familias numerosas que utilizan con asiduidad el lavavajillas.

Cómo instalar un lavavajillas

Los lavavajillas se pueden manipular con facilidad, en lugar de lo que sucede con los frigoríficos y las lavadoras -que incorporan un lastre-, así que su instalación en casa resulta relativamente sencilla.

Para instalar el lavavajillas simplemente debes enlazar las tomas del fregadero con las del electrodoméstico a través de «racores», una pequeña tubería que incorpora una llave de paso que en algunas ocasiones viene de serie.

El enlace se realiza a la toma de agua fría ya que normalmente el lavavajillas calienta el agua para los ciclos largos. Durante los últimos años han salido al mercado lavavajillas bitérmicos equipados con dos tomas distintas para el agua fría y caliente. Suelen ser más caros pero resultan mucho más eficientes, sobre todo si el calentamiento del agua no se hace con energía eléctrica.

Eficiencia energética

El lavavajillas es el cuarto electrodoméstico que más energía consume en una casa por detrás de la nevera, la lavadora y la televisión según un estudio realizado por el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), así que elegir un lavavajillas según su eficiencia energética no es una cuestión baladí.

Existen siete etiquetas universales (A, B, C, D, E, F, G) que representan el consumo del electrodoméstico: los más eficientes pertenecen a la categoría A y los que más consumen van acompañados de la G. Actualmente en las tiendas solo se encuentran lavavajillas con la etiqueta A, pero en esta categoría coexisten cuatro clases donde también la eficiencia varía (A, A+, A++, A+++).

¿Merece la pena pagar más por un lavavajillas más eficiente? La Xunta de Galicia ha creado un interesante simulador que sirve para identificar cuánto se tarda en amortizar el sobrecoste que implica comprar un modelo de mayor eficiencia energética.

Nivel de ruido del lavavajillas

El nivel de ruido es uno de los elementos más importantes a la hora de elegir un lavavajillas nuevo. Los fabricantes están obligados a indicar el nivel de decibelios al que llega el lavavajillas durante su programa de lavado: la mayoría de los modelos se sitúan entre los 45 y los 60 decibelios, un nivel superior comienza a ser poco recomendable.

Consejos para elegir y comprar una lavadora barata

Programas de lavado del lavavajillas

Uno de los mejores consejos para comprar un lavavajillas nuevo consiste en repasar la letra pequeña de los programas de lavado disponibles para saber exactamente en qué consisten y en su consumo real tanto de electricidad como de agua por ciclo de lavado.

Solo así es posible averiguar si es realmente eficiente el programa “eco” o “bio” del lavavajillas. Los fabricantes suelen recomendar estos programas de lavado para ahorrar ya que calientan el agua a una temperatura más baja pero funcionan durante más tiempo, lo que difumina el ahorro real del lavado.

Por eso resulta recomendable, por ejemplo, identificar lavavajillas que incluyan un ciclo de lavado frío para los platos que están ligeramente sucios y huir de las funciones de secado que encarecen el producto y resultan poco prácticos en casi toda España.

¿Cómo elegir el ciclo de lavado del lavavajillas? Lo más recomendable es ajustar el ciclo -también la pastilla o el gel- según las necesidades. La OCU considera que los lavavajillas más ahorradores tienen un flujo de agua inferior a los 12 litros por ciclo, lo que ya supone un ahorro considerable respecto al lavado a mano que se traduce en alrededor de 4 litros de agua por minuto.

Interior del lavavajillas

Como sucede en el caso de los frigoríficos un elemento importante a la hora de elegir un lavavajillas es la flexibilidad que ofrecen sus compartimentos interiores. Las baldas modulables te ayudarán a limpiar la vajilla de una manera más eficiente en ocasiones especiales como cumpleaños o comidas de Navidad.

Los lavavajillas más modernos incluyen bandejas separadas para proteger diferentes utensilios o una tercera bandeja para los cubiertos y los utensilios de cocina

En un plano más técnico resulta recomendable repasar el número de proyectores de agua presentes en el lavavajillas: cuantos más tenga más limpios saldrán los platos. A día de hoy resulta un atraso comprar un lavavajillas con un único dispensador de agua en la parte inferior.

En definitiva, para los mejores consejos para comprar un lavavajillas nuevo son ajustarse a las necesidades de la casa, elegir una capacidad adecuada según el número de cubiertos y seleccionar un electrodoméstico con un consumo eficiente (A+, A++ y A+++) que resulte en un ahorro en la factura tanto del agua como de la luz a medio y largo plazo.

Elige el lavavajillas que más se adapte a tus necesidades

Con la guía que presentamos a continuación ponemos a tu disposición todas las opciones y facilidades para que elijas, en el momento de comprar un lavavajillas, el que más se adapte a tus necesidades. Elaborada por nuestros profesionales, detalla los puntos clave a tener en cuenta para adquirir este electrodoméstico. Igualmente, puedes contactar con nosotros por correo electrónico [email protected] o llamando al teléfono 977 42 57 13; obtendrás una respuesta rápida, profesional y podrás escoger con tranquilidad, sin ningún tipo de compromiso. Ponemos a tu alcance todas las herramientas disponibles para que puedas decidir el mejor lavavajillas, siempre al mejor precio y servicio.

Los tipos de lavavajillas

El primer punto a tener en cuenta en el momento de comprar un lavavajillas es saber los tipos existentes y tener claro el que mejor se adapta a la situación de cada usuario y de su hogar. En esta sección te lo explicamos. En Electro Premium podemos encontrar dos tipos de lavavajillas:

  • De libre instalación:

    Los modelos de lavavajillas que se pueden instalar de forma convencional; pueden ser blancos o de acero inoxidable, pero se distinguen del resto del mobiliario del espacio en el que se colocan. Entre muchos otros, tenemos como ejemplo de estos modelos el Whirlpool ADP 500 IX.

  • Integrables:

    Se trata de lavavajillas totalmente adaptados a la estética de la cocina en la que se instalan, en los que el modelo no se distingue de cualquier otro espacio o armario de la sala. Un ejemplo disponible en Electro Premium es el modelo Balay 3VF784XA.

Las medidas de los lavavajillas

Los lavavajillas de libre instalación tienen una anchura estándar de 60 cm. Sin embargo, en el mercado hay lavavajillas para espacios más estrechos (de 45 cm de ancho) y finalmente lavavajillas compactos, adaptables a espacios muy reducidos.

  • Lavavajillas de 60 cm de ancho:

    Es el modelo más habitual. Se adapta a las medidas de los espacios que suelen reservarse para este electrodoméstico en las cocinas. Están disponibles en distintos colores y con distintas funcionalidades. El modelo Benavent BLV651W es uno de los de este tipo.

  • Lavavajillas de 45 cm de ancho:

    Se trata de un modelo de lavavajillas más estrecho, muy habitual en espacios más reducidos y con un total de 9 servicios, es decir, con una capacidad para platos, vasos y cubiertos para un total de nueve personas. Un ejemplo es el modelo Balay 3VN302BA.

  • Lavavajillas compactos:

    En la mayoría de casos con unos 6 servicios, son modelos que se instalan sobre los bancos de cocina o lavadero, ideales para cocinas sin espacio reservado para este electrodoméstico. Un modelo compacto es el Balay 3VK301BC.

Cabe destacar que la capacidad de lavado de los lavavajillas se mide en servicios. Un servicio es el de platos, vasos y cubiertos que utiliza un comensal. Un modelo de lavavajillas de 60 cm de ancho suele poder contener alrededor de unos 12 servicios.

Igualmente, si necesitas un lavavajillas con unas medidas o características especiales no dudes en contactar con nosotros por correo electrónico a [email protected] o al teléfono gratuito 977 42 57 13.

¿En qué debo fijarme al comprar un lavavajillas?

Sabiendo los tipos de lavavajillas disponibles y la capacidad de carga de cada uno explicamos qué características se deben tener en cuenta en el momento de escoger el modelo de lavavajillas que más se adapte a las necesidades de cada consumidor.

  • Programas y funciones:

    Es el modelo más habitual. Se adapta a las medidas de los espacios que suelen reservarse para este electrodoméstico en las cocinas. Están disponibles en distintos colores y con distintas funcionalidades. El modelo Benavent BLV651W es uno de los de este tipo.

  • Clasificación energética:

    Se trata de un modelo de lavavajillas más estrecho, muy habitual en espacios más reducidos y con un total de 9 servicios, es decir, con una capacidad para platos, vasos y cubiertos para un total de nueve personas. Un ejemplo es el modelo Balay 3VN301BA.

  • Consumo de agua:

    En la mayoría de casos con unos 6 servicios, son modelos que se instalan sobre los bancos de cocina o lavadero, ideales para cocinas sin espacio reservado para este electrodoméstico. Un modelo compacto es el Balay 3VK301BC.

  • Potencia sonora:

    Aunque ya existen modelos con sistema Extra Silencioso es importante tener en cuenta este aspecto. Se mide en decibelios, y en la mayoría de casos, el nivel de sonido se mueve alrededor de los 40 dB.

Por otro lado tener en cuenta que también existen otras especificaciones importantes, como por ejemplo los indicadores luminosos de falta de abrillantador y sal así como la posibilidad de diferir el lavado.

¿Cómo ahorrar al comprar un lavavajillas?

Un electrodoméstico eficiente supone un importante ahorro, a largo plazo. En Electropremium.com te mostramos cuánto en esta infografía, en la que puedes descubrir por qué es favorable que te decidas por comprar un lavavajillas con una eficiencia energética alta.

En Electro Premium estamos a tu disposición para lo que necesites. Recuerda que puedes financiar tus electrodomésticos hasta 10 meses y sin intereses, no dudes en contactar con nosotros a través de [email protected] o por teléfono al 977 42 57 13, estaremos encantados de poder ayudarte.

El otro día estuve en la casa de playa de una amiga y aunque tenía un lavavajillas en su cocina noté que todo lo fregaba a mano. Entonces le preguntan ¿Por qué no usas el lavaplatos? “No me gusta las cosas se quedan con mal olor y sucias” al ver su lavaplatos era uno normal con muy buenas opciones de lavado pero con el gran detalle, era uno tradicional y no uno con triturador. ¿Y para qué triturador, si tengo uno en el fregadero?

Muchas personas compran un lavaplatos por el simple hecho de considerar que es un electrodoméstico muy esencial y más cuando es una casa de playa que solo visitas en ocasiones y por supuesto es más fácil dejar todo en el lavaplatos e irse sin preocupación ya que se fregara solo. Pero algunos puntos a considerar al comprar un lavaplatos es que están hechos para facilitarnos la vida y mientras menos trabajo nos dé mucho mejor, así que antes de comprar, decide si deseas uno tradicional o uno con triturador.

Antes de comprar un lavavajillas debes considerar:

  • Busca que ahorre energía y agua así cuidas el medio ambiente y también tu bolsillo. Pon atención a la etiqueta donde ofrece la información de consumo.
  • Además de la estética exterior es importante que consideres el interior del mismo y la mejor opción es que su interior este hecho de acero inoxidable este tipo de material ayuda a mantener el agua caliente por más tiempo que el plástico, así que te ayuda ahorrar energía y también su vida útil es mucho mayor. Considera que las rejillas sean removibles y adaptables, así puedes jugar con la posición y colocar trastos grandes.
  • Escoge el más que se adapte a tu núcleo familiar, en general vienen de 18” de ancho y de 24” siendo este último el más fácil de conseguir. Al evaluarlo debes observar su interior, cantidad de canastas, si estas son removibles, suben y bajan, su material y si caben las ollas grandes.
  • El precio no lo es todo podemos encontrar lavavajillas muy económicos de gran calidad como muy costoso de pésima calidad. Para esto te recomiendo leer los “review” del producto para saber como le ha funcionado a otras personas y poder evaluar si en realidad es una buena compra.
  • Y para aquellas personas que como yo eso de estar pasando mucho trabajo la hora de limpiar le recomiendo un lavaplatos con triturador que no es otra cosa que un lavaplatos que no tiene filtro, sino unos huequitos en la parte de abajo y por ahí se va todos los residuos de comida. Al final tus platos quedan más limpios ya que no se lavaron constantemente con los residuos de alimentos sobrantes, no coge mal olor por que no se quedan sobras de alimentos en el fondo y no acumula agua en el fondo teniendo la ventaja de que no le dará hongo. Podrás salir de casa dejar lo platos lavando y regresar en unos días sin problema de mal olor o comida podrida en el fondo. Y lo mejor no necesita que lo limpies solo termina de lavar guarda y vuelve a llenar.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *