0

Leonardo dicaprio titanic

Claire Danes Says She ‘Didn’t Want’ Titanic Role Opposite of Leonardo DiCaprio: I ‘Couldn’t Do It’

Claire Danes was almost the Rose to Leonardo DiCaprio‘s Jack in Titanic.

The Homeland actress, 40, opened up about turning down the role that eventually went to Kate Winslet on Monday’s Armchair Expert with Dax Shepard.

When Shepard asked if she’d been offered the part of Rose, she said, “I think I did. I’m not entirely clear on that. There was strong interest.”

Danes had already starred as Juliet in Baz Luhrmann’s 1996 film Romeo + Juliet with DiCaprio as Romeo.

“I had just made this romantic epic with Leo in Mexico City, which is where they were going to shoot Titanic,” Danes said. “And I just didn’t have it in me.”

Image zoom Leonardo DiCaprio and Claire Danes Steve Granitz/WireImage

RELATED: Claire Danes Sounds Off on Hollywood Body Bullying: ‘My Body Is Monitored and Commented on Infinitely More Than My Male Counterpart’

While Danes knew she didn’t want the part, she said DiCaprio “was wrestling with the decision whether to do it or not.”

The actress said DiCaprio was circling the outside of his manager’s office in a red convertible when he “looked up at me and said, ‘I’m doing it! I’m doing it!’”

“And I could see he wasn’t sure,” Danes recalled. “But he was like, ‘F— it, I gotta do this.’ And I looked down at him going like, ‘I totally understand why you’re doing that. And I’m not ready for that.’ And I think I really wasn’t ready for it.”

She continued, “I remember after that movie came out and he just went into another stratosphere.”

Image zoom and Kate Winslet in Titanic Merie Weismiller Wallace/Paarmount

Danes said she could see a shift in how other people treated the young actor, calling it “a little scary.”

“I think I may have sensed that I was courting that or I was proximate to that,” she said. “I just couldn’t do it. I didn’t want it.”

RELATED: A Timeline of Kate Winslet and Leonardo DiCaprio’s Epic, Adorable, Award-Winning Friendship

The actress said she has “zero regret” in turning down the role, adding, “I was really clear about it. I wasn’t conflicted.”

“It was going to propel me to something I knew I didn’t have the resources to cope with. I knew I had to do a lot of foundation building,” Danes said.

Titanic did launch DiCaprio and Winslet into massive fame, earning $2.1 billion at the worldwide box office and remains the third most profitable film of all time internationally.

Las mejores anécdotas del infernal rodaje de ‘El Renacido’

© CordonPress

La dieta de Leo

El propio Leonardo DiCaprio ha confesado que el rodaje de El Renacido ha sido la experiencia más extrema de su vida –y hablamos de una persona que adora los deportes de riesgo–. Y entre muchas de las locuras que el actor cometió durante la grabación del filme, nos llama especialmente la atención la extraña «dieta» que decidió realizar: la misma consistía en no comer casi nada y probar, alguna que otra vez, pedazos de carne cruda –que básicamente es lo que comió el aventurero Hugh Glass, a quien Leo interpreta en el filme–. Aquí, por cierto, hay que recordar que DiCaprio es vegentariano, por lo que la experiencia no fue especialmente agradable.

© CordonPress

Los abrigos de piel y la inmersiones en agua helada

El impresionante diseño de vestuario de El Renacido, orquestado por la maravillosa Jacqueline West, es fruto de un arduo proceso de investigación que tenía como objetivo principal reproducir hasta el más mínimo detalle de las prendas que llevaban los cazadores y exploradores del siglo XIX. Y de hecho, así lo ha confirmado Leonardo DiCaprio con su relato de cómo tenía que soportar días tras día el peso de unos abrigos de piel que alcanzaban los 50 kilos. Pero lo mejor de todo es que, con esos mismos abrigos, ha tenido que sumergirse en lagos helados en varias secuencias. Todo un reto físico para el actor.

© CordonPress

Las continuas peleas entre Tom Hardy y el director (Alejandro González Iñárritu)

La mayoría de los actores que han trabajado con Iñarritu le definen como apasionado y temperamental. El problema es cuando un carácter volcánico, como el del director mexicano, se enfrenta a otra explosiva personalidad, como la de Tom Hardy, hay lío asegurado. No se sabe muy bien qué es lo que sucedió entre ellos –miembros del equipo seguran que gritos varios y muchas peleas– pero el tema se ha debido solucionar porque Hardy ha dicho de Iñárritu que es «un genio».

© CordonPress

La decisión de rodar con luz natural

Emmanuel Lubezki, el director de fotografía de la película, e Iñárritu decidieron que iban a rodar con luz natural, lo cual complicó bastante las cosas ya que sólo contaban al día con dos horas de luz, tal cual. En consecuencia, el equipo y los actores vivieron en un continuo clima de tensión, ya que se vieron forzados a dar lo mejor de sí mismos en sólo una toma, pues no había tiempo que perder. Por supuesto, los ensayos previos se alargaron muchísimo para poder alcanzar este nivel de perfección con tan poco tiempo de por medio.

Las duras condiciones climatológicas

Todas las localizaciones son reales, no hay ningún estudio ni retoque digital en la ecuación. En un principio, la totalidad de la película se iba a rodar en las inmediaciones de Calgary (Canadá), pero el repentino deshielo obligó al equipo a trasladarse a Argentina. Básicamente, estaban en medio de la nada y todos los días invertían unas cuantas horas para llegar a la localización concreta del rodaje.

© CordonPress

Leonardo Dicaprio ha pedido perdón a Lady Gaga por poner «esa cara» en los#GoldenGlobes

Sobre la visita sorpresa de Leonardo DiCaprio al papa Francisco

¿Michael o Leo? Kate Winslet tiene el corazón muy dividido

Hola, me llamo#LeonardoDicaprio y los Globos de Oro han sido míos

Nuestros periodistas recomiendan de manera independiente productos y servicios que puedes comprar o adquirir en Internet. Cada vez que compras a través de algunos enlaces añadidos en nuestros textos, Condenet Iberica S.L. puede recibir una comisión. Lea nuestra política de afiliación.

‘El renacido’ o seis excusas para poder hablar de Leonardo DiCaprio

Alejando G. Iñárritu durante el rodaje, junto a Leonardo DiCaprio y Emmanuel Lubezki . Fox

Crítica: El éxtasis de la frontera

Iñárritu: La compasión es ahora una especie de debilidad

Vea todos los ganadores de los Oscar

29/02/2016 06:23

Esta es la historia de seis nombres que, en un combinado extraño y con un sabor difícil de encajar, dan a luz la película con más nominaciones de los Oscar, la que atesoró 12 candidaturas y finalmente se hizo con tres premios (mejor director, actor y fotografía). No ponemos en entredicho la calidad del filme ni su preciosismo, pero nos atrevemos a mezclar a Donald Trump con Michelangelo Caravaggio. ¿Cómo se quedan? Sabemos ya de las duras condiciones de un rodaje calificado de infernal, del perfeccionismo extremo de DiCaprio e Iñárritu, de los ojos tapados en las salas de cine, incapaces de ver completo el ataque de la osa…

Conocemos muchos detalles de El renacido y de su metáfora épica de la vida y las ansias de venganza, pero lo que realmente importa es… Leo por fin se llevó el Oscar Esta vez el hijo de Imerlin y George no tenía ensayado el gesto de la derrota y en el Dolby está prohibido esconderse tras las caladas a cigarrillos electrónicos. ¿Que qué tienen que ver el aspirante republicano y el maestro del claroscuro con DiCaprio? Empezamos por el primero de los seis nombres…

Tráiler de la película. | Fox

Nombre 1) LEO: El Oscar tiene que caer

Al niño mimado de Martin Scorsese, al rey del mundo desde la proa de un barco, al actor cuyas últimas cuatro películas (Django desencadenado, El gran Gatsby, El lobo de Wall Street y El renacido) han superado los mil millones de dólares de recaudación, le nominaron al Oscar por primera vez con 19 años. Tiene 41, la década más popular entre los varones oscarizados y que se ha cumplido con este intérprete. Aquel primer título fue A quien ama Gilbert Grape y el sexto (sumada su candidatura como productor de El lobo de Wall Street) es este epopeya americana del hombre de las mil vidas que le ha hecho ganar el premio. El fantasma al que alude el término francés del que procede el título original, The Revenant.

Por este papel ha sufrido lo indecible y es, según sus palabras, la película más difícil que ha hecho. Sobre todo por las complicaciones del rodaje y el riesgo real de hipotermia, que atenuaron con un secador enorme con tentáculos que utilizaba después de cada toma. También es el filme en el que menos habla y más tiene que expresar con el rostro. «Leo, como yo, está absolutamente obsesionado con la perfección total y hace lo que tenga que hacer para llegar al siguiente nivel. Creo que los dos padecemos la misma enfermedad, que se llama insatisfacción crónica». Palabra de González Iñárritu al Telegraph. Por cierto, el siguiente nombre.

Nombre 2) ALEJANDRO: En la ‘pole position’

El mexicano explicaba en una entrevista a The Guardian que no pudo celebrar con su esposa María Eladia sus Oscar de Birdman como merecían porque justo estaba trabajando en esta película. Y que la coincidencia le sirvió para controlar su ego. Aunque hay voces que dudan de este logro -algo tendrá que ver su declarada intención de que sus películas se vean dentro de 50 años como recién estrenadas. El paso a la posteridad, ya saben-, lo cierto es que en esta ocasión puede presumir de pole position y de buenas cifras de venta de entradas, muy superiores a Birdman, a pesar de que se estrenó en EEUU el 25 de diciembre: más de 362 millones de dólares en todo el mundo (a fecha de 14 de febrero), frente a los 103 del pájaro torturador.

El proyecto le llegó en 2011 después de haber pasado una década antes por las manos del surcoreano Park Chan-wook y del australiano John Hillcoat y haberse barajado nombres para el protagonista como Samuel L. Jackson o Christian Bale. Si antes el director calificaba a su actor, con el que dice haber tenido la relación profesional más fácil de toda su vida, ahora es el turno del ¿seguro? Oscar a mejor actor en The Wired: «Para mí la historia era simplemente lineal, pero en las manos de Alejandro se ha convertido en una poesía visual, existencial».

Nombre 3) HUGH: El trampero legendario

El personaje principal es Hugh Glass, un trampero real del siglo XIX, integrante de la leyenda americana de los primeros tiempos como nación y explorador del Oeste. Aunque menos popular que Davy Crockett, el héroe popular al que apodaron ‘el rey de la frontera salvaje’. Glass fue cazador de pieles y trabajó para la compañía Ashley’s Hundred, que se desplegó hasta el río Misuri, el valle del río Grande, la actual Dakota del Sur y el valle del río Yellowstone, según puede leerse en el artículo La historia detrás de The Revenant. Como suele ocurrir en estos casos, trasmitidos por el relato oral, lo que se cuenta sobre este personaje son más conjeturas que certezas. Algunas andanzas sí están documentadas, al aparecer en la carta que el explorador escribió a los padres de un compañero trampero, para anunciarles la muerte de éste en un enfrentamiento con los indios Arikara.

Director y protagonista hablan sobre la leyenda de Hugh Glass. | Fox

El ataque de la osa grizzley, cerca de las fuentes del río Grande, sucedió en el verano de 1823 y un año más tarde apareció en los periódicos, contado por un abogado de Philadelphia con aspiraciones literarias que dejó su impronta en el relato. El guión de Iñárritu y Mark L. Smith está basado en la novela de 2002 de Michael Punke, aunque la cinta se toma la licencia de asignarle un hijo mestizo y un matrimonio con una india que Glass nunca tuvo. Una curiosidad es que Punke es el embajador estadounidense ante la Organización Mundial del Comercio (OMC), con sede en Ginebra. Por esta función oficial, Punke tiene prohibido hablar sobre la película y no pudo asistir a la première.

Nombre 4) EMMANUEL: Las complicaciones de ‘El Chivo’

El director de fotografía es Emmanuel Luzbeki, mexicano como el director y ganador ya de los tres últimos Oscar en su categoría, uno por por Gravity, dirigida por su también compatriota Alfonso Cuarón, el segundo por Birdman y el tercero, éste de El renacido. Además, fue candidato sin premio en otras cinco ocasiones, por películas como Sleepy Hollow o El árbol de la vida. Apodado El Chivo y alérgico a las entrevistas, Luzbeki se propuso el más difícil todavía con la idea de rodar solo con luz natural para conseguir el máximo realismo en una condiciones invernales extremas (llegaron a los 25 grados bajo cero), que les permitía rodar como máximo dos horas diarias. Una de las razones por las que el rodaje se alargó hasta los nueve meses, aunque los días de filmación fueran 80, y que el presupuesto pasara de los 60 millones de dólares del principio a los 135 millones. Similar al de una película de superhéroes, como presumió el propio Iñárritu.

Alejandro G. Iñárritu habla del trabajo de Lubezki. | Fox

La luz natural obligó a que el rodaje fuera cronológico y a que la maquinaria funcionara con la precisión de un reloj suizo. «Todo tenía que estar perfectamente planeado, porque era como una representación teatral diaria. Tenías tu timing exacto», ha explicado DiCaprio. El actor compara la película a la realidad virtual y para él es lo más cercano que hay a poder sumergirte en la naturaleza sin pasar por ella. Hubo 12 localizaciones en tres países: Canadá, EEUU y Argentina. Tuvieron que marchar hasta el Polo Sur argentino, porque la nieve se les derritió en Canadá. DiCaprio, activista medioambiental, aprovechó esta circunstancia para denunciar el cambio climático.

Nombre 5) DONALD: Trump y su manía a los mexicanos

El año que nos ocupa es electoral en EEUU y Donald Trump no duda en arremeter contra cualquiera, si eso le puede dar réditos electorales para desalojar a Obama de la Casa Blanca. Aunque su fijación con los musulmanes ha sido la más comentada, también ha tenido perlas para los latinos. A los mexicanos les dedicó un momento tan especial como el discurso, pronunciado el pasado junio, en el que anunciaba que sería contendiente republicano. Acusó al país vecino de mandar «drogas y violadores» a EEUU y prometió vallar la frontera.

Cuatro meses antes, sus pensamientos estuvieron con Alejandro González Iñárritu y su victoria en la edición 87 de los Oscar por Birdman. Cuestionó en su cuenta de Twitter los valores del mexicano e ironizó con que la velada del cine estadounidense había sido «una gran noche para México». Continuó el ataque días más tarde en una entrevista con la Fox: «En este país, todo lo que pasa es ridículo. No paraba de subir y subir y subir. ¿Se va a llevar todo el oro? ¿Tan buena es ? Yo no he escuchado eso». Continuó en las redes sociales: «Los Oscar son una triste broma, muy parecido a nuestro presidente. ¡Hay tantas cosas que están mal!».

El cineasta mexicano aprovechó una gala benéfica en Los Ángeles, a finales del año pasado, para denunciar los comentarios xenófobos de Trump y los relacionó con la situación de los inmigrantes en todo el mundo: «Si seguimos permitiendo que estas palabras continúen regando las semillas del odio y difundiendo así pensamientos y emociones inferiores a todos los seres humanos del mundo, no solo la vida de millones de mexicanos y latinoamericanos peligra, sino también la de otros muchos millones de inmigrantes alrededor del mundo que hoy en día sufren podría tener el mismo destino». En una entrevista con El Mundo, dijo que su país de adopción, en el que se siente integrado y donde reside desde hace 14 años, «vive un momento tan xenófobo como el que vivió América en sus inicios», en clara alusión a su película.

Nombre 6) MICHELANGELO: Como los maestros antiguos

Y llegó el momento de Caravaggio. Iñárritu, en la misma entrevista con Luis Martínez en este diario: «Buscábamos la luz del crepúsculo porque es el momento del día en el que Dios habla, por así decirlo. Se trataba de llegar al momento de plenitud y éxtasis de un cuadro de Turner o de Caravaggio. Intentamos convertir la experiencia cinematográfica en algo casi hormonal». Un maestro como los antiguos, más allá aún de nombres como John Ford, al que puede igualar en conseguir dos Oscar consecutivos a la mejor dirección, como el de Maine logró en 1940 y 1941 por Las uvas de la ira y ¡Qué verde era mi valle! Trascender, pasar a la posteridad,plasmar un lienzo perfecto más allá de las palomitas y los tráileres (por cierto, el suyo tuvo siete millones de visualizaciones en Youtube durante las 36 primeras horas desde que se publicó).

«Me gustaba la idea de recuperar la experiencia cinematográfica original, tal como fue en los pioneros de todo esto. Quería ofrecer al espectador un espectáculo sensorial de luz y sonido con una gramática visual que se pudiera tocar físicamente. La idea era narrar con imágenes y grandes silencios una historia mítica y mil veces contada. Como al principio de la historia del cine. Considero esta película una pintura sónica». ¿Sónica? RAE: «Perteneciente o relativo al sonido». Olvídense de la Coca-Cola y hasta de los multicines de centro comercial. ¿O se atreverían a sorber una pajita en el Museo del Prado?

El renacido. Oscar a mejor director (Alejandro G. Iñárritu), actor (Leonardo DiCaprio) y fotografía.

Can’t imagine the film without it, tbh

Can you believe that Titanic is 21 years old? Since it hit cinemas back in 1998, we’ve been obsessed with every last detail – from the costumes, to Rose’s impeccable hair, to the never-ending debate about whether Jack would have fit on the floating door (ahem, he would – Kate Winslet even admitted that Rose could have saved him after all).

And we’re even more interested in what happened behind the scenes. Did you know that this A-list actor almost played Jack? And that Celine Dion’s Titanic song almost didn’t make it into the final cut? Can you even imagine the film without Leonardo DiCaprio and My Heart Will Go On?

Well, there’s another iconic piece of the Titanic puzzle that almost didn’t happen.

Think of some of your fave quotes – the most memorable moments of the entire film. Does ‘I’m the king of the world!’ bubble up in your memory? Of course it does. Jack and Fabrizio enjoying happier times. Sob.

But Leo was apparently reluctant to say it, according to director James Cameron.

Speaking on BBC Radio 1, James said: ‘The point is, it was made up on the spot. Made up on the spot and I was in a crane basket.

‘And we were losing the light, and we had tried this and tried that, and we’d tried this line and that line, and nothing was really working.

‘And I was literally coming up snake eyes, and I was like, “I’ve got one for you, just say I’m the king of the world. And just spread your arms out wide and just be in the moment, and just love it and celebrate the moment.”

‘And he goes, “What?!” I’m getting this over the walkie talkie. Just say, “I’m the king of the world, and you have to sell it.”‘

When Leo questioned James once again, he was told to ‘just f**king sell it!’.

And sell it he did, as it’s now one of the film’s most famous moments.

Next they’ll be telling us that ‘draw me like one of your French girls’ almost didn’t happen.

Paul Rudd convinced Leonardo DiCaprio to do ‘Titanic’ when they were filming ‘Romeo + Juliet’

Paul Rudd has revealed that he convinced Leonardo DiCaprio to take his role in Titanic.

The conversation happened when the pair were filming 1996’s Romeo + Juliet.

  • Read more: Yes, Titanic Is Awful. So Why Do I Love It So Much?

Speaking on The Graham Norton Show, Rudd revealed how DiCaprio had doubts about taking on the now-famous role, but managed to be convinced.

Advertisement

He explained: “I don’t think I had an influence , but sometimes, looking back, you find yourself in some interesting conversations and moments in time.

“I was riding to the place with Leo and he said, ‘I just got offered this movie, and it’s a big movie.’ And he had done indie films up to that point. He said, ‘It’s a studio movie, it’s Titanic.’”

Continuing, Rudd revealed: “I said, ‘That’s incredible!’ And I knew a lot about Titanic because my dad just talked about it at the table. And we had a conversation about it and was saying, ‘Oh, like I don’t know what I’ll do.’ I remember saying, ‘You should do it!’”

Playing down his involvement in the decision, Rudd concluded: “I don’t think I had any say, but it is kind of interesting to think back on that. Cause he did it. He did the movie.”

Meanwhile, Paul Rudd recently spoke to NME alongside Aisling Bea about their new Netflix show Living With Yourself.

Advertisement

During the interview, Rudd responded to Martin Scorsese’s recent comments that Marvel movies “are not cinema”, saying: “I love Martin Scorsese, I love his movies, I can’t wait to see The Irishman.”

“I thought I was gonna be asked this at some point and I have been. I think it’s really just… it seems to be what the state of interviews are now and I have no opinion about it.”

Advertisement

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *