0

Limpiar suelos de barro

Tabla de contenidos

Suelos de barro tratados con aceite de linaza, cómo decaparlos y limpiarlos

Aunque desde siempre se ha utilizado el aceite de linaza para tratar los suelos de barro rojo, cada vez más está en desuso, pues al final acaba dejando un resultado pegajoso, amarillento y además forma capas que se pelan creando un efecto horrible.

En la actualidad siempre se recomienda utilizar un quitamanchas específico que proteja los suelos de barro cocido de cualquier tipo de mancha y que no vaya creando capas.

Si anteriormente has usado el aceite de linaza para tu suelo de barro y necesitas restaurarlo en MONESTIR encontrarás los mejores tratamientos.

Cómo quitar el aceite de linaza de tus suelos de barro rojo

Para deshacernos del aceite de linaza utilizaremos nuestro quitamanchas decapante y desengrasante SANIGEL. Lo diluimos con 3 partes de agua y aplicamos con fregona o escoba según preferencia. Lo dejaremos actuar durante 1 hora para que deshaga las capas de aceite de linaza. A continuación, nos pondremos los guantes y frotaremos las baldosas de barro cocido con un estropajo verde; después aclararemos con abundante agua.

Para evitar que posteriormente salgan eflorescencias, haremos un lavado rápido con SANET. Diluiremos 1 parte en 20 de agua, lo extendemos con una fregona y frotaremos con un estropajo o cepillo; si lo preferimos, también podemos utilizar una máquina rotativa. Para acabar daremos un aclarado con abundante agua.
Una vez realizada la limpieza, esperaremos 1 semana para comenzar con los tratamientos para suelo de barro cocido.

Tratamiento y restauración de suelos de barro rústico

Lo primero que haremos será elegir un tratamiento base para nuestros suelos de barro rojo; si queremos un efecto mojado utilizaremos REMEMBER, pero si lo que queremos es un acabado natural usaremos COTTOBELLO.

Sobre las baldosas de barro aplicaremos el producto elegido con la ayuda de una brocha. Dejaremos actuar durante 24 horas para que penetre bien y reduzca la porosidad del barro rústico.

Para finalizar la restauración de nuestros suelos de barro, aplicaremos un producto de terminación que proteja y realce el tono de nuestras baldosas rojas. Tenemos varias opciones; si queremos darle un acabado con brillo elegiremos LUCER, si por el contrario buscamos un acabado mate optaremos por
LUCER MATE y si queremos un efecto envejecido en tono cuero elegiremos LUCER CUERO.

Para aplicar el producto elegido, utilizaremos una brocha ancha y lo haremos de forma uniforme y continua sobre cada baldosa de barro. Para mayor protección podemos aplicar una segunda capa 24 horas después.

Verás como después de una limpieza adecuada y un tratamiento profesional, tus suelos de barro rústico quedarán protegidos y tan bonitos como el primer día.

Tratar suelo de barro

Para realizar un correcto mantenimiento del suelo de barro, en primer lugar, tiene que estar limpio. Para ello, lo trataremos con aguafuerte ya que además de ser un limpiador eficaz, abre el poro del barro. Después, esperaremos unos días para que evapore.

  • Herramientas
  • Brocha (Paletina ancha)
  • Trapo o esponja
  • Materiales
  • Aceite de linaza
  • Cera natural

Paso a paso para tratar un suelo de barro

Paso 1
Barremos para eliminar todo rastro de polvo. Luego aplicaremos aceite de linaza, para saturar el suelo de barro que es muy poroso. A continuación, aplicaremos ceras naturales (cera incolora sólida). Estas ceras también se pueden sobre los muebles, para que recuperen su tono natural.

Paso 2
Para aplicar el aceite de linaza, utilizaremos la brocha, una paletina ancha. No tenemos que empapar el suelo, hay que dejar que absorba el producto, con lo que daremos muchas pasadas. Los “brochazos” los aplicaremos indistintamente en un sentido que en otro.

Paso 3
El aceite de linaza tiene que secar unas 24 horas. Cuando veamos que el suelo está mate, es el momento en que podemos comenzar aplicar la cera con un trapo o una esponja. Posteriormente aplicaremos una segunda o tercera capa si hiciese falta. Ya tendremos tratado nuestro suelo de barro.

Cómo limpiar un suelo de barro cocido

Las losas son muy bonitas, pero limpiar un suelo de barro cocido puede resultar complicado al ser un material poroso. Cualquier alimento que caiga puede hacer que salga una mancha bastante difícil de eliminar.

Para mantenerlo bonito y no tener que estar preocupándonos todo el día de lo que se cae no de sacar los lamparones, lo mejor es darle un tratamiento impermeabilizante con el que lograremos mantener la belleza de este suelo natural con un mínimo de mantenimiento.

Recomendación inicial

Lo ideal sería aplicar el tratamiento recién colocado el suelo para evitar que tenga ya alguna mancha pero si ya eso no es posible, lo primero que habrá que hacer, es limpiarlo bien.

Para limpiarlo bien de manchas antiguas, lo fregamos y luego aplicamos al suelo una mano de decapante o bien una mezcla de agua y aguafuerte (salfumant o también se le llama ácido clorhídrico o muriático), que además de limpiar abre el poro de la losa y la prepara para absorber el producto impermeabilizante. La proporción de salfumant y agua depende de la suciedad del suelo. En principio, un vaso de salfuman por cubo de agua debería ser suficiente.

Fregamos bien el suelo con esta mezcla o con el decapante, prestando atención a los rincones para que no queden restos de polvo en ningún sitio. Una vez aplicado y el suelo limpio, es importante dejar secar al menos un día sin pisar para que quede perfectamente seco.

Hay que recordar que con el poro abierto, cualquier rastro de suciedad entrará directamente en la baldosa y si sellamos, la mancha quedará incrustada.

Una vez seco el suelo, ponemos en un cubo a partes iguales aceite de linaza y aguarrás (esencia de trementina pura, no sirve el “símil”) y con una esponja o la fregona procuramos impregnar muy bien todo el suelo, de modo que quede complemente empapado.

Producto disponible en Amazon.es

  • Precio: EUR 35,00
  • Precio: EUR 17,90

Cuando se absorba todo, damos una segunda capa. La idea es ir dando capas hasta que el suelo se sature y ya no absorba más. Cuando veamos que ya no puede más, dejamos reposar toda la noche y por la mañana con trapos vamos retirando todo el aceite sobrante.
Una vez retirado todo el excelente, dejamos secar bien sin pisarlo y a partir de ahí, ya el fregado es con detergente neutro, pero normal ya como cualquier suelo.

Y esto es todo por hoy. Espero que te sirva el truco para limpiar tu suelo de barro cocido. Si tienes también suelo de mármol, terrazo, granito… seguramente te interesará visitar la entrada donde explico cómo mantener brillante este tipo de suelos.

Y si lo que tienes son las juntas del suelo oscurecidas, te recomiendo visites la entrada donde explico cómo blanquearlas de forma muy fácil.

Antes de nada, conozcamos un poco mejor este tipo de pavimentos tan característicos de los países mediterráneos. El suelo de barro cocido manual o terracota es la denominación más comúnmente aplicada a gran variedad de baldosas con características muy diferentes cuyas caras y aristas tienen marcadas irregularidades que se dan por supuestas. En lo único en lo que coinciden todas las baldosas de barro es en la apariencia rústica y en la alta absorción de agua. Esta alta porosidad puede provocar problemas de rechazo de manchas, resistencia a productos de limpieza e impermeabilidad que nos impidan disfrutar plenamente de estos bellos solados. La disminución de la porosidad de las baldosas será por tanto nuestro principal objetivo, especialmente en aquellos que sean muy rústicos.

La porosidad de las baldosas puede verse afectada por tratamientos que se hayan aplicado anteriormente, pòr restos de suciedad o manchas por lo que es imprescindible limpiar los suelos de barro adecuadamente antes de abordar el proceso de protección. La limpieza implica una apertura de los poros y la eliminación de restos de sales, suciedad o protecciones anteriores que lo estuvieran saturando. De esta manera crearíamos las condiciones ideales en las baldosas para recibir los tratamientos de protección posteriormente. Veamos por tanto que tipos de tratamientos existen para disminuir la porosidad, los tipos de manchas que afectan a la misma y como limpiar estos pavimentos.

1) ¿Como disminuir la porosidad de las baldosas de barro?

Vamos a enumerar las opciones mas comúnmente aplicadas con sus pros y contras:

  1. Remedios caseros, pasados de boca en boca o simplemente leídos por Internet. En este grupo podemos encontrarnos desde aceites de motor (increíble pero cierto…) hasta aceites de linaza o ceras tradicionales. La ventaja única es que son baratos a corto plazo… ya que a largo dan innumerables problemas como:
    • Heterogeneidad estética del tono, lo cual se resuelve aplicando mas producto y mas producto…. hasta que el suelo está completamente oscurecido.
    • Difícil mantenimiento, ya que normalmente no vienen con instrucciones detalladas de lo que debemos y no debemos hacer mientras limpiamos…
    • Inexperiencia de los aplicadores, que en la mayoría de los casos somos nosotros mismos, lo que aumenta el riesgo de dificultades por desconocimiento (suelos ´humedos, manchas blanquecinas, etc..).
  2. Productos específicos, comercializados a través de almacenes de construcción o bricolaje. Existen marcas punteras como Monestir o Fila en el sector con productos eficaces. Entonces, ¿donde esta el problema?:
    • Experiencia y explicaciones limitadas, por parte de los vendedores, a la lectura de las instrucciones de los productos. Las mismas debemos complementarla con información de la propias marcas fabricantes si queremos tener un mínimo de éxito.
    • Nuestra inexperiencia, la cual dificultará la efectividad de la aplicación (que en la mayoría de los casos consta de 2-3 productos aplicados en varias fases). Además, traten de limpiar con cepillo de raíces y fregona una superficie mayor a 20 m2…
  3. Aplicadores profesionales y pseudo-profesionales como albañiles, pintores, pulimentadores, jardineros etc… Las empresas especializadas con amplia trayectoria en la limpieza y protección de suelos de barro aportan la solución mas eficiente y eficaz a largo plazo para sus pavimentos cerámicos. Los principales inconvenientes derivan de:
    • Factores económicos. Es «aparentemente» más barato hacerlo uno mismo comprando los productos en un almacén, o siguiendo remedios caseros, que contratar servicios profesionales. Procure entonces minimizar riesgos formándose e informándose bien.
    • Intrusismo de profesionales no especializados, sin experiencia suficiente para solventar con garantías problemáticas determinadas que presentan las baldosas de barro cocido.

Elija la opción que elija es fundamental detectar el tipo de problema que tiene su suelo de barro para orientarse hacia una solución exitosa. Por tanto, vamos a enumerar a continuación las problemáticas mas asiduas en este tipo de revestimientos.

2) Tipos de manchas más comunes

2.1) En pavimentos de nueva instalación o colocación

  • Restos de obra, como cemento, mortero, yeso y toda la suciedad procedente de la instalación.
  • Eflorescencias salinas que son las típicas manchas blancas de salitres. Normalmente se da en exteriores aunque pueden producirse en interiores originada por humedades.
  • Suciedades producidas por el polvo y la contaminación en materiales muy porosos situados principalmente en exteriores: porches, terrazas, patios, piscinas, etc.

2.2) En suelos de barro usados

  • Manchas domésticas como aceites, grasas o las procedentes de nuestras mascotas.
  • Tratamientos anteriores deteriorados:
    • ​Barnices que se empiezan a quebrar y desprender.
    • Aceite de linaza que oscurece en demasía o cuya superficie se esta volviendo pringosa y heterogénea en tonalidad.
    • Aceites de mora y con base de ceras.
    • Hidrofugantes al agua que no aportan pátina a la superficie ni disminuyen la rusticidad de la superficie.
  • Apariciones de moho y concentraciones de verdín.

Los pavimentos de barro suelen presentar varios de estos problemas a la vez lo que dificulta una solución exitosa si no se tiene experiencia. En este punto, recomendamos contactar y asesorarse sin compromiso con empresas especializadas o fabricantes de productos específicos.

3) Como limpiar profesionalmente suelos de barro

3.1) Consideraciones previas a la limpieza

Es muy importante a la hora de aplicar una limpieza correcta conocer si el suelo de barro a limpiar es de nueva colocación, es antiguo o ha sido tratado anteriormente. Dependiendo de esta información, y de los tipos de manchas, decidiremos si es necesaria la realización de una etapa previa a la de limpieza denominada decapación. Proceso necesario en el caso de que la superficie a trabajar presente un tratamiento anterior deteriorado, el cual es necesario erradicar para que los productos de protección sean absorbidos por las baldosas. Esta etapa se combina inmediatamente después con la de limpieza y es personalizada para cada tipo de suelo ya que depende de:

  • Clase y tipo de tratamiento anterior. Los barnices son mas problemáticos que los tratamientos con base de ceras o aceites por ejemplo.
  • Cantidad y densidad de capas aplicadas. No es lo mismo proteger con una capa de hidrofugante que aplicar dos manos densas de aceite de linaza finalizadas con una de barniz.
  • Compactación y dureza superficial de las baldosas de barro. Algunas superficies estan muy erosionadas por la humedad y no se puede ejercer todo el potencial de la maquinaria a pleno rendimiento. Hay que invertir mas tiempo para tratar al suelo con la mayor sutileza posible.

3.2) Procedimiento de limpieza de suelos de barro

Imaginemos que el pavimento presenta un tratamiento anterior deteriorado junto con eflorescencias salinas (salitres) consecuencia de humedades. Ante esta problemática frecuente actuaríamos de la siguiente manera: Una vez el suelo esta barrido y completamente seco aplicaríamos una cantidad determinada de producto antidecapante sobre la superficie de barro, dejándolo que surta efecto sobre el tratamiento deteriorado. La cantidad y tiempo de actuación dependerán de la densidad y tipo de tratamiento anteriormente aplicado.

Posteriormente, utilizaríamos máquinas rotativas para distribuir y aplicar otra combinación de productos conjuntamente con aspiradoras de líquidos (para evitar que el pavimento pueda absorber la suciedad emitida). La utilización de maquinaria es fundamental para que la fase de limpieza sea efectiva en superficies mayores a 15 m2. Para superficies inferiores a estas dimensiones los propietarios podrían realizarla, siguiendo las instrucciones de uso de los productos destinados para tal fin. Es decir, utilizando cepillos manualmente en vez de rotativas y fregonas en vez de aspiradoras.

Una vez obtenemos un suelo de barro completamente limpio debemos esperar hasta que esté completamente seco antes de aplicar un tratamiento de protección. El tiempo de secado varía según la estación en la que estemos pero por regla general esperamos entre 5 y 10 días. Durante el periodo de secado es recomendable no pisar el suelo. En caso de ser imprescindible, realizarlo sin calzado, con calcetines gruesos para evitar dejar potenciales huellas o colocando cartones ( nunca plásticos) que retiraremos cuando sea posible.

Una vez que hemos realizado una correcta limpieza del suelo de barro, nuestro pavimento está listo para poder efectuar una protección eficaz como veremos en el post titulado cómo proteger suelos de barro.

3.3) Características de los productos utilizados

3.3.1) Para eliminar tratamientos anteriores como barnices, aceites, ceras o hidrofugantes. Los productos a utilizar son decapantes de acción prolongada compuestos por una disolución acuosa a base de tensioactivos catiónicos, secuestrantes, humectantes y sales inorgánicas. Solo en el caso de barnices especialmente dificultosos utilizamos una solución a base de disolventes cuya aplicación comunicamos a nuestros clientes. Las características principales son:

  • No emiten vapores ni deja olores ya que no llevan disolventes (salvo en el caso de barnices).
  • No deterioran los pavimentos ni las juntas, solo son agresivos con las manchas y los tratamientos antiguos de aceite de linaza, mora, ceras y similares.
  • Son los únicos decapantes que eliminan los residuos de mortero tipo epoxi.
  • Actúan lentamente con un intervalo de acción que puede variar entre 5 minutos y varias horas.
  • Intervalo recomendable de temperatura para su uso: entre 5ºC y 35ºC.
  • Es necesaria la utilización del producto con gafas de protección para evitar salpicaduras y guantes.
  • Materiales especialmente sensibles a los detergentes alcalinos deben ser protegidos como maderas, pinturas o revestimientos plásticos.

3.3.1) Para restos de obra, juntas y eflorescencias salinas (salitres) en suelos de barro: limpiadores concentrados a base de complejos de tensioactivos, protectores de corrosión. Se utilizan diluidos en agua e inyectados con maquinaria rotativa y retirada rápida con aspiradoras de agua. Características:

  • No emiten vapores por lo que no afecta a accesorios de la casa sensibles a los vapores ácidos como grifería y picaportes.
  • No deterioran los pavimentos ni las juntas, solo son agresivos con los restos de obra (morteros y cementos en pavimentos de nueva colocación) y eflorescencias salinas (especialmente en exteriores).
  • Eliminan las manchas de óxido rápidamente.
  • Intervalo recomendable de temperatura para su uso: entre 5ºC y 35ºC.
  • Actúan rápidamente con un intervalo de acción que puede variar entre 5 – 30 segundos.
  • Es necesaria la utilización del producto con gafas de protección para evitar salpicaduras, guantes y ropa resistentes a los ácidos.
  • Hay que tener cuidado con materiales sensibles a los ácidos como los mármoles pulidos. Los mosaicos hidráulicos y derivados del cemento pueden verse afectados dependiendo de la proporción de producto diluido en agua para lo cual es necesario la supervisión de los profesionales.

3.3.2) Para concentraciones de moho y verdín: disolución acuosa a base de tensioactivos catiónicos, secuestrantes, humectantes y sales inorgánicas. Se utiliza maquinaria rotativa para complementar su eficacia química y aspiradoras de agua para retirar rápidamente la suciedad (para que no vuelva a ser absorbida por la alta porosidad de las baldosas de barro y algunos pavimentos de piedra).

  • No emite vapores ni deja olores.
  • No deteriora los pavimentos ni las juntas, solo es agresivo contra las apariciones de moho, musgo y concentraciones de verdín.
  • Acción fungicida y algicida proveiendo un efecto curativo y preventivo.
  • Actúa lentamente con un intervalo de acción que puede variar entre 5 minutos y varias horas.
  • Debe ser complementado con una limpieza contra eflorescencias salinas.
  • Intervalo recomendable de temperatura para su uso: entre 5ºC y 35ºC.
  • Es necesaria la utilización del producto con gafas de protección para evitar salpicaduras y guantes.
  • Materiales especialmente sensibles a los detergentes alcalinos deben ser protegidos como maderas, pinturas o revestimientos plásticos.

Cómo limpiar el suelo de Barro Cocido: tratamiento para suelos antiguos

En este artículo te contaremos cómo limpiar un suelo de barro cocido paso a paso.

El suelo de barro cocido es un material noble y cálido que antiguamente se utilizaba mucho en casas señoriales, masías y fincas rústicas. Hoy en día se ha vuelto a poner de moda. Por ello, muchos propietarios que adquieren casas con este tipo de suelo no se plantean eliminarlo ni por casualidad.

Lo que está claro es que el suelo de barro es bastante delicado y requiere de algunos cuidados especiales cada cierto tiempo. Por este motivo, si el suelo de barro no se ha tratado en los últimos años, su belleza se habrá visto menguada.

En estos casos, lo normal es encontrar suelos de barro con restos de ceras, aceites o barnices (productos que se usaban antiguamente para su protección y cuidado), que con el paso del tiempo se han pelado y ennegrecido, como se ve en la foto.

Cualquiera podría pensar que este suelo ya no tiene solución. Pero sí la tiene.

Sin más demora te mostramos el vídeo para que veas cómo limpiar el suelo de barro cocido, quitar todos los restos de cera y dejarlo como nuevo, y luego te listamos los productos que necesitarás y cómo aplicarlos paso a paso.

Productos para limpiar suelo de barro cocido

1. Quitamanchas, decapante desengrasante Sanigel

El primer producto que vas a necesitar para la limpieza de tu suelo de barro es Sanigel Quitamanchas Decapante Desengrasante.

Se trata de un limpiador muy potente capaz de decapar los tratamientos de ceras, barnices o aceites antiguos y eliminar todo tipo de manchas que tenga el suelo.

Para su aplicación debes diluir el producto con agua. Si el suelo es muy antiguo y tiene muchas manchas, diluye 1 parte de Sanigel por 3 de agua. En caso que solo sean manchas superficiales puedes reducir la concentración.

Lo extiendes de forma abundante sobre el suelo y lo dejas actuar durante más o menos una hora.

Después te tocará frotar el suelo de barro con un estropajo verde para desincrustar los restos de tratamiento antiguo y manchas. Cuantas más capas de tratamiento lleva encima más cuesta, así que tómatelo con calma y ves avanzando progresivamente. Recuerda ir aclarando con agua limpia para dejarlo limpio mientras continúas limpiado otras zonas.

El resultado es increíble. El suelo de barro cocido queda tan limpio como si lo hubieras instalado hoy mismo.

2. Quitacementos Antisalitre Sanet

Después de aplicar Sanigel, te recomendamos fregar el suelo con el Quitacementos Antisalitre Sanet diluido (una parte de Sanet por 20 de agua). Eso evitará que aparezcan manchas blancas, bastante frecuentes en este tipo de suelos cuando están desprotegidos, como ocurre después de haber realizado la limpieza del suelo de barro cocido.

Hecho esto, deja secar el suelo completamente, entre 5 y 7 días.

3. Protector Antimancha para suelo de barro cocido

Ahora que ya tienes limpio el suelo de barro cocido, es necesario que le des un tratamiento protector para que dure perfecto muchos años.

En el vídeo eligen el Protector Antimancha Remember Efecto Mojado como tratamiento base. Es muy buena elección si deseas realzar ligeramente la tonalidad del suelo de barro y darle un brillo sutil.

Pero si en tu caso prefieres mantener la tonalidad natural de tu suelo de barro sin añadir ningún brillo ni realzar su color, entonces puedes elegir el Protector Antimanchas Cottobello Acabado Natural.

En ambos casos el objetivo es idéntico: proteger el suelo contra la suciedad, la humedad y el desgaste. Los dos se aplican igual: con una brocha Paletina Spalter, sin diluir, aplicando de forma uniforme una mano sobre casa baldosa.

Hecho esto, se debe esperar a que quede totalmente seco: unas 24 horas.

4. Lustre, brillo y protección Lucer

El último producto que recomendamos utilizar es un producto de terminación, que ofrece un acabado perfecto, máxima protección y un efecto elegante, suave y fácil de limpiar.

En el vídeo se ha utilizado Lucer, que le da un efecto brillo muy bonito. Pero si prefieres que no tenga brillo puedes elegir Lucer Mate. Y si te gustaría darle un toque envejecido pero cuidado, y quieres aportar un tono ligeramente más oscuro, entonces la mejor elección es Lucer Cuero.

Las tres fórmulas se aplican igual que el producto anterior: sin diluir, con brocha ancha y dando una mano uniforme sobre las baldosas.

Lucer facilita mucho la limpieza cotidiana del suelo de barro cocido, le deja un tacto muy sedoso y evita la acumulación de suciedad. Además tiene efecto antihuellas.

Cómo limpiar el suelo de barro cocido después del tratamiento realizado

Tras aplicar estos productos, la limpieza diaria del suelo de barro se vuelve mucho más fácil. El suelo no absorbe ninguna mancha y pasando una fregona queda impecable semana tras semana.

Ahora bien, no puedes utilizar cualquier producto limpiador. Algunos podrían estropear los tratamientos realizados. Evita especialmente la lejía, el amoníaco y en general, cualquier detergente fuerte.

Cómo limpiar suelos de barro cocido

05 de noviembre de 2014

Por su versatilidad y por el toque rústico que aportan, las baldosas basadas en barro cocido son muy comunes en terrazas, balcones, patios, piscinas, chalets… su mantenimiento es sencillo pero existen algunos trucos para saber cómo limpiar suelos de barro cocido.

Vinagre o aceites vegetales: mezclados con agua, resultan una opción eficaz para acabar con aquellas manchas complicadas que estropean la visión de nuestro suelo. Si el olor que deja el vinagre por ejemplo, resulta muy desagradable, siempre hay otras opciones, como su sustitución por lejía.

La lejía es un producto muy fuerte con el que se debe tener cuidado, pero los suelos basados en barro cocido pueden tolerarlo, siempre que esté mezclado como mínimo a partes iguales con agua y se friegue bien, es decir, se eviten la formación de charcos o dejarlo demasiado empapado.

Por supuesto, existe una amplia variedad de productos específicos para los suelos de barro cocido. Es la opción más conveniente.

No obstante, ante problemas de limpieza con suelos de barro cocido, conviene recurrir a profesionales. Si necesitas ayuda, recuerda que en Brillocor estamos especializado en este tipo de servicios.

Cómo limpiar y mantener los suelos de terracota o barro cocido

Los suelos de terracota o barro cocido son muy habituales en todo tipo de construcciones; sobre todo en viviendas de estilo rústico o provenzal. La terracota es un material compuesto por diferentes tipos de arcilla; la cual se moldea y se cuece a baja temperatura hasta obtener losas planas de superficie normalmente irregular; lo que lo convierte en un suelo ideal para construcciones de estilo rural. De hecho, el barro cocido para suelos es muy práctico, ya que es un material versátil, muy resistente y de fácil mantenimiento.

Eso si; la terracota o barro cocido son materiales muy porosos; tienden a absorver el agua y cualquier líquido que se acumule sobre ellos si no se retira de inmediato; esto hace que tenga cierta tendencia a la aparicion de manchas. No obstante, existen tratamientos relativamente sencillos de realizar que devuelven el aspecto original al material y le devuelven ese aspecto satinado tan tradicional. Esto ha convertido a este material en una opción muy demandada para exteriores; ya que resiste muy bien las inclemencias climatológicas y resulta fácil de reparar y limpiar.

Métodos para limpiar suelos de barro cocido

Existen varios métodos para limpiar suelos de terracota; cada uno de ellos pensado para tratar el suelo en una limpieza estandar, tratamiento de manchas, impermeabilizacion, etc.

Limpieza de suelos de barro después de una obra

Habitualmente se aplica a estos suelos un tratamiento y limpieza después de obra para eliminar el exceso de polvo, los restos de mortero de las juntas, y en general tratar cualquier tipo de imperfección para darle a la terracota ese aspecto satinado tan característico.

Para eliminar los restos de mortero y otros materiales que quedan en el suelo despues de una obra es habitual tratarlo con máquinas rotativas equipadas con cepillos metálicos. Esto erosiona cualquier resto y pule la primera capa del suelo; eliminando manchas superficiales y arañazos que se hayan podido producir durante la obra o reforma.

A continuación se realiza un aspirado en profundidad para eliminar el polvo completamente; para después aplicar un tratamiento a base de aceites vegetales; normalmente aceite de linaza, para sellar los poros y darle un aspecto uniforme y cierto brillo.

Limpieza estándar de suelos de terracota

Para una limpieza habitual de un suelo de barro cocido tan solo hay que aspirarlo bien y luego fregarlo con agua caliente y lejia. Esto abre los poros del material y ayuda a eliminar cualquier mancha que haya podido dejar marca en el suelo. Si quieres conseguir un resultado óptimo; es recomendable dejar secar el suelo un mínimo de doce horas; sin embargo no es estrictamente necesario.

Si el suelo de terracota está situado en el exterior es normal que aparezcan marcas de cal, o incluso verdín, moho o musgo en zonas humedas y sombrias. Para las manchas de cal podemos aplicar un producto específico antical diluido en agua caliente. Para el moho y el musgo bastará con agua y lejia; si hay alguna zona especialmente afectada podemos frotar con un cepillo de cerdas metalicas y a continuacion aclarar con abundante agua. Una buena alternativa para suelos de terracota en exterior es utilizar una pistola de agua a presión sobre las zonas manchadas; pero es necesario regular la presión del agua para evitar el deterioro de las losas y las juntas.

Limpiar suelos de terracota antiguos

Los suelos de barro cocido llevan utilizandose desde la antigüedad; y de hecho es habitual encontrarlos en viviendas antiguas formados por capas de losas entrelazadas a modo de ladrillos o en espiga. Hoy en dia es normal tratar de salvar este tipo de suelos por su valor ornamental; y de hecho con un tratamiento específico pueden recuperarse y recobrar su aspecto original.

Para restaurar un suelo de barro cocido antiguo tan solo hay que aplicar un producto decapante y agua caliente. El agua abre los poros del material y el decapante se encarga de devastar las manchas de grasa, cal y cualquier sustancia que haya penetrado en el suelo. Si es necesario puede tratarse todo el suelo con una rotativa de cerdas metálicas para erosionar la primera capa y eliminar las marcas y arañazos que haya sufrido el suelo por el paso del tiempo.

Mantenimiento periódico de suelos de terracota o barro cocido

Cada cierto tiempo los suelos de barro o terracota pierden su acabado satinado característico y poco a poco es habitual encontrarnos con manchas de grasa, marcas de agua, juntas ennegrecidas, etc. Para recuperar su aspecto habitual es necesario realizar un aspirado y fregado con agua caliente previamente a una limpieza en profundidad con un cepillo y un detergente neutro. En estas ocasiones es necesario dejar secar completamente el suelo durante unas 24 horas en estancias bien ventiladas.

Este procedimiento devuelve al suelo su aspecto inicial; pero para evitar que vuelva a deteriorarse o mancharse en poco tiempo es necesario aplicar una capa de aceite de linaza; u otros aceites vegetales, para sellar el poro del material y dar al suelo una coloracion uniforme y un acabado perfecto.

Para recuperar el aspecto de las juntas de mortero podemos frotar insistentemente con un cepillo hasta dejarlas uniformes o aplicar un tratamiento específico para juntas de mortero. Lo bueno de los productos especiales es que recuperamos completamente el aspecto inicial de las juntas; incluso puede aplicarse un tratamiento que las tinte e impermeabilice para aportar mayor resistencia al suelo.

Si necesitas que una empresa de limpieza se encargue del estado o restauracion de tu suelo; puedes contar con Geindepo. Disponemos de la experiencia, los profesionales y las herramientas necesarias para tratar cualquier tipo de superficie y devolverle su aspecto original. Tambien podemos prestarte nuestra experiencia y asesoramiento para cualquier tipo de trabajo de limpieza que tengas que realizar.

Si necesitas conocer acerca del mantenimiento de otro tipos de suelo también puedes visitar los siguientes enlaces:

  • Mantenimiento de suelos de mármol.
  • Limpieza de suelos de tarima flotante.
  • Métodos para limpieza de suelos.
  • Limpieza y mantenimiento de suelos de vinilo.

Productos

Cada día salen nuevos productos para la limpieza y tratamiento de los suelos de barro, pero no todos dan los resultados que las etiquetas nos indican o que nos recomiendan los fabricantes; es más, el 80% no cumplen las expectativas o incluso resultan un verdadero problema para nuestro suelo.

En nuestro banco de pruebas llevamos más de 10 años haciendo ensayos con todos los productos que van saliendo al mercado para los suelos de barro, sometiéndolos a duras condiciones, (agua, manchas, abrasión, etc.) , la mayoría no pasan las pruebas, y muchos de ellos incluso empeoran el barro.

Hemos puesto este artículo porque son muchas las personas que quedan descontentas con los suelos de barro debido a que lo ven difíciles o complicados de mantener debido a éste tipo de productos ofrecidos por fabricantes o comerciantes sin escrúpulos. Sólo queremos aclarar que un suelo de barro manual bien tratado es de los mejores pavimentos que podemos poner para nuestra casa; es antideslizante, cálido en invierno y fresco en verano, mucho más resistente que cualquier gres (iglesias, catedrales, paradores, etc. Llevan cientos de años con suelos de barro y ahí están todavía, por algo será), crea un ambiente mucho más acogedor que cualquier otro tipo de pavimento en nuestra vivienda, bien tratado es muy fácil de mantener, deja respirar al suelo por capilaridad, por lo que no condensa humedades.

La belleza artesanal de los suelos de barro cocido

Fuente: Todo Barro

Los suelos de barro cocido son un clásico en la decoración de estilo rústico. No hay casa de pueblo que se precie que no tenga un buen suelo de barro en la planta baja (para la planta superior el material estrella ha sido siempre la madera). Lo cierto es que los colores terrosos, su textura natural y heterogénea y sus acabados sencillos convierten este material en un clásico de los pavimentos rústicos.

Una de las características de este material es su aspecto heterogéneo, que es fruto de la artesanía que define todo el proceso de fabricación.

Suelos de barro cocido: un material artesanal

– patrocinador –

Fuente: Decorativa

Aunque el proceso de fabricación de las baldosas de barro cocido viene de antiguo, todavía existen empresas que se dedican a manufacturar este tipo de productos. Existen varias formas de hacerlo, pero en líneas generales el proceso consiste en poner la arcilla en moldes previamente fabricados con la forma de la baldosa y cocerla en unos hornos especiales.

Este tipo de fabricación totalmente manual es la que confiere a las baldosas de barro cocido su característico aspecto rústico y su textura irregular. Cuando alguna parte del proceso se mecaniza, o en aquellos procesos productivos más industrializados, el resultado son baldosas de barro de aspecto y textura más homogéneos.

En cualquier caso, no son pocos los que lo eligen para combinarlo con otros materiales más contemporáneos, como el acero inoxidable o el vidrio. El contraste entre colores y superficies tan diferentes logra un gran efecto decorativo en las casas rústicas.

Todo un mundo de colores para elegir

Fuente: Cerámicas Claur

El color del barro cocido es uno de los elementos que le confieren un carácter especial. La variedad de matices es tan grande, que podemos encontrar tonalidades para todos los gustos y necesidades.

Según el tipo de arcilla que se emplee en la fabricación de las baldosas, su color será uno u otro. Puede ser más rojizo, más dorado o pajizo, más marrón, más claro o más oscuro, etc. Las empresas especializadas utilizan arcillas de distintas procedencias que mezclan en el proceso de fabricación para conseguir diferentes colores.

El mantenimiento de los suelos de barro cocido

Fuente: Todo Barro

Lo primero que tenemos que tener muy claro es que el barro cocido es un material poroso y, por lo tanto, puede absorber fácilmente el agua y la suciedad. Por eso, antes de comenzar a usarlo es necesario aplicar a las baldosas un tratamiento específico que lo impermeabilice.

Este proceso se puede realizar en fábrica antes de la instalación, o también después de colocadas las baldosas en el pavimento. Después de aplicado el tratamiento, los suelos de barro soportan mucho mejor todo tipo de manchas, resisten sin problemas la limpieza con ciertos productos que antes del tratamiento podrían dañarlos, y se vuelven totalmente impermeables.

Además, esta capa protectora que se aplica en los suelos de barro artesanales intensifica el color del material y le aporta un ligero brillo que lo hace muy atractivo.

Fuente: Todo Barro

Una vez tratado el pavimento con este tratamiento que lo impermeabiliza y lo protege, el suelo de barro cocido puede limpiarse y mantenerse de forma normal, con agua y un jabón neutro. Es mejor no utilizar limpiadores agresivos que puedan arruinar su capa protectora.

Para prevenir las posibles manchas blanquecinas que la cal del agua puede provocar en estos suelos, conviene limpiarlo de vez en cuando con una mezcla de agua y vinagre. Si vives en una zona en la que el agua es muy dura y tiene mucha cal, hazlo más a menudo.

Diferentes formatos para todos los gustos

Fuente: Todo Barro

Uno de los rasgos que definen los suelos de barro cocido es la gran variedad de la que hacen gala. No solo hay cientos de colores y tonalidades, como ya hemos mencionado antes, sino que existen baldosas con un sinfín de formatos y tamaños. Elegir unas u otras cambia por completo la apariencia del suelo.

Fuente: Decorativa

Partiendo de las baldosas cuadradas, que son las más sencillas, podemos encontrar piezas rectangulares de diferentes tamaños, para colocar de mil maneras distintas: formando cuadrados con las baldosas, en forma de espiga, componiendo rectángulos perimetrales alrededor de la habitación, etc.

Después encontramos un montón de formatos especiales, desde baldosas con forma hexagonal, hasta pequeñas piezas con forma de estrella que se combinan con otras formas para crear suelos espectaculares.

En los últimos años es bastante frecuente ver cómo el barro cocido se combina con otros materiales distintos como, por ejemplo, la madera rústica. Un aspecto más moderno e industrial se logra compaginando las baldosas de barro con cemento pulido. Esta puede ser una de las premisas de un estilo decorativo basado en el rústico más contemporáneo.

¿Y a ti? ¿Te gustan los suelos de barro cocido? ¿Los pondrías en tu casa?

– patrocinador –

Tipos de baldosas de barro cocido artesanales en Antonio Aleman

En Cerámicas Antonio Alemán llevamos más de 60 años siendo artesanos. Nuestras baldosas de barro cocido están realizadas con nuestras propias manos, siguiendo la metodología que ya usaban nuestros padres y abuelos. Nuestra experiencia nos permite seleccionar las mejores arcillas de nuestra tierra e iniciar el proceso de elaboración del barro del que después saldrán nuestras piezas.

El proceso de elaboración conlleva mucha dedicación y cuidado. Cumplimos con los tiempos de espera y el reposo de la arcilla y del barro para lograr que esté en su punto óptimo para empezar el moldeamiento. Solo así se consiguen materiales de gran calidad, que garantizan la dureza y durabilidad en cualquier hábitat. Nuestras baldosas, nuestros azulejos y nuestro ladrillo rústico tienen unas propiedades idóneas para aguantar perfectamente ante cualquier adversidad climatológica. Los materiales que usamos y que tratamos llevan un cuidado extremo que les garantiza la durabilidad tanto en exterior como en interior, son capaces de aguantar temperaturas extremas.

Las baldosas de barro cocido que fabricamos han sido empleadas en las reformas y restauraciones de monumentos, así como en múltiples obras y terrazas de cualquier tipo. Si estás pensando en recrear un ambiente natural, mediterráneo, rústico y artesano, las baldosas de barro que tenemos son la respuesta. Puedes elegir entre las diferentes formas que te proponemos en esta selección:

  • Cuadradas
  • rectangulares
  • exagonales
  • octogonales
  • suelos de terracotta
  • baldosas envejecidas.

En Cerámicas Antonio Alemán podemos adaptarnos a cualquier petición. Disponemos de diferentes grosores, medidas y colores, para que el resultado sea único, original y totalmente personal. Pregúntanos y estaremos dispuestos a asesorarte.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *