0

Madre enamorada de su hijo

El complejo de Edipo, presentado y teorizado por el psiocoanalista Sigmund Freud, se basa en el relato de Sófocles llamado Edipo Rey. Sófocles cuenta la historia de Edipo que, no sabiendo quiénes eran sus progenitores, mató al monarca Layo y se casó con Yocarta. Casualidades de la vida, el primero resultaría ser su padre y la segunda, su madre. Así, Freud utiliza a Edipo para designar la fase del desarrollo psicoemocional del niño en el que éste siente rechazo hacia su padre y apego a la madre. Del mismo modo, Carl G. Jung establecería un complejo análogo pero aplicado a las mujeres: el Complejo de Electra. Utilizando los mismos relatos míticos en los que se inspiró Freud, Jung apela a Electra, hija de Agamenón y Clitemnestra, cuyo padre sería asesinado por Egisto, el amante de su madre. Ante el profundo amor que Electra sentía por su padre, convencería a su hermano Orestes para que lo vengase matando a Egisto y a la propia Climnestra.

En el caso de Electra se ha producido una situación de incesto evidente y, lo que es más importante, consciente. Pero ¿qué pasa con Edipo? Al pobre se le ha estigmatizado y ni tan siquiera sabía lo que estaba haciendo. Es por ello que, al enterarse, se arrancaría los ojos para no ver la aberración que acababa de perpetuar. Aunque cometiera incesto, Edipo no quería hacerlo. Eso es lo que parecieron haber pensado los psiquiatras belgas Sollier y Courbon, que encontraron inexacta la denominación de Freud. Para ellos, el mejor estandarte del amor entre un hijo y su madre no sería otro que el mito de Agripina, la emperatriz romana que sedujo a su propio hijo: Nerón.

Cuentan las leyendas que se conservan sobre esta desconocida mujer que fue una de las más bellas emperatrices, con un carácter implacable y ambicioso, cruel en ocasiones. El año 28 d.C. se casaría en primeras nupcias con Cneo Domicio Ahenobarbo, de cuya unión nacería una de las figuras más inquietantes de la historia clásica, el emperador Nerón. Las fastuosas y orgiásticas celebraciones de Nerón han llegado hasta nuestros tiempos como un ejemplo de la decadencia, los excesos y la locura del Imperio Romano. No en vano se dice que Ahenobardo era un hombre violento y brutal, y que Agripina llegaría a afirmar que de su unión solo podría nacer un monstruo. La emperatriz era hermana del sanguinario Calígula, con el cual mantenía relaciones sexuales. Según se cuenta, también se prostituía para él en los círculos de la corte imperial.
Cuando Nerón llegó al trono con 16 años, Agripina trató de controlarlo para poder gobernar a través de él. La relación entre madre e hijo, además de ser incestuosa, sería complicada. Tras muchos tiras y aflojas para hacerse con el control del Imperio, Nerón mandaría a tres verdugos con tal de acabar con la vida de su madre. Ella misma pediría que le traspasasen el abdomen con una espada, pues ahí fue donde se gestó el hijo que la estaba matando. Cuentan que la imagen de Agripina perseguiría a Nerón hasta su muerte, volviéndolo loco y causándole una gran agonía.

Muerte, violencia, incesto, traiciones, sexo, poder… A veces, como vemos, una leyenda romana supera a cualquier telenovela moderna.

Hijos adultos de madres controladoras: efectos de un vínculo tóxico

El amor de una madre no siempre es incondicional. A veces lleva implícita una cuota de sufrimiento, un sinfín de condiciones y condicionantes que marcan y dejan huella. Un ejemplo de ello son sin duda los hijos adultos de madres controladoras, personas que a pesar de haber alcanzado la madurez arrastran con el peso de ese vínculo dañino y complejo.

¿Qué hay de los hijos? ¿Qué ocurre con los hombres?Esta es una de las frases más recurrentes cada vez que aparece un artículo sobre las madres narcisistas, manipuladoras o distantes. Es como si de algún modo, el peso de nuestra cultura siguiera colocando la mirada entre las relaciones madre-hija, dejando en la más absoluta miopía ese vínculo a menudo doloroso que puede establecerse entre un hijo y su madre.

Quizá, la sombra de teorías, como la Freud con el complejo de Edipo, ha contribuido a ello, prefiriendo poner el foco en el lazo padre e hijo, dejando para el mundo del cine esa visión más patológica entre el hombre y su madre. No tenemos más que dar un repaso a muchas de las películas de Alfred Hitchcock para hacernos una idea de cómo se ha tratado la idea de la influencia que puede tener una madre controladora en la vida de un hijo.

Por tanto, necesitamos trabajos más profundos que nos aporten una descripción más realista de estas situaciones que son tapadas por nuestra sociedad. Hablamos de un problema que es difícil de reconocer para el afectado. De algún modo,la «camisa de fuerza» asociada al género sigue ahí, el código de la masculinidad implícita sume con frecuencia a los hombres en situaciones donde difícilmente van a dar el paso para pedir ayuda.

La relación de un hombre con su madre es importante para construir su identidad y el modo en que interacciona con los demás. Por tanto, la sombra de una madre controladora puede tener serias implicaciones a la hora de alcanzar su independencia y felicidad.

Hijos adultos de madres controladoras: ¿cómo repercute en sus vidas este vínculo?

A menudo, los hijos adultos de madres controladoras viven en una esfera de silencio y continuas contradicciones. Esto se debe, ante todo, a lo antes señalado: al peso de nuestra cultura y a ese código del niño por el que está obligado a silenciar sus emociones para parecer fuerte… para no ser niña.

A disimular lo que duele y a reaccionar del único modo que se les permite, con ira. Así, en un mundo donde se sigue emparejando al hombre con el ideal de la libertad o la independencia, no es sencillo aceptar que sobre él recae el peso de una madre controladora, narcisista y manipuladora.

Podríamos decir aquí que estos hijos adultos de madres controladoras comparten con las hijas las mismas heridas.Al fin y al cabo, ser criado y convivir con una persona emocionalmente no disponible y con el clásico «resplandor» del egoísmo, la queja y la necesidad de control, suele dejar de media las mismas secuelas.

Sin embargo, cabe decir que no siempre es así. Siempre hay diferencias interindividuales, queda claro, esas que tienen más que ver con la propia personalidad que con el género. No obstante, hay un patrón que puede identificar las secuelas que quedan en el hombre adulto y no siempre en la mujer adulta.Serían las siguientes.

El uso recurrente de la mentira y la negación

El hijo que ha crecido bajo la influencia de una madre controladora no ha tenido tiempo para construir una identidad propia, auténtica y fuerte. De este modo, un mecanismo de supervivencia muy recurrente de estos hombres es el uso de la mentira. Al principio lo hará para no decepcionar a su madre, para evitar la culpa, pero al hacer uso de este recurso desde niño lo irá aplicando en cualquier ámbito llegada la edad adulta.

La mentira le sirve para protegerse, para esconder sus emociones, para contentar a su madre y para poder sobrevivir a duras penas en cualquier contexto.

Marcada contención emocional

Los hijos adultos de madres controladoras viven muchas veces anulados emocionalmente por ese influjo. Al suprimir casi desde el inicio esa energía emocional del niño para colocar la de ella misma como prioridad, ese hijo entiende desde bien temprano que mostrar sentimientos no solo es vergonzoso sino peligroso.

De este modo, el hombre adulto que vive aún bajo la influencia de esa madre controladora seguirá mostrando una marcada contención emocional, la misma que en muchos casos puede derivar en distintos trastornos psicológicos.

Hostilidad

Una madre controladora genera siempre un apego inseguro. Un vínculo donde el niño no ha sido validado emocionalmente, y donde muy a menudo puede evidenciar comportamientos agresivos u hostiles. Esta es una característica que suele marcar una clara diferencia (por término medio) entre las hijas de madres controladoras.

De este modo, el hombre que ha crecido con esta dinámica puede mostrar reacciones sobredimensionadas a ciertas situaciones, ahí donde perder el control y reaccionar con ira. Su habilidad para manejar las emociones suele ser nula o muy deficiente.

Relaciones frustradas y autoboicoteo

Las madres controladoras consideran que sus hijos son de su propiedad personal. Ese vínculo tóxico tiene graves implicaciones en el desarrollo afectivo del niño, en su maduración psicológica, en su independencia, en su capacidad para tomar decisiones… Y una consecuencia evidente es la clara dificultad para establecer una intimidad y una conexión emocional auténtica con alguna pareja afectiva.

Así, es común que esa madre no dude en desplegar las más complejas artimañas para frustrar cualquier intento del hijo varón por disponer de su propio espacio, por edificar una vida independiente y feliz con otra persona. Son engendradoras de neurosis, de ahí que siempre surjan dudas en la mente del varón adulto, y que el boicoteo de uno mismo sea casi constante hasta el punto de frustrar cualquier relación.

Para concluir, es importante destacar un aspecto evidente. Los hombres son menos propensos a buscar ayuda y, por lo tanto, a acudir a terapia. A pesar de que en su interior carguen con un buen saco de sufrimiento, su capacidad de negación es inmensa. Así, los hijos adultos de madres controladoras son un grupo poblacional que demanda de una ayuda específica y nuestra responsabilidad como sociedad es facilitársela.

Diccionario de Complejos

Diccionario de términos de psicología relacionados con los complejos. © Henzo Lafuente.


Diccionario de Complejos by Henzo Lafuente is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.

La palabra «Complejo», creada por Carl G.Jung y popularizada por la discusión del psicoanálisis freudiano, constituye moneda corriente en el tráfico del idioma.

Sin embargo, junto a los de conocimiento más difundido, existen otros que poseen la particularidad de llevar el nombre de personajes históricos, figuras mitológicas o protagonistas de obras literarias o bíblicas (Münchhausen, Cenicienta, Agripina, Edipo, Bovary, Caín, etc.)

Este diccionario selecciona algunos de ellos en atención a la referencia histórica o cultural que les dio origen y entrega, en cada caso, su definición o descripción clínica.

Las imágenes son referenciales.

Complejo de Agar y Sara

Tendencia masculina o a veces inconsciente a clasificar a las mujeres en dos grupos: las buenas, puras e intocables a semejanza de la madre; y a las malas, aptas para la satisfacción sexual, pero indignas de amor. El hecho fue anotado por Freud y bautizado por la pscicoanalista francesa Maryse Choisy, aludiendo a un episodio bíblico: Sara, mujer de Abrahám, creyó que no podía tener hijos y autorizó a su esposo para que cohabitara con su esclava egipcia Agar, de la que tuvo un hijo llamado Ismael. Pero como más tarde Sara tuvo un hijo, Isaac, el patriarca expulsó de su casa a Agar el Ismael.

Top

Complejo de Agripina

Tiene el mismo significado que el complejo de Edipo, descrito por Freud. Sin embargo los psiquiatras belgas Sollier y Courbon reprocharon la denominación freudiana ya que el Edipo de la leyenda griega no sabía que cometía un incesto, pues desconocía el hecho de que su esposa, Yocasta, era en realidad su madre. Consideran más adecuado el término Complejo de Agripina, en razón de que la emperatriz romana de ese nombre trató de seducir a su hijo Nerón.

Top

Complejo de Alejandro

Resentimiento del hijo contra el padre. Se cuenta que Alejandro Magno, al enterarse de los triunfos bélicos de su padre Filipo de Macedonia, exclamó con ira y desaliento: «Mi padre no me deja ya nada por conquistar». En este caso los psicoanalistas hablan de una «ofensa narcisista del yo». Federico el Grande sufría de este complejo y su biografía se corta en dos mitades: neurótica, mientras vivía su progenitor, y normalidad cuando ciñó la corona.

Top

Complejo de Antígona

Fijación excesiva en la figura de la madre e incapacidad para aceptar las leyes de la vida y del amor. Según la mitología y la caracterización dramática de Sófocles, Antígona consagró su vida al cuidad de Yocasta y Edipo: sus padres.

Top

Complejo de Aquiles

Tendencia a ocultar la propia debilidad, la impotencia o la homosexualidad bajo la apariencia de invulnerabilidad o heroísmo. Aquiles, héroe del poema homérico «La Ilíada», fue sumergido por su madre en la laguna Estigia para lograr que su cuerpo quedara inmune a las heridas; sin embargo, el talón, por donde lo sujetaba su madre, no logró ser bañado por el agua mágica y permaneció vulnerable. El término fue utilizado por priimera vez por el escritor francés Pierre Audiat.

Top

Complejo de Aristóteles

Rebelión del hijo contra el padre, del discípulo contra el maestro. El nombre alude a la oposición que tuvo Aristóteles hacia su maestro Platón. El discípulo trata de destruir la obra de su iniciador para imponer la suya, nueva y propia. Alfred Adler modificó las doctrinas psicoanalíticas de su maestro Freud para imponer sus propias teorías. Reza un adagio antiguo:»El iniciado mata siempre a su iniciador».

Top

Complejo de Bovary

Llamado más corrientemente «bovarismo», deriva de la famosa novela de Gustave Flaubert «Madame Bovary». En términos psicopatológicos, el bovarismo consiste en una alteración del sentido de la realidad, de raíz esquizoide, por la que una persona se considera otra de la que realmente es. Introdujo el término el psicólogo francés Jules de Gaultier, antes del advenimiento de Freud y del psicoanálisis.

Complejo de Brummel

Excesiva elegancia en el vestir que compensa, en el fondo, un fuerte sentimiento de inferioridad. El nombre recuerda a Jorge Brummer ( 1778-1840 ), dandy famoso de la Corte de Inglaterra, que actuó como un verdadero dictador de la moda de su tiempo.

Top

Complejo de Brunilda

Tendencia de las jóvenes a querer ver en su novio un superhombre o un héroe, sobrevaloración que después del matrimonio se cambia en una desvalorización absoluta. En el caso, el hombre sigue siendo el mismo, cambia sólo la actitud de la mujer. En la leyenda germánica la walkiria Brunilda sólo se muestra dispuesta a casarse con un varón capaz de vencerla en toda clase de ejercicios físicos. Mediante un engaño Sigfrido logra vencerla y conquistarla. Brunilda descubre el engaño y exige la muerte del ofensor.

Top

Complejo de Caín

La figura bíblica de Caín se invoca para caracterizar la peculiar psicología del primogénito, celoso del hijo segundo a quien considera como un «intruso» y un rival. Al de Caín se opone el complejo de Abel. El psicólogo francés Charles Badouin, el primero en usar el término escribe: «El niño al que le cabe en suerte un hermanito o una hermanita, reacciona primero, muy generalmente, con unos celos desmedidos y de carácter completamente animal, que subsisten luego, latentes y más o menos bien reprimidos. La hostilidad del menor frente al mayor aparece como una réplica natural a dicha hostilidad». Según Freud, la rivaidad existente entre los hermanos sería la base de la justicia. «El instinto gregario se va formando sólo paulatinamente en la nursery como efecto de las relaciones entre hijos y padres y como reacción al sentimiento de celos con que el hijo mayor empieza por acoger la intrusión del hijo menor. El primero descartaría de muy buena gana a éste último, para separarle de los padres y despojarle de todos sus derechos; pero en presencia del amor igual que los padres manifiestan hacia todos sus hijos, y ante la imposibilidad de mantener a la larga dicha actitud hostil, sin perjuicio para aquellos mismos que empezaron por adoptarla, acaba por operarse una idetificación entre todos los hijos, y se constituye un sentimiento de comunidad que sufrirá en la escuela su desarrollo ulterior. La primera exigencia que nace de esta reacción, es la de justicia, de trato igual para todos».(Ensayos de Psicoanálisis).

Top

Complejo de la Cenicienta

Compensación elaborada por el niño más pequeño o poco querido de la familia. Tema folklórico de muchos cuentos. El hijo menos querido será el que más tarde salvará gracias a su talento, a toda la familia que se encuentra en una situación dramática; colocado en una situación desmedrada, de víctima, el mundo reconocerá sus méritos.

Top

Complejo de Creso

El nombre del último rey de Lidia (560-546 A.C.), el de las más fabulosas riquezas que recuerde la Historia, designa al complejo que se manifiesta por la búsqueda patológica de superioridad por medio del derroche del dinero, el mecenazgo y las propinas principescas.

Top

Complejo de Dafne

Miedo de las jóvenes ante la sexualidad. Se le llama también «angustia de penetración». La ninfa Dafne, en la mitología griega, era perseguida por Apolo. En el momento en que el enamorado dios estab a punto de alcanzarla, la ninfa se transformó en laurel.

Top

Complejo de Edipo

Amor patológico del hijo por la madre. Según Freud, todo niño subconscientemente desea a su madre y odia a su padre. «El pequeño se da cuenta – escribe el psicoanalista – de que el padre le cierra el camino conducente hacia la madre; su identificación con el padre toma un matiz de hostilidad, debido a este mismo hecho, y acaba por confundirse con el deseo de sustituir al padre junto a la madre».

Top

Esta situación surge entre el tercer y quinto año de la vida, y se resuelve en el sexto. Muchos no logran superar este conflicto psicoemotivo y canalizarlo en un amor normal. La no superación significa una grave perturbación evolutiva a una neurosis. El de edipo fue el primer complejo descubierto y descrito por Freud.

El nombre proviene de la mitología griega y la historia fue recreada por Sófocles en una tragedia.

Top

Complejo de Electra

Término propuesto por Jung para designar la contrapartida del Complejo de Edipo.

Fijación afectiva de la niña en la figura del padre. Según la leyenda griega, Electra, hija de Agamenón y Clitemnestra, vengó a su padre quien fuera asesinado por Egisto, amante de Clitemnestra.

Azuzó a su hermano Orestes para que diera muerte a su madre y a Egisto, asesinos del padre de ambos.

Top

Complejo de Empédocles

El nombre corresponde a un filósofo griego del siglo V que se precipitó al cráter del volcán Etna para hacerse famoso por su suicidio. El complejo designa la compulsión al suicidio por realzar el propio equilibrio autoestimativo quebrantado apreciendo como un «héroe» ante sí y los demás.

Top

Complejo de Eróstrato

Según la leyenda, Eróstrato incendió el templo de Diana, en Éfeso, para pasar a la posteridad, ya que no tenía ningún mérito para conseguir fama. Forma peculiar el complejo de inferioridad de gran incidencia criminógena. No importan los medios con tal de distinguirse, sobresalir, que se hable de uno. Declaración frecuente en los cuarteles de policía :»Lo hice porque quería salir en los medios». Haebig, el asesino de la calle Dardignac, ejemplifica el complejo.

Top

Complejo de Hamlet

Vacilación para actuar debido a la duda, el escrúpulo y la meditación excesiva. El príncipe de Dinamarca de la obra de Shakespeare resulta el símbolo de la irresolución.

Top

Complejo de Job

Nombre global dado a las dolencias «psicógenas» de la piel. Se ha observado proclividad a las dermatitis psicosomáticas en personas que se ofenden con facilidad, que se sienten agraviadas, con o sin motivo. En general las alteraciones dérmicas desaparecen cuando se reestablece el equilibrio autoestimativo y desaparece el sentimiento de agravio. El nombre, creado por el psicoanalista norteamericano Félix Deutsch, recuerda al patriarca bíblico Job, quien tuvo que soportar como prueba divina, todo tipo de sufrimientos y plagas, incluyendo ulceraciones de la piel.

Top

Complejo de Judas

Animo de traición impulsado por el resentimiento. El sujeto no soporta la superioridad, sobretodo moral, de otra persona de mayor valía, y con sus deslealtades y perfidias procura reestablecer inconscientemente su equilibrio autoestimativo quebrantado. Las treinta monedas de plata no explican suficientemente la villanía de Judas Iscariote, cuyo nombre ostenta el complejo.

Top

Complejo de Münchausen

Mentiras, historias inverosímiles en las que el narrador, protagonista de sus cuentos, se impone como «superior» sobre sus oyentes. Mecanismo de compensación a una situación de inferioridad.

El barón de Münchhausen protagoniza tres novelas del siglo XVIII en las que relata aventuras extraordinarias e inverosímiles que lindan con el absurdo.

Como personaje literario es el prototipo del mentiroso.

Top

Complejo de Narciso

Narcisismo. Sobreestimación de sí mismo. Fase infantil del desarrollo caracterizada por el deso de ser amado, con preferencia al deseo de amar. El narcisista no logra superar esta fase evolutiva, queda atrapado en el yo. En la elección del objeto amoroso escogerá siempre bajo la influencia inconsciente de la imagen que se tiene formada de su propio yo, buscando en él una especie de réplica de sí mismo. En la mitología griega, Narciso era un bello pastor que, al inclinarse sobre el agua de una fuente para beber, percibió su imagen y se enamoró de sí mismo.

Top

Complejo de Otelo

Sentimiento morboso de celos. Celoso por antonomasia, el Moro de Venecia de Shakespeare da su nombre al complejo.

Top

Complejo de Pulgarcito

El hijo menor de una familia en que hay numerosos hermanos y hermanas acusa una psicología particular. Señaló Adler el hecho de que, por regla general, allí donde hay muchos hermanos suele ser el más pequeño el que llegue más lejos en la vida. Supercompensación obtenida por el niño más joven, o el niño malogrado y despreciado por la familia. El propio Adler señaló al respecto el cuento popular «Pulgarcito».

Top

Otros Diccionarios en este sitio

  • Diccionario de Fobias
  • Diccionario de Complejos
  • Diccionario poético
  • Marxismo, diccionario
  • Diccionario de Manías
  • Chilenismos, diccionario
  • Diccionario bíblico y de términos religiosos

Facebook

Hay matrimonios que comenzaron con ganas de ser feliz pero terminaron absurdamente, otros están por terminar debido a la dependencia que normalmente tiene el marido para con su madre.

1- ¿Es normal que madre e hijo aun después de estar casados sigan manteniendo una relación diaria o casi diaria (visitas, teléfono, etc.) sin cortar ese cordón umbilical?

Cuando los hijos deciden casarse ese es su nuevo hogar, es allí donde deben pasar el mayor tiempo. Compartir la comida en familia en la medida de lo posible y también celebrar la navidad en su propia casa. Una relación diaria o casi diaria con la madre no es sana, se debe procurar que la pareja se ocupe en el hogar que han constituido. Ello no significa que se deje de querer o de atender a las madres, sino que debe existir madurez y soltar el apego. En la mayoría de los casos, quienes tienden a visitar o llamar todos los días a su madre es porque existe un sentimiento de culpa. Muchas madres manipulan a sus hijos recordándoles todo lo que tuvieron que hacer por ellos y pasan factura. Ahora tú debes atenderme a mí, actúan como víctimas, restándoles felicidad y estabilidad. Siempre se nos ha hecho ver la imagen de la madre amorosa y bondadosa, resulta difícil imaginar que pueda ser tu propia madre quien represente el mayor problema de tu vida, pero esto es una realidad que hay que conocer y saberla tratar. Muchos hijos se sienten culpables si viajan porque dejan a su madre sola, si un fin de semana no fueron a visitarla y lejos de ser ese amor puro que tanto llena nuestras vidas se convierte en una carga que además puede causar grandes daños en el matrimonio. Si bien es cierto, que es un mandato bíblico honrar a los padres, quererlos y disfrutarlos, también en el Génesis nos dice; “El hombre dejará a su padre y a su madre y se unirá a su mujer, y serán una sola carne”. Esto significa que hay que partir y preservar el matrimonio. Facundo Cabral decía que hay que liberarse de parientes que nos extorsionan con enfermedades, en algunos casos las madres abusan de su condición. Otras de las razones por las cuales algunos hijos no cortan ese cordón umbilical es la necesidad de aprobación, vamos por la vida queriendo satisfacer las necesidades de todo el mundo y olvidamos la nuestra. Como dice Ricardo Bulmez uno jamás dirá allí va mi ex mamá o mi ex papá pero uno si dice allí va mi ex mujer o mi ex marido. El matrimonio se debe cuidar y proteger a toda costa.

2- Es común el caso en que la madre dice no querer perder a su hijo por que lo quiere, la esposa no entiende esa razón, el hijo justifica su comportamiento con el mismo argumento de la madre, en este caso ¿Está buscando la madre el bienestar de su hijo? O ¿Solo busca su propia satisfacción, de un cariño personal y la codicia de la posesión?

Ninguna madre pierde a su hijo porque este se vaya del hogar, algunas veces se trata de temor a la soledad. Hay que establecer vínculos sanos, he visto casos de madres que al quedar viudas hacen todo lo posible por separar al hijo de la esposa para tenerlo en casa, también hay las que evitan que sus hijas o hijos se casen. Es muy importante asumir una vida adulta independiente, el llevar nueve meses en el vientre a un hijo y criarlo durante sus años de vida no otorga un documento de propiedad. Quien quiera poseer a un hijo no le está amando de la forma correcta, esto puede ocurrir muchas veces en los casos de los hijos únicos, también de aquellos niños que no fueron deseados, el sentimiento de culpa de la madre hace que luego quieran sobreprotegerlo. Las madres posesivas buscan que sus hijos hagan lo que ellas dicen y también hacen todo lo posible por ser necesarias, los limitan para que siempre tengan que depender de ellas, así logra tenerlos bajo su dominio de manera constante bien sea a través de la casa, de la alimentación, del dinero, del trabajo o creándoles miedos, inseguridades y hasta enfermedades.

3- Hay padres que ponen a sus hijos en contra del cónyuge, con críticas, desprecio y buscando perjudicar en vez de unir ¿Cómo se puede sobrellevar esta situación?

No dándole cabida a la crítica y al desprecio, cuando los padres ven que su hijo respeta a su pareja y pone una barrera de protección, en algún momento se cansará de hacer comentarios insanos. Hay una canción de Juan Carlos Luces titulada Que viva la suegra y habla de este tipo de problema “Voy a prenderle a Santa Rosalía para que me proteja de mi suegra noche y día y le haré una promesa a toditos los santos que le ponga bozal pa´ que mi suegra no hable tanto”. Este aspecto es muy común y lo peor del caso, es que muchos hijos no se dan cuenta e ignoran cuan tóxica puede ser su madre porque creen que lo que dice es por amor o protección. Pero ninguna conducta que genere conflicto puede verse como amor. Los hijos deben ponerle límites a esta clase de padres, aunque les cueste aceptarlo y quizás se les haga muy difícil ir en contra de sus padres por temor a irrespetarlos, se debe tener muy claro que los padres también pueden estar equivocados y que además con sus virtudes y defectos esa ha sido la pareja que eligieron. Cada quien debe asumir las decisiones que tomó para su vida. Hay hijos que no aceptan que su pareja haga ningún comentario sobre su madre y llegan a terminar una relación sólo por el hecho de no aceptar sus errores. En algunos casos, si no contaron con una buena relación con su suegra, repiten la historia y aquello que tanto les afecto, es lo que ellas mismas luego protagonizan con sus nueras, estas personas no sanaron sus heridas y no tomaron la experiencia como un aprendizaje sino que se endurecieron. Para sobrellevar esta situación los hijos deberían sugerir o buscarle a su padre o a su madre una actividad que complemente su vida, que le ocupe el tiempo, que le permita distraerse y crecer.

4- Hay hijos que se dejan manipular por sus padres aceptando sus chantajes solo porque sienten culpabilidad de estarle fallando. ¿Qué tan perjudicial puede ser esto psicológicamente? y ¿Qué se bebe hacer para poner límites a esta situación?

Es muy doloroso que sean los padres quienes quieran manipular a sus hijos porque la manipulación es valerse de la vulnerabilidad de alguien para obtener algo. Si un padre se aprovecha del amor, respeto y debilidad, está destruyendo a su hijo dos veces, la primera porque lo hace dependiente y la segunda porque le crea sentimientos de culpa. Este tipo de padres le cuenta historias a sus hijos de todo lo que han sufrido en su vida, también responsabilizan a sus hijos del dolor que sienten bien porque no hicieron algo que quisieron o por el contrario, hicieron algo en el pasado y se los recuerdan a cada instante para que paguen esa deuda. Un padre o una madre manipuladora destruye con ofensas, con comparaciones, descalifica, agrede física y verbalmente o simplemente finge enfermedades o tristeza. Para poner límite a esta situación es importante tener una autoestima fortalecida porque si alguien se valora no podrán fácilmente endosarle culpas, también quien tiene autoestima sabe que es merecedor de una vida feliz. Es muy difícil alejarse de los padres, hay que convivir con ellos pese a su toxicidad. A menudo me preguntan debo alejarme de mi madre o de mi padre, en casos muy extremos pudiera ser una solución que les demuestre a ellos que así no se puede vivir, pero esto debe ser a corto plazo, te dará una felicidad temporal, porque llegará el momento en el que se extrañe a la madre o al padre. Además gente tóxica la hay en todas partes, si la distancia fuese la solución tendríamos que desaparecernos del planeta, en el trabajo, en el hogar, en el supermercado, en cualquier lugar hay gente difícil, gente que no está en el lugar que quisiera estar y paga sus frustraciones hiriendo a los demás. Tampoco se trata de tratar de cambiarla o batallar, como leí una vez hay que ser selectivo en las batallas, porque a veces tener paz es mejor que tener la razón. Se trata de poner cualquier situación negativa a nuestro favor, llenándonos de fortaleza, obteniendo el don de la templanza. Es una buena oportunidad para aprender a seleccionar los mensajes que recibimos a diario y que dejamos entrar en nuestras vidas, como diría el refrán “a palabras electrizantes, oídos desconectados”. Dios sana los corazones, a través de la oración podemos conseguir una mejor relación con nuestros padres.

5- ¿Existe la posibilidad de que una madre separada o viuda llegue a ver en su hijo la figura de ese hombre cabeza de familia que está ausente?

Sí, es muy común en madres que tienen que criar solas a sus hijos. La madre va dándole al hijo responsabilidades de padre y este termina sintiendo que debe hacer miles de cosas para llenar ese vacío. Este es el caso de hijos que llevan la carga de sus madres y de sus hermanos y cuando intentan tener una relación amorosa, la madre hace todo lo posible por evitarlo, por temor a perder la estabilidad económica que este les proporciona. También he visto casos en los que a pesar de que el esposo está en casa la madre es quien manda y decide tanto por su esposo como por sus hijos. El resultado es que el hijo al ver el ejemplo del padre sumiso y dominado, siga los mismos pasos y le cueste salir de su hogar. Siempre digo dime a que te aferras y te diré de qué careces. El apego es contrario al amor, es común confundirse y creer que se trata de lo mismo, pero es egoísmo. Cuando creemos que nuestra felicidad depende de otros estarán presente los celos y la obsesión, por eso debemos sanar carencias y buscar dentro de nosotros. Hay que tener claro que nada ni nadie nos pertenece y que la verdadera felicidad la vamos a encontrar cuando aprendamos a amar con libertad. El amor está ligado al respeto como valor supremo, es tiempo de salir del nido y a conectarte con tu ser, solo así podrás vincularte de manera sana con el otro.

6- ¿Qué tipo de padres son los que están más propensos a tener ese comportamiento?

Aquellos padres que no se ocupan de su propia vida, los que tienen baja autoestima, los padres inseguros, sobreprotectores, dominantes, los que no desearon a sus hijos, los que no vivieron la vida que desearon vivir y por ende quieren hacer de la vida de sus hijos su historia, aquellas madres que el esposo le fue infiel y quieren curar su herida a través del hijo, por ejemplo, tú no te vayas, tu no me dejes. Las madres de hijos únicos, las que convirtieron los hijos en el centro de la relación, las madres que tienen preferencia por alguno de sus hijos, las madres viudas, divorciadas o madres solteras.

7- Las madres que aun conservan a sus maridos pero que tienen esa sobreprotección hacia sus hijos ¿Qué lugar le dan a su esposo y que problemas podrían producir?

El problema sería que en lo que los hijos se vayan existirá una enorme distancia entre ellos dos. El síndrome del nido vacío es una sensación general de soledad que los padres pueden sentir cuando uno o más de sus hijos abandonan el hogar. Actúan como si ya nada tiene sentido y el esposo puede sentirse anulado.

8- ¿Puede un matrimonio sobrevivir con una suegra tóxica?

He visto casos que si, cuando ha habido madurez de parte de la pareja y no acepta malos comentarios, cuando se busca ayuda psicoterapéutica, cuando se mantienen al margen de la suegra, pero si la persona es débil y se deja llevar por lo que diga su madre es muy difícil que logre sobrevivir una relación.

9- ¿Cuál debe ser la actitud correcta de los padres ante la elección matrimonial de sus hijos?

Respetarlos. Un padre puede aconsejar a sus hijos, pero no pretender tomar la decisión por ellos. En algunos países los padres eligen a la pareja de sus hijos, también hay los que exigen que sean de su mismo origen. Convivir por el resto de la vida con una persona que no se eligió por satisfacer a los padres es una tortura, que termina en infelicidad, depresión y hasta infidelidad. Todos deseamos estar junto a alguien que nos llene emocionalmente y no que nos hayan impuesto. Es lógico que los padres sufran al ver que su hijo o su hija están tomando un camino que no le conviene e intente a toda costa salvarlo, pero ante esa situación solo cabe el buen consejo, no la prohibición. Las madres deben ser siempre mujeres de oración, porque es lo que protegerá a sus hijos.

10- Para esas personas que están pasando por una situación similar ¿Qué les aconseja?

Acudir a terapia, ser independiente, mientras exista codependencia será muy difícil sobrevivir a una madre toxica. Valorarse, elevar la autoestima, no enfrentar a los padres. Se debe ser duro con el problema y suave con la persona. Cada quien da lo que tiene en su interior, si nos quejamos de algo no podemos actuar de la misma manera, debemos ser diferentes, nobles, sensibles y bondadosos todo lo que se da regresa, muy posiblemente no te lo devuelva esa misma persona pero te lo dará la vida. La mejor manera de hablar es actuar, nuestra actitud de cordialidad y concentrarse en lo positivo que pueda tener esa suegra o ese suegro es la solución. En una oportunidad una pareja fue a consulta y ella estaba atormentada por las indirectas de su suegra, le pedí que escribiese en un papel 3 cosas positivas de ella y las leyera por 15 días, me dijo no tengo nada bueno que decir de ella porque no tiene nada positivo, entonces la ayude y le dije fíjate si crees en Dios sabrás que Él la ama y que su creación tiene un propósito y como dudar de los actos que Dios decidió. Luego le dio vida al ser que amas, gracias a ella él o ella existe y por último toma esta experiencia como parte de tu crecimiento, encuentra en ella una gran entrenadora, hay lecciones que solo se asimilan así de esa manera, se aprende a amar amando, se aprende a cocinar cocinando. Algunas veces necesitamos de un chef que nos explique cómo hacerlo, es decir, para eso estamos los psicólogos para brindar herramientas. Cada persona es única y su marera de interpretar la vida también lo es, no podemos esperar que todos sean iguales a nosotros, utiliza la amabilidad como herramienta, si te ataca una persona soberbia demuéstrale que eres diferente, no podemos tratar a una persona resentida con los mismos códigos. Si queremos desactivar sus malas acciones para con nosotros la amabilidad es la clave. Como dice la canción de Shakira el hierro al calor es blando. La paciencia es el ingrediente indispensable para que este vínculo se ubique en un lugar adecuado, sin invasiones y con respeto. Muéstrate firme para que comprenda que son una pareja autosuficiente y organizada.

6 señales de que ese hombre está enamorado… ¡de su madre! 

KatarzynaBialasiewicz/istock/thinkstock

Su madre siempre está en el medio, ¿por qué será?

Ahh… ¡tu suegra! Esa mujer que parece estar metida en todo o ¿será que él le permite tanta intromisión?

En cuestiones de familia cada una es un mundo aparte, sobre todo cuando se trata de la relación entre madre e hijo. Muchas veces ellos hacen cosas que nos dan la sospecha de que están enamorados de sus madres. ¿Quieres saber de qué te hablo? ¡Ven!

#1 La llama todos los días

Paramount Pictures

Si es de esos hombres que llaman a su mamá todos los días, y para colmo de males se queda horas hablando y contando muchas veces la intimidad de la pareja, ¡está enamorado de ella!

#2 Siempre espera su opinión

Bravo

Cuando una persona es adulta, tiene la capacidad de tomar decisiones por si misma. Lamentablemente los hombres enamorados de sus madres, siempre tienen que pedirles permiso para tomar cualquier tipo de decisión, desde la compra de un paquete de viajes hasta incluso adquirir cualquier prenda.

¿Tu chico no pueda tomar una sola decisión sin consultar a su madre?

#3 Indefectiblemente, se pone de su lado

Cloverway International

Si tu pareja está enamorado de su madre, más de una vez debes de haber sufrido injusticias. Tal vez él se habrá puesto de su lado en cualquier discusión aunque tú tuvieras la razón y que lo que su mamita dijo fuera una completa tontería.

Si, admítelo…

#4 ¡La consuela y te mira con malos ojos!

E!/Giphy

Imagina esta situación: tu suegra te recrimina por algo que tú no hiciste y te trata muy mal sin razón alguna haciendo una escena y llorando a moco tendido.

Un hombre de comportamiento normal correría a defender a su pareja ¿verdad? Sin embargo, si tu chico está enamorado de su madre, ¡la defiende a ella! y te deja a ti sola con todo el malestar.

#5 Su mamá hace todo

FOX

Cuando los chicos son pequeños, es normal que la madre haga todo, desde plancharles la ropa, hacerles la comida que les gusta y ocuparse de sus cosas. El problema radica cuando él ya tiene cierta edad como para valerse por si mismo pero depende de su mami para todo.

Es una especie de amor que sienten el uno por el otro que ya no es normal a mi modo de ver.

#6 Permite que su madre se meta en todo

ABC

Esto es lo peor de estar con un hombre que está enamorado de su madre… pues permite que ella se meta en todo y lo que ella decida es más importante que lo que a ti te importa.

Esto puede llegar al punto de que en tu casa -sin importar que ella viva en otro lado-, tu pareja deja que su madre opine o haga y deshaga a su antojo… Creo que cualquiera se sentiría desplazada de esta forma.

No dejes de leer: 5 señales de que tu suegra se entromete demasiado en la pareja

¿Reconoces estás señales en tu chico? Amiga, tienes que hablar con él y decirle cómo te sientes con su trato. No te refieras a su madre de un modo despectivo pues eso lo enfadará y no querrá escucharte. Habla con respeto, pero ¡HABLA!

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *