0

Maduras en coruña

Mujeres para hacer amigos

Todo es posible, en lo que a relaciones personales se refiere. Una de las mas especiales es la de una amistad. Muchas mujeres entran en nuestra red social para hacer amigos y relacionarse.

Siempre se ha dicho que hombre y mujeres no pueden ser amigos. Nada más lejos de la realidad. Hay muchas mujeres que buscan amigos y desean un tipo de relación diferente, de respeto, compartiendo gustos y actividades en común, algo que no tiene nada que ver buscar pareja o ligar.

La amistad significa compromiso, respeto por la otra persona y hay muchos hombres que quieren conocer mujeres como amigas. No tendría que ser raro compartir unas entradas para el cine, la ópera o tomarse un café solo por el hecho de disfrutar de una buena compañía, de una buena y sana amistad. Entrar en una website como Mas40 te acerca a un grupo de mujeres que buscan eso, una amistad basada en el respeto y el disfrute de muchas actividades que pueden compartir unos amigos de verdad.

Amistad con mujeres de Mas40.

Vivimos en un momento en el que la amistad está muy valorada, necesitamos esa persona en la que apoyarnos en los buenos y malos momentos, y con Mas40 puedes compartir todo eso y más.

Tres responsables de casas de citas condenados por explotar a mujeres evitan entrar en prisión

Las condiciones en las que ejercían la prostitución, al menos, ocho chicas «atentaban contra sus derechos como trabajadoras e, incluso, a derechos inherentes a las personas». Así lo asegura un juez en la sentencia en la que condena a la responsable de cuatro casas de citas y a dos de sus encargados. Ninguno de los tres ingresará en prisión, ya que fueron detenidos en 2010 y el proceso judicial sufrió retrasos. Las mujeres, que se encontraban en situaciones económicas «precarias», eran obligadas a trabajar 24 horas, carecían de horarios para comer y dormían hacinadas en pisos que estaban «en malas condiciones de habitabilidad»

La responsable de, al menos, cuatro casas de citas -dos situadas en A Coruña, una en Arteixo; y otra, en Oleiros- aceptó ser condenada a un año de cárcel y a pagar una multa de 1.080 euros. La procesada, que evitará ingresar en prisión, reconoció que las condiciones en las que trabajaban las chicas «atentaban contra sus derechos como trabajadoras e, incluso, a derechos inherentes a las personas». El titular del Juzgado de lo Penal número 1 tuvo en cuenta la atenuante muy cualificada de dilaciones indebidas, ya que el proceso judicial se retrasó por causas ajenas a los tres condenados, lo que evitó penas mayores.

Las mujeres, según consta en la sentencia, eran obligadas a trabajar 24 horas al día «con algún breve descanso», sin tener horarios «para beber o cenar», ya que siempre debía primar «la atención a los clientes».

Los pisos que regentaba la imputada estaban en «muy malas condiciones de habitabilidad» y las jóvenes debían dormir hacinadas en la misma habitación. Además, compartían baño con los clientes. Del dinero que ingresaban debían entregar el 50% a la condenada, que fue detenida por la policía el 2 de junio de 2010. En esa fecha, según constataron los agentes, dirigía cuatro pisos. Los de A Coruña estaban situados en la calle Rodrigo A. de Santiago y en la ronda de Outeiro. La sentenciada contrató, al menos, a dos personas que ejercían de encargados en algunos de los inmuebles. Sus funciones eran atender el teléfono, recibir a los clientes y cobrarles por las relaciones sexuales que mantenían con las chicas, así como «vigilar y controlar» a las jóvenes para que cumpliesen los horarios. La responsable de las viviendas acudía todos los días a ellas para recaudar el dinero y repartir con los encargados parte de las ganancias.

Dos de los hombres que trabajaban en las casas también fueron condenados a un año de cárcel y a pagar una multa de 1.080 euros. Además, entre los tres sentenciados deberán abonar 4.000 euros a cada una de las tres chicas que reclamó la indemnización que pudiera corresponderle. Cinco de las mujeres que fueron identificadas por la policía como víctimas, la mayoría de nacionalidad extranjera, renunciaron a ser indemnizadas. El magistrado de Penal número 1 destaca en la sentencia que fueron «muchas» las mujeres que trabajaron para los arrestados, si bien los agentes solo pudieron identificar a ocho. Casi todas se encontraba en situación irregular en España, ya que carecían de permiso de residencia.

Una de las afectadas que solicitó ser indemnizada por los daños que le causaron fue una joven a la que obligaron a mantener relaciones sexuales incluso cuando estaba embarazada de cinco meses. Uno de los condenados reconoció ante el juez que, a pesar de que era consciente del estado de gestación de la víctima, le insistía «reiteradamente» para que atendiese a los clientes. En una ocasión que se negó, llegó a levantarle la mano «simulando golpearla».

«En todos los casos, las personas mencionadas buscaban prestar sus servicios para los acusados debido a su precaria situación económica, circunstancia aprovechada por los acusados para la imposición de las mencionadas condiciones de trabajo», relata el magistrado.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook

Los barrios de prostitución en Galicia: la luz roja continúa encendida

No hay cifras oficiales, pero las mujeres que a diario se buscan la vida en estos barrios podría llegar al centenar, según miembros de colectivos relacionados con la materia. En Lugo habría unas 15; en Vigo, Médicos del Mundo (que atiende al año en Galicia a más de mil personas relacionadas con el sexo, de las cuales el 95 % son mujeres), constata que en la zona portuaria quedan una decena, de edad alta, que llevan muchos años y no han encontrado otra forma de vida.

Desde Faraxa (asociación por la abolición de la prostitución, que realiza visitas por barrios y calles de diferentes ciudades) reflejan un descenso de mujeres en los barrios rojos. No se atreven a hablar de extinción de esta forma de vida en estas áreas, «pero sí de intensa disminución». Recuerdan que la prostitución se va a los pisos y muchos de los encuentros se hacen ya a través de redes sociales.

«A prostitución, como toda institución cultural, sufre cambios e adáptase aos intereses das clases sociais dominantes. Neste caso, a remodelación dos cascos vellos (froito dun interese urbanístico ligado ao ámbito do comercio e a novas residencias), xunto cunha industria sexual organizada en torno a espazos públicos máis encubertos (pisos de contactos, discotecas privadas, servizos on-line a domicilio, etcétera, leva ocasionando nos últimos vinte anos un traslado desta actividade a outros lugares que non confronten cos intereses de veciños e comerciantes. Noutros espazos, as organizacións criminais atópanse menos perseguidas e inspeccionadas», asegura la socióloga Silvia P. Freire, portavoz de la Rede Galega Contra a Trata. Esta experta recuerda que estos barrios chinos «poderían constituírse coma unha parábola simbólica deste cambio de ciclo que se está dando no mercado: da prostitución cara a industria sexual (do minoritario e informal ao masivo e sistemático). A explotación organízase e disfrázase cada vez máis no noso país e mentres, os e as dirixentes políticos, e toda a sociedade, segue a mirar a outro lado, sen recoñecer nin tratar, coa seriedade debida a violencia contra as mulleres na trata sexual e tampouco, na prostitución».

En Faraxa creen que las medidas no pasan por acabar con los entornos donde hay encuentros, creen que deben «rematar con esta forma de violencia de xénero que é a prostitución, outorgando alternativas e apoios reais ás mulleres vítimas que lles permitan poder elixir e dirixir a súa vida con autonomía ao mesmo tempo que se tomen medidas para desalentar o consumo de prostitución, que é un reflexo da desigualdade sexual entre homes e mulleres».

Oscar Vázquez

«¿Ladies?», pregunta el personal de cruceros que atracan en Vigo

Google retrató, sin saberlo, la estampa más habitual de la prostitución en Vigo. Lo plasmó con su servicio Street View -proporciona panorámicas tomadas a nivel de calle- mientras recorría el Casco Vello. Allí, en lo que parece un día de verano y calor, se ve a seis mujeres, todas sentadas en taburetes. Cerca, rondándolas, varios señores evitando dar la cara. Todo indica que las primeras son prostitutas y los segundos, posibles clientes. A pocos metros, mirando a la ría, en la zona portuaria, está el gran caladero de usuarios. Concretamente, en el muelle de cruceros.

«É normal velos, son traballadores dos cruceiros que, aproveitando que os pasaxeiros visitan Vigo, buscan estes servizos», explica Fiz Axeitos, presidente de la Asociación de Veciños do Casco Vello, antes de añadir: «Xa os ves, veñen acelerados, case sempre son asiáticos, preguntando por ‘ladies, ladies’. De todas as formas, xa non chove como chovía». Axeitos revela un escenario actual optimista en comparación con el vivido hasta hace muy poco: «Cerraron catro locais nos últimos anos, agora só queda un na rúa Abeleira Menéndez e uns tres portais ou baixos ocupados nos que atenden».

La demanda llegó a tal punto, el pasado verano, que los clientes hacían cola. El método consistía en la cama caliente, que compartían diferentes mujeres para atender a sus respectivos clientes pagando únicamente por el tiempo de uso. «O gran problema é a degradación do barrio, que neste caso é, ademais de social, urbanística, con coches patrulla da policía e un ambiente que prexudica á zona». La situación, añade, empieza a revertirse también con la compra de viviendas que obliga a vaciarlas para iniciar la reforma. «É por iso que pecharon algúns locais, víronse obrigados», concluye Axeitos.

El otro barrio chino de Vigo está en Beiramar, justo enfrente la gran lonja de Vigo. Se concentra en el perímetro de la única gasolinera de la zona, ya sea entre coches o en el escaparate que implica pisar la acera. El tercer foco está en los grandes locales de alterne, alguno de sobra conocido y grandes instalaciones. Al margen de estos establecimientos y de la prostitución callejera, el cuarto y último meollo se ubica en cualquier pantalla de móvil, tableta u ordenador. Se trata de las webs de contactos que dan acceso directo al servicio facilitando números de teléfono, la mayoría repartidos en decenas de pisos anónimos que se extienden por la primera ciudad de Galicia. La Asociación pola Abolición da Prostitución (Faraxa), con sede en Vigo y amplia experiencia, elevó en su último estudio difundido a 250 las mujeres que ejercían, en el 2017, la prostitución en Vigo y su perímetro.

El mismo estudio dibujó, a través de las demandantes del servicio asistencial, un mapa por nacionalidades. Brasil era el país con más presencia en Vigo (113 personas); España (87); Nigeria (52); Colombia (45); Rumanía (35); República Dominicana (34); Portugal (18); Paraguay (17) y Marruecos (10). Carmen Lago, presidenta de Faraxa, expone su visión del conocido como oficio más antiguo del mundo: «La legalización o despenalización aumentaría su demanda y a los proxenetas y traficantes que promueven el tráfico sexual y la explotación infantil».

Prostitutas junto a la iglesia de O Carme, en Lugo Óscar Cela

Lugo: citas en la puerta de una iglesia con velas y flores a la Virgen

Los deseos de algunos empresarios que apostaron por invertir en el barrio chino de A Tinería, una zona de las zonas históricas con más atractivo en la capital lucense, no se hicieron realidad. El Domingo de Pascua del año pasado cerró el Asturias, el último bar con luz roja del barrio, pero la prostitución continuó en la zona. El único establecimiento de una serie que superó la decena, que se distinguía (según se veía de fuera) por un gran sofá de escay de color rojo y por la música de Los Chunguitos, dio paso a una vermutería. Las habitaciones de la planta superior son ahora un moderno hostel.

Las prostitutas siguen ejerciendo en el barrio en el que más dinero público se ha invertido en la ciudad para rehabilitar las viejas casas que la Xunta fue adquiriendo para, una vez mejoradas, ponerlas en alquiler. Mientras los políticos de PP y PSOE mantienen una «liorta» casi permanente por la situación de la zona, las mujeres (la mayoría entrada en años) captan a la clientela en una recogida plaza en A Rinconada y delante de la desatendida iglesia de O Carme. Son precisamente ellas las que no se olvidan de la Virgen y como el templo está cerrado, aprovechan un pequeño ventanal para dejarle flores y velas.

La media de edad de la clientela, que aumenta los martes y viernes (días de mercado en Lugo) es alta. Alguno de los usuarios incluso «agradece» los servicios con regalos de décimos de lotería, como así reconoce una mujer del barrio.

En Santiago apenas queda rastro de lo que fue el Pombal XOAN A. SOLER

El Pombal, en Santiago, un barrio muy caro y rehabilitado donde sobrevive El Copas

En Santiago apenas queda ya rastro de lo que fue el barrio chino. La prostitución, al igual que ocurre en otras ciudades, está actualmente en los pisos y en los clubes de carretera, pero en la zona del Pombal permanece un último local, un pequeño establecimiento llamado El Copas, en Poza de Bar, y que abre desde primera hora de la mañana.

Es el último superviviente en una zona hoy rehabilitada y de las más caras de Santiago. Los bares de alterne fueron cayendo todos a lo largo de la última década. El Trébol y el Ramos fueron los dos últimos. En la zona apenas se ve algunas mañanas a un travesti y por las tardes a una señora muy mayor.

El Pombal vivió su época de esplendor en los años setenta, cuando estaba cerca la feria de ganado de Santa Susana. Su decadencia llegó en los ochenta y primeros noventa, con la lacra de la droga y la proliferación del Sida. En Compostela, la zona del Pombal se ha convertido en un ejemplo de rehabilitación urbanística, un lugar demandado para vivir, céntrico, con servicios y al lado de un parque, y en el que en los últimos años han aparecido nuevos establecimientos hoteleros. La mayoría de casas que albergaron prostíbulos son hoy viviendas reformadas.

Rodaje de la vida de Mimitos, un mito erótico de Pontevedra

La Mimitos, la prostituta del barrio de A Moureira pontevedrés convertida en mito

En Pontevedra no hay barrio chino. El último vestigio fueron prostitutas que se apostaban en la carretera vieja a Vigo. Pero eso desapareció hace años. El único barrio de alterne en toda regla de la ciudad estuvo en A Moureira, una zona de pescadores donde en los cuarenta, empezaron a abrirse locales de alterne; bares con orquestilla y prostitutas. Los que lo vivieron dijeron que llegó a haber unos veinte negocios en pocos metros, como cuenta Manolo Yáñez, cámara jubilado, que hizo diversos trabajos acerca de A Moureira, entre ellos un documental sobre una prostituta emblemática, la Mimitos.

En Pontevedra aún hay quien se acuerde ella, de la Mimitos, de su garbo y de cómo hacía que todas las miradas se volviesen cuando caminaba por las calles y a su paso salían mirones de los comercios. Por eso Manolo Yáñez quiso llevarla a la pantalla y contar cosas como que el pintor Rafael Alonso la retrató en un cuadro con un pecho descubierto. La Mimitos se espantó. Dijo que la había pintado como una puta, pero él la convenció de que parecía una diosa griega. La Mimitos se fue de Pontevedra a mediados de los cincuenta, cuando el gobernador clausuró A Moureira. Alguien encontró su cuadro en una casa de alterne en Bélgica. Pidió ver a su protagonista. Ella accedió y contó que su vida estuvo preñada de tristeza.

«¿Quién me va a creer si soy una prostituta?»

La Voz de Galicia La Voz

Ocaso en A Coruña y Ourense

En A Coruña ya no existen las calles del Papagayo o la Florida. Eso provocó, según David Mosteiro, responsable de la oenegé Vida y Futuro, la proliferación de pisos en la ciudad, donde las mujeres ejercen la prostitución «sin proxenetas ni nadie que las explote». Otras muchas «prefieren los clubes», pues les «ofrece una seguridad laboral que no se tiene en los pisos particulares».

En Ourense la prostitución dejó la calle. Queda poco del movimiento de hace una década en el casco antiguo de la ciudad, sobre todo en las calles Cervantes y Pelayo, donde los clubes se instalaba unos al lado de los otros generando un movimiento económico del que también se beneficiaban otros comercios de la zona. La prostitución se ha dirigido a otras zonas, como la trasera de la Alameda, cerca de la Praza de Abastos. En este caso no existen locales, las mujeres van por libre y se lucen al paso de los conductores.

En Ferrol, la prostitución en pisos mueve al mes más de 2,5 millones, según algunos estudios. El último reducto similar a un barrio chino fue el Ferrol Vello, pero lleva años sin actividad.

Información elaborada con aportaciones de Cándida Andaluz, Carmela López y Alberto Mahía.

También en La Voz

No disponible

¿Es igual Galicia que el País Vasco o Cataluña?

La Voz de Galicia M. Hevia

La difícil tarea de dar malas noticias

La Voz de Galicia JOSÉ MANUEL PAN Mónica P. Vilar

ALBERTO LÓPEZ

La pareja de una paciente del HULA apuñala a un guardia de seguridad

La Voz de Galicia María Guntín

«¡Hostia, pilotes!»: ¿Quién es Miquel Montoro y por qué todo el mundo habla de él?

La Voz de Galicia M.V. JOSE PARDO

Un gallego, el gurú de las ofertas

La Voz de Galicia Gladys Vázquez

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación

Anuncios Eróticos de Escorts y Putas en Coruña, A de sexo xXx

Las Chicas de compañía y Prostitutas en Coruña que te van a enamorar

¿Buscas sustitutas de novias? Las escorts de Coruña son la mejor alternativa, ya que ofrecen todos los beneficios de tener una mujer a tu lado y te evitas todos los inconvenientes de que sea tu pareja. Olvídate de tener que dar explicaciones y aguantar sermones: estas golfillas solo piensan en darte placer y ponerte contento, así que prepárate para pasar momentos inolvidables.
Si las mujeres con las que has estado no querían ser enculadas, debes saber que las escorts coruñesas son muy abiertas en el aspecto sexual, y te dejarán cumplir cualquiera de tus fantasías. Seguro que llevas tiempo deseando poner en práctica cosas que has visto o te han contado, así que esta es la ocasión perfecta para hacerlo. También puedes probar con prácticas menos convencionales como el facesitting o el femdom, y es que pagar los servicios de una profesional te permite hacer ese tipo de experimentos con mujeres que tienen conocimiento de causa. Y no sólo encontrarás chicas de compañía o lumis coruñesas, también brasileñas, latinas, colombianas, venezolanas, cubanas, universitarias jovencitas, maduras milf, negras, rusas, orientales chinas y japonesas…

Selección de girls de las mejores agencias de escorts, casas de citas, prostíbulos, clubs de alterne y puticlubs de A Coruña

Estamos convencidos de que en cuanto veas los anuncios de escorts de Adultguia descubrirás se abre ante ti un universo nuevo de felicidad. La satisfacción sexual es primordial a la hora de llevar una vida plena, puesto que afecta al bienestar físico y mental. Muchos de los problemas psicológicos que se sufren hoy en día en la sociedad aparecen o se desarrollan a partir de frustraciones sexuales. Por eso, si se da la circunstancia de que no vives en pareja o que esta no te satisface por completo, no hay nada de malo en solicitar los servicios de una profesional que te ayuda a superar incomodidades o traumas que te han impedido vivir el sexo al máximo.
Una escort de lujo, lumi, dama de compañía… viene bien en cualquier momento de tu vida. Tanto si eres natural de A Coruña como si estás aquí de paso, las noches pueden hacerse muy largas si no cuentas a tu lado con una mujer que cuide de ti y se preocupe de cumplir tus necesidades. Evidentemente, el amor en pareja es una de las maneras más bonitas de canalizar la sexualidad, pero por circunstancias de la vida no siempre se puede materializar y para esas personas es esencial poder disponer de una alternativa como son las escorts. De este modo, se posibilita la opción de mantener una relación normal y natural respecto a la sexualidad e impedir que la carencia de una vida sexual repercuta negativamente en el estado general de la persona.
Navega por nuestra web y descubre los anuncios de las putas más seductoras de Coruña. Estas mujeres tienen la experiencia suficiente como para hacerte disfrutar al máximo y conocer lo que es un clímax en condiciones. Si te ocurre que los orgasmos que experimentas cuando te masturbas son más intensos que en pareja, puede ser un claro indicativo de que no has encontrado a la mujer ideal.
Con el objetivo de que tengas a alguien que se complemente contigo a la perfección en el ámbito sexual, te recomendamos encarecidamente que contrates los servicios de alguna de las escorts que aquí se anuncian.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *