0

Mal olor lavadora

Tabla de contenidos

Efectivamente cuando menos te lo esperas la lavadora puede sorprenderte con un problema como este, entonces nos consultáis porque la ropa de mi lavadora huele mal.

En este artículo quiero daros mis consejos y trucos sobre que hacer si tu lavadora huele mal se trata de unas recomendaciones muy sencillas.

La causa del mal olor en la ropa de tu lavadora es la proliferación de bacterias que se generan por culpa de la humedad y los restos de suciedad que se acumulan en el filtro o en la goma de la puerta o incluso en el cajón del detergente.

A continuación, en Milar recopilamos algunas recomendaciones que evitarán el mal olor dentro de tu lavadora:

  • No es conveniente cerrar la lavadora después de cada lavado puesto que puede ser la causa del olor a humedad.
  • Utilizar bolsas de mallas para las prendas pequeñas para evitar que puedan quedarse por descuido en la goma de la puerta.
  • Te recomendamos sacar la ropa de la lavadora nada más terminar el programa para evitar el olor a humedad de la ropa.
  • Lavar el cajón del detergente para eliminar los restos de productos.
  • Utilizar una bayeta absorbente para la goma de la puerta una vez que haya finalizado el programa de lavado para eliminar el exceso de agua.

¿Qué hacer si el tambor de mi lavadora huele mal?

Si el tambor de tu lavadora huele mal, también puedes limpiarla como dentro. Puedes usar un programa de limpieza del tambor o incluso aprovechar una colada blanca puesto que cuando utilizas un programa de lavado a 90 grados también se limpia el tambor en profundidad. El agua caliente elimina las bacterias y por consiguiente también el mal olor.

¿Cómo limpiar el filtro de la lavadora?

El filtro se encuentra en la zona más baja de la lavadora a veces puede estar cubierto por una tapa, una vez descubierto solo hay que desenroscarlo y sacarlo para limpiar ya que pueden quedar restos en el mismo.

¿Qué productos puedo utilizar para limpiar mi lavadora?

Existen en el mercado productos específicos para la limpieza de la lavadora pero nosotros tenemos la solución utilizando un limpiador totalmente ecológico, el vinagre.

Para quitar los malos olores utiliza un ciclo corto de agua, después añade un vaso de vinagre blanco, cuando termine apaga la lavadora y deja la puerta abierta el resto del día.

También tienes la opción de colocar un bol de bicarbonato en el tambor es de gran ayuda para una limpieza totalmente eficaz.

Sin duda, una lavadora limpia te ayudará a ahorrar agua y detergente.¡Limpia tu lavadora ahora mismo, siguiendo todos nuestros consejos!.

Estos artículos también pueden ser de tu interés:

· Medidas de lavadora a tener en cuenta para su instalación

· Razones para comprar una lavadora integrable, conoce todas sus ventajas

· Función de Centrifugado de una lavadora: características y tipos de velocidades

¿Por qué mi ropa no huele bien?

Os presentamos unas pistas que pueden ayudaros a descifrar cuál es vuestro problema en concreto. Éstas son varias de las causas más habituales:

  • Prenda atascada.
    A veces alguna de nuestras prendas, generalmente de pequeño tamaño, se cuelan en algún hueco y permanecen allí húmedas durante mucho tiempo, por lo que producen mal olor. Revisa sobre todo la goma, ya que es frecuente que algunas, como los calcetines, se queden allí atrapadas. Además, puedes aprovechar para limpiar esta parte con vinagre y un estropajo, ya que es una zona donde puede acumularse humedad.

  • Lavados sólo en frío.
    Poner en marcha un ciclo a alta temperatura puede ayudar a disipar el olor, así que si no pones nunca ningún lavado a más de 30ºC ésta puede ser una de las causas.

  • Restos de detergente sin limpiar.
    Esta acumulación puede influir también en el resultado final, por lo que se recomienda siempre mantenerlo limpio y estar atentos a la hora de diferenciar dónde se debe poner el detergente y dónde el suavizante, un error bastante común en los principiantes. Recordad que el compartimento del detergente está marcado con un II, pero si hacemos un prelavado también deberíamos añadirlo en el compartimento I. El suavizante, en cambio, se debe vertir en el compartimento señalado con una flor.

  • Cantidad inadecuada de detergente.
    Tanto pasarte como quedarte corto puede ser un problema. Las cantidades recomendadas por el fabricante son las idóneas y no por echar de más vamos a obtener mejores resultados, sino todo lo contrario, ya que el agua estará saturada de jabón durante el lavado, deberá hacer aclarados extras y, por lo tanto, tardará más y consumirá más agua.

  • Agua acumulada en el tambor.

    Tras un ciclo de lavado, a vecespueden quedar restos de agua en el fondo del tambor de la lavadora, por lo que es recomendable pasar un trapo para retirar el exceso.

Si ya habéis identificado cuál puede ser nuestro problema, podéis completar la acción poniendo en marcha una lavadora, completamente vacía, con un limpiador específico o bien una tacita de vinagre de manzana. Añádelos en el compartimento del detergente y pon en marcha un programa a 90ºC. Esto ayudará a mantenerla limpia y contribuirá a evitar malos olores en nuestra próxima colada.

Valora la noticia 0 / 5

La mayoría de las manchas en la ropa se quitan lavándolas a mano con agua jabonosa y un chorrito de amoniaco, si son recientes. Con los olores no siempre es tan fácil. Hay olores muy fuertes que se adhieren a la prenda y que no sabemos quitar. Eliminar esos olores no es misión imposible. En Vivienda Saludable nos dan algunos trucos que facilitan la tarea.

Lo primero de todo es asegurarnos de que nuestra lavadora está limpia, es posible que una camiseta, pantalón o conjunto determinados, mantengan ese olor desagradable en varios lavados. Sin embargo, no podemos considerar algo normal que todo un montón de ropa huela mal, tras lavarlo en una ocasión o incluso dos. Este olor puede ser provocado por nuestra lavadora, si esto es así ¿Cómo podemos limpiarla y eliminar ese olor?

El primer consejo que os damos es que la puerta de la lavadora siempre esté abierta para facilitar la ventilación y la eliminación de la humedad dentro de ella, es fácil y sencillo lo único que tenemos que hacer es introducirlo en nuestro día a día. De vez en cuando, una vez al mes más o menos, podemos realizar un lavado sin ropa a 90º. Así eliminamos los elementos que se hayan posado en el tambor de la lavadora y causen mal olor. Por último, podemos realizar la limpieza del filtro de esta. Lo más probable es que nuestra lavadora quede impecable y por lo tanto hayamos eliminado el olor desagradable, si este persiste, podemos preguntar en tiendas especializadas o a profesionales para que nos den una solución.

Otras causas y remedios

El olor a humedad de la ropa es debido a que no se ha secado bien. Una sencilla opción es ponerlo encima de alguna superficie caliente para que la ropa se termine de secar. Sin embargo, ese olor puede persistir a pesar de que la ropa esté completamente seca. Hay numerosas soluciones para este caso, pero todas ellas empiezan con un nuevo lavado y la introducción en el cajetín en el que se mete el detergente de otros elementos como:

  • Añade una taza de vinagre o de bicarbonato de sodio.
  • Emplea suavizante.
  • El bicarbonato de sodio, bórax y carbonato de sosa son impulsores de detergente y hacen que el Ph del agua se más alcalino, por lo que el detergente funcionará mejor.
  • Emplea un detergente especial y lava la ropa a la máxima temperatura que permita esta.

Determinada ropa, ya sea por el material con el que está hecho o por el uso que le damos, huele a sudor de forma muy rápida o incluso permanente. Una buena forma de eliminarlo es aplicando una mezcla de bicarbonato de sodio y agua, en la zona de la prenda que mantiene ese olor a sudor y dejar que actúe durante unas horas hasta que se seque. Otro remedio que actúa de la misma forma, es el limón, la forma de realizarlo es mezclando la misma cantidad de jugo de limón que de agua y con una esponja podemos aplicar esta mezcla, debemos dejar que se seque durante unas horas para que el resultado sea el esperado.

Otro olor típico que podemos encontrar es el olor “a guardado”, suele aparecer cuando cambiamos de época del año que sacamos toda la ropa de esa temporada. Esta ropa ha estado almacenada durante varios meses por lo que a pesar de haber sido guardada limpia, es posible que tenga ese olor característico. Lo aconsejable es la previsión. Si sabemos que esa ropa va a estar almacenada durante un periodo largo de tiempo, lo que podemos hacer es guardarla con varias bolsitas de tela que contengan jabones de olor fuerte como jazmín o lavanda, envueltos en algodón.

Trucos para la colada: ¿por qué tu ropa no huele a limpio después de lavarla?

Tu navegador no puede mostrar este vídeo

Acabas de sacar la ropa de la lavadora y…¡sorpresa!, tus prendas tienen un olor raro que está muy lejos del olor a limpio y a suavizante que deberían tener. Este problema es muy común y seguro que te ha pasado en más de una ocasión. No solo es una cuestión de que la ropa no se queda perfumada como debería, la textura de los tejidos, su suavidad o su color también pueden verse afectados si hay algún problema durante el lavado.
La razón de que esto ocurra se resume en una sola palabra: bacterias. En efecto, las bacterias acumuladas en tus tejidos resisten los lavados y provocan ese desagradable olor, ¿cómo podemos deshacernos de ellas? Las soluciones son mucho más sencillas de lo que parece.
Ropa con mal olor tras el lavado: ¿cómo evitarlo?
Hemos hecho una selección de las 5 causas que están provocando este problema en tu colada, si estás haciendo alguna de estas cosas mal, quizá pueda ser la razón por la que tu ropa no huele como debería.

Razón número 1: no has añadido suficiente detergente

Si utilizas detergente líquido en tus lavados, es posibles que no estés añadiendo la cantidad suficiente. Normalmente, decidimos la cantidad de detergente que necesita cada lavado según la cantidad de prendas que hemos añadido a la lavadora, pero eso no es suficiente, también debemos tener en cuenta la suciedad de las prendas, cuanto más sucias estén (por ejemplo la ropa deportiva), más cantidad de detergente debes añadir.
La falta de detergente hce que las bacterias no se eliminen en su totalidad, de hecho, se produce el efecto contrario, las bacterias proliferan al final del lavado aprovechando la humedad y la ropa queda impregnada de ellas.
Aprovechate de estas ofertas y ahorra comprando tu detergente líquido de primeras marcas:

  • Wipp Express Detergente Líquido – Pack de 2 (62 lavados): un 24% más concentrado para eliminar todas las manchas y las bacterias acumuladas en los tejidos. Es capaz de eliminar la suciedad incluso con agua fría y protege las fibras para que tu ropa dure más. Puedes comprarlo el pack de 2 en Amazon por 11,10€.
  • Presto! Detergente líquido sport, 176 lavados, pack de 4: este detergente está especialmente recomendado si tu ropa tiende a oler mal tras los lavados, ya que neutraliza los olores y crea una barrera antiolor avanzada para que el perfume a limpio permanezca más tiempo. Es perfecto para eliminar todas las bacterias de la ropa más sucia, sobre todo la deportiva. Puedes comprar el pack de 4 en Amazon por 22,21€.
  • Dixan Detergente Líquido Total 30 Dosis, pack 4: su exclusiva tecnología mantiene la ropa fresca hasta 12 hora. Es perfecto tanto para ropa blanca, como de color. Puedes comprarlo en Amazon por 22,95€ (pack de 4).
  • Ecoegg – Detergente ecológico en Perlas para Lavar la Ropa: si prefieres una alternativa ecológica para hacer la colada, nos encanta esta bola. Dura hasta 72 lavados y deja tu colada libre de bacterias, de suciedad y manchas y con un olor increíble. Puedes comprarlo en Amazon por 22,56€.

Razón número 2: baterias en la lavadora

No siempre prestamos atención al estado de nuestra lavadora, pero es uno de los factores que más afectan al estado de nunestra ropa. Cuando lavamos a baja temperatura las bacterias no son eliminadas por completo, por lo que se instalan en el tambor, en el caucho o detrás de la puerta, provocando moho y malos olores.

Si la ropa tiene un ligero olor a humedad después del lavado, es probable que tu lavadora esté infectada por pequeñas bacterias o moho. Para solucionar este problema, es necesario hacer una limpieza profunda para eliminar todos esos invitados no deseados que se han instalado en el tambor de nuestra lavadora. Para hacerlo, pon un ciclo de 95 grados, el calor eliminará todas las bacterias. Te recomendamos no repetir muy a menudo este tipo de lavado, ya que consume mucha electricidad y tiene un efecto negativo para el medio ambiente.
Durante el ciclo, puedes utilizar limpiadores especiales para lavadora. Eliminarán con mayor eficacia las bacterias y protegerán tu lavadora. Si prefieres optar por un limpiador natural, añade un chorrito de vinagre blanco. Estas son algunas opciones para dejar tu lavadora 100% libre de bacterias:

  • Pastillas efervescentes limpia-lavaroas. Comprar en Amazon por 6,99€.
  • Dr Beckmann Service-it – Limpiador para lavadoras. Comprar en Amazon por 4,91€.

Razón número 3: lavadora constantemente cerrada

Si tras coger la ropa una vez terminado el ciclo, cierras la puerta de la lavadora y no la vuelves a abrir hasta el siguiente lavado, estás cometiendo un grave error. Cada vez que vacías una lavadora, debes dejar siempre la puerta entreabierta para que los restos de agua y la humedad se sequen y no provoquen la proliferación de bacterias. Por ello, no olvides airear el tambor de la lavadora después de cada ciclo, también es aconsejable dejar entreabierto el cajón donde echas el detergente y el suavizante.

Razón número 4: programas cortos y/o en frío

Si prefieres optar por ciclos cortos, quizá debas reconsiderar tu estrategia, ya que, aunque la ropa parezca limpia, solo lo está aparentemente. Si las prendas estaban muy sucias, los gérmenes pueden continuar atrapados en las fibras. Si ese es el caso, opta por un ciclo más largo, incluso plantéate un prelavadoo un aclarado suplementario.

Un arma milagrosa: el desinfectante:
En lugar de un lavado suplementario, puedes usar un desinfectante para la ropa (como este de Sanytol), purifica y elimina las bacterias sin necesidad de alterar el programa de la lavadora. Es perfecto para aquellas prendas delicadas que no soporten temperaturas superiores a 40 grados.

Razón número 5: la ropa ha estado demasiado tiempo dentro del tambor

La razón más común del mal olor de la ropa recién lavada es que esta ha permanecido demasiado tiempo dentro de la lavadora, una vez terminado el programa. La ropa mojada es el caldo de cultivo perfecto para los gérmenes y bacterias, por lo que si dejas las prendas en el tambor es probable que huelan mal una vez que las saques. De hecho, si has olvidado la ropa mucho tiempo en el tambor es preferible que vuelvas a lavarla de nuevo.
Mucho ojo también al recoger la ropa del tendedero, si la doblas y guardas en el armario antes de que esté totalemente seca, el olor a humedad puede aparecer antes de que te des cuenta.

Trucos caseros para eliminar los malos olores

El bicarbonato sódico es un remedio muy eficaz para eliminar olores desagradables en casa. Añade una cucharita de bicarbonato en la lavadora junto con tu ropa y el detergente para neutralizar los malos olores.
El ácido cítrico es otra solución económica para una colada con mal olor o si tu lavadora está en mal estado. El ácido cítrico elimina las bacterias y deja un perfume agradable y fresco. Tan solo tienes que mezclar 7-8 cucharas soperas de zumo de limón con agua y añadie la mezcla en el tambor junto con el detergente.

Y además…

8 trucos para hacer la colada que te harán la vida más fácil
Los accesorios más originales y trendy para tu baño
Las mejores planchas de ropa en oferta solo por tiempo limitado
¿Cómo organizar tu casa con el método de Marie Kondo?

Tips para quitarle el mal olor a la ropa recién lavada

Todos amamos el olor de la ropa recién lavada, esa mezcla de fresca primavera y rayos de sol. Pero si al destenderla notas que no huele precisamente a verano ni a nubes, hay un problema.

Muchas veces la culpable puede ser la lavadora, sólo necesitas limpiarla ya que en sus rincones se acumula un poco de suciedad y bacterias de ciclos anteriores.

Si la tapas justo después de terminar de lavar, la humedad hace que éstas proliferen o que se generen hongos que terminan en tu ropa. La solución es darle un ciclo de autolavado con agua y algún desinfectante especial para lavadoras, dejarla destapada para que seque y listo.

Si el problema persiste, debes encontrar la causa del mal olor y remediarlo con los siguientes trucos.

1. Olor rancio

La causa más común de que la ropa se apeste dejarla demasiado tiempo en la lavadora antes de pasarla a la secadora o tenderla, o sobrecargar la lavadora, lo que impide que ésta se lave bien. Solo tienes que volver a lavarla en cargas más pequeñas con el agua lo más caliente que tus prendas aguanten sin dañarse, y agregar al ciclo una taza de amoniaco o vinagre.

2. Olor a humedad

Esto pasa cuando la ropa ha estado almacenada mucho tiempo, por ejemplo, si acostumbras guardarla y sacarla en cada cambio de estación. Solo agrega una taza de bórax y una de vinagre blanco a la carga de lavado para deshacerte del olor a viejo.

3. Olor a humo

Si a alguien se le ocurrió fumar o encender una fogata cerca de tu ropa recién lavada y húmeda, es muy posible que ésta se impregne del olor a humo. Para eliminarlo por completo, guarda las prendas en una bolsa grande, coloca hojas de suavizante de telas perfumadas y espolvorea bicarbonato de sodio. Déjalas así algunos días y después lávalas con detergente y una taza de vinagre blanco.

4. Toallas apestosas

Después de usarlas, lavarlas y secarlas repetidamente, las toallas de baño pueden volverse menos absorbentes y producir un olor desagradable. Esto pasa porque acumulan mucho suavizante de telas, residuos de jabón, bacterias y mugre. Tienes que refrescar tus toallas lavándolas con agua muy caliente, incluso hirviendo, y agregar una taza de vinagre. Después, lávalas por segunda vez usando solo agua caliente y 1/2 taza de bicarbonato de sodio.

Limpiar lavadora por dentro (con vinagre, lejía y agua)

Resulta irónico que la máquina para lavar la ropa pueda estar sucia, sin embargo esto sucede más de lo que crees. Tanta carga de ropa manchada y con malos olores acaba por ensuciar este electrodoméstico y/o llenarlo de moho; por esta razón has de saber cómo limpiar la lavadora a fondo de vez en cuando, y con suerte, lo podrás hacer con cosas que ya tienes en casa. También puedes optar por hacer productos para la limpieza naturales. (Aquí te decimos cómo hacer un limpiador multiuso en casa).

Limpiar lavadora: ¿con qué hacerlo?

Para limpiar la lavadora por dentro tan solo necesitarás de 4 cosas:

  • Vinagre
  • Lejía
  • Agua caliente
  • Un paño

A continuación, te detallamos todos los trucos y los pasos para que dejes tu lavadora reluciente por dentro y libre de malos olores.

Entonces, ¿cómo limpiar la lavadora por dentro?

Hay dos partes fundamentales para la limpieza de tu lavadora que pueden evitar la formación de moho y de malos olores: el tambor y la goma. Luego, te aconsejamos que le eches también un vistazo al filtro para asegurarte de que allí tampoco se ha acumulado la suciedad. Así mismo, es recomendable que limpies los dispensadores de jabón y de suavizante cada 6 meses aproximadamente.

1. Limpiar el tambor de la lavadora con vinagre blanco

El vinagre es un excelente complemento de limpieza pues, además de eliminar los malos olores, también acaba con las bacterias. Así, para lograr una limpieza profunda de tu lavadora, basta con añadir media taza de vinagre blanco en el dispensador del detergente y luego seleccionar un ciclo de lavado normal a una temperatura de 30º o más.

Si notas que la máquina aún no se ha limpiado por completo cuando acabe su función, puedes repetir el proceso, pero esta vez añade una taza de la misma lejía que utilizas para lavar la ropa en su cubeta correspondiente.

Y para una limpieza aún más efectiva, recuerda que el vinagre también sirve para desincrustar la cal que pueda haber en tu lavadora, pero si en tu zona hay mucha es recomendable que añadas algún producto específico. Finalmente, después de limpiar el tambor de tu lavadora, recuerda poner un ciclo en vacío o con toallas viejas para acabar de enjuagar bien.

2. ¿Cómo limpiar la goma de la lavadora?

Las gomas de las lavadoras con ventanas frontales suelen ser el lugar donde más se acumula la suciedad. Resulta conveniente que la limpies por lo menos una vez al mes para evitar que los restos se adhieran y sean más difíciles de retirar.

Necesitarás:

  • Guantes
  • Un paño y un cepillo de dientes usado
  • Lejía
  • Detergente de limpieza

Paso a paso:

  • Apaga la lavadora y abre su puerta. Tira de la goma hacia afuera con tus manos sin sacarla toda.
  • Humedece el paño con el detergente de limpieza o lejía y frótalo en la goma hasta que el sucio se elimine completamente. Si vas a utilizar lejía, has de usar guantes y mascarilla para evitar accidentes.
  • Si la goma está muy sucia, deja reposar el detergente un par de minutos encima de la mancha, y luego frótalo con el cepillo de dientes usado para eliminar los restos.
  • Retira el sobrante de detergente o lejía con otra toalla seca. Asegúrate de quitar todos los excesos.

3. Limpiar el filtro de una lavadora

Ya comentamos anteriormente que el vinagre es un excelente complemento de limpieza y resulta una opción ideal si no quieres usar lejía. Ayuda a eliminar los residuos de jabón y otros químicos, además que contribuye a eliminar las bacterias. Por eso es ideal para la limpieza del filtro, que es el lugar donde se depositan los restos de detergente, pelusas, etc, que con el tiempo taponan el canal de desagüe de la máquina.

Para limpiar el filtro te recomendamos hacer lo siguiente:

  • Vacía totalmente la lavadora (haciendo un ciclo de vaciado previamente).
  • Desconéctala del enchufe.
  • Afloja el tapón del filtro cuidadosamente para que no salpique agua. Es buena idea tener una fregona cerca por si cae líquido al suelo.
  • Saca el filtro y elimina todos los restos acumulados pasando un paño por encima o directamente en el fregadero.
  • Una vez limpio, coloca el filtro nuevamente en su lugar y cierra el compartimiento de la lavadora.

Y si lo que quieres es desinfectarla o que se vaya un mal olor…

Cuando un electrodoméstico emite malos olores lo más probable está infectada de bacterias que causan el moho, bien sea por falta de ventilación o poco mantenimiento.

La batalla contra el mal olor de una lavadora es más sencilla de lo que parece y no es muy diferente al procedimiento de limpieza convencional. Debes hacer lo siguiente:

  • Haz un ciclo corto con agua caliente y esta vez aplica medio litro de vinagre blanco (o la botella completa si el olor es muy fuerte).
  • Cuando acabe el ciclo, abre las puertas de la lavadora y déjalas así por el resto del día para que se pueda ventilar el interior de la máquina.
  • (Opcional) Coloca un bol con bicarbonato de sodio en el tambor y déjalo reposar allí toda la noche. El bicarbonato es de gran ayuda para la absorción de los malos olores y para hacer una limpieza efectiva.

Otros trucos para el mantenimiento de tu lavadora

  • No sobre cargues tu lavadora. Cada máquina tiene una carga de peso permitida que usualmente es entre 10 a 23 kilos (dependiendo del tamaño del tambor). No excedas su límite porque puedes estropear tu ropa y también al electrodoméstico.
  • Después de cada uso, acostúmbrate a dejar la tapa de la lavadora abierta durante el resto del día. De esta manera podrá ventilarse y reducirás la probabilidad de que se genere moho.
  • Limpia el cajetín del jabón y suavizante con vinagre de vez en cuando. En este compartimiento suelen acumularse restos de químicos que acaban por crear una mancha desagradable.
  • Haz una limpieza de tu lavadora al menos una vez al mes para mantenerla siempre a su 100% de eficiencia.
  • Recuerda cerrar el paso del agua y apagar la lavadora si estarás muchos días fuera de casa, así evitarás posibles accidentes y/o filtraciones.

NovaLife

La humedad en las prendas suele aparecer por varios motivos. Es normal que los meses de lluvia tanto las prendas de la lavadora, como las del armario desprendan olor a humedad. También es posible que el origen del olor provenga del propio electrodoméstico ya que requiere de una limpieza frecuente tanto para su mantenimiento, como para obtener unos buenos resultados en los lavados. Para ello, es necesario secar el tambor pasando una bayeta absorbente después de cada lavado. Con esto conseguiremos retirar el exceso de humedad y prevenir la salida del moho.

El olor a humedad también suele aparecer en aquellas prendas que llevan mucho tiempo en el armario o que han estado almacenadas en un cajón. Además, otro de los errores es recoger las prendas cuando no están del todo secas, algo que también provocará olor a humedad en ellas.

Sin embargo, la situación más común es que pongamos la lavadora y nos vayamos a trabajar. O simplemente que tengamos un descuido, y se nos olvide sacarla y tenderla justo en el momento en que ha finalizado el lavado. Si es por este motivo por el que nuestra ropa huele a humedad es algo normal porque no debe permanecer durante mucho tiempo mojada.

Como podemos comprobar existen muchos remedios para acabar con el olor a humedad en la ropa, pero en este vídeo te mostramos cuatros trucos muy sencillos y efectivos que podemos hacer fácilmente en casa, y que nos ayudarán a poner remedio a estos despistes tan frecuentes.

Independientemente de estos trucos debemos tener en cuenta que lo mejor es tender la ropa en cuanto termine de lavarse, y recogerla cuando esté totalmente seca. Para prevenir el olor a humedad también es importante que sepamos que lo más recomendable es tender la ropa al sol, y lavarla a alta temperatura, ya que de esta manera el olor se eliminará de forma instantánea.

Cómo eliminar el mal olor de la ropa sin lavarla

Cómo eliminar el mal olor de la ropa sin lavarla

Si has estado en la cocina y tu ropa ha cogido el olor de la comida que has preparado, o has estado con fumadores y tu ropa huele a tabaco, o si bien, la has metido en el armario hace años y no huele como antes, hay algunos trucos infalibles para que vuelvan a oler bien.

En muchas ocasiones, queremos recuperar algunas prendas de ropa, abrigos, o jerseys que teníamos olvidados en el fondo de nuestros armarios. Una vez fuera te das cuenta de que no huelen como esperamos, por ello, existen algunos trucos bastante fiables que puedes realizar para que tu ropa huela bien, como si estuviera recién lavada, y evitar también que se pierda su calidad.

Te mostramos a continuación esos trucos sencillos de limpieza para que los pongas en practica y recuperes el buen olor a la ropa recién lavada.

Vapor y vinagre

Uno de los trucos más eficaces es el uso del vapor y del vinagre. El método es muy sencillo, solamente tienes que abrir el grifo del agua caliente y cerrar la puerta del baño. Debes colgar la prenda de ropa en una percha y colocarla cerca de la ducha. Debajo de la prenda debes colocar un cubo de agua caliente con un buen chorro de vinagre. Déjalo durante un rato, aproximadamente una media hora, y verás como el mal olor de esta prenda de ropa ha desaparecido por completo.

Chaqueta y abrigos con amoniaco

El amoniaco es un producto que también podemos utilizar para quitarle el mal olor a la ropa. El amoniaco, a parte de tener un montón de usos para la limpieza del hogar, también lo podemos utilizar para eliminar el olor a comida o tabaco. Este sencillo truco consiste en cepillar bien el abrigo y después humedecer bien un paño con un litro con agua y cinco cucharadas de amoniaco, Pasa bien el paño por toda la prenda y así lo limpiarás en seco. Una vez limpio, déjalo secar cerca de una fuente de aire y notarás como el abrigo ya no tiene estos olores.

Vaqueros en el congelador

Un truco para poder quitarle a los vaqueros el mal olor es doblarlos bien y meterlos en el congelador. Déjalos unos 40-45 minutos, cuando haya pasado este tiempo sacarlos para que les de el aire y comprobarás como el mal olor desaparece con este truco sencillo.

Colchones y mantas con bicarbonato de sodio

Para poder limpiar los colchones, las mantas y los edredones hay un truco para realizar una limpieza en seco que eliminará los olores y parecerá que están recién lavados. El método consiste en vertir unas cucharadas de bicarbonato por las zonas del colchón que huela mal, déjalo actuar durante una hora aproximadamente y verás como han desaparecido los malos olores.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook

Puede sorprenderte y parecer ilógico: “¿Cómo es posible que algo que se encarga de mantener mi ropa limpia, huela mal?”. Sabemos que pasar por ese momento es desagradable, y además sentirás la inseguridad de no saber si ese olor acabará impregnándose en las prendas.

Que no cunda el pánico. Que la lavadora desprenda un mal olor de vez en cuando es normal. ¡Eso significa que necesita una limpieza del tambor urgente! A menudo sólo nos acordamos de limpiar el exterior de nuestra lavadora, pero el interior es incluso más importante, pues los restos de suciedad de tus prendas, el exceso de detergente en el cajetín o el hecho de lavar a temperaturas muy bajas, pueden provocar la aparición de olores desagradables en el interior del tambor y, por lo tanto, en tu ropa recién lavada.

Por suerte, tenemos varios consejos con los que evitarás que el mal olor en tu lavadora vuelva a aparecer, y así disfrutarás de un buen olor durante más tiempo.

  • Trata de no almacenar la ropa sucia dentro de la lavadora, pues esos malos olores pueden acabar quedándose. Te recomendamos usar un cesto y que introduzcas la ropa sucia en la lavadora una vez que vayas a ponerla.
  • Es cierto que lavar a 30º hace que la ropa se conserve mejor, pero no te olvides de realizar un lavado con agua caliente de vez en cuando para a eliminar las bacterias que se pueden acumular en el tambor y desinfectar por completo las prendas. Si tienes una de nuestras lavadoras con tecnología ActiveOxygen, podrás librarte de las bacterias sin recurrir a altas temperaturas gracias al poder del oxígeno activo.
  • Una vez finalizado el programa, no dejes la ropa en el interior de la lavadora más tiempo del necesario. Así evitarás que la humedad aparezca en tus prendas y en la lavadora. Sácala cuanto antes e introdúcela en la secadora. Si todavía no tienes una y sigues secando tu ropa en el exterior, deberías saber que tendiendo y exponiendo las prendas a la luz del sol acabarán perdiendo el color y adquiriendo malos olores y humedad si no hace el calor necesario para que se sequen.

  • Seca la goma de la puerta con un paño después de cada uso para retirar la humedad que haya podido quedar y así evitar la posible aparición de moho.
  • Deja el cajetín y la puerta abierta después de cada lavado durante al menos 30 minutos.
  • No te pases con la cantidad de detergente, pues acabará convirtiéndose en suciedad. Para ello, nuestras lavadoras i-DOS se autodosifican ellas mismas y emplean únicamente el detergente necesario. ¡Ahorrarás agua, detergente, y conservarás tu ropa durante más tiempo!
  • Recuerda realizar una limpieza del tambor cada 3 o 4 meses. Si tienes una de nuestras lavadoras es tan sencillo como seleccionar el programa específico, introducir nuestro limpiador en polvo dentro del tambor y dejar que ella sola haga el trabajo. Si no cuentas con el programa de Limpieza del tambor, puedes seguir estos 3 sencillos pasos:
  1. Vacía el tambor de la lavadora.
  2. Vierte el limpiador en el interior.
  3. Selecciona un programa de 90ºC.
  • Por último, recuerda limpiar el filtro de vez en cuando para evitar que pequeños objetos se acumulen y provoquen malos olores. En este vídeo te contamos cómo hacerlo:

Los malos olores van a desaparecer en 3, 2, 1… ¡Ya!

¿Qué hacer para que la ropa huela bien?

Es una de las sensaciones más placenteras que podemos llevarnos de las tediosas tareas domésticas, pero no siempre se consigue. ¿Cómo lograr que la colada perfume tu armario? ¡Te damos los trucos!

ALMUDENA NOGUÉSMálaga Domingo, 10 abril 2016, 00:02

Es una de las sensaciones más placenteras que podemos llevarnos de las tediosas tareas domésticas. Recoger la colada y percibir un buen olor. A rosas, a lavanda, a colonia…a lo que sea. Pero a algo agradable. Parece sencillo, pero no lo es. Al que no le haya pasado alguna -o demasiadas- veces que tire la primera piedra. Entonces llega el desconcierto. ¿Qué habrá fallado?, ¿qué habremos hecho mal? Lo cierto es que es listado de errores es bastante largo. ¿Quieres subsanarlos? ¡Pues toma nota!

Para empezar, a la hora de poner la lavadora hay que evitar sobrecargarla para que las prendas tengan suficiente espacio y se laven adecuadamente. Si la ropa está muy sucia, conviene elegir un programa con la temperatura más alta posible y permitida en las etiquetas y seleccionar un ciclo de lavado con extra de aclarado. La dosis de detergente y suavizante también es clave. Y es que tanto pasarte como quedarte corto puede ser un problema. En este punto, las cantidades recomendadas por el fabricante son las idóneas. Un fallo común es echar de más, con la errónea idea de que así vamos a obtener mejores resultados, pero todo lo contrario: el agua estará saturada de jabón durante el lavado, deberá hacer aclarados extras y, por lo tanto, tardará más y consumirá más agua.

Las humedades son otras de las grandes enemigas de los olores en la colada. Por ello, conviene sacar la ropa del tambor en cuanto que termine el ciclo y nunca recogerla del tendedero antes de tiempo ya que ello puede generar mal olor a posteriori en el armario. A veces ocurre que alguna prenda pequeña (principalmente calcetines o ropa interior) se cuela en algún hueco de la lavadora y permanecen allí húmedas durante mucho tiempo, lo que también produce mal olor. Hay que revisar pues la goma y limpiarla de vez en cuando con algún producto como puede ser vinagre para combatir la humedad. Igualmente, tras un ciclo de lavado, a veces pueden quedar restos de agua en el fondo del tambor, por lo que es recomendable pasar un trapo para retirar el exceso. ¿Un truco? Poner en marcha un ciclo a alta temperatura con la lavadora completamente vacía con un limpiador específico o bien con tres tazas de vinagre blanco. Esto ayudará a mantenerla limpia y contribuirá a evitar malos olores en próximas coladas. También se puede utilizar lejía para desinfectar (para prevenir hongos y contagios con la ropa) o ácido cítrico (espolvoreando tres cucharadas en el tambor y programar a máxima temperatura).

En lo que a humedades se refiere, la ventilación también es un factor a tener en cuenta. Dejar la puerta de la lavadora abierta (al menos, entornada) entre lavados debería convertir en un hábito con objeto de que se pueda airear bien su interior y se evaporen los restos de agua. De lo contrario, acabará por proliferar el moho, lo que dará lugar a un desagradable olor a humedad. Tambiés es aconsejable limpiar el filtro de manera periódica para quitar pelusas, fibras y restos de suciedad acumulados. Es tan fácil como seguir las instrucciones del fabricante.

No almacenar la ropa en el tambor

Si no se va a poner la lavadora de inmediato no conviene almacenar la ropa sucia dentro mucho tiempo ya que el tambor acabará oliendo mal. Tampoco se debe mezclar ropa sudada o húmeda (como toallas) con el resto de la colada (algo que aunque suene obvio a veces se pasa por alto).

Si aún siguiendo las pautas anteriores no se logra que la ropa huela como esperamos hay trucos extra, como emplear agua de planchado perfumada. (se puede utilizar un producto específico o perfumar directamente el agua con unas gotas de tu perfume favorito). Los ambientadores de armario son otra solución. En el mercado hay un sinfín de modelos, aunque también se pueden fabricar caseros con pequeñas bolsitas de tela y flores aromáticas, como la lavanda.

La lavadora es nuestra aliada en el hogar para dejar las prendas del armario como nuevas. El proceso está claro: metes la ropa sucia en el tambor y la sacas limpia. Por eso, que la ropa salga con mal olor de la lavadora es una desagradable incidencia. ¡Aunque tiene solución! Con una buena limpieza de la lavadora y un sencillo mantenimiento, a partir de ahora no volverá a pasarte. A continuación te contamos dónde puede estar el origen de esos malos olores y cómo hacerlos desaparecer.

Índice del artículo

Por qué la ropa de la lavadora sale con mal olor.

Como sucede con todos los electrodomésticos, es importante mantenerlos limpios y cuidarlos; de lo contrario, podrían derivar en resultados no deseados, como dejar un mal olor en la ropa. En el caso de la lavadora, ten en cuenta que en su interior se recoge tanto la suciedad que traen las prendas, como la humedad que genera el contacto constante con agua. Además, si normalmente no lavas a más de 60ºC, es más probable que aparezcan malos olores. ¿Sabías que tu lavadora necesita limpiarse regularmente? ¡Toma nota y evita el mal olor de la ropa!

  • Descalcifica: la cal es la gran enemiga de los electrodomésticos porque se deposita en sus conductos y afecta a su funcionamiento. Para que no estropee tu lavadora, dos veces al año te recomendamos vaciar el tambor, echar producto descalcificador en el compartimento II del cajetín, seleccionar un programa de 60ºC y, cuando haya acabado, realizar otro lavado sin descalcificador para acabar con los restos.
  • Limpia el filtro: también cada 6 meses, levanta la tapa que hay en la parte frontal de la lavadora, saca el filtro y límpialo con un cepillo y agua caliente. Coloca unas toallas bajo la tapa por si cayeran restos de agua.

  • Limpia el tambor: cada 20 lavados, acuérdate de vaciar el tambor, añadir detergente en polvo (la mitad que para un lavado normal) y seleccionar el programa Limpieza del tambor (o uno que alcance 90ºC).
  • Deja la puerta de la lavadora abierta, al menos durante media hora, después de cada ciclo para que ventile y se vaya la humedad.

Trucos para quitar el mal olor de la ropa.

Aunque ya conoces las causas del mal olor de la ropa y cómo prevenirlas, quizá todavía hay alguna prenda que se ha quedado con mal olor. Para ello, después de haber hecho la limpieza de la lavadora que te hemos indicado, puedes realizar lo siguiente: mete la prenda en el tambor y añade una taza de vinagre blanco, con alto poder desinfectante, en el cajetín II. También puedes usar un detergente especial y lavar a la máxima temperatura que permita la prenda. Otro tipo de productos que puedes aplicar a mano y de forma localizada en una zona concreta de olor intenso son el bicarbonato de sodio o el limón disueltos en agua.

¿Alguna vez has abierto el armario para coger la ropa de otra temporada y te ha olido como a humedad, o has notado que la ropa recién sacada de la lavadora no huele bien? es muy desagradable, porque a todos nos gusta que nuestra ropa limpia y nuestros armarios huelan bien.

Ya vimos cómo quitar el olor a sudor de la ropa, después de hacer ejercicio físico, con algunos remedios caseros, ahora veremos cómo eliminar el olor desagradable a humedad.

Quitar el olor a humedad de la ropa

Lo primero para quitar el olor a humedad de la ropa es identificar de dónde procede ese olor tan desagradable, ya que puede tener varias causas y cada una de ellas ha de ser tratada de manera distinta:

La primera opción es que el olor a humedad provenga de haber tenido la ropa encerrada en el armario mucho tiempo, en cuyo caso suele ser suficiente con lavar las prendas y airear y ambientar el armario antes de volver a meterlas. Para evitar la humedad en los cajones y armarios son muy útiles las cajitas deshumidificantes, que absorben la humedad ambiental y la conducen dentro de un recipiente, alejándola de la ropa.

Si los deshumidificadores industriales no os gustan, podéis preparar saquitos absorbentes con sal gruesa colocada dentro de bolsitas de malla o usando medias viejas. Pueden ser útiles los algodones empapados en agua y bicarbonato. Asimismo, conviene revisar bien el armario y los cajones por si hubiese moho en ellos, y en su caso retirarlo con detergente y lejía.

La segunda opción es que la humedad o el olor a humedad provengan del interior de la lavadora y/o de la secadora, que son aparatos en los que se acumula suciedad un ciclo de lavado tras otro. De entrada, la secadora debería evitarse en la medida de lo posible y, en cuanto a la lavadora, si notáis que su interior desprende olor a humedad, se puede intentar programar un lavado corto con un chorro generoso de vinagre blanco o de manzana en la cubeta del detergente.

La tercera opción es que la ropa haya desarrollado o esté desarrollando moho. El moho no solo causa mal olor, sino que además puede llegar a ser nocivo para la salud, así que hay que eliminarlo de inmediato con una mezcla de agua y lejía, ya sea en la lavadora o lavándolo a mano. Una vez eliminado el moho de la prenda, hay que dejarla secar y comprobar que el olor se ha ido, o habrá que volver a lavarla.

Cómo quitar el olor a humedad de la ropa: unos cuántos trucos

En cualquier caso, existen unos cuantos trucos que os permitirán gozar siempre de un olor a frescor en la ropa con muy poco esfuerzo:

  • Intenta evitar que la ropa coja humedad antes, durante o después del lavado: nunca hay que dejar que la ropa permanezca húmeda. Si una prenda se humedece hay que lavarla de inmediato o, si eso no es posible, dejar que se seque al sol antes de echarla al cubo de la ropa sucia. Al acabar de lavarla hay que sacarla inmediatamente de la lavadora y tenderla al aire libre, ya que las secadoras potencian los olores en la ropa.
  • Si el olor a humedad en la ropa es persistente, debes volver a lavarla, añadiendo a la colada bicarbonato de sodio o vinagre de vino blanco o de manzana. Una cucharadita mezclada con el detergente suele bastar para las prendas sueltas, pero si se trata de toda la colada, que se ha quedado en la lavadora más tiempo del estrictamente necesario, el lavado ha de volverse a realizar con una taza de bicarbonato en lugar del detergente. Siempre es recomendable tender al aire libre, pero en el caso de usar limón es imprescindible.
  • Usa vodka para eliminar el olor: si el olor afecta a pocas prendas o sólo a determinadas zonas de las mismas el vodka es un gran aliado. Basta con impregnar un trapo limpio en esta bebida y frotar suavemente sobre la prenda. El mal olor desaparecerá al momento. Es importante recordar que hay áreas especialmente sensibles, como los puños, las zonas con gomas y fruncidos y los cuellos, dónde hay que frotar más intensamente.
  • Usa el congelador. Aunque parezca raro, el frío ayuda a disipar los malos olores, así que, si el olor a humedad no es excesivamente fuerte, puedes probar a lavar la ropa con agua helada o a meter las prendas en una bolsa de plástico y meterlas durante 10-15 minutos en el congelador.
  • Un baño de vapor puede hacer desaparecer el olor a humedad con tanta eficacia como un lavado completo, y mucho más rápido.
  • Finalmente, queda la solución final: el amoníaco, un producto infalible que, a pesar de que funciona de maravilla con la suciedad y los malos olores, e incluso para blanquear prendas, pero que debería ser considerado una solución de última instancia porque se trata de un producto tóxico que debe ser manipulado con precaución, pues sus vapores son bastante nocivos. El amoníaco puede eliminar los olores de humedad, pero es agresivo con la ropa (puede acabar rompiéndola por desgaste de las fibras si se usa mucho) y nunca debe usarse combinado con blanqueadores, ya que la unión de ambos productos da lugar a un vapor tóxico para los pulmones.
  • El blanqueador también puede ser un arma eficaz. Existen productos blanqueadores industriales disponibles en droguerías y supermercados.

Dile adiós al mal olor en tu ropa con 5 sencillos trucos

¿Quieres quitar el mal olor de tu ropa? Por fortuna, además de las opciones comerciales con aroma, hay algunos trucos 100 % naturales que ayudan a eliminarlo sin necesidad de gastar demasiado dinero.

En esta ocasión queremos compartir 5 interesantes soluciones para que no dudes en aplicarlas cuando notes este problema en tu ropa. ¡Toma nota!

El mal olor de la ropa

Para empezar, aunque lavemos bien nuestra ropa, notamos que esta adquiere un olor desagradable, similar al moho que se forma en las paredes y armarios. Además, esta situación es común cuando no sacamos a tiempo la ropa de la lavadora, o bien cuando no hay suficiente sol para que se sequen pronto.

Si bien las podemos volver a lavar para eliminar ese mal olor, casi siempre necesitamos productos adicionales a los detergentes comunes. No obstante, en este artículo proponemos 5 soluciones naturales muy efectivas.

1. Bicarbonato de sodio y vinagre

Una combinación de bicarbonato de sodio con vinagre blanco nos ayuda a eliminar el mal olor de las prendas. Y, de paso, quita las manchas y deja los tejidos suaves.

Ingredientes

  • ¼ de taza de bicarbonato de sodio (40 g)
  • 1 taza de vinagre blanco (250 ml)

Preparación

  • Busca un recipiente hondo y combina el bicarbonato de sodio con el vinagre blanco.

Modo de uso

  • Para empezar, rocía la mezcla sobre las prendas y déjala actuar 30 minutos.
  • A continuación, de modo opcional, pon el producto en uno de los compartimientos de la lavadora, e inicia el ciclo normal.
  • Por último, enjuaga como de costumbre y seca en un lugar ventilado.

¿Quieres conocer más? Lee: Las mejores mascarillas con bicarbonato de sodio

2. Bolsas de arroz

El truco de las bolsas de arroz es ideal para evitar el mal olor en las prendas cuando los armarios tienen moho en su interior. Este ingrediente absorbe la humedad e impide que el hongo continúe creciendo.

  • 5 cucharadas de arroz (100 g)
  • 6 gotas de aceite esencial de lavanda

Utensilios

  • Bolsas de tela
  • Incorpora las cucharadas de arroz en las bolsitas de tela y agrégales el aceite de lavanda.
  • Para empezar, pon las bolsitas en las esquinas de los armarios, o bien, cuélgalas cerca de la ropa.
  • Además, cámbialas de manera periódica para mantener este espacio libre de moho y mal olor.

3. Zumo de limón y sal marina

Si el detergente no logra eliminar el mal olor de tus prendas favoritas, combina zumo natural de limón con sal marina y complementa el lavado. Estos ingredientes ayudan a remover manchas y, al mismo tiempo, neutralizan elolor a moho y sudor.

  • El zumo de 2 limones
  • 3 cucharadas de sal marina (30 g)
  • 5 tazas de agua (1250 ml)
  • Extrae el zumo de los limones. Después, mézclalos con la sal marina en un recipiente con agua.
  • Sumerge las prendas durante 20 minutos y enjuágalas como de costumbre.

4. Infusión de lavanda

Si tus prendas quedaron con olor a humedad después del lavado, prepara una infusión de lavanda. De paso, aprovecha el poder aromático de sus vapores.

  • 2 tazas de agua (500 ml)
  • 6 cucharadas de flores de lavanda (60 g)
  • Para empezar, pon a hervir las tazas de agua y, cuando lleguen a ebullición, agrégales las flores de lavanda.
  • Después, déjalas a fuego mínimo durante 3 minutos y retíralas.
  • Antes de que se enfríe, pon las prendas cerca de la olla para que absorban los vapores.
  • Luego, déjalas al aire libre varias horas.
  • Por último, si gustas, pon recipientes con la infusión caliente en tus armarios, y déjalo actuar un par de horas.

Visita este artículo: 7 usos domésticos de la lavanda que te gustará conocer

5. Vinagre de manzana y limón

Por último, combinando las propiedades del vinagre de manzana con las del zumo de limón podemos conseguir un producto complementario para el lavado de la ropa. Además, sus compuestos se deshacen del olor a moho y, sin alterar los tejidos, remueven manchas de sudor y polvo.

  • El zumo de 2 limones
  • 1 taza de vinagre de manzana (250 ml)
  • Extrae el zumo de los limones y combínalo con el vinagre de manzana en un recipiente hondo.
  • Para empezar, si tienes lavadora, pon el producto en uno de sus compartimentos de jabón. Después, inicia el ciclo de lavado normal.
  • En cambio, si no tienes una, agrega la solución en un balde con agua y sumerge la ropa durante 40 minutos.
  • Por último, lava como de costumbre y seca al sol.

¿Tus prendas adquieren mal olor, incluso tras lavarlas? Si te ocurre a menudo, ten en cuenta los trucos anteriores y dile adiós a ese molesto problema. Para acabar, procura revisar tu lavadora y armarios para determinar si tienen moho o sustancias que generen olores.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *