0

Malos de pelicula

Personajes de ficción q marcaron nuestra vida


¿Cómo andan? En esta ocasión les traigo una lista de los personajes de ficción (películas, leyendas, novelas, etc) mas famosos e influyentes.
Están ordenados por orden alfabético, NO por orden de preferencia. La idea es hacer un repaso por aquellos personajes fantásticos que el hombre supo crear, personajes que inspiraron (y lo siguen haciendo) esperanza, admiración, encanto, terror. Personajes que marcaron un antes y después en la historia de la literatura, el cine, y por qué no, en la historia misma del hombre.
Bueno, empecemos:
ALIEN
Este personaje surge de una película estadounidense de ciencia ficción y terror dirigida por Ridley Scott y estrenada en 1979. El título de la película hace referencia a su principal antagonista: una agresiva criatura alienígena que acecha y busca asesinar a la tripulación de una nave espacial.
Es de naturaleza social, vive en colonias como las de los insectos himenópteros (Hymenoptera), las cuales se rigen por una estricta jerarquía, en cuya cima se encuentra la reina o madre de todos los aliens en su colmena, ésta es a su vez protegida por los pretorianos, la colmena es mantenida por los zánganos (traducción del término inglés drone) o aliens comunes, los cuales defienden y sustentan la colmena
No se está seguro de qué comen, pero por la zona que tiende a perforar con su boca, se especula que se alimenta del cerebro de sus víctimas. Pero muy probablemente esta son de ataque, la cabeza sería un punto fijo para los xenoformes gracias a que es un punto mortal, por lo cual no se asegura nada, lo que sí es un hecho es que en su dieta la carne es básica, usan su segunda boca para destrozar el cadáver y usan sus dientes para comer la parte debilitada por la segunda boca. En Aliens vs Depredador 2, se demuestra este hecho en la escena de la escuela cuando el xenoforme lleva a la orilla de la piscina el cadáver de un muchacho o Alien 3 cuando el xenoforme empieza a comer los cadáveres de los prisioneros.

BART SIMPSON
Bartholomew «Bart» JoJo Simpson (Bartolomeo J. Simpson en Hispanoamérica), es uno de los personajes ficticios protagonista de la serie de televisión de dibujos animados Los Simpson. Bart tiene 10 años y es el primogénito, y único hijo varón, de Homer y Marge Simpson. Por tanto, es el hermano mayor de Lisa y Maggie.
Este personaje fue creado improvisadamente por Matt Groening y debutó en el corto Good Night de El show de Tracey Ullman el 19 de abril de 1987, originalmente, con la voz de Nancy Cartwright.
Bart es uno de los personajes principales de la serie y ha resultado ser uno de los más conocidos en la historia de la animación en la televisión. Su rol principal es el de hacer travesuras como una manera de meterse él mismo en líos o a los demás, y así generar tramas para los episodios. Desde ya, este personaje de por si no requiere ninguna descripción adicional.

BATMAN

Batman es un personaje creado por los estadounidenses Bob Kane y Bill Finger (aunque sólo se reconoce la autoría al primero) y propiedad de DC Comics. Su primera aparición fue en la historia titulada El caso del sindicato químico de la revista Detective Comics n.º 27, lanzada por la editorial National Publications en mayo de 1939.

Desde entonces, la identidad secreta de Batman ha sido siempre Bruce Wayne, un empresario multimillonario y filántropo. Después de ser testigo en su niñez de la muerte de sus padres, jura venganza y, tras someterse a un riguroso entrenamiento físico y mental, se dedica a combatir la delincuencia en Gotham City. En todas sus apariciones como Batman, Wayne se disfraza de murciélago. A diferencia de otros superhéroes, no posee superpoderes sino que utiliza el intelecto junto a aplicaciones científicas y tecnológicas para crear armas y herramientas con las cuales atrapar a los criminales.

BLANCA NIEVES
Blancanieves es el personaje central de un cuento de hadas mundialmente conocido. La versión más conocida es la de los hermanos Grimm y la cinematográfica de Blancanieves y los siete enanitos (1937) de Walt Disney. La versión típica tiene elementos como el espejo mágico y los siete enanos o duendes. En algunas versiones, los enanitos son ladrones y el diálogo con el espejo se hace con el sol o la luna.
Ella es una princesa de noble cuna que se ve forzada a la servidumbre por su madrastra celosa, la Reina. Ella es inocente y un poco ingenua, pero nunca pierde la fe que un día su deseo de que el verdadero amor algún día vendrá a llevársela. Ella sigue siendo alegre y amable, sin importar lo mal que su madrastra, la Reina, la trate.
Es una optimista nata, que siempre va a ver la botella medio llena, no importa lo sombrías que las cosas parezcan. Una soñadora en silencio, le encanta ayudar a los menos afortunados que ella y nunca juzga a la gente. Con una naturaleza amable, gentil y femenina, que sigue su corazón y hace lo que ella siente que es correcto, aún si puede llevarla a problemas. Por ejemplo, cuando ayuda a una sospechosa, vieja fea al traerla a la casa después de que Gruñón le dijo que no le permitiera que nadie entrar.
Ella ve el lado bueno de todo y de todos, casi hasta la exageración, pero a través de todo es una buena persona con un gran corazón y un alma maternal que puede encantar a cualquiera, incluso Gruñón.

CHARLOT (CHARLES CHAPLIN)
El Vagabundo, también conocido como El Pequeño Vagabundo (Charlot internacionalmente, Carlitos en Brasil), era uno de los más memorables personajes de Charles Chaplin, y un importante y famoso icono del mundo de la era del cine mudo.
The Tramp es representado por Chaplin, como un torpe de buen corazón que es famoso por ser presentado como un vagabundo, que se esfuerza por comportarse con los modales y dignidad de un caballero a pesar de su verdadero estatus social. Sin embargo, mientras tanto él está listo para tomar cualquier trabajo disponible; además usa su astucia para obtener lo que necesita para sobrevivir y escapar de las autoridades que no soportarán sus travesuras. Las películas de Chaplin no siempre muestran al Tramp (o «El Pequeño Muchacho», como Chaplin lo llamaba).

DARTH VADER
Darth Vader Es el antagonista principal de la trilogía original de la saga Star Wars.
Aparece originalmente en los episodios IV, V y VI; la transformación de Anakin Skywalker en Darth Vader es retratada en el episodio III. Además, aparece en la amplia serie de novelas, juegos e historietas del Universo Expandido.
La trilogía original representa al personaje como un temible cyborg, discípulo de Darth Sidious, el Emperador, que lleva adelante una brutal opresión en la galaxia contra los activistas de la Alianza Rebelde. La trilogía lo describe como un niño esclavo llamado Anakin Skywalker que se convierte en un heroico Caballero Jedi en las Guerras Clon. Es entonces cuando cae al lado oscuro de la Fuerza después de que Palpatine (Darth Sidious) lo manipulara haciéndolo traicionar a los Jedi para derrocar a la República Galáctica. En el episodio VI , Vader, se redime (al ver a su hijo Luke Skywalker siendo torturado por el emperador) para ayudar a destruir al Imperio, sacrificándose en el proceso.

DEPREDADOR
Es un extraterrestre, con una tecnología superior y una capacidad de visión muy distinta a la nuestra, que vino a la Tierra con intención de seguir la tradición de su raza y cazar una especie de gran valor: el ser humano. De hecho, estos seres extraterrestres pululan en el Universo cazando seres alienigenas con capacidades ofensivas,coleccionado sus craneos como trofeos. Desechan a aquellos seres que no presentan ninguna capacidad de oponerseles y además no dañan a hembras de la especie que persiguen.
El depredador cuya estatura supera los 2 metros, es de cuerpo musculado y macizo, no solo tiene fuerza sobrehumana sino que además posee entre su equipamiento, una especie de casco presurizado que le permite la capacidad para visualizar en todo el amplio espectro electromagnético, en infrarrojo, ultravioleta y visible.
Su aspecto es verdaderamente espantoso develando un rostro absolutamente repulsivo semejante a una especie de monstruo o alien de tres mandíbulas dentadas que se oculta bajo esa máscara-casco presurizada, hace sentir escalofrios hasta a seres extraterrestres.
DON QUIJOTE
Alonso Quijano era el auténtico nombre del hidalgo Don Quijote: personaje ficticio principal en la novela El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha, su procedencia se desconoce. Familiarmente, en su aldea natal se le conocía por el nombre de Alonso Quijano el Bueno.
Don Quijote ha sido objeto de distintas interpretaciones desde su creación. Parte de la genialidad de este personaje radica en su capacidad de suscitar distintas visiones, para auto describirse. Su perfil psíquico más que de un loco es de un visionario que pese a sus alucinaciones tiene momentos de lucidez mental en los que dice cosas muy sensatas. En el fondo su relativa locura no es mucho mayor que la del resto de personajes que pasan por personas normales. Además posee una gran imaginación con la cual modificará la realidad a su antojo para poder realizar su sueño de ser un gran caballero andante.
DON VITO CORLEONE
Vito Corleone es un personaje ficticio y uno de los protagonistas de la novela titulada El padrino, perteneciente al escritor italoestadounidense Mario Puzo. Además, el personaje ha aparecido en el cine en las dos primeras películas de la trilogía El padrino.
Vito Corleone o Don Vito, refleja la viva imagen de numerosos personajes históricos de la mafia como Frank Costello. Asimismo, representa al capo de la mafia siciliana radicada en los Estados Unidos durante 1945 hasta 1954.

A lo largo de la trama se desenvuelve como astuto, galán, divertido y cruel; así como un exitoso hombre de negocios. Es un líder de la mafia por naturaleza, con la capacidad de manipular la psicología de sus adversarios y de reclutar nuevos aliados.
DORIAN GRAY
Dorian gray, el personaje es un joven hermoso, dulce amado por todos y admirado, tanto por hombres como mujeres de distintas edades. El disfruta de la vida en plenitud, hasta descubrirse frente a su propio retrato y notar que lo que todo el mundo ama de él es efímero, la belleza, la juventud se van, desesperado ante esa posibilidad y en una especie de suplica, ruega frente a la pintura no envejecer jamas que en su lugar lo haga el propio retrato.
DR. JEKYLL
Los dos extremos, el bien y el mal, están conviviendo en una sola persona, el Doctor Henry Jekyll, que inventa una poción química capaz de transformarlo, al comienzo, por su propia decisión y después incontroladamente, en el monstruo temible: Míster Hyde.
DRÁCULA
El Conde Drácula, aquel vampiro de Transilvania conocido por varias generaciones, ha atormentado la imaginación del mundo durante 109 años. Este noble de colmillos prominentes emergió desde las sombras el año 1897, gracias a la novela «Drácula», del autor irlandés Bram Stoker.
Al parecer, el escritor habría basado su personaje diabólico en un tirano rumano real y demoníaco, llamado Vlad, de sobrenombre, El Empalador, y que también era conocido como Draculea, que en rumano significa «hijo del demonio».
Se dice que Stoker fue asesorado por un erudito en temas orientales, el húngaro Hermann (Arminius) Vámbéry, que se reunió algunas veces con el escritor para comentarle las peripecias del verdadero Drácula.
E.T.
E.T., es el personaje central de la película película estadounidense de ciencia ficción de 1982 «E.T. el extraterrestre», coproducida y dirigida por Steven Spielberg, escrita por Melissa Mathison y protagonizada por Henry Thomas, Robert MacNaughton, Tom Byron, Drew Barrymore, Dee Wallace y Peter Coyote.
Cuenta la historia de Elliott (Henry Thomas), un muchacho solitario que se hace amigo de un extraterrestre, llamado E.T., quien se queda abandonado en la Tierra. Elliott y sus hermanos ayudan al extraterrestre a volver a su hogar, mientras intentan mantenerlo oculto a su madre y al gobierno.
EL CHAPULÍN COLORADO
El Chapulín Colorado es un superhéroe Latinoamericano, principal personaje de la serie de el mismo nombre. Este superhéroe es poco común, no cuenta con las cualidades de otros grandes superhéroes como Superman y Batman, sin embargo lograba superar sus defectos y sobreponerse a sus problemas, y en esto subyace la grandeza del ser humano.
El Chapulín con frecuencia y por equivocación atrapaba a las personas inocentes y dejaba ir a los criminales, causando situaciones graciosas. Sin embargo, al final, todo se aclaraba (típicamente por otros o por algún accidente debido a sus errores) y los malos finalmente eran llevados a la cárcel, obteniendo el Chapulín todo el crédito de su captura, aunque no todos los episodios tenían un final agradable por factores de la trama.
EL FANTASMA DE LA OPERA
Personaje principal de la Compositor y artista que vive en los laberintos de la ópera para asi ocultar al mundo su gran deformidad que cubre con una máscara.Y que atemoriza a los dueños y los colaboradores de la ópera.
Después de una infancia cruel, por el rechazo de su madre y de la sociedad en genera se instala en la ópera y se enamora (u obsesiona) con la corista y bailarina Christine Daaé.
EL PRINCIPITO
El Principito es el personaje principal del libro que lleva el mismo nombre. Toda la historia está basada en él. Es un niño que viaja de planeta en planeta haciendo preguntas que se dan por hechas, y que no interesan a nadie. Vive en un pequeño planeta que podríamos identificar no como un planeta, sino como su propia vida, así el resto de planetas que visita son en realidad las vidas de otras personas que conoce. El hecho de que su planeta sea tan pequeño viene a decirnos que tiene mucho por vivir y aprender.
EL ZORRO
Cuando don Diego ve cómo el pueblo está siendo tratado por el actual comandante del cuartel de Los Ángeles (el capitán Monasterio), los altos impuestos de su excelencia el magistrado, y demás injusticias que se cometen, decide actuar. Pero, para no desencajar con su nueva personalidad de “joven literato” lo único que puede hacer es escribir una carta al gobernador de España que está en Monterrey, pero su padre, don Alejandro de la Vega le informa que el correo está intervenido.
Rabioso por no poder hacer nada, y porque su padre ahora cree que él es un cobarde, va a pelear. El único problema es que «si actúo abiertamente, como lo quiere mi padre, solo lo estaré poniendo en riesgo a él» entonces le dice a Bernardo (quien no tiene que fingir que es sordo-mudo frente a él) «Si no puedes vestir la piel de león, entonces viste la del zorro. Pues bien, de ahora en adelante seré ¡El Zorro!» y agarra una espada con la que marca una Z, consigna que lo caracterizaría por el resto de la serie.
FRANKENSTEIN
El monstruo de Frankenstein (o la criatura Frankenstein) es un personaje de ficción que apareció por primera vez en la novela de Mary Shelley, Frankenstein o el moderno Prometeo.
En la novela, originalmente la criatura no tiene nombre, un símbolo de su orfandad y su carencia de sentido e identidad humana. Se hace llamar a sí mismo, cuando habla de su creador Víctor Frankenstein, el «Adán de su trabajo».1 Sin embargo, en la cultura popular, suele ser llamado Frankenstein de forma equivocada.
La estatura del monstruo era de 8 pies, es decir, 2,44 metros. En la vida real, solamente 25 personas superaron esa medida (23 hombres y 2 mujeres), de la cual haya constancia.
GOKÚ
Son Goku es un personaje ficticio protagonista del manga y anime Dragon Ball creado por Akira Toriyama. En un inicio Goku aparece como un joven artista marcial con cola de mono y fuerza sobrehumana, mide 1,65 m y pesa 52kg más adelante en la historia se revela que es un extraterrestre de la raza ficticia Saiyajin y que su nombre originalmente era Kakarotto. Su nombre proviene de Sun Wukong, un personaje de la historia china Viaje al Oeste, y su nombre como Saiyajin, Kakarotto, proviene de una deformación del inglés Carrot Kyarotto, zanahoria).

HANNIBAL LECTER
Normalmente, resulta difícil utilizar algún calificativo para referirse a él, ya que a lo largo de la saga hay quienes afirman que «no existe palabra que lo describa… excepto «monstruo»». Sin embargo, el erudito asesino doctor Lecter podría ser definido como un psiquiatra sociópata, genio desequilibrado que gusta de la gastronomía que, combinada con su canibalismo provoca curiosas combinaciones como hígado acompañado de habas, el corazón o parte de los órganos de la región craneal, brochetas hechas a partir de sus mejillas, entre otros, de las víctimas que asesina. Su personalidad es en realidad una amalgama compuesta de dos facetas que habitualmente él manifiesta de manera alternada, según la situación: Por un lado (el que más frecuentemente muestra en público) es un hombre culto, refinado, de modales exquisitos y buen comportamiento, además de amante del arte, la música clásica y la buena cocina. El alter-ego de ese aspecto suyo (que se permite manifestar en instancias más privadas) es un comportamiento cínico, manipulador y con cierta tendencia a castigar con una severidad variable lo que él estima como «malos modos».
HARRY POTTER
Es el protagonista principal y quien da título a la serie. Es un huérfano que vive con sus crueles tíos hasta que en su undécimo cumpleaños se entera de que es un mago y averigua que cuando tenía un año, Lord Voldemort asesinó a sus padres, y cuando quiso hacer lo mismo con él, la maldición asesina se volvió sobre sí mismo, haciéndolo desaparecer, mientras que a Harry sólo le quedó una cicatriz en la frente con forma de rayo. Posteriormente, descubre que su destino está ligado al de Voldemort, y que debe ser él quien evite el resurgimiento del «Señor Oscuro».
HÉRCULES
Hércules es un héroe de la mitología griega. Era considerado hijo de Zeus y Alcmena, una reina mortal, hijo adoptivo de Anfitrión y nieto de Perseo por la línea materna.5 Recibió al nacer el nombre de Alceo o Alcides, en honor a su abuelo Alceo si bien esta misma palabra evoca la idea de fortaleza. Fue en su edad adulta cuando recibió el nombre con que se lo conoce, impuesto por Apolo, a través de la Pitia, para indicar su condición de servidor de la diosa Hera En Roma, así como en Europa Occidental, es más conocido como Hércules y algunos emperadores romanos ―entre ellos Cómodo y Maximiano― se identificaron con su figura.
HOMBRE LOBO
El hombre lobo, también conocido como licántropo, es una criatura legendaria presente en muchas culturas independientes a lo largo del mundo. Se ha dicho que este es el más universal de todos los mitos (probablemente junto con el del vampiro), y aún hoy, mucha gente cree en la existencia de los hombres lobo o de otras clases de «hombres bestia». Todas las características típicas de aquel animal – como son la ferocidad, la fuerza, la astucia y la rapidez- son en ellos claramente manifiestas, para desgracia de todos aquellos que se cruzan en su camino. Según las creencias populares, este hombre lobo puede permanecer con su aspecto animal únicamente por espacio de unas cuantas horas, generalmente cuando sale la luna llena.
INDIANA JONES
Conocido también como Indy o Doctor Jones, Indiana Jones trabaja como arqueólogo y profesor en la ficticia Universidad Barnett, ubicada en New York. Cuando no está impartiendo clases, emprende viajes con la finalidad de buscar objetos de importante valor histórico para la humanidad. Generalmente, en cada una de sus aventuras se enfrenta con rivales que compiten por conseguir el mismo objeto para posteriormente utilizarlo con fines siniestros. Algunos de estos objetos son el Arca de la Alianza, el Santo Grial y la calavera de cristal. Su vestimenta se compone principalmente de un fedora de copa alta y una chaqueta de piel. Otros de sus rasgos característicos son el látigo, que utiliza a manera de arma y herramienta en sus aventuras, y su fobia hacia las serpientes, ocasionada por una experiencia traumatizante durante su juventud.
JAMES BOND
James Bond (007) es un personaje ficticio creado por el novelista inglés Ian Fleming en 1952, año en que fue publicada su primera novela, Casino Royale, en donde el autor se refiere a Bond como a un agente secreto.1
Bond protagoniza sus propias aventuras las cuales poseen un aspecto en común: su trabajo como espía internacional y las aventuras que se desarrollan con cada misión. Su profesión le otorga la denominación de agente encubierto, con «licencia para matar», afiliado al Servicio secreto de inteligencia británico -conocido actualmente como MI6.
JESUCRISTO
Según el libro La Biblia Jesús es el Hijo de Dios y, por extensión, la encarnación de Dios mismo. Su importancia estriba asimismo en la creencia de que ―con su muerte y posterior resurrección― redimió al género humano. El judaísmo niega su divinidad, que es incompatible con su concepción de Dios. En el islam, donde se lo conoce como Isa, es considerado uno de los profetas más importantes.
KING KONG
King Kong es el nombre de un gigantesco gorila ficticio que habita en la Isla Calavera, y que ha sido el protagonista de varias películas, además de haber aparecido en otros medios, como series de televisión, libros, videojuegos o cómics, habiéndose convertido por ello en uno de los iconos de la cultura popular moderna. King Kong es una de las primeras y más famosas Películas de Monstruos.
LUCIFER
Lucifer es, en la mitología romana, el equivalente griego de Fósforo o Eósforo ‘el portador de la Aurora’ que proviene de la antigua dama oscura Luciferina.
Este concepto se mantuvo en la antigua astrología romana en la noción de la stella matutina (el lucero del alba) contrapuesto a la stella vespertina o el véspere (el lucero de la tarde o véspero), nombres éstos que remitían al planeta Venus, que según la época del año se puede ver cerca del horizonte antes del amanecer o después del atardecer.
En la tradición cristiana, Lucifer representa al ángel caído, ejemplo de belleza y sabiduría a quien la soberbia condujo a los infiernos, transformándose en Satanás.
MAFALDA
Es la protagonista de la tira. Representa la aspiración idealista y utópica de hacer de este un mundo mejor, aunque la envuelven el pesimismo y la preocupación debido a las circunstancias sociopolíticas que aquejan permanentemente a nuestro planeta. Los comentarios y ocurrencias de Mafalda son espejo de las inquietudes sociales y políticas del mundo de los años sesenta. Denuncia, a través de sus dichos y acciones, la maldad y la incompetencia de la humanidad y la ingenuidad de las soluciones propuestas para los problemas mundiales, como el hambre y las guerras.

PINOCHO
Pinocho» (en italiano «Pinocchio» es la marioneta de madera protagonista del libro «Las aventuras de Pinocho», escrito por Carlo Collodi y publicado en Italia en un periódico desde 1882 hasta 1883, con los títulos «Storia di un Burattino» («Historia de un títere» y «Le avventure di Pinocchio» («Las aventuras de Pinocho'», ilustradas por Enrico Mazzanti.
ROBOCOP
RoboCop era un oficial de policía dedicado de nombre Alex J. Murphy, quien estaba casado y tenía un hijo. Fue transferido sin previo aviso a un distrito diferente en Detroit por la OCP.
Al salir en su primer patrullaje, él y su compañera persiguen a una peligrosa banda de criminales hasta un sector industrial, allí al separarse, Murphy es emboscado y asesinado de forma brutal, a pesar de los esfuerzos de los médicos, es declarado muerto y su cuerpo entregado a OCP para experimentación, siendo reactivado su cerebro sin memoria y convertido en el primer prototipo exitoso del proyecto Robocop.
El exoesqueleto de RoboCop fue fabricado con titanio, y recubierto con kevlar, haciéndolo prácticamente a prueba de balas. Sus brazos y piernas se accionaban con motores hidráulicos, que le proveían de una fuerza sobrehumana para realizar actos como atravesar las paredes de concreto/hormigón. Sus manos eran capaces de ejercer 569 Nm de presión (o 1 kg por centímetro cuadrado), lo que sería suficiente para triturar cada hueso en una mano humana.
ROCKY BALBOA
«Rocky» Balboa (nacido el 6 de abril de 1946 en Filadelfia, Estados Unidos) es un personaje de ficción creado e interpretado por Sylvester Stallone. El personaje es un boxeador italoamericano estelar en la película Rocky de 1976 y en sus siguientes cinco secuelas. Su última película es Rocky Balboa, estrenada en Estados Unidos el 22 de diciembre de 2006. Su esposa es Adrianna Balboa a la que llama con el seudónimo masculino «Adrian».
SHERLOCK HOLMES
Sherlock Holmes es un personaje ficticio creado en 1887 por Sir Arthur Conan Doyle, es un detective inglés de finales del siglo XIX, que destaca por su inteligencia, su hábil uso de la observación y el razonamiento deductivo para resolver casos difíciles.
SUPERMAN
La historia original de Superman relata que nació con el nombre de Kal-El en el planeta Krypton; su padre, el científico Jor-El, y su madre Lara Lor-Van, lo enviaron en una nave espacial con destino a la Tierra cuando era un niño, momentos antes de la destrucción de su planeta. Fue descubierto y adoptado por Jonathan Kent y Martha Kent, una pareja de granjeros de Smallville, Kansas, que lo criaron con el nombre de Clark Kent y le inculcaron un estricto código moral. El joven Kent comenzó a mostrar habilidades superhumanas, las mismas que al llegar a su madurez decidiría usar para el beneficio de la humanidad.
TERMINATOR (T-800)
El Terminator T-800, fue una de las armas desarrollada por la supercomputadora militar Skynet para ser empleada contra la resistencia humana.
El Cyberdyne Systems T-800 modelo 1.0.1 es un androide, programado para matar, en el universo ficticio de las películas Terminator (en la que se autodenomina como «organismo cibernético», en la que es encarnado por Arnold Schwarzenegger. El endoesqueleto del Terminator está formado por una aleación de titanio-tungsteno. Se le refiere comúnmente como el Terminator, el Exterminador o el T-800.
Índice
TONY MONTANA
Tony era un inmigrante cubano, hijo de Georgia Montana y salió de Cuba después de haber pasado cinco años en una prisión de La Habana junto con su amigo Manolo Rivera. Tony y Manny llegan a Miami, y son enviados a Freedom Town, un campo de detención de Estados Unidos. Tres meses después, Manny consigue un trabajo con unos mafiosos, que le permitiría la residencia permanente en Estados Unidos, y su salida de Freedom Town, a cambio de matar a Emilio Rebenga, un antiguo ayudante de Fidel Castro, que también se encontraba en el campo. Manny le dice a Tony, y éste acepta. Finalmente, logran asesinar a Emilio, y son liberados del campo.

Los malos de la película: 30 personajes de ficción que todos odiamos alguna vez

Del amor al odio hay solo un paso, y eso los guionistas lo saben (y lo explotan). Ya sea por ser los malos de la película, por ser enemigos de los protagonistas o simplemente porque su personalidad es insoportable, hay muchos personajes de ficción que más que pasiones, despiertan odio en nosotros. El cine y las series nos han dejado muchos nombres que nos irritan con tan solo leerlos, pero que, aunque nos cueste reconocerlo, han dado vidilla a las historias en las que participaban. ¡Este es nuestro repaso de los personajes que todos hemos odiado alguna vez!

Tu navegador no puede mostrar este vídeo

© Los juegos del hambre

Algunos personajes como Skyler White (Breaking Bad), Bella Swan (Crepúsculo) o Miranda Priestly (El diablo viste de Prada) nos caían mal simplemente por su forma de comportarse, por su apatía o porque actuaban contra nuestros personajes favoritos, pero otros muchos de la lista son auténticos villanos…
El sádico presidente Snow en Los juegos del hambre, la insoportable profesora Umbridge en la saga Harry Potter, el despiadado Joffrey Baratheon en Juego de Tronos, Scar en El rey león, El gobernador de The Walking Dead… todos hemos deseado en lo más profundo de nuestro interior que estos personajes sufrieran tanto daño como el que causaban, reconócelo. Porque muchos de ellos, (¡cuidado, posibles spoilers si sigues leyendo!) son los responsables directos (o indirectos) de algunas de las muertes del cine que todavía no hemos podido superar.

Descubre: Las 20 muertes más tristes del cine que todavía no hemos podido superar

© Up

En el fondo, aunque estos personajes nos resulten odiosos, sabemos que toda buena historia que se precie debe contar con un buen antagonista que genere conflictos y una a la audiencia en contra suyo. Porque si no hubiera villanos y malos, ¿dónde estaría la diversión? ¡Algunos aparecen en la mejores películas de la historia!

Descubre: Las películas ganadoras del Óscar: las mejores de la historia

A veces la realidad es más extraña que la ficción y por eso mismo el cine buscó inspiración en casos y personas de carne y hueso para dar vida a films que impactaron y dejaron su marca en el séptimo arte. Aquí repasamos algunas de estas historias que podrás ver en AMC:

1. Michael Corleone (El Padrino: Parte III)

En una asociación bastante libre el personaje de Michael, el encargado de continuar con el legado de la familia Corleone, fue inspirado por la vida de Salvatore “Bill” Bonanno. Pero las similitudes llegan hasta un punto ya que luego de tomar el control del negocio familiar Bill nunca consiguió el éxito que tuvo Michael. Tras perder el respeto de sus súbditos, Bill fue catalogado como una marioneta de su padre y se fue alejando del mundo de la mafia para terminar sus días como consultor de films sobre mafiosos, adjudicándose muchos sucesos que realmente no sucedieron.

2. Keyser Söze (Sospechosos Comunes)

Si bien el personaje interpretado por Kevin Spacey no era un mítico jefe criminal, se basó en la vida de John List que sí supo asesinar a su familia con un plan tan meticuloso que le permitió desaparecer de la faz de la tierra durante dieciocho años. Su elaborado plan se derrumbó cuando un vecino lo reconoció tras un especial televisivo sobre antiguos casos policiales sin resolver.

3. Abel Turner (Vecinos en La Mira)

Samuel L. Jackson da vida a este abusivo policía de Los Ángeles que descarga su frustración en sus vecinos. Y la historia real no está muy alejada de la ficción ya que el oficial Irsie Henry de la LAPD se convirtió en una verdadera pesadilla para sus vecinos lo que termino por costarle su trabajo en la fuerza, a diferencia de su alter ego en el film que no tiene un buen final.

4. Emily Rose (El Exorcismo de Emily Rose)

El film fue inspirado por Anneliese Miche (Jennifer Carpenter), una joven alemana de 16 años, que en 1968 comenzó a presentar síntomas de una posesión demoníaca. Durante años Anneliese sufrió las terribles consecuencias de su condición hasta que en 1975 dos curas le realizaron un prolongado rito de exorcismo en el lapso de 10 meses que culminó con su muerte por inanición.

¡Consulta aquí los horarios para cada una de ellas!

No hay una buena película sin un «buen» villano. Estas palabras han resonado en la industria durante décadas. Y no mienten: la mayoría de las películas en la lista de las 100 mejores películas de todos los tiempos de Empire cuentan con un antagonista que hace aún más memorable la experiencia cinematográfica.

Por ello, Empire ha preguntado a los lectores cuáles son los 20 mejores villanos de la historia del cine. Estos son los resultados:

20. Michael Myers.

El asesino silencioso. Un psicópata con problemas familiares serios. El crédito es para el coescritor / director John Carpenter que convirtió una vieja máscara de William Shatner y un atuendo nada amenazante en uno de los personajes asesinos más emblemáticos de la historia del cine para el filme de Halloween por excelencia. Michael es uno de esos villanos que no necesita personalidad o una historia de fondo enorme para ser una amenaza efectiva. Al igual que muchos de sus contemporáneos del horror, su impacto se ha diluido a través de los años, pero en su forma original, todavía puede infundir terror en el corazón más duro.

19. T-1000.

Al buscar algo que presente un verdadero desafío al cyborg del ‘Terminator’ de Arnold Schwarzenegger, James Cameron concibió algo más complicado, incluso mejor diseñado y capaz de convertirse en casi cualquier cosa, rompiendo algunas leyes de la física. Robert Patrick fue el hombre elegido para interpretar al astuto asesino de ‘T2’, y dejó tal impacto que ayudó a llevar a la cinta más allá del filme original en términos de popularidad. La versión de Schwarzenegger puede ser famosa por no detenerse nunca, pero con el cambio de forma de Slinky, es posible que nunca veas venir a este villano hasta que sea demasiado tarde…

18. Freddy Krueger.

«Uno, dos, tres cuatro, Freddy vendrá por ti … » Con su tez demacrada y sus dedos mortales, Freddy Krueger, de ‘A Nightmare On Elm Street’, era un villano escalofriantemente eficaz. Pero no fue hasta la segunda película de Freddy, ‘Freddy’s Revenge’, cuando el asesino comenzó a tomar forma. Ahí, Freddy (Robert Englund) desarrolló un sentido del humor, uno que se volvió cada vez más demente. Freddy se convirtió en una adorable muestra del género de terror, hasta la fecha resonando en los pequeños en Halloween.

17. Agente Smith.

Con esa boca permanentemente en modo negativo y su frente magníficamente surcada, el Agente Smith –protagonizado por Hugo Weaving– es un villano implacable cuya misión es simplemente mantener un orden frío y duro. Por supuesto, él es solo un programa de IA en una realidad virtual diseñada para mantener a la humanidad en estado de coma. Técnicamente, ni siquiera debería despreciarnos, pero es evidente que «lo hackearon», como lo revela ese maravilloso discurso de «odio este lugar» a Morfeo (Lawrence Fishburne). Esa es la clave de la efectividad de Smith como el malo de la historia: no es solo el epítome de un títere de régimen opresivo, sino uno que odia su trabajo.

16. Norman Bates.

El hombre detrás de la mujer detrás del cuchillo en la escena de la bañera más famosa del cine (tan genial, simplemente se conoce como ‘The Shower Scene’) no es un simple «villano». Él es el primero de su tipo cinematográfico: un monstruo que es cien por ciento humano. No es un fantasma con colmillos o una bestia peluda y aterradora, sino un hmbre que podría estar parado junto a ti en este mismo momento. Alguien de quien nunca sospecharías. Ahora, por supuesto, el cine está repleto de asesinos en serie, por lo que es difícil imaginar qué tan impactante y aterrador era Norman Bates para el público de 1960, pero es justo decir que realmente redefinió el horror. Gracias, Hitchcock.

15. Palpatine.

Cuando lo vimos por primera vez en carne y hueso, lo conocimos simplemente como El Emperador: el asesino de Jedis con rostro de pálido y voz ronca, que llegó envuelto en una pesada túnica tan negra como su alma. A pesar de que el actor Ian McDiarmid lo interpretó sin muchas ganas hace 30 años, con la trilogía de precuelas llegamos a conocer a Sheev Palpatine, el hombre detrás del Lord Sith, y apreciamos qué hábil y astuto manipulador político era. Aunque las películas son defectuosas, no se puede negar que hacen de Palpatine una creación más convincente y perturbadoramente realista.

14. El Sheriff de Nottingham.

No debería ser una sorpresa que Alan Rickman sea el único actor en formar parte de esta lista de grandes villanos dos veces. Según la leyenda, rechazó el papel del Sheriff de Nottingham hasta que se acordó con el director y los productores que podría hacer lo que quisiera con él, lo que incluía robarle la película (y el gusto del público) a Kevin Costner en ‘Robin Hood: El príncipe de los ladrones’. Cada movimiento de sus ojos, cada muestra de exasperación espléndida es una alegría para la vista. La villanía de la pantomima complaciente de Rickman fue francamente villanesca.

13. La enfermera Ratched.

El más frío de los corazones, el más severo de los atuendos y el más sangriento de los filmes. La enfermera Mildred Ratched es más que simplemente la cabeza de Administración en un hospital psiquiátrico. En el cuerpo de Louise Fletcher, ganadora del Óscar, ella gobierna la sala con un puño de hierro terriblemente aterrador, dando humillaciones pasivo-agresivas que rompían los espíritus de los enfermos mentales de manera eficiente y villanesca.

12. Sauron.

«Un gran ojo, sin párpados, envuelto en llamas, que todo lo ve…»

Esta descripción del Señor Oscuro de Mordor era increíble, pero ¿cómo demonios haces que una mirada ardiente y remota sea una figura siniestra en la pantalla? De alguna manera, Peter Jackson y el equipo de Lord Of The Rings lograron hacer funcionar a este villano. Ayudó que el prólogo nos muestró a Sauron como un maníaco enorme, armado con un gran ejército, capaz de golpear batallones enteros de un solo golpe. Pero incluso cuando pierde su forma corpórea, él es el objeto de las pesadillas de los protagonistas, y aparece en la mente de Frodo cada vez que toca el Anillo. ¿Qué es peor que temerle a algo que no puedes ver, pero te observa todo el tiempo?

11. Gollum.

Mientras que Sauron es visto como el villano principal de las películas de la Tierra Media, y Gollum puede ser visto como un personaje secundario, aunque relevante (especialmente como lo trajo a la vida Andy Serkis), hay algo que decir sobre sus orígenes que le da a Gollum el puesto encima de Sauron: el señor oscuro de Mordor fue malvado desde un comienzo, pero el pobre de Gollum se retorció por el poder del Anillo Único y se convirtió en algo más peligroso, algo que tu compasión podría provocar que bajes la guardia. Desde el momento en que entra en contacto con el Anillo, su mente se hace añicos y su impulso inicial es el asesinato. La dualidad entre Sméagol y Gollum, su conflicto, es lo que lo convierte en el mejor villano de la trilogía original.

10. El Xenomorfo de ‘Alien’.

Cuando Dan O’Bannon y Ronald Shusett escribieron su primer borrador para ‘Star Beast’ a mediados de los ’70, no tenían ni idea de que estaban creando uno de los monstruos más exitosos y reconocidos en la historia del cine. Gracias a la mente maestra de Ridley Scott, nutrido por James Cameron y posteriormente utilizado (y abusado) por innumerables películas, cómics y juegos a lo largo de las décadas, el Alien (Xenomorfo) se puede describir de la manera más efectiva por el personaje Ash de Ian Holm: «El organismo perfecto. Su perfección estructural solo se compara con su hostilidad … Un sobreviviente; despejados por la conciencia, el remordimiento o los engaños de la moralidad «. Básicamente el mejor villano para ver en una noche de viernes.

9. Voldemort.

Algunos dicen que el nombre de Voldemort fue inspirado por el decadente personaje de Edgar Allan Poe, M. Valdemar. En realidad fue el amor de Rowling por el dioma francés, pues el apodo significa «vuelo de la muerte». Un nombre que evoca tanto el poder como el exotismo. Esas dos palabras resumen bien al Mortífago Supremo. Exótico, porque es una mezcla escalofriante de hombre y serpiente, de nariz cortada y sangre fría. Potente, porque su dominio de la magia oscura es tan completo que puede volar sin una escoba. Sea lo que sea que signifique su nombre, hay una razón por la que nadie se atreve a decirlo.

8. Anton Chigurh.

Cuando Javier Bardem aceptó su Oscar a Mejor Actor de Reparto, agradeció a los hermanos Coen, específicamente por poner «uno de los cortes de pelo más horribles de la historia en mi cabeza». No Country for Old Men no sería la última vez que Bardem sería villano (Skyfall, Pirates 6), pero nunca ha superado la malevolencia de Anton Chigurh, el asesino de cártel que utiliza una pistola de perno para ejecutar a sus víctimas como si fueran ganado, y se lleva vidas al capricho del azar gracias a una moneda. Es un villano realmente escalofriante y humano.

7. Kylo Ren.

Aparecer en una serie de películas que también contiene personajes como Palpatine y Darth Vader es suficiente como para dar problemas de ansiedad al resto de los personajes, específicamente a los del Lado Oscuro. Pero Kylo Ren, tan bien interpretado por Adam Driver, se ha vuelto mucho más complejo de lo que la audiencia esperaba. En solo dos películas se ha convertido en un personaje impulsivo y mortal, que conoce su camino y que hará cualquier cosa para lograr la victoria. Claro, Vader destruyó planetas, estranguló a los enemigos y aniquiló el espíritu de Obi-Wan, pero Kylo «Ben Solo» Ren asesinó a su propio padre a sangre fría.

6. Hans Landa.

Los nazis en pantalla grande tienden a ser retratados como psicóticos (La lista de Schindler), locos (Indiana Jones y los Cazadores del arca perdida), caricaturizados (El gran dictador), o todos los anteriores (Capitán América: El primer vengador). Pero el coronel de las SS, Hans Landa era completamente diferente: detallado; culturalmente superior; plurilingüe; impenitente en su amor por el strudel. Es un psicópata, sin duda, pero también encantador, lo que lo hace mucho más perturbador.

5. Hannibal Lecter.

Tanto Brian Cox como Mads Mikkelsen han dado interpretaciones memorables, pero Anthony Hopkins convirtió a Hannibal en una leyenda. La mayoría de los grandes villanos se definen por sus acciones, pero la quietud de Hopkins es lo que es lo vuelve tan inquietante. Los horribles actos de Lecter son más implícitos de lo que se muestra, su lengua resulta tan violenta al corazón como una cuchilla o una bala. A pesar de las secuelas y múltiples versiones, Lecter sigue siendo un enemigo cautivador.

4. Hans Gruber.

«Voy a contar hasta tres. No habrá cuatro».

Posiblemente la combinación más perfecta de voz y rostro para un villano, Alan Rickman hizo algo muy especial con Hans Gruber. Un villano culto y confabulador que podría improvisar y cambiar la situación incluso cuando su plan original fue comprometido por un policía de NYPD molesto, Gruber se lanza a la historia del cine como el mejor villano en las películas de acción. No está nada mal que los escritores Jeb Stuart y Steven E. de Souza le dieran unos diálogos verdaderamente memorables. Su interpretación precisa, asegurando su entrenamiento teatral, simplemente le da más peso a todo lo que dice Hans. Y todos los grandes villanos necesitan una derrota digna; pocos llegan a caer como lo hace Gruber.

3. Loki.

Incluso en el Universo cinematográfico de Marvel, un lugar rebosante de héroes memorables e ingeniosos, existe la posibilidad de que un villano tenga un mayor impacto. Tanto los creadores cinematográficos de Loki como el actor que lo interpretó entendieron el poder del clásico intrigante «británico»: un ser tan malvaldo como encnatador, que sólo buscara poder y amor. Tom Hiddleston superó todas las expectativas que se podían tener para el personaje de Loki, hermano de Thor.

2. Joker.

Desde sus orígenes en los cómics se le representó como un villano maníaco, después a través de la encarnación llevada a las pantallas de cine y televisión por César Romero, The Joker fue una figura divertida. Tim Burton y Jack Nicholson encontraron matices más oscuros en la reinvención en la pantalla grande de 1989, pero no es difícil argumentar que Chris Nolan y Heath Ledger encontraron la adaptación perfecta para el personaje cuando ingresó al universo cinematográfico en The Dark Knight en 2008. Joker es una tan bello como terrible, un hombre que hará cualquier cosa para lograr sus objetivos y, parafraseando las palabras de Alfred de Michael Caine, solo quiere ver el mundo arder.

1. Darth Vader.

Y así llegamos al villano que la gente eligió como el mejor de todos los tiempos:

Darth Vader.

A menudo aparece en la parte superior de estas listas, ya que el personaje ha tenido un impacto más duradero que cualquier otro personaje. Claro, las películas de sus años más jóvenes podrían no haber ayudado al villa, pero tampoco le afectaron en absoluto. Una mezcla de figura trágica y presencia malvada, la tragedia de Darth Vader toma todos los grandes giros y vueltas de trama, incluso termina en la redención con la ayuda del Luke Skywalker de Mark Hamill. Con la inminente presencia de David Prowse y la voz en pleno auge de James Earl Jones, Vader aparece en pantalla e inspira asombro en cada escena. Darth Vader es el mejor villano del cine.

Top 10 mejores malos del cine

Siguiendo nuestros tops dedicados a los mejores personajes del cine, las mejores pelis de nazis o los mejores thrillers, hoy abordamos una selección de malos malosos del séptimo arte. La mentalidad del ser humano es tan sorprendente que a veces nos llegamos a asustar de las acciones y pensamientos que cada uno pueda tener. Desde el más bondadoso hasta el más cruel, cada persona es como una caja de sorpresas en el que cada apertura de la misma nos depara algo nuevo.

El cine ha dado multitud de personajes que al principio parecían ser ángeles benevolentes para luego ser el demonio en la cruda realidad. Los hay al revés, que se les ve el plumero al instante o que directamente ya te cuentan que no hay nada peor que él mismo. Provocadores del miedo, de la más fría venganza, de la extorsión o simplemente de querer molestar a cualquier hora. Os dejamos una lista de los 10 mejores malos del cine, seres que nunca te gustaría que existieran, y mucho menos, fueran vecinos tuyos.

Annie Wilkies

Stephen King nos regaló a una de las más villanas más malas del cine, y razones no le faltan. Creedme que si algún día os encontráis malos, no llaméis a esta señora que protagonizaba la novela y la película Misery, o podríais jugaros la vida. Como aquel escritor llamado Sheldon que sufrió las mil y una torturas en la casa de Annie y que, en la película, suavizaron de manera importante. Annie Wilkes fue interpretada por Kathy Bates y le valió su primer y único Oscar.

Freddy Krueger

Si eres de los que, como yo, nació en la década de los ochenta, seguramente te suene cierto tipejo con sombrero, suéter de lana rojinegro y las uñas más largas que habéis visto en vuestra vida. Bueno, vale, no son uñas… De hecho, uno de los mayores miedos que daba este malo malísimo personaje del celuloide era que entraba en las pesadillas de las personas mientras éstas dormían, y con su poderoso guante lleno de garras metálicas asesinaba a sus víctimas. La idea de Freddy Krueger no podía ser de otra persona que del brillante Wes Craven, creador de múltiples y grandes películas de terror. 1, 2… Freddy viene por ti. 3, 4… Cierra la puerta. 5, 6…Coge un crucifijo. 7, 8… Mantente despierta. 9,10… Nunca más dormiras.

Vito Corleone

Uno de los gángsteres más malos del cine (de entre todos los que hay) ha sido el incombustible Vito Corleone protagonizado por Marlon Brando. Uno de los líderes del hampa más letales que existían en Estados Unidos en la época de los años 40, cruel, rudo, inteligente y violento, pero que también se regía por el código del honor y la palabra. Corleone era temido por todos, pero a su vez era un excelente padre de familia y muy querido por sus amigos. Una mezcla un tanto extraña que supo bordar como nadie más lo hizo Marlon Brando.

Alex DeLarge

Otro de los grandes, Stanley Kubrick, dirigió en 1971 La naranja mecánica a partir de la novela homónima de Anthony Burges. De sus páginas salió uno de los malos más famosos del cine, debido a su desequilibrio mental, su pasión por la violencia y, a su vez, la música clásica, algo que desconcierta aún más la idea general del personaje. Para el recuerdo queda, entre otras, la escena de la tortura en la que se ve al genial Malcom McDowell interpretando a Alex en una silla de tortura, con una camisa de fuerza, un casco lleno de cables y los ojos abiertos obligadamente mientras contempla en la pantalla videos de la alemania nazi.

Pennywise

Ha sido difícil asignarle una posición a tan tremendo villano. Quizás juegue más el factor horror en la decisión y haya adelantado a figuras como Freddy Krueger, pero lo cierto es que “el payaso” es de todo menos adorable. Seguramente el nombre os sea algo desconocido, pero si os digo que fue el causante de muchos traumas (verídicos) en la década de los noventa con su figura de payaso calvo, con pelo rojo, cara blanquecina y que portaba en ocasiones globos en su mano, seguramente ya le estaréis poniendo cara a susodicho malvado. No es un payaso en su forma real, sino una especie de monstruo alienígena que llegó a la tierra en la prehistoria y que, cada tres décadas, cuando acaba su ciclo de hibernación, comete crímenes sin parar hasta que vuelve a dormirse. Le tengo miedo a los payasos gracias a este engendro.

Conoce más malos de cine en la página siguiente.

Malos de película

No me gustan los canallas del mundo real. Jamás he comprendido la fascinación que despertaba Charles Manson, con su mirada de trasgo maléfico y su esvástica tatuada en la frente. En cambio, me gustan los malos de película, particularmente cuando su perversidad roza lo grotesco e inverosímil. Me encanta Lee Marvin en Los sobornados (Fritz Lang, 1953), interpretando a Vince Stone, un gánster fanfarrón, sádico y hortera. La escena en que arroja café hirviendo sobre la cara de la hermosa Debby (Gloria Grahame) constituye uno de los momentos más sobrecogedores de la historia del cine negro. El talento y la sensibilidad de Lang nos ahorran el horror explícito. Sólo vemos la cara enloquecida del gánster, la cafetera hirviendo y, poco después, a Debby chillando, con el rostro enterrado en las manos. El instante en que se consuma la cobarde agresión acontece fuera de campo. Si Lang hubiera optado por lo explícito, el terror se habría mezclado con el asco, menoscabando el efecto dramático. No es menos sobrecogedora la escena en que Richard Widmark, interpretando al gánster Tommy Udo en El beso de la muerte (Henry Hathaway, 1947) asesina a una anciana paralítica, maniatándola con el cable de una lámpara y lanzándola escaleras abajo. Widmark añadió a su personaje una risa histérica que hiela la sangre, imitando a los niños que ríen mientras arrancan las alas a una mosca. Tal vez esa costumbre se ha extinguido, pero en mi infancia era algo tristemente común.

Me gusta Humphrey Bogart como el gánster Duke Mantee en El bosque petrificado (Archie Mayo, 1936), disparando a bocajarro a Leslie Howard, un poeta sin inspiración que ha pactado con él su propia muerte. El poeta descubrió hace tiempo que jamás escribirá un buen verso y no desea continuar conviviendo con la frustración y el fracaso. Duke Mantee se ha pasado la mitad de su vida en la cárcel y sabe que pasará la otra mitad en una tumba. Cumplirá el pacto sin pesar ni placer. El gánster y el poeta estorban en una sociedad que ama la seguridad y la rutina. Morir es su única salida. Me gusta el cinismo de Claude Rains en Casablanca (Michael Curtiz, 1942), que aprovecha su cargo de jefe de policía para enriquecerse con chantajes y sobornos. Rains logra que su personaje resulte simpático, a pesar de que sus actos son odiosos. Es uno de los grandes misterios del mal.

A veces, los malos son más atractivos que los héroes, despertando un insano deseo de emulación. Me gusta Sydney Greenstreet en El halcón maltés (John Huston, 1941), con una elocuencia tan desbordante como su humanidad. Hipnotiza casi sin esfuerzo a Sam Spade (Humphrey Bogart), un detective sin muchos escrúpulos que investiga la muerte de su socio. Bogart se dejará llevar por la conversación, sin advertir que le han ofrecido un güisqui con narcóticos para dormir a un rinoceronte. Sydney Greenstreet afirma que desconfía de las personas que hablan poco. Estoy completamente de acuerdo con él. Hablar poco se considera una virtud, pero yo creo que es una forma de manipulación. El secreto y la prudencia son armas poderosas que desarman al interlocutor incauto y desinhibido, cuya cordialidad se precipita por un torrente fatal de confesiones innecesarias. Un hombre que habla poco nunca perdona; en cambio, el que habla mucho suele olvidar cualquier ofensa y desconoce el rencor. Me gusta James Mason en Con la muerte en los talones (1959), con su flema británica, asumiendo su derrota con una sonrisa y un arsenal de frases ingeniosas. Sabe que le espera la cárcel y, tal vez, la pena capital, pero su principal preocupación es no perder su compostura de aristócrata ocioso. Morir es desagradable, pero no trágico. La verdadera tragedia es mancharse el cuello o los puños de una camisa de seda o, lo que es más grave, combinar con mal gusto el traje, la corbata y los zapatos. Me gusta Martin Landau, su hombre de confianza. Astuto y atildado, no conoce los problemas de conciencia y desconfía de todos. Su mirada es tan inquietante como la de una serpiente, pero sus modales son suaves y cordiales, incluso cuando planea asesinar, envenenar o extorsionar. Creo que Manson y Landau componen una de las parejas de villanos más memorables de la historia del cine.

Me gusta Tom Ripley, el personaje inventado por Patricia Highsmith. Con la cara de Alain Delon (A pleno sol, René Clément, 1960), nos conquista desde el primer instante, con su cara de buen chico maltratado por la vida. Simpático, avispado, amoral, deseamos que todo le salga bien, que al fin encuentre la felicidad y que pueda vivir como un príncipe, aunque sea a costa de matar a un amigo rico que había confiado en él. Saber que la policía es estúpida (al menos en la literatura y el cine) produce alivio, pues la idea de un Ripley entre rejas resulta tan deprimente como cualquier final de las vacaciones. Gracias a sus crímenes, Ripley asciende de golfo a mecenas del arte, demostrando que los malos actos a veces producen buenas obras. Es otra de las paradojas del mal. Me gusta Omar, el pistolero de The Wire. Se merece un lugar de honor en la galería de los villanos, con su horrible cicatriz surcándole el rostro. Sobrevive robando los alijos de droga a los grandes camellos. Es un rey, con una escopeta de dos cañones y una gabardina negra hasta los pies, que recuerda a los forajidos sudistas de los tiempos de los James y los Younger. No es un hipócrita. Sabe que es un gánster, pero no se considera más deshonesto que un abogado o un banquero. Él trabaja con una escopeta; un abogado o un banquero, con un maletín. En fin de cuentas, las diferencias son de método, no de orden moral. Me gustan Tommy de Vito y Nicky Santoro, almas gemelas que se desdoblan en Goodfellas (1990) y Casino (1995), ambas de Martin Scorsese. Feroces, imprevisibles, locuaces, Vito y Santoro nunca pierden el humor. Adoran ser duros y despiadados. Santoro (Joe Pesci) es capaz de hundir la plumilla de una elegante estilográfica en el cuello de un matón que ofende a su amigo Sam «Ace» Rothstein (Robert De Niro). Las circunstancias no le han obligado a infringir la ley para ganarse la vida. Le encanta ser un gánster. Nunca quiso ser otra cosa. Su vocación es casi tan heroica como la del desdichado Van Gogh.

Me gusta «El Jarabo» interpretado por Sancho Gracia, afirmando en comisaría: «Señora, España y yo somos así». Es el señorito macarra destilado hasta las esencias, con el pelo engominado y una pitillera de oro. Me estremece Robert Mitchum en La noche del cazador (Charles Laughton, 1955), fingiendo que escucha a Dios antes de apuñalar a sus víctimas, o gritando como una fiera malherida al contemplar cómo se alejan los niños a los que ha dejado huérfanos. Su escenificación de la lucha entre el bien y el mal, retorciendo sus dedos tatuados, tiene la fuerza de una leyenda bíblica. Me gusta Charles Laughton, malvado implacable en La tragedia de la Bounty (Frank Lloyd, 1935) y magistrado sin entrañas en El proceso Paradine (Alfred Hitchcock, 1947). Laughton encarna la perfidia de quienes reprimen sus fantasías sexuales, desviándolas hacia una falsa devoción por el trabajo. Cuando condena a la horca a la hermosa –y malvada‒ Alida Vadii, sus ojos parecen dos llamaradas de lujuria. Me gusta el Lex Luthor interpretado por Gene Hackman en Superman (Richard Donner, 1978), que se describe a sí mismo como el cerebro criminal más grande del planeta. No le falta razón. Su mente es brillante y aguda. Quizá podría hallar la forma de conciliar la mecánica cuántica con la física de Newton, pero ha preferido dedicarse a labrar la desgracia de sus semejantes. Siempre me resultó incomprensible que Superman, convencional y aburrido, lo derrotara una y otra vez. Evidentemente, no lo hace con su inteligencia, sino con la fuerza bruta. El mal es astuto, pero menos poderoso que el bien.

Me gusta la bruja de Blancanieves, extendiendo con su mano sarmentosa la famosa manzana envenenada. Creo que ese gesto perturba a cualquier occidental con conocimientos elementales de historia. Me gusta Scar (El rey león, 1994). Me gusta mucho Scar, con su cicatriz, un inequívoco signo de identidad de los villanos («Scarface», Omar, Chucky), que los hace inconfundiblemente malos. Scar se despide de la trampa que ha tendido a su hermano Mufasa y su sobrino Simba, asegurando que les ha preparado una sorpresa inolvidable. «Será para morirse», susurra, alargando las palabras. Scar es ambicioso, pero no tiene iniciativa. No es un emprendedor. Sólo es elocuente, mendaz, envidioso, desleal. Si reinara sobre toda la tierra, no sabría qué hacer. Sin enemigos, su vida carecería de sentido. Creo que a Hitler y Stalin les sucedía algo parecido, pero, además de malos, eran vulgares y estúpidos. Nunca podrían usurpar el trono de los grandes villanos del celuloide.

Me gusta Jabba el Hutt, con su lengua de sapo y, algo menos, Darth Vader, que se inmola para salvar a su hijo. La guerra de las galaxias es una gran saga, tristemente malograda por un final moralizante. La ética y el cine no son incompatibles, pero si no se tiene el talento de Frank Capra, los resultados son catastróficos. ¿Por qué los villanos de celuloide se arrepienten en el último momento, buscando su redención con un gesto fatal? Fu Manchú, Cruella de Vil y Zurg nunca se arrepintieron de sus felonías y ahí están, ocupando la cúspide del mal. Hablo, claro, del mundo ilusorio del cine. En la vida real, los villanos deben estar bajo siete llaves, como Charles Manson, un malo de verdad que sólo merece ser pasto del olvido.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *