0

Manoseada en bus

Un temor que no solo está fundado en la percepción de inseguridad, sino en el manoseo o tocamiento, una forma de violencia sexual que deben enfrentar las mujeres en la casa, en la calle y hasta en el transporte público. María Paula* lo vivió hace poco: «Un hombre bien vestido se sentó a mi lado. Llevaba una maleta grande y me pidió permiso para que parte de esta quedara sobre mis piernas. Luego empecé a sentir una fuerte presión, y fue cuando me di cuenta de que su mano estaba en mis genitales. Intenté gritar, pero no me salía la voz», contó. Las cifras en Bogotá son preocupantes. De acuerdo con la última Encuesta Distrital de Demografía y Salud del 2011, en la que se entrevistó a 53.521 mujeres en la ciudad, 23 por ciento aseguraron «haber sido tocadas o manoseadas sin su consentimiento», 5 puntos por encima del promedio nacional, que quedó en 18 por ciento. Según la experta en derechos de género Iliana Espitia, el manoseo se considera un tipo de violencia porque transgrede el cuerpo de las mujeres. «Tiene una connotación cultural que ‘cosifica’ a las mujeres, las hace ver como un objeto y como un ser inferior del que muchos creen tener permiso para tocar su cuerpo», explicó Espitia. Lo crítico para algunos es que aunque el mayor número de casos de manoseo se presentan en la casa, con un 50 por ciento, estos han trascendido a la calle, con un 39 por ciento, y el transporte público, con 26 por ciento (vér gráfico). «Esto nos hace pensar que son pocos los lugares donde estamos seguras. Bogotá no está hecha para nosotras», manifestó Clara Elena Cardona, profesional de la Casa de la Mujer, entidad independiente a la que han llegado mujeres llorando porque fueron intimidadas en el transporte público. El ‘rastrilleo’ En los buses, por ejemplo, se denominó a uno de estos abusos como ‘rastrilleo’, que hace referencia a las situaciones en las que otros pasajeros rozan sus genitales contra el cuerpo de una mujer. Las edades de las mujeres que más sufren estos episodios están entre los 35 y los 49 años: una de cada tres encuestadas respondió haber sido víctima. Mientras tanto, las mujeres entre los 45 y los 49 años y entre los 20 y los 29 son quienes más reportan casos en la calle. Un 15 por ciento de las jóvenes entre los 15 y 19 años registraron episodios en el colegio. «Las mujeres no están denunciando este tipo de abusos y por eso entran a formar parte de las cifras del silencio», señaló María Cristina Hurtado, subsecretaria de Mujer de Bogotá. La calle no deja de ser un escenario al que hay que prestarle atención, pues de 53.521 encuestadas, 20.873 fueron víctimas de manoseo en esta. Por eso, el Distrito cuenta con un mapa en el que identificó los 99 sitios más peligrosos para las mujeres, entre los que se cuentan lotes baldíos, puentes y túneles. Aunque varias voces apuntan a que la solución es la creación de buses y taxis solo para ellas o la modificación de espacios públicos, algunos afirman que este tipo de medidas solo generan segregación. «La solución debe darse en la mirada que tiene la sociedad, que ve estos casos como un chiste», dijo Espitia. * Nombre cambiadoALVGON

«Me lastimó, me dejó adolorida»: joven denunció abuso en bus intermunicipal

Todo sucedió después del mediodía del pasado miércoles cuando en el sector conocido como El Trébol, la mujer, identificada en sus redes sociales como Nicole, se percató de que un sujeto delgado, de estatura media, de ojos claros, pecoso, con un saco verde y tenis de varios colores, se subió el bus en el que ella se trasportaba, señaló en un video publicado en Instagram.

La denunciante dijo en la grabación que el hombre se sentó al lado de ella luego de haber estado en otras sillas del bus.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

La mujer narró en la publicación que llegando al roundpoint de Funza se durmió y despertó más adelante en cercanías al río Bogotá, cuando sintió que el hombre la estaba tocando.

En las imágenes la joven afirmó que el sujeto la intimidó con una navaja.

Para evitar que pidiera auxilio, el hombre la manoseaba con más fuerza, señala la mujer en el video y, comenta que trató infructuosamente de pedir ayuda a transeúntes y al conductor, que no se percataron de la situación.

La joven dice en la grabación que el acosador la tocó durante aproximadamente una hora y media, aprovechando los trancones y que el bus se había desocupado previamente.

La presunta víctima de manoseo y acoso relata que cuando el hombre se bajó del vehículo en la calle 13 con avenida 68 en Bogotá, la lesionó: “Me pegó un puño. (…) Me lastimó el labio”, señaló en el video.

Esta joven de 23 años habría tratado de poner una denuncia ante las autoridades y al parecer, recibió una negativa, dice Citytv, medio que expone que solo hasta que la mujer contó el caso en redes sociales, la Alcaldía de Mosquera y la Policía se contactaron con ella para brindarle acompañamiento en ese proceso.

A continuación puede consultar el video en el que la joven hace la denuncia.

View this post on Instagram

No estamos a salvo en ningún sitio, ¡Que mierda! Pero no lo podemos permitir, hoy fui yo, mañana puede ser alguien más y la historia distinta.

A post shared by Nicole. (@mista_mess) on May 28, 2019 at 7:09pm PDT

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *