0

Mantecados de hojaldre

Si tiene azúcar, puede cocinarse!

Diciembre. Nos acercamos inexorablemente hacia las fechas más entrañables del año: Navidades. Y ya sabéis lo que eso significa, queridos tragaldabas que os atragantáis frente a estas líneas: que cualquier cosa capaz de albergar su propio peso en manteca, almendras y azúcar, está destinado a hacerse hueco en nuestra mesa, y en nuestros michelines. Ya sabéis: esas roscas que aparecen misteriosamente sobre nuestro abdomen, y que dejan sudorosas líneas rojas en las calurosas tardes de agosto.

Pero no pasa nada, porque los propósitos de Año Nuevo están aquí al lado, y un par de cuotas de gimnasio serán suficientes para salvar nuestras conciencias. ¡Alabada sea la procrastinación! ¡Aleluya!

Nos faltaba demostraros que los dulces navideños y mantecados tampoco son especialmente complicados de elaborar, de forma que en un par de posts vamos a poner las pilas a la temporada con unas recetas más clásicas que pasar una tarde de Cine de Barrio comiendo Campurrianas y pasando una docena de Diazepams con un par de tragos de vodka. Hoy vamos a mostraros como elaborar la Receta de los Mantecados Manchegos, unos mantecados rápidos de elaborar y que, a pesar de contener manteca de cerdo en la receta (¡temblad amigos vegetarianos!), resultan bastantes ligeros y poco empalagosos al comer, y menos aún si los hacéis en un formato súper enano como el que vamos a hornear.

INGREDIENTES (para unos 55 Manchegos de bocadito)

  • 375 gr. de harina
  • 200 gr. de manteca de cerdo a temperatura ambiente
  • 3 cucharadas soperas de azúcar
  • 50 ml. de vino blanco
  • 2 huevos
  • 1 cucharadita de canela
  • Ralladura de un limón
  • 1 sobre de levadura química tipo Royal
  • Azúcar glass para rebozar

PREPARACIÓN

En primer lugar parece mentira que una cosa tan rica pueda salir de las lorzas de un marrano y de un poco de vino. Casi podría decirse que los Manchegos son la manifestación física de nuestros sábados noche perdidos frente a las barras de las tabernas de la ciudad.

Así que comenzaremos este sueño húmedo de grasa y alcohol mezclándolo todo a mano o a máquina empleando el accesorio amasador hasta que la masa deje de adherirse al recipiente, conseguiendo una hermosa, grasienta y espectacular pelota de Nivea.

Como hay que mantener la masa en reposo durante al menos un par de horas, la envolveremos en film transparente para que no se reseque y la meteremos en la nevera a dormir la siesta. Dos horitas dan para un buen momento de lectura junto a la estufa, aprovechad para tomaros un momento de relax y reconciliación con el universo.

Tras el reposo, sacaremos nuestra pelota obesa de la nevera y la extenderemos sobre la mesa con un rodillo , utilizando sólo una pizca de harina en el caso de que empezara a adherirse. ¿Por qué sólo una pizca? la masa ha de ser jugosa y a la vez consistente, sin que llegue a pegarse a las manos. Si nos excedemos con la harina conseguiremos un Manchego muy reseco, que explotará en la boca adquiriendo una textura arenosa que se beberá todos tus fluidos corporales. Morirás en una esquina asfixiado por los pellejos de tus propios labios.

Precalentamos el horno a 150ºC y extendemos la masa con un grosor aproximado de 1cm. cortándolos en círculos. Nosotros hicimos nuestro propio cortador de 2cm. y medio de diámetro con láminas de aluminio. Seguro que tenéis algo parecido en casa, si no, un vaso de chupito hará el apaño aunque salgan más grandes y menos cantidad.

Ha llegado el momento de hornearlos. Lo haremos a 150ºC durante 50 minutos sin dejarlos que lleguen a dorarse en exceso. Recordad que un Manchego demasiado seco puede mataros. Para ver si están hechos, lo que nosotros hacemos es abrir uno en canal durante el horneado. Si el interior no está húmedo, ¡voilá! los retiramos. Si sigue húmedo, recomponemos el mantecado con los deditos para no desecharlo y seguimos horneando.

Para terminar rebozaremos los mantecados en azúcar glass mientras aún estén calientes, para que éste se adhiera con mayor facilidad y esperaremos a que se enfríen para cebarnos con ellos como animales de bellota. En caliente sabrán a masa cruda, pensaréis que no os han salido bien y los mandaréis a paseo. ¡Error! os sorprenderíais la de veces que nos ha asaltado esa sensación y el sabor que adquieren pasadas unas horas o incluso un día.

Para terminar, no sólo nos sirve con haber rebozado los Manchegos en azúcar glass, los espolvorearemos además con la ayuda de un colador o un tamiz para darle el toque final y ese aporte de calorías extra que tanto nos gusta.

¿Qué? ¿Cómo os sentís cuando descubrís que sois capaces de autoabasteceros con un alijo de mantecados de creación propia y en apenas cuatro pasos? ¡Bon appétit!

Preparación

  1. En un bol ponemos la harina mezclada con la levadura apartamos unas 3-4 cucharadas.
  2. Hacemos un hueco en el centro de la harina, ponemos la manteca de cerdo que ha de estar blandita, fuera de la nevera un par de horas antes, el azúcar, el zumo de limón y los huevos previamente batidos.
  3. Amasamos todo durante unos 10 minutos hasta que quede todo bien integrado y quede una masa firme y lisa.
  4. Formamos una bola, lo envolvemos en film transparente, lo dejamos en la nevera 1 hora.
  5. Pasado este tiempo lo sacamos y estiramos con un rodillo hasta dejarla de 1 cm. de grosor.
  6. Cortaremos los mantecados con unos moldes o cortapastas, con las formas que más nos gusten. En estas fechas los podemos hacer con formas de arbolitos, corazones….
  7. Los iremos poniendo en una bandeja de horno forrada con papel para horno.
  8. Los hornearemos con el horno precalentado a 150ºC unos 30 minutos o hasta que se doren.( no deben dorarse mucho, el horno debe estar muy suave para que no se queden duros).
  9. Cuando estén los sacaremos del horno y antes de que se enfríen, los rebozaremos en azúcar
  10. y canela, han de estar calientes para que se pegue bien el azúcar.
  11. Y listos para comer!!!

Un dulce típico de Navidad, fácil de realizar y delicioso, con ingredientes simples y con paciencia, te van a salir deliciosos.
Como siempre que hago mis propios experimentos, hago poca cantidad. Con estas cantidades te van a salir sólo 6 hojaldrinas, si quieres mas, multiplica la cantidad de ingredientes:
150 gr de harina
75 gr de manteca de cerdo (ver receta http://decoraciondemabel.blogspot.com.es/2012/11/manteca-de-cerdo-casera-o-grasa-de.html)
25 gr de vino moscatel u otro vino dulce o blanco
20 gr de zumo de naranja
1/4 cdita de esencia de naranja ( o ralladura de la piel de 1/2 naranja – solo la parte de color)
pizca de sal
pizca de bicarbonato
25 gr de mantequilla
Mezclo los líquidos
hago un hoyo en la harina, y coloco el líquido dentro, junto con la esencia o ralladura, y esparzo la sal y el bicarbonato, por encima de la harina
amaso, pero no logro una masa, sino unos grumos
los tapo, y los dejo reposar 30 minutos, para que la harina termine de absorber los liquidos
Luego, agrego la manteca de cerdo que está a temperatura ambiente, en trocitos
mientras se amasa
hasta que se una bien la masa y amasa unos 5 minutos mas. Si ves que te queda un poco blanda, no te preocupes, no le agregues mas harina. Eso es porque la manteca de cerdo se derritió un poco por el calor de la fricción de la amasadora, o porque le diste calor con las manos.
Estiramos la masa, y la guardamos en el frigorífico media hora. Como es poca cantidad, yo la meto en una bolsita, y la estiro ahi dentro, asi me es mas fácil meter en el frigorifico despues.
Sacamos del frigorifico, y untamos la mitad de la masa con la mantequilla blanda, es mejor si puedes colocarla de forma pareja. Mi mantequilla estaba un poco dura, y la tuve que poner por montoncitos.
Para poder sacar la masa de la bolsita, con la tijera corté los lados, y así la puedo abrir
doblo la masa por la mitad, para encerrar la mantequilla
aplasto y estiro nuevamente de manera que me quede igual de medida que la tenía antes de doblarla.
ESTO ES MUY IMPORTANTE: DEJAR LA MASA EN EL FRIGORÍFICO HASTA EL DIA SIGUIENTE
Al otro día la sacamos
y la doblamos en 3 partes
volvemos a estirar y repetimos lo de los dobleces
Para estirar, le coloco la bolsa encima, asi no se pega
llegado este paso estiramos del grosor que querramos darle a las hojaldrinas, 1 cm a 2 cm de alto
llegado a este punto la llevamos nuevamente al frigorifico 1 hora, Con un cortante filoso, quitamos todos los bordes, los 4 costados. A mi me gusta usar el cortador de pizzas, porque no aplasta la masa como un cuchillo, sino que corta de forma limpia.
mira el hojaldrado que queda en la masa
corto en 6 porciones
y enseguida, para que no pierdan el frío, las coloco en una placa mojada
horneo a las siguientes temperaturas. El horno estaba precalentado a 200ºC. Esto es para que el agua que tiene la placa se evapore, y ayude a hojaldrar.
apenas meto las hojaldrinas en el horno bajo la temperatura a 180ºC. Esa es a la temperatura que las voy a cocinar, las dejo 30 minutos.
pasada esa media hora, bajo la temperatura a 160ºC para que se sequen, durante otros 30 minutos mas. Habrá que sacrificar una para ver si están secas por dentro. Deben quedar doradas por fuera.
Una vez cocidas, dejamos que se le pase el calor fuerte, (fijate que altas quedaron)
y estando calientes, las pasamos por azucar glase o impalpable. Pones 3 cdas de azúcar glace dentro de una bolsa, y metes de a una las hojaldrinas hasta que queden bien blancas.
cuando se enfrían, quedan como glaseadas, para que vuelvan a quedar con esa capa de azúcar, le ponemos mas por encima, por todos lados , pasamos el dedo, y se queda el azúcar pegada
ves como hojaldra?
Mini resumen

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *