0

Martin del yerro opiniones

La lista Forbes de mejores médicos de España: el 90% están en Madrid y Barcelona y sólo 16 son mujeres

– Doctor Pedro Guillén, fundador de la Clínica CEMTRO.

– Doctor José Tabuenca Dumortier, jefe de Servicio de Cirugía Ortopédica y Traumatología en el H. Universitario Quirónsalud Madrid.

– Doctor Mikel Sánchez, director médico y científico de la Unidad de Cirugía Artroscópica (UCA) en el H. Vithas San José de Vitoria.

– Doctor Pedro J. Delgado Serrano, jefe de Servicio de Cirugía Ortopédica y Traumatología y jefe de la Unidad de Cirugía de la Mano y Microcirugía del H. Universitario HM Montepríncipe, director de la Unidad de Cirugía de la Mano y del Miembro Superior en Grupo HM Hospitales y director del Instituto Europeo de Cirugía Reconstructiva (IECR).

– Doctor David Farrington Rueda, presidente de la Sociedad Española de Ortopedia Pediátrica.

Unidad del dolor, anestesiología y reanimación

– Doctor José Luis De la Calle Reviriego, jefe de la Unidad del Dolor del Hospital Universitario Ramón y Cajal de Madrid.

– Doctor David Abejón González, jefe de Unidad del Dolor de Hospital Universitario Quirónsalud Madrid, Complejo Hospitalario Ruber Juan Bravo y Quirónsalud San José.

Urología

– Doctor Eldiberto Manuel Fernández Fernández, médico adjunto del Servicio de Urología del Hospital Universitario Ramón y Cajal y jefe clínico del Servicio de Urología del Hospital de San Rafael, además de director de la Oficina de Asuntos Profesionales de la Asociación Española de Urología.

– Doctor José Ángel Gómez Pascual, jefe del Servicio de Urología y la Unidad de Urodinamia del Hospital Quirónsalud Málaga.

– Doctora Mª Jose Requena Tapia, presidenta de la Asociación Andaluza de Urología y directora de la Unidad de Gestión Clínica y jefa del Servicio de Urología del Hospital Reina Sofía de Córdoba.

Martín del Yerro Cirujanos Plásticos

Martín del Yerro Cirujanos Plásticos es una clínica de cirugía estética y reparadora constituida por profesionales con un gran reconocimiento internacional y por cirujanos plásticos que son miembros de la Sociedad Española de Cirugía Plástica Reparadora y Estética. Su consulta se encuentra en la calle General Ampudia en el distrito de Chamberí de Madrid, pero llevan a cabo las intervenciones quirúrgicas en Hospital Universitario Quirón de Madrid.

Su forma de trabajar está destinada a la ayuda médica y hacen uso de las técnicas y cirugías más innovadoras en un entorno hospitalario para garantizar la máxima seguridad al paciente y ayudarle a mejorar su autoestima proporcionándole los mejores resultados.

Los tratamientos que ofrecen son:

  • Cirugía pecho: aumento de pecho con silicona o con grasa propia, elevación y reducción de pecho, remodelación y reconstrucción de la mama, recambio o explantación de prótesis, eliminación de ginecomastia.
  • Cirugía cuerpo: abdominoplastia, liposucción, gluteoplastia, lipofilling corporal, cirugía postobesidad, lifting de piernas y brazos, labioplastia, microcirugía, cirugía infantil.
  • Cirugía facial: lifting, blefaroplastia, papada, lipofilling, rinoplastia, otoplastia, mentoplastia e implantes de pómulos.
  • Tratamientos sin cirugía: medicina estética corporal, medicina estética facial.
  • Fisioterapia postquirúrgica y oncológica.

Han desarrollado un método de trabajo llamado Quick Recovery Produce (QRP) con el que se le brinda al paciente una recuperación más rápida, logrando que el postoperatorio sea lo más agradable posible. Este método consta de tres frases: fase preoperatoria, fase intraoperatoria y fase postoperatoria. En esta última fase ponen a disposición del paciente el tratamiento de rehabilitación y fisioterapia necesario para facilitar su recuperación. Además, tras las intervenciones quirúrgicas realizan revisiones de seguimiento frecuentes, atendiendo a los pacientes la misma tarde de la cirugía, el día siguiente y cada 48 horas.

Globedia.com

El Doctor José Luis Martín del Yerro, es Jefe de la Unidad de Cirugia Plástica, Reparadora y Estética del Hospital Quirón de Madrid, tambien dirige el Instituto de Cirugia Plastica que lleva su nombre. Es uno de los cirujanos plásticos españoles con mayor prestigio internacional. Su presencia es requerida en diversos paises para mostrar sus conocimientos y experiencia. Actualmente, está considerado como uno de los mejores cirujanos plásticos de España.Dr. Martín Del Yerro, usted solo utiliza implantes o prótesis anatómicas. ¿Qué ventajas tiene colocar prótesis anatómicas en vez de redondas? ¿Por qué muchos cirujanos no las ponen?

Entendemos que el aumento mamario no es sólo una cuestión de volumen, sino de proporciones de la mama en sí misma y de ella con el tórax. Creemos que una mujer con una mama pequeña requiere de una remodelación en la forma, para hacerla estéticamente atractiva. No es solamente una cuestión de añadir 200 o 300 ml al volumen de la mama. Trabajamos con la idea de remodelar el torso, de crear una mama acorde y proporcionada a la altura, anchura, posición de la mama y proporciones de tórax y de todo el cuerpo.

Los implantes anatómicos nos permiten escoger la altura, la anchura y la proyección, que consideramos mas proporcionadas para obtener el optimo resultado. El volumen es lo de menos.

Muchos cirujanos no las utilizan, porque son más difíciles de colocar y la cirugía debe ser mucho más precisa y ajustada. Además son más caras.

Usted sitúa las prótesis en posición submuscular, ¿Qué opina de la colocación subfascial de las prótesis?

La posición submuscular permite, sobre todo en mujeres delgadas que el implante quede más profundo y mas lejos de la piel. Ello evita el escalon que se produce la parte superior sobre el reborde del implante.

La contractura capsular (de la que hablaremos más adelante) es menos frecuente en posición submuscular, porque la prótesis queda aislada y separada de la glándula mamaria.

Las mamografías y ecografías son más fiables y fáciles de realizar cuando el implante es submuscular. La detección precoz del cáncer de mama es esencial para su curación y no creo que una técnica de cirugía estética como el aumento mamario deba dificultar este diagnostico.

Tanto la posición subglandular como la subfascial dificultan al interpretación de las mamografías y ecografías.

Dr Martín del Yerro, usted casi siempre sitúa la cicatriz en el surco submamario ¿Por qué? ¿Qué ventajas tiene la cicatriz submamaria, sobre la cicatriz en la areola?

La cicatriz en el surco submamario tiene muchas ventajas, entre ellas, que es la mejor desde el punto de vista estético.

Es verdad que la cicatriz periareolar inferior cuando es excelente es prácticamente imperceptible. Pero debemos saber que solo es excelente en un porcentaje alrededor del 20% de las pacientes. Cuando una cicatriz periareolar no es excelente (y eso depende de la técnica quirúrgica y además de la cicatrización de la paciente), resulta muy evidente, ya que la areola es el foco de atención de la mama y siempre se mira ahí

Una cicatriz mala o regular en el surco submamario es mucho menos visible que una buena en la areola.

¿Cuál es la mejor anestesia para realizar un aumento mamario?

Sin ninguna duda la anestesia general es necesaria para llevar a cabo esta cirugía con seguridad clínica y para conseguir buenos resultados.

Nosotros utilizamos anestesia general intravenosa y mascarilla laríngea que es muy segura y no hace falta recurrir a anestesias profundas, las cuales tienen una peor tolerancia y un postoperatorio más largo.

La anestesia local y sedación son arriesgadas y peligrosas para esta cirugía. Se requiere de una gran dosis de anestesia local y de una sedación excesivamente profunda. Además la aplicación de la anestesia local en el tejido mamario y muscular dificulta realizar la cirugía con precisión y seguridad.

DR. Martín del Yerro Muchas mujeres se preguntan ¿Por qué hay tanta diferencia de precio entre unos cirujanos y otros? ¿Cuánto cuesta aproximadamente un aumento de pecho?

La diferencia de precio, se debe algunas veces a cuestiones de oferta y demanda. Así los cirujanos que mas demanda y más pacientes tienen, suelen tener precios más caros, mientras que los que operan poco y necesitan promocionarse bajan sus honorarios para captar más pacientes. Muchas veces los mas caros son también los mejores, pero no siempre es así.

Por ello hay que considerar mas cuestiones que incrementan los precios, como son las siguientes:

– Operar en un buen hospital. Con todos los medios y médicos de guardia, necesarios para solventar cualquier complicación.

– Utilizar las mejores prótesis, que sean las más seguras y las más duraderas.

– Realizar un buen estudio preoperatorio y tener una consulta pre-anestésica con el anestesiólogo.

– Disponer cirujanos de guardia localizables y disponibles 24 horas, incluso en fin de semana, después de la cirugía.

– Disponer de un equipo de enfermeras que realicen las curas con eficacia y profesionalidad.

– Disponer de un equipo de fisioterapeutas que realicen los masajes de drenaje linfático, la movilización de los hombros y el musculo pectoral de manera segura, para que la recuperación sea rápida y segura.

– Que se disponga de profesionales y de aparatos como los ultrasonidos cuando estos sean necesarios.

– Y sobre todo una organización de equipo amplia y acostumbrada esta actividad.

Dr Martín del Yerro, usted utiliza prótesis rugosas o texturadas. Algunos cirujanos recomiendan en el postoperatorio inmediato movilizar las prótesis e incluso estrujarlas con fuerza. ¿masajear o estrujar las prótesis previene realmente la contractura capsular?

Masajear o estrujar los implantes no previene la contractura capsular. Eso es un concepto antiguo que además nunca fue claramente demostrado. Lo que sucede es que las prótesis lisas y blandas necesitan de un bolsillo muy amplio para mantener un aspecto natural y por ello hay que desplazarlas hacia arriba y a los lados. Las prótesis lisas siempre son redondas y nosotros creemos que las anatómicas permiten obtener mejores resultados estéticos y nunca utilizamos redondas. Además las prótesis lisas y blandas tiene una incidencia de rotura y salida del gel hacia el organismo muy alta. A mi juicio inaceptable. Se deben cambiar cada 10 o 12 años. La única ventaja es que son muy baratas, pero es pan para hoy y hambre para mañana.

¿Por qué se produce la contractura capsular? ¿Cómo se previene?.

La silicona es un material absolutamente inerte y los organismos vivos no tienen ninguna forma de reaccionar con ella. Por ello, cuando la implantamos, el cuerpo la reconoce como un cuerpo extraño, que no le hace daño pero que no puede eliminar. Entonces fabrica una capsula muy fina alrededor que no altera para nada la consistencia de la prótesis.

Pero, en algunos casos esta capsula se hace más gruesa y además se contrae sobre la prótesis poniéndola muy dura. Esto es lo que conocemos como contractura capsular.

Cada día existe mas evidencia de que la contractura capsular se debe a contaminación de la prótesis con bacterias. Estas bacterias provienen de la piel o de la misma mama (conductos galactóforos). Son bacterias con muy poca capacidad para generar una infección (se denominan saprofitas y están normalmente en la piel), pero cuando se «atrincheran» en la prótesis por un mecanismo que se denomina biofilm, el organismo trata de aislarlas y genera una barrera de defensa firme, que es la capsula y que tiene propiedades de contraerse.

Se previene evitando la contaminación durante la cirugía (es decir operando bien) y colocando los implantes debajo del musculo aislados de la glándula mamaria.

Dr. Martín del Yerro ¿Por qué no se pueden utilizar sujetadores de aros cuando la mujer está recién operada? ¿a partir de cuándo pueden utilizarse?

Cuando se aumenta una mama, en casi todos los casos es necesario modificar la altura del surco submamario (pliegue inframamario) descendiéndolo, para que la forma de la mama y la proyección del pezón sean estéticamente bonitos.

Por ello no se debe utilizar un sujetador que marque excesivamente o modele el surco submamario, hasta que esté correctamente cicatrizado por dentro, lo cual conlleva unas 3 a 4 semanas. Después se puede utilizar aro, woderbra, push-up y lo que se desee.

Usted no pone prótesis mamarias muy grandes. ¿por qué? ¿Qué complicaciones pueden aparecer cuando se utilizan prótesis muy grandes?

En primer lugar yo entiendo la cirugía estética como una remodelación hacia la naturalidad y la armonía de proporciones.

Las mamas son para todos los días y para todos los momentos. No se puede llevar a cabo un aumento mamario para dejar unas mamas como si la mujer fuera todos los días a lucir un escote de wonderbra. Normalmente mis pacientes también van al trabajo, a sus estudios, viajan en metro, hacen deporte o recogen a sus hijos en el colegio. Si su oficio es aparecer en la TV u otro medio luciendo un pecho descomunal y de otra manera no la contratarían, le advierto de los riesgos de unos implantes de excesivo volumen, pero no se los aconsejo.

Los implantes deben ser proporcionados a las dimensiones de la mujer y escogidos para conseguir una armonía de proporciones.

No es posible hacer una mama muy grande con implantes y que además sea natural en su apariencia.

Además los implantes muy grandes y desproporcionados, producen con el tiempo atrofia de la glándula mamaria, estiramiento excesivo de la piel con estrías, adelgazamiento de la piel, caída del implante y a veces extrusión del mismo (rotura de la piel y salida del implante). Nosotros hemos reoperado numerosos casos con problemas de este tipo.

Por último, Dr Martín del Yerro. ¿cómo puede una mujer encontrar un buen cirujano plástico? ¿Qué debe preguntar? ¿qué debe exigir? ¿cómo saber que está en buenas manos?

Daré unos consejos:

– Que no tenga primera consulta gratuita. Primera consulta gratuita significa que tiene que vender algo y eso es contrario a la buena práctica de la medicina. Al paciente hay que darle lo que le beneficia a él y no lo que lucra al médico. No hay nada más peligroso para un paciente que ser tratado como un cliente.

– Que le atienda siempre un cirujano plástico en su primera consulta.

– Que siempre le vea antes de la operación, el cirujano que le va a operar, con tranquilidad y tiempo para hablar.

– Que le explique la operación y le de información por escrito.

– Que tenga la convicción de que el cirujano ha comprendido bien sus deseos y que las expectativas de resultados que le ofrece el cirujano son realistas y acordes con ellos.

– Que se asegure de que es cirujano plástico.

Se puede contactar con el Dr. José Luis Martín del Yerro en su página web: Instituto de Cirugía Plástica Martín del Yerro

Palabras clave: aumento, pecho, implante, prótesis, anatómica, Martín del Yerro, cirugía estética. Madrid.

P. Pero, ¿cómo lleva una cosa a la otra?

R. Pues porque un médico que termina la carrera y no tiene dónde trabajar, es lógico que intente ganarse la vida. Pero no va a ponerse a hacer un trasplante cardiaco. En cambio, el bótox le parece fácil: hay unos ‘master’, te dan un diplomita y empiezas a meter ácido hialurónico o sacar plaquetas para rejuvenecimientos… Y ya hemos hecho un primer escalón que le permite ganarse la vida por culpa de que, por unas décimas, no ha podido hacer la especialidad que le hubiese gustado.

P. Visto desde esta perspectiva, el intrusismo no parece tan grave…

R. No, pero se vuelve más grave cuando este señor que pone bótox piensa: «Pues no sé, quitar las bolsas debe ser fácil». Y entonces hace un curso y se atreve. Y hace sus bolsitas y luego viene a hacer prótesis mamarias, liposucciones… Así nos hemos metido en un follón tremendo por estar mal ordenada la carrera de Medicina.

P. ¿Y la enorme demanda de tratamientos hace crecer el intrusismo?

R. Claro, si no se ganaran la vida, no se meterían aquí. ¿Por qué no hay intrusismo en medicina forense? Porque no se ganan la vida. El hecho de que económicamente les compense fomenta el intrusismo. Y además es fácil: tratas pacientes sanos y puedes conseguir grandes resultados con pequeñas intervenciones.

P. ¿Un plástico debe operar siempre o depende del paciente, del complejo…?

R. Hay un trastorno que se llama dismorfofobia. Se da más en hombres y en ellos se denomina ‘síndrome de Simon’ (siglas en inglés de hombre, soltero, inmaduro, obsesivo y narcisista). Es el que dice: «Tengo las orejas grandes» y yo percibo que las tiene bien. A este individuo no le tienes que operar: es un dismorfofóbico psiquiátrico. En cambio, una jovencita con nariz aguileña sufre y fácilmente tiene arreglo. Esto es medicina pura. ¿Por qué? Porque deja de sufrir, y la Medicina se preocupa del sufrimiento, con dolor o sin dolor. Lo que ocurre es que las técnicas quirúrgicas no siempre son Medicina…

P. ¿A qué se refiere?

R. Si tú a un hombre le pones unas prótesis mamarias, yo considero que eso no es Medicina. Otros dicen que sí porque él presenta un trastorno.

P. ¿Hay mucha gente adicta a la cirugía?

R. Yo llevo más de 30.000 operaciones y no lo he notado nunca, nunca. Esta tarde veré a ocho nuevos ‘lifting’ y cuando vengan y les diga que hay que quitar la grasa y el músculo –porque un ‘lifting’ no es sólo estirar la piel o pronto, esto que cuelga, volverá a colgar–, y que es una operación de cuatro horas, les entrará el miedo y muchos no querrán operarse. No hay nadie que diga: «Me voy a operar, ¡qué bien, oiga!, ¡me hace una ilusión loca!».

P. ¿Qué hay de cierto en que los padres premian a sus hijos con intervenciones?

R. Nunca, yo esto no lo he vivido nunca. Al revés. Hoy he operado a dos niñas de aumento mamario y las madres de las dos me decían: «Doctor, ¿por qué no la convence de que no hace falta?».

P. ¿Opera a más mujeres que hombres?

R. Operamos a muchas más mujeres. Y es mejor. El hombre sangra más porque se afeita. También es más exigente con el resultado. La mujer lo acepta mejor.

P. ¿Y el hombre es más llorón?

R. Es mucho más quejica en Reparadora y en Estética. En Reparadora, operamos a más hombres por accidentes laborales, por desórdenes vitales, porque no se cuidan, fuman más, beben más y le aparecen más cánceres. Aunque lo de fumar está cambiando y empezamos a ver patologías en mujeres que antes no veíamos.

P. ¿De qué se operan los hombres?

R. El hombre se opera de bolsas, de ‘lifting’ (aunque tiene que tener una papada notable para decidirse), de liposucción de los flancos y de la barriga, y de ginecomastia, porque si ha tenido un poco de obesidad, aunque haga dietas y se cuide, le quedan las mamas un poco grandes.

P. Una mujer que quiere un aumento de mamas, ¿discute el tamaño?

R. Bueno, vienen mujeres con fotos de revistas y dicen: «Yo quiero esto». A mí me sirve para ver qué tipo de persona tengo delante y cuál es su percepción de sí misma. De todas formas, la foto de revista no plasma la realidad: aquella mama bonita, si vieras a la chica de pie y sin Photoshop ni nada, pues a lo mejor sería una porquería de mama. Y yo digo siempre que el efecto ‘Photoshop’ no lo da una prótesis. Nosotros tomamos medidas y le mostramos a la mujer qué opciones le convienen. Y aunque ella diga: «La quiero aquí», se le dice: «No, la mama no puede empezar en las amígdalas». Nosotros usamos prótesis cohesivas que quedan muy anatómicas. Las redondas hay quien las pone, pero quedan unas pelotas horrorosas.

P. ¿Estas explotan o nunca explotaron?

R. No. La señorita que usted me comenta se fue a operar a Miami cuando allí había la obsesión de rechazar la silicona y poner prótesis de suero. Éstas se van vaciando con el tiempo; en una época hay mitad aire y mitad suero y cuando se vacían hay que quitarlas. Se vacían, pero no explotan. Las nuestras no se tienen por qué romper y, en principio, son para siempre. Yo he estado en las dos fábricas, en Nashville y en Dublín, y las prueban con una máquina que las aporrea continuamente sobre un suelo a 37 grados y no les pasa nada.

P. ¿Es la intervención de nariz lo que más transforma una cara?

R. Cuando está mal operada, la nariz cambia una cara. La cirugía tiene que solucionar el complejo de la persona y que los demás la encuentren bien sin saber por qué. Si se ve operada, es una mala nariz.

P. ¿Qué le parece la de Doña Letizia?

R. Está bien operada, sí. La operó Antonio de la Fuente… y muy bien. Se ve natural, ella ha ganado personalidad. La gente se cree que personalidad es tener una nariz aguileña y no, personalidad es tener un aspecto armónico.

P. ¿Sólo se operó la nariz?

R. Dicen las malas lenguas que también el mentón. Yo, si tuviera que operar a una persona del rango de Doña Letizia, a lo mejor lo rellenaría un poquito con grasa o con ácido hialurónico, que consigue un resultado muy bueno y es un proceso reversible si después se quiere reconvertir.

P. ¿Se solicita mucho la cirugía íntima: labios, himen, faloplastia…?

R. La faloplastia, que es alargar el pene, se hace con un aparato que cuelga y que va tirando. A mí me lo viene a pedir gente pero yo no lo he colocado nunca. No estoy hablando de un tema moral ni ético, ¿eh? pero es un tipo de cirugía que no me gusta. Pensar que pongo un aparatito y viene un señor aquí y se baja los pantalones y le tomo medidas y yo no intervengo en nada, pues a mí no me motiva, así que no lo hago. Lo del himen, tampoco. Son temas culturales de personas que tienen que volver a su país y si no vuelven con el himen íntegro pueden tener problemas. Es muy fácil coser un himen, pero no lo hago. Yo he hecho alguna cosa de labios menores hipertróficos porque a veces vienen personas que tienen un complejo muy grande.

P. ¿Y el cambio de sexo?

R. Yo he estudiado los cambios de sexo. Muchos son chicos jóvenes que, cuando tienen 30 años, sufren una hipertrofia por exceso de cortisona y de hormonas . Se arrepienten y dicen: «¡Caray, es que yo no siento nada!». Lo respeto, pero tengo derecho a ser respetado y decir: «Yo esto no lo quiero hacer». Se ha convertido en un asunto político y pienso que es un error. La política no tiene que meterse en estas cosas. Hay mucha gente con cáncer de mama que no tiene quirófanos donde operarse.

P. ¿Qué hay de los famosos: vienen muchos o pocos, pagan o no…?

R. Hay de todo. He tenido famosos del más alto nivel en la Universidad de Navarra. Son gente normal y pagan. En cambio, vino una modista española muy conocida que quería que le operara a la hija. Al ir a cobrarle, nos dijo: «Usted ha operado a muchas modelos mías, ¿cómo es que ahora me quiere cobrar?». También vienen políticos y les gusta pasar desapercibidos. Yo he operado a gente a la que ahora veo en el periódico con el asunto del Estatut. Lo normal es no identificarse. Esos pagan. Y he operado a una de las fortunas más grandes de España de la cosa textil… En cambio, el ‘famosillo’ ¡es peligrosísimo!

P. ¿Es cierto que con las crisis empiezan las ofertas de operaciones ‘low cost’?

R. Sí, hay cirujanos que han empezado a hacer descuentos y a bajar los precios. A espaldas de sus compañeros, han hundido el mercado. Lo que pasa es que hoy las mujeres se comunican en los foros y se dicen: «El médico te da un presupuesto pero, si tú te empeñas, te lo baja». Es mejor que regales la operación a que andes bajando precios.

P. ¿Qué le haría a Zapatero?

R. Zapatero tiene una ceja un poco antiestética porque la levanta mucho en el centro y la ceja en los hombres queda bonita si se levanta en los dos tercios externos, no en la parte central. Con endoscopia, se puede hacer una pequeña mioctomía del músculo frontal. Quedaría una ceja arqueada bonita, de hombre.

P. Pero igual no se deja porque la ha convertido en un símbolo…

R. Sí, en un icono. Pero es un icono que no le da una expresión suave, sino que le hace una cara un poco traviesa.

P. ¿Y a María Teresa Fernández de la Vega, a quien hemos visto en las playas catalanas en biquini este verano?

R. Se le puede hacer un ‘lifting’ que le quedaría muy agradecido (y pondría las cosas en su sitio). Después, trataría las marcas profundas con láser En el resto del cuerpo, pienso que no haría nada. Tienes que operar con la idea de que hay una mejoría importante y ella es muy delgada. Está muy sana y tendrá muy bajo el colesterol. Pero, claro, a nivel de resultado estético es más complejo. Una prótesis mamaria se le notaría mucho, no podemos hacer nada para darle volumen al muslo…

P. Con la crisis, ¿ha descendido la demanda de intervenciones?

R. Yo diría que la bajada puede ser de un 15%. Las casas de prótesis mamarias dicen que la demanda ha bajado un 50%. En este bajón, entran estas empresas que antes financiaban con un banco detrás. Ahora el banco ha dicho que no financia más y estas empresas ya no tienen trabajo. Y la gente que necesita financiación para operarse tampoco se va a otro sitio. Sucede otra cosa: el trabajador que no va al paro, ahora tiene más dinero, pero le da miedo operarse por si pierde su trabajo. Además, si se va a operar tendrá que estar un mes de baja.

P. Hábleme del doctor Cavadas.

R. Con toda modestia, yo he sido pionero en España de la microcirugía. El de cara es un trasplante que sutura vasos de igual calibre. Cavadas es un gran cirujano, pero hay que decir que hay muchos en España que dominan esta técnica. Su mérito es haber sabido mover un hospital público para que le dejen hacer este trasplante, haber podido montar un gran equipo y haber conseguido motivar a los pacientes que tienen que tomar una medicación de por vida. Hubo un caso de un chino que dejó de tomarla porque dijo que así no se podía vivir y se murió. Nosotros hemos hecho colgajos con antebrazos, hemos puesto prótesis oculares cubiertas de injerto en la muñeca y luego las hemos pasado a su sitio: estos pacientes no toman inmunodepresores. Ahora, no es toda una cara. Cavadas es un gran cirujano, muy sacrificado con su profesión.

P. ¿Usted se ha operado de algo?

R. No, no, ¿qué me dice? Me operaría las bolsas yo mismo si pudiera. Con unas tijeritas espatuladas se quita un poquito de piel y queda fabulosa. Pero, claro, yo mismo no puedo, sería poco prudente.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *