0

Masilla para reparar silestone

La encimera de la cocina es uno de los elementos indispensables. Una encimera limpia, espaciosa y bonita puede embellecer la cocina más simple. Aunque fabricadas de materiales muy resistentes, que soportan el calor, los arañazos, la humedad y los golpes, también se desgastan y se estropean. En ocasiones podremos repararlas pero en otras no nos quedará más remedio que comprar una nueva.

Arreglar las fisuras y roturas de una encimera

La reparación dependerá del material de la encimera. Lo más común es el granito o el Silestone, pero las hay de madera y melamina. Estas últimas son las más sencillas de arreglar, ya que si el desperfecto es superficial solo hay que lijar y pintar y si es más profundo como una grieta o rotura, sólo tenemos que rellenarlo con una pasta especial para esta tarea. Es sencillo y el resultado bastante resistente.

Otra cosa es cuando hablamos de piedra, cuarzo o granito. Material muy resistente que requiere de tareas de albañilería para su recuperación. En estos casos, lo mejor es prevenir y adquirir un trozo más de este material para el día en que una zona se parta o estropee. Si tienes o puedes adquirir una parte de ese material de igual estampado o acabado que tu encimera, tendrás que unirlo con cola especial o cemento encolado y disimular la unión mediante masilla del mismo color.

Para el granito en concreto, existe una resina epoxi especial con endurecedor. Estos productos se deben mezclar conforme a las instrucciones del fabricante y se aplican en la zona desquebrajada, limpia y seca. Se alisa con una espátula la aplicación y se eliminan los restos sobrantes con una cuchilla. Deja secar al menos una hora o el tiempo que indique el fabricante y aplica después un sellador para dar brillo y proteger la zona reparada.

Hay encimeras de cuarzo o de resinas como Silestone, cuyos fabricantes venden también masillas especiales para su reparación en caso de desgaste, quemaduras o fisuras. Normalmente estos materiales son muy duros y tienen una larga durabilidad, pero en el caso de que fallen, sus fabricantes nos garantizan una sencilla reparación.

Por último, con la moda del Corian, muchas encimeras están fabricadas en este material. En este caso, si no conocemos bien la relevancia del daño ni su profundidad, lo mejor es acudir al servicio técnico del fabricante para que te manden un profesional. Esto es recomendable porque el Corian es un material muy concreto y difícil, al que el calor por ejemplo puede deformar. Hay unos líquidos especiales que se vierten en las grietas y cuando se solidifican se lijan hasta conseguir un buen acabado.

Cuando la rotura ha dejado inservible una gran zona, habrá que sustituirla por otra del mismo material y color y adherirla al resto de encimera con materiales específicos. Por esta dificultad, en este caso es mejor acudir a profesionales.

Contar con suficiente espacio para “trastear”, preparar comidas o simplemente relajarse con una buena taza de café en la cocina es algo que no tiene precio. Una encimera amplia, despejada y de buena calidad, que además sea bonita y resistente, puede darle la vuelta a una cocina entera y cambiar su aspecto de la cabeza a los pies. Es una reforma bastante sencilla e interesante, que muchas veces basta por sí sola para actualizar una cocina. Pero las encimeras, aunque fabricadas de materiales resistentes, también se estropean a veces… En ocasiones basta con repararlas, mientras que otras veces hay que cambiarlas enteras.

Madera y melamina

Las encimeras de madera maciza son las más sencillas de arreglar. Si muestran manchas de grasa o de algún producto que no se pueda limpiar, como por ejemplo el vino, se puede intentar lijarlas a fondo con una lijadora potente hasta eliminar el desperfecto. Las grietas y fisuras se rellenan con pastas especiales, preferiblemente de dos componentes, que son las más resistentes. Menos agradecidas en este sentido son las encimeras de aglomerado melaminado: este material aguanta mucho trote, pero si se quema o se deteriora no se puede recuperar.

Piedra y resina con cuarzo

En estos casos, lo mejor es intentar buscar el mismo modelo para sustituir la zona estropeada. Si vas a instalar una encimera de estas características en tu cocina, ten la precaución de comprar un trozo más del mismo material para poder cambiar alguna parte de la encimera en el futuro. Las encimeras de mármol o granito, por su parte, son resistentes y bonitas pero malas de reparar: en este caso lo mejor es la prevención. Intenta no trabajar con productos ácidos como el limón o el vinagre (o que dejen manchas, como el vino o la remolacha) directamente sobre ellas.

Por último nos quedan las encimeras de resinas y cuarzo, como la de la foto (modelo Silestone Doradus). Son duraderas y súper decorativas, y si se rompen o estropean se pueden arreglar con una masilla especial que comercializa la empresa a través de establecimientos especializados. También podéis recurrir a alguno de los excelentes profesionales de Tumanitas.com, que repararán vuestra encimera en un momento y con los mejores resultados.

Foto: Stone Masters.

¿Quieres presupuestos para un trabajo como este?

Entradas recientes


Sobre la encimera de la cocina se cortan los alimentos, se colocan cazuelas calientes, constantemente se vierten líquidos, se utilizan ácidos como el limón o el vinagre… Un ataque constante a estas sufridas superficies, que precisamente por este motivo suelen estar hechas de materiales muy resistentes. La mayoría de la gente tiene en su casa encimeras de aglomerado revestido de melamina por varias razones: son económicas, ofrecen muchísimas posibilidades decorativas (colores, texturas…) y lo resisten casi todo.

Sin embargo, a veces las encimeras terminan quemándose, rayándose y agujereándose. ¿Quieres saber cómo reparar encimeras de melamina, Silestone o Corian (cuarzo con resinas)? Pues sigue leyendo.

La solución está a tu alance

Hay quien se lía la manta a la cabeza y decide pintar su encimera para darle un nuevo aire. Para hacerlo es necesario limpiar la melamina con un producto desengrasante y luego con alcohol desnaturalizado, cuidando de no tocar la superficie con los dedos para no volverla a engrasar. Después hay que lijarla con lija nº 100 y, si es posible, una lijadora delta para facilitar el trabajo.


Quitaremos el polvo de nuevo con un paño y alcohol y aplicaremos dos manos de selladora sintética con rodillo de esmaltar. Para terminar, es necesario dar dos manos de pintura (a ser posible de dos componentes para que sea muy resistente), también con el rodillo y lijando la pintura una vez seca con lija nº 600. Por último, frota la pintura lijada con un paño y cera incolora para devolverle el brillo y el tacto suave.

Si tienes que rellenar un agujero en una encimera de melamina, hazlo con masilla cerámica de dos componentes. El problema es que esta masilla es de color blanco y tendrás que pintarla después. Si la encimera es de color madera, puedes usar una cera para rellenar madera; los rayones se pueden cubrir con rotuladores especiales. Por último, las encimeras de Silestone y Corian se reparan con masillas especiales que venden las propias marcas. Por ejemplo, la firma Silestone dispone de las masillas Solumastik para este cometido.

Artículos relacionados:

– Materiales recomendables para la encimera

– Ideas para decorar cocinas pequeñas

Masilla reparadora o masilla arregla todo

La masilla reparadora es un material de bricolaje muy práctico para todo tipo de reparaciones. Por lo general se utiliza para las reparaciones y restauraciones relacionadas con el hogar, el coche, los barcos, las herramientas, etc.

La función principal de la masilla arregla todo consiste en rellenar las grietas o los agujeros que se han podido crear en diferentes materiales como la madera, el acero, la piedra, el yeso, el aluminio, el pvc, el plástico, el corcho o ciertos materiales sintéticos. Además, es un material que endurece rápidamente (5-10 minutos) y es muy fácil de moldear.

Otra de las características más llamativas de la masilla reparadora es que es un material que se puede utilizar tanto para las reparaciones en interior como para las de exterior. Además, es resistente al agua y no se deforma ni se encoge. Por ello, una vez se ha aplicado, se puede lijar, serrar, pintar o incluso taladrar sin peligro a que se deforme.

En el mercado hay diferentes tipos de masillas reparadoras, y cada una tiene sus propias características. Por ello, dependiendo del trabajo que queramos realizar, es conveniente adquirir la masilla reparadora que más se asemeje a nuestras necesidades.

El modo de empleo de la masilla es muy sencillo. Lo primero que hay que hacer es limpiar bien la zona que se va a reparar o rellenar con la masilla. A continuación hay que amasar un trozo de masilla (dependiendo de la cantidad necesaria) con los dedos hasta lograr una masa homogénea. Después, se aplica la masa en la zona que se necesita y se alisa para evitar que queden marcas de los dedos. Por último, se deja secar y en caso necesario se podría lijar, taladrar o pintar para finalizar el trabajo.

Por lo general, se recomienda utilizar unos guantes a la hora de amasar la masilla arregla todo, lavarse las manos nada más utilizar el producto y aplicar la masilla en lugares con una temperatura entre los 15 y los 25 grados. Así todo, dependiendo de cada tipo de masilla, las características, el tiempo de secado y las recomendaciones pueden variar.

4 trabajos de bricolaje en los que se utiliza masilla reparadora

Reparar el embellecedor del coche
Desde Bricomanía os mostramos cómo reparar el embellecedor de coche de una manera sencilla. De esta manera mantendremos el coche en perfecto estado.

Arreglo de piragua
Un briconsejo de Bricomanía para los amantes del deporte acuático: como arreglar la piragua. Os mostraremos paso a paso y de manera sencilla cómo arreglar una piragua.

Restaurar cornisa de cocina
Si tenéis la esquina de una cornisa rota o deteriorada, en este briconsejo de Bricomanía os mostramos dos formas distintas de dejarla como nueva: os mostraremos cómo restaurar la cornisa de la cocina.

Reparar fuga en radiador
Las pequeñas averías en los radiadores se pueden solucionar fácilmente si se dispone del material necesario. O proponemos una solución sencilla y económica utilizando una masilla reparadora.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *