0

Masturbar a tu mujer

¿Cómo masturbar a una mujer? 5 consejos sexuales

Había pensado en ‘portarme bien’ esta semana y dejaros un vídeo de la semana muy naíf…¡pero mejor no! Hoy me lanzo a daros 5 sextips sobre cómo masturbar a una mujer. ¿Por qué? Porque tanta expiación del pecado, tanta doble moral y tanto machismo necesitan una compensación.

¡Vamos a reinvindicar el placer femenino como la fuente de salud que es! Como sé que estaréis de acuerdo conmigo en esto… ¡aquí va el tutorial de la semana! Dale al like, compártelo con tus amigos/as y, sobre todo, por en práctica los sextips que te traigo:

Como ves, los chicos son normalmente los que se sienten más perdidos a la hora de estimular sexualmente a una mujer. Me preguntan habitualmente sobre ellos y, por eso, aquí les traigo los siguientes consejos:

  1. No vayas directamente al grano. A las mujeres les suele gustar ser más corporales y disfrutan con todo el cuerpo, no sólo con los genitales.
  2. La lubricación a veces es lenta, por eso tener más juegos o utilizar saliva en juegos con tu boca o lubricantes.
  3. No introduzcas los dedos directamente, hay mujeres a las que les gusta pero recuerda: el punto de máximo placer suele ser el clítoris, deja que ella te guíe.
  4. Estimular el clítoris tiene sus claves, por eso te dejo un tutorial para que aprendas cómo hacerlo.
  5. La comunicación siempre será la clave: sólo ella sabe cómo le gusta que la toquen así que pregunta ¡no te cortes o ayudala a explorar!

Espero que te gusten estos consejos y, ahora sí… ¡a disfrutarlo!

3 movimientos infalibles con los dedos para masturbarte

Se dice que nuestro clítoris es como un botón mágico, pero en realidad, tocarlo para que nos lleve al orgasmo no es tan sencillo como eso.

Tampoco se trata del trabajo más complejo que puedas pensar, después de todo, los orgasmos de clítoris son los más comunes, pero solo poner los dedos sobre él no te llevará al orgasmo.

Por eso aquí te dejamos estos 3 movimientos infalibles con los dedos para masturbarte.

1. Como DJ

Sí, así como los DJ mueven los dedos sobre los discos de vinil, tú puedes mover tus dedos sobre tu clítoris.

Con dos o tres dedos, estirados y planos, como un DJ mientras gira un disco, frota tu clítoris lentamente en círculos, aumentando la velocidad y la intensidad gradualmente.

2. Diagonal

No sólo el movimiento circular funciona. A algunas mujeres, les gusta también un movimiento de arriba bajo en diagonal.

Para hacerlo, usa también dos o tres dedos, aplánalos y frota suavemente tu clítoris hacia adelante y hacia atrás con movimientos diagonales, aumentando la velocidad y la intensidad como lo desees.

3. Penetración

Sabemos que este movimiento no va sobre el clítoris, pero para muchas mujeres, la penetración es una forma de complementar e intensificar el placer.

Simplemente, una vez que estés lista y lo suficientemente lubricada, inserta suavemente un dedo en la vagina y presiona contra la pared anterior (donde se dice que está el punto G). Después de desliza hacia dentro y hacia afuera, añade otro dedo, o prueba con un dildo.

La búsqueda del placer es una de los principales objetivos del ser humano, y el placer sexual no es ninguna excepción. De hecho, la satisfacción sexual está muy relacionada con el bienestar de la pareja, tal y comentábamos en nuestro artículo “¿Tener mucho sexo hace a las parejas más felices?”.

Sin embargo, con el paso de los años, la monotonía y el descenso en la dedicación hacia las necesidades sexuales de la pareja pueden provocar que la satisfacción de ésta se vea afecta.

Cómo masturbar correctamente a una mujer

La masturbación es una buena alternativa para incrementar el placer sexual en las relaciones íntimas y tiene sus ventajas y beneficios.

Y puesto que algunos hombres pueden preguntarse cómo masturbar a una mujer correctamente, en este artículo hemos preparado una lista de 19 pasos para responder a esta pregunta. Son los siguientes.

1. Ubica el clítoris

A pesar de tener órganos sexuales distintos, tanto hombres como mujeres pueden tener orgasmos realmente placenteros. Ahora bien, mientras el pene solo tiene una vía para transportar sensaciones al cerebro, el aparato genital femenino tiene tres o cuatro. Sin duda, el más conocido es el clítoris: un cuerpo pequeño, carnoso que se encuentra en la parte más elevada de la vulva.

Estimular el clítoris correctamente puede llevar a las mujeres a experimentar sensaciones extremadamente agradables. Ahora bien, es necesario saber cómo hacerlo, y no estimular de manera directa si no existe suficiente excitación.

2. Y el punto G

Mucho se habla del punto G, y seguramente todo el mundo sabe que ese es el botón mágico de la mujer. El punto G no deja de ser la parte interna del clítoris tal y como apuntan las investigaciones, por lo que es una zona que debemos estimular si queremos masturbar a una mujer correctamente.

Para ubicarlo, es necesario introducir el dedo con la uña bocabajo y, una vez dentro, levantar la punta para que el dedo quede en forma de gancho. Entonces, detectarás una zona saliente en el interior, una especie de botón.

3. Estimula los dos a la vez

Para aumentar las sensaciones placenteras, es posible jugar con las dos manos (o incluso con una sola) para estimular tanto el clítoris externo como el punto G. Sensaciones al límite si puedes realizar un movimiento combinado.

4. No solo te centres en el clítoris

Ahora bien, en la vagina hay otras zonas erógenas, por lo que puedes experimentar qué sensaciones produce tocarlas. Seguramente la persona con las que estás teniendo relaciones íntimas puede darte feedback sobre lo que le gusta.

5. Explora el cuerpo

Para producir una estimulación más placentera, es importante saber que hay otras zonas erógenas que es posible estimular. Por ejemplo, mientras estimulas el clítoris, el cuello puede ser un gran aliado para incrementar las sensaciones. También estimular la zona anal. Es importante pensar en el cuerpo como un todo, pues es un gran tesoro en su totalidad.

6. Utiliza lubricante

A la hora de masturbar a una mujer, es ideal utilizar algún lubricante, así aumenta el placer y se evita el dolor. El 50 por ciento de una encuesta reciente afirmó que la lubricación les ayudaba a lograr el orgasmo,

7. Invierte en un juguete sexual

La masturbación no solo incluye los dedos, sino que es posible realizarla con otros objetos, por ejemplo, con vibradores. Existen muchos en el mercado, por lo que puedes investigar antes de decantarte por uno.

8. O quizás dos

Una juguete sexual puede ser una buena alternativo, pero dos es incluso mejor. No te cortes y utilízalos a la vez. El orgasmo puede ser aún más placentero.

9. Juega con el ambiente

El lugar donde llevas a cabo la masturbación también puede ser determinante para promover un clima de confianza y relajación. Quizás puedes adornar la habitación con velas e inducir a la relajación con una música que invite a dejarse llevar.

10. Conoce a la otra persona

Tómate tu tiempo para conocer a la otra persona, pues no todo el mundo tiene los mismos gustos.

11. Mantén la comunicación

Así que puedes preguntarle directamente y mantener una comunicación fluida. De esta manera es posible mejorar las cosas y lograr sensaciones mucho más intensas.

12. Sé suave y aumenta la intensidad progresivamente

Puede que pensemos que por dar más intensidad lograremos mayores orgasmos, pero lo cierto es que ir aumentando la intensidad es lo idóneo. De hecho, una técnica muy útil es retardar el clímax.

13. Varía el tacto y el movimiento

Haz movimientos circulares, en línea recta, frotar, masajea, sopla, dicho de otro modo, varía los movimientos y el tacto sobre el clítoris y otras zonas erógenas. Esto puede ayudar a crear sensaciones muy placenteras.

14. No te olvides de los pezones

Los pezones, al igual que los genitales, tienen muchas terminaciones nerviosas que ayudan a aumentar la excitación femenina. Sin embargo, muchos hombres no saben sacarle partido, pues son demasiado bruscos. En esta zona erógena, es importante ser delicado.

15. Utiliza la imaginación y piérdete en el presente

Estos consejos pueden ser muy útiles, pero la clave es perderse en el momento, conectar con la otra persona y entender la situación de ese instante. Por eso, presta atención a lo que ocurre entre vosotros y céntrate en lo que estás haciendo.

16. Pueba otros lugares

Si bien antes he comentado que es necesario crear un clima propicio para las relaciones íntimas, no solamente hay que pensar en la habitación. Es posible ser creativo o buscar otros lugares que pueden estimular los sentidos, por ejemplo, en la bañera.

17. Prueba diferentes juegos

También es posible probar juegos diferentes o posturas, o añadir estímulos al juego sexual, por ejemplo, añadiendo hielo, pues el frío puede intensificar las sensaciones.

18. Prueba posturas diferentes

La masturbación también puede llevarse a cabo desde diferentes posturas. Por tanto, no hay que tener una mentalidad cerrada, y es posible atacar desde distintos ángulos.

19. No pares, sigue…

Las mujeres pueden tener orgasmos múltiples, es decir, que pueden tener una secuencia de orgasmos uno detrás de otro sin tener que pasar por la etapa de la resolución. Por tanto, aunque pienses que estás en el clímax, no pares y sigue…

Cómo masturbar a mi chica

A continuación, te mostramos cómo masturbar a una mujer paso a paso, para que así sepas cuál es el camino a seguir y cómo puedes lograr que alcance uno de los orgasmos más placenteros e increíbles de su vida, toma nota:

  1. Para empezar, tus manos deben estar bien limpias y las uñas bien cortadas para no lastimar ni hacer ninguna herida en la zona íntima femenina.
  2. La vagina debe estar mínimamente lubricada antes de empezar con la masturbación. Esto es clave para que la mujer no sienta molestias. Para lograrlo, excítala mediante besos, caricias, lamidas…, por otras zonas erógenas de su cuerpo, como el cuello, las orejas, los hombros, los senos, la entrepierna, etc. Acompaña esto con miradas de deseo, palabras subiditas de tono y todo lo que se te ocurra para que su excitación vaya en aumento.
  3. Cuando ya esté un poco excitada, lleva tu mano a su parte íntima y localiza el clítoris. Este es extremadamente sensible, así que hazlo siempre con la mayor delicadeza. Para ubicarlo, llevar tus dedos al principio de los labios vaginales externos, desciende hasta los labios menores, sube un poco los dedos y esa pequeña montañita que notarás es el clítoris.
  4. Rodea el clítoris con tus dedos y masajéalo con suavidad de arriba a abajo y por ambos lados (derecho e izquierdo). Es importante que no lo toques bruscamente y que no lo masajees de manera intermitente y fuerte de arriba a abajo y a la inversa, pues esto puede generarle grandes molestias.
  5. Mientras masajeas el clítoris, bésala y acaricia su cuerpo para que consiga llegar a un punto máximo de excitación.
  6. Con los dedos, reparte toda su lubricación natural por la vagina acariciando toda la zona con suavidad.
  7. Introduce dos dedos dentro de la vagina, muévelos de forma circular con suavidad mientras mantienes la otra mano presionando un poco el clítoris, pero siempre alrededor de él y nunca justo encima.
  8. Si notas que tu chica está muy lubricada, mete y saca los dedos de su vagina de forma más rápida, variando la intensidad de la velocidad, y sigue masajeando su clítoris igualmente.
  9. Por último, mantén los dedos quietos dentro de la vagina e intenta presionar un poco su clítoris con el pulgar para que, finalmente, llegue al clímax y alcance un gran orgasmo. En el siguiente artículo puedes ver cuáles son las señales que te indicarán que una mujer ha llegado al orgasmo.

Manual para tocar tu vagina y explotar de placer

Artículo publicado por VICE México.

“No sé bien cómo masturbarme”, me dijo una de mis grandes amigas. Me sorprendí porque, aunque tiene sexo con su pareja, me confesó que la exploración a sí misma se encontraba estancada por temas de pudor y porque ya es madre y sus ocupaciones cambiaron. Tiene 28 y no le queda claro cómo darse placer.

Otra amiga, un par de años más chica, me dijo que a veces jugaba con la fantasía de tener un dildo, pero que no se atrevía a comprarlo porque chance ni era necesario. Cuando quise saber más, indagar sobre su intimidad, noté en ambas cierto rechazo, tal vez incomodidad. Sí, todavía nos avergüenza hablar de nuestras necesidades sexuales y de cómo las satisfacemos —si es que lo hacemos—. Ni qué decir cuando te quedas con las ganas, cuando estás caliente y te aguantas porque “no tienes con quién”, o porque la otra persona acabó antes.

¿Por qué no le damos más importancia a nuestros apetitos? Ser tu propia proveedora en ese sentido es parte del empoderamiento como mujer.

Me encanta masturbarme. Considero que es una gran forma de decirme “estoy deliciosa y quiero todo conmigo misma”; me acaricio, me saboreo, me olfateo y me disfruto muchísimo. Hago una pausa en el caos cotidiano y me dedico únicamente a mi clímax, ¿se necesitan más razones para pensar que la masturbación es importante?

Aun antes de leer Las Edades de Lulú ya me daba ligeros arrimones con mi flauta o en las esquinas de las mesas o los escritorios. Cuando uno es adolescente —y ahora sé que también de adulto— a veces no sabe cómo desfogarse, cómo quitarse ese “algo que te pica”. Pero fui experimentado y aprendí, y creo que por eso defiendo tanto el “date placer a tus anchas y a la hora que te acomoda”, no importa que estés recién levantada, con un comodísimo calzón de “abuelita” o menstruando. De ahí esta guía sobre masturbación femenina para que tú, amiguita, también des rienda suelta a tus orgasmos.

Lo primero y más importante: déjate ir; revuélcate, gime, muerde una almohada, ponte en cuatro, boca abajo o de costado, pero no te contengas, permite que tu cuerpo hable y dicte la manera en la que puede fluir mejor la energía sexual; sin vergüenza, culpa o angustia, ese momento es para ti, para que te conozcas, explores y cachondees hasta que te hartes.

Calentamiento

Mapea tu cuerpo: presiona suavemente, frota, lame, pellizca, acaricia… mide los niveles de intensidad al jalar, por ejemplo, un pezón, al estrujar tus nalgas o chupar tus dedos.

Si tienes alguna prenda con la que te sientes sexy, úsala. Ten a la mano todo aquello que refuerce tu fantasía o te ayude a relajarte, como una copa de vino o un porrito.

El aceite de coco se siente delicioso y funciona perfecto en esta etapa. Sólo calienta un poco entre tus manos hasta que sienta tibio y muy aceitoso, y frótalo vigorosamente en el trasero, las piernas, las ingles y los senos (no es necesario que te lo quites, al contrario, te dejará la piel muy suave).

Primeros pasos

Concéntrate en un punto de tu cuerpo y traza círculos que se acerquen y se alejen, primero suave y después rápido, pero sin llegar a tocar dicho punto, que responderá a la reacción de tumescencia, que significa erección y/o hinchazón. Después de la tumescencia, “enfría” la zona frotando lento y firme.

A dedear

Ponte un poco de lubricante en el dedo índice o medio, retira poco a poco el capuchón y acaríciate. Siente lo suave de tu clítoris. Explora y prueba con distintas velocidades, grados de presión y puntos de placer. Mueve tus dedos de arriba a abajo, de izquierda a derecha y en forma de círculo. Cuando ubiques el punto de mayor placer, quédate ahí; respira de manera natural, eso es muy importante.

Con vibrador

Si prefieres usar un juguete, puja un poco cuando te roces con éste para que tu clítoris se asome más rápido, notarás la diferencia en seguida.

Los juguetes con pila tienen distintas velocidades y ritmos, yo recomiendo ir de menor a mayor en cuanto a intensidad; cuando sientas que estás a punto y que ya no puedes más, no pares, “oblígate” a seguir pese a que te tiemblen las piernas o empieces a doblarte de placer, pues ese es sólo el inicio, la entrada al verdadero clímax.

Si quieres experimentar sexo anal pero no te animas a hacerlo con alguien más, puedes usar un plug o dildo anal —siempre con lubricante y previo a una estimulación en la zona—.

Final feliz

Antes de llegar al límite, enfríate un poco cambiando la velocidad o frotando otra parte de tu cuerpo. Esta técnica, de calentar y enfriar, incrementa la energía sexual: entre más energía sexual, mayor el grado de placer.

Si te animas, coloca un espejo frente a ti y observa las reacciones a tu propia estimulación: cambio de tamaño, humedad y coloración.

Con el clítoris, recuerda que…

Se adormece si lo estimulas muy fuerte y de manera continua, por lo que puede resultar doloroso o molesto en lugar de placentero.

Es mejor si lo acaricias suave e intermitentemente, de un lado a otro. Recomendación ganadora: hazlo de arriba abajo, en la parte superior izquierda de la cabeza del clítoris (lo amarás).

Respecto a la vulva, el toqueteo en esa zona también es sumamente erótico —la vagina es la cavidad interna y la vulva es la parte externa de la zona genital, donde está el clítoris—.

Sobre los lubricantes, uno de mis favoritos es el Blinlab de uva; en cuanto a los juguetes, Lexy me gusta mucho: son discretos, bonitos y tienen buena potencia.

Acompañamiento

A mi gusto, la música puede ser un gran acompañamiento durante la masturbación; esta es mi playlist favorita, espero que te inspire:

Ghost – The Acid

Wicked game – Chris Isaak

The Less I Know The Better – Tame Impala

I Wanna Be Yours – Artic Monkeys

Rita – Erotica

Erotica – Madonna

Like a Drug – Queens of the Stone Age

Earned – The Weeknd

I Can’t Quit You Baby – Led Zeppelin

Justify my Love – Madonna

En la ciudad de la furia – Leo Paryna

Pour It Up – Rihanna

Warm on a Cold Night – Honne

I Belong To You – Lenny Kravitz

Je T’aime,…Moi Non Plus – Jane Birkin et Serge Gainsbourg

Closer – Nine Inch Nails

*Esta guía es para mujeres que buscan deleitarse, sin embargo, cualquier persona puede seguirla y aplicarla con su pareja.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *