0

Me huele el ombligo

Es mucho más común de lo que imaginamos el mal olor de ombligo. Este puede darse por muchas causas, algunas de ellas inofensivas y otras no tanto. Lo más importante si nos huele el ombligo es determinar cuál es la causa por la que está sucediendo y cómo evitarlo utilizando remedios naturales. A continuación te descubrimos las principales causas por las que puede olerte el ombligo y algunas soluciones naturales muy prácticas.

Principales causas por las que puede oler mal el ombligo

Mala higiene

El ombligo es un nudo que está en contacto con nuestras tripas. Es por esto mismo que requiere una higiene meticulosa. En ocasiones, puede supurar algún tipo de líquido interno por escape (sobre todo a las personas que tienen el agujero en forma de incisión) el cual debemos inmediatamente limpiar con agua y jabón para evitar problemas posteriores derivados de esa supuración. Esto no tiene la mayor importancia y es muy común. El problema viene cuando la higiene es totalmente deficiente y a este tipo de secreciones se unen fibras de la ropa llegando a desarrollar cuerpos extraños que pueden filtrarse hacia la parte interior del ombligo y generar una infección bacteriana. La cual, ya requiere un tipo de medicación específica y un diagnóstico médico.

Onfalitis

La onfalitis es un tipo de infección que tiene lugar en las partes exteriores del ombligo. Sus principales síntomas son: mal olor del ombligo, supuración de líquido con tonos amarillentos o incluso verdes y generación de una costra que además de poder tapar por completo el ombligo pica mucho. Este tipo de infección no es grave. Está provocada por una bacteria muy común que suele encontrarse en el algodón. Para que la infección desaparezca basta con aplicar una crema antibiótica en la zona como por ejemplo, terramicina.

Remedios naturales que pueden eliminar el olor del ombligo

Aceite de árbol del té

El aceite del árbol del té , es capaz de limpiar todas las excreciones del ombligo de forma eficaz y profunda. Basta con colocar un algodón impregnado con una o dos gotitas de aceite en el ombligo antes de irnos a dormir y el mal olor asociado a la suciedad desaparecerá por completo.

Lavanda

Si lo que tenemos es una infección en el ombligo, lavarlo con una emulsión de lavanda en agua puede ayudarnos a su curación y por lo tanto a la desaparición del mal olor. Solo necesitamos limpiar la zona infectada con un algodón mojado en esta infusión una o dos veces al día.

Alcohol de romero

Si lo que queremos es no solo que deje de oler sino que además quede perfumado, el alcohol o aceite de romero dejará un olor agradable en la zona sin perjudicar el ph característico de nuestro ombligo ni suponer ningún peligro para su salud.

La atención al ombligo es lo más importante.

Independientemente de la causa del mal olor, lo más importante es prestar mucha atención a nuestro ombligo. Llevar una higiene adecuada y hacernos revisiones médicas puntuales para ver cuál es su estado si tenemos la sospecha de que algo puede ir mal. Así que ya sabes, si quieres tener un ombligo sano, preocúpate por cuidarlo.

¿Mal olor en el ombligo? Yo te lo curo

¿Mal olor en el ombligo? Posibles causas y tratamientos

el mal olor en el ombligo es un signo muy frecuente sobre todo en personas con peso corporal significativo, más aun con distribución adiposa “tipo manzana” centrado en la zona abdominal, lo que crea como una depresión donde el ombligo se encuentra hundido de tal manera que allí no llega el aire, es un área oscura, húmeda, y tibia que estimula la generación de hongos y/o bacterias.

Existen diferentes causas por las cuales puede haber mal olor en el ombligo, entre estas podemos mencionar:
Mala o insuficiente higiene: en ombligos estrechos y profundos.
Onfalitis: infección en el ombligo en la que continuamente se supura un líquido blanquecino e inclusive pus.
Exceso de sudoración y humedad.
Obesidad: por la anatomía de la distribución grasa.
Micosis umbilical.
Por fistula intestinal (conección): recuerden que el ombligo está conectado con el intestino, tal es así que nuestras madres nos alimentaban a través de él durante nuestra vida intra-uterina.
Los posibles tratamientos pueden ser:
Primero una correcta y profunda higiene de la zona.
En caso de haber infección se recomendará un antibiótico de uso tópico, o crema fungicida si es por causa de hongos.
El talco es una solución económica y eficaz para contrarrestar la humedad localizada.
Colocar una loción astringente para mantener el área seca.
Colocarse alcohol en gel.
Ante cualquier duda consultar con su médico de confianza, quien según el caso sabrá que recomendarles.

Un ombligo mal oliente suele ser muy incómodo en la intimidad ya que por lo general se trata de un aroma fétido y muy penetrante. El secreto es intentar mantenerlo correctamente higienizado y bien seco, para impedir la proliferación de hongos, bacterias o levaduras que muy probablemente puedan colonizar el área rapidamente.
En caso de irritación, ardor, o hipersensibilidad, pida cita médica para estudiar el caso y proceder a un adecuado tratamiento.

El ombligo suele ser una zona olvidada del cuerpo que muchas veces relegamos al higienizarnos, por eso debemos tenerlo presente en el momento de nuestro baño diario para que el mal olor en la zona umbilical no sea un inconveniente para nosotros.

El mal olor en el ombligo es un signo muy frecuente sobre todo en personas con peso corporal significativo, más aun con distribución adiposa «tipo manzana» centrado en la zona abdominal, lo que crea como una depresión donde el ombligo se encuentra hundido de tal manera que allí no llega el aire, es un área oscura, húmeda, y tibia que estimula la generación de hongos y/o bacterias.

Existen diferentes causas por las cuales puede haber mal olor en el ombligo, entre estas podemos mencionar:

  1. Mala o insuficiente higiene: en ombligos estrechos y profundos.
  2. Onfalitis: infección en el ombligo en la que continuamente se supura un líquido blanquecino e inclusive pus.
  3. Exceso de sudoración y humedad.
  4. Obesidad: por la anatomía de la distribución grasa.
  5. Micosis umbilical.
  6. Por fistula intestinal (conección): recuerden que el ombligo está conectado con el intestino, tal es así que nuestras madres nos alimentaban a través de él durante nuestra vida intra-uterina.

Los posibles tratamientos pueden ser:

  1. Primero una correcta y profunda higiene de la zona.
  2. En caso de haber infección se recomendará un antibiótico de uso tópico, o crema fungicida si es por causa de hongos.
  3. El talco es una solución económica y eficaz para contrarrestar la humedad localizada.
  4. Colocar una loción astringente para mantener el área seca.
  5. Colocarse alcohol en gel.

Ante cualquier duda consultar con su médico de confianza, quien según el caso sabrá que recomendarles.

Un ombligo mal oliente suele ser muy incómodo en la intimidad ya que por lo general se trata de un aroma fétido y muy penetrante. El secreto es intentar mantenerlo correctamente higienizado y bien seco, para impedir la proliferación de hongos, bacterias o levaduras que muy probablemente puedan colonizar el área rapidamente.

En caso de irritación, ardor, o hipersensibilidad, pida cita médica para estudiar el caso y proceder a un adecuado tratamiento.

El ombligo suele ser una zona olvidada del cuerpo que muchas veces relegamos al higienizarnos, por eso debemos tenerlo presente en el momento de nuestro baño diario para que el mal olor en la zona umbilical no sea un inconveniente para nosotros.

Soy licenciada en nutrición con master en alimentación natural y macrobiótica. Colaboro en diversos medios impresos para educación social alimentaria y prevención de la desnutrición. Además escribo sobre estética y ciertos temas de interés médico asistencial, mi segunda gran pasión! Soy fanática de los delfines y ballenas.

» ¿Te ha servido? ¡Compártelo!

«La mayoría de las veces, el mal aliento es causado por bacterias en los dientes y la lengua», explica la Dra. Madeleine S. Deming, experta en medicina interna del NIH Clinical Center.

Es normal si su aliento huele un poco mal por la mañana, especialmente si durmió con la boca abierta. Una boca seca permite que las bacterias se desarrollen. Las bacterias que viven en la boca pueden formar compuestos que tienen azufre. Estos compuestos son especialmente apestosos. Pueden oler como huevos podridos o cebolla, por ejemplo.

Si su aliento no mejora al cepillarse los dientes o usar enjuague bucal, puede ser una señal de otro problema. Con el tiempo, las bacterias pueden causar caries y enfermedad periodontal. Las caries y la enfermedad periodontal no huelen bien. Ambas requieren una visita al dentista para recibir tratamiento.

Otras causas del mal aliento pueden ser infecciones de los senos nasales, la garganta o los pulmones. Estas también deben ser tratadas por un profesional de la salud.

Su aliento también puede mostrar signos de enfermedades en otras partes de tu cuerpo. Eso es porque exhala más que solo aire. Su aliento también contiene compuestos gaseosos que se mueven desde sus órganos a través del torrente sanguíneo hacia sus pulmones.

La respiración que huele a fruta o manzanas podridas, por ejemplo, puede ser una señal de diabetes que no está bajo control.

En raras ocasiones, las personas pueden tener mal aliento debido a una falla orgánica. Una persona con insuficiencia renal puede tener aliento que huele a amoníaco u orina. Una enfermedad hepática grave puede hacer que el aliento huela a moho, o ajo y huevos podridos.

Los compuestos que se transportan a través de la sangre también se pueden liberar a través de las glándulas sudoríparas. Eso puede hacer que sus axilas y piel huelan mal. Es normal que el estrés haga que se liberen compuestos malolientes a través de su sudor.

Pero sus axilas también pueden oler por otras razones. Tanto la humedad como el vello permiten que las bacterias se desarrollen. Estas bacterias pueden crear compuestos malolientes. Bañarse, afeitarse y usar desodorante puede ayudar a mantener estos olores bajo control.

Debido a que ciertas enfermedades causan mal aliento u olores corporales, los investigadores respaldados por el NIH están desarrollando una «nariz» electrónica para ayudar a los médicos a detectarlos. Esta investigación se encuentra en una etapa temprana. En el laboratorio, los científicos ya pueden analizar los compuestos de olor del cuerpo. Incluso han entrenado perros para detectar signos de ciertos cánceres en muestras de aliento.

Si le preocupa un olor corporal nuevo o que empeora, «el primer paso es realizar una visita al médico para su evaluación», aconseja Deming. «Lo mejor es que un dentista evalúe el mal aliento».

Su dentista puede examinar su boca para detectar signos de problemas. Si le preocupa el olor corporal, su médico puede realizar un examen físico. Si es necesario, su médico puede sugerirle exámenes adicionales.

«Se puede considerar una prueba para evitar los alimentos que se sabe que causan olor corporal. En casos raros de olor corporal debido a una condición médica subyacente, el tratamiento de esa condición también puede ayudar a controlar el olor», dice Deming.

Vea la caja Elecciones Sabias para informarse de algunas formas de prevenir el mal aliento y los olores corporales.

Enlaces

  • Mantenga su boca sana
  • El cuidado de los dientes y la boca
  • Salud dental
  • La boca
  • Olor de la orina

Referencias

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *