0

Medidas ecografia 20 semanas

Cómo es la ecografía de la semana 20 de embarazo

¿En qué porcentaje se pueden detectar las malformaciones fetales?

Aunque la ecografía es la mejor técnica diagnóstica disponible en la actualidad, una ecografía normal no excluye de forma definitiva la presencia de anomalías. Hay anomalías no detectables por ecografía y de entre las detectables, no todas se diagnostican siempre.

La tasa de detección ecográfica de malformaciones varía dependiendo del centro y del año del estudio. Por término medio se diagnostican el 60%. Se puede superar el 80% en casos de anomalías muy severas o incompatibles con la vida.

La siguiente tabla obtenida del Colegio Británico de Obstetras y Ginecólogos muestra el porcentaje de detección, en la semana 20, de algunas malformaciones importantes:

¿Tengo riesgo de tener un niño con anomalías si mi embarazo es considerado de bajo riesgo?

Sí. La mayoría de las malformaciones congénitas ocurren en mujeres sin factores de riesgo. La incidencia de anomalías congénitas mayores en el nacimiento es del 2-3% y son responsables de entre 20 y el 25% de las muertes perinatales.

¿Qué beneficios tiene el diagnóstico ecográfico de anomalías fetales?

Dar a los padres la información más adecuada y completa posible sobre el pronóstico y las consecuencias a corto y largo plazo. También, de las posibilidades de tratamiento, para que puedan tomar la decisión que consideren más adecuada.

¿Qué es el consentimiento informado?

Es un documento escrito donde se explica el procedimiento que se va a realizar: la ecografía de la semana 20. El paciente, en este caso la embarazada y su pareja, tienen derecho a saber en qué consiste la prueba que se les va a realizar, sus posibilidades diagnósticas y sus limitaciones. Una vez leída esta información y pedidas las aclaraciones oportunas, la pareja decide si desea hacerse o no la prueba, al firmar la conformidad o la renuncia.

¿Es útil la ecografía 3D o 4D en la ecografía de la semana 20?

En la actualidad la ecografía 3D o 4D no se considera imprescindible en ninguna exploración obstétrica. Existen muchas dudas sobre si mejora el diagnóstico de anomalías fetales. En general, una malformación no «aparece» en una ecografía 3D. Lo habitual es que se detecte por ecografía 2D y se utilice la ecografía 3D para intentar clarificar el hallazgo. Una de las aplicaciones más popular de la ecografía 3D es la posibilidad de ver la superficie fetal. En estos casos se puede clarificar alguna anomalía de superficie detectada por ecografía 2D y, desde luego, es más fácil que los padres comprendan la malformación si la pueden ver en una imagen más próxima a una fotografía.

Ecografía embarazo semana 20: índice ⇒⇒

Si la primera ecografía del embarazo es importante, por ser la primera vez que vemos a nuestro bebé, y por la realización del triple screening, la ecografía morfológica que se realiza en la semana 20 de embarazo no lo es menos. En ella se realiza un estudio minucioso del feto y de su estado de salud, posibles malformaciones y complicaciones del embarazo.

¿En qué consiste la ecografía morfológica?

La ecografía morfológica o de la semana 20 es una ecografía que se realiza entre la semana 18 y 20 de la gestación. Se hace de forma abdominal (a menos que se desee revisar con exactitud alguna zona en particular, para lo que se hará vía vaginal), así que no es una prueba invasiva. Esta evaluación es imprescindible y reviste una gran importancia, puesto que es en este momento en que el feto ya ha crecido lo suficiente como para poder hacer un diagnóstico o descarte de anomalías fetales.

Asímismo, se evalúa el riesgo o aparición de ciertas complicaciones en el embarazo y además, es posible apreciar con claridad el desarrollo de ciertos órganos y sistemas en el feto. Con esta prueba se puede hacer un estudio de la anatomía fetal y hasta se puede conocer el sexo, si así lo desean los padres (y si el feto no se cruza de piernas, que a veces pasa).

¿Por qué se hace en la semana 20 de embarazo?

La ecografía morfológica debe hacerse entre las semanas 18 y 20 porque es el momento ideal para hacer un estudio minucioso del feto, en la medida en que las condiciones físicas son perfectas para permitir un estudio a través de esta herramienta. En esta etapa, el feto mide entre 14 y 16 centímetros, y pesa más o menos 250 gramos. Es lo suficientemente grande para distinguir sus estructuras correctamente, pero es lo suficientemente pequeño para moverse libremente en el útero.

Durante esta etapa del embarazo, la cantidad de líquido amniótico sigue siendo suficiente para permitir la visualización del feto por la ecografía, pues lo rodea por completo y le permite un buen rango de movilidad. Esto permite que se observen con claridad sus órganos y estructuras, que más adelante no podrán apreciarse igual de bien, porque al no tener apenas movilidad y debido a su posición dentro del útero, estarán detrás de órganos.

¿Qué información ofrece la ecografía morfológica?

La eco morfológica busca detectar anomalías fetales, esto se consigue explorando detalladamente los órganos y aparatos del feto. También se tomarán las medidas fetales para compararlas con el tiempo de embarazo y descartar problemas de desarrollo y crecimiento. Además, se evaluarán los movimientos del feto, su patrón de respiración, tono fetal, flujo sanguíneo, entre otros. Al observarse los órganos que estarán más o menos desarrollados, también será posible ofrecer información sobre el sexo del feto, si es que se puede apreciar por la posición.

¿Me dirán si mi bebé es niño o niña?

Si, por normal general, es en esta ecografía cuando se puede confirmar el sexo del bebé.

¿Cómo se realiza la exploración?

A través de la ecografía morfológica, se valorará los siguientes aspectos en el feto y la madre:

  • Número y posición del feto (o los fetos)
  • Cantidad de líquido amniótico
  • Movilidad fetal y latidos cardíacos
  • Forma y tamaño de la cabeza, así como también las estructuras cerebrales, cerebelo y cisterna magna.
  • Se explora la cara del feto, para ver labios, mandíbula, nariz y posición de los ojos.
  • Se revisa forma y tamaño del tórax, así como también la forma y tamaño de pulmones.
  • Se determina al orientación, tamaño, estructura y vasos sanguíneos en el corazón.
  • La exploración del abdomen ofrece información sobre el estómago, hígado, intestinos, vejiga y la zona de inserción del cordón umbilical.
  • Si la posición del feto lo permite, se revisarán la forma de los genitales
  • Se medirán las extremidades, determinarán la alineación del pie con la pierna, además de la longitud del fémur, pues con esto se calcula exactamente el tiempo del embarazo.
  • Revisión de los ovarios, útero y placenta de la embarazada, para descartar quistes o cualquier otro problema.

Si tienes curiosidad por saber cómo se ve esta eco, ¡dale al play!

¿Es efectiva para diagnosticar anomalías?

En promedio, se detectan el 60% de anomalías fetales a través de este estudio. Por esta razón no se considera que una ecografía normal descarte completamente la presencia de alguna complicación o anomalía fetal, de hecho, hay anomalías que no son visibles por esta herramienta de diagnóstico. Sin embargo, tiene mucho éxito en detectar anomalías severas como anencefalia (falta de desarrollo craneal o cerebral), anomalías en las extremidades, espina bífida, síndrome de Down, paladar hendido, displasia ósea, anomalías renales, hidrocefalia, entre otras. No es muy efectiva en la detección de anomalías cardíacas.

Es importante destacar que, lejos de lo que se pueda pensar, el hacer una ecografía en 3D o 4D no ofrece un mejor diagnóstico que una en 2D; los resultados son más o menos similares, aunque la calidad de imagen en las 3D y 4D sea superior y ofrezca una visión más completa del rostro del feto, lo que puede ser atractivo para los padres pero no tiene mayor importancia a nivel diagnóstico, así que el uso de estas tecnologías es completamente opcional.

¿Qué factores pueden dificultar este estudio?

– Obesidad: la grasa dificulta la acción de la transmisión ultrasónica, así que en ocasiones puede difícil mostrar detalles en el feto si la madre tiene un exceso de grasa abdominal.

– Posición del feto: si el feto está de espaldas, por ejemplo, hará difícil ver el corazón. Por esta razón se pide que esta ecografía se haga en la semana 20, para garantizar que el feto se moverá y hará posible una evaluación completa.

– Líquido amniótico: hay mujeres que producen poco líquido amniótico lo que no permite evaluar con claridad el feto, pues se cuenta con el líquido para que conduzca el ultrasonido con facilidad y permita el estudio detallado del feto.

– Gases intestinales: aunque pueda parecer broma, parece ser que el gas no conduce en los absoluto el ultrasonido, así que si la madre tiene demasiados gases, ser hará imposible el estudio. Por esta razón, se pide cuidar un poco la alimentación los días previos a la cita de la ecografía para evitar este inconveniente.

En ambos casos, viví esta ecografía con ciertos nervios. Por una parte, por saber que todo estuviera bien, y por otra por conocer el sexo del bebé, aunque en ambos casos yo ya tenía mi intuición, y no me equivoqué.

¿Cómo viviste tú esta ecografía?

18 Compartir

¿Cuándo y cómo se  realiza una  ecografía de las 20 semanas?

En la ecografía de las 20 semanas te tranquilizamos descartando que tu bebé tenga alguna malformación.

Es la segunda ecografía que se realiza en la Sanidad Pública pues la primera es a las 12 semanas.

Uno piensa, como padre que soy, que tras esta ecografía el embarazo seguirá curso normal hasta el final. Pues como ginecólogo te digo que también es así y de ahí su importancia.

El riesgo al nacer de tener un defecto congénito es del 2-3% de los embarazos. La mayoría de ellos son malformaciones: son defectos congénitos que pueden diagnosticarse por ecografía, lo cual nos indica su importancia.

Se realiza en la cuarta visita de la gestación y puedes revisar ese enlace para mayor información.

Aunque se denomina ecografía de las 20 semanas, puede realizarse entre las 18 y 22 semanas. En estas fechas el feto está bien desarrollado, la mayoría de los órganos se visualizan correctamente.

Además, ten en cuenta que la legislación española actualmente (2014) permite la interrupción de la gestación hasta las 22 semanas de gestación (en caso de defecto congénito grave).

La búsqueda de malformaciones fetales es uno de los principales usos de la ecografía actualmente.

Se realiza por vía abdominal (no debes ponerte cremas en el abdomen en las 24 horas anteriores), si bien en algunos casos también la completamos por vía vaginal. Si necesitamos valorar el cuello del útero para ver si está modificado o «acortado», o la posición de la placenta puede que tu ginecólogo además emplee la vía vaginal.

Es una ecografía, más entretenida de lo habitual, y suele durar unos 20 min. Su duración es mayor en caso de detectarse alguna malformación, o en posiciones fetales que dificulten su visualización o si se trata de una gestación gemelar.

¿Qué estudiamos en el feto?

  • Número de fetos: gestación simple, gemelar, trillizos…
  • Posición: lo habitual es la situación longitudinal (de cabeza o de nalgas ), pero también puede estar en situación transversa. En este momento de la gestación es poco relevante la posición del feto ya que su posición definitiva la alcanzan hacia el final de la gestación.
  • Viabilidad: estudiamos su frecuencia cardiaca.
  • Biometría: tomar las “medidas al feto” para ver si su desarrollo es correcto. Para ello, las diferentes medidas se comparan con tablas establecidas para cada semana de gestación. Los fetos no se miden “enteros”, se miden por partes. Las medidas más usadas en esta ecografía, para que te «suenen» los nombres, son (a veces necesitaremos hacer otras):
  • Morfología: Se estudian todos y cada uno de los órganos fetales forma detallada. Así, visualizamos la cara , las estructuras intracraneales, brazos y piés, estómago, corazón, pulmones, riñones….. y el sexo fetal. Es en este momento, cuando detectamos y valoramos las posibles malformaciones fetales.
  • Anejos fetales: Llamamos anejos a la placenta, cordón umbilical y líquido amniótico. Valoramos la posición de la placenta para detectar la placenta previa. Una inserción del cordón anormal nos sugiere que pueda existir asociada alguna otra alteración fetal o puede dar problemas en el momento del parto. El líquido amniótico es imprescindible para el feto y su desarrollo, y siempre es valorado en cada ecografía que te hacemos.
  • Estudio de útero y los ovarios: buscamos, por ejemplo, si existen miomas que puedan dificultar el desarrollo de la placenta o el parto.

Limitaciones de la ecografía morfológica

Cuando hacemos una ecografía existen limitaciones que pueden disminuir la capacidad diagnóstica de la prueba.

La ecografía, por desgracia, no lo ve todo. Ojalá no fuese así.

La sensibilidad general de la ecografía de las 20 semanas para detectar malformaciones es del 50-70%, tal como se te informa al firmar el consentimiento informado previo a la realización de la prueba.

Esta cifra, obtenida como media, puede ser mayor en unos centros que en otros, sobre todo en centros especializados de diagnóstico prenatal.

Pero existen varias limitaciones:

– Por las condiciones de la madre: La obesidad materna, la presencia de abundante gas intestinal, o la existencia de miomas pueden dificultar la transmisión del ultrasonido y la ecografía “ se ve mal”. Todo ello disminuye la capacidad diagnóstica de la ecografía.

– Por las condiciones del feto: a veces el feto “no tiene buena posición” y dificulta la exploración. Podemos esperar a que se mueva o simplemente repetir la ecografía en unos días. El líquido amniótico disminuido también limita la exploración.

– Por el tipo de malformación: algunas malformaciones que se desarrollan, se producen o se manifiestan después de las 20 semanas y por tanto no podemos detectarlas en este momento. Algunas cardiopatías fetales serían un ejemplo.

– Por el aparato de ecografía: cuanto mejor es el ecógrafo, mayor resolución y capacidad. Como ginecólogo procuro tener siempre aparatos de alta resolución y última generación.

– Por el ginecólogo – ecografista: la experiencia y la cualificación son fundamentales. Busca ginecólogos con experiencia.
Todas estas consideraciones (aún con sus limitaciones) hacen de la ecografía de las 20 semanas, la prueba principal de tu embarazo. Y piensa que si hasta ahora todos los controles realizados indican que tu hijo se está desarrollando de forma normal, será poco frecuente que aparezca una malformación en el resto de la gestación.

Si tienes alguna consulta puedes hacerla a través de nuestro servicio consulta Online.

Si deseas recibir información por email, suscríbete.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *