0

Mejor cine español

Tabla de contenidos

Hitchcock nos enseñó que el cine “no es un trozo de vida, sino un pedazo de pastel”. Por si tienes hambre y estás buscando referentes de calidad, hoy toca hacer un repaso por algunas de las mejores películas españolas de los últimos cincuenta años. Entre ellas podrás encontrar retratos sórdidos de barrio, droga y marginalidad, cine social con trasfondo reivindicativo, dramas plagados de amantes a destiempo, poetas encerrados en sus cuerpos o duelos infantiles y escandalosas comedias coloristas de mujeres en apuros.

Las 11 mejores comedias y películas de risa de la historia

Pese a que es difícil escoger entre la calidad abrumadora de las cintas de estrellas con sello propio como Pedro Almodóvar, Alejandro Amenábar, Fernando León de Aranoa o Julio Médem -así como destacados autores nóveles como Carlos Vermut o Celia Simón- así como directores de culto como Eloy de la Iglesia, nos atrevemos a proponerte 15 películas españolas que no deberías perderte por nada del mundo.

El pico (1983)

La película por excelencia del director maldito Eloy de la Iglesia: una obra de cine quinqui ambientada en el Bilbao de los 80 que combina factores explosivos de su tiempo: heroína, política, terrorismo y sexo. La historia comienza cuando un comandante de la Guardia Civil descubre que su hijo Paco de 17 años, a punto de ingresar en la Academia Militar, es heroinómano.

Mujeres al borde de un ataque de nervios (1988)

Nominada al Óscar, con cinco premios Goya y un sinfín de premios más, esta divertidísima comedia negra es una de las obras icónicas de Pedro Almodóvar, protagonizada por una excelente Carmen Maura, actriz de doblaje que experimenta una ruptura. Mientras espera a que su ex recoja su maleta, su casa se irá plagando de extravagantes personajes salidos del frenético y colorido Madrid de los ochenta.

Tesis (1996)

Un jovencísimo Alejandro Amenábar firmaba su brillante opera prima a mediados de los noventa sin ni siquiera haber terminado la carrera. Esta intrigante cinta sobre las snuff movies se alzó con siete premios Goya y a día de hoy se trata de una de las obras cumbre del cine patrio, constituyendo una eléctrica y tensa reflexión sobre la violencia.

Abre los ojos (1997)

Este drama psicológico, segunda película de Amenábar y elevada a película de culto, combina surrealismo, thriller, intriga y ciencia ficción de la mano de una gran interpretación de Eduardo Noriega. Él es César, un joven rico que tras experimentar un accidente como intento de suicidio de una antigua amante, se despierta desfigurado en el hospital.

La lengua de las mariposas (1999)

Situada en 1936 y dirigida por un lúcido y sensible José Luis Cuerda, esta es una historia de enseñanza, naturaleza y conocimiento en un momento histórico que dará comienzo a la represión y al fascismo. El profesor don Gregorio y el alumno Moncho son los protagonistas de uno de los mejores dramas españoles de todos los tiempos.

Los amantes del círculo polar (1998)

El poema visual más característico de la obra de Julio Médem junto a otras como Lucía el sexo. Revela la historia de amor entre los capicúas Ana y Otto, protagonizados por Fele Martínez y Najwa Nimri, cuya secreta historia de amor que se extiende desde su infancia a los ocho años hasta los veinticinco. Un amor que tiene el fin de su círculo en Finlandia, al borde del Círculo Polar.

Barrio (1998)

Considerada por la crítica “un bello puñetazo de realidad”, esta cinta de Fernando León de Aranoa viaja al verano en un barrio pobre en el que viven Javi, Manu y Rai, compañeros de instituto que pasan el tiempo sin tener un duro entre calles deprimentes y bloques oscuros.

Solas (1999)

Benito Zambrano firma una de las joyas más auténticas de final de siglo, sobria, dura y cautivadora. Solas narra las duras vidas de una mujer embarazada y alcohólica que trabaja limpiando casas y de su madre, víctima de un hombre violento y hospitalizado.

Todo sobre mi madre (1999)

Este maravilloso y teatral melodrama se alzó con el Óscar, el César y el Globo de Oro a Mejor película extranjera, 7 Goyas y otros numerosos galardones. Brilla reparto de infarto con todas las “chicas almodóvar”: Marisa Paredes, Cecilia Roth, Candela Peña, Penélope Cruz o Antonia San Juan. En esta historia una madre soltera experimenta la muerte de su hijo por atropello al intentar conseguir el autógrafo de Huma Rojo, su actriz favorita. Así pues, la protagonista inicia un viaje emocional y físico a Barcelona en busca del padre de su fallecido primogénito.

El bola (2000)

Achero Mañas le da vida a una historia sórdida acerca de la violencia intrafamiliar, el maltrato infantil y la violencia machista. Protagonizada por Juan José Ballesta, El Bola narra la vida de un chaval de doce años y del poder de la amistad para cambiar los entresijos de su propia existencia.

Mar adentro (2004)

Basada en hechos reales y protagonizada por un mágico Javier Bardem, Mar adentro nos hace volar a la cama donde Ramón Sampedro, poeta gallega con tetraplejia a causa de un accidente en el mar, lleva casi treinta años postrado en una cama al cuidado de su familia. Esta genial película de Alejandro Amenabar habla de eutanasia, muerte digna, redes de apoyo y derecho a decidir sobre la propia vida.

Volver (2006)

Para muchos, la obra maestra de Pedro Almodóvar, un original drama protagonizado por Penélope Cruz, casada con un obrero en paro (Antonio de la Torre) y con una hija adolescente (Yohana Cobo), mientras que su hermana Sole (Lola Dueñas) se gana la vida como peluquera. Ambas echan de menos a su madre (Carmen Maura), fallecida en un incendio. Sin embargo, todo cambia radicalmente cuando la madre se presenta en casa de su hermana, iniciando un potente melodrama inconfundiblemente almodovariano.

Azul oscuro casi negro (2006)

Daniel Sánchez Arévalo firmó su primer largometraje tras numerosos cortos. Esta cinta, que se saldó con varios premios Goya, habla de existencias pesadas, destinos inevitables, tristeza y precariedad. En ella, Jorge hereda el trabajo de su padre tras sufrir este un infarto cerebral. Mediante su hermano Antonio conocerá a Paula, gracias a la que cambiará todo.

Magical Girl (2014)

Inesperada, magnética y profundamente original. Así es esa Magical Girl, segundo filme de Carlos Vermut con un reparto estelar compuesto por Luis Bermejo, Lucía Pollán, Bárbara Lennie o José Sacristán y que comienza cuando un profesor en paro intenta satisfacer los últimos deseos de su hija, aquejada de cáncer terminal. Estos consisten en tener un costosísimo vestido oficial de la serie manga de dibujos animados “Mágical Girl Yukiko”. Pasado tormentoso, violencia, trastornos y chantajes se darán cita en la intrincada relación entre los tres protagonistas.

Verano 1993 (2017)

Ópera prima de Carla Simón, una película delicada, luminosa y bella que narra cómo una niña de seis años llamada Frida (Laia Artigas) debe hacer frente al primer verano de su vida sin su madre, fallecida a causa del sida. Recién llegada al campo y con la ayuda de su familia adoptiva, deberá afrontar el duelo e iniciar su aprendizaje emocional.

  • 1 de 12

    12. ‘Un monstruo viene a verme’ y ‘Lo imposible’ (Juan Antonio Bayona, 2016 y 2012)

    La confirmación del talento de Bayona llegaba con su segunda película, una superproducción española sobre el Tsunami de Tailandia de 2004. Cuatro años después demostraba su talento para manejar grandes presupuestos sin perder su personalidad. Hollywood no tardó en reclutarlo.

  • 2 de 12

    11. ‘Hermosa juventud’ (Jaime Rosales, 2014)

    Uno de los mejores retratos de la crisis y sus efectos en una pareja joven fue el realizado por Jaime Rosales en este filme con el que despuntó Ingrid García-Jonnson.

  • 3 de 12

    10. ‘No tengas miedo’ (Montxo Armendáriz, 2011)

    Dolorosa película sobre los abusos a una menor y sus cicatrices años después. Un acercamiento valiente, honesto y sin efectismos. Una película que mereció mucha más suerte.

  • 4 de 12

    9. ‘La novia’ (Paula Ortiz, 2015)

    Personalísima acercamiento a la obra de Lorca de Paula Ortiz que sorprendió a todos con su puesta en escena preciosista y con ecos de Terrence Malick. Esperamos con ganas su nuevo proyecto.

  • 5 de 12

    8. ‘Entre dos aguas’ (Isaki Lacuesta)

    Lacuesta conseguía su segunda Concha de Oro en San Sebastián con esta ‘secuela’ de La leyenda del tiempo, una radiografía de las heridas de la crisis en los lugares donde nada ha cambiado, como ese San Fernando (Cádiz), donde su gente está condenada a la miseria.

  • 6 de 12

    7. ‘O que arde’ (Oliver Laxe, 2019)

    Tras triunfar en Cannes con sus anteriores obras, Laxe llegó también al público con su obra más accesible. El regreso a casa de un pirómano es el punto de partida de un filme sobre el perdón, las segundas oportunidades, la comunión con la naturaleza, todo con una de las miradas más personales que hay en nuestro cine.

  • 7 de 12

    6. ‘La trinchera infinita’ (Aitor Arregi, Jon Garaño y Jose Mari Goenaga)

    La Guerra Civil y la dictadura como nunca se habían enseñado en nuestro cine, desde los ojos de un topo que pasó 40 años en un zulo escondiéndose del franquismo. Una puesta en escena sensorial y milimétrica con la que el trío de directores vascos consiguieron su mejor obra hasta el momento.

  • 8 de 12

    5. ‘Negociador’ (Borja Cobeaga, 2015)

    Borja Cobeaga ficcionó los encuentros entre Eguiguren y Josu Urrutikoetxea en una de las películas más valientes de la década. Una comedia negra y brillante sobre la necesidad de entenderse.

  • 9 de 12

    4. ‘Magical Girl’ (Carlos Vermut, 2014)

    Carlos Vermut muestra su coctelera de referentes en esta película que ganó la Concha de Oro y de Plata en el Festival de Cine de San Sebastián. Una película hipnótica, magnética y misteriosa que nos descubrió (tras ‘Diamond Flash’) a un cineasta único.

  • 10 de 12

    3. ‘La isla mínima’ (Alberto Rodríguez, 2014)

    Alberto Rodríguez realiza la mirada más crítica y feroz a la Transición desde un thriller negrísimo. La vieja España y la nueva como pareja policial para descubrir un crimen en las marismas, pero también un país obligado a olvidar su terrible pasado que no quiere hacer memoria.

  • 11 de 12

    2. ‘Dolor y Gloria’ (2019)

    Pedro Almodóvar es, desde Buñuel, el cineasta más importante de la historia de nuestro cine, y con su última película, ‘Dolor y Gloria’, se abre en canal para hablar del oficio de director, del miedo a la página en blanco y del poder de ficción.

  • 12 de 12

    1. ‘Verano 1993’ (Carla Simón, 2017)

    El descubrimiento del cine español, la mejor ópera prima en mucho tiempo y el reflejo de un fenómeno imprescindible para nuestra industria: el de las cineastas formadas en Cataluña y que están cambiando todo. En este caso desde la sensibilidad, que no el sentimentalismo, al tratar su propia historia -la muerte de sus padres por Sida- desde la ficción.

Las 10 mejores películas españolas de 2019: pirómanos, cowboys y libertinos

22/12/2019 05:00

2019, buena añada también para el cine español, aunque a diez días del cierre de cuentas la taquilla anual no ha llegado a los 100 millones de euros de ingresos, el baremo habitual para descorchar o volver a guardar la botella de cava. Es indiscutible que uno de los protagonistas ha sido Pedro Almodóvar, que vuelve a competir en los Oscar —y todavía hay tiempo de que le caigan más nominaciones—, y, definitivamente, Antonio Banderas, que lo está ganando todo con su personaje de Salvador Mallo en ‘Dolor y Gloria’. Pero, más allá, la producción española este año se ha demostrado diversa, heterodoxa y moderna, capaz de competir al nivel de otras cinematografías que cuentan con mayor tradición y presupuesto.

Aquí la lista iconoclasta —como las coplas de Vainica— de El Confidencial:

10. ‘Muerte en León. Caso cerrado’, de Justin Webster

Tuvo que ser un documentalista británico quien viniese a poner el dedo en la llaga del caciquismo regional español con la serie documental ‘Muerte en León’. En ‘Muerte en León. Caso cerrado’, Justin Webster resume las principales incertidumbres del caso del asesinato en 2014 de Isabel Carrasco que acabó con la condena de Triana Martínez, Montserrat González y Raquel Gago, y aporta nuevos datos sobre las irregularidades de un juicio ejemplo de la injerencia de la clase política en la judicatura.

Triana Martínez y Monsterrat González en ‘Muerte en León. Caso cerrado’. (HBO)

«El documental intenta cerrar una línea de investigación. ¿Por qué la policía no las investigó, el fiscal jefe no les dio ningún valor y la jueza instructora del caso decidió no incorporarlas al sumario? Inmediatamente surgen otras inquietantes preguntas: ¿había alguna ‘mano negra’ interesada en que no salieran a la la luz? ¿Podían comprometer las misteriosas llamadas a alguien importante del Partido Popular si se hacían públicas? ¿Hubo más gente implicada, cargos públicos y notorios, en la muerte de Isabel Carrasco? ¿La relación de Triana con el PP de Castilla y León era mucho más estrecha de lo que trascendió en el juicio? Son tres las hipótesis que baraja Justin Webster, director del documental, sobre por qué pudieron pasarse por alto», explica Nacho Lorente en su análisis. Un documantal que demuestra que España también es carne de ‘true crime’.

9. ‘Buñuel en el laberinto de las tortugas’, de Salvador Simó

La animación española ha sido tradicionalmente un secarral de la magnitud de Las Hurdes que retrata Salvador Simó en ‘Buñuel en el laberinto de las tortugas’. Sin embargo, en los últimos años, algunos francotiradores aislados han conseguido sacar la cabeza y recibir el respaldo de la industria y la crítica internacional. Entre ellos, Simó y compañía, que se han hecho con el reconocimiento a Mejor película europea de animación.

Una imagen de ‘Buñuel en el laberinto de las tortugas’, de Salvador Simó. (Wanda)

‘Buñuel en el laberinto de las tortugas’ rescata la figura de Ramón Acín, amigo de Luis Buñuel y uno de los productores de ‘Las Hurdes, tierra sin pan’. Acín ganó un premio de la Lotería e invirtió el dinero en la producción del icónico documental del cineasta aragonés. Simó también explora las inquietudes de Buñuel como cineasta en un film que funciona tanto en el plano dramático como en el didáctico y que se encuentra entre los preseleccionados al Oscar a Mejor película de animación.

8.’Dolor y Gloria’, de Pedro Almodóvar

Si de premios se tratara, ‘Dolor y Gloria’ sería la película española del año. En Cannes se rindieron ante el Salvador Mallo planteado por Pedro Almodóvar e inició la lluvia de premios que le ha caído a Antonio Banderas por este sosias del director manchego. Situada entre las diez últimas candidatas al Oscar a Mejor película extranjera, este drama semiautobiográfico ha vuelto a impulsar el cine español a primera fila de la conversación cinéfila internacional. Obviarla de esta lista habría sido difícil.

Antonio Banderas es Salvador Mallo en ‘Dolor y Gloria’. (Sony)

Almodóvar recicla vivencias personales en una historia contada a dos tiempos en la que entrecruza los recuerdos de niño del protagonista con algunas anécdotas y algunas relaciones personales que le atormentan en su estapa adulta, en un momento de ocaso creativo y deterioro físico. ‘Dolor y Gloria’ es un semidesnudo autoconsciente y complaciente de, eso sí, uno de los mejores directores de la historia del cine español.

7. ‘La virgen de agosto’, de Jonás Trueba

No es el del medio de los Chichos, pero sí el pequeño de los Trueba, que se ha convertido el el gran retratista de la juventud intelectual madrileña, con su fotografía de gesto afrancesado y objeto castizo. Jonás Trueba ha hecho de las calles de Lavapiés, Malasaña y La Latina su centro de operaciones para contar las inquietudes del treintañero artista, frustrado o no, en perpetua posición de anhelo del amor y no sé sabe qué. Si en ‘La reconquista’ se centraba en la historia de amor y desamor de una pareja, en ‘La virgen de agosto’ el director indaga en la historia de amor y desamor de una treintañera consigo misma después tras una ruptura sentimental.

Itxaso Arana protagoniza ‘La virgen de agosto’. (BTeam)

Y en esta ocasión utiliza las fiesas con las que los barrios madrileños celebran el verano para obligar a Eva (Itsaso Arana) a confrontarse a su plan (o falta de él) de vida. «Con una estructura dividida en 15 fragmentos equivalentes a los primeros 15 días de agosto —hasta el día de la Virgen de agosto—, Trueba sigue con la cámara el día a día de Eva, que, como en una fábula, se irá encontrando por ese Madrid en estado de excepción a fantasmas del pasado, del presente y, quizá, del futuro que la ayudarán a encontrar su camino». Una película bella y melancólica totalmente entroncada con su tiempo y con la que Jonás Trueba firma el mejor trabajo de su filmografía.

6. ‘La trinchera infinita’, de Jon Garaño, Aitor Arregi y José María Goenaga

Que la Guerra Civil es el periodo más traumático de la historia de España es difícil de negar cuando el dolor de las heridas se manifiesta todavía hoy, más de ocho décadas después del inicio del conflicto. Dos de las películas españolas más esperadas de 2019 se han ambientado en la guerra o la posguerra en un momento en el que vuelven a tener presencia habitual en el debate político. Una de ellas es ‘La trinchera infinita’, el tercer film conjunto de los vascos Jon Garaño, Aitor Arregi y José María Goenaga, autores de ‘Loreak’ y ‘Handia’.

Antonio de la Torre y Belén Cuesta en ‘La trinchera infinita’. (EOne)

Emocionan, primero, la atención al detalle y la delicadeza de la puesta en escena en la historia de Higinio (Antonio de la Torre) y Rosa (Belén Cuesta); los directores exitan el camino fácil y describen el trauma de un país entero a través de pequeños detalles del día a día de los protagonistas. Basada en un libro que recoge los testimonios de los ‘topos’ de la guerra, quienes estuvieron ocultos en zulos, algunos más de treinta años, ‘La trinchera infinita’ es «la explicación —llena de sutileza y sensibilidad— de las heridas invisibles y perdurables de un conflicto sin cicatrizar. Porque en la guerra no solo murieron los soldados, los represaliados, las víctimas colaterales, sino los sueños y proyectos de muchos. Como los de Higinio —que no pudo salir de su escondite hasta 1969— y otros topos, que se pasaron décadas en la clandestinidad. Y también murió el futuro en común de un país que hoy todavía sigue dividido por esa trinchera infinita».

5. ‘Ventajas de viajar en tren’, de Aritz Moreno

La ópera prima de Aritz Moreno ha sido una de las sorpresas -más perversas- del año. La adaptación de la novela homónima de Antonio Orejudo es una colección relatos inter e inteconectados en las que la voz del narrador se va diluyendo laberínticamente. Una mujer (Pilar Castro), ingresa a su marido (Quim Gutiérrez) en un psiquiátrico. En el tren de vuelta a casa, la mujer se encuentra con el doctor Ángel Sanagustín (Ernesto Alterio), un psiquiatra que comienza a contarle a la protagonista —por cierto, Pilar Castro interpreta uno de los papeles de su vida— la historia clínica del paciente Martín Urales de Úbeda (Luis Tosar), quien parece más bien sacado de un cuento corto de Cortázar.

Pilar Castro en ‘Ventajas de viajar en tren’. (Filmax)

En el desfile de personajes de los episodios que componen ‘Ventajas de viajar en tren’ «hay basureros mancos conspiranoicos, mujeres-perro, suplantadores, mucho enajenado mental y, sobre todo, una transgresión tan agradable como habitualmente desagradecida —por incomprendida—, una maravillosa reivindicación de la fantasía y la locura que, como la realidad y la ficción, vienen a ser lo mismo, porque, como dijo Paracelso, el quid está en la dosis».

4. ‘Los hermanos Sisters’, de Jacques Audiard

Aunque hablamos de un director francés como Jacques Audiard, España ha intervenido en una cuarta parte de la financiación de este western —una rareza en el cine europeo actual— y como localización de algunas de las escenas de mayor belleza plástica y fotográfica del año. Y eso que la cosa anda reñida. Pero simplemente la elección de Audiard a la hora de narrar el tiroteo de la secuencia de apertura es un aperitivo lo que acaba siendo un drama entre hermanos en tiempos de la construcción de una nueva sociedad.

Jake Gyllenhaal y John C. Reilly en ‘Los hermanos Sisters’. (Avalon)

«De entrada, la película exhibe un esplendor consonante con la iconografía del oeste, a través de escenas de salones y tiroteos y hombres que cruzan a caballo impresionantes panorámicas al atardecer, pero en primer plano pone a Charlie (Joaquin Phoenix) orinando frente al paisaje. Y los tiroteos no poseen la grandeza operística típica de Leone sino que son momentos rápidos, confusos e indistintos -antes de que uno de ellos empiece, por cierto, alguien vomita-«, explica el crítico Alejandro Alegré. Para terminar: «Esta película es varias cosas que casi ninguna otra película del oeste previa fue: una emotiva meditación sobre la posibilidad de construir una utopía -o al menos encontrar un oasis de sosiego- en un mundo azotado por la codicia y la barbarie, y uno de los más bellos retratos del amor fraterno que uno pueda imaginar».

3. ‘Liberté’, de Albert Serra

Albert Serra. Entre el cine y la ‘stand up’. Más conocido dentro de España por sus ‘boutades’ que por sus películas. ¿Su última polémica? Una reflexión dedicada en ‘El periódico’ a la saga ‘Star Wars’ y sus fans. Atención. «Jamás en mi vida he visto ninguna película de ‘La guerra de las galaxias’, ni siquiera un minuto y medio de esas imágenes que salen por la tele con espadas y gente voladora. No me interesa ni puedo respetar a nadie que le interese, salvo a George Lucas, que me parece un gran hombre de negocios, uno de los más grandes y lúcidos, aunque no creo que tenga ningún talento como director». Pero no se dejen engañar. Serra es un provocador, sí. Muchos pensarán que una persona detestable. Quienes lo conozcan, que juzguen. Pero Serra se puede permitir la crítica porque es una de las voces más estimulantes del cine europeo. Europeo, sí, porque el gerundés ha tenido que sacar el cestillo fuera de España para financiar sus películas que, por cierto, son asiduas de Cannes y de su palmarés.

Un fotograma de ‘Liberté’, de Albert Serra. (Elamedia)

También ‘Liberté’, su último largometraje, un ejercicio formal que lleva al espectador al límite —a algunos de enloquecer, seguro—, pero que funciona como un cuadro barroco en movimiento en el que el tiempo y el espacio se deforman hasta dejar al público a merced de sí mismo y su hipotálamo. Basándose en el caso de unos libertinos franceses huidos a la corte de Federico II de Prusia, ‘Liberté’ reconstruye una noche de sexo y desenfreno con masturbaciones, lluvia dorada y besos negros incluidos —y bastante explícitos— al estilo dieciochesco. Un tira y afloja entre la belleza plástica, la sensualidad, la repulsión y la medida del tiempo que no admite templanza.

2. ‘Lo que arde’, de Oliver Laxe

En los primeros minutos de ‘Lo que arde’ se condensa toda la grandeza del cine. Del poder evocador de las imágines. Aunque no haya diálogos ni miradas, sino árboles centenarios cayendo a plomo al paso del bulldozer. Ahí el drama. Pero pasado ese primer Stendhal, le siguen el de las arrugas de Benedicta Sánchez cobijada bajo la lluvia torrencial en la oquedad de un tronco muerto. Y el del rictus serio de Amador Arias con unos ojos que miran adentro. Y el del incendio de un bosque que jamás ningún espectador vio así antes.

Amador Arias y Benedicta Sánchez en ‘Lo que arde’. (Numax)

Oliver Laxe no sólo ha conseguido con su tercer largometraje el Premio del jurado de la sección Un certain regard del Festival de Cannes, sino acercar su particular forma de hacer cine a un público más amplio, gracias a una narrativa más asequible y concreta que la de ‘Todos vosotros sois capitanes’ (2010) y ‘Mimosas’ (2016), sus dos anteriores largometrajes, que también participaron en Cannes. En ‘Lo que arde’ Laxe cuenta algo tan sencillo como la vuelta a casa del hijo pródigo. Aunque esta vez es pirómano y exrecluso. Pero la sensibilidad y la atención al detalle y a la materia del director franco-gallego hacen que ‘Lo que arde’ trascienda lo escueto de su historia y se convierta en un título de referencia, ya no dentro del cine español, sino también fuera de nuestras fronteras.

1. ‘La ciudad oculta’, de Víctor Moreno

La que ha permanecido oculta es esta joya de Víctor Moreno, que en 2014 consiguió la nominación al Goya a Mejor película documental con ‘Edificio España’. ‘La ciudad oculta’ se estrenó en el Festival de Sevilla de 2018 como uno de los nominados al Giraldillo de oro y acabó ganando el premio a Mejor fotografía para José Ángel Alayón y el propio director. Pero no sólo es que la fotografía de este documental sea apabullante; también lo es la edición de sonido, que constribuye a un viaje intergaláctico por el alcantarillado y las líneas de metro de Madrid. Sí, intergaláctico. Porque la forma de rodar el subsuelo de Moreno se acerca más a una experiencia cósmica salida de la mente de Kubrick que a un reportaje sobre la construcción de los túneles de Metromadrid.

Un fotograma de ‘La ciudad oculta’, de Víctor Moreno. (Márgenes)

«La primera vez que entras en el subsuelo de una gran ciudad es muy impresionante»; «el trabajo que tiene una ciudad subterránea es tremendo, porque en extensión es casi igual a la ciudad visible», explicó Moreno en una entrevista con El Confidencial a su paso por Sevilla. Y es que la experiencia inmersiva es tal que el espectador acaba al borde de romper las leyes de la gravedad. Una película de culto, concebida como una experiencia sensorial, injustamente olvidada en la temporada de premios.

El cine español cuenta en su historia con cineastas e intérpretes de gran calidad que no siempre han tenido el merecido reconocimiento. Hoy nos gustaría hacer un homenaje y un repaso a las 11 mejores películas españolas de la historia, aquellas que más huella han dejado por uno u otro motivo.

Desde siempre se ha criticado más de la cuenta al cine español, mucho más que al de otros países. La misma película no la valoras igual si es española o extranjera, y esto es un hecho.

Estas son las mejores películas españolas de la historia del cine

1. «La isla mínima»

Un maravilloso thriller dirigido por Alberto Rodríguez que está ambientado en las marismas del Guadalquivir, en un pueblo en el que asesinan a dos chicas. Protagonizada por Raúl Arévalo y Javier Gutiérrez, se llevó 10 Premios Goya.

2. «El laberinto del fauno»

Dirigida por Guillermo del Toro, es de coproducción española y mexicana. Cuenta la historia de Ofelia, una niña que se tiene que mudar a un pueblo en el norte de España junto a su madre, embarazada. El nuevo padre de la niña es un militar que caza republicanos, y ella se mete en un mundo de fantasía con hadas y criaturas extrañas.

3. «El orfanato»

Dirigida por J.A. Bayona, es una de las mejores películas de terror de nuestro país, una historia que te mantiene alerta y en tensión de principio a fin. Cuenta la historia de una familia que se muda a un orfanato en el que se crió la protagonista, y lo hace con el objetivo de reformarlo y convertirlo en un hogar para niños que padecen diversidad funcional.

4. «Rec»

Otra película de terror que supuso un antes y un después en el género en nuestro país, una verdadera joya. Incluso se hizo un remake en Estados Unidos, pero no llegó a la calidad de la original. El argumento se centra en unos bomberos que acuden a la llamada de un edificio porque una señora se ha encerrado en un piso y uno quiere salir, aunque la señora es en realidad una muerta viviente.

5. «Celda 211»

Protagonizada por Luis Tosar, cuenta la historia de un joven trabajador de prisiones que el día antes de empezar a trabajar acude a la cárcel de Zamora para conocer las instalaciones. Hay un motín y tiene que hacerse pasar por presidiario para poder salir de allí con vida antes de que se enteren de que es un funcionario.

6. «Los lunes al sol»

Otra película de Luis Tosar, en este caso centrada en un grupo de obreros que han sido despedidos y que pasan sus días pasando los lunes al Sol para hablar sobre sus vidas y la situación actual.

7. «No habrá paz para los malvados»

Uno de los mejores papeles de José Coronado, además de un maravilloso thriller policial. El actor interpreta a un policía de moral turbia que se ve envuelto en un triple asesinato un día que vuelve borracho a casa.

8. «Lo imposible»

Dirigida por J.A. Bayona en 2012, esta película está basada en la historia de María Belón, una mujer española que, junto a su familia, estaba pasando las vacaciones de Navidad en Tailandia cuando fue el terrible tsunami de 2014.

9. «Los otros»

Película dirigida por Alejandro Amenábar que sin duda merece estar entre las mejores películas españolas de la historia por su gran calidad. Nicole Kidman interpreta a una mujer que vive en una mansión con sus hijos y no permite que les dé la luz del sol porque tienen fotosensibilidad.

10. «Abre los ojos»

Otra de Amenábar, su segunda película y que llegó tras el gran éxito de «Tesis», su ópera prima. Protagonizada por Penélope Cruz, Eduardo Noriega y Fele Martínez, cuenta la historia de un joven que se enamora en una fiesta pero su antigua novia provoca un accidente de coche, y él queda desfigurado. Ahora deberá aprender a vivir una nueva vida en la que el aspecto físico no podrá tener tanta importancia.

11. «Mujeres al borde de un ataque de nervios»

No puede faltar en esta lista una película de Pedro Almodóvar, en este caso su film más famoso y disparatado. Con un guión exquisito y muy divertido, en él se juntan personajes locos con historias dispares que acaban juntos por casualidad.

¡Pide palomitas! Las 101 mejores películas del cine español

Las 101 mejores películas del cine español
Si eres española o te gusta la cultura española tienes que estar orgullosa tanto de nuestra gastronomía, como de nuestra riqueza histórica y pluralidad, como de sus numerosos patrimonios de la humanidad (es el tercer país con mayor cantidad de ellos por detrás de Italia y China), como de su buena gente… Y, por supuesto, también de su cine, que aunque no siempre se valore como es debido, es de muy buena calidad. Cada vez más.
El cine español ha dado a la historia obras maestras tan grandes como la locura onírica de los años 20 de Luis Buñuel y Dalí en Un perro andaluz, la caótica y muy femenina obra del doblemente ocarizado Pedro Almodóvar (Mujeres al borde de un ataque de nervios, Todo sobre mi madre, Hable con ella, Julieta), o el cine más contemporáneo y de gran calidad que están haciendo cineastas como Juan Antonio Bayona (Lo imposible, Un monstruo viene a verme) o Alberto Rodríguez (La isla mínima, Grupo 7, El hombre de las mil caras) o Alejandro Amenábar (Los Otros, Mar adentro). Tampoco perdemos de vista cintas de grandes mujeres cineastas, como la premiadísima La novia de Paula Ortiz o clásicos como Mi vida sin mí de Isabel Coixet.
Si eres de las que todavía no le ha dado una oportunidad al cine español, aquí te dejamos las mejores 101 películas de nuestra cultura, y si ya estás familiarizada con nuestro cine, aparte de felicitarte, te dejamos algunos títulos memorables, que por mucho que los veas jamás te aburrirán. ¡Larga vida al cine español!
Empezamos con Tarde para la ira, El hombre de las mil caras, Un monstruo viene a verme y Julieta, las grandes protagonistas de la edición de los Premios Goya de 2017.

Puede interesarte

> Todo sobre los premios Goya 2016

> Los 30 momentos más tristes de las películas de Disney

> Las 101 mejores películas de amor

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *