0

Mejores champus naturales

Tabla de contenidos

Actualizado el 19 de diciembre 2019

Tras numerosas horas de búsqueda y el minucioso análisis de las etiquetas y sellos de una multitud de champús, hemos establecido nuestra selección de los 5 mejores champús bio del momento. Para nosotros, el Lavera Volumen & Vitalidad es el que más destaca.

Está particularmente adaptado a cabello fino, pero será igual de conveniente para cabellos normales. Además, su composición a base de naranja y té verde permite dar volumen y revitalizar el cabello.

Mejor barato Mejor gama media Mejor gama alta
Lavera Volumen & Vitalidad Melvita Lavado frecuente Cattier Uso frecuente
Con su aroma a cítricos y su agradable espuma, se aconseja para revitalizar, limpiar y nutrir el cabello. Como resultado, un pelo suave, sedoso y brillante. Este champú de aroma dulce y afrutado ofrece una limpieza más que notable. Además, basta con utilizar una pizca para un buen lavado. Champú cuya fórmula con yogur proporciona brillo, suavidad y flexibilidad a todo tipo de cabello. Además, no contiene agentes agresivos.
EUR 7,50 (1 L) EUR 12,61 (500 ml) EUR 21,17 (500 ml)
Ver en Amazon Ver en Amazon Ver en Amazon

¿Por qué confiar en nosotros?

El equipo de redacción de Selectos dedica miles de horas en sus búsquedas con el fin de analizar y comparar productos, para escoger aquellos que ofrecen la mejor relación calidad/precio.

No tenemos artículos patrocinados. A veces recibimos comisiones cuando compra un producto desde nuestros enlaces, lo que nos permite financiar nuestro trabajo. Y por supuesto, somos totalmente imparciales. Para saber más.

¿Cómo hemos hecho la selección?

Frente a las múltiples y más que destacadas polémicas y controversias que rodean el mundo de los cosméticos, además del cuidado y atención por el medio ambiente, ya son cada vez más las personas que recurren a los productos 100% en términos de cosméticos.

Pero la transición no siempre es fácil, y su cabello necesitará un tiempo de adaptación. Cuando pasamos al champú orgánico, nos despedimos de las siliconas y nuestro cabello nos muestra su verdadera cara. Aun así, pasará por una etapa de un par de semanas donde su pelo parecerá más seco y quebradizo.

Aprovechando esta nueva ola ecológica, muchos productos han comenzado a hacer su aparición en el mercado, y la verdad, es muy difícil encontrar champús orgánicos de calidad, ¿pero cuál es la razón?

Pues la gran cantidad de productos falsos (champús que dicen ser bio, pero no lo son). Además, nos parece esencial diferenciar los champús ecológicos de los llamados “naturales”.

  • Champús naturales: además de las etiquetas ecológicas, algunas insignias cosméticas ecológicas garantizan que los productos son de origen natural, pero, según la etiqueta, solo cuentan con 80, 70 o incluso un 0% de productos ecológicos. Éstos son los denominados “de origen natural”. Y aunque el producto es 100% natural, nada impide, por ejemplo, incorporar un producto que integre plantas que han sido tratadas químicamente, ya que no está etiquetado ecológicamente.

  • Champús bio: un champú bio no puede ser considerado como tal, a no ser que posee la etiqueta o emblema que lo certifique.

Para saber a qué debemos estar atentos durante la compra de un champú bio, hemos identificado 3 criterios que nos parecen esenciales para juzgar su calidad:

  • El certificado (o distintivo): existen multitud de ellos, pero no todos representan lo mismo. Entre los que debemos buscar, está “Nature et progrès”, que garantiza un producto cuya composición es bio al 100%. Otros que garantizan al menos un 95% de ingredientes biológicos son: Natrue, Ecocert, o Cosmebio, entre otros.
  • La composición: entre los componentes de un champú bio, podrá encontrar agua, principios activos bio (keratina bio…) y elementos grasos bio (aceites vegetales). Pero a veces observará otros elementos más sorprendentes, como aceites esenciales o perfume. Verifique la composición de cada producto, pues aunque provenga de la agricultura biológica, también podría producir irritaciones.
  • El tipo de cuidado: es muy importante, al igual que con los champús clásicos, optar por un cuidado adaptado al estilo o tipo de su cabello.

Finalmente, tras tener estos criterios en cuenta, hemos verificado escrupulosamente la composición de hasta 30 productos diferentes, además de consultar las páginas web de referencia en la materia y las opiniones de los usuarios en diferentes plataformas. ¿El resultado? Los 5 mejores champús bio del momento.

Los mejores champús bio baratos

En esta primera categoría, encontrará dos champús por menos de 20€/L, es decir, un precio más acorde al de los champús tradicionales. Con certificado y respondiendo nuestros criterios, he aquí dos champús ideales para toda la familia.

Lavera Volumen & Vitalidad: el mejor barato

Precio

EUR 7,50 (1 L)

Ventajas Aroma Etiqueta Vegana Eficacia constatada Inconvenientes Contiene algunos ingredientes no nocivos, pero potencialmente irritantes o alérgenos No apto para todo tipo de cabello

La marca Lavera Naturkosmetik es una marca alemana nacida en 1987 que se centró directamente en la voluntad de proponer cosméticos de origen 100% natural.

El champú que les proponemos aquí es sin duda uno de los más famosos en el mercado de los cosméticos ecológicos. Está certificado, como todos los productos de la marca, con el emblema de Natrue y Cosmébio (pero también Vegan, lo que puede satisfacer a muchos).

Esta vez, se trata de un champú especialmente adecuado para el cabello fino, ya que su composición a base de naranja y té verde permite dar volumen y revitalizar el cabello. Sin embargo, la marca también ofrece champús adecuados para el cabello de similar calidad: carencia de hidratación, teñidos, grasos, o incluso secos.

El perfume, por su parte, es increíble (siempre que le gusten los cítricos). Huele muy fuerte durante la aplicación, pero luego deja solo un ligero olor que no llega siquiera a ser molesto.

Lo que se aprecia también en este champú es que su textura es bastante similar a la de los champús tradicionales y que su espuma es bastante buena. Esto permite una adaptación más rápida a este nuevo ritual de cuidado.

Sin embargo, hay que reconocer que su composición no es 100% impecable. Incluye, entre otros, algunos alérgenos potenciales regulados (como el limoneno o el Linalol), la CAC (un tensioactivo aniónico que puede causar irritación, pero también es débilmente biodegradable), o incluso perfume. Nada dañino, pero, de nuevo, puede que no sea adecuado para todos.

Exceptuando su precio razonable, su eficiencia y olor realmente agradable lo convierten en el champú que más recomendamos a aquellas personas que sufren de un cabello dañado y plano. Este producto revivirá su cabello.

Cosmo Naturel: la alternativa barata

Precio

EUR 13,52 (1 L)

Ventajas Envase Perfume agradable Para todo tipo de cabellos Adaptado un uso frecuente Inconvenientes Presencia de perfume y extractos de granos de avena potencialmente alérgicos

El primer champú de nuestra selección proviene de un laboratorio francés, el Laboratorio Gravier, cuya gama Cosmo Naturel le propone productos cosméticos biológicos que responden a las condiciones de la insignia “Nature & Progress”.

De hecho, tiene la seguridad de que el champú que le proponemos ha sido creado, como todos los de la gama, sin parabenos, silicona PEG, ftalatos, colorantes, ni los clásicos conservadores sintéticos. El único perfume añadido está compuesto de un 100% de aceites esenciales. Además, la marca asegura que nunca han probado sus productos en animales.

Entre su gama de champús, hemos seleccionado ese modelo por varias razones. En primer lugar, se trata de un champú “universal”, cuya acción se destina a priori al lavado frecuente del cabello.

Y hay que constatar que, después del período de adaptación, el cabello se describe a menudo como suave y brillante.

Lo que los usuarios suelen apreciar es su formato económico, su aroma dulce y agradable y, sobre todo, su textura. Si bien puede parecer un poco pegajoso durante la aplicación, se espuma bastante bien para un champú orgánico, por lo que permite un lavado óptimo sin utilizar toneladas de productos.

Por último, si nos detenemos en su composición, las únicas objeciones que se le pueden hacer no son muy relevantes. Este champú integra en efecto aceites esenciales y extracto de grano de avena, que son posibles fuentes de alergias o irritación, pero esto solo debe tenerse en cuenta para las personas sensibles a este nivel.

Al final, este champú con etiqueta “Nature & Progrès” que no ha sido probado en animales es una excelente elección. Por supuesto, tendrá que ser paciente, pero tras un par de lavados, hará que su cabello sea suave, brillante y saludable, además de dejar una estela de aire perfumado a miel por allí donde pase.

P.S: La gama Cosmo Naturel es muy completa, también podrá encontrar champús anti-caspa o fortificantes, incluso adaptados a cabellos rubios, con tendencia grasa o secos.

Los mejores champús bio de gama media

He aquí dos champús entre los 30-40€/L. Son dos marcas de renombre que han podido hacerse un hueco en nuestra selección.

SO’BiO Étic: el mejor de gama media

Precio

EUR 12,61 (500 ml)

Ventajas Perfume agradable Eficacia constatada Conviene a todo tipo de cabello Inconvenientes Contiene algunos ingredientes no nocivos, pero potencialmente irritantes o alérgenos Textura muy líquida y sin espuma

He aquí un champú de procedencia gala cuya marca, So’Bio, nacida en 2007, ya es muy famosa. Por otra parte, es una de las pocas gamas de cosméticos ecológicos que es posible encontrar en grandes superficies.

La gama So’Bio dispone de la etiqueta ecocert y responde a la Carta Cosmebio. Garantizan, entre otras cosas, tratamientos sin parabenos, éteres de glicol, siliconas, PEG, nanopartículas o filtros químicos. Por otra parte, optan por apostar por los agricultores locales por sus suministros y por utilizar lo máximo posible embalajes reciclables.

Este champú es sin duda el más famoso de la marca, todo gracias a su eficacia, y una vez más, en todo tipo de cabello. Sin embargo, y de nuevo, ¡tendrá que tener paciencia!

Afortunadamente, la mayoría de ustedes no tendrá que esperar demasiado, pero como siempre, los resultados después del primer uso pueden no ser concluyentes. Ya lo hemos dicho, sea paciente.

Su textura es muy particular: muy ligera, y sobre todo muy líquida. Por consiguiente, deberá probarla varias veces antes de encontrar la dosis adecuada. Además, esta vez, ¡no hay espuma que le ayude a medir la cantidad de champú!

Si le gusta el olor a almendras, debería seducirle especialmente. Pero dado que el olor es muy discreto, los que no son fans de él, también deberían poder aceptarlo.

Por el contrario, si no ha ganado el primer puesto de esta selección, es simplemente porque hay disparidades sobre su composición. Es cierto que no tiene nada de nocivo, pero hay algunos ingredientes que, tal vez, se podrían prescindir, a semejanza de algunos conservantes (el benzoato sódico o el sorbato de potasio), un tensioactivo anfótero (la CAPB) o algunos elementos potencialmente irritantes o alérgenos como el perfume o el Linalol.

No se preocupe, pues no es nada grave, ¡pero revise bien la composición en función de sus necesidades y/o exigencia!

Aparte de este pequeño problema, hay que constatar que este champú posee una opinión unánime entre los consumidores, motivo que también nos ha seducido. Es un producto para todo tipo de cabello, de precio accesible y de calidad. Además, la gama So’Bio favorece los envases reciclables, lo que es siempre un plus.

Melvita Lavados frecuentes: la alternativa de gama media

Precio EUR 19,99 (500 ml) Ventajas Buen aroma a pomelo Espuma bastante buena Con una pizca basta Para todo tipo de cabello Inconvenientes Contiene algunos ingredientes no nocivos, pero potencialmente irritantes o alérgenos

Seguimos nuestro artículo con cítricos y perfumes afrutados con el champú de Melvita, una marca bio francesa activa desde 1983 en Ardèche. De nuevo, todos sus productos contienen las etiquetas de Cosmébio y han sido certificados por Ecocert.

Como todos los champús bio, hace falta un tiempo de adaptación y algunos lavados para conseguir el resultado que persigue, además de devolver la salud a su pelo. Sin embargo, algunos usuarios han declarado que, aunque su uso es efectivo, se recomienda utilizar un acondicionador tras su utilización.

Una pizca de champú es suficiente para realizar un lavado óptimo, sobre todo gracias a su espuma, que contiene D-glucósidos (mezcla de octil y decil fabricada a partir de azúcar y coco). Además, su olor a pomelo debería seducir a más de uno/a.

En lo que concierne a la composición, estamos frente a un producto muy similar al champú de Lavera, con algunos alérgenos potenciales reglamentarios (como el Limoneno o la Citral). Del mismo modo posee varios conservantes, algunos igual de alérgenos (como el alcohol bencílico).

A fin de cuentas, si está buscando un champú adecuado para todo tipo de cabellos y lo lava con frecuencia, este champú ligeramente afrutado podría ser el adecuado. Pero honestamente, nosotros apostaríamos por otro de los descritos anteriormente. Son más baratos, y tanto la composición como los resultados suelen ser similares.

¡Por cierto! Si tiene el cabello graso, el champú purificante de esta marca es uno de los más recomendados del mercado.

Los mejores champús bio de gama alta

Aquí encontrará champús que superan los 40€/L. Lo sé, lo Bio está bien, pero es caro… Por ello, hemos intentado precisar aún más en la relación calidad/precio de esta categoría.

Cattier Uso frecuente: el mejor de gama alta

Precio EUR 21,17 (500 ml) Ventajas Enriquecido con aceites esenciales Adaptado a todo tipo de cabello Uso agradable Inconvenientes Olor muy ligero y poco marcado Seca un poco

Este producto es de la marca francesa Cattier, activa desde hace más de 50 años, ya que su fundación se remonta a 1968.

El producto que ofrecemos aquí se elabora diluyendo yogurt y enriqueciéndose con aceites esenciales, lo que aportará flexibilidad, suavidad y brillo a todo tipo de cabellos. Además, su fórmula ultrasuave con PH equilibrado permite un uso frecuente.

Suavizante, pero también muy nutritivo, el soluto de yogur ayuda a su cabello a estar suave y hermoso. En la práctica, los usuarios aconsejan completarlo con un acondicionador o un tratamiento.

Certificado por ecocert y con la etiqueta de Cosmebio, el 99% de sus ingredientes son de origen natural y de estos, el 27% procede de la agricultura ecológica.

Su perfume es bastante discreto, pero servirá para todas aquellas personas a las que no le gusten demasiado los olores fuertes a cosméticos.

La composición es casi impecable, salvo por la presencia de perfume, limoneno y Linalol, así como de alcohol bencílico y benzoato sódico. Como ha visto hasta ahora, esto es muy común, incluso en los productos ecológicos certificados. Pero bueno, esto no es grave si no presenta una sensibilidad particular frente a alguno de estos ingredientes.

Tenga en cuenta que Cattier también ofrece fórmulas para cabellos teñidos, grasos, secos, o sin volumen.

Menciones honoríficas

Natessance Fortificante: este champú se recomienda prioritariamente al cabello seco o con caspa, ya que integra aceite de ricino. Su composición posee perfume, conservantes y alérgenos (limoneno y Linalol), pero no es nada preocupante. En cambio, su olor no es de los mejores.

Douce Nature Des Familles aux orties: se trata de un champú suave destinado a todo tipo de cabellos y a un uso frecuente. Su relación calidad/precio es muy interesante, pero posee algunos componentes, como alérgenos, conservantes y perfume, que no lo hacen particularmente adaptado a los más pequeños, a pesar de su nombre.

Shea Moisture Curl & Shine: ¡no hemos encontrado ningún defecto de composición (ni siquiera un solitario conservante, colorante u otro…)! Aun así, no es posible certificar el origen biológico (la “insignia” Certified Organic Natural, presente en la botella, no parece tener ningún valor). Sin embargo, es un champú perfecto para el cabello grueso y rizado, al que da vitalidad y una profunda hidratación. En cambio, se vende mucho más caro en Europa que en los Estados Unidos…

2 en 1 de Odylique: este champú ultrasuave se recomienda particularmente en casos de eczemas o psoriasis, que apacigua eficazmente. Se trata de un producto 2 en 1, que le dispensa de usar un acondicionador. Por otra parte, propone una composición impecable, salvo por la presencia de alcohol, utilizado como antimicrobiano.

En conclusión, ¿qué champú bio elegir?

Nuestro favorito es el Lavera Volumen & Vitalidad. Olor embriagador, fácil aplicación, y su composición es capaz de proporcionar un poco más de vida al cabello fino. Posee los certificados de Natrue, Cosmébio, y también es vegano (lo que gustará a más de uno).

Otra opción es el Melvita Lavado frecuente, que bastante parecido al Lavera, pero más caro. Constituye una excelente alternativa de gama media. Este champú posee un dulce perfume afrutado y es bastante eficaz. Ofrece una buena espuma (un poco será suficiente para el lavado) y sus propiedades le otorgan una relación calidad/precio bastante interesante, a pesar de su precio más que consecuente.

Si su bolsillo no se queja, en la gama alta nos encontramos el Cattier Uso frecuente, cuya composición no deja indiferente a nadie.

Mejor barato Mejor gama media Mejor gama alta
Lavera Volumen & Vitalidad Melvita Lavado frecuente Cattier Uso frecuente
Con su aroma a cítricos y su agradable espuma, se aconseja para revitalizar, limpiar y nutrir el cabello. Como resultado, un pelo suave, sedoso y brillante. Este champú de aroma dulce y afrutado ofrece una limpieza más que notable. Además, basta con utilizar una pizca para un buen lavado. Champú cuya fórmula con yogur proporciona brillo, suavidad y flexibilidad a todo tipo de cabello. Además, no contiene agentes agresivos.
EUR 7,50 (1 L) EUR 12,61 (500 ml) EUR 21,17 (500 ml)
Ver en Amazon Ver en Amazon Ver en Amazon

6 pasos para elegir tu champú ecológico ideal

Encontrar un champú ecológico que le vaya al cabello como anillo al dedo es complicado. Las marcas lo saben y prueba de ello es la cantidad de anuncios de productos capilares que podemos ver en la televisión, en las revistas de moda… Queremos que nuestro cabello brille y no tenga frizz, ni caspa, que no se caiga, que esté suave y sin puntas abiertas, que el color dure eternamente, que no se note el efecto raíz… No queremos un champú. Queremos un milagro.

Son muchos los comentarios de gente que se lanza al mundo bio capilar sin paracaídas y, claro, se estampan orgánicamente hablando. El glamour que preconizamos en estas páginas se va por el desagüe a ritmos forzados si no se siguen los pasos adecuados para dar el salto al lado bio de la vida

Y los medios de comunicación nos lo ofrecen bajo la garantía de personas que, precisamente, viven de su imagen: modelos, actrices… Ellas, que para anunciar ese champú (que quizá no sea su champú habitual) han sido ¿sometidas? a una sesión de peluquería, maquillaje y fotografía donde no se deja nada a la improvisación. Se filma, edita, retoca y emite con una campaña publicitaria millonaria.

¿El resultado? Que mientras estás en el sofá viendo la tele, un anuncio de champús, como si de un mensaje subliminal se tratara, pasa directamente del televisor a una especie de cajón de sastre de nuestro cerebro que nos dice que si compramos ese producto todos nuestros problemas capilares se resolverán.

Nuestro cerebro, al que creemos una máquina infalible pero es tan humano como el resto de nuestro órganos, obvia todos los datos que nos indican que si compramos ese champú no vamos a tener el pelo de Paula Echevarría. Ni el de Jennifer Aniston.

Siquiera las ondas surferas ‘me levanto así por las mañanas’ de Gisele Bundchen. Sólo nos dice, como si de un impulso se tratara, ‘lo quiero’ o, incluso, ‘lo necesito’.

Se niega a procesar que ellas viven de su imagen y tiene un equipo de profesionales que se ocupan de estos menesteres. Anula el hecho de que no se le vea una cana (si es que las tienen), que su cabello no tenga las puntas abiertas ni esté quemado por el trabajo que lleva detrás de esa sesión de fotos.

Que en cada acto público pasan horas delante del espejo mientras un batallón de personas se encargan de su cabello, sus manos, su maquillaje.

También obvia que en cada anuncio las posturas, las luces, la laca y la post edición de las imágenes recrean una realidad que poco o nada se corresponde con la realidad.

No son pocas las actrices y personalidades que han denunciado la manipulación de sus imágenes para ‘embellecerlas’ de forma que lo plasmado responda más a una ficción que a una realidad… Os dejamos el valiente post en instagram de Inma Cuesta… un 10 para ella.

Pero nuestro cerebro anula todo eso. Siquiera se queda con las absurdas fotos tipo ‘Ahggggg’ que hemos visto de ellas en chándal con los pelos de loca y decidimos creer que ese champú lo arreglará todo. Incluso nuestro resentimiento con el espejo.

Si sólo pudiéramos vernos en el espejo como lucen ellas, nuestro amor ante la persona ante el espejo cambiaría. Palabra que si encontramos EL champú nos amaremos mucho más (auque os contaremos un secreto: es absolutamente al contrario. Cuando amemos la persona ante el espejo, encontraremos el champú ideal para ella…)

Así que, ves el anuncio y al día siguiente te compras el champú y corres a lavarte el pelo. Aunque esté recién lavado. Y esperas, como quien espera ver caer maná del cielo, que lo que pone en el bote sea cierto. Sólo por esta vez. Brillo glossy, adiós a las puntas abiertas, pelo suelto y limpio durante 72 horas, tacto cashemir… Pero tras lavarlo tu pelo sigue igual. Y pierdes la fe en los champús. En los acondicionadores. En los anuncios. Hasta la siguiente novedad en la que renuevas tus votos y vuelves a la tienda a esperar un nuevo milagro.

Y un buen día lees algo sobre los champús orgánicos. Que si son mejores, que si no llevan tóxicos, que si dejan limpio el pelo…

Y piensas ‘voy a probar a ver’. Y te compras el primero que ves en el que pone que lleva extractos naturales, que no usa parabenos y demás reclamos publicitarios siendo víctima del engaño de lo natural.

En ese caso, nada nuevo habrá en el horizonte.

Lo lamentamos mucho…

Pero quizá tengas la suficiente información para saber que (casi) ninguna de las grandes marcas tiene productos naturales de verdad, sino grandes campañas de marketing.

Tal vez hayas hecho una búsqueda en Internet y des con una tienda realmente ecológica. El premio gordo es si tienes cerca una persona que consuma productos ecológicos y te aconseje el mejor para tu cabello. O llegas a este artículo antes de comprar nada ¡enhorabuena!

Sea como fuere imaginemos que compras un champú bio certificado. Casi podemos adivinar la emoción al usar por primera vez un producto sin tóxicos. Ese es el que te va a quitar todos los males. De verdad. No lo dudes ni un instante.

Lavas tu cabello casi como rezaras una plegaria. Y dejas que se seque al sol. Con mimo.

El milagro se ha obrado.

Te miras al espejo y… «¡Pero qué diablos es esto! ¡Menuda mier** de champú!»

Escudriñas la bruja que se refleja en el espejo. Sólo te falta la escoba. El pelo está áspero como una lija, pegajoso, sin brillo ni vida, sin volumen, el cuero cabelludo te pica ¡¡y tienes caspa!!

«Si es que lo mejor son los productos de toda la vida, quién me mandaría a mí… ¿Ahora qué hago con esto? con la pasta que me ha costado…».

Recoges tu moral con una escoba y poco a poco te vas sacudiendo la decepción (una más) mientras te repites como un mantra que con esas pintas no puedes salir de casa y que quién te mandaría a ti probar un champú bio, si ya te decía todo el mundo que te dejaras de tonterías, que lo bio no funciona y, además, es carísimo…

Si has tenido la suerte de hacer este experimento en domingo ¡felicidades! Aún estás a tiempo de volver a tu champú habitual para mañana ir al trabajo.

Si has decidido hacer ese cambio radical para ir a la ofi… mala elección.

Si lo has hecho para una fecha señalada o un evento… pésima decisión.

Manual de juego para sobrevivir al champú bio

Este relato sólo ha sido una pequeña ilustración de lo que nos ocurrió a nosotras al pasarnos al mundo bio. No diremos la marca a la que maldecimos hasta la extenuación pero os aseguramos que le hemos pedido perdón en silencio cientos de veces…

Y es que hasta que no nos metimos de lleno en el mundo bio y, concretamente, en los artículos de la siliconas, no logramos entender por qué la cosmética bio le sentaba tan mal a nuestro cabello.

Hasta que no nos metimos de lleno en el mundo bio y, concretamente, en los artículos de la siliconas, no logramos entender por qué la cosmética bio le sentaba tan mal a nuestro cabello.

Ya usábamos cremas ecológicas con excelentes resultados. Los aceites bio nos tenían atrapadas y embelesadas, pero los productos para el cabello eran una pesadilla.

Son muchos los comentarios que recibimos de gente que se lanza al mundo bio capilar sin paracaídas y, claro, se estampan orgánicamente hablando.

El glamour bio que defendemos en estas páginas se va por el desagüe a ritmos forzados si no se siguen los pasos adecuados para dar el salto al lado bio de la vida en cuestiones capilares.

Son pasos sencillos pero imprescindibles para poder lucir algún día una melena de la que nos sintamos orgullosas y siquiera pensemos en tener la melena de la chica del anuncio (por increíble que suene), no sólo porque estemos usando productos sin tóxicos, sino porque al poco tiempo males como la caspa, el picor, la descamación y la grasa excesiva formarán parte de la historia de nuestro cabello.

Así que toma nota de estos sencillos pasos que harán que tu pelo (y tu vida) sea otro. Palabrita.

Paso 1

Olvídate de los anuncios. Jamás tendrás un pelo como el de la tele, a no ser que seas la protagonista del anuncio. Detrás de cada spot de 30 segundos hay horas de peluquería, grabaciones, y sesiones de pre y post producción ¡se gastan miles de euros en rodar un anuncio y emitirlo! ¿Crees que van a usar un champú y secar el cabello de la modelo sin más?

Pero los resultados en tu cabello, lavado en casa y secado con tu secador en 60 minutos (suponiendo que le dediques ese tiempo cada vez) jamás se podrán comparar al de la modelo, y los recursos materiales y de tiempo que se invierten para obtener esos resultados.

Simplemente es un engaño que nuestro cerebro decide creer. Y las marcas lo saben.

Paso 2

Dale la vuelta a tu champú tradicional. Entre todas esas palabrejas raras que pone busca alguna similar a dimethicone (o cualquiera acabada en –cone, –conol) o que suene a silicona, como ciclopentasiloxane (o cualquier otra acabada en –siloxane), Quaternium o polyquaternium (seguida de un número, el que sea), PEG– (seguida del número que sea). Si encuentras alguna de estas palabras (ver listado completo aquí) ¡enhorabuena! tu champú está repleto de siliconas y estás a un paso de tener un cabello mucho más sano y bonito.

¿Pero qué hace la silicona en el cabello?

La estructura de nuestro cabello es como un tubo formado por tejas y las siliconas sellan los espacios entre las capas de tejas y nos permiten disfrutar de un cabello más liso, sin frizz, más definido. Pero también sellan los folículos impidiendo que nuestro cuero cabelludo funcione correctamente. Y como resultado (si no hay patologías de por medio) tenemos picores, caspa y un cuero cabelludo al que añadimos capas y capas de siliconas, ya que nuestros suavizantes y mascarillas son más de lo mismo.

Paso 3

Una vez compruebes que tu champú tiene esos ingredientes ve a la cocina, abre la basura y lánzalo. Has dado el primer paso para tener un pelo increíble.

Paso 4

Busca un champú que contenga sulfatos pero no siliconas. Es decir. Para retirar la siliconas nos hace falta un champú fuerte con sulfatos pero sin siliconas. Los champús normales llevan siliconas y sulfatos, de forma que el sulfato limpia la silicona antigua y deposita otra capa nueva en un ciclo interminable en el que el cabello jamás está limpio de verdad. Un eterno maquillaje en el que nunca llegas a ver tu cabello tal y como es.

Hemos de decir que los champús modernos usan siliconas hidrosolubles, como los PEG o los polyquaternium que, químicamente, no son siliconas. Por ese motivo, podemos verlos en muchos champús que se anuncian como sin siliconas, aunque el efecto en el cabello es el mismo. Sí, las marcas juegan con el lenguaje y si bien no mienten no dicen toda la verdad… Si la marca dice que no usa siliconas, lee la composición en busca de PEG y polyquaternium ¿bingo?

Para eliminar totalmente las siliconas debemos comprar un champú que lleve un sulfato potente, como el Ammonium Lauryl Sulfate (un sulfato bastante fuerte pero admitido por Ecocert), pero ninguna silicona.

No recomendamos los que lleven Sodium Laureth Sulfate (ni ningún otro acabado en -eth) porque es un ingrediente etoxilado, es decir que ha sido sometido a un proceso de etoxilación con óxido de etileno, un ingrediente cancerígeno prohibido en la UE como ingrediente que puede dejar trazas que, sin embargo, no están prohibidas. Paradojas de las leyes.

En este sentido nos gustan algunos champús de Lush, que si bien no son los más naturales del mundo y contienen sulfatos agresivos, son ideales para hacer la transición al mundo bio (eso sí, algunos como el Godiva llevan PEG por lo que no nos servirían).

Con un par de días que lo uséis es suficiente. Si no incluso podría servir el lavavajillas de casa. ¿Cómo? ¡Ah! que aún eres de las que piensa que tu champú es diferente al lavavajillas del súper y que está elaborado con todo el mimo del mundo para dejar el cabello bonito… Ese mimo se llaman siliconas.

Ni que decir tiene que no podéis aplicar mascarillas ni suavizantes ni lacas ni nada por el estilo, ya que casi todas llevan siliconas…

Paso 5

Ahora sí. Tu cabello está listo para lanzarse al mundo bio.

Compra tu champú bio.

Aplícatelo. Y disfruta.

Bueno, no. Mírate al espejo. Seguramente dirás algo parecido a esto:

«¡¡Pero que * es esto!!, ¡¡si tengo el pelo igual de mal que antes…!!» (sustituir el * por la primera palabra que os venga a la mente, nosotras no podemos reproducir la palabra compuesta que exclamamos en su día…)

No. No hace falta que releas este artículo para ver dónde te has equivocado. El salto al mundo bio para el cabello es un proceso largo pero que os aseguramos merece totalmente la pena.

Pero ¿Qué le ha pasado a mi cabello? ¿por qué está peor que antes?

Imagina que desde que naces te maquillan a diario. Y te acuestas sin desmaquillarte. Te desmaquillas por la mañana sin mirarte al espejo y te maquillas de inmediato. Y un día, porque sí, decides quitarte el maquillaje y mirarte al espejo.

Tu piel jamás ha sentido el sol, el aire, no has visto su color real, su textura… Obviamente eso que ves en el espejo te horroriza, ves las ojeras, los poros, las venas y las rojeces e imperfecciones.

Tu piel está desnuda por primera vez en mucho tiempo. Pero sigues adelante. Sales a la calle y a tu piel le da un poquito el sol, la hidratas y cuidas con productos buenos y maravillosos y cada día que pasa y la miras al espejo está más bella. Se autoregula, cumple las funciones para las que fue diseñada y se muestra reluciente, agradecida de su nueva vida.

Con el pelo pasa algo así. Hace mucho que no está libre de siliconas y ahora ves las puntas abiertas ¿O creías que los champús que prometían acabar con las puntas abiertas las habían solucionado? No, sólo has habían pegado, como cuando se nos rompe una uña y le ponemos esmalte con un tissú pegado o pegamento. Está rota, pero aparenta no estarlo.

Y el frizz… ¡si pareces la bruja avería! Pues sí, las siliconas mantenían el frizz a raya.

Y puede que esté mucho más graso el cuero cabelludo y se ensucie con más facilidad. Antes tu champú con sulfatos eliminaba la grasa natural del cuero cabelludo y este se esforzaba por sobreproducir más para compensar esa carencia, ya que nuestro cuero cabelludo, como el resto de nuestra piel, tiene una fina capa protectora compuesta por grasa y agua, el llamado mando hidrolipídico y si falta uno de los dos elementos no puede cumplir su función…

Así que nuestro cuero cabelludo se afana en producir más sebo aunque ya no usemos un sufato agresivo para eliminarlo. Aún tardará un poco en darse cuenta de que ya no vas a herirlo más… Y por eso mucha gente que usa un champú bio piensa que es menos efectivo, porque se le ensucia antes el cabello…, pero es porque la transición aún no ha acabado…

Pero no te desilusiones al leer este panorama. Ahora viene lo mejor.

Paso 6

Sigues usando tu champú bio. Poco a poco tu cabello estará con un brillo inusitado. El frizz se irá controlando (si lo quieres controlar del todo puedes usar aceites). La caspa desaparecerá de tu vida casi por completo. Y los picores, la descamación y tantas otras cosas que te preocupaban.

Vale, quizá nos hemos dejado llevar por la emoción y tal vez no desaparezcan, pero en un porcentaje muy elevado de casos sí lo harán, en otro no serán el centro de vuestras desdichas y en otro muy pequeño sabemos que no logrará el milagro esperado, pero os aseguramos que en todos estos el paso habrá merecido la pena.

¿Cuánto he de esperar para ver mi pelo bonito?

No tenemos una bola de cristal para saberlo. Hay personas que desde la primera aplicación notan su pelo más suave y bonito. Otras al cabo del año aún no han dado con ese champú bio que les haga exclamar ¡Guau! Nosotras tardamos más de dos meses en notar los primeros resultados y medio año en exclamar ese ¡Guau! Fue un ejercicio de tenacidad y constancia, ya que nadie nos había explicado cómo se hacía ese salto y fue una dura carrera de obstáculos.

Hoy en día podemos decir que nuestro pelo está hermoso, brillante, hidratado y la caspa y los picores no son ni sombra de lo que eran y sólo en condiciones de extremo estrés aparecen (sí, preconizamos la vida slow pero vamos a mil para seguir al pie del cañón…).

Y así, casi sin daros cuenta vuestro pelo mostrará toda su belleza natural y cuando mireis un anuncio en la tele sonreiréis afirmando ‘Nunca Mais’ a los derivados petrolíferos en vuestro cabello…

¿Qué deben contener los mejores champús ecológicos?

Para cuidar el cabello de forma efectiva siempre es conveniente elegir mejores champús y productos elaborados con ingredientes 100% naturales.

Si bien ahora mismo podemos encontrar un amplio catálogo de tratamientos capilares, la mayoría están hechos con sustancias químicas que pueden resultar agresivas.

Por esta razón, es bueno empezar a probar opciones más ecológicas y libres de detergentes, colorantes y otros compuestos artificiales.

Entre esto nos encontramos con una gran variedad de mejores champús herbales que, por sus propiedades, limpian en profundidad la melena y ayudan a tratar muchos de los problemas que presenta.

Como sabemos, hay quien aún desconoce qué deben contener este tipo de productos.

A continuación vamos a repasar los más beneficiosos para la salud capilar.

¡No te los pierdas!

Ortiga

La ortiga es una planta muy utilizada en los tratamientos para el crecimiento del cabello.

Previene la conversión de la hormona testosterona en dihidrotestosterona(inhibidor de la aromatasa), la cual está relacionada con el problema de caída del pelo.

Asimismo, su uso sobre el pelo puede ser a través de infusión, o bien, mediante la aplicación del aceite esencial que venden en las tiendas herbolarias.

Como resultado, podrás conservar una melena fuerte, voluminosa y libre de problemas como la caspa y la pérdida excesiva.

Ver también: Infusión de ortigas para depurar el organismo

Romero

Esta hierba es una de las más populares en el listado de remedios naturales para combatir la caída del cabello.

Además, sus compuestos activos mejoran la circulación en el cuero cabelludo y nutren los folículos para un crecimiento saludable.

También, está recomendado para prevenir el encanecimiento prematuro, la resequedad y las antiestéticas escamas.

Menta

El aceite esencial de menta es un producto herbal muy antiguo que desde siempre ha servido para equilibrar el pH del cuero cabelludo y evitar la caída.

Ayuda a estimular el crecimiento de los folículos del cabello y regula la producción de aceites para promover el crecimiento.

Incluyéndolo en los champús ecológicos podemos obtener un «extra» de nutrición para mejorar la circulación y fortalecer las raíces.

Aloe vera

El gel de aloe vera o sábila es rico en nutrientes que fortalecen y mejoran la salud del cuero cabelludo.

Tiene una buena cantidad de agua y sustancias antioxidantes que previenen la sequedad y el envejecimiento temprano.

También, regula el balance ácido-alcalino del cabello, por lo que evita la caspa, el exceso de grasa y la caída excesiva.

Este gel abre los poros bloqueados en el cuero cabelludo, lo cual es clave para que crezca sin inconvenientes.

Cola de caballo

La cola de caballo tiene una cantidad importante de sílice, un mineral esencial para combatir el quiebre y adelgazamiento del pelo.

Además, sus extractos se utilizan para la fabricación de productos para las uñas, los huesos y el cabello.

Y es que, gracias a estos, se combate la caída del pelo, la caspa y otros trastornos capilares comunes.

Aguacate

El aguacate se ha convertido en uno de los ingredientes naturales más utilizados por la industria cosmética.

Cuenta con ácidos grasos esenciales, proteínas y vitaminas A y E que le confieren un poder acondicionador y nutritivo para el pelo.

Por consiguiente, la aplicación de su pulpa o del aceite esencial ayuda a embellecer la melena, en especial cuando luce reseca y dañada.

Por si fuera poco, sella las puntas abiertas y regula el pH del cuero cabelludo para mantener el cabello vital y voluminoso.

Tomillo

Las propiedades antisépticas y antibacterianas del tomillo se pueden aprovechar para evitar la proliferación de los hongos que causan la caspa.

Esta hierba natural tonifica el cuero cabelludo, regula la producción de aceites y evita el desarrollo de infecciones.

Te recomendamos leer: Las propiedades antiparasitarias del tomillo

¿Cómo preparar los mejores champús ecológicos para todo tipo de cabello?

Tras dejar claros los beneficios de los mejores ingredientes para preparar champús ecológicos, queremos compartir una sencilla receta para preparar uno en casa sin gastar demasiado.

Sirve para tratar todos los tipos de cabello ya que no causa alteraciones del pH y tiene muchas propiedades para fortalecerlo.

Ingredientes

  • Romero 1 puñado
  • Tomillo 1 puñado
  • Puntas de ortigas frescas 1 manojo
  • 7 cucharadas de jabón duro rallado (70 g)
  • 1 y ½ litros de agua

Instrucciones

  • Primero, coloca el litro y medio de agua en una olla y llévalo a ebullición.
  • Luego, cuando esté listo, agrega las puntas de ortigas, el puñado de romero y el tomillo.
  • Tápalo y déjalo que hierva a fuego lento durante 25 minutos.
  • Pasado este tiempo, separa las hierbas del líquido y añádele el jabón duro rallado.
  • Revuelve todo con una cuchara de madera hasta que el jabón se disuelva por completo.
  • Finalmente, retíralo del fuego, déjalo enfriar y envásalo en un frasco.
  • Úsalo como el champú habitual.

Anímate a optar por los champús ecológicos y comprueba que puedes mantener tu melena hermosa sin correr el riesgo de efectos negativos y siendo amable con el ambiente.

¡Te encantará!

¿Por qué tu pelo necesita champú natural?

Tu navegador no puede mostrar este vídeo

Si usas champús convencionales, seguramente habrás notado que tu pelo está más débil o ha perdido brillo, sobre todo tras el verano, época en la que solemos lavar más habitualmente el pelo para eliminar los restos de sal y cloro. El otoño es una época especialmente delicada para la salud de nuestro cabello, ya que la caída estacional hace que se vea sin vida. Si quieres recobrar el brillo y volumen de tu pelo, puedes empezar por lavártelo con un champú natural que sea 100% respetuoso con tu fibra capilar y sin químicos que pongan en peligro su equilibrio. Con una rutina de lavado detox, tu pelo empezará a eliminar los restos de siliconas y sulfatos, lo que contribuirá a mejorar su aspecto natural, su grosor y brillo, fomentando un crecimiento sano.

Los champús naturales están formulados a base de aceites y hierbas que cuidan el pelo y el cuero cabelludo. Además, no contienen siliconas, colorantes, perfumes o sulfatos que, usados durante mucho tiempo, terminan secando y debilitando el pelo. Gracias a sus propiedades nutrititvas, restablecen el folículo piloso y ayuda a prevenir la caída y la sequedad del cabello. No contiene productos sintético, por lo que es especialmente recomendable en cabello fino o para niños pequeños. Otra de sus ventajas es que los aceites naturales pueden resaltar tu color natural y revitalizarlo.
Si estás interesada en empezar a utlizar champús naturales, te sujerimos algunos de los mejores del mercado para que sepas por dónde empezar:

Válquer – Champú reparación total

ESste champú, a pesar de no contener sulfatos, deja tu pelo totalmente limpio y suelto. Además, reavivan tu cabello gracias a su contenido en caviar y proteínas de seda. Hay un champú para cada necesidad de tu cabello: champú Zero Volume up, para dar volumen al cabello fino, champú ultra hidratante para pelo seco y champú anti-caída stop loss para frenar la pérdida de cabello. Todos ellos están enriquecidos con ingredientes naturales beneficios para tu cabello como el colágeno o la vitamina. Puedes comprarlo en Amazon por 13,54€.

Natura Siberica – Champú para cabello débil

Este champú limpia con delicadeza tu cabello y consigue recuperar su brillo gracias a ingredientes naturales como el aceite de espino, aceite de argán y amarillo de Altái. Repara la fibra capilar y sella el pelo para evitar el efecto puntas abiertas y el encrespamiento. Puedes comprarlo en Amazon por 6,49€.

Alma Secret – Champú SHIKAKAI

Este champú tiene potentes ingredientes naturales como la ortiga, la espirulina, la menta, el romero, el cedro, el limón y la lavanda. Es perfecto para cabellos debilitados que necesitan fortalecer la raíz para aumentar el grosor y controlar la caída. La fórmula se completa con jojoba y coco, ingredientes muy hidratantes que mantendrán tu cabello suave y con brillo. Un cuidado muy completo y natural para tu pelo, basado en ingredientes que sacan provecho de las mejores propiedades que la naturaleza nos proporciona. Puedes comprarlo en Amazon por 22,50€.

Wella Elements – Champú regenerator

Mantiene el equilibrio del cabello y nutre el pelo desde la raíz para regenerar las roturas y la pérdida de brillo. Está indicado para cabellos castigados que no puedan aguantar la acción de productos químicos, como los sulfatos a las siliconas. Contiene hojas del fresno y semillas de ceiba tropical. Puedes encontrarlo en Amazon por 21,80€.

Valquer – Champú Sólido

Libre de parabenos, sulfatos y plástico. Este champú sólido es respetuoso con el medio ambiente, práctico, duradero e ideal para tu pelo. Hay 4 champús diferentes, uno para cada tipo de cabello:

  • Para pelo normal: contiene pepitas de uva y aloe vera.
  • Para cabello graso: con menta piperita y aloe vera.
  • Para toda la familia: con avena y aloe vera.
  • Para cabello seco: con aceite de coco y aloe vera.

>Puedes elegir el tuyo en Amazon por 11,95€.

Descubre: Labios de otoño: los colores de la temporada

Los Mejores Champús Ecológicos y Naturales

Los aditivos químicos presentes en los productos de cosmética capilar son, junto con el calor directo, una de las agresiones más frecuentes y dañinas para nuestro pelo y, a veces, para nuestra salud.

Pásate al champú Ecológico. Ahora ya es sobradamente conocido que los cosméticos convencionales son un cóctel de sustancias químicas, muchas de las cuales representan un riesgo para la salud (mira esta lista de ingredientes tóxicos que habitualmente utiliza la industria cosmética). Sin embargo, parece que no somos tan conscientes de que nuestro cabello, a través del cuero cabelludo, también absorbe esos productos, que pasan al torrente sanguíneo sin barrera de protección alguna.

Lee siempre las etiquetas de los productos de cosmética e higiene. Queremos advertirte de tres de los productos más presentes en los champús que deberías evitar y al final del artículo te recomendamos, los que para nosotras son, los mejores champús ecológicos y sobretodo más naturales.

Los parabenes o parabenos en los champús

El producto químico más conocido son los parabenes o parabenos, que se utilizan como conservantes en cosmética e higiene (especialmente en desodorantes, geles y champús y cremas corporales), y aunque vengan en muy pequeñas proporciones para que no superen la cantidad permitida por la legislación, el riesgo vendría por su acumulación derivada de un uso diario de uno o varios productos de cosmética o higiene que los contengan.

Los parabenos actúan como interruptores endocrinos, que alteran el equilibrio hormonal. También pueden incrementar las alergias en la piel y los problemas de sensibilidad a productos químicos.

El Sodium Lurel Sulfate (SLS) en el champú

Presente en casi todos (por no decir decir en todos) los champús industriales, especialmente los más económicos, porque también es muy barato y tiene una gran capacidad de crear mucha espuma. Existe una percepción equivocada de que a más espuma, mayor limpieza, pero no es así.

Sí es cierto que ayuda a deshacerse de la grasa y por eso se usa para limpiar grasa de motores, charcos de aceite de garajes y restos de aceite en la cocina, pero en el caso del cuerpo humano, también destruye los lípidos naturales que nuestra piel genera para defenderse de forma natural.

El SSL es muy irritante para la piel, para las membranas mucosas y para las vías respiratorias. Tanto, que nos recomiendan que evitemos que entre en los ojos, pero no nos avisan del riesgo de inhalarlo. Muchos de los problemas de sequedad de piel, irritación del cuero cabelludo y caspa se producen por el uso continuo de productos que lo llevan. Es mejor usar Champús ecológicos para evitar este tipo de productos y cuidar nuestro cuero cabelludo

Siliconas en el champú

Se utilizan en productos para el cabello como protectores térmicos, para sellar la cutícula, para dar volumen o para suavizar el cabello. Las distinguirás porque muchas de ellas terminan en ethicone y –oxane, como Dimethicone, Cyclomethicone, Vinil Dimethicone, Cyclotetra, penta o hexa -xiloxane, cetyl dimethicone…

Si no son hidrosolubles, se tienen que retirar con sulfatos, que arrastra la grasa natural del cabello y lo dejan seco y desprotegido. No hidratan, sino que evitan la evaporación, taponando el poro e impidiendo que el cabello y la piel respiren y que se eliminen las toxinas. Afecta al crecimiento del pelo, a su caída y a su debilitamiento y puede producir picores.

Por qué utilizar un champú ecológico u orgánico

La cosmética natural tiene importantes ventajas sobre la cosmética industrial relacionadas con la salud, con el medio ambiente, con el consumo responsable e incluso con el coste económico.

Refiriéndonos concretamente a las ventajas de usar champús ecológicos, porque éstos se elaboran con ingredientes naturales, que no han sido sometidos a pesticidas ni a procesos de elaboración perjudiciales. Para su obtención se utilizan extractos de plantas y aceites naturales que benefician al pelo y al cuero cabelludo:

  • Al no incluir sustancias químicas agresivas, como los parabenos, los sulfatos o las siliconas, los champús ecológicos nos ayudan a reparar los daños causados por el uso continuo de productos de higiene industrial y pueden utilizarse con más seguridad y menos efectos nocivos.
  • Se ha comprobado, además, que previenen la caída y los problemas de sequedad, según los ingredientes que contengan, o regulan la producción de grasa.
  • Los champús ecológicos limpian el cuero cabelludo y regulan el PH, evitando la descamación.
  • Sus componentes antioxidantes estimulan la actividad celular y la de los folículos pilosos
  • Son ecológicos, es decir, no generan daños al medio ambiente al ser, en general, 100% biodegradables
  • Estos champús no estan testados en animales, ni los productos ni sus ingredientes.

Champús Ecológicos en Vidanaturalia

En nuestra tienda Vidanaturalia puedes seleccionar entre diversas marcas del mercado de higiene ecológica cuidadosamente seleccionadas. Pero queremos recomendarte tres marcas concretas que nos parecen francamente interesantes:

Champús ecológicos de Khadi

Tiene Productos naturales y ecológicos originales de la India que mezclan la producción local con técnicas de la medicina ayurvédica.

  • Fabrican excelentes champús, como el Champú de Amla de khadi para el cabello débil, el champú de Hibisco para piel sensible, el champú de Neem como anticaspa, el champú de Nutgrass que regula la grasa o el champú de Rosas para el cabello seco.
  • También bálsamos capilares o aceites capilares (anticaída, anticaspa o Revitalizante)
  • Finalmente, tiene una serie de mascarillas ecológicas para el cabello en polvo polivalentes, como la mascarilla Reetha (nuez de jabón) que puede usarse como gel y como champú y que es ideal para pieles sensibles, reactivas o alérgicas y muy útil como jabón para mascotas; la mascarilla de Amla, que sirve como acondicionador para el cabello ecológicos y como mascarilla facial y corporal, la de Shikakai que es a la vez champú y acondicionador natural, para prevenir las puntas abiertas…

Champús naturales de Urtekram

Es una marca Escandinava que está presente en 36 países, entre ellos en España. Una de las estrategias Urtekram es “ecología pura”. Esto significa que usan tantos productos e ingredientes sin procesar como sea posible. Sus listas de ingredientes son, probablemente, las más breves que puedas encontrar en champús.

Puedes elegir tu Champú Urtekram según tu tipo de cabello, por ejemplo, el champú de Romero, para cabellos finos, Aloe Vera para cabello seco o dañado, Árbol del Té si tienes alguna afección o sensible el cuero cabelludo, el de lavanda, para toda la familia, de Manzanilla si tienes el cabello rubio o el champú sin perfume si tienes la piel sensible o tendente a las alergias. También los niños pueden tener su propio champú Urtekram.

Faith In Nature

Pero si lo que te gusta es precisamente el perfume de un champú en tu cabello y quieres que además sea ecológico, Faith In Nature es tu marca para el champú natural y ecológico y el acondicionador.

El champú Natural de Cedro, específico para hombres, con aceite esencial de cedro y té verde, el de Arbol de Té, para cabello graso o con tendencia a la seborrea, el de Coco, para una máxima hidratación y nutrición, el de Granaday Rooibos, para cabellos secos y quebradizos, de Lavanda y Geranio, para cabello normal y seco, que proporciona sensación de calma y relax, de Romero, de Jojoba, de algas marinas, etc.

Tienes también acondicionadores para el cabello y geles de baño, con increíbles aromas que te cautivarán.

Los 8 mejores champús del supermercado, según la OCU

La OCU ha analizado 14 champús que se venden en el supermercado y en esta lista destacamos los 8 mejores. No obstante la OCU destaca que estos 14 champús que se venden con el reclamo de reparadores, en realidad no lo son, ya que con ese nombre están «prometiendo algo imposible: los champús limpian, cuidan o embellecen el cabello, pero el pelo es una fibra sin vida, que no tiene capacidad de regeneración y no puede ser reparado por ningún champú».

Es un hecho que distintos procesos de nuestra vida cotidiana pueden dañar el cabello: tintes, alisados, el uso de las planchas, lavados poco cuidadosos, cepillados agresivos, el secador… pero también el sol, la sal o el cloro de las piscinas en verano pasan factura a nuestro pelo, que parece dañado, estropeado, sin brillo. Un buen champú puede, además de limpiarlo, ayudar a cuidarlo, pero nunca podrá ‘regenerarlo’ y desde OCU critican el uso de alegaciones como ‘repara’, ‘reparador’, ‘regenera’ o ‘reconstruye’. Este tipo de afirmaciones, que los champús analizados incluyen en su denominación, no deberían utilizarse, pues son imposibles de cumplir y pueden crear falsas expectativas en el usuario.

Una vez aclarada esta cuestión, aquí están los 8 mejores champús, según la OCU:

1.- GLISS ULTIMATE REPAIR

La OCU valora este champú como el mejor en relación calidad-precio de los 14 que han analizado. Así, la puntuación que obtiene el mismo es de 69 sobre 100. Sus puntos fuertes: la eficacia de lavado y su alta valoración obtenida en las pruebas realizadas tanto por profesionales como usuarios.

Precio: 3,19 €

2.- ELVIVE DREAM LONG RECONSTRUCTOR

Este es el segundo champú con mejor puntuación para la OCU tras el análisis realizado. Su eficacia de lavado y los buenos resultados logrados en la prueba de acondicionado del cabello le han hecho merecedor de esta segunda destacada posición.

Precio: 3,49 €

3.- GLISS TOTAL REPAIR SHAMPOO

Tras los dos mejores champús, llega este de GLISS. En el análisis ha logrado un 68 sobre 100-. La OCU destaca su eficacia.

Precio: 3,90 €

4.- GARNIER ORIGINAL REMEDIES. REMEDIO DE ARCE

La OCU ha dado a este champú un 66 sobre 100 y destaca del mismo que es uno de los mejores posicionados en cuanto a impacto medioambiental con un 74 sobre 100. Destaca por estar hecho con Savia de Arce y aceite de Almendra.

Precio: 3,30 €

5.- CIEN (LIDL) REPARADOR PROFESIONAL

«Compa maestra». Con estas palabras define la OCU ha este champú con Keratina de la cadena LIDL, que ocupa la quinta posición del ranking y obtiene una puntuación de 64 sobre 100.

Precio: 1,79 €

6.- PANTENE PRO V REPARA & PROTEGE

La marca Pantene entra en la lista en la sexta posición con un 64 sobre 100 de puntuación. Este champú ha destacado en el análisis por su eficacia en el lavado.

Precio: 3,92 €

7.- HERBAL ESSENCES BIORENEW REPARA ACEITE DE ARGAN DE MARRUECOS

El champú de Herbal Essences ha logrado un 64 sobre 100. En su etiquetado destacan que tinen 0% de colorantes y que ha sido elaborado con aceite de Argán de Marruecos. Como el resto, destaca que su acción «reparadora2, que como hemos comentado anteriormente la OCU denuncia que no es tal, por lo que es engañoso para el cliente.

Precio: 4,32 €

8.- AUSSIE REPAIR MIRACLE

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *