0

Mejores días para quedar embarazada

¿Cuáles son los mejores meses para quedarse embarazada?

Si tu pareja y tú estáis planeando un embarazo, ¡atentos a esto! Quizás os convenga esperar unas semanas, para empezar a intentarlo. ¿Por qué? Según un estudio de la Universidad de Parma, julio y agosto son los mejores meses para buscar el embarazo.

Para el estudio, se analizaron datos de más de 5.000 hombres en el Hospital de la Universidad de Parma.

¿Cómo afecta la estacionalidad al cuerpo?

El estudio, publicado en la revista Cronobiología Internacional, demuestra que estos dos meses son los óptimos para buscar el embarazo. La razón es que la movilidad de los espermatozoides es mayor que durante el resto del año; especialmente comparado con los meses más fríos del invierno. Aunque no está del todo claro, parece que la causa puede deberse a un aumento de los niveles de testosterona y otras hormonas que contribuirían a mejorar la movilidad del esperma. Estas hormonas se encuentran en mayor proporción durante los meses calurosos y en menor durante los de invierno, por lo que existe una relación directa entre ambos.

Razones no científicas por las que son los mejores meses

Pero además de la búsqueda de una mejor fertilidad, hay otras razones más triviales, pero no menos importantes. Un embarazo en julio o agosto lograría evitar el calor del verano en los meses finales del embarazo. El calor se siente mucho más fuerte durante el embarazo, por lo que la sensación puede ser agobiante y agotadora; aún más de lo ya habitual. Hay que tener en cuenta que, si durante el embarazo el cuerpo se inflama, el calor solo contribuye a que este efecto se multiplique.

Este verano será vuestro momento si estáis buscando traer un pequeño nuevo miembro a la familia. Aunque todos sabemos que cualquier mes del año es bueno para celebrar una nueva vida, son datos al menos curiosos, ¿no os parece?

Si ya has pasado tu embarazo, cuéntanos ¿en qué mes te quedaste embarazada? ¿cómo lo viviste?

¿Cuál es la mejor época para quedar embarazada?

La futura mamá esperando el nacimiento de su bebé

En la mayoría de los casos, la mujer decide quedarse embarazada cuando tiene una estabilidad económica, profesional y en su vida amorosa, donde la llegada del bebé no le supondría una inestabilidad. Se prepara todo con tiempo: el cuarto del bebe, la ropa, el nombre…

Pero desde que la mujer se incorporó al trabajo, la cosa ha cambiado. Ahora, incluso se planea cuándo es la mejor época para quedarse embarazada y se calcula aproximadamente en que meses sería más fácil recibir al bebé.

Ni el calor ni el frío excesivo es bueno para el embarazo

Si su menstruación es irregular, si se adelanta o se retrasa con facilidad, calcúlelo dependiendo de los días de retraso o adelanto. Por ejemplo, si su menstruación le viene en un ciclo menstrual de 26 días, su época más fértil para quedar embaraza sería aproximadamente 10 días antes de su regla.

Sabiendo esto, podrá saber qué momento es el más idóneo para empezar a buscar su bebé. Además, existen posturas a la hora de llevar a cabo las relaciones sexuales y que favorecen notablamente a la hora de quedar embarazada. Por ejemplo, aquellas en las que la mujer esté acostada boca arriba o con las piernas alzadas hacia arriba. Esto provoca que los espermatozoides puedan llegar con más facilidad al óvulo y que no haya pérdidas de semen por el camino.

La climatología influye en el embarazo

Pros y contras

El siguiente paso para las mamás precavidas, es saber cuál es la mejor época para la gestación y para quedar embarazada. Por regla general depende de la climatología, el exceso de frío o de calor no suele llevarse bien estando embarazada. Existen pros y contras a la hora de quedarse embarazada en diferentes épocas del año. El exceso de sudoración del verano provoca heridas en las embarazadas por el roce y el frío del invierno acentúa las estrías y provoca que la piel, especialmente de la barriga, se levante.

Otoño y primavera, las mejores estaciones para las embarazadas

Además, las mamás trabajadoras buscan los meses del año donde puedan tener periodos largos vacacionales, para evitar tener que estar trabajando durante todo los meses de gestación, aunque los últimos meses, las mamás se suelen dar de baja.

La primavera y el otoño las mejores épocas para quedarse embarazada

Mejor época del año

La mejor época del año para quedarse embarazada, entendiendo esto como los meses para dar a luz sería el trimestre que corresponde al otoño, es decir en septiembre, octubre y noviembre. También durante la primavera, es decir en abril y mayo. En estas estaciones el clima es neutro y ayudará a encontrarse más cómodas y a evitar consecuencias externas que provocan el calor o el frio.

Además, en estas estaciones aún se va con ropa que tapa la mayor parte del cuerpo, lo que le podrá permitir a la futura mamá a disimular la barriga y poder ponerse zapatos que recojan más el pie, hecho importante a la hora de caminar con el peso de la barriga y evitar las tan odiosos dolores de espalda del embarazo.

¿Cuál es la mejor época del año para quedarme embarazada?

La mayoría de las parejas hoy intentan estructurar su vida sobre pilares sociales, económicos, familiares y fundamentalmente laborales. Dentro de esta organización, también se encuentra el momento de la búsqueda de un bebé .
Esta premisa, aunque lógica, en algunas ocasiones puede ser peligrosa, porque no en todas las relaciones, va a conseguirse el embarazo en el momento esperado. Por tanto, es mejor darse un cierto margen de acción para alcanzar la gestación.

Existen muchas circunstancias que pueden condicionar la búsqueda de un embarazo en un periodo determinado del año. Claro ejemplo, son aquellas parejas que intentan que la fecha probable de parto sea en verano, para así ampliar la época de vacaciones, bien porque tienen más hijos, o bien, porque pueden asociar el mes de vacaciones, ampliando así el tiempo en el que los papás pueden cuidar a su recién nacido. Al igual que todas aquellas profesiones que en los meses de verano no tienen actividad laboral.

Por otro lado, hay parejas que lo que buscan es evitar los meses de verano durante la última época del embarazo, puesto que se incrementan los riesgos de deshidratación, síncopes por cuadros de hipotensión, edemas de miembros inferiores, sensación de pesadez o, simplemente, por la incomodidad de las futuras mamás.

No obstante, esta «programación» del momento de gestación y del parto, es muy particular, puesto que existen personas que lo que buscan es parir en la época calurosa, para así evitar el gran gasto económico que supone la ropa de invierno o disminuir, de este modo, el riesgo del recién nacido de padecer procesos infecciosos debido al frío que comienza en el periodo otoñal.
Embarazo y desempleo
En la situación actual que vivimos en la sociedad, esta época de crisis, existen muchas parejas que se encuentran, algún miembro de la misma, en situación de desempleo. En muchas de ellas, la búsqueda de la gestación esperada debe demorarse por cuestiones económicas; aunque hay otros casos en los que, si la mujer está en paro, encuentra la ocasión ideal para poder cuidarse durante el embarazo y, posteriormente, estar con su bebé, sin necesidad de precisar colaboración familiar o de algún centro infantil.

Como resumen, cada pareja es un mundo: son ellos, exclusivamente ellos dos, los que saben el momento más idóneo para buscar este plan común. En ocasiones, se podrán tener todos los parámetros controlados, pero en la mayoría de las veces no, y surgirá el embarazo cuando tenga que surgir.

Cuando una mujer desea quedarse embarazada, a menudo, se pregunta cuál sería el mejor momento para lograrlo. Entonces surgen dudas tales como: ¿Cuáles son los mejores días para intentar concebir?, ¿Qué factores biológicos debemos tener en cuenta?, entre otras.

Aspectos biológicos a tener en cuenta

Para lograr un embarazo no basta con desearlo. Recordemos que el organismo, aún cuando se encuentra en perfectas condiciones, obedece a sus propios ritmos y no precisamente a los deseos que pretendemos imponerle.

Cada mes el cuerpo femenino se prepara para la ovulación. De esta forma se da la continuación de la especie. Si en la fase postovulatoria el ovocito liberado se fertiliza (en las siguientes 12-48 horas),el ciclo menstrual se interrumpe.

Un espermatozoide fecunda un óvulo y esto da lugar a la formación de un cigoto que progresivamente se convertirá en un embrión y, luego, se desarrollará hasta convertirse en un feto. A esto se le conoce como gestación.

¿Cuáles son los mejores días para quedarse embarazada?

En primer lugar, para quedarse embarazada, una mujer debe considerar los siguientes aspectos:

  1. Edad.
  2. Estado de salud (físico y mental).
  3. Fase del ciclo menstrual.
  4. Calendario de fertilidad (aproximado).

Si bien es cierto que NO está recomendado obsesionarse con los cálculos de los días fértiles, posturas y demás aspectos, es necesario tenerlos en cuenta.

Recordemos que somos responsables por nuestra salud y, por tanto, para lograr un embarazo normal,lo mejor será que nos cuidemos.

Cuando una pareja busca tener un hijo lo más importante es conocer bien el propio cuerpo y no presionarse. Muchas veces las mujeres se imponen metas y se obligan a sí mismas a cumplir con una planificación rigurosa que luego resulta contraproducente, dado el estrés que implica.

Por consiguiente, un bebé llegará cuando tiene que llegar. La concepción no puede someterse a una planificación estricta.

Los mejores días para quedarse embarazada son aquellos en los que, coinciden varios factores, de manera espontánea. No obstante resulta comprensible que se desee informarse mejor acerca de los aspectos mencionados anteriormente como una forma de aproximarse a la meta.

El ciclo menstrual

Los días en los que una mujer tiene mayores posibilidades de quedarse embarazada no son siempre los mismos. Sin embargo es posible guiarse por los siguientes parámetros del ciclo menstrual para hacerse una idea aproximada.

  • Entre el primer día después de la menstruación y décimo siguiente, no hay muchas probabilidades de embarazo. ¿Por qué? porque el cuerpo está en proceso de formación del próximo óvulo.
  • Aunque el óvulo es liberado en un día específico, esto no quiere decir que el único día en que puede ser fecundado. Entre el día 12 y el día 17 después de la menstruación es cuando sucederá la ovulación.
  • Durante la ovulación la mujer experimenta un ligero aumento en la temperatura, el moco cervical y otros síntomas reconocibles.
  • Si por alguna razón crees que perdiste la oportunidad de quedar embarazada en este ciclo, recuerda que los espermatozoides pueden permanecer hasta 72 horas a la espera del óvulo, si es que este aún no ha sido liberado.
  • También puede suceder que el óvulo liberado permanezca unas 48 horas más a la espera de ser fecundado. Si esto no llegara a pasar en este periodo, entonces es cuando comenzará a viajar hacia el útero.
  • Existen muchos casos en los cualeslos periodos de espera pueden variar; es por eso, que podemos ver situaciones de embarazo fuera del tiempo estimado.

Aumentar las posibilidades

Es importante reconocer cuáles son los síntomas de que estás en tus días fértiles y darte una oportunidad. Pero debes saber que hay algunos de los síntomas presentes en los días más fértiles pueden confundirse con otras cuestiones tales como:

  • Estrés.
  • Cuadros febriles.
  • Efectos de algún fármaco de uso cotidiano.
  • Entre otros.

Por lo tanto, aunque las señales pueden ser las mismas, el origen puede ser distinto. Es importante que tengas esto muy presente para que no te sientas mal en caso de que no consigas quedarte embarazada al primer intento.

El cálculo de tus días fértiles no es totalmente preciso, pues el ciclo menstrual puede variar. Aunque lo más común es que sea de 28 días, el promedio puede ser de 26 a 32 días.

Por otra parte, se recomienda mantener una buena comunicación con la pareja y tener una postura relajada con respecto al tema de la concepción. Después de todo hay que disfrutar del proceso y no enfocarse solo en la meta.

Muchos factores externos contribuyen a mejorar tu fertilidad, como la buena alimentación y la implementación de hábitos saludables. La fertilidad está estrechamente relacionada al equilibrio emocional y la disposición mental para realizar cambios importantes.

Para el ginecólogo Enrique Pérez de la Blanca, jefe del servicio de Reproducción Asistida del hospital Quirónsalud Málaga, cualquiera de las propuestas es buena si es lo que a la pareja le apetece. “Yo no pondría ninguna pauta aparte de tener relaciones sexuales. No obstante, lo que sí es un error es esperar al día bueno por pensar que cuanto más volumen de esperma se eyacula, mejor. Para ese entonces, el semen habrá empeorado”, dice el médico. La doctora Paisano precisa: “Una muestra de semen después de cinco días de abstinencia puede suponer una disminución de los parámetros de calidad seminal”.

Pendientes del calendario

Además de la frecuencia, es importante saber cuáles son los días más fértiles. Todos los ginecólogos consultados coinciden en que las probabilidades más altas de concebir se alcanzan «el día anterior a la ovulación”. El momento clave es «el día 14 del ciclo de la mujer, pero la realidad es que es difícil saber cuando ovula. Un mes puede hacerlo el día 9 otro el 15», advierte el obstetra Carbonero. Incluso puede que “un ovario esté menstruando y el otro ovulando”, añade Molero, lo que Gosálvez ejemplifica: «existen casos de mujeres que se han quedado embarazadas nada más terminar el periodo”. Para este doctor, un síntoma que indica el momento adecuado es “el flujo preovulador, que durante estos días gana consistencia y tiene apariencia de clara de huevo”.

También hay que tener en cuenta las fases de la eyaculación. El médico Alfonso de la Fuente opina que la primera fracción «es la que mejor calidad tiene, por eso es importante que sea esta la que se produzca en el interior de la vagina». A partir de ese momento, “calculamos que aproximadamente a los dos minutos los espermatozoides han llegado a la trompa, así que todo lo que se haga después no va a mejorar el resultado”. Pasado este tiempo, la doctora Molero aconseja no preocuparse «si sale semen de la vagina. Se trata de plasma seminal y ahí no irán los espermatozoides encargados de la fecundación».

Pérez de la Blanca y Yolanda Paisano relajan aún más las normas anteriores: “En principio, una pareja joven que tenga relaciones un par de veces a la semana, no tiene que estar pendiente de reloj ni calendario. Lo que se recomienda es tener relaciones frecuentes sin mirar si se está en periodo fértil o no. El 80% de las parejas que no tienen problemas de fertilidad habrán logrado el embarazo en el primer año”.

No se puede olvidar el placer

Sin embargo, no hay que desesperarse si el deseado embarazo se retrasa: “Cada mes, la posibilidad de embarazo en una pareja sana no pasa del 30 o del 32%”, afina Alfonso de la Fuente. Los expertos coinciden en que, aunque se tenga el embarazo como objetivo, el sexo tiene que seguir siendo sinónimo de placer. «Y mejor evitar, en lo posible, leer más de la cuenta, hacerse tests de ovulación, que acaban siendo poco fiables, o tomarse la temperatura para intentar predecir algo que solo la naturaleza puede concretar. Establecer días, horas y posturas lo único que hace que aumente la presión y la ansiedad».

“El placer facilita la fecundación porque durante la fase de orgasmo se producen contracciones que ayudan a que el espermatozoide llegue al óvulo”, cuenta Francisca Molero. Pero más allá de la cuestión fisiológica, recomienda “no obsesionarse con el tema, porque así dificultamos la tarea”. Hay que dejar espacio al deseo, la espontaneidad y la diversión porque “la actividad sexual en el ser humano no solo es reproductiva. Cada vez más, es como si tuviéramos que tener una agenda y una calculadora, y hay cosas que es mejor no controlar. Las reglas estrictas en cuanto al sexo pueden arruinar una pareja”, advierte. ¿Y cuáles son las posturas más recomendables? En esto, la doctora es tajante: «Las que favorezcan la intimidad».

Puedes seguir Buenavida en Facebook, Twitter, Instagram o suscribirte aquí a la Newsletter.

El método del calendario te ayuda a predecir tus días fértiles al hacer un seguimiento de la duración de los ciclos menstruales durante varios meses.

¿Quieres aprender a darle seguimiento a tu fertilidad? Localiza un Centro De Salud →

¿Cómo se usa el método del calendario?

Antes de que puedas usar el método del calendario como anticonceptivo, debes hacer un seguimiento de la duración de tus ciclos menstruales durante, al menos, 6 periodos. Puedes hacer esto con un calendario común o con una aplicación.

Así es como se hace: Marca el primer día de tu periodo menstrual (este es el día 1). Después marca el primer día de tu periodo menstrual siguiente. Cuenta el total de días entre ciclos (es decir, entre el primer día de cada periodo menstrual).

Debes registrar, al menos, 6 ciclos, pero registrar algunos más es aún mejor. Por ejemplo:

Primer día del periodo menstrual

Cantidad de días del ciclo

Primer día del periodo menstrual

Cantidad de días del ciclo

20 de enero

12 de mayo

18 de febrero

9 de junio

18 de marzo

9 de julio

16 de abril

5 de agosto

Si todos tus ciclos duran menos de 27 días, el método del calendario no será preciso para ti.

¿Cuáles son los días infértiles para tener relaciones sexuales con el uso del método del calendario?

Para predecir cuál será el primer día fértil (cuando puedes quedar embarazada) en tu ciclo actual, haz lo siguiente:

  • Busca el ciclo más corto en tus registros anteriores.
  • Réstale 18 al número total de días de ese ciclo.
  • Cuenta esa cantidad de días desde el día 1 de tu ciclo menstrual actual y marca ese día con una X. (Incluye el día 1 al contar).
  • El día marcado con una X es tu primer día fértil.

Por ejemplo, si tu ciclo más corto es de 26 días, resta 18 de 26; te quedan 8. Luego, cuenta 8 días a partir del día 1 (el primer día de tu periodo menstrual). Si el día 1 fue el 4 de ese mes, marca el 11 con una X. Por lo tanto, el 11 es el primer día fértil de ese ciclo, y debes dejar de tener sexo vaginal ese día o usar otro método anticonceptivo.

Para predecir cuál será el último día fértil de tu ciclo actual, haz lo siguiente:

  • Busca el ciclo más largo de tu registro.
  • Réstale 11 al número total de días de ese ciclo.
  • Cuenta esa cantidad de días desde el día 1 (el primer día de tu periodo menstrual) de tu ciclo actual y marca ese día con una X. (Incluye el día 1 en tu cuenta).
  • El día marcado con una X es tu último día fértil.

Por ejemplo, si tu ciclo más largo es de 30 días, resta 11 de 30; te quedan 19. Luego, cuenta 19 días a partir del día 1. Si el día 1 fue el 4 de ese mes, marca el 22 con una X. Por lo tanto, el 22 es el último día fértil de ese ciclo; puedes comenzar a tener sexo sin protección al día siguiente.

El método del calendario solo predice cuáles son los probables días infértiles y fértiles; no puede decir con exactitud cuándo eres fértil. En consecuencia, es difícil de usar si todos tus ciclos no tienen siempre la misma duración, y no lo puedes usar en absoluto si todos tus ciclos tienen menos de 27 días.

El método del calendario es más eficaz cuando lo combinas con otros métodos de observación de la fertilidad, como el de la temperatura y el del moco cervical.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *