0

Mermelada de moras

Receta de Mermelada de moras

Ingredientes

  • 1 kg de moras
  • 400 gr de azúcar
  • zumo de medio limón

Elaboración de la receta de Mermelada de moras:

Limpia y lava las moras. Ponlas en una cazuela con el azúcar y el zumo de limón y déjalas reposar unas horas.

Pon la cazuela a fuego medio y deja hervir unos 35-40 minutos, removiendo de vez en cuando y retirando la espuma.

Cuando la mermelada esté lista, retírala del fuego y, si se desea una textura más fina, se puede triturar con la batidora o el pasapurés.

Rellena los tarros de cristal previamente esterilizados con la mermelada y ciérralos bien. Ponlos boca abajo y mantenlos así durante 24 horas para que hagan el vacío. Otra opción para hacer el vacío es meter los botes en una cazuela al baño maría y dejarlos unos 30 minutos desde que el agua rompa a hervir. Después, déjalos enfriar y sécalos. De este modo, la mermelada se conservará perfectamente durante unos meses.

Cómo esterilizar los tarros de cristal:

Antes de rellenarlos de mermelada, se deben esterilizar para evitar contaminaciones. Para ello, se deben introducir en una cazuela con agua hirviendo durante 10-15 minutos. Después, se escurrirán y secarán bien, tratando de no tocar el interior de los botes.

Escoger las moras:

Las moras son muy delicadas y soportan mal el transporte, el calor y las manipulaciones. Por eso, lo más recomendable es recolectar uno mismo las moras siempre que sea posible. Se deben escoger las moras enteras y brillantes, descartando las moras blandas y sin brillo.

Otra opción son las moras congeladas, cada vez más habituales en las grandes superficies. En este caso, se dejarán reposar junto con el azúcar y el zumo de limón unas 6 horas, para que puedan descongelarse y macerar.

Moras: cómo conservarlas y recetas
La mora es una fruta del bosque que madura a finales del verano y principios de otoño. No te pierdas estos trucos sobre cómo comprar y conservar las moras y diferentes recetas con esta fruta.

Las moras son particularmente deliciosas. No sé se es por su sabor particular, por su forma tan atractiva, su color oscuro, no sé, pero me encantan. Creo que por eso esta fruta me parece perfecta para convertirla en mermelada, una rica mermelada de moras.

En los supermercados siempre tienen mermelada de moras, y de hecho es casi tan popular como la mermelada de fresas o la de durazno.

Sin embargo, creo que mejor que comprarla, es prepararla en casa. Porque además, hacer mermelada de moras es muy fácil.

Lo recomendable para hacer esta dulce delicia es que uses moras fresquitas, si pudieras recogerlas tú mismo sería mejor.

Con esta rica mermelada puedes untar rebanadas de pan, croissants, bizcochos o incluso comértela directamente con la cuchara 😛

Receta de mermelada de moras

Mira, vamos a ser sinceros, las mermeladas llevan mucha azúcar en su preparación, así que no te escandalices cuando veas los ingredientes acá abajo 😛

4.23 de 9 votos

Mermelada de mora

Una extra-dulce receta que es muy fácil de hacer. Plato Dips, mermeladas… Cocina Casera Keyword receta facil Tiempo de preparación 1 hora Tiempo de cocción 45 minutos Tiempo total 1 hora 45 minutos Raciones 8 Calorías 45kcal Autor Daniel

  • 1 kg de moras frescas
  • 500 gramos de azúcar
  • El jugo de 1 limón

Elaboración paso a paso

  • Limpia bien las moras con abundante agua, especialmente si las recogiste tú mismo.
  • Lava hasta que el agua no bote impurezas.
  • Pon las moras entera, o picadas por la mitad si quieres, en una olla junto al azúcar y el jugo del limón.
  • Tapa y refrigera en la nevera durante 1 hora.
  • Ahora simplemente extrae la olla de la nevera y ponla a fuego medio para que se cocinen las moras. Tapa y revuelve de vez en cuando.
  • Cuando hayan transcurrido unos 40-45 minutos ya tendrás lista tu mermelada de moras.

Ahora sólo debes dejar que se enfríe a temperatura ambiente.

El próximo paso es envasarla.

Si quieres que tu mermelada de moras dure más tiempo almacenada, tienes que envasarla al vacío en recipientes de vidrio esterilizados con tapa. Esto lo puedes hacer fácilmente.

Primero lava bien y hierve los tarros. Echa la mermelada en cada uno de los envases y tapa bien.

Mete lo envases en una olla grande donde quepan cómodamente, llena con agua hasta la mitad y pon a hervir con tapa. Este es el proceso conocido como Baño de María.

Puedes ver el vídeo a continuación para que entiendes claramente el procedimiento. Es muy fácil.

Una vez esterilizada tu mermelada de moras, déjala que se enfríe a temperatura ambiente nuevamente antes de meterla en la nevera.

Listo, disfruta de una rica mermelada de moras casera.

¿Te gustan las mermeladas? Prueba la deliciosa mermelada de higos.

Ahora que tienes un nuevo súper poder culinario no necesitarás ir al supermercado a comprar más mermeladas. Pero no seas malo, permite que otras personas obtengan esta habilidad, comparte esta receta en tus redes sociales 🙂

Otras recetas que puedes preparar:

  • Aprende cómo hacer masa quebrada para tartas y quiches.

La mejor manera de disfrutar de la fruta de temporada durante todo el año es preparando mermelada casera natural. Así que hoy te voy a enseñar a preparar una deliciosa mermelada de mora de una forma rápida y fácil para que puedas disfrutar de este fruto todas las mañanas durante el desayuno sin importar la época o mes del año en el que nos encontremos. La mermelada de mora es una de las mermeladas que más rápido se prepara, ya que adquiere consistencia bastante rápido.

Autora: Beatriz Torres / Elaboración: 5 minutos / Cocción: 30 minutos / Total: 35 minutos

Ingredientes:

– 600 g de moras
– 300 g de azúcar
– 1 limón

Instrucciones:

1. En primer lugar, para preparar esta increíble receta, hay que lavar bien las moras.

2. Después lavamos un limón, lo partimos por la mitad y exprimimos sólo la mitad.

3. Una vez hecho esto, añadimos en una cacerola los 600 g de moras lavadas, el zumo/jugo de medio limón y 300 g de azúcar blanco (si lo preferimos, también podemos utilizar azúcar moreno). Ponemos la mezcla a cocer a fuego lento durante unos 30 minutos hasta que la mermelada adquiera consistencia. Mientras se cuece, es recomendable ir removiendo de vez en cuando para evitar se pegue. Si transcurridos 30 minutos todavía no ha espesado, podemos dejarla en el fuego 5 o 10 minutos más.

4. Una vez la mermelada haya espesado, apagamos el fuego. Ahora podemos optar por pasar la mermelada por la batidora o por el pasapurés para eliminar los bultos que hayan podido quedar, aunque yo prefiero no pasarle la batidora porque me gusta encontrarme trozos de mora en la mermelada.

5. Por último, hervimos un par de botes de cristal en una olla grande y vertemos la mermelada de mora en su interior. Hay que tener mucho cuidado porque la mermelada todavía quemará bastante. Hay que llenar los botes lo máximo posible (sin superar el límite de la rosca). Ahora los cerramos bien y los ponemos boca abajo. A la mañana siguiente, ya podremos darles la vuelta.

6. ¡Hemos terminado! Ahora puedes guardar esta deliciosa mermelada de mora casera en un lugar fresco, seco y alejado de la luz solar. La mermelada de mora puede conservarse durante unos seis meses sin abrir fuera del frigorífico. Sin embargo, una vez abierto, es recomendable guardar el bote en el frigorífico para que se conserve adecuadamente.

El otro día me traían de Huelva estas hermosas moras, cuando las vi pensé, son perfectas para hacer una mermelada de moras casera. Las moras son un fruto que como las pipas empiezas a comer y no paras, muy usado en repostería y sobre todo en mermeladas y confituras.

Cómo hacer mermelada casera

Tengo que reconocer que las mermeladas son mi perdición mermelada de moras, mermelada de calabaza, de naranja, de fresas, me encantan todas ellas. Unas más que otras claro está, pero tambien influye con que las voy a acompañar, en tostada, con queso, con alguna carne o asado, las mermeladas tienen mil usos y por eso me gustan tanto. Mezcladas con algún bizcocho casero son increíbles y cierto es que no siempre las hago, tengo alguna que otra marca preferida porque una no siempre tiene tiempo para estar metida en la cocina pero bueno cuando tienes esta fruta tan especial merece ser preparada para darle luego un buen uso. Por cierto si eres fan de lo hecho en casa, no te pierdas lo que tiene Claudia&Julia para hacer mermeladas, seguro que te encanta.

Para hacer una buena mermelada hay que tener en cuenta algunos aspectos:

– Seleccionar la fruta: para hacer una buena mermelada la fruta debe estar madura pero no pasada, esto es importante para que conserve su sabor. Dependiendo de la fruta seleccionada podemos aderezar o potenciar el sabor con especias, con alcohol como el kirsch o ron, con caramelo, con otras frutas de sabor más intenso. El color de nuestra mermelada podemos reforzarlo tambien como en el caso de la de melón a la que podemos añadirle algunos frutos rojos o moras.

– Fruta de temporada: es la mejor opción para que nuestra mermelada tenga el mejor sabor, ya que sus ingredientes están en plena temporada de producción. En este caso las moras serían para septiembre pero bueno gracias al cultivo de invernaderos podemos encontarlas fuera de temporada. El calendario sería a grandes rasgos el siguiente:

– El azúcar: el azúcar juega un papel primordial en nuestra mermelada, es el factor primordial en su conservación. Por regla general se usa el mismo peso de azúcar que de fruta, pero esto puede variar dependiendo de la fruta que usemos. Todo va a depender si la fruta es rica en agua, en este caso podemos aumentar la cantidad de azúcar. Si por el contrario la fruta como en el caso de la manzana o membrillo son ricas en pectinas, la cantidad de azúcar podemos disminuirla.

Si la proporción de azúcar es demasiado reducida o si no cocemos lo suficiente podemos correr el riesgo de una mala conservación o hasta fermentación de esta. Algo que yo suelo hacer mucho es sustituir parte del azúcar por miel, de esta manera reduzco calorías y aporto un toque de sabor diferente.

– Cocción: tenemos que mantener la cocción a una temperatura constante, por debajo de una cierta temperatura nuestra mermelada quedaría líquida y por encima se quemaría. Siempre es mejor mantener una temperatura media y remover para evitar que se pegue.

– Conservación en tarros: normalmente una vez que nos ponemos a hacer mermelada hacemos en gran cantidad. Por ello es importante saber como conservarla:

  • Lavar nuestros botes y esterilizarlos en una olla durante 10-15 minutos de cocción. O si ponéis el lavavajillas os servirá como esterilizador.
  • Ponerlos boca abajo para que se escurran, no secarlos.
  • Con la ayuda de una cuchara verter la mermelada. Si la ponemos con los botes aún calientes perfecto, si ya se han enfríado metemos una cuchara metálica y verter poco a poco sobre ella la mermelada, con esto evitamos el cambio brusco de temperatura.
  • Tapamos los tarros seguidamente y ponemos boca abajo para que haga el vacío.
  • Etiquetamos con la fecha de elaboración y guardaos en un lugar fresco, seco y protegido de la luz.
  • Una vez abierto el bote guardaremos en el frigorífico para conservarla.

Ingredientes para la mermelada de moras

  • 1kg. de moras
  • 800gr de azúcar
  • 100gr de miel
  • Zumo de un limón
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla

Elaboración de la receta

  1. Dejamos macerar las moras junto el azúcar y el zumo del limón en un bowl grande durante 12 horas. Removemos de vez en cuando.
  2. Ponemos en un cazo al fuego las moras maceradas en azúcar y el zumo del limón y llevamos a ebullición hasta disolver el azúcar si aún le queda.
  3. Añadimos la miel y cocemos durante 20-30 minutos a fuego lento
  4. Con ayuda de una cuchara de palo, removemos y vamos aplastando la fruta para deshacerla.
  5. Una vez pasado este tiempo y que la fruta ya esté lista es el momento de embotar. ¿Cómo sabemos si está lista? Bueno muchas veces a ojo es suficiente porque se ve como al remover ya está espesa y otra es meter un plato en el congelador durante unos minutos, poner una cucharada de mermelada sobre él una vez frío y si pasados unos minutos tocamos y está cuajada, nuestra mermelada está lista.
  6. Si no te gusta encontrar las semillas de las moras en la mermelada, solo tendrás que pasar por el chino para eliminarlas y te quedará una consistencia mas fina. Hazlo rápido para que no se enfríe, incluso una vez echo vuelve a ponerla al fuego un minuto.
  7. Embotamos y seguimos los pasos de conservación.

5.0 from 1 reviews Mermelada de Moras Tiempo de preparación 13 Horas Tiempo de cocinado 30 Minutos Tiempo total 13 Horas 30 Minutos Autor: Raquel Carmona Romero Tipo de receta: Tradicional Ingredientes

  • 1kg. de moras
  • 800gr de azúcar
  • 100gr de miel
  • Zumo de un limón
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla

Instrucciones

  1. Dejamos macerar las moras junto el azúcar y el zumo del limón en un bowl grande durante 12 horas. Removemos de vez en cuando.
  2. Ponemos en un cazo al fuego las moras maceradas en azúcar y el zumo del limón y llevamos a ebullición hasta disolver el azúcar si aún le queda.
  3. Añadimos la miel y cocemos durante 20-30 minutos a fuego lento
  4. Con ayuda de una cuchara de palo, removemos y vamos aplastando la fruta para deshacerla.
  5. Una vez pasado este tiempo y que la fruta ya esté lista es el momento de embotar. ¿Cómo sabemos si está lista? Bueno muchas veces a ojo es suficiente porque se ve como al remover ya está espesa y otra es meter un plato en el congelador durante unos minutos, poner una cucharada de mermelada sobre él una vez frío y si pasados unos minutos tocamos y está cuajada, nuestra mermelada está lista.
  6. Si no te gusta encontrar las semillas de las moras en la mermelada, solo tendrás que pasar por el chino para eliminarlas y te quedará una consistencia mas fina. Hazlo rápido para que no se enfríe, incluso una vez echo vuelve a ponerla al fuego un minuto.
  7. Embotamos y seguimos los pasos de conservación.

3.3.3077 *Información sacada de Larousse Gastronomique Quieres compartir ?

Mermelada de moras casera, con o sin pepitas

Hay muchos productos que podemos comprar ya elaborados pero tienen una serie de ventajas si se preparan en casa, por ejemplo las salsas y las mermeladas. La principal es que así controlas los ingredientes que llevan, también es muy importante destacar que las puedes dejar a tu gusto y por supuesto se añade la satisfacción de haberlas preparado en casa.

Esta receta de mermelada de moras casera es muy sencilla de preparar y además te doy indicaciones para poder dejarla con o sin las pepitas ya que hay a quien le resultan molestas (me incluyo). Eso si, la mermelada queda buenísima, con un sabor potente a moras y es ideal prepararla cuando podemos cogerlas silvestres, hacia el final del verano (agosto y septiembre), aunque suelen encontrarse en los supermercados ya casi durante todo el año.

Puedes mantenerla en nevera varias semanas (no sabría decir cuantas porque en casa vuela) pero también puedes prepararla para conserva en botes esterilizados e incluso congelarla. Utilízala como prefieras, ya sea sobre la clásica tostada de mantequilla o con unas tortitas para el desayuno, o incluyéndola en canapés de patés y quesos e incluso en hamburguesas, ensaladas, salsas para carne, dulces y tartas.

Otras preparaciones que pueden tener un uso similar a esta mermelada son la mermelada de higos o brevas casera, la mermelada de tomate casera y muy fácil, el dulce de membrillo casero o carne de membrillo, el coulis de fresa casero o la compota de manzana casera, con (o sin) azúcar.

Y en cuanto a los usos, encajarían fenomenal sustituyendo al membrillo en estos crujientes de queso brie y pasta filo con dulce de membrillo casero. También puede sustituir a la miel en recetas como el queso fresco con miel y nueces (mel i mató) o ser la parte dulce que acompaña a unas riquísimas tostadas con queso Camerano e higos frescos aliñados, sustituir la cebolla caramelizada de estas hamburguesas caseras con queso de cabra, acompañar de forma fantástica unas tostadas con queso fresco casero o poner un toque dulce en estos blinis de nueces y albahaca con requesón y tomate seco. Y por supuesto, en el magret de pato con salsa de frambuesas se puede utilizar esta mermelada pero más diluida con agua para que quede fluida.

También podría darle un toque ideal a ensaladas como la burrata con ensalada de higos, piñones y vinagreta de albahaca o la ensalada de canónigos con queso de cabra, frutos secos y vinagreta de miel. También va genial con postres, por ejemplo coronando esta deliciosa tarta de queso al horno o una clásica panacota o panna cotta italiana.

Ingredientes para preparar mermelada de moras, con o sin pepitas:

  • 500 gr de moras, ya sean recién recogidas o compradas.
  • 200 gr de azúcar blanco o moreno, el que prefieras.
  • El zumo de 1/2 limón (en torno a 40-50 ml).
  • 100 ml de agua.

Preparación, cómo hacer la receta de mermelada de moras, con o sin pepitas:

  1. Lava muy bien las moras, retira cualquier ramita u hoja que puedan tener y ponlas en la olla en la que vayas a preparar la mermelada.
  2. Exprime el limón y cuela su zumo para que no contenga semillas.
  3. Echa en la olla el azúcar, el zumo de limón y el agua y déjalo todo junto reposar 1 hora.

    Dejamos reposar juntos los ingredientes de la mermelada de moras

  4. Enciende el fuego para que esté a temperatura media y en cuanto la mezcla empiece a hervir baja la temperatura para que esté suave y deja que se cocine entre unos 40 minutos.

    Empezamos a cocinar la mermelada de moras

  5. Este tiempo sirve para esta cantidad de mermelada ya que si preparas más o menos tendrías que cocinarla un tiempo diferente, sobre todo si hablamos de cantidades muy grandes.
  6. Mientras se cocina ve retirando la espuma que se forma por encima con una espumadera.

    Así queda la mermelada de moras antes de triturarla

  7. Aparta la olla del fuego y tritura la mezcla con una batidora de mano directamente en la olla a velocidad baja durante unos minutos (siempre que no tenga una capa antiadherente, si es así deberás colocar la mezcla en otro recipiente para triturarla).
  8. Pasa la mezcla por un pasapurés, chino o colador para retirarle las pepitas. Yo te recomiendo hacerlo porque hay muchísimas, pero es algo opcional. También puedes utilizar un colador que permita dejar pasar algunas pepitas.
  9. Si la mezcla obtenida es muy líquida siempre puedes devolverla a la olla y cocinarla unos minutos más para que espese, aunque debes tener en cuenta que cuando se enfría se espesa más.
  10. Antes de que se enfríe guárdala en recipientes de cristal. Te recomiendo realizar el proceso de conserva o bien guardarla en varios tarritos y congelarlos. En nevera aguanta mucho tiempo, no sabría decir cuanto pero varias semanas seguro.

Dificultad: fácil

Conserva la mermelada con las indicaciones que he dado más arriba. Si la sueles utilizar a menudo puedes preparar de una vez más cantidad y así tener para todo el año aprovechando el final del verano que es cuando se pueden encontrar moras, aunque ahora suele haber casi todo el año a la venta.

Para mi no hay mayor disfrute con la mermelada que untarla sobre una tostada con mantequilla o con queso crema, es uno de esos desayunos sencillos que me encanta. Eso si, esta mermelada concretamente es muy versátil para ser utilizada en otras preparaciones, por ejemplo de relleno o cobertura de tartas y dulces como las magdalenas o las tarta de queso. También en recetas saladas, ya que se puede utilizar en canapés, acompañando a quesos o incluyéndola en cualquier estupenda salsa para carnes hecha con sus jugos o similar y queda estupenda, por ejemplo se me ocurre que con pato es una maravilla. La uses como la uses, siempre está de auténtico… ¡escándalo!

Variaciones de la receta de mermelada de moras, con o sin pepitas:

Son pocas las variaciones que se pueden introducir en una receta así, quizás la principal sea la de las pepitas. Personalmente me resultan muy molestas así que procuro colarla todo lo que puedo para que no las tenga.

Si quieres aromatizarla de forma diferente siempre puedes incluir ralladura de algún cítrico como lima, limón, naranja o pomelo, e incluso especias como cardamomo, anís estrellado o canela.

Consejos:

Si preparas una gran cantidad de una vez puedes guardarla en varios recipientes en la nevera o en el congelador para ir consumiéndola o incluso regalarla.

Es importante que la vigiles en los minutos finales para que no se seque demasiado ya que una vez guardada y fría se compacta un poco más y sería una pena que después costase utilizarla para untarla.

El final de verano y el comienzo del otoño nos trae a los mercados nuevos productos de temporada: los melones, sandías, melocotones, ciruelas, etc van dando paso a otros ricos frutos como las moras, que encuentran ahora su mejor momento para el consumo. Una verdadera delicia, pequeña en tamaño pero enorme en sabor que puede dar lugar diversas recetas: tartas, mousses, jaleas, licores, mermeladas… Y precisamente una rica mermelada de mora es la receta que hoy te vamos a enseñar a preparar paso a paso:

  • Para 1 kilo de moras necesitarás: 1 kg de azúcar y 1 limón.
  • Quita los pedúnculos a las moras y pónlas en un recipiente de tierra, cristal o loza; espolvorea con azúcar y deja en maceración una noche.
  • Al día siguiente, vuelca el contenido del recipiente en la cacerola donde harás la mermelada y añade el zumo del limón.
  • Caliéntalo hasta que hierva y mantenlo hirviendo 5 minutos.
  • Pasa todo por un tamiz y vuelve a poner el almíbar al fuego, dejándolo hervir otros 5 minutos.
  • Vuelve a meter las frutas y repite esta operación tres veces.
  • Quita la espuma que queda por encima, retíralo del fuego y pásalo a tarros esterilizados. Tápalos al día siguiente.
  • Es importante que la cuezas en tres veces, si la cueces de una sola vez, harás que las moras pierdan todo su jugo y sólo le quedarían simientes en almíbar.

MÁS SOBRE LAS MORAS…

  • Para su recolección hay que elegir las de color negro brillante y, una vez en casa, guardarlas en el frigorífico. Así se conservarán en condiciones óptimas unos 3 días.
  • Recuerde que las moras son recomendadas en las dietas de adelgazamiento dado su bajo aporte calórico (obviamente, si se consmen en estado natural).
  • La infusión de hojas de mora salvaje (rubus fructicosus) es buena para hacer gárgaras y combatir las anginas.
  • Aunque su uso más habitual se da en repostería, esta fruta también se convierte en contrapunto perfecto para recetas saladas: platos de cordero, cerdo, pato, carnes de caza o, por ejemplo, como exótico toque para acompañar los más exquisitos foies.
  • Cuando está madura tiene propiedades laxantes y depurativas por lo que ayuda a mejorar el tránsito intestinal así como a eliminar toxinas del organismo.

¿Tienes algún truco para preparar la mermelada casera de moras? Participa en nuestro Foro de cocina.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *