0

Mi amiga se casa

Tu amiga te ha pedido que leas en su boda, ¿verdad?

Creías que te ibas a librar, pero no. Lógicamente ella quiere que seas partícipe de su día y tú en el fondo también quieres, pero esos nervios escénicos pueden contigo.

Aún faltan unos meses para el gran día, te da tiempo a prepararte: pensar en lo qué vas a decir, escoger las palabras exactas, plasmar todo en el papel y practicar, sobre todo practicar.

Por muy acostumbrada que estés a hablar en público, ese día estarás hecha un manojo de nervios, y aunque no lo estés en los momentos previos, una vez salgas delante de tu amiga y su futuro marido, lo estarás.

Ponerte delante de los novios y decirles lo que sientes es muy emocionante y, tanto tú como los novios, con los sentimientos a flor de piel, no vais a poder controlar las lágrimas.

Así que, una vez asumido que vas a hablar y vas a llorar (sí ¡y mucho!), vamos con consejos concretos para que todo salga a la perfección:

  • Prepáralo con tiempo. No lo dejes para el último momento. Escribir algo que realmente represente vuestra amistad conlleva un tiempo. Además, si lo haces en las últimas semanas con el caos que se vive y los nervios, no conseguirás escribir algo profundo. Cuanto antes empieces, mejor.
  • Hazte un esquema cronológico y apunta los momentos más importantes. ¿Cómo y cuándo os conocisteis? ¿Qué pensaste de ella? ¿Cuáles fueron vuestras primeras vacaciones juntas? ¿Qué pensaste cuando conociste a su futuro marido? ¿Alguna anécdota divertida? ¿Qué sentiste cuando te dijo que se casaba?
  • A la hora de redactarlo no te apures. No tiene que ser una narración literaria perfecta. Únicamente tienen que salir a la luz los mejores momentos de vuestra amistad y qué significa su amistad para ti.
  • Si salir a hablar te causa muchos nervios y vas a pasar muy mal rato, únete a alguien. ¿Tiene hermanas? ¿Alguna amiga especial más? ¿Tu pareja puede acompañarte?
  • ¿Intentas escribir y no te sale nada? ¿Tienes mil y una historias pero no sabes cómo plasmarlas en el papel? Entonces lee. Lee a otras chicas como tú, toma prestadas frases para empezar, utiliza algún párrafo de un libro que le guste o usa una estrofa de una canción que signifique mucho para ella.
  • No te obsesiones con que un discurso tiene que durar más o menos tiempo. Di lo que tengas que decir, dilo bonito y dilo de corazón.
  • Dale un toque de humor. No es necesario hacer de la lectura un drama. Si tenéis una historia divertida juntas, aprovéchala y cuéntaselo a los invitados. Esto quitará un poco de hierro al asunto.

Aunque cada boda, cada discurso, cada novia y cada amiga son diferentes, hoy compartimos uno de los discursos más bonitos que nos ha tocado leer, por si os puede servir de inspiración:

Bienvenidos,

Antes de nada agradeceros a todos el estar hoy aquí. Especialmente a los novios.

Hoy celebramos un gran día, porque se unen dos personas que se quieren y que desean compartir su vida juntos: x e y.

Amiga, no sabes lo mucho que me emocioné al verte con ese vestido, estabas y estás preciosa y tu rostro expresa alegría y felicidad. Agradezco que hayas contado conmigo durante este camino y que me hayas tenido en cuenta para poder participar de este bonito día.

Cuando éramos pequeñas, nos preguntábamos como sería nuestra vida, soñábamos con nuestra casa, imaginábamos nuestra boda e idealizábamos cómo serían nuestros hijos.

Media vida compartiendo historias, evolucionando, planeando, decidiendo y equivocándonos también.

Y ahora aquí estamos, amiga, a punto de que inicies una nueva etapa en tu vida.

Conozco a x de hace bastantes años, un día se me encendió la bombilla y pensé que quizás podría congeniar con mi amiga. Les presenté y fuera como fuese surgió el amor. Enseguida se notó la enorme conexión que había entre ellos.

Y hasta hoy, que van a celebrar el día de su boda.

No quiero alargarme mucho, expresar en unas líneas lo contenta que me siento por vosotros es prácticamente imposible. Sólo decir que os deseo lo mejor, que esta promesa que hoy os hacéis, habréis de mantenerla y con paciencia, respeto, ternura y comprensión tendréis que alimentarla para que crezca.

Deciros también, que aquí tenéis una amiga, que os acompañará en esta aventura que hoy comienza.

Hablo por mí, y seguro que por el resto de personas que hoy nos acompañan, diciendo que os deseamos toda la felicidad del mundo y que disfrutéis hoy y siempre de vuestro amor.

Os quiero.

No todas las relaciones de pareja necesitan dar el paso del matrimonio, pero las que lo hacen esperan que sea un día especial e inolvidable. Y en una boda los protagonistas son los novios, cierto, pero también todas esas personas invitadas y cercanas con las que han querido compartir ese momento mágico. Si necesitas una carta discurso a una amiga que se casa, te ayudamos con alguna idea. Luego tú añades lo que te dicte el corazón.

Un discurso para la boda de tu mejor amiga

Bienvenidos y gracias por estar aquí.

Gracias a los novios que han querido compartir con todos nosotros este momento tan importante y mágico. Porque lo que está ocurriendo aquí hoy no deja de ser magia, la magia del amor.

Conozco a Sara prácticamente desde que nacimos. Desde el primer momento hemos compartido ese tren de la vida con otras personas que se han ido subiendo y bajando. Nosotras dos siempre hemos hecho el recorrido juntas. En ese viaje hemos soñado juntas, nos hemos confesado nuestros secretos y nuestras aspiraciones. Desde pequeñas hemos imaginado de mil maneras cómo iba a ser nuestra vida y os puedo asegurar que en ninguna de nuestras películas aparecía el matrimonio.

Por eso sé que esta boda es de verdad, que no es un paso que los novios estén dando por convencionalismo, sino porque de verdad sienten que quieren estar más unidos de lo que ya están. Y porque para ellos esta boda es una forma de decirnos a todos los que nos quieren que son felices.

Esta boda es una lección para todos nosotros. Un toque de atención para esos escépticos del amor y un rayo de esperanza para los que un día dejaron de creer. Este matrimonio es una prueba de que la magia del amor existe. De esa magia que es capaz de hacer que dos personas independientes quieran darse la mano para ser compañeros de vida. Y caminar juntos.

También estamos todos nosotros en su camino, por esto nos han reunido hoy aquí. Y nuestra función es creer en ellos, en su historia y llenarnos de felicidad por su amor. Tampoco estaría mal darles las gracias porque ellos, hoy, nos han demostrado que todo es posible si hay amor. Querida Sara y flamante esposo, os deseo una larga historia de felicidad.

Amarnos perfectamente imperfectos

Nely, ha llegado el gran día… El día en el que te veo preciosa caminando hacia el altar para dar un increíble paso más allá en tu vida, y el día en el que se me llenan los ojos de lágrimas al sentir una indescriptible felicidad por alguien que forma parte de la pequeña familia, que uno decide tener en su vida a pesar de no compartir la misma sangre, hablo evidentemente de los amigas. ELLAS! Incondicionales y fieles regalos que nos da la vida… TÚ… y mi suerte de tenerte como amiga.

“Nelypu”, en este día tan especial, quiero hacerte una confesión, SÍ! UNA CONFESIÓN! Debo confesarte que yo, no creo en el príncipe azul, de hecho… Tampoco creo en el amarillo, ni en el verde, ni en el rosa… Ni mucho menos creo en “La mujer 10”. Pero sin embargo, creo y creeré por encima de cualquier otro tipo de fe, en el AMOR, creo en la emoción de comenzar a conocer a alguien, que hace que todo nuestro cuerpo se revolucione y produzca eso que llaman “mariposillas en el estómago”, creo en el hecho de que a todas y cada una de tus damas de honor, se nos salten hoy las lágrimas al oírte decir “Sí quiero”, creo en la transformación de la mirada y en el brillo de los ojos que aparece de forma extraordinaria cuando nos enamoramos, y sobre todo, creo fielmente en el más fascinante de todos los acontecimientos; ELEGIR AMARNOS PERFECTAMENTE IMPERFECTOS.

¿Cómo se puede explicar esto? Pues pongo un sencillo ejemplo; Enfadarte con tu pareja a las 15:30 porque no ha limpiado el baño y pensar firmemente “No le pienso dirigir la palabra hasta pasado mañana!!!!” y entablar una conversación de lo más natural a las 16:45, porque simplemente ya no te acuerdas del motivo por el cuál estabas enfadada”.

Estaréis de acuerdo conmigo en que éste, es exactamente el lado más sorprendente del amor, conocer las imperfecciones de la persona con la que hemos elegido estar, y seguir eligiendo cada día a esa persona, porque preferimos un millón de veces amar sus imperfecciones, que prescindir de ellas. Es el punto exacto donde el enamoramiento se convierte en auténtico amor, el momento de plenitud en el que uno reflexiona y afirma: “Puedo vivir sin ti, poder, puedo, pero la cuestión es que sencillamente no quiero”.

Hace unas semanas, una de nuestras amigas, de la pequeña familia “de sangre postiza” que como dije antes hemos creado, me sorprendió con una gran verdad, ella me dijo: “Hay miles de hombres en el mundo compatibles contigo”, Y a priori, sentí frustración por esta afirmación pero, si nos paramos un segundo a pensar en ello, es cierto, hay miles de personas compatibles con nosotros en este mundo, pero la auténtica maravilla comienza cuando nosotros ELEGIMOS estar para siempre con una sola de esas personas, y esa persona elige estar con uno de nosotros…Es entonces donde comienza todo… las mariposas en el estómago, desear decir “Sí quiero”… el brillo en los ojos al escuchar la canción “Bendita la Luz”. Tú elegiste a Isma, y él te eligió a ti, y esto ocurrió porque sin duda, no podrías en este mismo instante, tener a alguien a tu lado, cogido de tu mano, que sonriera del mismo modo que lo hace él, al verte sonreír a ti. Isma y Nely, nos habéis hecho hoy a todos nosotros, este perfecto regalo, el placer de verles juntos sonreír. Y por ello, GRACIAS!!! Gracias porque este enlace, dibuja también sonrisas en cada una de nuestras caras. Les quiero!

¡Se casa mi mejor amiga! Consejos para estar a la altura en su boda

Siempre hay una boda que sientes como la tuya propia, y esa es la de tu mejor amiga. Cuando una amiga te cuenta que se casa, te da un vuelco el corazón y te sientes casi tan feliz como si te fueses a casar tú misma. Si has estado en esta posición, estarás de acuerdo con nosotros en que la boda de tu mejor amiga se siente de manera especial. Y, si todavía no ha sido así, los consejos que vamos a compartir contigo hoy te serán muy útiles para cuando llegue ese momento.

Apóyala.Tu función más importante durante la boda de tu mejor amiga es ser su mano derecha y quitarle esos nervios que la van a perseguir desde los preparativos hasta el día B. Ofrécele tu ayuda incluso antes de que ella te la pida, te lo agradecerá toda la vida. El mejor regalo que puedes hacerle es encargarte de algo que veas que le está impidiendo disfrutar de la organización de su boda.

Cuida tus palabras.Es importante ser sincera en todas aquellas cuestiones que te plantee tu mejor amiga sobre su boda: el vestido, el ramo, el lugar de la ceremonia… Debes hablarle con honestidad pero siempre con las mejores palabras posibles. Recuerda que aunque tú te decantases por opciones completamente diferentes, no quiere decir que para la boda de tu amiga la suya no sea la más acertada.

Sorpréndela. Para rebajar un poquito los nervios que tendrá antes y durante el día de la boda, puedes hacerle algún detalle que le saque una sonrisa. Desde un regalo muy personal que la acompañe y le dé suerte ese día hasta una sorpresa mucho más marchosa para la boda de tu mejor amiga: una coreografía con el resto de invitadas para bailarle a los novios durante el banquete. Este tipo de detalles te aseguramos que no los olvidará nunca y le hará mucha ilusión saber que has dedicado una parte de tu tiempo a organizar algo tan especial para ella.

Mantente tranquila.Uno de los retos más difíciles para ti, será mantener la calma por las dos. Aunque por dentro estés igual de nerviosa que ella y no puedas evitar sentir los mismos hormigueos que está sintiendo, tienes que mostrar de ti misma una imagen serena que la haga sentir cómoda y segura. Es más, tú debes tener mil ojos y ver cosas que a ella ese día le será imposible por todo lo que tiene en la cabeza y por la ilusión: desde arreglarle la cola de su vestido, acompañarla a retocarse para que esté fantástica para las fotos, hasta ayudar a los pequeños pajes si ves que se despistan. Si ella ha delegado en ti debe saber que no se te va a pasar nada de nada.

La boda de tu mejor amiga será uno de los momentos que siempre recordarás y, lo más importante es que vivas con intensidad cada segundo de ese día y que ella sepa que te tiene a su lado. Ella es tu amiga, tu confidente, tu gran apoyo y prácticamente, una hermana. Y para las hermanas, tan solo se desea lo mejor. ¿Un secreto?

Desde Lledó encant os ayudamos a crear magia en el día de vuestra boda y siempre tenemos personas de confianza de los novios que nos piden ayuda a la hora de preparar sorpresas o de colaborar con la boda y nosotros estamos encantados de colaborar en que ese día sea inolvidable.

Fotografía: Frank Palace

Llega una edad, diferente en cada cultura y situación geográfica, en la que todas las mujeres a tu alrededor empiezan a casarse. Una rachita de 2 años aproximadamente donde todas las conversaciones giran alrededor de anillos, bodas y luego, hijos.

Una de mis mejores amigas me habló un buen día para anunciarme que estaba comprometida, una de las llamadas que más nos emocionan en la vida y que te hacen gritar de felicidad por el teléfono.
Y me pidió un gran favor: ir a la Expo Tu Boda para juntar información sobre bodas en playa. Ella vive en Cd. Juárez y le era imposible venir así que me di a la tarea de recorrer los pasillos de una expo increíble buscando folletitos y cotizaciones para la boda de una de las mujeres más importantes de mi vida.

Los primeros 8 stands que recorrí dije la verdad: “no es mi boda, se casa mi mejor amiga” y entonces recibía esa mirada de compasión mezclada con tristeza y asombro mientras una palmadita en la espalda y un tono condescendiente me hacían sentir cucaracha, siendo que yo no tengo ningún conflicto al respecto.

Para el 9º local ya me había adueñado de la boda con tal de no tener que recibir la mirada de lástima con la que todos tratan de hacerte sentir bien porque no eres tú la que se casa, si no tu afortunada mejor amiga que por fin encontró al gran amor de su vida mientras tú te dedicas a recolectar información para su evento.

En cierto momento de la vida muchas de las mujeres que nos rodean deciden casarse. Varios estudios sugieren que entre los 24 y los 28 años hay un fenómeno de hormonas matrimoniales y muchas parejas deciden casarse y tener hijos, así que se viene una rachita de bodas y luego bautizos que se vuelve a repetir entre los 32 y los 35.

Si tu eres de las que no tiene prisa por casarse, tengas novio o no, estas etapas siempre pegan. No importa si tú estás feliz con tu carrera, con tu vida, con tus ideas… el momento de ponerle el velo a tu mejor amiga siempre te hace reflexionar.
Para que estas rachitas matrimoniales no acaben con tu buen humor y te manden a tirarte en el sillón como Bridget Jones, te tenemos 3 consejos súper simples:

1. Respira


Antes de voltear a morderle la cabeza al individuo que te ve con cara de lástima… Respira. Recuerda que es muy fácil juzgar sin saber, creer que todas vivimos bajo las mismas convenciones sociales y actuar en consecuencia. Toma siempre las cosas de quien vienen, sobre todo si los comentarios u observaciones son de personas que no te conocen o saben poco sobre tu vida.

2. Recuerda tus objetivos


Existen muchas razones por las que no estás casada, o en proceso de. Cada mujer tiene las suyas y pueden ir desde motivos profesionales hasta principios personales. Si tú tienes claro cuáles son tus objetivos en la vida no debe importarte el que todas las mujeres a tu alrededor tengan anillos en el dedo.

Tengo amigas que llevan 5 años con sus novios y están totalmente convencidas de que él es el amor de su vida pero saben que no es el momento de casarse. Tengo otras amigas que están solteras porque han decidido no conformarse hasta encontrar al hombre de sus sueños. Otras muchas tienen como meta ser profesionistas exitosas antes de casarse… cada una de nosotras sabe qué busca en la vida, y mientras tú lo sepas, que el mundo a tu alrededor juzgue como quiera.

También tengo otras amigas cuya meta en la vida era casarse y ser madres. Las que ya lo han hecho se sienten realizadas y todas las mujeres que estamos a su alrededor nos sentimos felices por ellas y disfrutamos enormemente su compañía, la de sus esposos y las de sus hijos.

3. Ríete de las cosas


Cuando alguien te haga un comentario, te vea con esa mirada molesta, o te dé una palmadita en el hombro… Sonríe. No hay nada mejor que tomarte las cosas con filosofía y humor, y aceptar que tu forma de ver las cosas no siempre irá conforme a las de los demás pero justamente en eso se basa la magia de la vida. Qué aburrido que todos pensáramos y actuáramos igual.

No importa si es tu abuelita la que te cuenta como a tu edad ella ya tenía 5 hijos, o si es tu madre quien te ve con cara de preocupación porque no tienes novio, o es el vendedor de la expo Tu Boda que te sonríe a medias porque piensa que estás triste… Ríete de la situación porque a final de cuentas tu vida es tuya, tus decisiones te pertenecen y lo que te llegue al altar, o no, será tu propio camino.
Fuente: http://www.actitudfem.com/amor-y-pareja/tu-cuerpo/cuidate/como-sobrevivir-la-boda-de-tus-amigas

Pareja

Tu mejor amiga en el mundo entero te acaba de dar la gran noticia: se casa. Intentas sentirte feliz por ella, pero en el fondo sientes una ola de celos que te hacen difícil esta tarea. No eres la primera, ni serás la última en experimentarlo. Si estás al principio de este proceso, estas son algunas de las sensaciones que es perfectamente normal que tengas:

  • No esperabas que te llegara tanto. Estás genuinamente sorprendida de las emociones que han salido a flote tras enterarte del “notición”. Te sientes como una niña pequeña que no consiguió el juguete que quería. Aunque sabías que cuando llegara este momento sería agridulce, no tenías idea de que iba a remover tantas cosas en tu interior.

  • Parece que todo el mundo comienza el resto de su vida, excepto tú. Te encuentras en la etapa donde todas tus amigas se casan y algunas ya hasta tienen bebés. Aunque estás en una relación estable, sabes que todavía estás lejos de que suenen campanas de boda para ti. Puede ser que antes no te hayas visualizado en el camino “tradicional”, pero ahora resulta que cada vez te dan más ganas de hacerlo.

  • Te sientes avergonzada de sentir celos, pues tu amiga está realmente feliz. Nunca la habías visto tan segura de algo y tan emocionada. Te llama para consultarte cada decisión que tenga que ver con la planeación de la boda. El lugar, las invitaciones, el vestido, las flores, el fotógrafo… prácticamente ejerces como wedding planner. Siempre has querido que tu amiga sea feliz, y no es que tú no estés contenta con tu vida, pero hay algo en estar tan involucrada con el evento que te hace sentir culpable por tus sentimientos encontrados.

  • Tienes miedo de que la amistad cambie. Es tu amiga más cercana desde que tienes memoria y, para ser honesta, temes que la dinámica de su relación no sea la misma. Estás consciente de que ahora toda su energía estará enfocada en planear el gran día y en su futuro esposo. Te preocupa que ya no tendrá tiempo para ti y tus problemas, aunque suene egoísta.

  • Sabes que tendrás que superar estos sentimientos. Como su mejor amiga, te toca estar a su lado y apoyarla al 100 en todo el proceso. Te esperan despedidas de soltera y todo tipo de preparativos para la boda. Trabajas en trascender toda esa envidia y estar disponible emocionalmente para no tener más que buena vibra para dar. ¡Ánimo! Lo puedes lograr.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *