0

Mi consulta psicologica

Tabla de contenidos

De este modo, elige 5 o 6 especialidades (como mucho) y defínelas teniendo en cuenta de qué tratan, qué beneficios le aportan a un paciente, qué problema concreto soluciona a tu paciente, cómo los llevas a cabo, cuánto cuesta, cuál es el proceso en terapia, etc.

5. Estudia a tu competencia

Una vez tengas claro los servicios que vas a ofrecer y antes de ponerte a investigar a la competencia, te aconsejo que realices un Análisis DAFO de tu negocio y de este modo, conocer tus puntos fuerte y débiles, así como las posibles amenazas u oportunidades que puedan existir en el mercado.

Ahora que ya sabes de qué pie cojeas y cuáles son tus mayores virtudes, es hora de investigar y analizar lo que hacen otros psicólogos que ofrecen los mismos servicios que tú.

Para hacerlo, puedes usar diferentes canales. Haz búsquedas en Google o en Facebook teniendo en cuenta los servicios que ofreces (“superar la depresión”, por ejemplo) o el lugar en el que vives (“psicólogo en X”). Del mismo modo, puedes investigar en directorios de psicólogos o visitar las páginas amarillas para que no se te escape nadie.

Elabora una lista con tu competencia y describe (de forma sencilla) sus puntos positivos y negativos. La finalidad de este punto no es acabar con tu competencia, sino usar lo que sabes de ella a tu favor y de este modo, destacar.

6. Establece el formato para los servicios

¿Haces terapia online? ¿la harás presencial? ¿acudirás a domicilio? ¿o harás una mezcla de las anteriores?

Este aspecto, es bastante obvio, lo sé.

Sin embargo, es recomendable que lo definas correctamente, dado que a la larga, te ahorrará tiempo y preguntas innecesarias. Se trata de decidir el formato de cada uno de los servicios que vas a ofrecer.

Quizás quieras hacer la terapia de grupo de forma presencial, pero el trabajo con dificultades de aprendizaje en niños prefieras hacerlo a domicilio.

Te aconsejo que indiques en cada uno de los servicios la modalidad o modalidades en las que se puede llevar a cabo ese servicio concreto.

7. Establece un paciente ideal para cada servicio

Supón que ofreces un servicio de tratamiento de adicciones ¿a quién dirigirás tu comunicación? ¿a la persona que tiene el problema de adicción o a algún familiar o amigo de la persona que lo sufre? En el caso de un problema de TDAH, ¿te diriges a los padres o al niño/a que lo sufre?

Saber a quién diriges tu comunicación y por tanto, tus servicios de terapia, es lo más importante de todo este proceso. Si no llegas a la persona interesada en los servicios que ofreces, no podrás conseguir pacientes.

De este modo, será fundamental que orientes tus servicios en función de las necesidades de tus pacientes y de lo que ellos demanden. Para hacerlo, puedes preguntar, hacer encuestas, investigar en google, o preguntar a los seguidores de tus redes sociales por sus intereses, por ejemplo. Por supuesto, ten en cuenta su edad, sexo, aficiones, hábitos, etc.

8. Fija precios y/o tarifas de cada servicio

Fijar precios es una de las mayores dificultades a las que se enfrenta todo profesional de la psicología. ¿La razón? Supongo que tendrá que ver con el carácter vocacional y poco mercantil que tiene esta profesión.

No obstante, no debemos olvidar que una consulta de psicología también es un negocio y como tal, requiere de ingresos para mantenerse a flote.

A la hora de fijar precios cada persona es un mundo, pero a modo general, te aconsejo que tengas en cuenta:

  • Entorno en el que atiendes
  • Nivel económico de tus pacientes ideales
  • Gastos que tengas cada mes
  • Tipo de servicio que ofrezcas
  • Otros

Por otro lado, evita ofrecer una primera sesión gratuita, dado que, sobre todo en las ciudades, los pacientes acuden a terapias gratis a modo de prueba para saber qué les pasa y no para hacer terapia.

Personalmente, te recomiendo que escojas otros métodos como la “sesión informativa gratuita de 20 minutos” o el “bono de 5 sesiones con un descuento”. De este modo conseguirás que vayan a terapia y no perderás el tiempo ni el dinero.

9. Cumple todos los Requisitos Legales

Por supuesto, a la hora de emprender en psicología será fundamental que cumplas con los requisitos para montar una consulta de psicología. Estos son necesarios para poner en marcha tu consulta si eres sanitario:

  • Estar en posesión del grado (o licenciatura) en Psicología.
  • Darse de alta en el Colegio de Psicólogos correspondiente.
  • Contratar un Seguro de Responsabilidad Civil.
  • Darse de Alta en el Registro de Centros, Servicios y Establecimientos Sanitarios.
  • Obtener un Certificado o Firma Digital.
  • Cumplir con la Normativa de Protección de Datos.
  • Darse de Alta en Hacienda.
  • Darse de en la Seguridad Social.

10. Invierte en Publicidad y Marketing

El buzoneo no funciona. El boca a boca es una técnica eficaz en zonas pequeñas o cuando un negocio lleva años funcionando. Las tarjetas y los flyers no son tan efectivos como cabría esperar. Tus amigos y amigas sólo te ayudarán a compartir en Facebook los primeros días. Si no inviertes en publicidad o en marketing no conseguirás un volumen y una regularidad de pacientes aceptable y por tanto, tu negocio acabará por hundirse.

Siento ser tan drástico, pero la experiencia (y muchos casos que he podido ver de cerca) me han demostrado que quien no invierte en publicidad, no consigue resultados.

Por esta razón, te recomiendo que empieces a trabajar en tus redes sociales; mejorar tu posicionamiento SEO; prepara campañas de Facebook Ads o de Google Adwords; escribe contenidos atractivos y que interesen a tu público; escribe publireportajes en revistas; pon en marcha una newsletter; etc.

Y aquí es donde está la clave de la cuestión: ¿qué tipo de problemas vas a solucionar?

Para poder responder a esta pregunta, primero tendrás que decidir y definir lo qué haces, porque si tienes claro lo qué haces será más fácil que puedas explicárselo a tus posibles pacientes y por tanto, tendrás más posibilidades de que te elijan como terapeuta.

Error 5: No conocerte en profundidad

Este error tiene mucho que ver con el error anterior. Si no tienes un alto nivel de autonocimiento, será realmente difícil que puedas definir bien tu especialidad.

En mi caso, no fui consciente de este error hasta que pasaron los años. Sin embargo, mirando atrás, me doy cuenta de lo importante que hubiera sido conocer mis fortalezas y mis debilidades. Como se suele decir, nadie es perfecto y por supuesto, no existe ni el psicólogo ni la psicóloga perfectos.

Si conoces tus puntos fuertes y tus puntos débiles, podrás potenciar los primeros y minimizar los segundos. No obstante, la clave se basa en la aceptación, dado que es esta la que te llevará a un autoconocimiento más profundo.

Cuando realmente aceptas algo, te encuentras en una posición mucho más ventajosa para cambiarla. De este modo, si eres una persona que se implica demasiado con sus pacientes y llegas a aceptar que es uno de tus puntos débiles, será más sencillo que lo puedas cambiar.

Se que siempre se dice que “en casa del herrero, cuchillo de palo”, pero eres psicóloga/o y sabes perfectamente que pasos has de dar para profundizar y potenciar tu autoconocimiento. Por eso, mi consejo es que pruebes en tus propias carnes aquello que inculcas a tus pacientes.

RyanMcGuire /

Error 6: Obviar o no conocer a fondo a tu competencia

En el mundo de la empresa, no basta con que te conozcas a ti misma/o. Has de conocer, o mejor dicho, has de tener un gran conocimiento sobre quién es tu competencia, cuáles son sus puntos fuertes, sus puntos débiles, sus propuestas de valor…

La competencia la forman todos aquellos profesionales de la psicología que ofrecen los mismos servicios que tú. De este modo, si tú haces terapia infantil, tu competencia la formarán aquellas psicólogas y psicólogos infantiles de tu ciudad. En este caso, aquellxs que no hagan terapia infantil, no serán tu competencia y por tanto, podrían convertirse en grandes aliados.

Es importante que conozcas muy a fondo a tu competencia, “si sabes a lo que te enfrentas, sabrás como defenderte”.

Imagínate que en tu ciudad, una psicóloga de TCA y tú sois los únicos que ofrecéis este servicio. De repente, la otra psicóloga decide hacer una oferta en la que ofrece un 30% en esta terapia durante dos meses. Es muy probable que si no conoces tu propuesta de valor y/o la de tu competencia, no sepas como reaccionar antes tal evento o que ni siquiera seas consciente de que estás perdiendo pacientes por esta causa.

Error 7: Querer hacerlo todo

Cada día es más habitual oír hablar de la multitarea y de lo importante que es saber hacer de todo y/o dominar muchas áreas de conocimiento para poder poner en marcha una empresa y que esta funcione.

Sin embargo, la realidad no es tan sencilla. Una empresa requiere de mucha especialización y en ella se realizan cientos de tareas diferentes y lo cierto es que, en el mejor de los casos, puede que domines una docena de ellas, pero nada más.

Por esta razón es importante que tengas “a mano” a profesionales especializados y que cuentes con ellos para realizar las tareas que sean necesarias. Lógicamente, esto tendrá un coste para ti, pero a la larga, merecerá la pena.

A lo largo de mi carrera profesional, dediqué múltiples esfuerzos a aprender mucho de todo, y así no depender de nadie. Pensaba: “así sólo dependeré de mi y encima, me ahorraré una pasta”. El caso es que dominaba casi todas las tareas que se requieren en una empresa. Sin embargo, la mayor parte de esas tareas las hacía, como suele decir mi padre, “tarde, mal y a rastro”.

Ahora lo veo con perspectiva y pienso que si hubiera delegado más aún en lo profesionales adecuados me hubiera ahorrado mucho tiempo, no me habría llevado tantos sustos y sobre todo, a largo plazo, me habría ahorrado muchos disgustos y dinero. Lo cierto es que en las empresas, lo barato suele acabar saliendo caro.

Por esta razón, te invito a que cuentes con otros profesionales y a que inviertas en sus servicios (sin arruinarte y priorizando tus necesidades), porque de este modo conseguirás hacerlo “pronto, bien y sin sorpresas”.

Una sola persona no puede hacerlo todo y a medida que tu consulta crezca y tenga más pacientes, será más probable que necesites ayuda para poder funcionar adecuadamente.

Error 8: No querer o no saber vender

El estigma por excelencia de los psicólogxs es vender.

No se si es porque estamos hechos de otra pasta o porque simplemente somos unos idealistas, pero el caso es que a la mayor parte de los profesionales de la psicología les cuesta un montón entender y aceptar que la psicología no es sólo una vocación, sino también un negocio.

Y lo entiendo. Cobrar por ayudar a los demás a sentirse mejor es raro e incluso es probable hasta que te hayas sentido culpable por ganar dinero con ello.

Yo mismo soy un idealista. Siempre digo que me encantaría poder hacer terapia gratis y ayudar a un montón de personas de forma altruista. Y la verdad es creo que a un montón de psicólogas/os les pasa lo mismo. Sin embargo, con el tiempo me he ido dando cuenta de que ayudar a los demás y tener un negocio de psicología son dos cosas muy diferentes.

Has de tener en cuenta que si montas una consulta de psicología, esa consulta tendrá unos gastos para ti y a medida que crezcas, los gastos crecerán contigo. Si no puedes hacer frente a dichos costes, tendrás que cerrar y por tanto, no tendrás ni negocio ni pacientes a los que ayudar.

Por otro lado, si lo que quieres es solamente ayudar a los demás, habrás de crear un negocio en el que la base del negocio sea ayudar a los demás de forma altruista. Para ello quizás necesites crear una asociación sin ánimo de lucro y buscar subvenciones del estado o de tu comunidad.

El caso es que has de decidir entre un modelo u otro, dado que difícilmente podrás lograr que ambos convivan.

Te lo digo por experiencia, dado que en septiembre de 2014 cree un programa de terapia gratuita para personas sin recursos a la vez que funcionaba mi consulta. El gasto de recursos, tiempo y dinero fue tal que todos los profesionales que lo llevábamos a cabo, acabamos agotados y “quemados”. Y lo más curioso de todo, es que en muchas ocasiones, los pacientes ni siquiera acudían a la terapia, aunque esta era gratuita.

Por último y si te decantas por montar una consulta de psicología, habrás de tener en cuenta que tu principal objetivo será hacer terapia y conseguir pacientes dispuestos a acudir a tu terapia y por supuesto, dispuestos a pagar por ella. De no ser así, estarás condenando tu empresa a la ruina.

Error 9: Centrarse en las actividades equivocadas

Otra de esas cualidades que me caracteriza, es mi capacidad para dedicar demasiado tiempo a tareas inútiles o poco relevantes. Recuerdo haber pasado horas preparando esquemas de organización interna, flujos de información, protocolos de actuación, etc. en lugar de dedicarme a la terapia o a buscar más pacientes.

Es cierto que todas esas tareas son importantes, pero lo son cuando tienes una gran empresa y necesitas organizar y poner de acuerdo a montones de personas, no cuando tienes una pequeña consulta que ni siquiera es capaz de obtener ingresos de forma regular.

La optimización del tiempo y la optimización de tareas, son tareas fundamentales y que tienen una relación directa con el éxito de tu consulta de psicología.

Dedica tiempo a la terapia, a conseguir pacientes, a comunicarte con ellos, a fidelizarlos y asegurarte de que están a gusto, a conocer a gente nueva que te pueda recomendar, etc. Es decir, dedica tiempo a actividades que hagan crecer tu negocio y no tanto a tareas que harías si estuvieses creciendo.

Si lo haces, tendrás un mayor margen económico, lo que permitirá contar con otros profesionales, dedicar más tiempo a las tareas importantes y por tanto, seguir manteniéndolo a flote.

Resumen de los Errores más habituales a la hora de montar una consulta

Estos son los errores más habituales que un profesional de la psicología puede cometer a la hora de poner en marcha su propio negocio.

  • No tener un Plan de Empresa.
  • No administrar el dinero de forma adecuada.
  • Tomar decisiones a la ligera y sin pensar.
  • No definir lo que haces o lo que ofreces.
  • No conocerte en profundidad.
  • Obviar o no conocer a fondo a tu competencia.
  • Querer hacerlo todo.
  • No querer o no saber vender.
  • Centrarse en las actividades equivocadas.

También te pueden interesar otros artículos del autor en psiky.es:

  • La única guía de facturación para psicólogos
  • Las 100 cosas que no deben faltar en una consulta de psicología
  • Guía para Psicólogos | Cómo dar de alta ficheros en la Ley de Protección de Datos

publicidad

Cómo conseguir pacientes en psicología

Consejos para conseguir pacientes para tu consulta

Siguiendo los siguientes consejos verás como poco a poco te irán faltando horas para dar a los nuevos pacientes que vendrán.

Como ocurre con cualquier profesional, cuanto más especializado estés en un ámbito, mejor. Perderás cuota de mercado pero te asegurarás no ser un psicólogo más dentro del amplio abanico de posibilidades al que los clientes se enfrentan. Además, con esfuerzo y formación, conseguirás ser referencia en tu campo y labrarte un gran prestigio.

De este modo, potencia tu especialidad: si eres psicólogo infantil, experto en terapias de pareja, en fobias, en adicciones, etc. indícalo así en todo lo que te represente, desde tarjetas, logotipo, página web e imagen de marca. Conseguir pacientes que están buscando solución a un problema concreto será más fácil si ofreces un servicio especializado en él.

Por otro lado, si utilizas terapias psicológicas diferentes, poco convencionales o técnicas innovadoras, destácalo. Todo lo que te diferencie de la competencia y que sea un punto fuerte tuyo será bien acogido por los pacientes.

Averigua cuál es tu público objetivo

Una vez impulsada tu especialidad, te será muy fácil saber cómo es el público objetivo al que te diriges, es decir, los futuros pacientes a los que quieres ofrecer tus servicios. Una idea muy recurrente en marketing es crear una representación de un perfil base de la persona que va a estar interesada en contactarte como psicólogo. Puedes pensar si será mujer u hombre, qué rango de edad, aficiones y sobre todo, qué necesidad le va a impulsar a buscar un psicólogo como tú. Todo esto te servirá para adecuar tu forma de darte a conocer y finalmente, para captar más clientes para tu consulta.

Analiza la competencia

Llega el momento de saber qué hacen los psicólogos de tu ámbito directo de competencia, aquellos que hacen lo mismo que tú y que han logrado conseguir pacientes. Fíjate en los mejores, analiza qué servicios ofrecen y cómo lo comunican, cómo se dirigen a las personas, qué tarifas tienen, si utilizan redes sociales o si apuestan por otras formas de promoción. Asimismo, piensa en qué te puede diferenciar de ellos. Seguramente si a ellos les ha funcionado, a ti también lo hará.

Actualiza tu página web

Si todavía no tienes página web, ¿a qué estás esperando? Según un estudio de la agencia We Are Social y la plataforma Hootsuite, 43 millones de españoles ya tienen acceso a Internet, 4 millones más que en el año 2018. Así pues, como psicólogo debes tener página web para comunicar tus servicios a través de ella y que los pacientes que quieran buscar alguien como tú puedan encontrarte. Y no solo eso, debes contar una web que cumpla con aquello que tú eres como profesional y para ello debes cuidar los siguientes aspectos:

  1. El logotipo y cabecera. Es lo primero que verás de ti y de solo un vistazo podrás transmitirles confianza, rigurosidad, experiencia…
  2. El diseño. Los colores, las imágenes y la tipografía son esenciales para transmitir cómo trabajas.
  3. Las secciones. Un menú claro y directo facilitará que el paciente encuentre la información rápidamente. Concretar los servicios, poner la dirección de tu consulta y mostrar testimonios de tus clientes actuales puede ser suficiente para empezar.
  4. Los textos. Tienen que ser sencillos pero también deben transmitir perfectamente qué ofreces y por qué el cliente te tiene que elegir a ti como psicólogo.
  5. Los datos de contacto. Es, quizás, la parte más importante. Para conseguir nuevos pacientes tienes que ponérselo fácil y darles varias alternativas para contactar, ya sea teléfono, whatsapp, formulario de contacto…

No obstante, como el tiempo del que dispones es limitado, es mejor que contrates a profesionales del diseño web y del marketing para psicólogos, autónomos y pequeñas empresas para que se ocupen de todo eso. También puedes buscar a un experto en posicionamiento SEO para que te haga aparecer en los buscadores. Si te preguntas cómo conseguir pacientes en psicología, esta última es una excelente forma.

Anímate a crear un blog

Escribir artículos en los que explicar tu forma de trabajo y tus experiencias como profesional es una buena técnica para atraer clientes a tu gabinete de psicología. Tendrás la posibilidad de dar respuesta a las consultas que las personas que buscan un psicólogo hacen en Internet y será una valiosa forma de acercarte a ellos, ayudándoles y animándoles a contactarte. Del mismo modo, crearás contenido de valor que te posicionará como experto en tu especialización y, mediante los comentarios, podrás ampliar tu red de contactos.

Otras herramientas de marketing para psicólogos

Con una página web bien estructurada y un blog actualizado ya estás más cerca de lograr nuevos pacientes pero hay algunas otras herramientas de marketing ideales para psicólogos a las que también puedes sacar partido. Si obtienes muchas visitas en tu web conviértelas en suscripciones mediante un formulario en la web. Será más fácil que te den voluntariamente su e-mail si les ofreces algo a cambio. Una de las opciones es ofrecerles un valor añadido en forma de un artículo exclusivo, una oferta especial, una guía o un e-book de psicología con información ampliada de ese tema que es tu especialidad y que sabes que interesa a tu público.

Finalmente, cuando ya tengas un buen número de seguidores, puedes enviar newsletters para informarles de todas tus novedades: si tienes artículos recientes, algún servicio nuevo, vas a dar un curso o quieres invitarles a que te contacten. Será una forma de fidelizar y que te tengan muy presente como profesional de la psicología.

Pon atención a las redes sociales

Seguramente ya conoces todas las ventajas de las redes sociales para psicólogos pero lo que a lo mejor no sabes es que no tienes por qué estar en todas. Estudia cuál o cuáles de ellas te acerca a tu público y descarta las demás ya que mantenerlas supone un esfuerzo y tiempo del que a lo mejor no dispones. Por eso, es preferible que te centres y dediques a un par que tener todas a medio gas. Por ejemplo, utiliza Linkedin para contactos profesionales e Instagram si quieres mostrar imágenes inspiradores y reflexiones personales. Si quieres potenciar el networking o la difusión de noticias, Twitter y Facebook serán tus mejores aliadas.

Colabora con otros profesionales de la psicología

Hablando de networking, asistir a cursos, seminarios y eventos de psicología o participar en las actividades de los colegios de psicólogos de tu comunidad tanto de tu especialidad como de otras te hará conectar con otros profesionales de diferentes ámbitos de la psicología con los que establecer sinergias. Abrirte a colaborar con ellos tanto en forma de artículos en el blog como en proyectos, estudios o facilitando el acceso a clientes que puedan necesitar algún apoyo te dará a conocer y será muy positivo a la hora de conseguir pacientes nuevos.

Da cursos, charlas y conferencias

Además de asistir, ¿por qué no organizas algún curso? Y, por supuesto, tendrás que publicitarlo adecuadamente para que llegue al máximo de personas a las que le pueda interesar. Como psicólogo especializado seguro que hay temas en los que puedes formar a otras personas mediante tu experiencia. Y no solo para otros profesionales sino que dependiendo del asunto y del enfoque también habrá pacientes interesados en él y mediante el boca oreja podrás llegar a más clientes.

Ofrece horario flexible y citas online

En el caso de cumplir el objetivo de conseguir más pacientes tendrás que organizarte bien e intentar adaptarte a las necesidades de cada persona. Seguramente habrá horas del día que estarán más demandadas, como a última hora de la tarde, debido a las jornadas laborales de tus clientes. Por eso, deberás intentar ser flexible y ver cómo puedes planificar las citas. Además de sesiones presenciales, es bueno que cuentas con citas online e incluso por teléfono para poder abrirte a nuevos pacientes que viven fuera de tu ciudad o incluso de tu país.

Échale imaginación

En la era de las nuevas tecnologías y una vez empieces a informarte de todas las posibilidades, te va a ser muy fácil promocionarte para tener más pacientes. Con una escasa inversión de recursos, tienes a tu alcance un amplio abanico de ideas a las que sacarles partido.

¿Por qué no creas un canal de YouTube? Podrás hacer vídeos explicando tus servicios, aportando consejos profesionales a determinados problemas o dando tu visión personal sobre los temas que interesen a tu audiencia. Al fin y al cabo, YouTube es la red social más utilizada en la mayoría de países de habla hispana.

Otra de las alternativas que están triunfando son los podcasts. Entrevistas, reflexiones o cualquier contenido que te parezca útil ofrecerá valor a tu negocio y te ayudará a conseguir pacientes.

Anúnciate en directorios

Formar parte de directorios de psicólogos como el de mundopsicologos.com te será de gran utilidad para atraer pacientes a tu consultorio. Rellenando un sencillo formulario con tus datos te incluiremos en nuestro listado de profesionales para llegar a miles de potenciales clientes cada mes. Ellos, seleccionarán la especialidad y la localización y buscarán el psicólogo que más se ajuste a sus necesidades. Con esta fórmula tan sencilla (y gratuita) podrás conseguir más pacientes casi sin darte cuenta.

Así pues, como has visto, para conseguir pacientes en psicología solo hay que aplicar el sentido común y pequeños principios de marketing para psicólogos que impulsarán tu negocio y te harán crecer rápidamente.

Las informaciones publicadas por MundoPsicologos.com no sustituyen en ningún caso la relación entre el paciente y su psicólogo. MundoPsicologos.com no hace la apología de ningún tratamiento específico, producto comercial o servicio.

Supongamos que después de una temporada en la que las cosas no van del todo bien, después de darle muchas vueltas al asunto y después de valorar distintas opciones, te decides por buscar ayuda profesional y llamas a un psicólogo. No ha sido fácil dar el paso, ni tampoco elegir al profesional, pero el caso es que ya tienes tu primera cita. ¿Y ahora qué? Todos hemos ido muchas veces antes al médico, al dentista, a la óptica… pero… al psicólogo…? ¿Cómo es una visita con el psicólogo? Hoy vamos a ver algunas de las dudas que se plantean frecuentemente antes de una primera cita con el psicólogo…

Para empezar por el principio, recordaremos en primer lugar qué es un Psicólogo. Un psicólogo es, al menos, un Licenciado en Psicología, y es el profesional que está capacitado legalmente para ejercer la psicología y la psicoterapia. En este sentido está bien remarcar que un psicólogo no es un médico, ni tampoco receta fármacos, eso lo hacen los psiquiatras que sí son médicos.

Con frecuencia, al pensar en un psicólogo, automáticamente tendemos a asociar este término con la psicoterapia. Y aunque es verdad que la psicoterapia (o psicología clínica) es una de las áreas más conocidas de los psicólogos, también hay psicólogos que se dedican a otras cosas, como psicología escolar, social, del deporte, la neuropsicología o la psicología básica, por poner algunos ejemplos.

Entonces, ¿qué es exactamente la psicoterapia? La psicoterapia es el tratamiento, ejercido por un profesional autorizado, que utiliza medios psicológicos para ayudar a resolver los problemas de un paciente en el contexto de una relación profesional. En esta definición habría que destacar algunos aspectos importantes. La psicoterapia es un tratamiento ejercido por un profesional autorizado. ¿Qué quiere decir esto? Pues que no se trata de una persona con una formación cualquiera, sino que como hemos dicho, al menos, se trata de una persona con una formación universitaria, antes se trataba de una licenciatura, ahora hablaríamos del grado, y que posteriormente probablemente haya cursado estudios de postgrado para especializarse en esta área. También se señala en esta definición que este tratamiento se da en el contexto de una relación profesional. No es un amigo con el que te tomas un café y escucha tus problemas, es una relación profesional en la que una persona convenientemente formada presta sus servicios y sus conocimientos profesionales.

La terapia psicológica está dirigida principalmente a dos grupos de personas:
Por un lado, está orientada a personas que tienen un trastorno psicológico (por ejemplo, ansiedad, depresión, fobias, anorexia, bulimia, adicciones, etc.) En estos casos, el objetivo principal de la terapia será, en primer lugar, el control de los síntomas que se presenten y el aprendizaje de estrategias y habilidades que prevengan la reaparición de los síntomas.
Pero por otro lado, la psicoterapia también está orientada al crecimiento personal y a la solución de problemas. No es necesario presentar un trastorno psicológico para poder beneficiarse de la ayuda psicoterapéutica. Dentro de este grupo de clientes encontramos, por ejemplo:

  • Dificultades de adaptación a nuevas situaciones vitales (duelo, separación, cambio de residencia, etc.)
  • Mejora de habilidades personales (habilidades sociales, estrategias de afrontamiento, etc.)
  • Asesoramiento en procesos de toma de decisiones y solución de problemas: a nivel laboral, familiar, personal, etc.
  • Orientación y asesoramiento a padres sobre temas relacionados con la educación de los hijos: desobediencia, disciplina, rabietas, estudio, etc.
  • Mejora del rendimiento escolar, aprendizaje de técnicas de estudio, etc.

¿De qué tipo de terapia se trata?

Probablemente hayas oído hablar de diferentes «tipos de terapia»: psicoanálisis, gestalt, conductista, etc. En mi caso, trabajo desde el modelo cognitivo – conductual; es orientación fundamentalmente práctica que está orientada a solucionar, con la mayor brevedad posible, los problemas que llevan a la persona a acudir a consulta. Ésta, la cognitivo conductual, es el tipo de terapiaque ha demostrado mayor efectividad y que ha recibido el mayor apoyo de la comunidad científica.

¿En que consiste el tratamiento?

El tratamiento va a depender en gran medida del problema que presentes. No obstante, hay algunos puntos en común a todos los casos. La psicoterapia, desde el marco cognitivo – conductual, consta de cuatro fases:

– La primera fase sería la evaluación, que suele consistir en un par de sesiones en las que se recoge la información necesaria sobre el problema para poder establecer un plan de tratamiento individualizado.
– En la segunda fase, a la que suele dedicarse una sesión, se le ofrece al paciente toda la información sobre su problema que hemos obtenido en la evaluación, así como una explicación detallada del plan de tratamiento y la hipótesis de trabajo.
– La tercera fase sería el tratamiento propiamente dicho, donde paciente va a aprender nuevas estrategias para enfrentarse a sus problemas y a modificar sus pensamientos dañinos, lo que le ayudará poco a poco a mejorar y reducir su malestar. A veces se mandan actividades para realizar entre las sesiones para practicar y generalizar los aprendizajes que se han hecho en la consulta. ¿Que cuánto dura esta fase? Pues es variable en función del problema concreto que tenga el paciente, pero una duración de entre 10 y 15 sesiones es algo bastante frecuente.
– Cuando se consiguen los objetivos del tratamiento, pasamos al seguimiento, que sería la última fase. En esta fase las sesiones son cada vez más espaciadas en el tiempo, quizá cada mes o cada dos meses, y cuando se comprueba que la mejoría está consolidada, se da de alta al paciente.

Frecuencia y duración de las sesiones

Al igual que la duración del tratamiento, la frecuencia de las sesiones viene determinada por el caso concreto que presenta el paciente; no obstante, es frecuente que las primeras sesiones de la terapia tengan una frecuencia semanal o quincenal, y conforme se van logrando los objetivos, las sesiones se van espaciando cada vez más en el tiempo.

¿Que cuánto duran? Lo más habitual, y también es mi caso, es hacerlas de alrededor de una hora, aproximadamente de unos 50 minutos. Así, se puede mantener la puntualidad entre citas y no hacer esperar a nadie; esto da tranquilidad a quien viene, ya que sabe cuándo empieza y cuando acaba, por lo que cuando vengas, puedes hacer planes tranquilamente para después de nuestra sesión.

Si te estás planteando venir a mi consulta y tienes otras dudas de tipo más concreto como mis tarifas, dirección, cómo llegar, o quieres ojear mi currículum, aquí en la web tienes toda la información; también puedes ponerte en contacto mediante el formulario.

Recordad que ya está a la venta nuestro libro «Hijos y padres felices», en el que tratamos temas que van desde las rabietas hasta el sueño, pasando por la alimentación, lactancia, premios y castigos, límites, apego, colecho, etc. ¡Os gustará!

Y si os preocupa el sueño de los más pequeños, podéis acceder ya al curso que hemos preparado junto a Escuela Bitácoras llamado «El sueño en la infancia». Un curso con cerca de 4 horas de vídeo en alta definición que os ayudará a encontrar el equilibrio entre las necesidades de descanso de adultos y niños, tan necesario para favorecer la armonía familiar. Y en un formato especialmente pensado para madres y padres. ¡No os lo perdáis!

Este artículo, escrito por Alberto Soler Sarrió se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 3.0 España.

Hoy en día y cada vez con mayor frecuencia, una proporción considerable de la población ha acudido o acudirá alguna vez a los servicios de un psicólogo o psicóloga. Si bien antiguamente estaba mal visto y muchas personas se avergonzaban o eran señaladas por ello este estigma se ha reducido considerablemente con el paso de los años, haciendo que cada vez más personas se animen a recurrir a este tipo de servicio en caso de necesidad.

A pesar de ello sigue resultando un tipo de servicio que es visto como algo extraño y al que la mayoría de gente tiene cierta reticencia, al no conocerse exactamente cómo funciona o qué se va hacer. Uno de los momentos que generan más incertidumbre es el primer contacto con el profesional, a menudo no sabiendo exactamente qué se va a hacer o qué esperar que suceda. ¿Qué se hace en una primera sesión con un psicólogo? Es de este tema del que vamos a hablar a lo largo del presente artículo.

  • Artículo relacionado: «Tipos de terapias psicológicas»

Qué se hace en la primera sesión de psicoterapia

Lo primero que tenemos que tener en cuenta es que la primera sesión es, con la posible excepción de un primer contacto telefónico o por internet, el primer contacto entre terapeuta y paciente.

Esto quiere decir que en este momento aún no sabemos nada el uno del otro, más allá de haber leído la web del centro o las opiniones respecto al profesional.Y especialmente en el caso de terapeuta, que no tendrá ningún tipo de conocimiento respecto a su paciente.

En general, tenemos que tener en cuenta que los objetivos generales de la primera sesión van a ser entrar en contacto, conocer el caso en cuestión y generar una buena relación terapéutica.

Este último aspecto es esencial, dado que por lo general se van a tratar aspectos profundos de la psique. Sin un nivel adecuado de confianza entre profesional y paciente no se dará pie por parte del usuario a la expresión de miedos, dudas, emociones y pensamientos, resultando la relación improductiva y dificultándose el éxito de la terapia.

Eso sí, el rapport positivo o buena relación terapéutica se va a ir construyendo no solo durante esta sesión (en que es habitual que se esté algo cohibido) sino a lo largo de diferentes sesiones.

Primer contacto con el paciente

Lo primero va a ser recibir al paciente, hacer que se siente y realizar las presentaciones pertinentes. Es habitual que se intente romper el hielo con paciente para generar un clima positivo y de confianza, para poco a poco explicarle qué se va a hacer a lo largo de la sesión.

También es habitual que se mencione en algún momento a lo largo de la entrevista (si bien muchos profesionales no lo dicen directamente, dándolo por sobreentendido o habiéndolo informado en formularios o vías de contacto previas), sea al principio, durante o al final, que toda la información que se proporcione va a ser absolutamente confidencial. Las únicas excepciones son que existe una orden o petición de un juez o que pueda existir un daño serio para la vida o integridad del propio sujeto o de terceros.

Anamnesis

Tras la presentación se va a proceder a realizar una entrevista con el fin de obtener información sobre el caso en sí, generalmente a través del proceso llamado anamnesis. Se trata del método por el cual se recoge la información más relevante del caso en concreto, incluyendo el problema en cuestión que le ha hecho acudir, hábitos de de vida y sociales y historia y datos básicos del sujeto.

Generalmente se empezará preguntando por el problema o demanda que tiene el sujeto, centrándose en la situación actual, así como que de él le ha hecho concretamente acudir aquí y ahora. Se preguntará también respecto a aspectos como cuando empezó el problema, a qué es asociado y los sentimientos que genera, qué dificultades concretas genera en la vida del paciente.

Ello se produce aún si el profesional tuviera un informe al respecto (por ejemplo si viene derivado del médico o por orden judicial), de cara a que el profesional pueda ver qué demanda tiene el sujeto y en caso de existir un problema cómo lo vive y expresa, haciéndose una idea de su enfoque. Se plantea que el paciente exprese su demanda/problema en el momento actual,

Hecho esto o bien justamente antes de ello (el orden concreto depende de cómo enfoque el orden cada profesional y de las características del paciente), de cara a conocer más al paciente y obtener más información tanto del problema como de las circunstancias que lo rodean se suele pedir una serie de datos generales sobre el paciente y su vida que pueden ser de interés y estar relacionados con la problemática.

En este sentido va a resultar de utilidad conocer la presencia de posibles antecedentes tanto propios como familiares del mismo problema o de alguno que haya podido tener un efecto concreto sobre el sujeto. También se suelen preguntar datos básicos sobre el entorno: si se tienen hijos o hermanos, el estado civil, la relación con los padres y su ocupación o en general la estructura familiar con la cual convive. También sobre la vida social, si existe o no pareja y el estado de la relación o la vida laboral.

No se trata de preguntar cosas sin más y conocer todos los aspectos de tu vida, sino que serán preguntas para conocer la situación general. La recogida de información ha de respetar límites éticos: el profesional se centrará en aquellos aspectos que resultan relevantes para aproximarse y abordar el motivo de consulta, pudiendo si lo considera necesario abordar alguna temática con mayor profundidad.

Obviamente estamos en la primera sesión, siendo un diálogo que pretende obtener información pero tampoco ser un interrogatorio: de hecho, muchas veces se acabarán descubriendo elementos importantes para el caso a lo largo de las sesiones que o bien se ocultaron o bien no se consideran relevantes en este primer momento. La información que se dé no es inmodificable ni debería ser demasiado exhaustiva, pues ello puede ser extenuante e incluso aversivo para el usuario.

El profesional escuchará lo que el paciente tenga que decirle, si bien puede pedir la clarificación de aspectos clave e irá asegurándose de entender y valorar qué es lo que se le está contando. La actitud del terapeuta va a ser de escucha activa, atendiendo a lo que el paciente quiere decirle (y también a lo que no dice, siendo algo que también proporciona mucha información), empática y cordial. Asimismo va a intentar ser auténtico y profesional, y en todo momento va a intentar a hacer ver al paciente que no va a ser juzgado independientemente de lo que cuente, generando un clima de confianza y aceptación.

  • Quizás te interese: «Anamnesis: definición y 8 aspectos clínicos básicos»

Valoración de expectativas y planteamiento de objetivos

Valorada la situación, el profesional discutirá con el paciente las expectativas y objetivos que tiene el paciente con respecto a su motivo de consulta y al hecho de acudir a un profesional.

Es importante valorar este aspecto dado que los objetivos iniciales o incluso lo que se espera del profesional puede ser poco realista o incluso no valorar la superación real del problema sino de una dificultad concreta que genera. En base a toda la información adquirida, se negociarán los objetivos generales que se busca con la relación profesional y se establecerán los roles de cada uno.

Evaluación con instrumentos cuantitativos

Es posible que en un servicio o una consulta de psicología pueda ser necesario emplear algún tipo de instrumento de evaluación de cara a evaluar la presencia de algún trastorno o evaluar algún fenómeno, síntoma o dificultad a nivel cuantitativo. Sin embargo, aún si se diera el caso la información procedente de estos ha de cotejarse y valorarse en función de la entrevista, no siendo los resultados absolutos.

Un ejemplo de ello serían los pacientes que acuden a un servicio de neuropsiquiatría, siendo habitual que se valoren sus capacidades en la misma sesión. También en una consulta de psicología puede considerarse necesario evaluar el nivel de ansiedad o valorar en qué medida está presente un rasgo de personalidad, si bien en una primera sesión no es tan habitual como pudiera pensarse. Además, no todos los profesionales van a utilizarlos en la práctica clínica o en todos los casos, dependiendo de cada situación concreta.

Recapitulación y orientación hacia las siguientes sesiones

Antes de acabar la sesión generalmente se produce una recapitulación de todo lo acontecido en esta, de cara a ayudar a establecer al paciente un esquema mental de lo que se ha hecho y hablado y valorar si el profesional ha entendido toda la información.

Además de ello, es posible que se haga un pequeño avance de lo que se plantea hacer para la próxima sesión. También y dependiendo del problema y del profesional pueden llegar a establecerse algunas pautas psicoeducativas generales, a falta de un mayor profundización en el tema.

Quizás sea la primera vez que te estás planteando acudir a un psicólogo y tienes muchas preguntas que se agolpan en tu cabeza y no sabes a quien preguntar ya que no conoces a nadie que haya acudido con anterioridad, o por el contrario, conoces las experiencias de amigos o familiares que son muy diferentes entre sí. Aunque parezca sencillo y conozcas la palabra quizás te estés preguntando…

Un psicólogo es un profesional especializado en la conducta humana, en concreto, en las leyes de aprendizaje. Enseña habilidades, estrategias y técnicas para afrontar los problemas.

Un psicólogo se convertirá en tu entrenador personal y tú serás como un deportista de élite, [email protected] [email protected] de tenis. El entrenador enseña gradualmente al jugador las estrategias, habilidades, técnicas, tácticas, y ejercicios para que practique e incorpore en su juego hasta dominarlas y alcanzar un rendimiento más eficaz. El psicólogo, de igual modo, te irá enseñando poco a poco esas estrategias y técnicas más adecuadas para que puedas recobrar tu equilibrio emocional.

El entrenador de tenis nunca jugará en tú lugar, al igual que el psicólogo no se enfrenta y soluciona en solitario tus problemas. Tanto el psicólogo como el entrenador, enseñan CÓMO manejar la situación, pero la responsabilidad de afrontar el problema es solo tuya. La terapia solo será efectiva si TE ESFUERZAS y PARTICIPAS ACTIVAMENTE.

En cualquier caso, ir a un psicólogo NO es simplemente ir a charlar. Esto supone que desde el principio tendrás tareas para casa, serán diferentes en función del momento de la terapia en el que te encuentres y del problema que te ha traído a consulta.

Como bien sabes, la psicología es una ciencia joven, y como ciencia aglutina diferentes corrientes que determinan la manera de trabajar de un psicólogo. La psicología cognitivo-conductual es una de ellas y está basada en el estudio científico pero…

¿Cómo puede ayudarte la psicología cognitiva-conductual?

El ser humano, a diferencia del mundo animal, cuando nace tiene que aprenderlo todo para sobrevivir. Aprende y evoluciona a partir de sus experiencias. La mayor parte de las veces, ese aprendizaje es adecuado, positivo y saludable para nuestra vida. Pero en ocasiones aprendemos estrategias que terminan provocando en nuestra vida problemas emocionales que nos hacen sentir malestar, como podría ser la tristeza que produce una depresión o la ansiedad que provoca la pérdida de trabajo.

Un psicólogo cognitivo-conductual es un experto en la conducta humana que nos enseña las técnicas necesarias para desprendernos de la conducta que nos hace daño y que provoca el problema emocional, y nos enseña a través del entrenamiento gradual aquellas estrategias que nos ayudan a aprender aquellas conductas saludables que nos proporcionan una vida más equilibrada.

Llegados a este punto seguro que ya has resuelto muchos interrogantes pero quizás te estés preguntando…

¿En qué consiste una terapia psicológica?

La terapia psicológica consta de cuatro fases:

  1. Fase de Evaluación consiste en recoger toda la información para entender tu problema emocional, cómo se originó y porque se mantiene en la actualidad. Para ello tú irás proporcionando parte de la información que también será completada a través de preguntas concretas que te iré formulando. Para que la evaluación llegue a buen término es necesario que te esfuerces en ser lo más sincero posible. Durante esta fase, y dependiendo del problema emocional del que se trate, puedes empezar a realizar tareas para casa como por ejemplo la historia personal, cumplimentar algún autoregistro para que te observes esa semana o que rellenes algún cuestionario. La duración de esta fase dependerá del problema a tratar, pero aproximadamente entre 2 a 4 sesiones. A partir de toda esta información, podré determinar cuáles son las técnicas que he de enseñarte para afrontar y solucionar tu problema emocional.
  1. Fase Explicación Hipótesis consiste en una explicación clara y directa del problema emocional que te ha traído a consulta, en que va a consistir la terapia y las técnicas concretas que te voy a enseñar. Para poder pasar a la siguiente fase tiene que existir total compresión del problema y estar conforme con las técnicas a emplear. Por lo que la duración de la misma dependerá de dichos factores aunque habitualmente no suele durar más de dos sesiones.
  1. Fase Terapia consiste en aprender en consulta las técnicas necesarias para luego, en cuanto comiences a dominarlas, ponerlo en práctica en tu vida diaria. El trabajo será gradual y progresivo. Lo más importante de esta fase es tu esfuerzo y constancia diaria a través de la práctica. Podré enseñarte las técnicas pero los resultados solo los podrás obtener tú a través de tu trabajo. La duración de esta fase dependerá mucho del problema emocional que te ha llevado a consulta y de la implicación en la terapia, pero para que tengas una aproximación la terapia puede durar entre cuatro a seis meses.
  1. Fase Seguimiento en cuanto apliques con éxito las técnicas en tu día a día, las sesiones comenzarán a espaciarse en el tiempo con el objetivo que tú controles y decidas en tu vida sin necesidad del apoyo del psicólogo y de esta manera poder comprobar que puedes enfrentarte a tu problema por ti mismo. Una vez finalizada la terapia tu trabajo personal continúa en vida diaria. En tu mano está poner en práctica todo lo aprendido durante la terapia en todas aquellas ocasiones que consideres oportuno.

Si después de leer este artículo teniendo dudas que resolver, contacta conmigo a través de la web o mira el apartado de dudas frecuentes por si puede ayudarte a resolverlas.

La Psicología genera gran interés, y por ese motivo muchas personas deciden estudiar la carrera de Psicología. Y es que las personas nos hacemos muchas preguntas sobre la mente, la conducta y las relaciones interpersonales.

Las preguntas de Psicología que debes conocer

En las siguientes líneas puedes encontrar una lista preguntas sobre Psicología con los enlaces a sus respuestas. De esta manera, podrás saber un poquito más sobre esta apasionante disciplina.

1. ¿Qué es la indefensión aprendida?

Los seres humanos podemos comportarnos de manera que, aunque no lo parezca en un principio, evitemos tener que afrontar la realidad. La indefensión aprendida tiene lugar cuando una persona se vuelve pasiva ante situaciones adversas y no reacciona para salir de esa situación compleja que le causa dolor, sino que se queda inmóvil.

  • Artículo relacionado: “La indefensión aprendida: ahondando en la psicología de la víctima”

2. ¿Quién era Lev Vigotsky?

Vigotsky es uno de los personajes clave en la Psicología de la educación, y fue autor de la Teoría Sociocultural, que pone énfasis en la influencia del entorno sociocultural en el desarrollo de los más pequeños y de las personas en general.

  • Artículo relacionado: “Lev Vigotsky: biografía del célebre psicólogo ruso”

3. ¿Qué es la Psicología humanista?

Existen muchas corrientes dentro de la Psicología. Una de las más conocidas es la Psicología humanista, que pone énfasis en la experiencia del ser humano y en su desarrollo personal.

  • Artículo relacionado: “Psicología Humanista: historia, teoría y principios básicos”

4. ¿Qué son las terapias de tercera generación?

Los problemas psicológicos pueden tratarse de distintas maneras. Si durante muchos años se ha empleado la Terapia Cognitivo Conductual como modelo psicoterapéutico dominante, en los últimos tiempos han surgido nuevas formas de psicoterapia que se engloban dentro de las terapias de tercer generación. Estos tipos de terapia psicológica ponen énfasis en la aceptación y cómo el paciente se relaciona con el problema.

  • Artículo relacionado: “¿Qué son las terapias de tercera generación?”

5. ¿Qué tipos trastornos de ansiedad existen?

Los trastornos de ansiedad son los más comunes, y dentro de éstos existen diferentes tipo. Las fobias, el trastorno de pánico o el trastorno obsesivo compulsivo son algunos ejemplos.

  • Artículo relacionado: “Tipos de Trastornos de Ansiedad y sus características”

6. ¿Quién era Jean Piaget?

Piaget es una de las figuras claves de la Psicología de la educación, pues aportó mucho al conocimiento sobre el desarrollo cognitivo de los niños. En su teoría se explica desde una visión constructivista.

  • Artículo relacionado: “La Teoría del Aprendizaje de Jean Piaget”

7. ¿Qué es la Inteligencia emocional?

La Inteligencia emocional es uno de los paradigmas más importantes de la Psicología en la actualidad. Pues la correcta gestión de las emociones por parte de una persona influye positivamente en su bienestar.

  • Artículo relacionado: “¿Qué es la Inteligencia Emocional? Descubriendo la importancia de las emociones”

8. ¿Quién es Daniel Goleman?

La Inteligencia emocional de la que hablamos en la pregunta anterior, es un término que hizo popular Daniel Goleman.

  • Artículo relacionado: “Daniel Goleman: biografía del autor de la Inteligencia Emocional”

9. ¿Cómo se clasifican los trastornos psicológicos?

Los trastornos psicológicos pueden variar en cuanto a su gravedad, y se clasifican de diferentes maneras.

  • Artículo relacionado: “Los 18 tipos de enfermedades mentales”

Los psicólogos pueden ejercer en ámbitos muy variados: escuela, clínica, trabajo, deporte, etc. Ahora bien, para realizar bien su trabajo, deben cumplir una serie de competencias.

  • Artículo relacionado: “10 características esenciales de un buen psicólogo”

11. ¿Qué es el Psicoanálisis?

Otra de las grandes corrientes de la Psicología es el Psicoanálisis, que ha influido notablemente al desarrollo de esta disciplina.

  • Artículo relacionado: “Los 9 tipos de Psicoanálisis (teorías y autores principales)”

12. ¿Quién es Abraham Maslow y cuál es su teoría más conocida?

Abraham Maslow es una de las figuras claves de la Psicología Humanista. Una de sus principales teorías es la de la Pirámide de las Jerarquías de las Necesidades Humanas.

  • Artículo relacionado: “Abraham Maslow: biografía de este famoso psicólogo humanista”

13. ¿Cuáles son las principales diferencias entre un hombre y una mujer?

Existen una serie de diferencias entre los hombres y las mujeres a nivel de cromosomas, impulso sexual, hormonas, etc.

  • Artículo relacionado: “Las 7 grandes diferencias entre hombre y mujer”

14. ¿Qué son las Inteligencias Múltiples?

Esta teoría nació en contraposición a la inteligencia unitaria.

  • Artículo relacionado: “La Teoría de las Inteligencias Múltiples de Gardner”

15. ¿Qué es el condicionamiento clásico?

Es un tipo de aprendizaje asociativo también llamado aprendizaje estímulo-respuesta.

  • Artículo relacionado: “El condicionamiento clásico y sus experimentos más importantes”

16. ¿Qué es el condicionamiento instrumental?

Como el anterior, pertenece al conductismo, y tiene que ver con el aprendizaje por refuerzo.

  • Artículo relacionado: “Condicionamiento operante: conceptos y técnicas principales”

17. ¿Cómo podemos aumentar la autoestima?

Nuestros hábitos y nuestra forma de pensar puede ayudarnos a subir la autoestima.

  • Artículo relacionado: “10 claves para aumentar tu autoestima en 30 días”

18. ¿Quién fue Sigmund Freud?

Uno de los psicólogos más famosos de la historia y máximo exponente del psicoanálisis.

  • Artículo relacionado: “Sigmund Freud: vida y obra del célebre psicoanalista”

19. ¿Qué es la Teoría del Desarrollo Psicosocial de Erikson?

Después de la teoría de Freud, surgió la teoría de Erikson.

  • Artículo relacionado: “La Teoría del Desarrollo Psicosocial de Erikson”

20. ¿Quién es Albert Bandura?

Albert Bandura es un teórico que habló, entre otras cosas, de cómo las personas desarrollamos la confianza en nosotros mismos.

  • Artículo relacionado: “Albert Bandura, galardonado con la Medalla Nacional de la Ciencia”

21. Cuál es el papel de la Psicología en emergencias y desastres?

La Psicología se aplica en muchos campos. Uno de ellos es el de las emergencias y desastres.

  • Artículo relacionado: “El papel de la Psicología en emergencias y desastres”

22. ¿Qué es el “estado de flow”?

Un término de la psicología positiva que hace referencia al estado en el que nos encontramos cuando hacemos lo que realmente nos gusta.

  • Artículo relacionado: “Estado de Flow (o Estado de Flujo): cómo llevar tu rendimiento al máximo”

23. ¿Cuáles son los beneficios de la terapia psicológica?

La psicoterapia aporta una serie de beneficios: enseña herramientas para gestionar conflictos, ayuda a cambiar creencias limitantes, empodera frente a la vida, entre muchas otras ventajas.

  • Artículo relacionado: “Los 8 beneficios de acudir a terapia psicológica”

24. ¿Quién era John Watson?

Es el personaje que hizo popular el Condicionamiento Clásico en los años 20.

Artículo relacionado: “John B. Watson: vida y obra del psicólogo conductista”

25. ¿Qué es la Terapia Cognitivo Conductual?

Es un tipo de psicoterapia muy popular en la actualidad, que cuenta con técnicas cognitivas y técnicas de modificación de la conducta.

  • Artículo relacionado: “Terapia Cognitivo Conductual: ¿qué es y en qué principios se basa?”

26. ¿Qué es el Mindfulness? ¿Cuáles son sus beneficios para la salud mental?

El Mindfulness es una práctica milenaria que se emplea hoy en día en el mundo de la Psicología para ayudar a las personas a mejorar su bienestar.

  • Artículo relacionado: “¿Qué es el Mindfulness? Las 7 respuestas a tus preguntas”

27. ¿Quién era B.F. Skinner?

Uno de los teóricos conductistas más importantes, que, además, ayudó a desarrollar el método científico en el mundo de la Psicología.

  • Artículo relacionado: “B. F. Skinner: vida y obra de un conductista radical”

28. ¿En qué se diferencian las teorías de Jean Piaget y Lev Vigotsky?

Jean Piaget y Lev Vigotsky son dos psicólogos que han ayudado notablemente al desarrollo de la Psicología de la educación.

  • Artículo relacionado: “Piaget vs Vygotsky: similitudes y diferencias entre sus teorías”

29. ¿Cuáles son los beneficios psicológicos de practicar ejercicio?

El ejercicio físico no solamente es positivo para nuestro cuerpo, sino también para nuestra mente.

  • Artículo relacionado: “Los 10 beneficios psicológicos de practicar ejercicio físico”

30. ¿Quién es Howard Gardner?

Uno de los grandes personajes de la Psicología y la Educación de los últimos años. Propuso la Teoría de las Inteligencias Múltiples.

  • Artículo relacionado: “La Teoría de las Inteligencias Múltiples de Gardner”

31. Qué es la disonancia cognitiva?

Esta teoría fue propuesta por Leo Festinger y explica el autoengaño al que podemos someternos los seres humanos.

  • Artículo relacionado: “Disonancia cognitiva: la teoría que explica el autoengaño”

32. ¿Cuáles son los experimentos más perturbadores de la historia de la Psicología?

A lo largo de la historia de la Psicología, se han realizado algunos experimentos poco éticos.

  • Artículo relacionado: «Los 10 experimentos psicológicos más perturbadores de la historia»

33. ¿Cuáles son los psicólogos más importantes y famosos de la historia?

Son muchos los personajes célebres que han aportado valioso conocimiento a la ciencia de la conducta.

  • Artículo relacionado: “Los 10 psicólogos más importantes y famosos de la historia”

34. ¿Qué tipos de amor existen?

El amor es una de las experiencias más gratificantes que podemos experimentar los seres humanos. Algunos teóricos han argumentado que existen diferentes tipos de amor.

  • Artículo relacionado: “Los 4 tipos de amor: ¿qué clases distintas de amor existen?”

35. ¿Es la Psicología una ciencia?

Un asunto que crea controversia es si la Psicología es una ciencia.

  • Artículo relacionado: “¿Es la Psicología una ciencia?”

Preguntas psicológicas para la entrevista de trabajo

Las preguntas en una entrevista de trabajo pueden ser muy variadas, así como el proceso de selección, y las propias entrevistas. En este artículo vamos a centrarnos en las preguntas psicológicas para la entrevista de trabajo.

Dependiendo del proceso de selección, las preguntas psicológicas nos las podremos encontrar en la entrevista normal, es decir, cuándo tan solo existe una entrevista en el proceso de selección. O por el contrario, si el proceso de selección consta de varias entrevistas, es posible que haya una de ellas que sea específicamente para evaluar psicológicamente al candidato.

Las entrevistas psicológicas suelen ser las primeras en el proceso de selección, y el entrevistador es una psicólogo, cuya misión es reconocer a las personas que están mentalmente preparadas para el puesto de trabajo, y descartar aquellas que considere que no lo estén.

Las preguntas en una entrevista de trabajo psicológica, no irán destinadas a saber los conocimientos, ni la experiencia, ya que esa función estará designada a otras entrevistas y otros entrevistadores. En éste caso las preguntas se centrarán en averiguar si la persona entrevistada está psicológicamente apta para el puesto de trabajo.

Habitualmente, estas entrevistas se realizan para trabajos de mucha presión y responsabilidad. Aunque, cada vez es más habitual que te puedan realizar preguntas psicológicas en cualquier entrevista de trabajo.

Preguntas psicológicas frecuentes en una entrevista de trabajo

En una entrevista exclusivamente psicológica, puedes encontrarte cualquier tipo de pregunta. Siempre con una intención, aunque la persona entrevistada no sepa exactamente cuál sea ésta. Pero en las entrevistas normales, cada vez encontramos más preguntas psicológicas. Éstas si pueden ser más previsibles, ya que suelen preguntar por los defectos, por las debilidades, por tus despidos, por los puntos débiles…

Siempre se realizan con la intención de ver nuestra reacción ante una pregunta comprometida, y analizar nuestra respuesta.

  • ¿Cuál es tu mayor debilidad?
  • Si fueses tu la persona encargada de contratar a alguien para el puesto de trabajo, ¿qué cualidades le exigirías?
  • ¿Por qué has estado tanto tiempo sin trabajar?
  • ¿Es éste tu trabajo soñado?
  • ¿Por qué te han despedido de tu anterior trabajo?

Ésta última por ejemplo, puede ser un tanto complicada si el despido ha sido objetivo. Es decir, si el empresario tenía motivos demostrable para hacerlo. Así qué saber cómo afrontar una entrevista de trabajo después de un despido, es importante, ya que la empresa que nos va a contratar es posible que quiera saber todos los detalles.

Normalmente las preguntas más difíciles en una entrevista de trabajo, son las psicológicas, ya qué son aquellas en las que más fácilmente puedes dar una respuesta que no guste al entrevistador. Aunque, también puede ser una buena oportunidad para sorprenderlo, y aumentar nuestras opciones a hacernos con el puesto ofertado.

Haz una entrevista laboral insuperable – eBook

  • 75 páginas divididas en 6 Capítulos con toda la información para realizar la entrevista de trabajo.
  • Información sobre la entrevista de trabajo y el proceso de selección de personal.
  • Profundiza en cada fase de la entrevista de trabajo y la preparación que tiene que hacer el candidato.
  • Principios básicos de la negociación para abordar el tema del salario.
  • Consejos para enfrentarte a la entrevista de trabajo y salir airoso, como las preguntas trampa más frecuentes.
  • Formato PDF.

Ver más

Preguntas y respuestas psicológicas en una entrevista de trabajo

Las respuestas a las preguntas psicológicas van a tener una gran importancia. Por ejemplo, las preguntas de fortalezas y debilidades en una entrevista de trabajo, pueden tener respuestas muy variadas. Lo aconsejable, es que refuerces la parte de las virtudes, pero sin mentir lo más mínimo. Prepáratelas antes de la entrevista. Repasa todas tus virtudes y cualidades, y exponlas de la forma más atractiva posible.

En la parte de los defectos o debilidades, no es aconsejable caer en los tópicos de «soy demasiado exigente», pero tampoco podemos tirarnos piedras a nosotros mismos. Lo ideal, aunque no es fácil, es buscar un defecto, pero plantearlo de manera que también haya virtudes implícitas. Por ejemplo, podríamos decir, que tendemos a ser sumamente impacientes, y que la mayoría de las veces, cuándo pides ciertas acciones a alguien, si no las hacen al momento las terminas haciendo tu. Ser impaciente es un defecto, pero reaccionar de esa manera también tiene cosas positivas, como responsabilidad y capacidad de trabajo.

Ésta es una de las preguntas de las entrevistas de trabajo más comunes. Así que nuestro consejo es que os la preparéis bien. Aunque tampoco es bueno memorizar, ya que ésto conlleva dos problemas. En primer lugar la falta de naturalidad cuándo alguien se aprende algo de memoria, y en segundo lugar, que podemos olvidarnos y quedarnos en blanco. En cambio, si tenemos las ideas claras, pero no hemos memorizado palabara por palabra lo que vamos a decir, nos saldrá de una forma más natural.

Lo que un psicólogo quiere saber en una entrevista de trabajo

Comparte esto:

  • ¿Te ha servido de ayuda?

Barbieri también sostuvo que es recomendable que los psicólogos hagan terapia, «más cuando tienes muchos pacientes».

7- ¿Qué se hace cuando los pacientes se enganchan sentimentalmente con los terapeutas?

Álvez explicó que es algo que ocurre muchas veces. «Idealizo a mi terapeuta y le deposito una carga romántica. A veces sucede porque se siente que el terapeuta es el único que realmente nos comprende y seduce la idea de que alguien no nos juzgue y nos acepte de esa forma incondicional. La realidad es que si se lleva a cabo una relación entre paciente y psicólogo es altamente probable que sea un desastre, más allá de lo ético. Le haríamos mucho daño a esa persona vulnerable que deposita su confianza en nosotros; sería un abuso de poder», sostuvo. Y agregó: «Cuando sucede, es bueno trabajar esto en terapia, tratando de hacerle entender al paciente por qué cree que está enamorado. Y si es algo que no puede superar, en ese caso es necesario que derivemos con otro profesional».

El experto en logoterapia dijo que cuando el terapeuta ve que el paciente está teniendo sentimientos por el psicólogo, «no debe darle lugar porque se puede generar un problema mayor». «Es algo que suele pasar», admite de todos modos.

  • Compartir esta nota:

> ¿Qué psicólogo escojo?
Es primordial elegir bien el psicólogo. Amigos, familiares o el simple boca boca pueden recomendarnos un terapeuta. Aunque, cuidado: no es aconsejable ser atendido por el mismo profesional que una persona que nos es próxima, ya que se corre el riesgo de que las historias se entremezclen.
– El psicólogo posee el título de Licenciado en Psicología. No es un médico. La Seguridad Social puede hacerse cargo del coste de sus consultas si éstas han sido prescritas por un médico. El psicólogo se interesa por los comportamientos humanos.
– El psiquiatra es médico, por lo que establece un diagnóstico y puede prescribir medicamentos. Sus consultas son igualmente gratuitas dentro de la Seguridad Social.
– El psicoterapeuta utiliza un gran número de prácticas diversas. El psicoanalista está formado por la teoría analítica. Ambos profesionales no tienen un título académico reconocido por el Estado y por ello su consulta se restringe al ámbito privado.

Tu navegador no puede mostrar este vídeo

> Antes de la primera consulta con el psicólogo
Se impone una pequeña preparación psicológica y mental para poder establecer un clima de diálogo abierto y sincero. Al principio, la comunicación es difícil porque a menudo la desconfianza está presente y las preguntas personales e íntimas a veces son dolorosas de abordar. Hay que ser consciente de ello e intentar lanzarse. No olvidemos que los psicólogos respetan al máximo el secreto médico.

> La primera consulta con el psicólogo
En general, a lo largo de la primera cita, el paciente explica las razones de su presencia y sus motivaciones. El terapeuta se va a interesar en su personalidad y en el entorno en el que se desarrolla. La consulta tiene en cuenta el pasado, y más particularmente, la infancia. El intercambio verbal es más o menos fluido según el psicólogo. Al final de la sesión se saca una reflexión sobre lo que se ha dicho.
En contra de lo que se suele pensar, los psicólogos, psiquiatras y psicoterapeutas son más partidarios del diálogo y proponen en muchas ocasiones que se cumplimenten ciertos test: de orientación, de reacciones (para las terapias comportamentales y cognitivas)… Los psicoanalistas, por su parte, te dejan que des rienda suelta a tus pensamientos y no intervienen casi a lo largo de la sesión para un buen desarrollo del análisis.
Consultar un psicólogo es una verdadera inversión personal que demanda una gran implicación del paciente. Además, el vínculo que se establece entre el paciente y el terapeuta tiene que estar basado en una relación de confianza y de cooperación, sin el cual no habrá ningún progreso.
Durante la sesión no dudes en hacerle preguntas sobre el “funcionamiento” de la terapia, su duración, las citas, lo que supone, sus honorarios… para evitar cualquier malentendido.
La frecuencia de las consultas varía entre 1 y 3 sesiones por semana durante varios meses o años, y la duración entre 30 minutos y una hora. El psicólogo especificará todas estas modalidades a lo largo de la primera consulta. Los honorarios por la consulta pueden oscilar entre 40 y 100€ aprox.

> ¿Y después?
El trabajo realizado se continúa en casa, a veces cumpliendo desafíos o retos que ha marcado el propio psicólogo. Implicarse en un proceso de cambio exige esfuerzos personales y coraje. Olvida la magia: no se puede alcanzar ningún objetivo después de 2 ó 3 sesiones (o es muy raro). Es un trabajo a largo plazo que requiere de perseverancia, pero que puede revelarse muy liberador.
Después de las primeras sesiones es útil hacerse preguntas acerca de la consulta, el contacto que se tiene con el psicólogo, si nos sentimos bien… Porque una buena relación con el terapeuta es una condición sine qua non para el buen desarrollo de la terapia. Si no estás a gusto, háblalo con tu psicólogo, y si es necesario acude a otro profesional.

También te puede interesar…
¡No te hagas bola! Cómo evitar que un problema sea mayor de lo que es
Supera tu ansiedad con este remedio infalible
Cuando las obsesiones se hacen cargo de tu vida

A todos nos aterra, creo, la idea de sentarnos delante de un desconocido y contarle nuestros más oscuros secretos. – ¿Qué pensará? -. Es la primera pregunta que seguramente nos haremos o que ya nos hemos hecho. Hay tantas cabezas como personas y cada una funciona diferente. Cada uno tenemos miedos, expectativas, creencias, bloqueos, etiquetas, autocríticas e ideas sobre cómo funciona el mundo en el que estamos.

La primera dificultad es que solemos proyectar nuestro propios miedos, es decir, creemos que el Psicólogo pensará lo que nosotros mismos pensamos de nosotros. La segunda dificultad es que no conocemos de nada a esa persona, que nos imaginamos que es, y da miedo sentarse y hablar. Seguramente solo de pensarlo aparezca una sensación de nerviosismo en todo el cuerpo.

Y la dificultad más importante es que nos cuesta mirar a nuestros problemas, verlos y decidir pedir ayuda para solucionarlos, hecho que creo muy normal porque no estamos acostumbrado a darle importancia a nuestras emociones y porque tampoco sabemos muy bien que hace el psicólogo – ¿Sólo hablando me curará? -. (si quieres saber en que consiste la terapia entra aquí).

Aunque en muchos sentidos la sociedad ha avanzado, en esto de la Psicología todavía andamos cojos. Sigue existiendo, y mucho, la idea de que “el que va al psicólogo esta loco” y de que “en los psicólogos no creo”. Nos queda mucho camino por andar, como sociedad, para darle la importancia que tienen a las emociones y empezar a mirarlas desde otra perspectiva. Una perspectiva que nos enseñe a tratar con nosotros mismos, a gestionar las emociones negativas y también las positivas, a solucionar problemas, a pedir ayuda cuando lo necesitemos y a ir realizando procesos personales acompañados por un profesional.

Durante los siete años que llevo dedicándome a la ayuda psicológica, me he dado cuenta de que es muy importante abrir un espacio en el que las personas puedan venir a consulta y conocernos de manera gratuita. Se trata de un acercamiento, de que la persona que busca ayuda vea cómo se siente en el lugar y con el terapeuta que tiene delante, y resolver todas aquellas dudas que le ronden la cabeza, tanto acerca del asunto por el que ha llegado a la consulta como sobre la propia terapia y sus intríngulis. De esta manera se calma gran parte de la ansiedad acerca de la terapia y comienza una relación terapéutica de confianza, para que el paciente pueda decidir cómo y con quién realizar su proceso de cambio personal. Creo que es una decisión difícil y que es importante tomarla de una manera consciente.

Si estás en un momento como el que describo puedes contactar conmigo aquí y reservar tu primera sesión.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *