0

Mi ex esta con otra

Tabla de contenidos

El dolor que renace cuando un ex encuentra una nueva pareja

Toda ruptura amorosa suele ser secundada por el dolor, en mayor menor grado, por una parte o por las dos. A nadie le resulta agradable romper una relación que depositó expectativas y sueños. Pues bien, pasada la etapa conveniente de duelo, esto no termina aquí. Cuando descubres que tu ex ya tiene el corazón ocupado, todo se puede volver a derrumbar de nuevo.

Si esto sucede al poco tiempo de terminar la relación, suele escocer aún más. Por nuestra mente asoman pensamientos de todo tipo relacionados con el amor que nos tenía, con la posibilidad de que nos haya sido infiel o la tristeza de considerar que, tal vez, no nos haya querido tanto como pretendíamos ver en sus gestos.

Cuando descubrimos que la persona a la que un día amábamos tiene ya otra pareja, algo se nos remueve por dentro

Después de esta lluvia de razonamientos negativos, surge un sentimiento interior fruto del miedo de que nuestro ex haya encontrado a alguien, pero nosotros aún no. De repente, nos sentimos mayores y desesperados por la idea de estar solos. Él lo ha conseguido, pero nosotros aún no nos encontramos preparados para iniciar una nueva relación. Incluso puede que sí, pero hemos decidido no hacerlo para no cerrar la puerta a una posible reconciliación.

Siento que aún me pertenece

Nos hemos referido a la posibilidad de sentirnos mal cuando descubrimos que nuestro ex tiene ya una pareja, mientras nosotros aún no. Sin embargo, ¿qué ocurre si nosotros también tenemos un nuevo compañero? ¿Por qué nos surgen esos celos, producto todos ellos de descubrir que el corazón de esa persona está de nuevo ocupado?

Aunque quieras creer que has superado la ruptura, a veces esto no es así. Nos mentimos a nosotros mismos inmiscuyéndonos en nuevas relaciones cuando, en realidad, continuamos «enganchados» a nuestra anterior pareja. No estamos hablando de amor, sino de una inercia que nos lleva a creer que la otra persona aún nos pertenece.

En la sociedad en la que vivimos, las relaciones siguen teniendo cierto significado de posesión. Creemos que nuestro compañero es nuestra propiedad. Esto provoca que no lo veamos como una persona, sino como un territorio que hay que defender para no perderlo y para que no nos lo quiten.

«¿Cómo amar sin poseer? ¿Cómo dejar que te quieran sin que te falte el aire? Amar es un pretexto para adueñarse de la vida del otro, para volverlo tu esclavo. Para transformar su vida en tu vida. ¿Cómo amar sin pedir nada a cambio? Sin necesitar nada a cambio»

-Mario Benedetti-

Esta concepción bastante tergiversada resucita este sentimiento de pertenencia cuando ya todo se ha acabado. No hay amor, no queda ya nada de eso. Sin embargo, nos convertimos en personas ciegas que se dejan llevar por una creencia incierta de que nuestro ex no puede estar con nadie más. Este hecho nos molesta, nos da rabia. Es nuestro, solo nuestro.La persona con la que está ahora es una usurpadora.

Mi ex sigue haciéndome daño

En realidad no. Tu ex no sigue haciéndote daño, eres tú mismo el que se lo está haciendo. Te sientes herido porque no has sido elegido, porque empiezas a compararte con la persona con la que está ahora… Notas tu inseguridad mezclada con rabia y dolor. Un revoltijo de emociones que te confunden. Es necesario terminar con esto.

  • Jamás te compares: «su pareja es más joven, más guapa, más lista»… ¡Basta! Las comparaciones siempre hacen daño y no solucionan nada. Esa persona también tendrá sus defectos y tú tienes mil y una virtudes. Deja de hacerte daño gratuitamente.
  • No seas egoísta: piensa en ese sentimiento de posesión tan arraigado y tan egoísta que nos impide amar de verdad. Ahora es el momento de aprender de ello y de que te des cuenta de que incluso terminado el amor estás codiciando la situación de tu ex.
  • «Un clavo no saca otro clavo»: no pienses ahora en salir con alguien para sentirte mejor contigo mismo y para que tu ex tenga los mismos sentimientos que tú. Para empezar, no es bueno utilizar a las personas con estos objetivos y, segundo, tal vez no logres que tu ex envidie también tu situación y sienta rabia.

Deja ir aunque te de miedo y tu mente te diga lo contrario. Es mejor llevarle la contraria a todo esto que ser infeliz por el resto de tus días

Recuerda que el amor no es lo que nos han enseñado. Tal vez sigas enamorado de tu ex, pero piensa que cuando en realidad amas a alguien lo único que deseas es su felicidad, aunque esta no sea contigo. Pasar página es difícil, pero también es una oportunidad para aprender y ganar en seguridad.

Tu ex ha sido una parte muy importante de tu vida, no obstante ahora debe seguir su camino al igual que tú tienes que continuar por el tuyo. Deja de estar pendiente de una relación que ya se ha terminado. Es el momento de mirar hacia adelante. ¿Estás preparado para empezar de nuevo?

Imágenes cortesía de Mark Caplan, Rachel Byran

Hemos entrado a un terreno complicado y filoso en el tema de las relaciones humanas. Porque algo es seguro, y es el hecho de todo ser humano posee en mayor, o en menor medida un rasgo de territorialidad.

Es difícil ver que una persona que en otro tiempo fuera tu pareja, ahora se encuentra con alguien. Incluso cuando ya no exista una parte sentimental vinculante, ver que se encuentra con otra persona es doloroso, y puede despertar celos, enojo y tristeza. El asunto se complica en aquellos donde aún existe una implicación romántica. Será muy difícil superar que aquella persona que se trata del amor de tu vida se vaya alguien más.

Si te ha ocurrido, y te tocó pasar el trago amargo de ver a lo lejos como tu ex pareja se encuentra con alguien más; donde frases como”mi ex esta con otro y quiero recuperarla” “mi ex esta con otra y quiero recuperarlo” “mi ex publica que es feliz” y “mi ex esta feliz sin mi” son cada vez más frecuentes dentro de tu mente, e incluso puede que a tus alrededores las llegues a escuchar de manera seguida e inexplicable; seguramente en este momento debes estar pasando los residuos del despecho, pero no te preocupes, si sabes cómo poner el juego a tu favor no tendrás por qué pasarlo tan mal.

Sigue leyendo, ¡y entérate lo que debes hacer!

El fin de una relación

Vivir una relación nos permite tener experiencias hermosas, no en vano el ser humano se siente incompleto cuando se encuentra solo, y forma parte de sus necesidades básicas el establecer vínculos estables de tipo amoroso.

El amor es una energía poderosa y maravillosa, es innegable su existencia, pese a que, a pesar de todos los ejemplos negativos, cuando decidimos transitar por un camino al margen de él, terminamos sintiéndonos vacíos.

¿El amor tiene fin? Aunque el amor como sentimiento (cuando se ha vivido realmente) no muere, indiscutiblemente las relaciones si llegan a su fin, incluso cuando amamos a nuestra pareja. Como seres humanos independientes, cada cual tiene un destino definido que debe cumplir, por eso, cuando se llega a la bifurcación en la que cada una de las partes está llamada a tomar una dirección diferente, entonces lamentablemente, la decisión que aplica tomar es la culminar la relación.

Romper con una persona con la que hemos estado involucrados amorosamente, no es proceso sencillo. Incluso cuando el enojo está de por medio, culminar con nuestra relación es doloroso y engorroso; por ello muchas personas no llegan a completar el proceso, y terminan instaurando pseudo relaciones, en las que aun cuando no estemos bien con la persona, no terminamos de romper el vínculo.

Alguna vez escuché a una persona decir, que sólo cuando eras capaz de sentarte a tomar el té con tu pareja sin reaccionar a su presencia, habías logrado romper el vínculo. Sin embargo, es posible, que aun cuando hayas cerrado el capítulo con esta persona, te resientas un poco al ver que esa persona ha seguido adelante, ya que, en el fondo, tu parte irracional sigue identificando a esa persona como parte de ti.

Flashback al pasado

Antes de que entres en pánico por la última idea que te expresé, respira un poco y no te asustes. Es importante dejar en claro que por el hecho de ver a tu ex pareja con alguien más, y sentir que se han removido algunas cosas en tu interior, no necesariamente quiere decir que sigas vinculado a esta persona en forma emocional.

Te explico, se trata de una emoción pasajera, que te invade en forma sorpresiva, algo semejante a los “flashback” que suelen pasar en las películas, cuando el protagonista se queda momentáneamente atrapado en sus recuerdos.

Así pues, lo que experimentarás será una sensación pasajera, determinada por la reacción de tu mente ante el estímulo enviado por tu pareja.

Efectos

Viste a quien fue tu compañero sentimental con alguien más, aunque te esfuerces en negar que te afectado, lo cierto es que no te puedes engañar a ti mismo, ya que sabes que en el fondo si ha causado estragos el ver a tu pareja con alguien más. A continuación, te describiré las reacciones que puedes experimentar al ver a tu ex pareja con otra persona:

  • Celos: Es irracional, lo sé, pero recuerda estarás siendo influenciado por aquellos recuerdos que creías habían sido enterrados en el fondo de tu subconsciente, por ello al ver que la persona que solía ser tu pareja, ha hecho su vida con alguien más, puede generarte conflictos.
  • Enojo: Es innegable, aunque dibujes una sonrisa en tu rostro para disimularlo, en el interior estás molesto. En un plano totalmente irracional, nadie quiere que su pareja siga adelante.
  • Tristeza: “Mi ex esta con otra y me duele” El tiempo pasa, y las circunstancias que te rodean cambian; naturalmente, sentirás un poco de tristeza y dolor por lo que has perdido.
  • Nostalgia: Bajo los efectos de pensamientos ubicados en tiempo pasado, puedes sentir una profunda nostalgia al recordar lo que viviste.
  • Alivio: Si la tuya fue una relación tormentosa, o su culminación fue complicada, y te viste cargado de culpa, probablemente sentirás también un poco de alivio al ver que la persona continuó su camino.
  • Depresión: Una persona que fue importante para ti, y que tuvo un gran significado en tu vida siguió su camino sin ti. Enfrentarte a este evento puede arrastrarte a una depresión, cuya intensidad va a depender de que tan vinculado aun te encuentres a esa persona.

Cómo superar que tu ex esté con otro/otra

El ser humano en su tránsito por la vida, se enfrenta a múltiples etapas, las cuales en el transcurso del tiempo se van renovando o finalizando. Es la ley natural, ninguna persona puede permanecer a nuestro lado para siempre, y aunque nos acompañe durante un largo trecho de nuestro camino, esa relación estará sometida a cambios y renovaciones, ya que su persistencia en el tiempo estará sujeta a su capacidad para evolucionar y adaptarse al nuevo orden de las cosas.

Así como nunca estaremos preparados para afrontar la muerte de un ser querido, tampoco estaremos listos para ver como una persona que fue especial, se aleja de nosotros.

Si te tocó vivir esta dura prueba emocional, a continuación, te muestro como puedes hacer para sobrevivir el avance de tu ex:

1. Mantén tus pensamientos en frío

Si te enteraste porque la realidad te chocó directo en la cara, para saber cómo superar que tu ex esté con otro/otra, debes hacer uso de todo tu autocontrol para no dejar que ninguna emoción se desborde y ponga en evidencia lo que sucede en tu interior (al menos, mientras ellos te estén viendo).

Mi ex ya tiene novio ¿qué hago? Vale, esto te afecta, pero tu entorno no debe tomar nota de ello, mucho menos si se trata de tu ex. Por ello debes mantener la compostura, y tratar de mostrarte sereno e impasible, ya una vez que culmine el encuentro incómodo, puedes trabajar en asimilar lo que acabas de ver.

2. Deja que la sensación te invada

Cuando estés en la seguridad de tu hogar, es el momento preciso para enfrentarte a las implicaciones de que tu ex haya continuado con su vida.

Si sientes tristeza, entonces acepta el sentimiento y ponte triste, no te avergüences, después de todo es natural que este evento despierte en ti sentimientos encontrados.

Vive tu sensación, déjate llevar, pero ponle un freno a los pensamientos dolorosos. Recuerda, vivir una sensación no involucra que debas torturarte con imágenes mentales, en las que visualizas como la esa persona ahora se encuentra en brazos de alguien más. Siente tu dolor, pero no te hagas daño a ti mismo con pensamientos insanos.

3. Recuerda por qué terminó

Una vez que recobres tus cinco 5 sentidos, y te repongas del efecto del impacto del recuerdo, usa tu mente para rememorar los principales eventos (como saber si mi ex tiene otra persona), que determinaron tu relación con la misma. Pon en tu mente las cosas buenas, pero también saca a la luz, todas aquellas razones que terminaron por hundirla.

Recuerda que cerraste tu ciclo con esa persona por motivos de peso, y el concientizarlos te permitirá recobrarte de esa sensación de tristeza que ahora te invade.

4. Evita aislarte

Aunque probablemente necesites un tiempo a solas para asimilar la información que acabas de obtener, no permitas que se extienda demasiado. Si eliges quedarte solo en casa, muy probablemente termines viendo las fotos de esa persona y recordando los buenos momentos que compartiste junto a ella.

Evita este tipo de prácticas autodestructivas, ya que de esta manera estarás fomentando que la herida permanezca abierta.

5. Planea una salida con tus amigos

Debes cortar el hilo de la tristeza que te despertó constatar como la que fue tu relación se fue al fondo. La mejor manera de evitar arrastrarte a una depresión, es salir y divertirte. Es importante que caigas en cuenta de que tu también continuaste tu camino, y que la separación no fue el fin de tu vida.

Las reuniones con personas de tu estima son las más indicadas para estos casos, ya que, al dejarte envolver por un ambiente alegre, te ayudará a olvidar la tristeza que te invadió al recibir la noticia.

6. Perdona

Incluso si tu también rehiciste tu vida, lo más probable es que en ti se despierte un pequeño rencor al tomar nota de que has sido sustituido. Perdona a esa persona por haber puesto a alguien más en el que fue tu lugar, y perdónate a ti mismo, por no haber podido salvar tu relación.

7. Balancea tu energía

Si quieres dar un paso más y aprender cómo superar que tu ex esté con otro/otra, es importante que tú recuperes tu equilibrio, para ello es importante que digas adiós en forma definitiva. Si ya ambos continuaron por nuevos rumbos, ha llegado el momento de disponer en forma adecuada de las cosas que en otro tiempo constituyeron vínculos, y que hoy en día son recuerdos que ya no pertenecen al nuevo orden que sigue tu vida.

8. Archiva

¿Aún tienes en la gaveta de tu mesa de luz la tarjeta que te regaló esa persona por el primer aniversario? Creo que entenderás que ha llegado el momento de ubicarle un mejor lugar. Si no te sientes en capacidad de botar las cosas que en su momento fueron manifestaciones de amor entre ambos, entonces, al menos debes archivar estos recuerdos en un lugar donde no interfieran con tu nueva vida.

9. Di adiós una vez más

Despídete, aunque probablemente ya lo hiciste en otra ocasión, en el momento en que se dio la ruptura, es importante que nuevamente hagas el ejercicio mental y te despidas de tu ex con tus mejores deseos.

Al hacer esta práctica, te permites aceptar que esa persona ya no forma parte de tu vida.

Mi ex ahora sale con mi amigo (a)

“Mi ex esta en una relación de rebote con mi amigo” Antes de decir salgo más, solo diré ¡Qué difícil! Esta es una situación que ocurre en forma más frecuente de lo que crees. Lo que la hace complicada, es que en determinado punto debes elegir aislarte de tu amigo, y de la que era tu pareja.

Resulta un poco más sencillo, si la unión de tu amigo (a) con tu ex pareja algún tiempo después de la ruptura. Sin embargo, siempre es difícil aceptarlo.

Para superarlo, primero debes tomar distancia para asimilar mejor la situación. Una vez lo has aceptado, en forma progresiva puedes intentar volver a entablar relación con tu amistad y tu ex. Difícilmente superarán el ambiente tenso, porque siempre te sentirás algo cohibido, y en forma inconsciente siempre habrá una pequeña lucha territorial entre las partes.

Es muy recomendable, que mientras logras sanar totalmente tus heridas, busques aislarte de esta pareja, ya que la idea de que has sido traicionado por tu amigo (a) siempre te rondará la mente, y esto te impedirá sanar del todo.

¿Y si yo no quería que terminara?

Será mucho más duro ver como una persona que aún queremos que forme parte de nuestra vida continúa su camino. Sin embargo, es importante que trabajes en aceptar que todo lo que en un momento fue parte de ti, ya no lo será jamás.

Debes dejar ir a esa persona de tu corazón, no te aferres a alguien que ya no pertenece a tu realidad.

Me cuesta aceptar que mi ex está con otra persona

Las separaciones son imposible de evitar en nuestras vidas y todos, alguna vez, pasamos por esa experiencia. Más allá del verso «fue de mutuo acuerdo», siempre uno es el que más sufre. Quien no logra despegar de los recuerdos o el que más se aferra al pasado cuando descubre que el ex está con otra persona.

El mayor dolor aparece al ver que aquel corazón ya tiene otro dueño. Se da un golpe al ego, celos inexplicables y la necesidad imperiosa de conocer cada detalle de esa relación. Nos encontramos haciendo comparaciones tediosas para demostrarnos a nosotros mismos que éramos mejores.

Una postura que simplemente nos lastima y nos aferra a un lugar de víctimas que no tiene sentido ocupar. Él fue capaz de rehacer su vida y nos molesta que lo nuestro quede en el olvido. Por este motivo hay que tomar el dominio de nuestros sentimientos y aceptar que ya terminó.

Por qué me molesta que mi ex está con otra persona

Muchas vivencias compartidas, afectos por las familias de las ex parejas, eventos que se repiten, pero a los cuales no podemos asistir con la misma compañía. En definitiva, gran parte de nuestra vida se ve transformada cuando rompemos con alguien. Y hay que tomar consciencia de que así será y nada se puede hacer.

Si la relación fue larga, es obvio que cada tanto aparezcan esas historias ocupando nuestra mente. El verdadero problema se ocasiona cuando no logramos evitarlos y nos estancamos en ellos. Lamentablemente, las redes sociales no son de gran ayuda para estos momentos de debilidad emocional.

Usar la tecnología puede ser positivo o sumamente destructivo. Depende de nosotros si dedicamos horas diarias a seguir las publicaciones de quienes ya no están en nuestra vida. Ver esas imágenes o esos comentarios de amor que antes estaban destinados a nosotros nos puede llegar a doler.

¿Realmente merece la pena esta labor espía? ¿Merece la pena poner nuestra atención en lo que el ex hace o deja de hacer? En estos casos lo más aconsejable es centrar la atención en uno mismo y en las metas que te quedan por alcanzar.

¿Cómo superar que mi ex está con otra persona?

Adiós a la obsesión

Ver también: Heridas del pasado: no las dejes avanzar y supéralas

Es común en las rupturas encontrarse a uno mismo pensando solo en situaciones del pasado. Cada palabra nos recuerda a esa relación, el aroma es el que tenemos grabado del último encuentro, y así con cada sensación. Obsesionarse solo provocará más disgustos y tiempo perdido.

En cada conversación lo ponemos como ejemplo o indagamos con los amigos en común. Son actos poco saludables que hay que evitar.Además, los terceros no quieren jugar ese rol.

Fuera de las amistades virtuales

En la actualidad todos nos encontramos inmersos en diversas aplicaciones sociales y nos divertimos con ellas. Los avances han sido tan grandes que podemos tener acceso a las vidas de todos aquellos en que tengamos interés. Si quieren ser felices, eliminar al ex de la red de amigos es el primer acto.

De lo contrario estaremos mirando cada una de sus publicaciones y lo que es peor, buscaremos las de sus contactos. Por más que duela, ya no formamos parte de sus experiencias presentes, o sea no estaremos allí para vernos.

Además, si la ruptura es reciente, puede que la nueva vida de nuestro ex nos afecte, ya que han sido muchos días y horas de experiencia junto a esa persona.

El drama es para las películas

Hay un malestar que ocupa nuestro cuerpo y es normal que así sea. Aunque muchos solemos caer en el fatal error de dramatizar cada situación. Las frustraciones juegan a veces malas jugadas a nuestros actos. Hay que poseer la frialdad suficiente para entender que no es el fin del mundo. Solo es el fin de una relación y vendrán muchas más, aunque todavía no podamos imaginarlas.

Decir que ya no hay nada por hacer es solo un argumento para un guión de cineastas. La realidad es muy diferente y el compromiso con uno mismo es aprender a vivirla relajadamente.

Conoce: ¿Estás enamorada u obsesionada?

Nuevos contactos

Hay muchas personas a nuestro alrededor dispuestas a formar nuestro círculo de contactos. No estamos limitados a hablar únicamente con nuestros ex. Las líneas del tiempo se construyen para respetarse, y el pasado ya tuvo su oportunidad. La atención hay que desviarla a nuevas relaciones, aunque en su comienzo sean solamente de amistad.

Ver que el ex está con otra, es una excelente oportunidad para iniciar algo diferente, para corregir los errores que nos llevaron a cortar con la persona anterior. Un aprendizaje que quedará grabado y que ofrece la garantía de que seremos un ser humano que antes no conocíamos.

‹ › depsicologia.com

¿A quién no le ha pasado alguna vez que ha vivido la ruptura de una relación y se entera al poco tiempo de que su pareja ya está con otra persona? Da igual el tiempo que haya pasado: horas, días, semanas, meses… Descubrir que la persona a la que has amado tiene una nueva pareja remueve todos los cimientos del corazón.

He descubierto que mi ex está con otra persona

Cuando una relación se termina parece que el equilibrio se resquebraja, que los cimientos sobre los que estaba organizada la vida personal y de pareja se tambalean de tal manera que en un principio uno se siente perdido.

En los casos en los que todavía uno se siente íntimamente ligado con su ex pareja, y a veces aunque ya no haya relación, uno de los grandes impactos es descubrir que ese ex ya está con otra persona. Parece que, llegado ese momento, es como si se abriera una caja de pandora que antes no existía y el final de la relación es más palpable que nunca y uno comienza a hacerse preguntas de todo tipo, ¿Qué tiene esa persona que yo no tenga?

En el momento en el que la relación de pareja se termina y cuando uno descubre que ya hay otra persona en su vida, parece que uno se ve sumergido en el duelo por la pérdida de la persona amada y por la pérdida de ese futuro soñado para los dos.

El duelo lo entendemos como un periodo de adaptación emocional a una nueva situación donde se ha producido una pérdida. Dicho esto, uno puede pasar por sentimientos tan extremos como la rabia a la indiferencia, el dolor a la incredulidad, tristeza y una sensación de falta que a veces cuesta manejarla.

Tanto tras la ruptura de la relación como en el momento en el que ya hay alguien más, uno suele volver a repensar la relación y lo aportado por cada uno. Es importante que llegue el momento en el que uno pueda quitarse la venda de los ojos para sopesar con objetividad por qué no ha funcionado, qué es lo que cada uno podría haber hecho mejor y qué puede aprender de esa relación para los futuros amores.

Es cierto que no es fácil llegar a ese punto de objetividad y de valorar abiertamente la relación, de poder sacar un aprendizaje. Muchas veces, puede resultar difícil dejar marchar a la otra persona y uno se queda enganchado en ese amor a pesar de no ser sano para ninguno de los dos, o ya de los tres.

Dicho esto, el que no sea fácil no quiera decir que sea imposible o inalcanzable. Hay que trabajar emocionalmente por poder llegar a ese punto, para poder liberarse de la carga del pasado y escoger una nueva pareja desde el equilibrio propio, sabiendo las necesidades personales y las aspiraciones amorosas.

¿Qué sentimientos son los normales?

Hay momentos en los que necesitamos exponer nuestros sentimientos y emociones a un oído externo para saber si lo que sentimos es normal o nos hemos vuelto completamente locos. A veces, los sentimientos son tan intensos cuando un Ex vuelve a tener otra pareja que uno se siente desbordado.

Entendiendo que cada persona es única y que cada uno siente de una manera concreta, podemos pensar que de forma general suelen aparecer sentimientos de sorpresa, de rabia, de dolor e incluso una sensación de traición que sería completamente irracional.

Es entonces cuando uno se encuentra de frente con la posibilidad de haber sido olvidado y que, ante ese temor de que ese amor ya haya encontrado su final, uno siente que ha sido reemplazado. Son momentos en los que uno puede dejarse llevar por el bucle de preguntas tipo “¿Qué tendrá que no tenga yo?, ¿Cómo será?, ¿Le hará más feliz?, ¿Tan fácil soy de olvidar?” y un largo infinito de cuestiones que nunca tendrán respuesta.

Cuando una relación se termina es necesario que haya un momento de reconstrucción, de volver a recoger todo el afecto y las esperanzas que se han puesto en otra persona y devolvérnoslas a nosotros mismos. Para ello, se necesita un tiempo a solas, un tiempo en el que sanar heridas, en el que poder mirar atrás con objetividad para ver qué fue lo que fallo, cuántos errores dependieron de la otra persona y cuántos de uno mismo.
Pero en el caso de que te hayas enterado al poco de que te dejaran o, a pesar de que haya tenido lugar este paso, las inseguridades y las comparaciones aparecen, hay una herida narcisista que te recuerda que no eres el elegido, que esa relación en la que tanto te esforzaste no era lo que esperabas, no eres esa persona ni él/ella es tu persona.

Esto a veces suele generar mucha contradicción porque uno piensa que estaba bien previamente, que ya lo había superado pero de repente todo cambia ¿Qué es el que ocurre entonces?

¿Cómo superar que mi ex esté con otro/a?

En el caso de aquellas personas que han pasado página pero que al enterarse de que su Ex ha encontrado a otra persona todos los cimientos se le remueven, no tiene porqué estar relacionado con que no hayan superado la relación. Como hemos mencionado anteriormente, puede deberse a una herida narcisista en la que uno se compara con la nueva pareja y que a veces es vivido como que está ocupando el lugar que fue de uno, también puede deberse a que en ese momento no haya encontrado de nuevo el amor o por problemas que pueda haber con la pareja actual.

La verdad es que son múltiples las opciones que hay al respecto y, como siempre, cada persona es un mundo y cada historia es un caso único.

Cuando uno está viviendo ese momento de primera mano parece que la sensación no va a terminar nunca, que los sentimientos de minusvalía no van a desaparecer pero la realidad es que no hay nada como el tiempo para poder sanar las heridas y ver todo desde otra perspectiva.

Hay personas que consideran que “un clavo quita otro clavo“. No puedo decir que esa sea la solución, hay personas a las que le sirve para rellenar el vacío que deja la persona amada, otros lo hacen simplemente para demostrarse que también pueden salir a adelante, otros simplemente para no pensar y disfrutar…

Cualquiera de las razones que te plantees pueden ser consideradas un arma de doble filo ya que los temas del corazón pueden resultar impredecibles: uno puede enamorarse, disfrutar o al comparar los sentimientos que le hacía sentir la otra persona sentir aún un vacío más profundo.

Apóyate en tu gente más cercana, de confianza, proponte nuevos retos y sueños que cumplir, hay un mundo de posibilidades ahí fuera, tanto amorosas como de todo tipo. No te juzgues porque la relación terminara, aprender a quererte a ti mismo, a ver tus virtudes y defectos, aceptarte, es la mejor solución.

Si quieres pedir cita con uno de nuestros psicólogos, puedes hacerlo pinchando “aquí“.

Mi “Ex” ya está con otra persona: Reflexionemos más

A continuación, queremos compartir contigo algunos artículos que pueden resultarte interesantes para continuar reflexionando y pensando sobre esos sentimientos que pueden haber aparecido y para valorar la situación en la que te encuentras e la actualidad:

  • Cómo superar una ruptura amorosa de pareja
  • Los mitos del amor romántico
  • Señales de que tu relación de pareja es tóxica

Mi “Ex” ya está con otra persona 4.94 / 5

Ver a tu ex con otra: cómo enfrentar la situación

Wavebreakmedia Ltd/Wavebreak Media/Thinkstock

Hace poco terminaste una relación y aún te duele. Un día vas caminando por la calle y te lo encuentras nuevamente y resulta que ¡tu ex ya está con otra!. ¿Cómo reaccionar? ¿Qué hacer? ¡No temas iMujer! A continuación te daremos algunas ideas para enfrentar la situación.

No entres en pánico

Cuando veas a tu ex con otra, es más que seguro que tu corazón comience a latir de manera desenfrenada y te sientas muy incómoda. Trata de no entrar en pánico y tomar la situación tranquilamente y si te saluda contéstale. Si esto no sucede, evita cualquier cruce y continúa con tu camino.

No te pierdas: Razones para no ser amiga de tu ex

Muéstrate tranquila

Si bien puede ser muy difícil actuar tranquilamente cuando ves a tu ex con otra, compórtate como si él no estuviera allí y como si nada hubiera pasado. Sigue haciendo tus cosas normalmente e ignóralo por completo.

Voyagerix/iStock/Thinkstock

Salúdalo

Si ambos finalizaron en buenos términos la relación, seguramente le habrá comentado a su nueva novia sobre ti. Si es así no tengas temor de saludarlo y preguntarle como está. Puede ser que esto te haga sentir incómoda, pero no significa que debas huir despavorida, pues muchas veces es mejor portarse en forma madura que ignorarlo completamente. Una vez que lo saludaste amablemente, puedes seguir con tu camino ya que no hay razón por la cual quedarse allí. Verás que te sentirás muy bien contigo misma.

Ver también: ¿Qué hacer si me encuentro con mi ex?

Trata de no llamar su atención

Evita coquetear o hacerte notar cuando veas a tu ex con otra. No llames su atención, él puede comenzar a pensar que te volviste loca. No rías en voz alta ni hagas cosas alocadas cuando ellos estén cerca de ti, pues solo parecerá que le estás pidiendo por favor que repare en ti y eso no puede suceder, ya que por algo ambos rompieron.

Prepárate para una nueva relación

Si cuando ves a tu ex con otra lo notas feliz y tranquilo, ¿qué te impide a ti buscar pareja nuevamente? ¡Nada! por eso, debes alegrarte de que tu ex pareja tenga una nueva relación, pues de esta manera él no podrá reclamarte nada y tu podrás rehacer tu vida sin sentirte culpable o pensando que él sigue enamorado de ti. Sobre todo en el caso que quien haya terminado la relación hayas sido tú.

¡Peligro!: ¡Se casa mi ex!

Cuéntanos; ¿Qué harías si ves a tu ex con otra mujer? ¿Cómo reaccionarías? ¿Te ha pasado alguna vez verlo con otra de manera inesperada?

Encontrarme a mi ex con su nueva pareja fue un torbellino de emociones y una gran lección

Llevábamos casi seis años juntos. Pero, como acaba sucediendo casi siempre, el amor se extinguió. Nos queríamos, pero no había chispa ni pasión. El amor se había convertido en una comodidad aburrida. No nos aportábamos nada el uno al otro, solo nos habíamos acostumbrado a estar juntos. Aunque cuando empezamos sabíamos que éramos diferentes y teníamos sentidos del humor distintos —una de las cosas más importantes para mí— pensamos que valía la pena luchar. Pero con el tiempo nos cansamos de intentarlo.

Por eso, nos sentamos a hablar y decidimos romper. Ambos teníamos derecho a pasar página y a conocer otras personas que nos despertasen esa ilusión que nos estábamos negando permaneciendo en esta relación emocionalmente muerta. Pero como éramos del mismo grupo de amigos y no queríamos malos rollos, llegamos a la misma conclusión: iba a ser una ruptura limpia, sin dolor ni resentimientos.

Nos costó, la verdad. Primero nos intercambiamos cajas con las cosas que habíamos ido acumulando el uno en casa del otro. ¿Qué te quedabas y qué no? ¿Le devolvías los recuerdos? ¿Te quedabas sus regalos? Fueron unas semanas emocionalmente muy complejas, pero que reafirmaron que estábamos haciendo lo correcto.

Romper no solo es cosa de dos

Entonces, tocó decírselo a todos nuestros amigos. El grupito se quedó raro. “¿Pero estáis bien?”. “Sí, ha sido de mutuo acuerdo”. Luego te cogían por banda cuando te quedabas solo. “Pero, de verdad, ¿cómo estás?”. “En serio, bien”. Y no mentía. Estaba bien, feliz, convencido de que había tomado la decisión correcta. Quería descubrir cosas nuevas.

Poco a poco fuimos retomando la normalidad. Nuestros amigos dejaron de sentirse raros cuando quedaban con nosotros, no se montaban películas para no dejarnos nunca a solas, y hasta se permitieron hacer algún que otro chiste. No nos habíamos planteado que no íbamos a ser los únicos que tenían que pasar página de nuestra relación. También nuestros amigos necesitaban superarlo.

Probablemente, si no me falla la memoria, tardamos en sanar heridas más de medio año. Rompimos en febrero, y fue en septiembre cuando sentí que realmente ya había acabado y que aquél que un día fue el amor de mi vida ahora era un amigo más. Un gran amigo con un pasado peculiar. Pero, en definitiva, un amigo más.

Eso es lo que creía, claro. Porque llegó un momento que sabía que era inevitable y que me trastocó por dentro. Estábamos todos reunidos, tomando algo y alguien miró a mi ex y le dijo “¿y esa sonrisita? ¿A quién estás enviando un mensaje? ¿Ya te has enamorado?”. Un cubo de agua fría sobre mí y un tirón en el estómago. Probablemente me puse pálido, pero intenté que mi rostro —normalmente, muy expresivo— no se torciera. Bebí mi cerveza mientras el resto hablaban, le cogían el móvil y hacían broma. “Céntrate en tu cerveza”, me repetía como mantra.

Lo miré desde una punta de la mesa a la otra y sí, vi aquella sonrisa. Me di cuenta de que nunca más sonreiría así pensando en mí. Llegaron como flashbacks todos nuestros recuerdos. Ya no volveremos a ese lugar en el que íbamos a comer después de ir a nuestra playa favorita, ahora irá a otros bares que le recordarán a otras personas. Ya no escuchará esa canción que le recuerda a mí, ahora pensará en otras personas, otras canciones y otras historias. Esa sonrisa indicaba que ahí empezaba a construir otros recuerdos con otra persona. Y que los nuestros se habían acabado.

Ese instante en que lo ves con otra persona

Su relación fue avanzando hasta que un día me dijeron que mi ex tenía nuevo novio. Tragué saliva, había llegado el momento. Pasamos unas semanas sin vernos hasta que me invitaron una fiesta. “Estará tu ex con su nuevo tú. Vamos, con su nueva pareja”, me dijeron con total falta de tacto. Tuve que sonreír, claro, ya lo había superado y era una ruptura de mutuo acuerdo, y en estos casos no se nos permite estar tristes ni hacer un poco de drama. Sin embargo, no me sentía preparado para el momento de enfrentarme a la realidad: se había acabado. Hasta entonces creí que, quizá, si me arrepentía podríamos volver. Pero ahora ya no. Se habían cerrado las puertas.

Me arreglé muchísimo. Tenía que mostrar el mejor lado de mí, demostrar que yo era más guapo que su nueva pareja, fuera quien fuera. Sabía que no era una competición, pero quería ganarla para sentirme mejor conmigo mismo. Al fin y al cabo, quien iba a llegar solo a esa fiesta era yo.

Llegué con mis amigos. Lo primero que vi al cruzar la puerta fue a ellos dos. Ni me fijé en cómo iban vestidos. Ni tan siquiera si yo era más o menos guapo. Lo que vi fue a mi ex riéndose y acariciándole la oreja como solía hacerme a mí, esas caricias que me daban tranquilidad y que me hacían sentir una conexión especial con él. Una forma diferente que tenía de decirme «estoy aquí» sin alejarme del mundo en un abrazo. Y, como una patada, otra vez esa sensación. Darme cuenta de que no, que ahora esas caricias eran para otro, que sus besos eran para otro, que sus sonrisas eran para otro. Y que, por mucho que yo mismo hubiera buscado la ruptura y que ambos supiéramos que era la decisión correcta, no iba a ser fácil. La realidad me golpeaba a la cara por enésima y última vez: no estábamos juntos, tenía que olvidarme de él.

Me fui corriendo de la fiesta, me senté en un banco de un parque y me puse a llorar. Lo solté todo. No lloraba porque lo echase de menos, sino porque solo entonces fui consciente que se había acabado. Lloré hasta expulsarlo de dentro de mí. Le lloré hasta superarlo. Y tras vaciarme, me vi solo en ese parque. Me di cuenta que si él podía haber rehecho su vida después de lo nuestro, yo también. Lo más difícil ya había pasado. Se había acabado definitivamente esa etapa.

Cómo superar que mi ex tiene una nueva pareja

Da igual si han pasado cinco días, una semana, o dos meses, el momento en el que tu ex tiene una nueva pareja vuelve a mover muchos sentimientos en ti.

Da igual si han pasado dos horas, cinco días, una semana, o dos meses. El momento en el que tu ex tiene una nueva pareja vuelve a mover todos esos sentimientos que pensabas ya no existían en ti.

Cuando terminas una relación es normal que el equilibro se tambalee, y hablamos del equilibrio en todos los sentidos, desde el que organiza la vida personal y la de pareja. Pero definitivamente es aún peor el caso de sentirte ligado a una persona aún después de la ruptura y que descubras que esa persona que tanto amas y amaste ahora tenga una nueva pareja.

Es algo así como si se destapará una caja que antes no existía o al menos habías dejado de tener presente. De repente la extinta relación se vuelve más palpable que nunca, comienzan los recuerdos, los motivos que le pusieron fin a esa relación, y preguntas como ¿qué tiene ella que no tengo yo?

Pareciera que el veinte nos cae hasta que nuestro ex ya está con otra persona, justo en ese momento es en el que nos vemos sumergidos en un duelo por perder a esta persona amada y el futuro que alguna vez planearon. Este duelo se manifiesta como un periodo de adaptación emocional en el que debes aceptar la nueva situación.

¿Cuáles son los sentimientos más comunes cuando tu ex ya tiene nueva pareja?

Los sentimientos por los que pasas en este momento son infinitos, desde la rabia, la indiferencia, el dolor, tristeza y una sensación de vacío. Pero basta de sufrimiento, no es el fin del mundo y es algo por lo que todos hemos pasado, así que a quitarse la venda de los ojos para plantear con objetividad esta situación y aprender de ella en lugar de sufrirla.

Todo lo que sentimos cuando un ex ya tiene una nueva pareja es súper intenso, recuerda que cada persona es única y por lo tanto su sentir será diferente. Sin embargo, hay algunos sentimientos que pueden aparecer de manera general: sorpresa, rabia , dolor e incluso una sensación de traición.

Claro que no es fácil, pero tampoco es imposible. El chiste es que trabajes en tus emociones para liberarte de esas cargas del pasado y mejor echa un ojo a estas cuatro cosas que te pueden ayudar bastantito a superar que tu ex tiene una nueva pareja:

Dimensiona el problema

No dejas de compararte con la nueva chica, que si es más bonita, que si tiene mejor cuerpo y todo lo que pasa por tu cabeza cuando ves su foto de perfil. STOP, piensa con la cabeza fría, es una ruptura nada más, nada que no puedas superar, dale tiempo al tiempo y nos darás la razón.

Canaliza tu atención

Ese tiempo que pasas stalkeandolo y lamentando la nueva relación que tiene podrías aprovéchalo para salir con amigos que tiene mucho tiempo que no ves, para tomar las clases de baile o de cocina que tanto pensaste en entrar o simplemente para completar alguna cosa que dejaste a medias. Ponte a hacer actividades que te enriquezcan a TI y a nadie más que a TI. Ojo, esto no es egoísmo es crecer como persona.

Date tu tiempo

No intentes desaparecer su recuerdo porque esto no pasará de un día a otro, las cosas que vivieron no las vas a olvidar tan fácil. Solo recuerda que todos estamos de paso en la vida de alguien más, algunos se quedan y otros se van, pero la protagonista de tu vida y tu historia sigues siendo TÚ. Él solo fue un acto de la obra pero definitivamente no es el final.

Para de stalkear

Vives por descubrir pistas sobre cómo va su nueva relación. Recuerda que esas solo son suposiciones y conjeturas que seguramente ni al caso, aparte al final él va a estar contento de la vida disfrutando cada momento, mientras tú te la pasas frente a la compu o con tu celular vigilando cada movimiento que hace, a dónde va y con quién está. Claro que entendemos el enojo que sientes cuando ves sus fotos juntos pero vive ese enojo unos 5 minutos y después a seguir tu vida hasta que otra cosa te vuelva a pasar.

VER ADEMÁS:

4 razones por las que no puedes olvidar a tu ex y necesitas superar para seguir con tu vida

Cómo tomar el control de tu vida y superar a tu ex de una vez por todas

Cuando un ex rehace su vida

Cuando un ex rehace su vida y nos duele el que haya sido capaz de pasar página, se debe a una sencilla razón: somos nosotros los que seguimos atascados en ese capítulo personal. No haber realizado un duelo adecuado y haber aceptado la situación, nos sitúa en el complejo territorio del sufrimiento. Es necesario tomar conciencia de este hecho y saber dejar ir de forma madura y consciente.

Cabe decir sin duda que este tipo de dinámicas y realidades personales son muy comunes.Ver como quien fue nuestra pareja inicia una nueva etapa con otra persona puede ser doloroso. Sin embargo, ese dolor debe ser puntual y momentáneo. Debemos asumir que cada uno toma caminos propios, que la vida avanza y que nuestra única responsabilidad es reconstruir nuestro día a día en felicidad.

Si no somos capaces de hacerlo llega la idefensión, el estancamiento y reabrir emociones y heridas que debían haber sanado y cerrado hace tiempo. Veamos por tanto qué debemos hacer en estas situaciones.

«Quien no te quiere no te merece»

-Walter Riso-

Cuando un ex rehace su vida y el dolor asociado

¿Por qué nos duele tanto cuando un ex rehace su vida? Sentir dolor es normal, alargar el sufrimiento de forma crónica no lo es. Tampoco es saludable ni permisible acumular sentimientos de rabia y despecho. Estas emociones nos estancan aún más en esos estados negativos donde en muchos casos, podemos derivar en una depresión.

Una relación afectiva se erige a través de una conexión emocional muy profunda. El cerebro no es hábil asumiendo los cambios, y más si estos tienen que ver con las relaciones personales y el amor. Asimismo, tal y como nos revela un estudio llevado a cabo por la Universidad Médica de Carolina del Sur, Charleston, el cerebro asume estas rupturas como una auténtica herida o una quemadura.

El dolor por tanto es real, y como tal, debe sanar. Solo así nos permitiremos reiniciarnos una vez más para cruzar a otra etapa con más integridad, menos sufrimiento y mayor crecimiento personal.

Pasar por la etapa de duelo es fundamental

Puede que nos lleve semanas, meses o incluso años, pero lo cierto es que todos necesitamos atravesar por esa etapa denominada “duelo” (lleva el mismo nombre que cuando fallece alguien muy cercano porque significa que debemos aceptar que esa persona no estará más a nuestro lado). No importa quien decidió que la relación terminase, incluso en aquellos que han “dado el gran paso” de separarse es una etapa por la que pasar.

Este período sirve para adaptarnos a la nueva realidad, comprender que la vida ahora es diferente y que todo lo sucedido tiene una razón y una explicación. Es decir, paraaceptar que ningún dolor es para siempre y que se puede seguir adelante aunque ese individuo ya no forme parte de nuestro presente o nuestro futuro. Simplemente se quedó “a mitad de camino” y ahora es una pieza más del pasado.

Tras el duelo se aconseja volver a hacer aquello que nos gusta, centrarnos en los sentimientos y por supuesto aprender de los errores cometidos. Nadie puede garantizar que, aún cuando creamos que ya estamos “curados”, tengamos recaídas o momentos de tristeza asociadas a la pérdida, pero lo cierto es que con el paso del tiempo las heridas sanan.

Si ya hice el duelo, ¿por qué mis sentimientos siguen siendo tan intensos?

Nadie dice que es fácil aprobar este examen… Cuando un ex rehace su vida es normal experimentar algún tipo de emoción. Así, realidades como la tristeza o la aceptación son comunes hasta permisibles. Es más, en ocasiones basta una palabra, un recuerdo, una fotografía, un encuentro para reavivar recuerdos. Escarbar tan hondo en nuestras emociones y sacar los recuerdos del cofre más alejado, puede hacer flaquear incluso hasta el más fuerte.

  • Cuando nos enteramos de que nuestra ex rehace su vida y ha comenzado una relación nueva los sentimientos “disparan” y no entendemos bien por qué. “Si ya lo he olvidado… ¿por qué me molesta?”, “¿Tan rápido me ha quitado de su corazón?”, “¿Cómo puede ser que haya rehecho su vida antes que yo?”, “Ahora ya no tengo esperanzas de recuperarle”. Estas son solo algunas de las preguntas más habituales ante esta situación por la que muchos han pasado.
  • Se entiende que al tener una pareja nueva todo lo demás ha quedado en el pasado y eso no es tan así. No son pocos los que intentan olvidarse de un/a ex con otra relación, están los que consideran incluso que no pueden vivir solos o que necesitan a alguien para ser felices.

Todas ellas son situaciones de gran complejidad y poco saludables que deben invitarnos a una reflexión.

Tras el duelo, debes «entrenar» tus pensamientos

El duelo alivia la parte emocional y favorece la aceptación de lo ocurrido. Sin embargo, como ya hemos señalado es común experimentar en ocasiones cierto desánimo y tristeza al ver que nuestro ex rehace su vida. Así, tal y como nos revela un estudio llevado a cabo en la Universidad de Missouri, St. Louis y publicado en el Journal of Experimental Psychology,lo más efectivo tras realizar el duelo es llevar a cabo ciertas estrategias cognitivas. Son las siguientes:

  • Decirnos a nosotros mismos que está bien seguir «sintiendo algo» por nuestra pareja. Es un modo de alimentar la visión positiva sin caer en el odio o el desprecio.
  • Es necesario repetirnos a su vez algo muy simple: nuestro ex es pasado. Vivir en el pasado es sufrir y nosotros no merecemos una vida de sufrimiento. Hay que mirar al futuro, por nuestra dignidad, salud y bienestar.
  • Detener pensamientos obsesivos: detener el flujo del dolor. Esta estrategia mental es imprescindible. Pensar de forma constante en esa persona carece de sentido. Debemos enfocarnos en el presente distrayendo la mente y situando la mirada en nuevas ilusiones.

Ver a tu ex en pareja es una buena noticia

Así, como lo estás leyendo: si tu ex rehace su vida es algo positivo. Por más de que te cueste reconocerlo o aceptarlo, que tu ex ya haya formado pareja es excelente. Quizás no lo veas de esa manera y te sigas criticando por todo lo que has hecho mal, tal vez no comprendas cómo hizo para «sustituirte» tan rápido o incluso esa noticia te haya “avisado” de que aún no la has olvidado por completo.

Si todavía no has podido encontrar a una persona acorde a tus gustos no te mortifiques, no creas que eres peor que nadie y no te compares con lo que le sucede a tu ex. Aprovecha este tiempo a solas para conocerte mejor, para curar las heridas del pasado, para entender qué sucede en tu interior y para enfocarte en el futuro.

Si por el contrario, ya estás en pareja e igualmente te ha molestado saber que tu ex está en una relación, quizás no se deba a que sigues enamorado/a de esa persona sino a lo que se conoce como “herida narcisista”.

¿Qué quiere decir esto? Un “golpe bajo” a nuestro amor propio que nos obliga a aceptar que hay otro/a ocupando un lugar que antes era nuestro. ¿Celos? ¿Envidia? ¡Un poco de ambos!Trata de pensar fríamente y de no anteponer tus sentimientos a tus pensamientos. ¡Que todos tenemos derecho a ser felices y compartir nuestros momentos con alguien especial!

Cómo hacerle pensar a tu ex que ya lo superaste

Artículo publicado originalmente por VICE Estados Unidos.

Superar una ruptura no es fácil, sobre todo cuando tu ex empieza a andar con alguien antes que tú. El simple hecho de imaginártelo feliz, viendo a los ojos a su nueva pareja y disfrutando de su compañía en un bar mientras tú lo único que puedes ver es tu celular, es devastador.

Lloras, te deprimes, sufres; hasta que un buen día empiezas a hacer cosas para sentirte mejor, como ir a yoga, pero resulta que durante el shavasana te la pasas pensando en todo lo que tu ex ha «logrado», básicamente en todo lo que tiene y tú no, –pero lo que no puedes permitir es que ellos se enteren de eso.

Esta guía no te ayudará a superarlo (a), pero puede ayudarte a hacerle creer que ya lo hiciste, porque obviamente eso es lo que importa. Si finges indiferencia durante suficiente tiempo, se convertirá en algo real; te levantarás de las cenizas como un ave fénix de plumas majestuosas en poco tiempo. Recordarás lo triste que te sentías, echarás la cabeza hacia atrás y rugirás con una risa burlona. Pero si aún no llegas a eso, tienes que fingirlo. ¡Solo piensa en el coraje que le dará a tu ex ver que estás disfrutando tu vida!

Cómo comportarte en tus redes sociales

Pretender que todo está bien en la redes sociales es lo mío, así que confía en mí cuando te digo que no te hará sentir mejor, sin importar los sarcástico que seas. Sin embargo, entiendo el impulso de hacerlo, y sé que a veces exponer tu infelicidad puede ser liberador. Si quieres hacerlo, te recomiendo que uses una cuenta privada alternativa (o la función ‘amigos cercanos’ en Instagram).

Cuando creas una cuenta alternativa, necesitas seleccionar cuidadosamente a las personas que quieres que te sigan, trata de escoger a los más cercanos. Imagínate despertar de una noche de copas y descubrir que publicaste cosas como «¡Ya me cansé de estar triste… LOL!», «El dolor … es insoportable… ¡LMAO!». Sería mejor que eso solo lo vieran tus amigos más cercanos y no tu jefe o tu mamá, ¿no?

Tener un poco de privacidad es bueno para controlar los daños. Si evitas humillarte en público, no solo te verás mejor, sino que también te sentirás mejor.

Cómo hacer que parezca que te la estás pasando bien

Para tener éxito en este punto, tiene que parecer que las estás pasando bien sin declararlo de manera explícita. Ponerle títulos a tus fotos como «mi ex me preguntó a dónde me mudaré, le dije que a un lugar mejor» podrá hacerte sentir como una perra ganadora en el momento, pero en realidad es una evidencia contundente de que todavía te importa.

Una vez un tipo con el que salía, me terminó un sábado por la noche antes de que nos viéramos. Lamentablemente, me acababa de comprar un outfit para la ocasión y no lo iba a desperdiciar, así que decidí ir con mis roomies a un karaoke a cantar y beber para aliviar mi tristeza.

Obviamente, me la pasé muy mal. Pero lo peor fue que había tanta gente esperando para cantar que no pude pasar a desahogarme como lo había planeado. La noche fue un fracaso, un desastre total. Aún así, decidí publicar una historia en Instagram en donde salía borracha y triste, con el título «me da muy igual». No sé ustedes, amigos, pero siento que hacer eso solo me hizo ver como que sí me importaba y mucho.

Me di cuenta de esto a la mañana siguiente, pero para entonces ya era demasiado tarde. El hombre en cuestión ya lo había visto, y yo estaba enojada conmigo misma por pretender divertirme tan descaradamente. De todos modos, ve a un lugar atractivo con tus amigos los más fotogénicos y tómate algunas fotos, pero mejor no pongas títulos.

Qué hacer cuando te topas con tu ex por accidente

Desafortunadamente, si vives en la misma ciudad, probablemente te encuentres con tu ex en algún momento. Cuando terminé mi última relación, le dije a mi ex «Sólo quiero que seas feliz». Hasta que empezó a salir con alguien más fue que me di cuenta de que no era verdad: de hecho, yo era el que quería ser feliz. Quería que él mostrara un periodo de luto y al no hacerlo se me hizo un poco grosero.

Entonces, mi aversión hacia su nuevo novio, era completamente injustificada, sin embargo, caí en la tentación de ser malvado. Cuando finalmente me topé con ellos, terminé en una discusión en la que mi ex acusó a Cardi B de ser una mala influencia para mi mientras su nuevo novio me miraba con horror. No fue una velada agradable.

Si te encuentras con tu ex y su nueva pareja, ser grosero solo te hará ver mal y te sentirás aún peor. Si no puedes esforzarte por ser bondadoso, mátalos con una amabilidad desinteresada y luego escápate lo más rápido posible.

Qué hacer cuando te topas con tu ex a propósito

Verte regularmente con alguien por quien aún sientes algo es la receta perfecta para el desastre. Hasta hace poco, seguía saliendo con un hombre con el que había estado en una relación y que, ahora ya tenía novio. Cada vez que nos veíamos, él me coqueteaba descaradamente («¡Apuesto a que te gustaría que te escupiera en la boca ahorita mismo!») Y terminé enamorándome más de él que cuando éramos novios. En otras palabras, yo mismo me puse el pie.

Después de un tiempo, esta situación se volvió insoportable y le envié una nota de voz tranquila, digna y extremadamente larga en la que le dije que todavía tenía sentimientos por él, que ya no podíamos vernos. ¿Honestamente? Una parte de mí esperaba que él respondiera diciendo que sí, él sentía lo mismo, que sí, que había estado esperando que yo dijera algo, que sí, que su novio era un perdedor y que no podía esperar para regresar conmigo. Su respuesta real fue «ay, ya ni modo, en serio te quería como amigo».

En ese momento, no sentía que ya lo hubiera superado. Fue un momento de tal desesperación que quería que me cayera un ladrillo en la cabeza. Tienes que evitar terminar en una situación similar a toda costa: cortar a un ex es difícil, pero una buena dosis de tristeza es mejor que un período indefinido de anhelo. No importa cuánto lo intentes, no importa qué tan de cerca sigas este consejo, probablemente lo arruines de alguna manera, causándote aún más humillación y dolor. ¿Pero sabes qué? Está bien 🙂

Por otro lado, podrías ser tan convincente que tu ex se de cuenta de que cometió un error y decida recuperarte, en cuyo caso tendrás que hacer otra cosa completamente diferente para deshacerte de él o ella. otra vez. En ambos casos, te entiendo y buena suerte.

@fudwedding

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *