0

Mi gato muerde mucho

Tabla de contenidos

¿Cómo evitar que nuestro gato nos muerda?

Al querer resolver problemas con la conducta de tu gato es importante ser realista y paciente. No debes presionar a tu gato, pues podrás sentirte frustrado porque quizás pienses que no está a las alturas de tus expectativas. Puedes seguir alguna de las siguientes pautas, pero no esperes que el felino cambie necesariamente a tu medida. Si tu mascota muerde es por alguna razón.

Motivos que influyen para que tu gato muerda

Hay varios motivos por los cuales tu gato puede morderte. Por ejemplo,si se asusta o se siente amenazado, naturalmente tratará de defenderse.

Antes de morderte podrás percibir ciertas señales de que va a hacerlo. Observa el lenguaje corporal de tu felino cuando se sobreestimula o se irrita. Normalmente suelen aplanarse y girarse hacia atrás, mientras se dará vuelta para ponerse de frente, su cola comenzará a latiguear. En este momento puede lanzar un manotazo con las garras o morder.

Para un gatohay una línea muy estrecha entre una caricia agradable y un manejo irritante. Cuando tu mascota ya no quiere que sigas,la única manera que tiene de decirte que te detengas es con sus garras o sus dientes. Además, si lo tocas en una zona sensible puede decirte que te alejes de esa zona de esa manera.

Si toda su vida tu gato lo ha pasado en un lugar tranquilo y de pronto se ve atormentado por niños que hagan ruido o travesuras, probablemente tu gato se defienda a mordidas.

El entrenamiento para evitar que un felino muerda mientras juega es igual de fácil tanto para gatos adultos como para los pequeños. Sin embargo, el educar a un gato para que no muerda cuando está asustado o enojado es más sencillo en su edad temprana.

Si tienes una mascota adulta que ha estado mordiendo durante años, llevará algo más de tiempo y de energía. Esto no debe ser algo que desanime a comenzar el entrenamiento. Muchos gatos adultos aprenden a aceptar situaciones sin reaccionar de manera agresiva, solamente necesitarás más tiempo y paciencia.

Entrenamiento para que tu gato deje de arañar y morder

Las sesiones de juego ofrecen la mejor oportunidad para enseñar a los gatos a no morder o arañar. Es en el juego en donde podrás percibir si tu felino ataca aún sin estar enojado o asustado. Muerden y arañan jugando porque están desarrollando sus instintos de caza. Es por eso que en el juego puedes enseñar a tu mascota a ser cuidadosa y suave. Enséñalo a jugar con sus patas, no con sus garras ni sus dientes.

Comienza por invitar a tu gatito a un juego de lucha. Cuando él esté jugando de manera suave aliéntalo con palabras. Poco a poco aumenta la intensidad y la emoción sin separar la vista de tu gato.

Tan pronto como veas que tu mascota muestra las garras o los dientes, baja la intensidad o detén de inmediato el juego. Esto usualmente causa que se calme y retraiga sus garras. Si eso sucede, reanuda el juego. Si no, deberás iniciar el juego una vez que el gato esté completamente tranquilo.

Si en el juego el animal te muerde o te araña exagera gritando “ay”, interrumpe el juego de inmediato y vete tranquilo sin hacerle caso.

A los gatitos les encanta jugar. Si pones fin a una sesión de juego de manera abrupta, darás un mensaje muy potente a tu mascota. Con pocas repeticiones tu gato aprenderá que su comportamiento es muy rudo y muy agresivo, con lo que seguramente se irá suavizando para continuar el juego.

Mientras el gato esté aprendiendo a no morder ni arañar es muy importante que le proporciones un juguete al cuál pueda “atacar”, pues sus instintos de caza se centrarán en la presa y no en ti.

A pesar de que tengas a tu mascota con todas las comodidades en tu hogar, no debes olvidar que los gatos son depredadores con un fuerte instinto de cazadores. Es normal que los gatos utilicen dientes y garras para desarrollar sus instintos, por lo tal deberás darle una salida de manera natural con un juguete o tu gato practicará con tus piernas o tus manos.

Si dejas algunos juguetes en el suelo, tu mascota les dará un par de manotazos y rápidamente perderá todo interés. Depende de ti que se divierta con los juguetes, debe ser un juego interactivo entre tú, el juguete y tu gato.

Una manera de hacerlo es“animar” al juguete atándolo con un hilo a la punta de un palo para que puedas moverlo y tu pequeño amigo lo siga. Busca en las tiendas de mascotas juguetes que creas que pueden resultarle interesantes a tu felino.

Cómo enseñar a un gato a no morder

Algunos gatos muerden y arañan a sus propietarios cuando juegan o se sobreexcitan. Otros lo hacen, por ejemplo, cuando vas a tocarlos, aunque te conozcan y sepan que no tienes intención de hacerles daño. Si quieres saber cómo enseñar a un gato a no morder, sigue leyendo este artículo que no te llevará más de un minuto.

¿Por qué los gatos muerden a sus dueños?

Los gatos son animales depredadores, y el hecho de morder y arañar está en su naturaleza ya que ambos son comportamientos relacionados con la caza. Ahora bien, ¿por qué algunos gatos muerden cuando vas a tocarlos o estás jugando con ellos, y otros no? En realidad, hay que distinguir los dos casos: la agresividad durante el juego es un comportamiento frecuente en los gatos. Por otro lado, la agresividad como reacción al contacto indeseado (gatos que no quieren ser acariciados) es, también, típica y común, sobre todo en ciertas razas con marcados rasgos de independencia.

Causas de la agresividad en gatos

Para saber cómo enseñar a un gato a no morder primero hay que detectar cuál es la causa de este mal comportamiento. Como hemos dicho, entre los motivos más frecuentes por los que los gatos muerden a sus dueños están los siguientes:

  1. Agresividad por sobreexcitación durante el juego
  2. Agresividad como reacción al contacto indeseado: en este caso, el motivo puede ser el miedo (en gatos que han sido educados mediante castigos). Pero es mucho más frecuente que la causa sea, simplemente, que al gato no le apetece ser manipulado.

Agresividad por sobreexcitación durante el juego

Jugar es una actividad importante para los gatos porque constituye un entrenamiento para la vida real. Durante el juego, los felinos:

  • Aprenden y desarrollan las capacidades motoras necesarias para la caza
  • Evalúan sus propias habilidades psicomotrices en general

El juego es un momento ideal para ponerse a prueba y morder y arañar como si se estuviera intentando atrapar una presa. El problema es que la sobreexcitación que provoca el juego en algunos gatos hace que muerdan y arañen demasiado fuerte o sin control. Un poco más adelante, en este artículo, veremos cómo enseñar a un gato a no morder durante los ratos de juego, con pautas concretas muy fáciles de aplicar.

Agresividad defensiva (para evitar un contacto indeseado)

¿Por qué los gatos muerden a sus dueños cuando saben que estos no van a hacerles daño? Es la gran pregunta que mucha gente se hace. La respuesta es que, simplemente, algunos felinos son muy sensibles al contacto físico y otros resultan muy selectivos a la hora de dejarse tocar o acariciar. Hay gatos a los que no les gusta que los manipulen fuera de los momentos en los que les apetece ser tocados y han aprendido que la estrategia de morder o arañar es efectiva para evitar ese contacto indeseado.

Cómo hacer que tu gato no muerda: pautas prácticas

A continuación vamos a ver varias pautas sencillas y prácticas para enseñar a un gato a no morder.

Gatos que muerden cuando juegan

Lo mejor para hacer que tu gato no muerda es enseñarle ciertas pautas desde que es cachorro. Ahora bien, si tu gato ya es adulto, estas pautas también te servirán:

  • Evita utilizar el movimiento de tus manos como reclamo para el juego: usa siempre algún juguete tipo caña de pescar, que hace que el gato se focalice en el objeto colgante y no en las manos que lo sujetan.
  • Interrumpe inmediatamente el juego cuando tu gato te muerda o te arañe con fuerza: de ese modo aprenderá que ese tipo de comportamiento tiene una consecuencia negativa para él y tenderá a reducirlo. Puedes, además, emitir un quejido justo antes de interrumpir el juego, para que tu felino vea que te ha hecho daño.
  • Evita sobreexcitar a tu gato durante los ratos de juego: si tu gato está demasiado excitado, perderá el control y puede llegar a morder con fuerza. Para el juego cuando veas que está subiendo mucho su nivel de excitación o bien proponle un juego alternativo más tranquilo.

Gatos que no quieren ser acariciados

¿Cómo enseñar a un gato a no morder si lo hace para evitar que lo toquemos? En realidad, en estos casos la solución pasa por aceptar el carácter de nuestro gato y no forzarlo para que se deje acaricia Hay gatos más sociables y otros menos. Si el tuyo es un poco arisco, lo peor que podrías hacer sería intentar forzar una manipulación indeseada. Eso podría acentuar la reacción agresiva. Por tanto, las pautas prácticas para hacer que tu gato no muerda en este caso serían:

  • No acaricies a tu gato si ves que, claramente, no tiene ganas de recibir tus caricias.
  • No te acerques a tu gato agachándote de frente sobre su cuerpo: puede sentirse amenazado.
  • Comprueba que tu gato no tenga algún problema físico que le provoque dolor y por eso esté evitando el contacto.
  • No levantes a tu gato de forma repentina del suelo.
  • No intentes tocar a tu gato mientras está comiendo o bebiendo.

Esperamos que con estas pautas te haya quedado claro cómo enseñar a un gato a no morder. En este otro artículo tiene más consejos sobre cómo convivir con un gato agresivo o un poco arisco. De todas formas, recuerda que lo mejor para solucionar problemas de agresividad en gatos es contratar a un etólogo felino que pueda valorar el caso de tu gato personalmente y decirte si hay alguna otra pauta personalizada aplicable para tu felino. Por: Equipo Veterinario Nutro

por No hay comentarios Rate this post

¿Por qué muerden los gatos ? ¿Cómo evitar que su gato o gatito muerda ? Cómo enseñar a su gato a no morder después de un abrazo? los gatos no son animales a los que les gusta morder. Generalmente son mascotas tranquilas , que aprecian la dulzura. Pero en algunas situaciones, el gato puede morder, y esto puede llevar a lesiones dolorosas y peligrosas. Por lo tanto, es muy recomendable evitar este tipo de comportamiento con su mascota. Averigüe por qué los gatos muerden y cómo prevenir este comportamiento para evitar las mordeduras.

¿Por qué muerde un gato?

El gato es un animal que entra en pánico rápidamente en ciertas situaciones. Este es el caso si se siente oprimido en su entorno . Esta es una reacción natural que un gato puede tener cuando se siente atrapado. Si te encuentras en la misma habitación que un gato asustado, debes ofrecerle una ruta de escape a toda costa. Abra la puerta lo más cerca posible de usted, sin movimientos bruscos y aléjese de ella. El gato podrá salir rápidamente y volver cuando esté más tranquilo.

Una de las razones principales, si un gato muerde es su educación . Ser criado por un ser humano para un gato tiene una gran influencia en su comportamiento. El gatito que no recibió la educación de su madre, no podía recibir una educación firme con límites, como morder. He aquí una guía sobre cómo educar a un gatito, por ejemplo.

Los gatos criados por humanos son generalmente más agresivos. Otra posible razón es el comportamiento de su hijo, si actualmente está ansioso o estresado. Esto puede tener un impacto directo en su comportamiento. Debes conocer a tu gato lo mejor que puedas para poder detectar cualquier cambio en su comportamiento. También es posible que su gato sufra , y que utilice esta forma de expresarse, no dude en consultar a su veterinario si su gato persiste en morderle.

Para resumir, hay varias razones que pueden explicar por qué un gatito muerde o un gato muerto. Las mordeduras pueden ser causadas por una mala socialización del animal o una mala educación. Además, los gatos son animales tranquilos y no siempre les gusta ser molestados. La mordedura puede significar, por lo tanto, un juego para el animal, una insatisfacción,…. En cualquier caso, debe enseñar a su gato a no morder a la gente.

Mi gato me muerde, ¿qué debo hacer?

¿Cómo evitar que un gato muerda? Para educar mejor a su mascota y hacerla comprender que debe detener las mordeduras y otros comportamientos agresivos, le corresponde a usted adoptar las medidas adecuadas. Tienes la impresión de que tu gato puede morderte sin razón alguna, pero debes entender a su animal: ¿ha sido bien destetado? ¿Cómo juegas con tu gato? Averigua qué hacer si tu gatito te muerde o tu gato te muerde . Especialmente si su gato muerde todo el tiempo.

Mantenga la calma

No tiene sentido que te vayas con tu mascota. En general, no es aconsejable golpear a su mascota. No debe tener un comportamiento negativo, como gritarle o perseguirle. Tampoco es aconsejable llamar a su gato por su nombre de pila, ya que pensará que se trata de algo positivo y ya no entenderá por qué le grita.

Retire la mano

Para que su gato entienda que no debe volver a empezar, es aconsejable que deje de tocarlo inmediatamente. Debe entender que acaba de hacer algo que a usted no le gusta, así que deje de complacerlo. Si su gato no se ha calmado después de unos minutos, salga de la habitación y hágale saber que no le gusta su comportamiento mientras se queda solo.

Adoptar una voz fuerte

Si tu gato te muerde, debes decir que no en un tono autoritario, acompañado de esto, apunta con el dedo al gato con una mirada recta en sus ojos. Este conjunto de gestos hace posible que el gato entienda su desacuerdo con su gesto. El aspecto es considerado en los gatos como una amenaza de dominación.

Aplauda

Esta técnica funciona bastante bien con los gatos dominantes. Tan pronto como su gato lo muerda, aplauda con fuerza, puede acompañar este gesto con un no firme. Tenga cuidado de no poner nervioso a su gato, lo que podría provocar un cambio en su comportamiento inmediato.

¿Cómo jugar con tu gato sin que muerda?

Si acaba de regañar a su mascota, no la acaricie inmediatamente, no lo entendería todo. Este gesto podría ser malinterpretado, y podría pensar que para recibir un abrazo tendría que morderte. También es aconsejable no darle de comer a su gato, durante 20 minutos después de recibir una mordida de él, puede pensar que es una recompensa y empezar de nuevo cada vez que tenga hambre. Es mejor que se retire de la situación durante unos minutos para que su gato entienda que no debe volver a hacerlo. Los gatos necesitan jugar. Juegue con un juego que su gato pueda morder, esto le impedirá tomar su mano.

Anímelo cada vez, que muerda la sonrisa, es parte del refuerzo positivo , siendo el gato muy receptivo a este tipo de educación. Para evitar que tu gato te muerda cuando sea adulto, debes enseñarle desde una edad temprana los límites que no debe sobrepasar. Un pequeño consejo para eso, tienes que exagerar cuando te muerde, gritar fuerte y quitar tu mano, y dejar de jugar con ella. Esto le ayudará a entender que morder no es un juego, y que usted no tiene que empezar de nuevo.

Por último, pero no por ello menos importante, puede optar por la castración de su gato. Esta solución es muy buena para la salud de su mascota, ya que reduce los problemas de comportamiento y territoriales.

terapiafelina.com

¿Enseñaste a tu gato a morder jugando y ahora te muerde para todo?

Nota: Agradezco que compartas este artículo, citando siempre su autoría al pie del artículo y el link original.

Muchas personas suelen divertirse realizando juegos brutos con el gato. Juegan con sus manos, provocando al gato y haciéndolo rabiar, sobre todo si el gato es pequeño.

Por más que decimos que es contraproducente jugar con nuestras manos con el gato, mucha gente sigue haciéndolo, y esto genera problemas más adelante en el gato cuando es adulto. Es más importante de lo que parece.

Cuando el gato pasa del mes a los dos meses de edad, pasa por una fase de aprendizaje muy importante: el autocontrol y la intensidad de la mordida. Esto lo suelen aprender mediante juegos con sus hermanos y su madre, por eso es ideal que el gatito viva con su familia hasta los dos meses y medio de edad o con otros gatos que le enseñen. Si el gatito no pasa esa edad con su familia gatuna, y en cambio lo pasa con nosotros, debemos tener cuidado y procurar enseñárselo nosotros. Y estamos haciendo justo lo contrario. En esta fase, al jugar con el gato con las manos, le estamos enseñando dos cosas: que nuestro cuerpo es presa (no olvidemos que el gato es un animal cazador), y que puede morder y arañar todo lo que quiera (ya que siendo pequeño el gatito apenas hace daño). Se le provoca con nuestras manos y se le hace rabiar para que muerda más fuerte, que es justo lo contrario a lo que debe aprender. También se suele jugar a provocarle con los pies. En la mayoría de las ocasiones para el gato esto no es un juego, le hacemos rabiar y enfadamos así que opta por defenderse. No es nada divertido.

¿Qué ocurre cuando el gato es adulto? Que no tiene autocontrol ninguno. Suelen convertirse en gatos que muerden muy fuerte, que se abalanzan sobre nosotros de buenas a primeras y nos muerden (se lo has enseñado tú), que se comunican de forma agresiva con nosotros para cualquier cosa, que no tienen medida a la hora de morder ni controlan cuando es juego, se frustran. Muchas personas me llaman diciéndome que tienen un gato agresivo, que apenas se deja tocar porque muerde, que len «ataca» mientras caminan por los pasillos de casa, que están sentados tranquilamente y viene el gato y les muerde, y con dos preguntas ya llego al origen del problema, y es éste. Todos estos comportamientos inadecuados suelen estar derivados por un gran error nuestro a la hora de enseñarle, o porque le ha faltado este aprendizaje en la edad adecuada. Pero nunca es tarde.

Foto: Diana Taliun

Si por cualquier motivo el gatito no puede estar con otros gatos durante el mes a los dos meses de edad, nosotros podemos enseñarle, con unas pautas muy fáciles de realizar, además si tu gato es adulto y tiene este problema, ¡nunca es tarde! aplica las mismas pautas:

Por supuesto, jamás jugar con el gato con nuestras manos ni pies, ni tú ni ninguna persona más.

Provocar al gato a jugar con juguetes, sobre todo los de cuerda larga o caña de pescar, con los que el gato no pueda acceder a nuestras manos mientras jugamos con él. Un gato pequeño y hasta que es adulto necesita mucha actividad. (Leer La actividad de los gatos como prevención de problemas de comportamiento)

Si nos muerde, no debemos mover la mano (si la presa se mueve, él muerde más fuerte) y debemos chillar, demostrándole que nos está haciendo daño. El chillido debe ser muy agudo, como un cachorrito de perro cuando llora o un gatito cuando un hermano le muerde. Esto lo hacen sus hermanos gatitos cuando juegan entre ellos: uno muerde, el otro chilla, así el que está mordiendo para de morder y suelta a su hermano, así una y otra vez. Cuando nos suelte, debemos retirar la mano o el pie tranquilamente y desviar su atención a otro tipo de juego como los que hemos comentado antes. Este chillido sólo lo debemos realizar cuando se trata de un juego, jamás si un gato nos está agrediendo por otro motivo.

Hay que respetar el espacio vital del gato y no agobiarle cuando no quiere ser acariciado o cogido en brazos. Cuando demanda actividad, hay que dársela, cuando es el momento del descanso, entonces podremos acariciarle.

Sólo así conseguiremos que nuestro gato esté equilibrado, no le provoquemos problemas de comportamiento, que luego injustamente pagan ellos, pues estos gatos acaban abandonados o sacrificados, diciendo sus dueños que son «agresivos».

Entendiendo a los gatos – Encuentros gatunos relacionados:

  • «El juego con las manos y sus consecuencias»
  • «La relación entre humanos y gatos»
  • «Mi gato no se deja tocar»
  • «La agresividad en los gatos»

Laura Trillo Carmona, Terapeuta Natural de Gatos y Comunicadora Felina

Terapia Felina

[email protected] / www.terapiafelina.com

Tratamiento del comportamiento de los gatos en Positivo y con Terapias Naturales. Cursos, talleres y formación sobre Comportamiento Felino, Flores de Bach para gatos, Comunicación Felina, en toda España y online. Terapia a gatos con problemas y a sus personas, prevención de problemas de comportamiento, trabajando la relación entre el gato y su persona, de forma holística, con el Corazón. Flores de Bach, Reiki, Comunicación Animal Entrespecies, Códigos de Luz, Registros Akáshicos, siempre desde el respeto y amor por el gato tal como es. Consultas y tratamientos – Cursos de comportamiento felino y esencias florales.

Los gatos pueden llegar a morder en diferentes circunstancias. Cuando juegan, se sienten agredidos o en peligro, cuando están excitados o nerviosos, hasta nos pueden morder para «decirnos» que nos aprecian y es que el por qué de que los gatos muerden, puede tener muchas lecturas diferentes.

La conducta de los gatos frente a estímulos inesperados es diferente, pues dependerá de su carácter, su educación o contacto social con otros gatos e incluso la manera en que nos relacionamos con ellos. Recordemos que los gatos son animales que aunque convivan de manera doméstica con nosotros, guardan esa esencia natural de independencia y supervivencia.

Por lo tanto no todos los gatos van a reaccionar igual, frente a su relación con los humanos, por lo que debemos saber cuál es su grado de comunicación social, que cosas les pueden gustar y cuales no tolerará de ninguna manera.

Mi gato me muerde cuando estoy jugando con él

Cuando jugamos con nuestros gatos, muchas veces lo hacemos con nuestras manos. Ellos se acostumbran a percibirlas como “juguetes” y es muy probable que en algún momento, descargue contra ellas, algún mordisco, en plena fase de juego. Es importante decir que lo recomendable, es que nunca utilices tus manos directamente en este proceso, pues el juego puede pasar a interpretarse como un ataque por tu parte (no hay ningún objeto entre él y tu, el contacto es directo).

¿Cómo evitarlo? Utilizar juguetes sonoros o vistosos, como plumas, cañas o cintas, de manera que tu gato se acostumbre a jugar con ellos y no directamente contigo. Así sabrá cuando estamos jugando y cuando le estamos acariciando y no cogerá esa costumbre en el futuro. Un buen rascador, puede también ser una vía de canalizar esa energía de tu gato.

Mi gato me muerde cuando lo acaricio

Seguro que te suena ¿verdad? es un comportamiento normal y común en los gatos. Es su manera de decir, “ahí no!” o “basta ya humano», ya no quiero más!” y es que debemos saber distinguir el momento, lugar y la duración de los mimos.

Aunque nosotros pensemos que les gustan, es posible que a ellos les resulten molestos, por la zona donde van dirigidos, la tripa y las patas traseras no son aconsejables, para ellos son zonas vulnerables, por naturaleza e instinto. Llegado el momento, lo mejor es dejar de acariciar «esas zonas más especiales» y esperar un poco.

Mi gato me muerde por amor

En ocasiones, tu gato puede sentirse alegre, contento, excitado, pendiente de ti y su manera de expresarlo es dando pequeños mordisquitos en el brazo, la pierna, la nariz o la barbilla si tiene ocasión. A veces va precedidos de lametazos rápidos, pero la mayoría de las veces sin hacer daño o fuerza.

Depende de si tu gato tiene un carácter más impulsivo, estos pequeños mordiscos, podrán ser dolorosos y lo importante es no reaccionar bruscamente, pues es su manera de decirte, que te aprecia. Si es una costumbre muy repetida en tu gato, una estrategia de recompensas, (cuando no muerdes – snack de premio) puede ser la solución.

Cuando un gato muerde si se ve en peligro

Los gatos si se ven amenazados, en una situación de peligro o desesperación, pueden morder, como medida de autodefensa. Seguramente utilizarán las uñas y bufidos, para complementar el mordisco y poderse defender plenamente ante una situación de alerta.

Es común en las peleas con otros gatos, sobretodo porque los gatos son muy territoriales y no admitirán a un intruso en su casa fácilmente.

¿Y si me muerde sin motivo aparente?

Estos anteriores, son los casos más comunes en los que los gatos suelen morder. Si has detectado que tu gato lo hace y no encuentras un motivo aparente, puede estar pasando por un episodio de agresividad, por alguna circunstancia como el estrés felino o pueda incluso ser síntoma de que no se encuentra bien, en cuyo caso te aconsejamos que te pongas en manos de un veterinario, que pueda analizar lo que está pasando y determine las causas de ester comportamiento. ¿ Tú gato te muerde con frecuencia? ¿de qué manera?

Lo sentimos, pero tu gato no podría estar ronroneando porque está feliz de verte…

Cuando tu gato ronronea y se frota contra ti, no puedes evitar sentirte satisfecho contigo mismo por ser tan adorable. Pero tenemos una mala noticia, la felicidad no es lo único que hace ronronear a los gatos.

Claro, puedes escuchar ronroneos cuando tu mascota se siente relajada o amistosa, pero los gatos también ronronean cuando tienen hambre, están estresados o sienten dolor. «Todo comportamiento depende de la historia, el contexto y la expectativa», explicó Tony Buffington, experto en gatos y veterinario en la Universidad Estatal de Ohio.

Así que es ingenuo pensar que los gatos sólo pueden ronronear por una razón, es como pensar que la gente sólo puede reír por una razón.

Por ejemplo las gatas que son mamás ronronean para llevar a sus gatitos -que son ciegos y sordos cuando nacen- por comida y calor. A su vez, los veterinarios creen, que los gatitos ronronean para mostrar que están bien y ayudarlos a unirse a mamá gato.

Los ronroneos liberan endorfinas sensibles, por lo que los expertos piensan que los gatos utilizan estas vibraciones para calmarse. Eso podría significar que ronronean mientras disfruta de algunos abrazos acogedores de su dueño, o podría ayudar a calmar sus nervios o literalmente curar su dolor.

Los estudios han encontrado que las vibraciones del cuerpo entero de 35 a 50 Hz podrían ayudar a estimular la curación del hueso. Las frecuencias de ronroneo de los gatos varían de 25 a 150 Hz, y algunos sugieren que las vibraciones podrían ayudar a los gatitos a mantener sus esqueletos fuertes.

En cuanto a las frecuencias de ronroneo pueden ser incluso superior a 150 Hz, y tienen un propósito totalmente diferente. Un estudio, publicado en Current Biology, encontró que cuando los gatos intentaban que sus dueños los alimentaran, su frecuencia de ronroneo se disparó hasta 220 a 520 Hz, terriblemente cerca de los 300 a 600 Hz del llanto de un bebé humano. Científicos aseguran que la mayor frecuencia hace que el sonido sea más difícil de ignorar.

Cuando tu gato parece un motor revolucionado siempre suele coincidir cuando está sentado sobre tu regazo, le estás dando mimos o porque está en algún lugar muy cómodo y calentito, vamos tan a gustito. No obstante, este signo tan característico de los felinos es más complejo de lo que parece.

Aunque creas que solo emite este sonido cuando está contento o es una de sus múltiples formas de decirte ‘te quiero’, también puede revelar que se encuentra asustado o estresado. Según los expertos de Purina, no solo es un simple mecanismo de comunicación, sino que también tiene cierto ‘efecto calmante’, pues les ayuda a aliviar la tensión y a mantener la calma en situaciones estresantes o dolorosas, por ejemplo, cuando visitan al veterinario o una gata da a luz.

Según la veterinaria, Ixone Capataz Colás, asegura que el ronroneo de los felinos ha generado siempre varias teorías, pero una de las últimas y que se creen más ciertas es que está producido por el hiato diafragmático que, al pasar un flujo de sangre, se comprime y genera una serie de ‘turbulencias’ que dan origen a este sonido.

En el caso del parto es fundamental, dado que los pequeños gatitos nacen ciegos y sordos y precisan de esta vibración del ronroneo que emite la madre con sus cuerdas vocales para poder comunicarse entre ellos y con su progenitora. Debido a su baja frecuencia, estas vibraciones retumban por el interior de su cuerpo y facilitan la respiración, curar lesiones y desarrollar músculos, al mismo tiempo que actúan como una forma de alivio del dolor.

Pero los beneficios de este inocente sonido no solo se quedan ahí. Las buenas noticias para los amantes de los gatos es que también tiene efectos beneficiosos para la salud de los propietarios. Según una investigación, aquellos que viven con un felino podrían reducir el riesgo de sufrir un ataque cardíaco hasta casi un tercio gracias al sonido del ronroneo, puesto que disminuye la presión arterial.

Además, los investigadores han hallado un tipo de ronroneo como ‘de solicitud o emergencia’, mucho más agudo que el normal –próximo al sonido de un bebé llorando–, cuando desean demandar nuestra atención de manera urgente ¿Quién no se lanzaría a ayudar ante el llanto de un bebé peludo que te mira con ojitos de pena? Lo tienen todo calculado.

De este modo y más allá de los ronroneos, los expertos han identificado 16 patrones de sonido en el léxico del gato, que incluyen maullidos, silbidos y chillidos que pueden ser tanto amigables, de demanda o para transmitir agresión. Capataz Colás apunta que los gatos apenas maúllan para comunicarse entre ellos, sin embargo, han desarrollado todos estos diferentes sonidos para ‘hablar’ con nosotros.

De momento y hasta que no inventen un traductor o dispositivo que te permita hablar con tu gato o tu perro, solo te queda la opción de atender a sus maullidos hasta dar con la clave de lo que desea ‘el pequeño rey peludo’.

Cómo enseñar a tu gato a no morder

Por eso tienes que tener en cuenta que tipo de gato tienes, existen básicamente dos:

  • Hay unos que son muy sensibles al contacto físico y por ello les incomoda.
  • Hay otros que son muy selectivos a la hora de dejarse tocar, dependiendo de la persona o el momento.

En ambos casos el gato ha podido desarrollar como mecanismo de defensa el hecho de morder. Todo para evitar que lo toquen bien porque no le gusta, o bien porque no es la persona o momento indicado.

¿Cómo jugar con él sin que me muerda?

Ideal es que lo enseñes desde chiquito para que sea más sociable. En todo caso, si ya es adulto te aseguramos que esto igual funcionará:

  • No uses tus manos para jugar con ellos: Usa siempre juguetes para gatos del tipo caña de pescar, evita que el gato te vea a ti como su presa.
  • Si de muerde, haz gestos y sonidos de dolor además de suspender el juego: De ese modo aprenderá que ese tipo de comportamiento tiene una consecuencia negativa para él y tenderá a reducirlo.
  • No lo sobreexcites: Aprende a manejar las energías de tu gato en tu favor. La idea es que haga ejercicio y se divierta pero dentro de unos límites seguros para ambos.

¿Cómo puedo acariciarlo sin consencuencias para mi?

Ten en cuenta que hay gatos más o menos sociables. Si el tuyo es un poco arisco, lo peor que podrías hacer sería intentar forzar una manipulación indeseada. Eso podría acentuar la reacción agresiva. En todo caso te dejamos estos tips:

  • No le acaricies si ves que no tiene ganas de recibir tus caricias.
  • No lo hagas sentir amenazado. Por eso no te acerques a tu gato agachándote de frente sobre su cuerpo.
  • Revisa que no tenga molestías físicas. Puede que esa sera una razón por la cual le duela una caricia.
  • No lo levantes repentinamente del suelo, eso puede asustarlo y provocar una reacción negativa.
  • No lo toques mientras este alimentandose. Nadie quiere un mordisco por confundirse con la comida.

Creemos que si sigues estos pasos al pie de la letra podrás mejorar la relación con tu gato. En todo caso si necesita más ayuda te invitamos a revisar ¿cuál es la personalidad de tu gato? para que lo entiendas un poco más. Adicional que te animes a revisar que tipos de juguetes para gatos hay disponibles para que le regales.

Si te gusto ayúdanos compartiendolo en Facebook y con amigos. Gracias.

El adiestramiento de nuestras mascotas es una de las claves para poder tener una buena convivencia y que el animal, no se comporte guiado por ciertos instintos naturales. Veamos a continuación, una guía de pasos en la que vamos a enseñarte Cómo adiestrar a un gato para que no muerda.

Todos los gatos por naturaleza suelen rascar con sus uñas para poder limar las garras, pero además algunos tienden a morder ya sea jugando, o como acto de «dominación». Si deseas que tu gato no muerda ni que sea jugando, prueba a seguir estos pasos que te ofrecemos, que además deberás aplicar cuanto antes.

Pasos para adiestrar a un gato para que no muerda

La mordedura de un gato no suele ser ni tan profunda o peligrosa como la de otros animales que podemos tener en casa, incluso como la de los perros. El gato que muerde suele hacerlo solo para jugar y apenas clava los dientes, o es posible que lo haga por una necesidad relacionada con la dominación, ya que desea tener controlada la situación del juego o de la acción que se esté desarrollando. No podemos decir entonces que la mordedura del gato sea un problema demasiado grave aunque esto no quiere decir que no debamos corregirlo.

  1. Lo primero de todo para adiestrar a que tu gato no te muerda es no usar modales fuertes. En cambio, con la dulzura , es bueno transformar un juego que lleve a la agresión en un momento de ronroneo y caricias. Una de las formas de llegar a esto es quitarle la mano con suavidad cuando nos demos cuenta de que va a morder y esperar a que se calme para seguir abrazando.
  2. A continuación, debes usar una señal de advertencia cuando notes que el gato está a punto de morder : por ejemplo muy efectivo puede ser aplaudir y decir «NO» con firmeza o emitir un leve silbido puede ayudar a que el gato se detenga. Si el gato es todavía muy pequeño es mejor que no grites muy fuerte o no silbes con fuerza ya que puede que lo asustes.
  3. Otra de las acciones efectivas para adiestrar a tu gato a no morder es evitar que juegue con tus dedos o con tu mano. Desde bien pequeño tienes que acostumbrar al gato a que tenga sus propios juguetes, de modo que pueda aprender a jugar con ellos y en todo caso que muerda su rascador o el muñeco que le hayas comprado.
  4. Por otro lado, el gato puede ser educado también con alguna técnica de comportamiento, con actos que le hagan refrescar su memoria. En este sentido, cuando el gato te muerda, puedes rociar su cara con una gota de agua inofensiva. Los gatos odian la humedad y, por lo tanto, asociarán un sentimiento negativo con la mordedura y no la repetirán.

Cómo enseñar a tu gato a no arañar y morder

Cuando traemos un gatito pequeño a casa no podemos evitar jugar con él con nuestras manos y reírnos cuando el pequeño se vuelve loco persiguiendo nuestros dedos y mordiéndonos la mano. A esa tierna edad los gatitos no hacen daño y es normal que creamos que no hacemos nada malo cuando jugamos con él de esa manera. El felino coge así la costumbre de arañar y morder mientras juega con nosotros, aunque lo hace sin ninguna intención agresiva.

El problema viene cuando el gato comienza a crecer y sus uñas y dientes van fortaleciéndose lo que puede hacernos mucho daño a nosotros si seguimos jugando con ellos de esa manera. Lo normal es que de adultos los gatos abandonen este tipo de juegos, pero, si hemos acostumbrado a nuestro felino a jugar con nuestras manos o nuestro cuero esto puede volverse un problema, sobre todo si no hemos sabido ponerle límites, ya que es muy probable que el gato quiera seguir jugando con nosotros como siempre y con su nueva fuerza nos haga daño.

Para evitar estos malos momentos te damos unos consejos para evitar que nuestro gato nos vea como un juguete y controle su fuerza cuando jugamos con él y así enseñarle a no morder o arañar:

Un grito agudo

Cuando nuestro gato es pequeño es conveniente que no usemos nuestras manos para jugar con él o provocarle, así evitaremos que coja la costumbre de arañar y morder durante el juego y lo mantenga en su edad adulta. Por su instinto cazador el gato no distingue entre tu mano y un juguete y no sabrá cuando te causa dolor. Cuando ocurra eso y notes dolor no te cortes en pegar un grito agudo y veras como el gato se retira y suelta tu mano. Las gatas, cuando sus crías juegan con ella y le hacen daño, sueltan un maullido muy agudo en señal de dolor lo que da a entender a la cría que está siendo muy brusca y así el pequeño gatito aprende a controlar su fuerza. También es importante que retires tu mano lentamente para no provocar más el juego.

Getty Images

Agarrar de la nuca

Las madres cogen de la nuca a las crías para transportarlas, por lo que es un buen truco cogerle de la nuca y mantenerlo así cinco segundos cuando esté muy insistente con jugar con tu mano. Instintivamente el gato se relaja para ser transportado por su madre y dejará de jugar.

Getty Images

En el momento justo

Para que estos trucos surtan efecto es importante realizarlos en el mismo momento en el que el animal realiza una mala acción, ya que si esperamos no surtirá efecto y solo confundiremos a nuestra mascota.

Getty Images

Juegos

Para evitar que tu gato centre su atención en tus manos es importante acostumbrarle a otros juguetes diferentes, como cuerdas, pelotas, etc. Además, siempre es importante que proporcionemos al gato al menos 15 minutos de juego al día para que se mantenga en forma y esté más relajado.

Getty Images Compartir en Twitter Compartir en Facebook

Tal y como le ocurre al gato de Beatriz Ramos, que adora morder todos los cables que encuentra a su paso, los felinos, en general, ven en un cable un juguete perfecto con el que entretenerse. Los gatitos, a los que les están saliendo los dientes, tendrán en un cable el mordedor ideal para aliviar sus dolores.

Consejos para que tu gato no muerda los cables

– Lo primero que hay que hacer es identificar todos los cables de casa que están al alcance del minino. Que no esté a tu alcance, no quiere decir que no esté al suyo, pues ya sabemos que los gatos trepan, saltan… y, en definitiva, llegan y entran (gracias a su prodigiosa flexibilidad) en casi todos los rincones.

– Si ves que existen varios aparatos eléctricos enchufados a una misma regleta… ya puedes cambiar de táctica… Hay que intentar por todos los medios que los aparatos estén enchufados lo más cerca posible a la toma de corriente, que no queden cables tensos ni un cableado que parezca un parque de atracciones felino.

– Esconde bien los cables y recógelos por detrás de los muebles. Si fuera necesario un cambio en la distribución de los mismos… ¡Es el momento! Asegúrate también de que el minino no pueda acceder a estos espacios, pon obstáculos para impedir que pase. De nuevo, no subestimes su poder de colarse en los rincones más insospechados.

– Si lo pillas con los dientes en el cable, regáñale diciéndole un “no” con firmeza.

– Impregna los cables de olores desagradables para los gatos. Nos estamos refiriendo a frotarlos con vinagre, cítricos, pimienta… su olor no les gusta nada a los felinos. Por supuesto, antes de conectar el cable, asegúrate de que la sustancia “repelente” se ha secado totalmente.

– Si vas a usar algún pequeño electrodoméstico cuyo empleo implica que se mueva el cable (un secador, depiladora, la plancha…), hazlo con la puerta cerrada. Quien evita la tentación, evita el peligro.

– Si es posible, opta por aparatos sin cable.

-Antes de acostarte o cuando no estés en casa, desenchufa cables. Así, si en el peor de los casos ocurre una desgracia, estarás cerca para poder asistir a tu mascota y llevarla corriendo al veterinario.

– ¿Te has dado cuenta de que tienes aparatos enchufados a la red que hace tiempo que no usas? Pues, ya sabes, desenchufa y guarda. De nuevo, estarás evitando el peligro.

Cómo enseñar a tu gato a no morder o arañar

Educar bien a tu gatito

Educar a un gato requiere paciencia y autocontrol. Cuidado, sin embargo, con esta “educación”. Debes entender que a un gatito no hay que prohibirle todo.

Cuando hablo de “educación” me refiero a enseñar al gatito a no morder y / o arañar durante el juego. Esta educación permitirá que no tengamos problemas.

Gatito destetado, gatito educado

Se dice que se debe adoptar a un gatito cuando se le pueda destetar. Esto quiere decir que se le puede adoptar tan pronto como puede comer alimento seco. De hecho, un gatito puede comer alimentos sólidos al mes o mes y medio de vida.

Pero, a esa edad el gato aún no ha recibido toda la educación que su madre puede darle. Por tanto, es importante que el gatito se quede con su madre hasta que tenga tres meses para que reciba una buena educación, una buena gestión de las emociones, limpieza y autocontrol.

Si adoptas a un gatito que creció hasta la edad de tres meses con su madre y hermanos, tendrás una probabilidad del 95% de que esté bien socializado y no arañe ni muerda (tu trabajo en su educación será muy limitado).

Si, por el contrario, adoptas a un gatito al que se le ha quitado demasiado pronto del lado de su madre y hermanos (puedes haberle encontrado abandonado en la carretera), el trabajo que tendrás que realizar será importante para vivir en armonía con tu gato. De alguna manera tendrás que sustituir a su madre y toda su educación.

La familia que ha tenido la oportunidad de educar a un gatito retirado demasiado pronto del lado de su madre sabe que el trabajo a realizar es importante (importante pero no imposible). Con voluntad, paciencia y corazón pueden aprender y llegar a ser unos gatos perfectos.

Enseña a tu gatito tan pronto como sea posible

Como explico en mi artículo “cómo manejar bien a tu gato”, debe hacerse desde una edad temprana.

Hazlo con confianza y siempre con delicadeza. No necesita sufrir el animal.

Enseñar no significa acosar a tu gato. Elige el momento adecuado y respétale.

Cómo enseñarle a no arañar o morder

Para que un gato no desarrolle la tendencia a morder o arañar, lo importante es no jugar con él con la mano. Cuando es un pequeño y lindo gatito jugamos con él y sus pequeños colmillos son prácticamente inofensivos. Pero, cuando el gato se convierte en adulto es menos divertido. Por un lado, porque lo que es un “juego” para ti puede ser percibido como una agresión por tu gato. También, la intrusión en su espacio privado puede desarrollar una agresión hacia ti.

Regla 1: nunca JUEGES CON TUS MANOS con un gatito

¿Cómo enseñar a tu gato a no morder o arañar? Tengo una “técnica” que se trabaja muy bien.

No muerde, no araña

Si muerde empieza a decirle “no se muerde” con voz firme y constante pero sin gritar para que no se siente atacado. Él no va a entender la frase en sí, pero entenderá el sonido de esa frase asociado con lo que tiene que hacer.

Siempre fue suficiente decirles a mis gatos que no mordieran con voz firme para que se detuvieran.

Hay que decirles lo mismo para que no arañen. En lugar de “que no muerdan” “que no arañen”.

Sin embargo, me encontré con dos gatitos con los que este mensaje no funcionó.

¡Ay!

Cuando el gato muerde o araña, decir un desproporcionado gran OUCH puede detenerle.

El golpecito en la nariz

Otra manera de evitarlo sería darle con la yema del dedo índice un suave golpecito en la nariz.

No pongas más presión que la equivalente a un suave clic del ratón de tu computadora. Sólo se hace para sorprenderle y se puede combinar con un firme “no”.

Distraer su atención y / o ignorarle

Cualquiera que sea la técnica que utilices, no dudes en enseñarle un juguete para desviar su atención.

Juega con él pero no con las manos. Si insiste y vuelve al ataque queriendo jugar con tus pies y / o manos, ignórale y sal de la habitación.

Consejos para jugar bien con tu gato y evitar arañazos o mordedura

Un gato necesita moverse. El juego permite que lo haga. Por otra parte, es el momento de acostumbrarse a los seres humanos y sus reglas.

El gatito no se dará cuenta que te causa dolor si te muerde o araña. Necesita a alguien que se lo explique sin imponerle un estricto castigo.

Lo que he mencionado aquí se refiere a las mordeduras y arañazos durante los juegos. Si tu gato te muerde mientras duerme la siesta, ronroneando en tu regazo, es otra cosa. Pensabas que estaba encantado con tus caricias. Trató de advertirte que no quería más. Es probable que no lo hayas notado pero es posible que te empujara suavemente con la pata. Su ronroneo parecía sereno pero su cola golpeaba suavemente tus muslos. Todo eran advertencias para que le dejaras.

El castigo no sirve para nada. Tu gato no es un “gato malo”. Por el contrario. Intentó hacerte entender las cosas con cuidado. Aprende a descifrar sus señales.

Cómo conseguir que un gato no arañe los muebles

Los gatitos tienden a morder, arañar, hincar sus garras y subirse en los muebles. Yo sé que no es divertido pero para ellos es un juego de descubrimiento.

Ciertamente que uno puede condicionar a un gato pero, también, debe entender su comportamiento.

Es natural que un gato suba por todas partes. Tenemos que estar vigilantes y disminuir los riesgos como hacemos con los niños pequeños.

Los siguientes consejos te servirán para aprender su comportamiento natural.

Un gato puede aprender 3 o 4 niveles. Ten en cuenta que los castigos no funcionan. Lo que mejor funciona es la recompensa.

Cómo educar a un gato para que no arañe los muebles

Con las uñas, el gato, puede arañar la tapicería, las paredes, el sofá o las cortinas para marcar su territorio. Con feromonas marca su territorio. Es algo natural.

También puede que con sus garras trate de llamar la atención. Se convierte en un placer.

Para evitarlo hay que empezar a educarle cuando todavía es gatito. Cómprale un artilugio para que lo utilice como árbol de gato. Tu mascota entenderá muy rápidamente, sobre todo si se le recompensa. De adulto es más difícil. No esperes a que tu tapicería esté devastada.

Tip para prohibir a un gato que se suba sobre una mesa

Evitar que un gato escale es pedir que no sea un gato. Es imposible.
Mi primer consejo es decirle una palabra (“NO”, por ejemplo) con tono firme para que el animal sepa que cometió un error.

Puede colocarse una lámina de aluminio sobre los sitios donde no queremos que el gato se suba. La mayoría de ellos odia el sonido del aluminio cuando se arruga.

Es importante saber qué lugares prohíbes a tu felino y mantenerte vigilante. Se trata de ser paciente.

Lo importante es entender que el gato va a subirse (tienes que asegurar tus adornos y muebles de manera que no pueda romper algo).

Demasiados prohibidos mata lo prohibido

No podemos marcarle como prohibidas más de cuatro o cinco cosas. Cuando uno empieza a prohibir tal cosa y otra, y luego otra, terminamos consiguiendo que el gato ya no entienda lo que está permitido y autorizado. Al final no aprenderá nada en absoluto.

Elige una o dos reglas importantes para ti y olvida el resto.

Incluso cuando un gato siempre ha tenido el derecho de hacer algo, nunca es demasiado tarde para prohibirle. Así que no tengas miedo de dejar que haga ciertas cosas por un período.

Lo que el gato puede y no puede entender

El gato puede entender que su comportamiento provoca una reacción por parte de sus amos, pero no es capaz de entender y conceptualizar si lo que hace es correcto o incorrecto.

El gato puede aprender y entender que algunas cosas están prohibidas, pero no entiende por qué. Son reglas meramente humanas.

Si el gato tiene gran dificultad para entender la prohibición de satisfacer conductas instintivas como arañar o marcar el territorio, consulta a alguien especializado.

Artículos relacionados:

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *