0

Mi madre me toca

Madre obliga a su hijo de 10 años a cometer actos íntimos “espeluznantes”

Un niño de 10 años fue obligado a llevar a cabo un acto sexual con su madre y posar para una “selfie desnudo” con ella, según un tribunal.

El pequeño fue objeto de ataques sexuales y abusos por parte de su progenitora y su pareja, que el juez calificó de “despreciables”.

Swansea Crown Court, Gales escuchó los actos sexuales realizados en la víctima fueron filmados.

Mientras que un hombre le preguntó en repetidas ocasiones si lo estaba viendo tener relaciones sexuales con su madre mientras el niño yacía sobre un colchón inflable debajo de su cama.

La corte también escuchó que el joven fue forzado a usar un juguete sexual con su madre y posar para una “selfie” con ella.

La pareja, que proviene de la bahía de Swansea, pero no puede ser nombrada para proteger la identidad del menor, se declaró culpable de una serie de delitos sexuales, informa Wales Online.

La madre se había declarado culpable de agresiones sexuales, de tomar una fotografía indecente de un menor, incitar a un niño a cometer un acto sexual y provocar que viera un acto sexual.

Mientras que su pareja admitió agresiones sexuales e incitar a un niño a realizar un acto sexual.

Ambos también se declararon culpables de una acusación conjunta de participar en actividades sexuales en presencia de un menor.

La sentencia de ambos será dada el 18 de enero, y el juez advirtió que “recibirán una larga condena por sus actos”.

Con información de: Wales Online.

Le puede interesar: Vídeo: Brutal paliza recibe pequeña de 3 años de edad

Para Nuestro lector
Le invitamos a que informemos juntos a nuestros compatriotas de lo que sucede en su colonia, barrio, ciudad o municipio.

Envíenos sus fotos o vídeos vía Facebook y correo: [email protected] o al WhatsApp (504) 9520-2080. Con gusto le daremos el crédito por la información.

Nuestro compromiso hacia usted que nos prefiere
Buscamos a través de nuestros contenidos ofrecerle la variedad que usted requiere, para que a través de esta pueda informarse e instruirse de acuerdo a sus gustos y necesidades de actualidad, crecimiento profesional, personal y espiritual.

Así es la vida cuando tu madre te somete al incesto emocional

Artículo publicado originalmente por Tonic Estados Unidos. Leer en inglés.

Recuerdo el momento en que mi vida cambió.

Estaba tumbado en el suelo de un centro de rehabilitación, en medio de un charco de lágrimas. No estaba ahí por las drogas o el alcohol. Estaba allí por algo mucho más vergonzoso, al menos para mí: haber engañado a mi novia. Ingresé al centro como un adicto al sexo, pero salí como algo distinto.

“Hay un nombre para cuando tu madre depende emocionalmente de ti y te cuenta intimidades que debería contarle a su marido”, me dijo la terapeuta, que me recordaba mucho a la enfermera Ratched. La mujer me miraba desde arriba, como un púgil que observa victorioso al contrincante que acaba de noquear. “Se llama incesto emocional”.

Me dejó sin palabras. En mis más de veinte años como periodista, nunca antes había oído ese término. ¿Incesto?

Crecí en lo que pensaba que era un hogar perfectamente normal, con unos padres aburridos de clase media que nunca llegaron a divorciarse. Tal vez ellos no se amaban, pero siempre sentí que a mi hermano y a mí nos querían y apoyaban, y nunca habían abusado de nosotros, ni física ni sexualmente. ¿Incesto emocional?

Aquel horrible diagnóstico abrió la puerta a una vida que nunca imaginé posible para mí, un tipo al que le aterra el compromiso: un matrimonio, un recién nacido y muchas risas y alegría, en lugar de frustración y resentimiento. Respecto al hogar normal y aburrido en el que crecí, después de terminar la terapia me di cuenta de que no era nada de eso. Para mí era fácil pensar que me crié de forma ordinaria porque no había vivido otra cosa.

Es normal que tu madre acuda a ti para despotricar sobre su vida sexual con tu padre, ¿no?

Es normal hacerle masajes a tu madre en las manos para que te deje irte a dormir más tarde, ¿verdad?

Y también es normal que, mientras le das el masaje, te diga, “Se te da mucho mejor que a tu padre”, ¿no?

Pues no.

Esto es lo que los expertos denominan incesto emocional o encubierto: cuando uno de los progenitores convierte a su hijo en una especie de compañero íntimo. A menudo este tipo de relaciones se diluyen en un halo de ambivalencia o resentimiento y suelen terminar con una aventura, que sirve como válvula de escape para liberar la presión emocional contenida.

No creo que mi madre lo hiciera a propósito. Nadie es perfecto, ni siquiera tus padres. Por tanto, a todos nos han criado en la imperfección y todos tenemos nuestro bagaje. En mi caso se manifiesta en mi dificultad para asumir compromisos; otros quizá lo manifiesten haciendo amistades tóxicas o sintiendo constantemente la necesidad de adaptarse a otra persona. El problema es que no somos capaces de discernir claramente cuál es nuestro propio bagaje. Es como intentar tocarse el codo izquierdo con la mano izquierda.

Tal como señala el psicoterapeuta en su libro Under Saturn’s Shadow: “Estamos controlados por aquello que no conocemos”. Toda mi vida me dijeron que debía ir al dentista una vez cada seis meses y asegurarme de que mis dientes y encías seguían gozando de buena salud; y que tenía que ir al médico para que me dijeran que todo estaba bien; y que hiciera alguna actividad física todos los días para mantenerme en forma. Mientras tanto, tenía la obligación de ir al instituto e intentar sacar las mejores notas para garantizarme el acceso a una buena universidad en la que cultivar el intelecto.

Sin embargo, en mis cuarenta años de vida, nadie me dijo en ningún momento que era igual de importante que buscara un médico o un centro para mi salud emocional. Mientras no sufriera una depresión extrema, ansiedad o algo que me dejara visiblemente debilitado, no había razón para acudir al psicólogo. Hizo falta que ocurriera algo innegable —romperle el corazón a la mujer a la que supuestamente amaba— para darme cuenta de que necesitaba ayuda con mi salud emocional y psicológica. Y hasta ese momento, en la consulta del terapeuta, no tenía la menor idea de por qué me resultaba tan complicado manejar las relaciones. Ahora, viendo hacia atrás, es obvio que era porque seguía manteniendo una relación con mi madre.

Pero el hecho de saberlo no bastaba para cambiar las cosas. Había que trabajar el aspecto emocional, por lo que decidí embarcarme en un largo periodo de terapias que, aunque no me salvaron la vida, sí me la devolvieron. Sin ellas, tal vez seguiría acumulando relaciones fracasadas y rompiendo corazones hasta el día de mi muerte, pensando que solo tenía que encontrar a la persona adecuada para que todo saliera bien.

Escribo esto, no como un terapeuta apasionado, sino como un paciente agradecido que ha sido capaz de elaborar un tratamiento propio después de investigar mucho. Es preciso que le demos la misma importancia a nuestra salud emocional y psicológica que le damos a la intelectual. Por desgracia, la impronta que empaña —y a veces destruye— nuestras vidas no se origina mucho antes de nuestra educación formal, sino precisamente por ignorar estos aspectos.

Avancemos varios años después de mi terapia intensiva. Estoy mejor. La vida es mejor. Estoy preparado para traer una nueva vida al mundo. Mi mujer y yo estamos en el hospital. Nuestro hijo nació con un poco de fiebre y se lo llevaron a cuidados intensivos para tenerlo en observación dos días, según el protocolo. Una hora después de llegar mi hijo al mundo, un médico prepara una larga aguja para insertársela en el canal raquídeo —un procedimiento que ya de por sí resulta muy doloroso para un adulto— y le pregunto si es absolutamente necesario hacer pasar al bebé por eso. “No se preocupe”, responde el médico, percibiendo mi preocupación, “no lo recordará”.

Varias semanas después, estamos en la consulta del pediatra por una circuncisión mal practicada. El médico sostiene la zona entorno a la herida del pene de mi hijo con unos fórceps e intenta cauterizarla con una aguja eléctrica candente mientras el bebé llora de dolor. “No se preocupe”, me consuela el pediatra, “no lo recordará”.

Así es como llegamos al mundo: con muchos cuidados hacia nuestro bienestar físico, pero sin recibir el menor cuidado a nivel psicológico. Que los bebés no recuerden lo que pasó es precisamente la razón por la que debemos preocuparnos más de su psique. Si realmente estuvieran conscientes de lo que les pasa, este tipo de situaciones serían menos traumáticas. En el caso de mi hijo, como no lo era, lo que pasa es que lo sacaron a la fuerza del único mundo que conoce —uno basado en la unión— y aventaron a otro en el que domina la desconexión, las sensaciones abrumadoras y el dolor.

El mensaje: este mundo no es seguro. Por supuesto que mi hijo no recordará que le apuñalaron por la espalda al poco de nacer, pero su sistema nervioso sí.

Cuando me dieron el diagnóstico, no me apresuré a buscar tratamiento. Estuve un tiempo en fase de negación. Incluso me cité con Hasse Walum, reputado genetista especializado en la monogamia, con la esperanza de que él me diera un diagnóstico distinto y me dijera que simplemente era de naturaleza infiel, pero no fue así.

Si bien es cierto que nacemos con ciertas predisposiciones y resiliencias, Walum me explicó que nuestra naturaleza es mucho más flexible de lo que creemos: “No hemos encontrado nada que sea totalmente genético”, señala. “Ni siquiera las enfermedades terribles como el autismo, la esquizofrenia o la inteligencia misma. Hay un factor ambiental y, por lo tanto, posibilidades de cambiar las cosas”.

La pregunta sigue ahí: ¿cómo podemos cambiar las cosas? No creo que la respuesta la encontremos en la terapia tal como la conocemos actualmente. Por un lado, hay médicos que prescriben fármacos no solo a adultos, sino también a niños. Por otro, hay infinidad de terapeutas que cobran cientos de pesos por una hora de conversación empática a la semana y sin definir un final de la terapia. Asimismo, los críticos muchas veces afirman que no se ha demostrado de manera científica la eficacia de técnicas como el psicoanálisis y la terapia EMDR (en la que se usan los movimientos oculares, los sonidos y las sensaciones como vías de acceso al cerebro). Pero el hecho de que no estemos dispensando un trato adecuado a la mente no significa que no debamos tratarla.

En el caso de mi psique, lo que ocurrió para que fuera efectivo fue una combinación de cosas: talleres para sanar traumas entre tres y cinco días a la semana mezclados con terapia grupal semanal, terapia silenciosa (en la que se trabaja con los sentimientos, más que con el pensamiento) y herramientas mentales que podía usar en casa cuando sufría episodios en los que volvía a las viejas conductas y creencias.

Pero yo soy afortunado. Tenía el dinero para gastar en estas cosas. Un taller de un fin de semana costaba 2.500 dólares; la terapia grupal valía 250 dólares al mes y las terapias, de media, 175 dólares por sesión. En EU, el seguro no cubre nada de esto. Y ahí está el problema institucional: la sanación emocional es cosa de ricos.

Científicos de todo el mundo gastan millones de presupuestos en encontrar una cura para el cáncer y una forma para alargar la vida, pero ¿quién se dedica a investigar con la misma intensidad y pasión una forma de curar nuestra vida interior? Y es que, ¿qué sentido tiene poder vivir durante un siglo más si cada vez acumulamos más y más bagaje, hasta que llega un punto en que nuestra propia historia supone una carga tan pesada que casi no podemos movernos?

Neil Strauss es escritor del New York Times. Su libro «The Truth: An Uncomfortable Book About Relationships» ya está a la venta.

“¡Pero perdió el brazo!”.

“Solo queremos que tengas esperanza”, dijo. Volteó a hablar con el trabajador social. “Supongo que solo queremos proteger a nuestros hijos”. Sus ojos estaban poniéndose un poco rojos y para mí era difícil verlo así. Era aún más difícil para él que yo lo viera así. No lo reconocí sino hasta después, pero ese fue un momento de valentía. Jamás he visto llorar a mis padres.

Junto con los lazos de sangre, las creencias compartidas nos vuelven familia. Mis padres creían en mí. No sabía cómo convencerlos de que su versión de mí no era real. Que no era especial. Que la fibrosis quística no se curaría simplemente porque tenía la enfermedad.

Durante un año, me esforcé por encontrar las palabras que perforarían el escudo de mis padres. Escribí palabras en una libreta que guardaba en mi bolso; estaba esperando el momento adecuado. Ocurrió mientras caminaba a casa después de terminar mi turno en mi trabajo temporal. En ese momento, mi madre me recomendó un sanador de fe. Manipulé mi paraguas, esforzándome por sostener el celular y sacar la libreta al mismo tiempo, pero no necesitaba verlo porque ya había memorizado las palabras. “¿Por qué el momento presente nunca es lo suficientemente bueno? ¿Por qué las cosas siempre tienen que ser mejores? ¿Por qué no pueden aceptar las cosas como son ahora?”.

No respondió.

“Si yo muriera y tus padres fueran a tu casa un mes después y te dieran libros sobre la fuerza y te dijeran: ‘Nuestro mayor temor es que jamás vuelvas a ser feliz’, ¿cómo te sentirías?”.

Hubo una larga pausa. “Me sentiría sola”, comentó.

Meses después, como un acto no de derrota sino de amor, mi madre tiró a la basura sus tarjetas con frases afirmativas. Decían cosas como: “Todo está bien en mi mundo” y “Estoy seguro” y “Todo es así por el beneficio de mi bien mayor”. Eran coloridas y reconfortantes, llenas de lunas y estrellas, y ahora sus amadas tarjetas estaban en la basura, junto con la fruta llena de moho y los restos de una lata de atún.

¿Había hecho lo correcto?

Mis padres no podían verlo, pero sí tenía esperanza. Por amor a ellos, llevaba conmigo una libreta. Por amor a ellos, les dije lo que pensaba.

La mayoría de las veces, no me darán el trabajo que busco. Perderé el concurso. Soy una de 7000 millones de personas en el planeta. Somos especiales y ordinarios, esenciales y prescindibles, pero mis padres no lo ven así. Soy su hija y no pueden evitar esperar lo mejor para mí. Y en algunos aspectos sus deseos se hicieron realidad. Gracias a nuevos medicamentos, mi pronóstico es excelente.

«Dejé mi vida por completo para cuidar de mi madre con demencia»

Image caption Sue es la cuidadora permanente de su madre

La vida de una persona que cuida a otra que depende de ella puede ser muy difícil. Pero para la británica Sue Jenkins, cuya madre de 88 años necesita atención de tiempo completo, es extremadamente difícil.

Hace dos años, Patricia fue diagnosticada con demencia. Un accidente que tuvo cuatro años antes le quebró la espalda y desde entonces quedó incapacitada, con incontinencia doble y en silla de ruedas.

«He dejado mi vida por completo», dice Sue. «Solía navegar en vela mucho. Hacía tantas cosas. Soy una persona muy sociable. Pero cuido de mi madre. Y eso es todo».

«El amor es algo que te permite abandonar todas esas cosas. Eres capaz de abandonar cualquier cosa».

«Gritos y golpes»

Pero es una lucha. Ella cuida de su madre las 24 horas del día. Le costó mucho tomarse tiempo para hablar con nosotros.

Su madre la llama constantemente. No puede estar mucho tiempo separada de Sue sin sentir ansiedad.

  • «Una experiencia horrenda»: el testimonio de una hija sobre la batalla de su madre contra la demencia

Tiene unos profesionales de cuidado que vienen a la casa y ayudan, pero ninguno vive tiempo completo con ellas y gran parte de lo que Sue parece estar haciendo es administrar sus servicios.

Más de 20 profesionales han pasado por la casa y se han ido en los últimos meses porque el comportamiento de Patricia puede resultar complicado.

Image caption «La demencia arrebata la personalidad de la gente», dice Sue.

«Su conducta puede ser un gran desafío,» afirma Sue.

«Gritos, golpes. Es horroroso porque la demencia le arrebata la personalidad a la gente».

  • Enfermedad de Pick, la extraña demencia que hace que los enfermos se vuelvan groseros y tengan conductas sexuales inapropiadas

Sus ojos se llenan de lágrimas cuando habla. Es obvio que una vida con poco sueño la ha dejado físicamente exhausta.

Pero la carga emocional de ver el deterioro de su madre la está llevando a un punto de quiebre.

«Mi mejor amiga»

«He perdido a mi amiga. A mi mejor amiga. Está ahí, en algún lugar adentro. Pero la persona que amo tanto y con la que adoro hablar de tantas cosas ya se ha ido».

«Y pensar en perderla me llena de pavor. Porque mi vida es realmente ella», confiesa.

Le pregunto qué siente cuando su madre la golpea.

«Te rompe el corazón. Te puede hacer sentir inútil. Te provoca salir corriendo y perderte en la noche».

«Y ha habido muchas veces en las que he querido salir corriendo, pensando en lo inútil que soy como cuidadora».

Image caption La idea de perder a su madre llena a Sue de «pavor».

El cuidado de Patricia en casa cuesta más de US$2.600 a la semana. Ese dinero es cubierto por los servicios locales de asistencia.

Sin embargo, las autoridades han intentado cortar esos fondos en dos ocasiones. Sue asegura que es un intento de forzarla a que interne a su madre en un centro geriátrico.

Es algo que ella insiste en que jamás hará.

«He visto lo que sucede en esos lugares. Eso la mataría», dice.

Presión de las autoridades

Se siente acosada por las autoridades y afirma que eso le resta valioso tiempo que le puede dedicar a su madre. Relata que algunas veces se pasa la noche en vela contestando correos electrónicos mientras continúa cuidando de su madre.

«Ha sido completamente devastador. Las horas que me han robado, correo tras correo, persiguiéndome y llamándome», relata.

«El gobierno promueve que la gente se quede en sus propios hogares y que se ofrezcan cuidado en sus casas. Dice que se puede encontrar apoyo. Pero no lo hay».

«Es la situación más aislada en la que uno se pueda encontrar», añade.

Image caption Sue comenta que ahora sólo hay pocas «ocasiones de pequeñas sonrisas» con su madre.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), 47,5 millones de personas en el mundo sufren de demencia, a las cuales se les añaden 7,7 millones de casos nuevos todos los años.

Aunque este trastorno afecta principalmente a los ancianos, no es considerado una consecuencia normal del envejecimiento.

  • Las pinceladas que pueden ayudar a revelar signos tempranos de demencia

No obstante, es una de las mayores causas de discapacidad y dependencia entre la población de la tercera edad en el mundo.

La demencia, afirma la OMS, tiene un impacto físico, psicológico, social y económico sobre los cuidadores, las familias y la sociedad.

Image caption Según la Organización Mundial de la Salud, hay 7,7 millones de casos nuevos de demencia anuales en el mundo.

«Ocasionales sonrisas»

La dedicación de Sue por su madre le ha significado el sacrificio de su propia felicidad. Su esposo la abandonó hace seis años cuando tomó la decisión de cuidar a su mamá.

«Encuentras que es muy difícil desarrollar cualquier tipo de relación. Un hombre tendría que ser muy comprensivo para entender mi situación».

Aunque su vida se ha vuelto cada vez más solitaria, trata de mantenerse optimista.

«Vale la pena. Hay ocasiones de pequeñas sonrisas. Ya no suceden tan frecuentemente pero ahí están. Es amor. Eso es lo que haces. Es profundo».

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *