0

Mi novio no me desea

Tabla de contenidos

La intimidad de una pareja no cambia de la noche a la mañana. Siempre hay señales que nos dicen que la relación está pasando por un distanciamiento y ponen en alerta roja la relación.

De acuerdo a consejeros entrevistados por The Huffington hay maneras de reavivar la pasión, solo tenemos que estar alerta a las señales que se nos presentan:

No estás teniendo intimidad. No es una buena señal si ya no recuerdas cuándo fue la última vez que tuviste relaciones sexuales con tu cónyuge o si sólo las tienes en ocasiones especiales. Entre más tiempo pasa, más difícil es reavivar la vida sexual, dijo Tammy Nelson, sexóloga certificada y terapeuta sexual y autora de “Getting the Sex You Want”.

“Biológicamente, el cuerpo deja de producir las hormonas sexuales que te hacen despertar, sobre todo si has pasado largos períodos sin él”, explicó. “Y entonces puedes comenzar a sentir que ya no estás interesado en él o ella”.

La sugerencia para mejorar este aspecto es dialogarlo y acordar fechas de sexo. Puede parecer una idea poco atractiva, pero es efectiva, agregó Nelson.

“Cuanto más sexo tengas, más sexo querrás”, explicó. “Tener relaciones sexuales puede dar comienzo al motor y puede incluso recordarle que disfruta hacer el amor con su pareja. Podrías salir de la rutina de compañero de cuarto y empezar a hacerlo más a menudo”.

Ya ni se tocan. Ya pasaron de la etapa de poca frecuencia sexual a que ni siquiera se tocan. La clave para reincorporar las caricias es llegar a tu pareja sin intenciones, dijo Nelson. Abrazarse, recostarse en el regazo del otro, acariciarse el pelo, ayudará a traer la dopamina de vuelta.

Viven vidas paralelas. Lo único que comparten es la cama. “Cuando sus vidas rara vez se cruzan, y todo lo que no sea su matrimonio tiene prioridad (niños, trabajo, viajes, amigos), queda poco tiempo para el sexo”, dijo Susan Krauss Whitbourne, sicóloga que escribe el blog de Psychology Today “Fulfillment At Any Age”.

“Puedes vivir una vida agitada, pero necesitas incorporar en tus calendarios el tiempo de hablar cara a cara, sin distracciones, preferiblemente todos los días”, dijo. “Su hora de la cena puede ser establecida por los horarios de alimentación de los hijos, pero encontrar una manera de tener tiempo a solas, incluso si es sólo compartir una copa de vino de última hora”, es muy importante.

Tener relaciones duele. Si uno de los dos rehuye al sexo porque le resulta doloroso puede que estén utilizando mal la técnica. Si eres una mujer, quizás con contar con más tiempo previo al acto sexual podría mejorar la receptividad desde el inicio de contacto de pareja. Si el problema es dolor o sequedad provocada por la menopausia, Heitler dijo que la atención médica podría remediarlo. Tanto hombre como mujer, para encontrar la solución procura consultar con tu médico.

Siente interés por alguien más. Que tu pareja esté desarrollando sentimientos por alguien más podría hacer que tenga menos interés en el matrimonio. Puede ser que el interés no sea físico todavía, pero la energía mental involucrada en un asunto emocional retira la atención del dormitorio, dijo Krauss Whitbourne.

“El hecho de que esta otra persona parezca tener tanta atracción significa que falta algo en tu relación”, dijo. “La verdad es que las obligaciones y el tiempo pueden desgastar incluso la mejor relación a menos que ambos en la pareja estén dispuestos a hacer el esfuerzo de mantenerlo vivo”, añadió.

“Pon ese esfuerzo adicional en lucir de lo mejor ante tu marido o esposa y enviarás un mensaje de que lo que él o ella piensa sobre ti realmente es importante”.

No tomas la iniciativa. Si tener sexo te provoca ansiedad o si ya no encuentras excusas para no tenerlo, probablemente estás a punto de tronar en la relación. “Iniciar el sexo significa que al menos uno de ustedes está asumiendo la responsabilidad por la parte sexual de su matrimonio”, señaló.

“Alguien tiene que hacerse cargo de mantener el matrimonio o chispa en la relación, alguien tiene que vestirse, comprar los juguetes sexuales o activar el porno. Está perfectamente bien que uno en la pareja para sea la fuerza motriz para mantener la vida sexual viva y en movimiento. Pero cuando ambos dejan de intentar, esto puede llevar ‘la máquina del sexo’ hacia un entero detente”.

No hay conexión a nivel emocional. Las mujeres sabemos de eso, el sexo no es sólo físico cuando estás en una relación a largo plazo. Aquí los preliminares juegan un papel muy importante porque son los que hacen que tanto tú como tu pareja se sientan deseados, simplemente mostrando lo que él significa para ti,dijo Heitler.

“El cariño emocional y el amor sexual tienden a ir de la mano, cada uno mejorando al otro. Cuanto más sediento es para uno, más probable es que tenga sed para el otro también”, agregó. “Para que las cosas mejoren, felicita y aprecia a tu cónyuge. Comparte tu tiempo, atención y tu curiosidad sobre lo que el otro está haciendo o pensando y estarás en el camino correcto”.

También te puede interesar:

Temas

  • mujer
  • sexo
  • sexualidad
  • pareja
  • amor
  • pasión

Muchas veces tenemos a tendencia a interpretar las conductas y actitudes de nuestra pareja sin saber su significado real. Sin embargo, el comportamiento de una pareja en la cama cuando ya no te desea es muy claro.

Siempre está latente la posibilidad a que la llama de la pasión se apague y se acabe con ella el deseo de compartir la intimidad sexual, pues la novedad termina por desgastarse.

¿Cómo saber cuándo tu pareja ya no te desea? Algunos comportamientos en la cama te lo pueden decir.

La falta de deseo sexual no necesariamente implica que el amor acabó, pues existen muchas causas posibles por las que disminuye, entre ellas la rutina, la dura cotidianidad, el estrés y los conflictos comunes de la vida en pareja.

En otros casos, la falta de deseo sexual es originada porque un sentimiento finalizó y no hay más qué hacer. Para saber cuál es la razón, no queda más que comunicarse y apelar a la honestidad, mientras tanto observa a tu pareja e identifica su comportamiento contigo respecto al sexo.

Si tú y tu pareja tienen voluntad de trabajar en esta situación, te dejamos una lista de cinco juegos sexuales para recuperar la pasión.

Así se comporta en la cama cuando ya no te desea:

  1. Antes de dormir te da la espalda, cuando antes dormía cerca de ti. Prefiere la distancia para conservar su espacio sin compartirlo contigo.

  2. Inventa excusas para evitar el sexo, como dolor o cansancio.

  3. En general toma una actitud fría y distante sólo contigo.

  4. Si llega a tener relaciones sexuales contigo, son rápidas y superficiales.

Recuerda que ninguna de estas señales es válida por sí sola o por sí misma, todo debe evaluarse según el concepto en el que suceda.

Te recomendamos que, si tú y tu pareja tienen intención de continuar su relación a pesar de todo y contra todos, traten de reencontrarse sentimentalmente como si fueran nuevas personas a las que apenas conocieron y desean saber quiénes son, sus gustos y defectos, esta aceptación y renovación de acuerdos puede abonar a restablecer el deseo sexual.

Si atraviesas por una situación similar, puede ser útil para ti este hechizo efectivo para recuperar la pasión en la cama.

Razones detrás de la ausencia de deseo sexual en la pareja

¿Qué hay detrás de la ausencia de deseo sexual en una pareja? ¿Ha muerto el romance?, ¿se ha extinguido la llama? ¿o se ha convertido, lo que era una “relación de amantes”, en una “relación de hermanos”?

Los hombres y las mujeres interpretan de forma distinta la sexualidad. El psicólogo y autor Lindsay Gibson explica que, mientras el sexo femenino tiene la capacidad de conectar emocionalmente a diario, en la vida cotidiana, los hombres ven en el encuentro sexual como una oportunidad insustituible para “sincronizarse” con otros (incluso si no hay amor).

Aunque tanto el sexo femenino como el masculino experimentan altibajos en el deseo sexual por causas biológicas y psicosociales que influyen en una vida íntima más o menos activa, puede que los hombres se tomen más a pecho la ausencia de deseo en pareja debido a lo que representa el sexo para ellos.

NUEVO VIDEO

TRES FRASES
DEL AMOR
INDEPENDIENTE

GUÍAS PRÁCTICAS DE WALTER RISO

6 guías en formato Mp3 Y PDF, que te ayudarán a mejorar la experiencia del amor de una manera práctica y contundente.

ASESORÍAS ONLINE

Comunícate ahora el: +57 310 359 0549

Por supuesto, esto no significa que una disminución en el deseo sexual no sea motivo de preocupación para las mujeres; sin embargo, la evidencia sugiere que la libido femenina varía naturalmente con los años debido a múltiples factores como el embarazo, la menopausia y las prioridades.

“¿Si no te deseo es porque no te amo?”

La primera explicación que solemos hallar para la pérdida del deseo sexual en pareja guarda relación directa con el amor, especialmente en matrimonios y relaciones duraderas.

La cultura influye mucho en el vínculo que hemos aprendido a establecer entre lo que sentimos y cómo “se supone” que deberíamos expresarlo físicamente.

Para la reconocida psicoterapeuta Esther Perel, una pareja puede tener una intimidad grandiosa después de 20 años de matrimonio sin que esto implique que su vida sexual sea magnífica. De hecho, es posible construir una intimidad maravillosa en pareja sin tener sexo, ya que, cuando hablamos de intimar, trascendemos el plano físico para referirnos a todo un conjunto de permisos y concesiones emocionales.

La intimidad, lejos de ser un eufemismo para referirse al encuentro sexual, es un capítulo individual donde aprendemos a complementarnos incluso espiritualmente con el ser amado, una experiencia donde el deseo sexual es poco o nada importante.

Si la falta de amor no es la causa de la pérdida del deseo sexual, ¿cuál es?

La disminución del deseo sexual en las mujeres suele coincidir con el inicio o el final de una relación amorosa, o bien con cambios importantes en la vida, como el embarazo, la menopausia y la enfermedad.

Por otro lado, existen medicamentos utilizados para el manejo de los trastornos del estado de ánimo que pueden ocasionar un bajo deseo sexual femenino, por no mencionar la posibilidad de desarrollar trastorno del deseo sexual hipoactivo (HSDD), que se caracteriza por la pérdida total del interés en mantener relaciones, y se considera una disfunción sexual.

El escenario es amplio cuando intentamos hallar las razones de la ausencia de deseo sexual en las mujeres, ya que pueden influir tanto factores físicos como psicológicos y de pareja:

  • Cambios hormonales.
  • Fatiga.
  • Estrés.
  • Hábitos de vida poco saludables.
  • Enfermedades como la diabetes, la artritis, problemas cardiovasculares y cáncer.
  • Baja autoestima.
  • Experiencias sexuales desagradables en el pasado.
  • Problemas de comunicación o de confianza.
  • Conflictos sin resolver en la pareja.

¿Qué hay de la ausencia de deseo sexual en los hombres?

En los hombres, la ausencia de deseo sexual es menos frecuente que en las mujeres, pero sí es natural que pierdan el interés en encuentros sexuales monótonos.

En otras palabras, la ausencia de deseo en los hombres suele relacionarse directamente con el aburrimiento y con la necesidad humana de aventura, innovación… ¡de ser sorprendidos! Esther Perel refiere este como uno de los principales detonantes de la infidelidad:

Escogemos a una persona y básicamente le pedimos que nos dé lo que antes toda la aldea solía dar: dame pertenencia, identidad, continuidad, pero dame trascendencia y misterio y asombro, todo en uno. Dame confort, dame límite. Dame novedad, dame familiaridad. Dame predictibilidad, dame sorpresa. Y pensamos que está dado, y que los juguetes y la lencería nos salvarán.

Perel comparte los resultados de sus investigaciones alrededor del mundo con simpleza y honestidad: donde hay amor romántico, generalmente hay también pérdida del deseo sexual con el tiempo, ya que la naturaleza humana nos hace propensos a “tener” aquello que amamos y a “desear lo que no tenemos”.

¿Podemos desear lo que ya tenemos? Puede que nadie lo sepa, los testimonios de cientos de personas de culturas distintas que han participado en los estudios de Perel, nos invitan a ser optimistas y a ejercitar la novedad como el ingrediente secreto para mantener la llama de la pasión en vilo.

Eso sí: novedad no significa comprar juguetes y lencería, ni probar nuevas posiciones. La novedad abarca lo visible y lo invisible, la desnudez del cuerpo y la del alma.

Perel recomienda a las parejas que desean reavivar el deseo mostrarse al otro como nunca antes, permitirse explorar todo un prisma de roles y máscaras que podemos usar durante el encuentro sexual con nuestra pareja para satisfacer nuestra necesidad de asombro.

“El sexo no es algo que uno hace, el sexo es un lugar al que vas”, opina Perel. Y la clave está en atreverse a visitar planetas extraños.

¿Recuerdas aquellos tiempos fogosos del noviazgo y añoras esa intensidad sexual que los unía? Quédate, porque aquí vas a encontrar los secretos más efectivos para hacer para que tu esposo te desee nuevamente….incluso más que antes.

La magia del primer encuentro y la ansiedad por estar juntos en la cama, se puede repetir si tomas en cuenta estas reflexiones para tener al hombre que ama derretido de pasión!

Cómo hacer que un hombre quiera tener sexo contigo

Teniendo en cuenta estas recomendaciones, el apetito sexual de tu pareja te va a hacer desbordar de lujuria en la intimidad de tus sábanas. Uno de los mejores recursos que tenemos, tanto las mujeres como los hombres, son las fantasías sexuales.

Si estás en alguna de estas situaciones, este artículo es para ti:

  • Mi esposo ya no me desea.
  • Mi novio no me hace caso, cómo hacer para que me desee?.
  • Ya no le atraigo, qué hacer cuando tu pareja ya no te desea?.
  • Quiero calentar a mi pareja.
  • Necesito excitar a mi chico.
  • Quiero ponerlo cachondo a mi marido.

Te animo a que tientes a tu esposo leyendo literatura erótica y viendo excitantes videos de alto vuelo, picantes y sugerentes. Serán el puntapié inicial para que las cosquillitas debajo de la cintura, comiencen a resurgir en ambos y el deseo se torne incontrolable!

1. Vuelve a enamorarlo

El tiempo y los problemas van desgastando el encanto en un matrimonio, por eso debes volverlo a enamorar.

Si tú le escuchas y aprecias todo cuanto le fascina, te estarás convirtiendo en su mejor amiga y no simplemente en su esposa. Un hombre enamorado vuelve a sentir deseos por su mujer.

2. Sé atractiva sexualmente para él

Sugerir excita más que exhibir y si tú luces insinuante y atractiva, tu esposo se sentirá halagado cuando sus allegados le comenten lo fascinante que te ves, te tendrá más en cuenta y sentirá deseo y temor a que otros te enamoren.

Mira estos detalles para llamar fuertemente su atención:

Abrázalo y míralo a los ojos, subyúgalo con tu presencia, nada mejor que alimentar su ego, para demostrar a los demás que eres suya.

3. Bésalo con deseo

Un beso profesional es el encendedor de grandes hogueras. Los besos breves dados con suavidad van derecho a la excitación del hombre.

Sorpréndelo con caricias en el cuello y desliza tus dedos hacia arriba, exactamente donde comienza su cabello (Leer más: Cómo hacer que un hombre se muera de placer).

4. Sé afectuosa en la calle, con él

Si estás en la vía pública, acaricia su cara, háblale al oído y bésalo espontáneamente. Le agradará tu reacción y lo incentivará para actuar de la misma manera, recordando lo bien que se sentían cuando eran novios.

Esa energía le dará un espíritu renovado y servirá para alentar el deseo sexual.

5. Prueba ser diferente en la cama

Si quieres saber cómo ser sexy en la cama, esto no pasa por ser recatada y aburrida. Debes estar atenta a cambios que lo hagan enardecer de pasión. La rutina es el sepulcro sexual de las parejas.

Muéstrate apasionada y erótica, cuando vas a la cama. Si disfrutas del sexo, él se enorgullecerá de hacerte feliz y se excitará más que nunca.

6. Coméntale tus fantasías sexuales

El momento de intimar se da sin horarios y sin presiones, sino no, no los disfrutas.

Busca el momento, deja el control de tu televisor guardado y háblale de fantasías que hayas tenido con él y con otros hombres en tus sueños. La veracidad de los relatos no cuenta, pero los resultados en el deseo de tu esposo, sí.

7. Cómo hacer que mi esposo me haga el amor encendiéndolo con mi desparpajo

Si quieres saber cómo provocar a tu novio o esposo, te recomiendo este truquito. Al estar de compras en el supermercado, puedes insinuarle “cosas” que servirán para oficiar de previa al llegar la hora de acostarse.

Si no alcanzas a tomar un alimento de una góndola, pídele que te lo alcance y como al descuido, con un movimiento sugerente, apoya tu cadera sobre su pelvis.

8. Prepara un video porno para la trasnoche

Hazle saber que estás decidida a excitarlo. Al momento de acostarse busca una película condicionada y arrímate a su cuerpo, acariciando sus partes y besándolo suavemente. Lo superará la excitación y esa noche te demostrará cuánto te desea.

9. Sorpréndelo con lencería erótica

El sexo no se practica como una rutina ni como la tarea del hogar que debe realizar una pareja. Con unas bragas enormes y viejas, no vas a excitar a tu esposo, por más que lo intentes.

El juego del amor con sexo se trata en forma divertida y excitante. Ponte la mejor ropa interior erótica que encuentres y verás los cambios que generas en él.

10. Toma la iniciativa sin prejuicios

Demuestra abiertamente a tu pareja que eres quien va a tomar la iniciativa para tener una noche apasionada.

Infórmate con la literatura erótica que te brinda Internet e inspírate en los relatos para susurrarle al oído, palabras y secuencias excitantes que hayas leído.

Él verá tu actitud desenfadada y su vanidad no le permitirá quedarse atrás.

11. Válete de juegos sexuales

A la hora de demostraciones fogosas, son válidos todos los accesorios eróticos que te hayan interesado.

Coméntale previamente para ponerlo al tanto, que podrían valerse de juegos eróticos para parejas. Muéstrate desenfadada y alegre, el resultado será contagioso y lo pasarán de maravillas.

12. Exprésale tus deseos eróticos

Hazle saber a tu esposo tus sensaciones placenteras cuáles son, señálale como al pasar, qué cosas te gustaría que te haga para gozar el momento sublime tan deseado.

Que tu chico te vea involucrada en estas inquietudes sexuales le va a despertar de golpe las ganas de tener sexo contigo.

13. Muéstrate como una mujer diferente

Saca de la galera todas esas virtudes que agradarán a tu pareja al momento de hacer el amor. Muéstrate traviesa, con deseos propios de una mujer enamorada de su esposo, que quiere recuperar el fuego del amor que los unía.

Él se sentirá atraído, volverá a sentirse incentivado y con deseos pasionales y lujuriosos. Dile repetidas que quieres que te haga suya y se sentirá el hombre más feliz y deseado de la tierra.

Con estos consejos podrás hacer que tu esposo incremente su deseo sexual y salvar tu matrimonio. Ejercita estos pasos y ponlos a funcionar. Saca de ti misma todos los secretos que tienes y sorpréndelo, hasta que vuelva a brillar la pasión en él.

Saca tus fantasías más eróticas, hazlo vibrar con la magia de un amor renovado. El deseo renacerá en tu hombre, ¡y la felicidad espera por los dos!

Son muchísimas las personas que no se sienten deseadas por sus parejas. ¿Qué hacer en una situación así? Lo cierto es que, dependiendo de la situación, puede ser muy complicado volver a despertar el deseo. Pero aun así, tenemos algunas claves que pueden ayudarte.

Veamos cómo hacerlo, pero antes de empezar, si quieres profundizar más sobre el tema, no dudes en visitar El Camino de la Seducción.

Claves para recuperar el deseo con tu pareja

A continuación, te mencionamos las principales claves para recuperar la pasión en tu relación:

1. Sé sincero con tu pareja y explícale tus necesidades

Lo primero que tienes que tener claro es que de nada va a servir que te aísles de tu pareja y vivas en silencio tu frustración sexual. Eso solo generará sufrimiento y frustración, que se hará visible en otras áreas de la relación, no solo en la parte sexual.

Explícale que te gustaría intimar más habitualmente y cómo te gustaría hacerlo (o cualquier otro problema que consideres que tenéis a nivel sexual). Quién sabe, quizá tu pareja piensa lo mismo y no se atrevía a expresarlo.

Simplemente, presta atención a su respuesta, porque es sobre eso sobre lo que vais a tener que construir la nueva relación en el plano sexual.

2. Averiguad los obstáculos y cómo superarlos

Las razones para no querer mantener relaciones sexuales pueden ser de lo más variadas, y no necesariamente estar vinculadas a ti. Por tanto, puede que no es que no te desee, sino que haya algún otro problema.

Por ejemplo, puede haber problemas fisiológicos o algún tipo de frustración, como la disfunción eréctil, la eyaculación precoz o la sequedad vaginal. Estos casos pueden ser vergonzosos, pero tratarlos con naturalidad es la mejor forma de mejorar la relación sexual entre vosotros.

También puede ser que tu pareja esté pasando por una situación de estrés o cansancio que dificulte el tener relaciones sexuales. En ese caso, hay que buscar soluciones a esos problemas anteriores.

En definitiva, hay que identificar cuáles son las trabas para tener una mayor cantidad de sexo. Esto se puede resolver de muchas formas dependiendo de cuál sea la causa, todo es cuestión de hablarlo y planificarlo, ya sea visitando al médico o liberando un poco la agenda.

3. Seduce a tu pareja sin criticar ni presionar

Piensa que un simple desajusto en la libido puede acabar desembocando en una completa falta de interés por el sexo si la persona con menos ganas se ve continuamente presionada para tener sexo.

Por tanto, no tienes que intentar forzar el coito porque sí. De hecho, quizá lo que falte sea un poco de apertura de mente por tu parte y buscar la estimulación sin pensar necesariamente en lo que pueda venir después.

Por ejemplo, puedes decirle a tu pareja que no pasa nada si no quiere tener relaciones esa noche, pero que si quiere que intentes excitarla. Después, trata de estimularla de una forma que tu pareja disfrute.

Y recuerda, esto no significa, necesariamente, que vaya a haber sexo después. Abre tu mente y asume que el sexo no tiene por qué implicar penetración siempre.

4. No lleves siempre la iniciativa

En ocasiones, la rutina no ayuda. Puede que el hecho de ser siempre tú quien propone sexo y tu pareja la que lo rechaza se haya convertido en una norma. Romper ese círculo puede ser muy beneficioso.

Plantéale si quiere tomar ella la iniciativa en algunas ocasiones, y, quizá, eso rompa ese ciclo de propuesta y rechazo. Eso sí, plantéale hacerlo dentro de unos plazos, para que tampoco pueda utilizar el tener la iniciativa como excusa para no tomarla nunca.

5. No quieras ir rápido

Un problema que tienen las parejas que no tienen correctamente ligados sus deseos es que tratan de solucionarlo de forma muy radical. Y eso rara vez funciona. Para reajustar los intereses sexuales hay que ir mucho más despacio y dando pasos pequeños.

Muchas veces (especialmente en mujeres), cuando se quiere sexo, lo que en realidad se desea es una conexión amorosa y emocional. Por tanto, no trates de ir a lo puramente mecánico. Ve poco a poco y haz que la relación sea satisfactoria en más planos que el meramente sexual.

Y recuerda el poder de una correcta estimulación. No tienes por qué renunciar a tu energía sexual, solo tienes que redirigirla y controlarla para que tu pareja, que necesita algo más de tiempo para entrar en calor, esté dispuesta a hacer lo que tú deseas (y, recuerda, tú también debes satisfacer sus deseos).

Al fin y al cabo, el sexo es, precisamente, eso. Generosidad y capacidad de ceder para que ambos disfrutéis.

Como puedes ver, si tu pareja no te desea, puedes hacer algunas cosas para que esto cambie. Por supuesto, no te garantizan el éxito, pero es muy probable que sí puedas volver a despertar esa llama y volver a disfrutar de la pasión que teníais al principio de la relación.

Una relación de pareja tiene muchos factores importantes para que sea una buena relación, entre ellos podría ser la confianza, la fidelidad, la sinceridad, la comunicación y algo muy importante; el deseo sexual entre los dos, este es un factor muy importante que se debe tomar en cuenta para que la relación sea más duradera entre ambos.

Por otra parte, si en este caso no se trata de una relación pero quieres que esa persona especial para ti te desee como tú lo/la deseas a él o a ella y quieres buscar modos de que eso suceda, te dejamos a continuación unas oraciones para que me desee sexualmente.

Oración para que me desee sexualmente

pareja en la cama.

Como primera oración, te traemos la siguiente para que tu persona querida te desee como tú lo/la deseas a él o a ella, por lo que el deseo será mutuo.

Te pido diosa de la pasión, que la persona que yo deseo también me desee a mí

Tú me ayudaras, y por ellos quedare en deuda contigo

Si lo haces, siempre alabare el poder de tu favor.

Que me desee, desee tenerme, y que no deje de pensar en tener una noche de pasión conmigo.

Diosa del deseo, así hazlo.

Que fantasee con mi sabor, que se su mente no salga la imagen de mi figura.

Concédeme este favor Diosa del deseo.

Que así sea.

Oración para que me desee solo a mí

En esta siguiente oración, esa persona solo deseara estar contigo, y solo contigo, no podrá desear a alguien más que no seas tú.

Que me desee y ruegue tenerme en su cama, que no deje de tener pensamientos donde solo yo y únicamente yo sea su protagonista.

Todas sus noche serán de sueños sexuales conmigo, por el poder de la diosa del deseo.

Mi diosa, permítele que sueñe y fantasee con mi sabor y con mi olor,

Que mi cuerpo nunca salga de su mente y me visualice como lo más hermoso del planeta.

Te pido que aumentes su deseo hacia mí, que solo vea en mi sensualidad y atracción.

Que de todas las personas en el mundo, solo me desee a mí, que solo sueñe conmigo y que sea solo yo la única persona que desee tener en su cama.

Así será, en ti confío.

Oración para que me desee sexualmente un hombre

A continuación, esta oración esta específicamente creada para que sea un hombre el que te desee sexualmente a ti.

Diosa del deseo, acudo a ti hoy para rogarte por un favor

Deseo que un hombre se muera del deseo por mí

Que en la única que piense sea yo, que no pueda estar bien hasta no haberme probado

Que me desee, que desee tenerme con él, en todo momento.

Te pido diosa del deseo, que el hombre que yo deseo me desee también,

que todo sea mutuo y que podamos cumplir nuestras fantasías juntas.

Que sea yo en la que no deje de pensar en todo el día, y no deje de aparecer en sus sueños.

Y que cada vez que me vea no pueda con el deseo.

Que así sea y así será.

Oración para que me desee sexualmente una mujer

Al contrario de la oración anterior, esta va dirigida para que la mujer de tus sueños te desee y quiera pasar todo el tiempo contigo.

Deseo el deseo sexual de una mujer, necesito que realice su camino y aleje a cualquier otro hombre con quien ella este en este momento,

y si ahora esta con alguien más, que su mente se llene de pensamientos sobre mí, y lo vea a él como si fuera yo.

Quiero tener el cuerpo de ella, porque quiero que me desee a mí,

quiero que ella dependa de mi así como yo dependeré de ella,

que enloquezca por mí, y que me desee como si fuera la última persona sobre la faz de la tierra,

quiero su deseo preso de mí.

Que ella venga corriendo hacia mí, llena de deseo y ardiendo por mí,

que no tenga descanso de sus pensamientos mientras no me encuentre.

Señor, yo te imploro para que me la traigas, que ella me desee mucho, venga tranquila y como yo la deseo.

Te lo agradezco Señor, quiero tener aquí conmigo a mi mujer deseada,

que me deprime con su rechazo, que ella deje y olvide a otros hombres y que solo me desee y piense en mi.

Amen.

Oración para que mi pareja me desee sexualmente

Y para culminar, te traemos la siguiente plegaria si sientes que tu pareja ya no siente la misma química ni el mismo deseo hacia ti como tú lo sientes hacia él/ella.

Señor, te ruego que mi pareja me vuelva a desear como lo hizo desde el principio,

pues siento que su deseo por mí ha disminuido y siento que ya no quiere estar conmigo.

Quiero que me vuelva a desear otra vez,

que quiera volver a estar conmigo en todo momento,

que se sienta incompleto si no estoy yo, que en sus pensamientos solo este mi imagen,

que cuando este lejos se muera por tenerme cerca.

Señor, te imploro que nuestra relación se fortalezca,

Que vuelva a ser lo que fue, que no piense en buscarse a alguien más,

que me vea como su único acompañante siempre.

Quiero que nuestra relación cada día se vuelva más intensa,

que desee volver a estar conmigo siempre,

y que no piense nunca en querer estar con alguien más,

y si eso la sucedió, que sus de mí se llenen sus pensamientos,

para que se aleje de esa persona que quiere separarnos.

Amen.

Finalmente se ha terminado esta serie de oraciones para que esa persona te desee sexualmente solo a ti, si las realizas con fe y persistencia te darán los resultados esperados. Esa persona no querrá pensar en alguien más que no seas tú, pero siempre y cuando las realices pensando y rogando en que si se podrá lograr tú objetivo, con fe todo se puede.

Mi pareja no me desea, ¿es el fin?

Las relaciones sexuales son una parte importante en la vida de muchas parejas. Un momento de intimidad y conexión que les permite sentirse plenas. No obstante, todos somos conscientes de que esa efervescencia de emociones y sentimientos que se sienten al principio de la relación se asientan, ganan otros matices, a medida que pasan los años. Pero ¿qué ocurre si mi pareja no me desea?

La falta de deseo en una relación suele ser un problema grave. Sin embargo, como bien indica el psicoterapeuta Xavier Serrano Hortelano en una conferencia que dio en el año 2003 «aun cuando se haya perdido el deseo, puede seguir habiendo bienestar, comunicación, complicidad, desarrollo y crecimiento común». Las dificultades surgen cuando esto no es así.

Xavier Serrano Hortelano deja un mensaje alentador si nos encontramos dándole vueltas a cuestiones como «¿por qué mi pareja no me desea?» y es que considera que la ausencia de deseo no es una circunstancia que precipita necesariamente la ruptura.

A continuación, descubriremos por qué, pues la falta de deseo sexual puede solucionarse, aunque en un primer momento esta carencia nos parezca el principio del fin.

¿Por qué mi pareja no me desea?

Existen múltiples razones por las que podemos empezar a preocuparnos por la falta de deseo de nuestra pareja.

Cada una de ellas requerirá de soluciones distintas; por otro lado, cada una de estas estrategias de afrontamiento tendrá un grado de dificultad y demandará otro de esfuerzo.

Así, vamos a ver diferentes escenarios que pueden causar esa falta de deseo por parte de nuestra pareja y las posibles vías para su resolución.

Infidelidad

Según el periódico La Razón, que recopila datos sobre un estudio que realizó un portal de citas, la falta de sexo «es una de las razones por las que alguien podría plantearse una relación extramatrimonial».

Tomar esta decisión, en lugar de resolver el problema, solo produce que el problema adquiera complejidad. Tener otras relaciones favorece a que se pierda el interés por la pareja.

¿Qué se podría hacer en estos casos? Para empezar, el paso inicial es la terapia de pareja. Muchas personas pueden volver a confiar en la otra persona. Para pertenecer a este grupo, si queremos salvar la relación, entrar en un contexto de terapia puede ayudarnos mucho. Pensemos que en este entorno, de alguna manera, la comunicación, en cuento amaneras y formas, quedará protegida.

«Si te enojas, dímelo. Si me quieres, dímelo. Si no te gusta algo, dímelo. Pero las cosas se tratan de frente porque yo no adivino».

-Bunny-

Disfunciones sexuales

La eyaculación precoz o el vaginismo, entre otras posibles disfunciones sexuales, pueden provocar que mi pareja no me desee. La incomodidad que se siente en las relaciones o el miedo hará que el sexo se espacie, cada vez más, en el tiempo.

Ante este tipo de situaciones es conveniente acudir al médico. Las causas por las que pueden aparecer las disfunciones sexuales son múltiples; por otro lado, las primeras que hay que descartar son las orgánicas, de ahí la recomendación de acudir a consulta.

También puede ocurrir que las disfunciones sexuales aparezcan en un momento puntual, causadas por agentes externos, como puede ser el alcohol. Sin embargo, una mala atribución de causalidad puede hacer que aparezca la ansiedad, produciendo un problema permanente en el tiempo donde no lo había. Todo esto puede resolverse con la ayuda de un médico y un sexólogo.

Aburrimiento

Otro de los motivos por los que mi pareja no me desea puede ser debido al aburrimiento. Cuando llevamos muchos años con la misma persona, es fácil que en también en el sexo hayan aparecido las rutinas y desaparecido las sorpresas o los experimentos.

Así, en el terreno sexual también, para que una relación funcione, hay que cuidarla. Es como añadir leña a una hoguera para que la llama siga encendida. En cuestión de las relaciones de pareja es lo mismo. Tener citas, añadir juguetes, probar nuevas posturas, otra forma de mantener relaciones (tantra, por ejemplo) puede ayudar.

Si mi pareja no me desea, esto no es el fin

En todos los casos expuestos, y otros que se pueden dar, es conveniente ponernos en manos de un profesional para que nos ayude y nos guíe. No debe darnos vergüenza esto. Todo lo contrario. Es normal que con el tiempo el deseo disminuya. Los hijos, la falta de tiempo, el estrés, todo influye. Pero, hay soluciones.

Aunque en muchas ocasiones la falta de deseo pueda estar relacionada con el desamor, y esto sí implica una ruptura, existen otras situaciones en las que la relación puede seguir adelante. No obstante, es necesario que los dos miembros de la relación estén de acuerdo. Si uno no quiere esforzarse ni muestra interés por trabajar el plan marcado por el terapeuta, entonces, quizás sí sea el fin.

Cómo hacer que tu pareja te desee más

¿Sientes que la llama de tu relación se está apagando? ¿Tu pareja ya no te mira con la misma lujuria de antes?

Si, por cuestiones de rutina o problemas, estás atravesando un mal momento con tu pareja, quizá quieras reavivar el deseo que siente por ti.

A veces te olvidas de pequeños detalles que, en algún momento, hicieron que te vieras muy atractiva para él.

Además, es fácil hacer a un lado el ámbito sexual cuando las preocupaciones y la vida en familia pasan a un primer plano.

Sin embargo, cualquier momento es bueno para revivir esos encuentros íntimos de la manera más apasionada.

Si esa persona ya no se muestra tan interesada, toma nota de los siguientes consejos para despertar de nuevo su deseo.

Toma la iniciativa

Muchas veces las parejas reducen la frecuencia de sus relaciones sexuales porque uno de los dos no “busca” al otro para tener el encuentro íntimo. La iniciativa desempeña un papel principal.

La mayoría de mujeres prefieren que los hombre las busquen para el sexo; sin embargo, olvidan que ellos también quieren que ellas tomen la iniciativa y los hagan sentir deseados.

  • ¿Segura de que has buscado a tu pareja? Si reconoces que no das ese primer paso, es momento de hacerlo.

Visita este artículo: 5 trucos para potenciar el deseo sexual

Compra lencería

La ropa interior de lencería es una gran herramienta para la seducción en la intimidad. Estas prendas despiertan la lujuria y ayudan a romper, de algún modo, con esa incómoda rutina sexual.

Uno de los sentidos que más elevan la excitación en el género masculino es la visión. Por esto, cuando él te vea sensual en estas prendas, se sentirá más provocado.

  • Elige tonos negros o rojos si quieres tener un encuentro apasionado. Opta por prendas blancas o pastel si lo que quieres es un momento romántico.

Cuida tu aspecto físico

Uno de los errores más comunes entre las parejas estables es dejar de cuidar el aspecto físico. Las ocupaciones laborales o del hogar son la excusa para no volver a invertir tiempo en la imagen personal.

Con el paso del tiempo esto afecta el ámbito sexual. Notar a la pareja descuidada apaga esa sensualidad y atracción que en algún momento le dieron chispa a la relación.

  • Haz ejercicio físico, vístete bien y usa perfume. Estas acciones, por simples que parezcan, fomentan la seguridad propia y mejoran la vida sexual.

Ten tus propios espacios personales

Para que la relación funcione en todos los aspectos es importante que ambos tengan sus propios espacios personales.

Estar siempre juntos, en todos los ratos libres, es la razón por la que muchos se acaban aburriendo.

Procura dedicarte un tiempo a ti misma, ya sea para verte mejor o para compartir con tus amistades.

Demuéstrale amor a tu pareja

No todo tiene que girar en torno al aspecto sexual. Cuando uno de los miembros de la pareja descuida la parte sentimental, puede haber distintas consecuencias.

Muchos dejan de sentir deseo por sus parejas porque no se sienten valorados emocionalmente. Por esto, es primordial darle más atención a otras muestras de amor distintas al sexo.

  • Sé más detallista con esa persona, dile lo que sientes o prepara planes diferentes para compartir momentos a su lado.

Ver también: 4 formas de mantener el amor en la pareja

Sorpréndelo en la cama

Para que el deseo se mantenga, es importante innovar el aspecto sexual. Aunque es fácil restarle importancia al tema cuando hay una relación estable, en realidad es primordial saber romper la rutina.

  • Infórmate sobre nuevas posturas sexuales o trucos para tener un sexo más placentero.
  • Hazle propuestas indecentes y muéstrate más atrevida que nunca. ¡Le encantará!

Pregúntale sobre sus fantasías sexuales

Una buena comunicación es la mejor forma de saber cómo recuperar el deseo. Si hay suficiente confianza para hablar sobre los gustos e intereses, seguro podrán encontrarse de nuevo en la intimidad.

  • Pregúntale cuáles son sus fantasías sexuales y analiza la posibilidad de cumplirlas.
  • Demuéstrale que estás dispuesta a complacerlo y sé muy coqueta.

¿Lo intentaste todo y no funcionó? Si notas que sigue desanimado, o incluso tú te sientes aburrida, quizá el problema es mucho mayor.

Procura hablar sobre la situación y, si es necesario, busca asesoría profesional.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *