0

Mi pareja niega su infidelidad

Las 8 peores cosas que puedes hacer al descubrir que tu pareja te engaña

Las relaciones de pareja tienen sus mejores y peores momentos. Algunos problemas son más fáciles de superar que otros, por supuesto. Pero ¿y una infidelidad? No hay una verdad absoluta para este tema, cada pareja estructura de qué manera podría afectarle. En primer lugar, hay que definir si una infidelidad se considera o no algo negativo para la relación. Hay parejas que entienden que una relación sexual con una tercera persona (siempre y cuando solo sea sexo) no está mal para mantener la llama viva. Más allá de las opciones tan amplias que existen, hay ciertas maneras de enfrentarse a los conflictos dentro de una pareja. Para aquellos que una infidelidad signifique algo negativo, aquí damos 8 consejos que indican lo que no se debe hacer en caso de descubrir que tu pareja te ha sido infiel.

1. Reaccionar de forma inmediata

Probablemente, lo primero que sientas al enterarte de una infidelidad sea rabia, furia o dolor. Estos sentimientos que nacen de forma natural e impulsiva no te ayudarán a comunicarte, no te ayudarán a expresar de forma clara cómo te sientes. Atacar a la persona con ira y dejar que las emociones nublen tus actos es una de las cosas que debes evitar que te ocurran. Lo que debes hacer es calmarte e intentar canalizar tu energía de forma progresiva.

Aprendan a dejar ir en la primer mentira, la primer infidelidad, la primera mala palabra, uds se merecen que los quiera sin peros, sin malas vainas, no sé por qué aguantan tanto, perdonan tanto y le llaman «luchar», no y no.

— Kell Fuentes (@Kellfuentes10) 12 de mayo de 2019

2. Preguntar por los detalles

Cuando la monogamia deja de existir o cuando alguien decide ‘quebrantar’ dicho acuerdo sucede que aparece un deseo de conocer todos y cada uno de los detalles: cómo sucedió, quién es la otra persona, los motivos… Los detalles, sin embargo, hacen que todo sea más doloroso y, realmente, no son necesarios. Conocer estas particularidades no hará que lo que ha sucedido cambie.

3. Culparte a ti mismx

Es normal que, después del nacimiento impulsivo de la rabia, empieces a pensar más a fondo en los motivos. Puede ser que en este viaje mental donde intentas averiguar por qué tu pareja ha cometido una infidelidad, se te pase por la cabeza que, quizás, has tenido algo que ver. Esta suposición no es buena, así como ninguna lo es, esta es una de las más dolorosas. En cuanto sucede esto también puede pasar que vayas a compararte con la otra persona y, aunque esto es natural, solo hará que te sientas peor.

4. Publicación en redes

Aunque las redes sociales forman parte de nuestra vida cotidiana, hay ciertos temas que no deben compartirse públicamente. Es posible que desees que todo el mundo sepa que tu pareja no es lo que pensaban que era. Pero si caes en esto estarás creando una escena pública y, aunque creas que todos irán directamente a apoyarte, es posible que te juzguen o hablen de ti o tu relación dando por hecho asuntos que desconocen.

Me creeré el cuento del poliamor cuando vea una sola relación abierta en gente menor de 30 que no base su estructura en la incapacidad de uno o todos sus miembros para mantener interés romántico en la gente más de dos semanas y una necesidad compulsiva de follar con desconocidos.

— 𝚛𝚘𝚍𝚛𝚒 (@acopalipsa) 13 de mayo de 2019

5. Venganza

Lo de publicarlo en redes sociales tiene una cierta pincelada de venganza. Y esto no es para nada positivo. Si la relación continua y quieres pagarle a tu pareja con la misma moneda (es decir generándole el dolor que a ti te causó su infidelidad) lo único que estarás haciendo será tener una relación peor que no valga la pena mantener. Si quieres continuar con esa persona debes perdornarlx de verdad.

6. Destruir sus cosas

Este punto tiene relación con el primero y tiene que ver con reaccionar de forma impulsiva. Encaminar tu rabia y tu dolor en romper recuerdos o pertenencias de tu pareja no hará que te sientas mejor. De hecho, es posible que después de eso te sientas peor. Es una buena oportunidad para que aprendas a dominar tu ira, para que sepas de dónde nace y cómo hacer para apagarla.

7. Tomar decisiones importantes

Hay que aprender a tratar una infidelidad como si fuera cualquier otro tipo de conflicto doloroso. Seguramente vendrán momentos de suma tristeza en los que parece que no hay nada más terrible que este engaño. En este punto de extremo dolor es importante no tomar decisiones importantes porque estamos condicionados por estos sentimientos negativos. Se trata de un momento donde estamos en un modo que podríamos decir de ‘supervivencia’. Hay que dejar un tiempo de pausa para volver a retomar el día a día.

8. Decir adiós a tus sentimientos

Cuando sientes que tu pareja ha traicionado tu confianza crees que será imposible volver a confiar en esa persona. A partir de ahí es normal preguntarse en cuántos otros temas habrás sido engañado. La confianza lleva mucho tiempo para construirse y, sin embargo, en solo dos segundos puede venirse abajo para siempre. Debes permitirte sentir el dolor y la rabia pero, a la vez, debes saber que sí es posible volver a confiar en otra persona y, por supuesto, a volver a encontrar el amor.

14 signos de que tu pareja te engaña (O planea hacerlo)

4. Estás dando todo por la relación “La persona que da más en la relación es la persona menos probable que tenga un asunto o engañar. El problema es que pueden llegar a estar tan fijados en la relación, construyendo una casa agradable y un futuro financiero, que olvidan a la persona con la que lo están construyendo”, dice Tracey Cox. Eres una esposa solidaria y bondadosa, pero intenta ver a tu marido no sólo como un compañero de vida, sino como un amante, un hombre.

5. Tu instinto te lo dice Muchas mujeres intuyen que sus maridos le son infieles. Hay muchas de ellas que no quieren ver la verdad entonces lo niegan a sí mismas, otras piensan que es sólo un pensamiento. Pero lo cierto es que, si tienes una intuición deberías seguirla, más aún si no eres celosa.

6. Él habla menos Ya no te cuenta qué hace ni a dónde va. Sus charlas son escuetas y está desconcentrado. No quiere proporcionarte demasiada información, pues tiene miedo de dejar entrever su infidelidad o sus sentimientos.

Las 7 razones por las que los infieles NO confiesan a menos que los descubras

El verdadero perfil de un infiel y la necesidad que sienten de seguir mintiendo u ocultando la verdad.

Mariel Reimann

La infidelidad es uno de los temas que más afecta a una pareja. A pesar de que el hombre (como especie) es de naturaleza monógama, la tendencia a iniciar una relación paralela, es lamentablemente, muy común.

Una de las características más triste de la infidelidad es que en la mayoría de los casos, la persona infiel, no está siendo infiel porque se enamoró locamente de la otra persona y siente que no puede vivir sin ella. Por el contrario, la mayoría de las infidelidades (también llamadas aventuras por su corta duración) duran lo que dura un suspiro en comparación a la vida de casados.

Pero sin importar cuanto duren, todas tienen un factor en común: Dejan al menos una víctima y el daño a veces es irreparable.

Seguramente hay personas que son infieles «por naturaleza»; no sienten mayores remordimientos, y si son descubiertos, sólo se mueven hacia la próxima víctima. Pero hay un gran número de personas que cometen el error y que sufren por ello. Estas personas pasan por el dilema de confesar o simplemente tratar de «olvidarlo» o ignorar lo que sucedió, rogando que nunca se descubra y viviendo en un eterno estado de malestar y tensión. A pesar de que elegir no confesar, por varios motivos, es la opción equivocada, es la más elegida.

Lee también Perdonar la infidelidad. ¿Seguir con tu pareja?… Esa es otra realidad

Advertisement

A nadie le gusta que le mientan, ni «jugar» al detective privado para descubrirlos, sin embargo, a veces te toca por estas razones:

1. «No quiero destruir a mi esposa/o solamente para terminar con mi culpa»

Este es sólo un mito, o una excusa, para evitar el trago amargo y la nueva realidad de su situación luego de la confesión. La culpa no se desaparece al confesar, la culpa se hace más evidente. Cuando confiesas, el dolor de la persona a la que lastimaste se refleja en su mirada, y es un constante recordatorio del error.

2. «Ojos que no ven, corazón que no siente»

Para qué confesar si ya no estoy con esa persona y ya no voy a hacerlo más. Si ella o él no saben lo que hice, no van a sufrir. Para muchos esto tiene sentido, el problema es que las mentiras tienen patas cortas, y el paso del tiempo solo hace esa mentira algo más grande. Cada vez que su pareja les muestra su confianza, ellos la rompen una y otra vez al no confesar. Creando una deuda que puede llegar a ser imposible de saldar.

3. «Si confieso, él/ella me va a dejar y voy a perder a mi familia»

Quienes fueron víctimas de una infidelidad, seguramente están pensando: «Hubieras tenido en cuenta a tu familia a la hora de traicionarme».

El Dr. Mark White, escribió en Psychology Today: «Guardar el secreto de una traición por salvar tu relación no es justo para tu pareja, y sólo servirá para preservar una relación con rupturas que a la larga o a la corta se romperá». Si de verdad quieres salvar tu relación, hay que confesar, aunque te de miedo.

Advertisement

4. «Mi cónyuge no va a soportar saber la verdad»

Los humanos tenemos la tendencia a «proyectar», es decir, si estamos tristes, vemos tristeza en lo que nos rodea, por el contrario, si estamos contentos, el mundo nos sonríe. Esta frase es un gran ejemplo de la proyección. La verdad es quien tiene miedo de no poder soportar la confesión es quien cometió el error.

5. «Pienso que podemos volver a empezar sin que él o ella sepa lo que pasó»

Creer que esto es posible es como pensar que se puede construir una casa sin cimientos. Puede que resista por un tiempo, pero a la larga o a la corta, ante cualquier tempestad o problema, su caída, y por ende, destrucción es inevitable.

Visita 10 cosas que los hombres infieles tienen en común

6. «Yo ya me arrepentí y me prometí que no volvería a hacerlo»

Ambos pasos son correctos, pero el verdadero arrepentimiento conlleva la confesión. En todo acto que cometemos que involucre un daño o una víctima, la confesión es necesaria para saldar la » deuda». Al igual que una persona que rompe una ley (roba, mata, etc.) no puede decir que ya pagó por que se arrepintió y supuestamente no volverá a hacerlo, lamentablemente, el infiel si quiere o alguna vez quiso a la persona a quien engañó, debe confesarlo.

7. Miedo

Esta, es quizás, la razón fundamental que encierra a las demás. ¿Recuerdan cuando eran niños y sus padres les pidieron que bajo ninguna circunstancia jugaran con algo que era de valor para ellos?

Advertisement

«No va a pasar nada». «Que exagerados, como si lo iría a romper». «Obvio que sé lo que vale, sólo lo estoy mirando, no lo voy a romper con mirarlo». «Sólo lo voy a levantar por un segundo para ver si es pesado». Hasta que un día lo levantas, te gusta lo que sientes al pensar en jugar por un segundo (total luego lo pondrás en su lugar y nadie se enterará), juegas y pasa lo que te dijeron que iba a suceder: ¡Se rompió!.

¿Recuerdas el miedo que sentiste?, miles de ideas cruzan por tu mente. Cómo arreglarlo, reemplazarlo, esconderlo, culpar a alguien más, ignorar que pasó, desaparecerte y por último: CONFESAR.

Dependiendo el tipo de padres que tengas, es el tiempo que tardarás en decidir si debes o no confesar. Si tus padres son compresivos, sabios a la hora de juzgar una situación, si a la hora de buscarte un castigo, lo drástico, no es lo primero que se les cruza por la mente, sino que sopesan lo bueno que eres como hijo, lo estudioso, responsable, etc. Entonces más rápido llegarás a la conclusión de que confesar es tu mejor alternativa.

Sin defender al infiel, mi consejo es usar la sabiduría, la balanza, el resto de su historia juntos y el amor que sienten por su pareja para crear un habiente de confianza en el que sin importar que tan grande sea el error, la otra persona sepa que puede confesar por que habrá justicia y no sólo castigo.

Hasta el día de hoy, siempre le confieso mis errores a mi madre. No importa que tan graves o simples sean, ella siempre me hizo fácil el proceso de arrepentirme.

Advertisement Toma un momento para compartir …

¿Quieres historias edificantes y brillantes en tu correo electrónico?

Periódicamente también recibirás ofertas especiales de nuestros socios

Una de las cosas más dolorosas por las que puede pasar una pareja es descubrir una infidelidad. Es cuando el sentimiento de decepción se apodera de nosotros y nos sentimos lastimados al darnos cuenta de que la persona que decía amarnos nos ha traicionado. Ahora bien, el siguiente paso es enfrentar a la pareja, pero ¿qué ocurre cuando niega que ha sido infiel?

HABLA CON ÉL

Recuerda que la comunicación es la base de todas las relaciones, por lo tanto recurre al dialogo honesto y respetuoso para que puedan llegar a acuerdos en los que ambos salgan beneficiados. Tienes que mantener tu postura, por lo tanto debes de estar cien por ciento segura de que existe otra persona en su vida.

Tener el corazón destrozado. Foto: Pexels

No empieces a gritar, te costará mucho trabajo tratar de contener todas tus emociones, sin embargo estarás limitando la oportunidad de que exprese todo lo que quiera y pueda darle respuesta a muchas de tus dudas.

ESPIARLOS NO SERVIRÁ DE NADA

Querer saber quien es la otra persona es una de las primeras cosas que pasan por la mente cuando se descubre una traición. Pero no vale la pena perder el tiempo obsesionándonos por algo que no está en nuestras manos. Por lo tanto el buscar a esa persona y tratar de ver o constatar cada uno de los movimientos que realiza con la persona infiel, no servirá de nada, solamente para hacer más doloroso el momento.

Por lo tanto, trata de enfocarte en ti y en él. Recuerda que ustedes son una pareja, un par y si entró una persona extra fue porque uno de ustedes la dejó pasar.

DILE QUE YA LO DESCUBRISTE

Ser honesta y sobre todo estar tranquila será la clave para que pueda confesar su traición. La mayoría de los hombres ser rehusan a aceptarlo, ya sea porque quieren evitar acabar con la relación o tienen miedo (aunque parezca ilógico) de lastimar a su pareja.

Para confirmar dicha situación debes de estar segura. No te dejes llevar por comentarios o suposiciones, ya que de no ser cierta muchas cosas cambiarán en la relación, igual de negativas como si en realidad se hubiera llevado a cabo la infidelidad.

Tener intimidad. Foto: Pexels

TOMAR UNA DECISIÓN

Esta desagradable situación solamente te deja dos opciones: Dejar definitivamente a tu pareja o darle una oportunidad. Con la primera estarás dando por terminado todo y la relación quedaría completamente rota, pero con la segunda viene el trabajo en equipo y el hacer todo lo posible por perdonar y sobre todo superar la traición.

Si no puedes olvidar de corazón, ese sentimiento te va a acompañar siempre haciendo pesada la convivencia. Por lo tanto debes de comprometerte en darle vuelta a la página y empezar de nuevo.

EVITAR ENFRENTARLO CON SU AMANTE

No debes de olvidar el papel que desempeñas en tu vida, hacer un escándalo solamente hará que pierdas tu dignidad. Este tipo de situaciones deben de quedar entre ustedes dos, ya que como dice la frase, «la ropa sucia se lava en casa», por lo tanto, no busques la oportunidad de descubrirlo con su amante, aunque parezca buena idea.

Mejor insiste en que ya sabes toda la verdad, pero cuando estén en su casa y puedan hablar del asunto tranquilamente.

Una tercera persona. Foto: Pexels

NO INVOLUCRES A MÁS PERSONAS

Seguramente querrás decirle quien te dijo todo o la persona que sembró en ti la semilla de la duda, sin embargo esto solamente ocasionará su odio hacia esa persona, que seguramente es alguien cercano a ti. Por lo tanto trata de no meter en este asunto a familiares o amigos, incluso a otras personas con los que no tienes relación. Este es un tema que solamente les compete a ambos.

Recuerda que en caso de que perdones a tu pareja y sigan con su vida como si nada hubiera pasado, el rencor o resentimiento hacia la otra persona que lo dejó en evidencia jamás se irá.

Lo siguiente también será de tu interés:

Las relaciones son complicadas. Alimentar cada día la llama del amor para mantener la chispa es necesario para evitar la rutina y el aburrimiento. A pesar de los esfuerzos, muchas parejas pasan por la desagradable experiencia de darse cuenta de que han sido engañados por sus parejas.

Entonces llega el momento del sufrimiento, del dolor, de cuestionarse si hemos hecho algo malo para provocarlo y de preguntarnos hasta la saciedad por qué nos han engañado. A pesar de lo que podamos pensar, la venganza inducida por el enfado con la otra persona no es el motivo principal.

Un estudio publicado en ‘The Journal of Sex Research’ ha desvelado los principales motivos que empujan a hombres y mujeres a engañar a su pareja. Los resultados son abrumadores, casi el 80% de ellos lo hizo por “falta de amor”, 77% si se trataba de hombres, y 79% en el caso de las mujeres.

La encuesta refleja hasta ocho motivaciones diferentes (TJSR)

El desenamoramiento que tanto duele, tanto al que lo siente, como al que lo sufre, no es el único motivo. También un gran número del casi millar de hombres y mujeres encuestados confesó que había sido infiel por sentirse descuidado por su pareja. En este caso, en un porcentaje bastante mayor en el caso de las mujeres (77%), que en el de los hombres (62%). Además, alrededor de un 70% de los participantes en el estudio, reconoció que había caído en esta tentación mientras se encontraba bajo los efectos del alcohol.

A pesar de lo que podamos pensar, la infidelidad como venganza no es una de las más frecuentes y se encuentra muy por debajo en el ranking de motivos que alegan los encuestados. En concreto, un 45% de los hombres y un 43% de las mujeres. El estudio divide los resultados en ocho categorías: enfado, sexo, falta de amor, falta de atención, bajo compromiso, situación, aprecio y otros motivos.

Este estudio sigue la corriente de otros publicados con anterioridad en los que sí que se encontraron diferencias entre los motivos de hombres y mujeres para engañar a sus parejas. Mientras las mujeres aseguraban hacerlo por sentir que no estaban recibiendo la atención que necesitaban por parte de su pareja, los hombres reconocían ser infieles simplemente porque la mujer con la que engañaban a su pareja era atractiva.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *