0

Mi pareja no le pone limites a su ex

‘Mi pareja no le pone límites a su ex’: ¿cómo actuar ante una crisis de pareja?

En ocasiones las relaciones amorosas no se cierran o rompen del todo, en la mayoría de los casos porque una de las partes no quiere que así sea. Si has sentido alguna vez que tu pareja no establece los límites que debiere en su relación con su ex, sabrás de lo que estamos hablando. Esa antigua relación se convierte en un lastre que puede dañar tu relación amorosa muy profundamente. Puede, incluso, que te sientes invadida, que no entiendas por qué tu pareja no se decide a poner los límites necesarios o, en los casos más extremos, que sientas cómo tu relación se tambalea sin que ninguno de los dos –o los tres– haga nada.

Tu navegador no puede mostrar este vídeo

Sabemos que la intromisión de un exnovio o exnovia en nuestra relación es una situación difícil de manejar y puede sacar tu lado más inseguro. Por eso debes mantener la calma y dejar los celos a un lado: si existe una solución para vuestro caso y las dos partes quieren ponerla en marcha, conseguiréis solucionar el problema.
Lo fundamental para resolver cualquier crisis es que los dos involucrados mantengan la calma, se comuniquen, transmitan sus miedos y sensaciones y, juntos, lleguen a un acuerdo para buscar la mejor solución. Esto también significa que no debemos aplicar soluciones por nosotros mismos y sin contar con nuestra pareja –ya que se trata de un tema que compete a ambos. Tampoco debemos imponer restricciones y prohibiciones a nuestra pareja, ya que con ello solo conseguiríamos tapar el problema y, a veces, incluso agravarlo.

Habla con tu pareja y pregúntale todo lo que necesites

Dentro de una pareja cada una de las partes tiene antecedentes distintos, ha vivido experiencias distintas y, por supuesto, tiene preocupaciones diferentes. Por eso es posible que cada uno se moleste por unas cosas y, en este caso, aunque tú veas clarísimo que la expareja de tu compañero se ha convertido en un problema para vuestra relación, quizás la otra parte no se haya percatado de ello.
Lo que está claro es que tú no has vivido la relación que tu pareja y su ex han vivido y, aunque eres libre de opinar, no debes entrometerte en su relación. Por el contrario, es tu novio o novia quien debe decidir, junto contigo, qué demandas va a satisfacer y qué límites va a establecer.
En este sentido, conocer los antecedentes sentimentales de tu pareja es muy positivo, ya que te puede ayudar a entender su forma de actuar y pensar en muchas situaciones y, cómo no, te permite conocerlo mucho más. Por eso es fundamental que te intereses por su pasado y preguntes sobre todo aquello que quieras saber o sobre lo que tengas alguna duda. Así que, si tienes la sensación de que la expareja de tu novio o novia –o la relación que guardan– se ha convertido en un problema en tu relación, trata de hablar con tu pareja y averiguar, con tranquilidad, si sigue sintiendo algo por él o ella y si entiende por qué tú te sientes de esa manera.

En algunos casos es la mejor de las opciones

¿Se te ha ocurrido pensar que es la mejor de las situaciones? Aunque no es así en todos los casos, en ocasiones nuestras parejas mantienen la relación con su exnovio o exnovia para evitar el conflicto. Y aunque no es la situación idílica para ninguno de los dos, esta manera de actuar evita que tú tengas un conflicto abierto con él o ella, lo que sería aún más difícil de manejar. Si es así, la empatía, bondad y buena intención de tu pareja son virtudes que debes valorar.
Por otro lado, si tu pareja está todavía unida a su ex por un matrimonio, deberás ser paciente y entender que es un enlace difícil de romper, no solo en el plano sentimental, también en el legal. Y es que una ruptura matrimonial supone que una relación sentimental a todos los efectos se convierta en una relación de coparentalidad. Si, además, tu pareja tiene hijos en común con su pareja anterior, debes respetar el espacio de los niños, entender las demandas del otro involucrado y comprender que cada persona debe encontrar sus fronteras y respetar las del resto. Aun así, sé paciente y trata de asumir que cada uno tiene sus propios ritmos.

No busques conflicto

Sabemos que puede resultar complicado, pero si quieres resolver el problema lo mejor es que ambos habléis con tranquilidad. Trata de no alterarte, gritar o atacar a tu pareja cuando tratéis el tema. De ser así, podría interpretar que simplemente estás «celosa» y no alcanzar a entender lo que de verdad supone para ti este problema. Recuerda que no es malo que le transmitas tus dudas e inseguridades. Tu pareja debe estar ahí para lo bueno y lo malo y debe ayudarte a superar esos miedos poniendo de su parte cuando sea necesario.

Trata de ser empática

No te dejes llevar por el enfado y trata de ponerte en el lugar de ambos. Es comprensible que tu pareja, aunque haya pasado página, no quiera hacerle daño a su ex, menos aún si está en una situación delicada. Por otro lado, debes tratar de entender la situación en la que se encuentran su exnovio o exnovia. Es posible que los motivos por los que no haya superado esa relación anterior sean la magnitud de sus sentimientos o unas circunstancias emocionales difíciles. ¿Quién no ha vivido en alguna ocasión una ruptura dolorosa tras la cuál ha sido difícil romper el nexo con su expareja? Estos sentimientos son normales y, aunque hay que solucionar el conflicto, tenemos que tratar de entender por qué existen esos sentimientos.
Deberás también evitar caer en una guerra con la otra parte, por ejemplo, mandando indirectas en redes sociales o publicando fotos con la intención de mandarle un mensaje a él o ella. Dicho así, puede parecer fácil, pero cuando estamos enfadados y tenemos rabia, tendemos a hacer cosas de las que luego nos podemos arrepentir. Mantén esto en mente. Además, mantenerte impasible ante los ataques u ofensivas de otros nos ayuda a mantener la mente clara, de manera que actuamos en consecuencia.

¿Qué hacer si no encuentras una solución?

Si hablar con tu pareja y trata de llegar a un acuerdo no ha dado resultados, nunca deberás obligarla a que haga lo que no quiere hacer ni deberás «tomarte la justicia por tu mano». En esta situación, tu papel se limita a transmitirle a tu pareja tus preocupaciones y miedos y en poner de tu parte para encontrar una solución. Pero si después de hacer esto tu novio o novia no responde como a ti te gustaría o como crees que es justo y, además, él o ella no entiende por qué te sientes de esta manera, deberéis plantearos si todavía queréis seguir juntos.

Descubre: ¡Aquí 3 no son multitud! Famosos que tienen (muchos) ex en común

Conviviendo con la figura de la ex

La segunda esposa o la actual mujer de un hombre divorciado y con hijos debe hacer muchas concesiones en su pareja, además de que tiene que aprender vivir con la presencia de la ex

No siempre es posible mantener una buena relacióin ni con los hijos de él, ni con su primera mujer. Ph

Si bien en la sociedad en la que vivimos los divorcios ya son moneda corriente, así como los segundos matrimonios y las familias ensambladas, eso no significa que todo sea taaan sencillo. Y aunque cueste creerlo, la segunda o actual esposa puede ser la que más sufra las consecuencias, mientras que la ex lleva las de ganar cuando hay hijos de por medio.

Puede sonar un poco descabellado al principio, especialmente porque tendemos a ver – a veces erróneamente- a la actual mujer como “la culpable” de separar a esa familia, pero la realidad nos demuestra que la segunda esposa debe hacer también sus sacrificios si desea compartir su vida con un hombre divorciado y con hijos.

A veces escuchamos a algunas amigas que dicen que jamás formarían una pareja con un hombre que ya tiene hijos y nos parece un poco pasada de moda su postura, pero quizás sea porque saben que el papel de la segunda mujer es más difícil de lo que imaginamos. Por empezar, desde algo tan sencillo como tener que compartir los fines de semana son sus hijos. Hay que ser conscientes, si deseamos estar con alguien que tiene hijos, que vamos a tener que pasar tiempo con ellos, incluso viajes y vacaciones. Más aún, hasta tenemos que aceptar que como a nosotras nos gustaría estar a solas con nuestra pareja, a los chicos también les gustaría estar a solas con su padre. Ni que hablar cuando los hijos se ponen difíciles, no aceptan a la esposa actual o, lo que es peor, se convierten en una especie de misiles teledirigidos por la ex.

Y aquí llegamos al punto que tanto nos interesa; la figura de la ex. El escenario ideal sería que pudiéramos tener una buena relación con ella, pero si no quiere tender puentes no hay mucho que podamos hacer. Además, debemos tener presente que hasta que los hijos sean mayores de edad, va a ser una figura súper presente en nuestras vidas y que incluso el dinero de nuestro marido se compartirá con ella. Suena materialista, es verdad, pero puede ser motivo de muchas peleas e incluso de privaciones, si es que la pareja no goza de un pasar económico más o menos holgado.

Además, por un largo tiempo, a veces sucede que para sus amigos o su familia la segunda esposa conservará el status de ser la segunda. Creemos que hoy día esto es una antigüedad. ¿Cómo es posible que no acepten a la segunda mujer? En principio, es muy probable que sus padres sean de otra generación y les cueste adaptarse al estilo de vida actual. Y sus amigos no necesariamente tienen que compartir los mismos valores. Además, muchas veces no quieren encariñarse con la nueva mujer porque no saben si verdaderamente van a seguir juntos. Algo que también suele pasarles a sus hijos, que se niegan a entrar en confianza con la novia o la segunda esposa del padre por temor a sufrir otra ruptura.

Entonces, si estamos en pareja con un hombre divorciado y con hijos, ¿cuáles serían las claves para lograr una pareja exitosa y no morir en el intento?

  • Aceptar que viene con el paquete completo y adaptarse a ello. Entender que sus hijos y también su ex siguen siendo su prioridad.
  • Evitar compararse con la ex porque no las conducirá a nada.
  • Desterrar los celos. Están prohibidas las escenitas de celos porque lo aceptamos con todo el paquete completo.
  • Mantenerse al margen de las discusiones que mantiene con sus hijos y con su ex, salvo que él nos pida una opinión o ayuda con algún tema. ¡Pero hay que ir con mucha cautela!
  • Trabajar para que la relación funcione. Al amor hay que cuidarlo y depende de una. La pareja requiere de mucha reflexión y siempre hay que dar para recibir.

Mi pareja está en contacto con su ex: ¿Cómo actuar?

Muchas personas afirman que el pasado de sus parejas no les importa, hasta que descubren que está en contacto con su ex. En esos casos, es posible que surjan todo tipo de inquietudes, pensamientos y emociones negativas.

Aún cuando pueda causar incomodidad, es necesario intentar mantener la calma y, en la medida de lo posible, dialogar en cama con la pareja. Si conversan acerca del asunto de una manera respetuosa y sincera, es posible que puedan encontrar una solución juntos y seguir adelante.

Consejos para actuar con tu pareja si está en contacto con su ex

1. Sinceridad, sin reproches

Al momento de conversar acerca del tema, es importante que ambos sean sinceros con sus sentimientos y pensamientos, pero siempre desde el respeto. Los reproches, las críticas y las groserías no ayudarán a solucionar nada.

Se puede plantear abiertamente que el hecho de que se mantenga contacto con la ex pareja causa incomodidad, pero no es conveniente hacerlo desde el reproche.

Mediante el diálogo es posible exponer las inquietudes, resolver dudas e, incluso, acordar límites para que ese vínculo no vuelva a perjudicar a nadie.

Descubre: Las 5 claves del respeto en una relación de pareja

2. No te obsesiones

No es en recomendable actuar como «detectives» yobsesionarse con la idea de revisar las redes sociales, el teléfono o los correos de la pareja para buscar posibles indicios de infidelidad. Esto, en lugar de solucionar las inquietudes, solo consigue hacer más grande el problema.

Cuando las personas se sienten acechadas, perseguidas y controladas por su pareja, de una u otra forma es posible que tomen distancia de ella. También es posible que pierdan la confianza y que les sea difícil sentirse a gusto.

En definitiva, hay que tener presente que no es nada sano invadir la privacidad del otro. Lo más adecuado es buscar el diálogo.

Te puede interesar: ¿Tu pareja es controladora? Descubre los signos

3. Evita las comparaciones

Las comparaciones son odiosas y no aportan nada bueno y mucho menos en una discusión. Hay que recordar que cada relación tuvo su momento y, por ende, sus propias circunstancias. Así pues, la relación que se tenga en la actualidad, nunca podrá ser igual a la que la que se haya podido vivir en el pasado.

4. Recuerda lo bueno y todo lo que los une

El hecho de que la pareja esté en contacto con su ex no quiere decir que no valore su relación actual o que desee retomar la cuestión con la otra persona. Muchas veces, se trata de una simple amistad o incluso, un mero contacto cordial.

Si este punto ya ha sido aclarado, entonces lo que queda es dejar de prestarle atención y trabajar en la seguridad. Para ello, puede resultar positivo recordar todo lo bueno que tienen en la relación, aquello que los une e incluso, las razones por las que se enamoraron.

¿Y si lo oculta?

Cuando la pareja está en contacto con su ex a escondidas, es necesario proceder con cautela y procurar dialogar con calma sobre ello. En algunos casos, es probable que la pareja haya preferido no comentar nada sobre la relación con su ex para evitar celos y discusiones. No siempre tiene que haber una infidelidad de fondo.

Lee este artículo: ¿Estás enamorada u obsesionada?

Conclusión

Si la pareja está en contacto con su ex, lo más conveniente es conversar sinceramente sobre ello y no apresurarse a sacar conclusiones. Tampoco es recomendable caer en el reproche constante, ya que eso puede llevar al distanciamiento.

Si ambos se esfuerzan por mantener una relación en la cual el diálogo pueda darse de forma sana, será mucho más fácil superar las dificultades.

La mujer de mi marido Jane Corry

La mujer de mi marido Jane Corry

Aunque es ahora cuando nos llega, con La mujer de mi marido Jane Corry publicaba su primera novela en el verano de 2016. Ni ella imaginaba la respuesta tan positiva que obtuvo de los lectores, en Reino Unido la gente devoraba su libro. Ese entusiasmo pronto cruzó el charco y se sumo al éxito de La mujer de mi marido.

Se trata de un thriller psicológico donde las mentiras y los secretos constituyen la base principal de la trama, sin embargo, no deja de ser un viaje por los sentimientos encontrados de su protagonista. La novela ha sido recomendada para los amantes de lecturas como Perdida o El talento de Mr. Ripley.

A la venta el 4 de septiembre de 2018.

ARGUMENTO LA MUJER DE MI MARIDO

¿Y si toda tu vida estuviera construida sobre una mentira?

Lily es una joven abogada que con la intención de empezar desde cero y dejar atrás sus secretos del pasado, se casa con Ed.

Después de caer en sus manos su primer caso criminal, Lily comienza a tener atracción por su cliente, Joe. Un hombre acusado de asesinato. Un hombre por el que pronto, sin darse cuenta, estará dispuesta a arriesgar su vida entera.

Opiniones La mujer de mi marido Jane Corry

«Un thriller convincente que me mantuvo pasando páginas hasta el final.»
B. A. Paris

«Una trama tan provocativa como su título.»
Washington Post

«Este thriller psicológico sin descanso ofrece sorpresas hasta el final.»
Publishers Weekly

«La mujer de mi marido tiene los ingredientes perfectos del mejor thriller: amor, matrimonio y asesinato.»
Parede

COMPRAR EN AMAZON

COMPRAR EN LA CASA DEL LIBRO

Jane Corry

Se graduó como periodista y trabajó en varias publicaciones hasta que se convirtió en freelance para trabajar con las grandes como The Times o Daily Telegraph.

Después de separarse de su marido comenzó a escribir. Ahora se dedica a ello en exclusiva.

La mujer de mi marido fue su primera novela, hasta la fecha ha publicado dos novelas más.

Otras sugerencias relacionadas con La mujer de mi marido Jane Corry:

  • Corazón helado Tami Hoag
  • Ella entre nosotros Greer Hendricks y Sarah Pekkanen
  • El apartamento olvidado S. L. Grey
  • Si te miento Clare Mackintosh

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *