0

Mi pareja no me toca

Por qué mi pareja no me toca

  1. Estrés. El ritmo de vida moderno, marcado por los compromisos constantes y la urgencia de la prisa que marca el ritmo de trabajo y demás compromisos, puede producir un efecto en el ánimo del afectado. El estrés puede activar la apatía personal. El estrés influye en el deseo, puesto que cuando una persona atraviesa una situación de estas características tiene una visión reduccionista de la realidad. Sus pensamientos están centrados, principalmente, en el motivo de la preocupación que le afecta o de ese asunto que quiere resolver. Centra toda su energía en esa meta.
  2. Peso de la rutina en la relación. Es decir, aburrimiento. La monotonía puede producir mucho sufrimiento a nivel psicológico, la rutina puede matar la pasión en la pareja si los protagonistas no toman la iniciativa de integrar el factor sorpresa en el amor.
  3. Autoestima baja. Por ejemplo, una persona que tiene un complejo físico que condiciona su propio autoconcepto se proyecta a sí misma como poco atractiva ante el otro. Es decir, proyecta su propia inseguridad a través del lenguaje corporal.
  4. Infidelidad. Si tu pareja no te toca y no te busca sexualmente, también puede mostrar una situación de estas características. Sin embargo, para que esta sea la causa de la situación, este indicio debe ir acompañado de otros componentes. Por ejemplo, cambio de hábitos y ausencias prolongadas sin una justificación lógica y creíble. Puede ocurrir que la persona no haya materializado la infidelidad, pero sí esté enamorada de una tercera persona y haya perdido interés por su pareja.
  5. Crisis de pareja y problemas de comunicación. Una crisis produce sufrimiento porque la pareja siente la incertidumbre de no saber cómo va a evolucionar esa historia de amor. Cuerpo y mente interactúan constantemente, también en el amor. De este modo, el cuerpo puede somatizar los bloqueos, los sentimientos contradictorios y los nudos emocionales de una situación que produce un peso psicológico. Así como una pareja comunica su amor de forma natural a través del poder de una caricia, por el contrario, quienes tienen una distancia afectiva por un desacuerdo, pueden sentir que entre ambos existe una barrera que genera distancia. Y esta falta de contacto físico es un reflejo de esa distancia.
  6. Efecto secundario de un tratamiento médico. La salud también influye en el deseo sexual y, en este caso, la falta de deseo trasciende a la propia voluntad. Por ejemplo, así puede ocurrir si la persona sufre una depresión grave. En este caso, es muy posible que el propio experto informe al paciente sobre los efectos secundarios de su dolencia.
  7. Guarda un secreto. Un secreto que quiere contarte pero no sabe cómo hacerlo. Esto le produce una tensión psicológica y una contradicción constante. Por ejemplo, tal vez considere que la relación entre ambos ya ha terminado, pero no se atreve a materializar el paso de tomar la decisión.
  8. Miedo a la intimidad. Es posible que tu pareja te rechace sexualmente como consecuencia de una experiencia negativa previa que le ha producido frustración.

La verdad: por qué los hombres no hacen el amor con sus mujeres

23/12/2016 05:00 – Actualizado: 23/12/2016 20:55

Los hombres quieren sexo siempre y de cualquier manera. Esa es la creencia profunda de muchas esposas preocupadas, a menudo completamente despistadas con el motivo real por el que los hombres han dejado de mostrar ese comportamiento básico. ¿Cómo puede ser que no me desee? ¿Ya no me quiere? ¿Le gustan los hombres? ¿Ha conocido a otra?

Susan Bratton ha comunicado sus reflexiones y su experiencia amorosa personal en cursos online y artículos periodísticos y se ha labrado una carrera como educadora en cuestiones de sexo. Su especialidad son los consejos para parejas de larga duración. El matrimonio (lleva 23 años casada) le ha enseñado que «la intimidad profunda e íntima con la pareja no tiene precio» y la considera una de sus mayores prioridades, junto con la salud y el amor de su familia y amigos.

Ellas creen que les vale cualquier cosa, pero si el sexo no es bueno él estará insatisfecho, aunque tenga orgasmos puntualmente

Bratton ha contado en ‘Your Tango’ cuáles son los motivos por los que los hombres dejan de interesarse por el sexo con su pareja estable, abandonándola o dejándola sumida en la duda. Muchas mujeres piensan que solo ellas tienen problemas de libido, pero las hormonas son solo una pequeña parte de la fórmula. ¿Cómo se pasa del deseo del principio a la indiferencia, el agobio o los problemas paralizantes en la cama?

He aquí unas cuantas opciones, más habituales que una simple pérdida de interés.

Problemas técnicos

Según datos del libro ‘Por qué los hombres dejan de hacer el amor. El fenómeno de las relaciones sin sexo y qué se puede hacer’, los problemas relacionados con la erección o la eyaculación son menos importantes de lo que creen ellas.

Cuando no practican sexo con su marido, tienden a pensar que la causa es física. Un 39% cree que es por una disfunción eréctil, un 20% cree que es la eyaculación precoz y un 27 por ciento piensa que el problema es la dificultad para eyacular. Las causas mayoritarias que aducen ellos cuando les preguntan por qué han dejado de hacerlo con su mujer son distintas. La proporción de hombres que seleccionaron estos tres problemas ‘técnicos’ fue, respectivamente, de un 30, un 16 y un 15 por ciento.

Depresión

El 34% de los hombres en esta fase de su relación lo achacan a estar deprimidos. Las mujeres tienden a sobreestimar este factor, lo sitúan en un 57%. Puede que esta gran diferencia venga de que el desánimo es una excusa habitual de los hombres infieles.

Parece que hoy tampoco. (iStock)

Desde luego, no es porque «se hayan vuelto homosexuales», al menos no es habitual. Solo un 1% dieron esa respuesta. Ni que estén ocupados, otra buena excusa que es más aparente que real. Solo un 6% de los entrevistados dicen que querrían hacerlo más y no tienen tiempo. ¿Y quién no encuentra un rato para eso si le apetece? La media de duración del acto sexual no suele superar los 15 minutos.

Aparte del desánimo, hay muchos medicamentos antidepresivos que disminuyen el deseo. Si le ocurre a tu pareja y está tomando algo, es muy probable que tenga relación.

Lo mayoritario

En realidad, estos son los motivos más frecuentes, y algunos de ellos son también típicos en las mujeres.

  • ‘Mi pareja es poco aventurera en el sexo’. Esto que suena tan emocional y ambiguo, que algunos relacionarían más con los tópicos sobre ellas, es una causa muy frecuente por la que ellos pierden el interés sexual. Que su chica siempre quiera lo mismo, que no le sorprenda, que le aburra, en definitiva, es mortal para la libido masculina. Un 68 por ciento, nada menos, lo marca como el motivo determinante.
  • ‘Parece que ella no disfruta’. Muchas mujeres creen que a ellos les vale cualquier cosa y que están satisfechos con tal de que haya cierta frecuencia (o de que haya algo). En absoluto es así: si el sexo no es bueno el hombre estará insatisfecho, aunque tenga orgasmos puntualmente. No son máquinas. Hasta un 61% acaba prefiriendo dejar el tema si no puede conseguir que su pareja llegue al tope del placer en la cama.
  • ‘Me interesa hacerlo… con otras’. El 48 por ciento de los hombres parece haber perdido la sensación de novedad y haber disociado casi por completo su deseo del cuerpo de su mujer. Mucho nos tememos que no haya marcha atrás. Ellas también lo experimentan: les sucede al 25% de las mujeres que ya no lo hacen con su hombre.

Ellas no captan que sus maridos las ven poco ‘aventureras’, o que les afecte no verlas disfrutar, y no saben cuándo están interesados en otras

  • ‘Estoy enfadado con ella’. Los bajones de humor y los nervios les afectan a ojos vista. Como a ellas, vaya. Los porcentajes son casi iguales: 44 y 45% respectivamente.
  • ‘Me aburro’. Directamente relacionado con la ausencia de aventura está el aburrimiento. Si creen que su mujer es deseable y que su personalidad no tiene ningún problema, pero no encuentran la manera de divertirse con ella, hasta un 41% de los hombres pueden terminar dejando lo físico de lado en la relación.
  • ‘Está deprimida’. Si vemos al otro triste y desganado, nos lo contagiará. Entre un 36 y un 40% de las personas de ambos sexos marcan este factor.
  • ‘Ya no la encuentro atractiva’. Aunque suene duro, puede que sea lo más fácil de arreglar. Todos podemos apuntarnos al gimnasio, comer un poco mejor y cuidar más nuestra imagen, o al menos es más accesible que convertirse de repente en alguien más aventurero, o centrarse en competir con posibles rivales (cuando el problema es que le interesa el sexo con otras personas). Sin embargo, al menos según su propia confesión, no es este un motivo tan central: solo un nueve por ciento lo elige. Ellas lo valoran un poco más según estos datos, un 19% de ellas cree que es el motivo del distanciamiento de la pareja.

En qué se equivocan ellas

Donde más resalta la diferencia entre lo que ocurre realmente y lo que ellas creen que ocurre es en estos tres casos:

  • No creen que su marido las vea poco ‘aventureras’.
  • No entienden que les afecte que ellas no parezcan disfrutar.
  • No saben que están interesados en otras.

La moraleja nos parece clara, querida lectora. Una vez descartados los motivos físicos y si sigue habiendo cariño, puede que merezca mucho la pena intentar seducirle de nuevo y demostrarle cuánto te gusta, al menos por un tiempo. Sabemos que es difícil, pero intenta no caer en el reproche, es inútil y a veces muy contraproducente.

Si ya ha pasado lo peor y está con otra… hay muchos peces en el mar.

¿Por qué mi esposo no quiere tener relaciones?

Ana llego a la primera cita de terapia sexual diciéndome: “Mi esposo no quiere tener relaciones. Evita el contacto sexual y pone excusas. Me siento frustrada, herida y rechazada. Creo que me esta engañando o que ya no le gusto”

El caso de Ana no es aislado. Son muchas las mujeres que me escriben por este motivo. La sociedad nos ha vendido la idea de que los hombres siempre están pensando en sexo. Por ende, cuando nuestra pareja no quiere tener relaciones interpretamos esta situación como anormal. De hecho hemos creado un foro bajo este articulo para compartir experiencias y no sentirnos solas.

¿Su falta de deseo te hace sentir culpable, distante o irritable? ¡Tranquila!

“La falta de deseo sexual no es exclusiva de las mujeres, por el contrario, es tan frecuente como en los hombres”.

Es un mito bastante difundido que los hombres se interesan en el sexo más que las mujeres. Es un mito que está trayendo dificultades a las parejas actuales.

En una sociedad rodeada de sexo, parece imposible evitarlo aún queriendo que así sea. Y cuando mi esposo no quiere tener relaciones esto es interpretado como:

  • Ya no le gusto
  • Hay infidelidad
  • No me quiere
  • La relación se ha dañado.
  • Percibo algo extraño en mi/él.
  • Etc.

Otros ejemplos:

Ana de 42 años me contaba lo siguiente:

  • “No entiendo como me puede decir que me ama y rechazarme. Ya no solo no me busca, sino que no responde a mis propuestas y caricias. ¡Debería ser al revés, no entiendo que le pasa!”

Juana, de 27 años comenta:

  • “Desde que tuvimos a nuestro hijo mi esposo no quiere tener relaciones. Cada vez que intento hablarle del tema se ofusca o busca evitarme”.

Nuestra cultura y los medios de comunicación han creado un prototipo para el hombre y la sexualidad. Cada vez recibimos más exigencias sobre la sexualidad:

  • Si no hay penetración no hay sexo
  • Cuando no llego (o mi pareja no llega )al orgasmo hay algo mal
  • No le gusto por que no se le paro (impotencia sexual)
  • Etc, ect

Sin embargo, estos son MITOS. Son expectativas falsas sobre la sexualidad. La realidad es :

  • Ninguna pareja llega siempre al orgasmo.
  • Es normal que a veces los hombres eyaculen antes de que la otra persona llegue al orgasmo.
  • También es natural que cuando el hombre esta bajo mucho estrés no tenga una erección.
  • Si tenemos mucho cansancio nuestro deseo sexual va a bajar
  • La sexualidad no se reduce a la penetración
  • ¡El órgano sexual más importante es el cerebro!
  • Y el órgano sexual más grande es la piel

Al ser un tema tabú, los hombres no suelen hablar al respecto. Su “bajo deseo sexual” les aterra, pues pone en tela de juicio su masculinidad.

¿Cuántas veces has escuchado a tus amigos hombres comentar su bajo deseo sexual?. ¿Te imaginas un grupo de hombre hablando sobre sexo?. Diciendo yo tengo problemas de erección. ¡Probablemente nunca ocurra!.

Bajo este legado cultural, si mi esposo no quiere tener relaciones la única explicación lógica es que algo anda mal. No obstante, existen muchas causas o razones para el bajo deseo sexual:

  • Estrés.
  • Enfermedades físicas
  • eyaculación precoz
  • Uso de ciertos medicamentos (sobretodo los psiquiátricos)
  • Depresión.
  • Insatisfacción con la imagen corporal.
  • Dificultades en la pareja (sentir des conexión, crítica, incomprensión, etc.)
  • Problemas de erección

Sin embargo, el bajo deseo sexual no es un problema en si mismo. Existen muchas parejas felizmente casadas que no tienen relaciones sexuales.

¿Cuántas relaciones sexuales es normal tener al año?

¡Las que a ti y a tu pareja les hagan felices!. Muchas parejas tienen relaciones sexuales una vez al año y ni piensan en acudir a una terapia de pareja. Cualquier estadística sobre frecuencia de encuentros sexuales es imprecisa. Pues va a depender de lo que satisface a cada persona.

Mi esposo no quiere tener relaciones pero yo si

El bajo deseo sexual se convierte en una dificultad cuando uno de los miembros de la relación no se encuentra satisfecho. Por esta razón, es importante llegar a acuerdos sobre nuestra sexualidad.

El comportamiento sexual suele generar un fuerte vínculo que diferencia la relación de pareja de las demás).

A veces la única salida a la frustración parece ser la separación o tener una aventura, no te precipites, créeme que es un error que no ayudará.

Tener una aventura no es la solución es abrirle la puerta a la infidelidad

Si empiezas a salir con alguien que te atrae solo para conocerlo un poco más. No importa el potencial que tenga tu actual relación. La química hará que te encapriches y pienses que esta ya no es igual. Uno de los síntomas de que puedes estar empezando a encapricharte es decirte:

  • Solo quiero conocerla/o un poco más.
  • Es un amigo con el que realmente puedo conversar.
  • Con ella puedo apasionado.
  • Etc.

Ten cuidado, no te auto engañes. Puedes estar metiéndote en una situación complicada que puede llevarte directo a la infidelidad y ruptura.

Entonces ¿Qué puedes hacer?

  • No hagas más de lo mismo. Si ya has intentado hablarle o has estado insistiendo con el tema, es mejor hacer un cambio radical y dejar de presionar a tu pareja. A veces cuando más se intenta una solución, más del efecto adverso obtenemos.
  • Comienza la conversación con comentarios positivos. Por ejemplo diciéndole a tu pareja lo que sí te satisface, esto lo ayudará y motivará.
  • Es importante poder hablar con tu pareja sobre cómo te sientes y la importancia que tiene para ti llevar una vida sexual más activa. Como es un tema sensible, debe ser delicada al comentárselo, evitando criticar, quejarte o juzgar.
  • Busca ayuda profesional, quizás el problema no sea tan grave como imaginas y una persona imparcial pueda ayudarlos.

En toda relación de pareja es muy común que existan momentos buenos como malos, es parte del aprendizaje y el reconcomiendo de ambos, esto a pesar de que la relación este basada en el amor, de hecho una hay parejas que han manifiestan haber atravesado por un problema, ¿por qué mi pareja ya no me toca? esto aún amándose.

La expresión corporal es una fiel demostración de amor, pero que pasa cuando la intimidad se va y de repente se comportan como dos extraños, ya no se tocan pero al parecer no es algo externo ya que todo va bien en casa, entonces qué razones hay para que una pareja deje de tocarse o sentir deseo. De acuerdo a lo que señalan los psicólogos hay situaciones que van desde lo que pasa en casa, en el trabajo y en la rutina misma que ponen el cuerpo en un estado de no querer hacerlo más e inclusive hay momentos en los que el problema llega de manera involuntaria.

Antes de finalizar una relación causa este problema debes entender los posibles por qué, esto factores pueden ser adaptados tanto a parejas de novios como a ya casados.

Problemas de pareja. Foto:

ESTRÉS: Sentirnos agobiados y estresados desencadena muchos problemas que afectan nuestro estado de ánimo y hace que mostremos apatía a ciertas cosa incluyendo a nuestra pareja, puede lo que generó ese estado sea el trabajo, problemas familiares o pendientes, an econtrarrnos en este estado el cuerpo lo manifiesta y a veces pasa que por no querer transmitir esto a la pareja prefieres mejor alejarte y eso afecta la intimidad.

RUTINA: Aquí entra el aburrimiento y la monotonía, quizá la relación tiene mucho tiempo estancada en lo mismo, no hay nuevas emociones y eso hace que se decida mejor alejarte un poco al fin es lo mismo de siempre, las parejas necesitan cambios constantes con el paso del tiempo precisamente par ano caer en esto problemas, razón no válida para buscarse alguien más sin antes no hablarlo.

FALTA DE COMUNICACIÓN: Punto indispensable en toda relación, eso va desde el saludo por las mañanas, la pareja es un apoyo en la vida con quien debe prevalecer la confianza si esto no pasa y hay cosas que no sacas con él o ella va haciendo que se vaya alejando y no haya más demostraciones de afecto.

COMPLEJO FÍSICO: Quizá esto entre en las parejas nuevas, hay mucho amor pero hay una parte física que le impide tocarte por temor a no saber como tocar ese tema sobre su complejo, te ama y te desea pero ese problema en su interior hace que no te quiera tomar para no lastimarte tal vez o ilusionarte sobre algo qu eno esta dispuesto aún pase, de hecho ya en personas casadas puede seguir habiendo complejos sin importar los años juntos.

INFIDELIDAD: No se descarta esta posibilidad, muchas veces tras un acto de infidelidad hay quienes en su arrepentimiento sienten pena, vergüenza y eso hace que no quieran tocar a su pareja.

MIEDO: Este sentimiento hace que muchas personas se paralicen a hacer ciertas cosas, pueden venir de relaciones poco gratas y tienen el temor de dar más y les suceda lo mismo, quizá el amor esta ahí y muy fuerte pero el temor al fracaso no les permite avanzar.

SECRETO: Si dice amarte y quererte no se puede avanzar si no se han contado secretos importantes que de saberse puedan afectar la relación, quizá tu pareja puede tener alguno y eos hace que no de más, que no te toque o deje de hacerlo repentinamente, es por eso que se enfatiza que la comunicación es básica en toda relación.

Analiza todas las posibilidades que pueden suscitar a que no te toque, maniféstale tu sentir y es algo que deben hablar y no dejar pasar por alto, ya que muchas veces damos vueltas y vueltas en la cabeza buscando soluciones y razones que pueden tener sencillas soluciones y a saber que hay cosas que llegan y se van.

Falta de afecto de tu parte:
La falta de apetito sexual de tu pareja, también puede tener mucho que ver a que no está recibiendo la atención y afecto necesario todos los días. No sentirse querido puede lastimar la relación. Por eso es necesario que le dediques tiempo a tu pareja, conquístalo todos los días, demuéstrale que es alguien importante en tu vida. Cosas pequeñas que puedan hacerlo sentir amado como recibirlo con un fuerte abrazo cuando vuelve del trabajo pueden mejoran su relación de pareja.

El descuido de tu apariencia:
Muchas veces por el trabajo excesivo, los niños, las tareas del hogar, ya no te permite mantenerte en forma y bella como lo eras cuando se conocieron. Aunque no lo crean, esto influye mucho en despertar el apetito sexual de tu pareja, suena muy cruel, pero es la realidad que tienen la mayoría de las parejas. La apariencia física influye mucho en la relación de pareja.

Desacuerdos en la pareja:
Cuando hay diferencias en la pareja, muchos hombres pueden evitar el encuentro sexual, más o menos como un castigo. Pero no se trata de eso, solo que no le nace el deseo sexual por estar enojado por algún conflicto que tuvieron.

Según los expertos, la falta de apetito sexual, le sucede a tres de cada diez hombres. La falta de deseo en él no significa que en la pareja se haya acabado el amor. Pero si es un síntoma de que algo anda mal en la relación. Se recomienda estar en constante comunicación sobre el tema con tu pareja. Buena suerte!!

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *