0

Miedo a las aves

Alektorophobia o el miedo a las gallinas y a los pollos se deriva de la palabra griega ‘Alektor’ que significa ‘gallo’ y ‘fobos’ que significa ‘miedo’. Como su nombre lo indica, esta fobia causa un miedo irracional a los pollos (u otras criaturas emplumadas, así como a sus huevos) en la persona que la padece. No es sólo ver a los pollos en persona lo que causa un ataque de pánico en el individuo; a veces, simplemente las imágenes o fotografías de los pollos son suficientes para desencadenar tales reacciones.

Causas de la alektorofobia o miedo a las gallinas

La alektorofobia no es una fobia común, pero aquellos que son impactados por ella tienden a haber tenido una experiencia traumática con aves emplumadas. Naturalmente, la mayoría de los individuos fóbicos nunca nacen con el miedo; sólo lo aprenden debido a ciertas experiencias en eventos sociales o durante los días de escuela.

En la alektorofobia, el miedo se dirige principalmente hacia las aves vivas (por lo general no su carne), ya que se cree que las aves podrían atacarlas. Por lo tanto, este tipo de fobia es más común en los individuos que viven en granjas.

A menudo, las personas que sufren del miedo a las gallinas ni siquiera recuerdan cómo comenzó en primer lugar. Simplemente recuerdan haber experimentado los síntomas del miedo. Los psicólogos evolutivos creen que es una parte del cerebro que reconoce la respuesta de huir o luchar al ver a los seres emplumados. En la mayoría de estos casos, el miedo sigue creciendo con la edad.

Como con todo tipo de fobia, el “por qué” no es tan importante como el “cómo” -lo que esto significa es que, en lugar de determinar dónde o por qué se ha desarrollado el miedo, es esencial entender “cómo” la mente crea el miedo (crea imágenes, cuáles son los pensamientos que uno obtiene y así sucesivamente). Esto es más importante para considerar la línea correcta de tratamiento.

Síntomas del miedo a las gallinas

Hay síntomas físicos y psicológicos de alektorofobia.

Una persona puede mostrar signos de ansiedad antes de visitar una granja. Para otros, incluso la imagen mental de un ave emplumada es suficiente para causar un ataque de pánico.

La mayoría de los que sufren de alektorofobia harán todo lo posible para evitar el encuentro con los pollos.

Irritabilidad o inquietud al ver gallinas es uno de los síntomas de este miedo a los pollos.

Boca seca, sudoración y temblores, síntomas cardiovasculares como opresión en el pecho o dificultad para respirar son otros pocos síntomas físicos de la alektorofobia.

Náuseas y otras molestias gastrointestinales, así como la incapacidad para formar palabras y pensamientos articulados son algunos otros síntomas de la alektorofobia.

Tratamiento de la alektorofobia

Existen varios métodos y terapias para superar el miedo a las gallinas.

Se pueden prescribir medicamentos como las benzodaiacepinas, pero deben considerarse como la última línea de tratamiento debido a sus graves síntomas de abstinencia. Además, estos medicamentos no curan el miedo, sino que sólo tratan los síntomas de ansiedad asociados con él.

La linterna o hipnoanálisis es útil para ayudar al individuo a determinar la causa exacta del miedo y desarrollar nuevos patrones o ideas junto con sugerencias positivas para superarlo. La Asociación Médica Americana ha aprobado esta línea de tratamiento desde 1958 para superar muchas fobias.

La programación neurolingüística es otro método utilizado para curar la alektorofobia. Esta ciencia se basa en el principio de que un individuo crea palabras relacionadas con su fobia y continúa usándolas y pensándolas una y otra vez causando el miedo en primer lugar. Los terapeutas que practican este método estudian las expresiones faciales del paciente y eventualmente ayudan a remodelar los pensamientos cuando uno se enfrenta al objeto de los miedos.

El comportamiento cognitivo y las terapias conductuales que implican exposición y desensibilización gradual pueden ser útiles para aprender a tolerar la ansiedad experimentada en tales casos. Sin embargo, el inconveniente de estas terapias es que tardan más tiempo en curarse por completo.

Las terapias energéticas como la meditación, el Tai Chi, las técnicas de Qi Gong y la visualización positiva, la respiración profunda, etc. son técnicas de autoayuda que se sabe que ayudan a curar muchos tipos de fobias. La psicología de la energía tiene como objetivo alterar el Chi o la energía de la fuerza vital para que el miedo a los pollos sea eliminado completamente como si nunca hubiera existido en primer lugar.

Como se puede ver, existen varios métodos para superar el miedo a los pollos. Pero es esencial elegir la cura adecuada que dé resultados permanentes en lugar de enmascarar temporalmente los síntomas de la alektorofobia.

Comparte esto:

Me gusta Cargando…

¿Qué es la alektorofobia?

La alektorofobia es una enfermedad rara (fobia) caracterizada por un miedo intenso a los pollos. La palabra proviene de las palabras griegas «alektor», que significa gallo, y «fobos», que significa miedo.

Se considera una fobia específica. Esto se refiere a un miedo irracional a un objeto, lugar o situación específicos. Las personas con fobias generalmente entienden que su miedo es irracional, pero son incapaces de controlar su intensa reacción física o psicológica.

¿Cuáles son los síntomas de la alektorofobia?

Los síntomas de fobias específicas varían de persona a persona. En algunas personas, una fobia puede causar temor o malestar leve. Para otros, puede implicar ataques de pánico debilitantes. Dependiendo del entorno diario, la alektorofobia puede impactar en su día a día y causar angustia significativa.

Los síntomas de la alektorofobia ocurren cuando se expone a los pollos o cuando sólo se piensa en ellos.

Estos son los síntomas de la alektorofobia

  • miedo inmediato e intenso
  • gran ansiedad
  • sudoración
  • frecuencia cardíaca rápida
  • opresión en el pecho
  • dificultad para respirar
  • mareo o vértigo
  • temblores o sacudidas

Alektorofobia en niños

  • rabietas
  • llanto
  • aferrarse a los padres

Factores de riesgo que desarrollan la alektorofobia

Ciertas cosas hacen que algunas personas sean más propensas a desarrollar esta fobia.

  • El lugar donde creciste o donde vives actualmente: Si vives o creciste en una zona más rural con muchos pollos en el ambiente, es más probable que tengas miedo de ellos.
  • Tu edad: Las fobias específicas aparecen típicamente a la edad de 10 años, pero pueden ocurrir más tarde en la vida.
  • Una experiencia aterradora: Las personas que experimentaron u observaron un evento traumático que involucra a los pollos son más propensas a tener alektorofobia.
  • Su historia familiar: Si alguien en su familia tiene esta fobia, también es más probable que la tenga.

¿Qué causa que las personas padezcan de alektorofobia?

Los médicos todavía no están seguros de las causas exactas de las fobias específicas. Además, muchas personas con fobias específicas no pueden recordar cómo, cuándo o por qué se desarrollaron sus fobias. Sin embargo, lo siguiente puede causar algunos casos de alektorofobia:

Experiencia negativa: Muchas fobias relacionadas con los animales provienen de una experiencia negativa con ese animal, incluso si usted no puede recordar la experiencia. Por ejemplo, usted puede haber encontrado un pollo agresivo cuando era muy pequeño y haberse olvidado de él.

Genética y medio ambiente: Los niños pequeños aprenden muchos comportamientos de sus padres, incluyendo aquellos relacionados con el miedo y la ansiedad.

Si sus padres se sentían ansiosos cerca de los pollos, es posible que usted se haya dado cuenta de su comportamiento cuando era joven y haya desarrollado una reacción similar.

¿Cómo se diagnostica la alektorofobia?

Para hacer un diagnóstico formal, su médico puede usar la nueva edición del Manual Diagnóstico y Estadístico de Trastornos Mentales (DSM-5). El DSM-5 tiene criterios que distinguen las fobias de los miedos típicos y otras afecciones relacionadas con la ansiedad.

Para la alektorofobia, esta lista incluye:

  • Una sensación inmediata de miedo, pánico y ansiedad intensos casi cada vez que ve un pollo o piensa en los pollos.
  • Sensación de ansiedad que empeora cuando sabes que estás a punto de encontrarte con una gallina.
  • Hacer todo lo posible para evitar ver o pensar en pollos.
  • Sentir una sensación de miedo que está fuera de proporción con la amenaza real que las gallinas representan para ti.
  • Síntomas que interfieren con su funcionamiento diario normal en casa o en el trabajo
  • Sentimientos de miedo y ansiedad que duran al menos 6 meses o evitar a los pollos durante al menos 6 meses.
  • Sensación de miedo y ansiedad que no se puede relacionar con otra afección de salud mental, como el trastorno de estrés postraumático o el trastorno obsesivo-compulsivo.

¿Cómo se trata la alektorofobia?

El tratamiento de fobias específicas a menudo implica una combinación de opciones de tratamiento. El objetivo del tratamiento es mejorar su calidad de vida y evitar que el miedo a los pollos interrumpa su vida diaria.

Terapia de exposición para combatir la alektorofobia

La terapia de exposición es la principal opción de tratamiento para fobias específicas. El objetivo es desensibilizarse a los pollos.

Tratar de asimilar gradualmente a los pollos en su vida pensando en ellos, mirando fotos o viendo videos. La tecnología de realidad virtual también se está convirtiendo en una herramienta cada vez más popular para la terapia de exposición.

A medida que aprenda a controlar su miedo y ansiedad, gradualmente progresará a la exposición física a los pollos en la vida real.

Terapia cognitivo-conductual contra la alektorofobia

La terapia cognitivo-conductual es un tipo de terapia conductual que puede ayudar a reducir la ansiedad. Implica trabajar con un terapeuta para aprender a identificar sus propios pensamientos irracionalmente temerosos y reemplazarlos por otros más racionales. A menudo se realiza junto con la terapia de exposición.

Medicamentos para la alektorofobia

Las fobias específicas rara vez requieren medicamentos a largo plazo, a menos que estén acompañadas de otros trastornos, como ansiedad generalizada o depresión. Los medicamentos también pueden ser útiles para las personas que tienen dificultad con la terapia de exposición.

Los medicamentos que se usan con más frecuencia para la alektorofobia son:

Ansiolíticos. Las benzodiazepinas, como alprazolam (Xanax) y diazepam (Valium), pueden reducir los niveles de ansiedad y prevenir los ataques de pánico.

Consejo útil

Los pollos son una fuente de alimento y animales bastante común, lo que hace que sea difícil controlar el miedo a ellos. Si usted piensa que tiene alektorofobia, trate de consultar un médico que tenga experiencia trabajando con fobias. Ellos pueden ayudarle a encontrar la combinación correcta de terapia o medicamento para reducir sus síntomas y restaurar su calidad de vida.

Hemos oído hablar de muchas fobias hacia animales, especialmente hacia las arañas, y podemos comprenderlas perfectamente. Sin embargo, hay otras que nos resultan más extrañas, como la ornitofobia o el miedo a los pájaros. Sí, además de una pesadilla muy común, los pájaros también pueden ser protagonistas de un trastorno fóbico y te lo contamos en nuestro diccionario de fobias.

Qué es la ornitofobia

La ornitofobia es el miedo a los pájaros. A veces aparece solo ante un determinado tipo de aves más imponentes como pueden ser las águilas, por ejemplo. Otras veces ocurre solo cuando van en bandadas y otras veces es un miedo más general a todo tipo de pájaros.

La fobia puede aparecer en cualquier momento o situación. Desde esa paloma que se posa frente a ti en el parque hasta los pájaros que te sobrevuelan cuando estás dando un paseo por el campo. Pero, ¿por qué te pueden inspirar temor este tipo de animales?

¿Por qué se da el miedo a los pájaros?

Todos tenemos en mente la película de Alfred Hitchcock que era una verdadera pesadilla. Hablando de pesadillas, los pájaros son protagonistas habituales de los sueños más horribles, así que puede que estos animales contengan en su simbolismo aspectos peligrosos que nos hacen temerlos inconscientemente.

Pero como la mayoría de las fobias, la causa más frecuente de la ornitofobia es el condicionamiento por haber vivido una experiencia traumática. No hace falta que te haya atacado un pájaro como en la película, con haber experimentado un momento angustioso, aunque fuera por otros motivos, pero en el que aparecían pájaros volando a tu alrededor basta para desencadenar este terror.

Por otra parte, esta fobia a los pájaros también puede encontrar su desarrollo en un trastorno de ansiedad previo, ya que la ansiedad te hace vivir en una sensación de peligro permanente que se dispara con los estímulos más sorprendentes. ¿Y por qué no con los pájaros?

Síntomas de una fobia

Una cosa es que te den miedo los pájaros o te produzcan cierto rechazo por sus movimientos imprevisibles y otra cosa es la ornitofobia. La fobia a los pájaros te condiciona todos los ámbitos de la vida, ya que es muy difícil practicar la reacción más habitual, la evitación. ¿Cómo evitas los pájaros cuando vas de casa al trabajo?

Los síntomas que experimentan las personas que sufren ornitofobia son los mismos síntomas de la ansiedad. Nerviosismo, sensación de fatalidad, sudoración, dificultad para respirar y puede llegar al ataque de pánico si finalmente no se puede evitar la situación de encontrarse cerca de un pájaro.

Como puedes imaginar, esta fobia a los pájaros condiciona la vida hasta tal punto que puede llegar a desencadenar otras fobias, como la agorafobia, provocando el aislamiento total de la persona que la sufre.

Tratamiento de la ornitofobia

Por eso es importante buscar ayuda psicológica cuanto antes. Las fobias no se pueden superar por nuestra cuenta y lo mejor es contar con un buen profesional que proponga la terapia más adecuada. En el caso de las fobias, la terapia cognitivo conductual es la más eficaz para superar estos y otros miedos.

Y no puede faltar a la hora de tratar una fobia, la práctica continuada de técnicas de relajación, ya que todas las fobias llegan de la mano de la ansiedad. Ejercicios de respiración o mindfulness son muy eficaces para reducir los síntomas de la ansiedad.

La ornitofobia es un tipo de fobia específica que consiste en la experimentación de un miedo excesivo, anormal e irracional hacia las aves. Consta de un trastorno de ansiedad donde los elementos temidos son todo tipo de aves.

Las personas con ornitofobia temen de forma excesiva a las aves, hecho que les provoca respuestas de ansiedad muy elevadas siempre que se exponen a ellas.

Así mismo, debido al miedo que le produce, la persona con ornitofobia evitará siempre que pueda el contacto con este tipo de animales. Este factor resulta un elemento muy importante del trastorno y modifica el comportamiento normal del individuo.

El meido a las aves es un fenómeno relativamente común en la sociedad. No obstante, no todo temor a estos animales tiene por qué englobarse dentro del trastorno de ornitofobia, cuya prevalencia es mucho más reducida.

En este artículo se presentan las principales características de la ornitofobia. Se revisan sus síntomas, su diagnóstico y sus causas, y se explican los tratamientos a realizar para superar la fobia a las aves.

Características de la fobia a las aves

La ornitofobia es un trastorno de ansiedad que en la actualidad se encuentra bien estudiado y correctamente delimitado. Consta de un tipo particular de fobia específica en el que el elemento temido son las aves.

De este modo, las personas con ornitofobia temen de una forma totalmente desproporcionada, excesiva e irracional este tipo de animales, hecho que les acarrea consecuencias negativas para su bienestar.

El temor hacía las aves es tan elevado que genera la principal manifestación de esta psicopatología: la experimentación de elevadas sensaciones de ansiedad siempre que se está en contacto con una ave.

Además, el temor típico de la ornitofobia se caracteriza por alterar y afectar negativamente al patrón conductual del individuo. El miedo hacia las aves es tan intenso que conduce a la persona a evitar en todo el momento el contacto con ellas.

Dependiendo del contexto, evitar de forma permanente el contacto con las aves puede resultar complicado. Tanto en entornos rurales como en entornos urbanos, las aves son animales con los que se puede coincidir de forma habitual.

En este sentido, la evitación de las aves suele motivar el desarrollo de cambios notorios en el comportamiento normal de la persona. El individuo con ornitofobia hará lo que sea en todo momento para evitar el contacto con las aves.

El temor a las aves

El miedo a las aves es un fenómeno que no resulta poco común entre los seres humanos. Este deriva de la imagen amenazante de algunas aves de presa, la cual puede generar sensaciones de temor o recelo hacía estos animales.

No obstante, el hecho de temer algún tipo de ave o presentar recelo hacía los pájaros de forma generalizada, no tiene por qué implicar la presencia del trastorno de ornitofobia.

Para poder hablar de ornitofobia es necesario que el temor experimentado hacía las aves se caracterice por ser fóbico. Así mismo, de forma general, los sujetos con este tipo de fobia experimentan sensaciones de miedo ante cualquier tipo de ave.

Evidentemente, aves de presa como buitres, búhos o lechuzas suelen interpretarse como más amenazantes y generar mayores sensaciones de temor que otros animales como los periquitos o los pájaros más pequeños.

No obstante, el temor de la ornitofobia no se rige por procesos de pensamiento racionales, por lo que se puede temer cualquier tipo de ave. Para definir el temor fóbico que se experimenta en la ornitofobia se deben cumplir las siguientes características:

1- Miedo excesivo

Las aves son animales que pueden resultar más o menos amenazantes en función del animal y el contexto. Evidentemente, encontrarse con una águila o un buitre en medio del bosque puede generar un temor más que justificado debido a la amenaza real que puede suponer su presencia.

No obstante, para poder hablar de ornitofobia, el temor hacia las aves debe resultar siempre excesivo. Esto quiere decir que el miedo experimentado no guarda relación con las amenazas reales de la situación a la que está expuesto el sujeto.

Las personas con ornitofobia experimentan elevadas sensaciones de miedo en situaciones aparentemente inofensivas donde no existe un peligro real.

2- Irracional

La excesividad del temor hacía las aves se explica a través de los mecanismos cognitivos mediante los cuales se rige el miedo de la ornitofobia.

El temor fóbico hacia las aves se caracteriza por resultar irracional. Esto quiere decir, que las sensaciones de miedo no aparecen mediante pensamientos congruentes o coherentes.

Este factor puede ser observado y evaluado tanto por terceras personas como por el propio individuo que padece ornitofobia.

El individuo que padece este trastorno sabe que su temor a las aves es excesivo e injustificado, sin embargo lo sigue experimentando cada vez que se expone a alguno de estos animales.

3- Incontrolable

El hecho de que la irracionalidad del temor no resulte un factor lo suficientemente importante como para extinguir el miedo a las aves radica en sus propiedades de aparición.

El temor fóbico de la ornitofobia se caracteriza por resultar totalmente incontrolable. Es decir, la persona no posee ningún tipo de control sobre sus sensaciones de miedo y no puede hacer nada para que este no aparezca.

4- El miedo lleva a la evitación

Para poder relacionar el temor a las aves con la ornitofobia es necesario que el miedo experimentado conlleve alguna repercusión directa en el individuo.

En este sentido, la evitación de todo contacto con las aves es uno de los criterios diagnósticos más fiables del trastorno.

El temor que se experimenta en la ornitofobia es tan elevado que conlleva a la evitación del contacto de estos animales de forma permanente.

5- Miedo persistente

En ciertas ocasiones las personas pueden presentar respuestas de temor o ansiedad más elevadas de lo normal. En la determinación de dichas respuestas son muchos los factores situacionales y ambientales que pueden participar.

No obstante, la persona con ornitofobia experimenta temor fóbico a las aves de forma persistente, independientemente de la situación o el contexto. Los individuos con ornitofobia responden con elevadas respuesta de miedo siempre que entran en contacto con las aves.

6- El miedo no depende de la edad

Los animales en general y las aves en particular son elementos que suelen temerse de forma típica durante la niñez. Durante la infancia, resulta habitual que el temor hacía estos animales sea más elevado de lo normal.

No obstante, la ornitofobia es un trastorno independiente de la edad. Este puede aparecer tanto en la niñez como en la edad adulta, pero en cualquier caso se caracteriza por resultar permanente y persistente.

Una persona con ornitofobia seguirá experimentando miedo fóbico a las aves durante toda su vida, a no ser que inicie los tratamientos necesarios.

Síntomas

La ornitofobia se cataloga según los manuales de diagnóstico como un trastorno de ansiedad ya que la sintomatología de la psicopatología se caracteriza por resultar principalmente ansiosa.

Los individuos con este trastorno responden con elevadas sensaciones de ansiedad siempre que se exponen a su elemento temido. Sin embargo, el estado de nerviosismo puede desaparecer cuando no hay aves cerca ni se tiene el temor de que pueda haberlas.

De este modo, el factor principal que genera la aparición de los síntomas de la ornitofobia es el propio temor a las aves. Las manifestaciones de ansiedad del trastorno se caracterizan por ser graves, aunque raramente alcanzan la intensidad de los ataques de pánico.

En la actualidad, existe un elevado consenso en agrupar los síntomas de la ornitofobia en tres grandes categorías: los síntomas físicos, los síntomas cognitivos y los síntomas conductuales.

1- Síntomas físicos

La ornitofobia, tal y como sucede con todas la alteraciones de ansiedad, se caracteriza por generar modificaciones en el funcionamiento físico de la persona.

La manifestaciones ansiosas referentes al organismo pueden variar en cada caso. No obstante, estos síntomas responden siempre a un incremento de la actividad del sistema nervioso periférico del cerebro.

En este sentido, una persona con ornitofobia puede experimentar algunos de los siguiente síntomas siempre que se expone a una ave:

  1. Incremento de la tasa cardíaca.
  2. Incremento de la tasa respiratoria.
  3. Sensaciones de ahogo, palpitaciones o taquicardias.
  4. Incremento de la tensión muscular.
  5. Dolor de estómago y/o cabeza.
  6. Dilatación pupilar.
  7. Incremento de la sudoración corporal.
  8. Boca seca, mareos, náuseas o vómitos.

2- Síntomas cognitivos

El elemento principal de la ornitofobia es el temor fóbico a las aves. Este temor se caracteriza por ser irracional, por lo que se encuentra modulado por una serie de pensamientos disfuncionales.

Los síntomas cognitivos del trastorno hacen referencia a todos los pensamientos irracionales que posee una persona con ornitofobia acerca de las aves.

Estos pensamientos pueden adoptar múltiples formas y contenidos, pero siempre se caracterizan por generar atribuciones negativas a las aves y a las capacidades personales para hacer frente a estos animales.

La aparición de los pensamientos irracionales de ansiedad se retroalimenta con los síntomas físicos e incrementa el estado de nerviosismo de la persona.

3- Síntomas conductuales

Finalmente, la ornitofobia es un trastorno que se caracteriza por afectar al comportamiento del individuo. En este sentido, son dos los síntomas que se pueden presenciar: la evitación y el escape.

La evitación hace referencia a todas las conductas que pone en marcha el individuo para evitar el contacto con las aves. Estas conductas pueden afectar negativamente a la vida de la persona ya que pueden forzarle a modificar su comportamiento habitual.

El escape por su parte es la conducta que aparece cuando el individuo no ha conseguido evitar el contacto con las aves. En esos momentos, la persona tratará de alejarse lo máximo posible y lo más rápido que pueda de su elemento temido.

Diagnóstico

Para establecer el diagnóstico de ornitofobia se deben cumplir los siguientes criterios:

  1. Temor acusado y persistente que es excesivo o irracional, desencadenado por la presencia o anticipación de una ave (estímulo fóbico).
  1. La exposición al estímulo fóbico provoca casi invariablemente una respuesta inmediata de ansiedad.
  1. La persona reconoce que este miedo es excesivo o irracional.
  1. El estímulo fóbico se evita o se soporta a costa de una intensa ansiedad o malestar.
  1. Los comportamientos de evitación, la anticipación ansiosa, o el malestar provocados por el estímulo fóbico interfieren acusadamente con la rutina normal de la persona, con las relaciones laborales (o académicas) o sociales, o bien provocan un malestar clínicamente significativo.
  1. En los menores de 18 años la duración de estos síntomas debe haber sido de 6 meses como mínimo.
  1. La ansiedad, las crisis de angustia o los comportamientos de evitación fóbica no pueden explicarse mejor por la presencia de otro trastorno mental.

Causas

En la actualidad se sustenta que la ornitofobia es una psicopatología que no es generada por una única causa. Varios estudios han mostrado como son muchos los factores que pueden intervenir en el desarrollo del trastorno.

No obstante, la vivencia de experiencias traumáticas o negativas con aves parece ser un factor importante que puede participar en el desarrollo de ornitofobia.

Otros elementos como visualizar imágenes o recibir información verbal negativa acerca de las aves, factores genéticos, rasgos de personalidad ansiosa o estilos cognitivos centrados en el daño que se puede percibir son otros factores que pueden jugar un papel importante en la etiología del trastorno.

Tratamiento

El tratamiento de primera elección para la ornitofobia es la psicoterapia, la cual ha mostrado tasas de eficacia mucho más elevadas que la farmacoterapia en la intervención de este trastorno.

Concretamente, los sujetos con ornitofobia suelen responder adecuadamente al tratamiento cognitivo conductual.

Este tratamiento se basa principalmente en la exposición a los elementos fóbicos. El terapeuta diseñará un plan de aproximación progresiva a las aves para que el sujeto vaya aprendiendo a exponerse a ellas, controlar sus respuestas ansiosas y habituarse a los elementos temidos.

Otras herramientas que suele incorporar este tratamiento son los entrenamientos en relajación y la terapia cognitiva.

La relajación sirve para reducir la ansiedad que genera los estímulos fóbicos y facilitar el proceso de exposición a las aves. Por su parte, la terapia cognitiva se emplea para modificar y corregir los pensamientos irracionales acerca de las aves.

Referencias

  1. Barlow D. and Nathan, P. (2010) The Oxford Handbook of Clinical Psychology. Oxford University Press.
  1. Caballo, V.(2011) Manual de psicopatologia y trastornos psicológicos. Madrid: Ed. Piramide.
  1. DSM-IV-TR Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (2002). Barcelona: Masson.
  1. Obiols, J. (Ed.) (2008). Manual de Psicopatología General. Madrid: Biblioteca Nueva.
  1. Sadock, B. (2010) Kaplan & Sadock manual de bolsillo de psiquiatría clínica. (5ª Ed.) Barcelona: Wolters Kluwer.
  1. Spitzer, R.L., Gibbon, M., Skodol, A.E., Williams, J.B.W., First, M.B. (1996). DSM-IV Libro de casos. Barcelona: Masson.

Psicólogos en Valencia

Tratamiento de las fobias a los pájaros en Valencia

Se conoce como ornitofobia al temor irracional y extremo hacia las aves. Las fobias a los animales son habituales en los seres humanos, aunque quizá sean más habituales la fobia a las arañas, ratones, serpientes, que la fobia a las aves.

Las personas que lo padecen pueden no incluir a todas las aves, sino en exclusiva a un tipo concreto. En muchos casos se está incómodo ante cualquier tipo de ave, y su presencia provoca terror, y en otros, se teme un posible ataque por parte de los pájaros. También se produce la reacción fóbica ante el simple pensamiento.

La fobia suele aparecer en la niñez o en la adolescencia, provocada por un trauma con aves, pero en otras la fobia no parece estar justificada. Esta fobia puede ser particularmente incapacitante, ya que puede provocar que la persona afectada evite salir de casa y evite las actividades en el exterior. Este miedo es tan intenso que daña su calidad de vida. Estas personas no solo se sienten en peligro ante la presencia de un pájaro, sino que, como en todas las fobias, también sienten miedo cuando creen que se lo van a encontrar.

Los principales síntomas son pánico y miedo extremos, taquicardia, desorientación e incapacidad de concentración, tensión en los músculos, angustia, incapacidad para respirar con normalidad y la necesidad urgente de evitar el estímulo fóbico.

Andrea Mezquida. Psicóloga del Centro de Psicología Calma Al Mar.

¿Cómo se trata en consulta la fobia a los pájaros?

A través de la terapia cognitivo conductual, usamos la exposición controlada y gradual al estímulo fóbico. Esta forma de terapia tiene los mayores índices de recuperación. La técnica de exposición más usada es la desensibilización sistemática, que elimina el miedo poco a poco y desarrolla las técnicas de afrontamiento adecuadas.

En las primeras fases, se elabora una jerarquía de situaciones que provocan miedo en relación a los pájaros, y se comienza a trabajar con aquellas que menos miedo provocan. Se enseña a controlar la ansiedad, sufrirla y dejar que desaparezca. Primero hay que enseñar al paciente que la respuesta de ansiedad es natural al ser humano, pero en algunos casos esta es demasiado sensible. Una vez el paciente compruebe que la fotografía de un pájaro no puede causarle consecuencia negativa ninguna, el miedo y la ansiedad ante las fotografías de perros disminuirá. De esta forma iremos subiendo en la jerarquía, cada vez con menos situaciones temidas, hasta que finalmente esta desaparezca.

Si deseas deshacerte de tu fobia a las aves, ponte en contacto con nosotros en el teléfono de contacto que figura más abajo.

Ornitofobia

Ornitofobia
Clasificación: Fobia

Ornitofobia. Se define como un persistente, anormal e injustificado miedo a las aves.

Etimología

La palabra proviene del griego Ornithos, ave, y phobos, miedo.

Se trata de una fobia más específica dentro del grupo de la zoofobia (miedo a los animales). Quienes padecen de esta fobia experimentan una indebida ansiedad acerca de encontrarse o incluso ser atacados por las aves, más allá de que puedan darse cuenta de que sus miedos son irracionales. El temor puede deberse a las plumas, a las patas o al pico del ave, a verlas volar y sentir que van a atacarlo al fóbico, etc.

Como todas las fobias animales, la ornitofobia es comúnmente causada por un encuentro negativo con el animal temido. Muchas aves pueden ser algo agresivas al cazar por comida, y los roces en la niñez con palomas o gaviotas cuando roban refrigerios son comunes. Muchas personas, ya sea que tengan o no tengan una fobia desarrollada, son precavidas de comer bocadillos en áreas con grandes poblaciones de aves. Las aves en ocasiones vuelan a través de ventanas abiertas o bajan por chimeneas, causando un alboroto en el hogar. Si una persona se encuentra nerviosa en tales encuentros, podría ser suficiente para desencadenar una fobia.

El primer paso para hacer frente a este o cualquier fobia es reconocer y aceptar sus temores. Una vez que reconocer su miedo, tratar de determinar la causa exacta que provocó esta fobia en el primer lugar. Esto le ayudará a decidir si su miedo es racional.

Hablar con alguien acerca de sus temores y compartir sus dudas le ayudará a salir de su soledad psicológica. Escuchando a los temores experimentados por los demás también le ayudará en la construcción de la confianza. Por último, enfrentar a su miedo. Ir a un parque zoológico con un amigo o un familiar o ir a un parque donde hay un montón de diferentes aves. Puede empezar a alimentar a las aves. Esta familiaridad con el objeto de su miedo poco a poco erradicar el miedo de los pájaros.

Folclore

Durante siglos, se ha creído que un cuervo simboliza la mente subconsciente y evoca sentimientos de dolor y miseria, y la muerte parece evidente en su forma negra y su inmutable mirada. Las aves como los cuervos son conocidas por su imagen macabra, y pueden causar el temor hacia las aves en humanos. Muchas aves como los buitres son símbolos poderosos de muerte. Desde grandes gaviotas que se acumulan en el cielo y caen en picada repentinamente, hasta halcones, con sus ojos de depredados, pueden causar temor y ansiedad en seres humanos.

Cultura popular

  • La película de terror de Alfred Hitchcock, «Los pájaros», es utilizada a veces como un ejemplo de ornitofobia. En la película las aves atacan a los humanos, así que es racional para los humanos tener miedo a las aves. Hitchcock creó una atmósfera de horror e inquietud, ayudada por los aterradores sonidos e imágenes de aves furiosas. La actriz principal Tippi Hedren dijo estar traumatizada por el repetido uso de aves vivas en los «ataques» hacia su personaje.
  • «El cuervo» de Edgar Allan Poe es un poema que evoca la oscura amenaza, y también la belleza sombría y majestuosa del cuervo negro. Se piensa que Poe lo escribió en respuesta al sufrimiento de su propia esposa, quien estuvo aquejada de tuberculosis.
  • Lulu de True Jackson, VP es algo temerosa de las aves, volviéndola ornitofóbilca. Como le menciona a True en un episodio, «Me ponen los pelos de punta, pero no estoy segura del porqué». En otro episodio, Lulu se asusta cuando un ave aterriza en su cabeza.
  • Blue del manga «Pocket Monsters Special» tiene temor a las aves, como resultado de haber sido secuestrada por un Ho-Oh cuando era pequeña.
  • Randy de «Mi nombre es Earl» tiene miedo a las aves. En un episodio, Earl trata de ayudar a Randy a superarlo.
  • Shale de «Dragon Age: Origins» sufre de temor a las aves. El gólem a veces comenta sobre «aplastar a los viles amigos emplumados» y muestra disgusto cuando Shale y Alistar tienen una conversación sobre comer pollo.
  • Mitchell Pritchett de «Modern Family» siente temor a los pájaros, como se ve en el episodio final de la primera temporada, «Family Portrait» y el episodio inicial de la segunda «The Old Wagon», además del primer episodio de la tercera temporada «Dude Ranch».
  • GLaDOS de «Portal» desarrolla una fobia severa a las aves después de casi ser comida por una en Portal 2 mientras estaba atorada en una batería de patata.
  • Sheldon Cooper de «La teoría del Big Bang» Theory lista esta condición como una de sus fobias e incluso discute el tema con una pequeña niña quien comparte este temor en el episodio 13 de la segunda temporada titulado «The Friendship Algorithm». En el episodio 9 de la quinta temporada, «The Ornithophobia Diffusion», la trama del episodio sobre Sheldon se centra alrededor de su confrontación y eventual superación de la ornitofobia.

Famosos

  • Lucille Ball, actriz estadounidense.
  • Eminem, teme a los búhos.
  • David Beckham.
  • Scarlett Johansson.

Véase también

  • Zoofobia

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *