0

Minusvalia por ojo vago

Los filtros y las penalizaciones ópticas son otro sistema de tratar el ojo vago y lo que pretenden es castigar la visión del ojo bueno a través de la gafa. Se utilizan para casos leves o moderados o para el tratamiento de consolidación de la ambliopía. Es importante para que funcione este tratamiento que el niño lleve siempre las gafas puestas y que no mire por encima de ellas.
Las gotas que se utilizan para tratar el ojo vago (atropina) se ponen en el ojo bueno para dificultarle la visión a un nivel más bajo que la del ojo malo y así favorecer el trabajo de este ojo ambliope. Puede ser una técnica muy eficaz si se elige adecuadamente al paciente.
Hay tratamientos en investigación de medicamentos vía oral para el tratamiento que todavía siguen en estudio.

©COPYRIGHT

Sociedad Española de Estrabología http://www.estrabologia.org
Sociedad Europea de Estrabología http://www.esa-strabismology.com
Sociedad Internacional de Estrabología, http://www.isahome.org
Sociedad Americana de Oftalmología Pediátrica http://www.aapos.org
Asociacion Francesa de Estrabismo y Oftalmología pediátrica http://www.afsop.fr

Muchas de las peticiones de información que recibo diariamente mediante llamadas o correos son del tipo:


“Hola Rosa, tengo un/a niño/a de X años que le han detectado ojo vago y lleva X tiempo usando parche. Ya está cansado/a de llevarlo y es una lucha ponérselo todos los días. Al principio mejoró rápidamente pero se ha estabilizado sin llegar al 100% de agudeza visual. El médico ya no nos da ninguna otra opción más que seguir con el parche…”
“Hola Rosa, tengo un/a niño/a de (más de) 8 años que le han detectado ojo vago recientemente y el oftalmólogo nos ha dicho que con esa edad es demasiado tarde y que no pueden ayudarle (básicamente porque ya con 8 años el trauma psicológico del parche –que es su única opción- es considerable).”
“Hola Rosa, tengo un/a niño/a de X años que le detectaron ojo vago hace unos años y ha estado utilizando parche. Con él alcanzó el 100% pero notamos que su visión no está del todo bien. Es muy torpe, se golpea con las cosas, tiene muy mala letra, le cuesta la lectura y rendir en el colegio,…”
“Hola Rosa, a mi hijo/a de X años le detectaron ojo vago hace un par de años y desde entonces lleva usando parche. En el transcurso de ese tiempo, hemos visto como al ganar agudeza visual de uno ojo, disminuía la agudeza visual del otro que llevaba tapado. Por ello, nos han ido cambiando la pauta y alterando el parche de ojo, sin conseguir grandes avances. Le ha salido hipermetropía, que ha ido aumentando. Y le ha aparecido un estrabismo que antes no tenía. Mi hijo/a ya está cansado/a de llevar parche y es una pelea constante ponérselo cada mañana y le entiendo. Nunca nos han explicado nada y hemos hecho a rajatabla lo que nos han mandado, pero no acaba de mejorar todo lo que esperamos y espera el médico, y queremos saber ver si la terapia visual podría ayudarle. Los médicos nos dicen que es perder el tiempo pero creo que ya hemos perdido suficiente tiempo con el parche.”

E incluso adultos me cuentan:
“Hola Rosa, tengo X años, de niño/a estuve utilizando parche durante 2-3 años y ya no volví a revisarme (algunos de estos adultos tienen incluso estrabismo, y algunos han pasado por cirugía para alinear los ojos). El caso es que siempre he notado que me cuesta hacer algunas cosas que a otra gente les resulta fácil: Conducir, adelantar, aparcar, cualquier cosa que requiera coordinación fina como meter la llave en una cerradura o enhebrar una aguja, me canso rápido con el ordenador, y cada vez más, etc. Dándole vueltas a esto, recientemente he vuelto al oftalmólogo, y me comentó que “lo mío ya no tiene solución”. Me niego a pensar de esa manera y me gustaría saber si tengo otras opciones.”
Entre el 2 y el 4% de la población padecen OJO VAGO o AMBLIOPÍA. Pero lo que no he conseguido encontrar es cuánta de esa población se detecta precozmente entre los 3 primeros años de vida para poder ofrecerles una mejor y más rápida solución.
¿QUÉ ES?
La ambliopía se define como una disminución de la agudeza visual sin que exista ninguna lesión orgánica que la justifique. Puede tener un defecto refractivo (miopía, hipermetropía o astigmatismo) que no justifica esa pérdida de visión, es decir, aún llevando la mejor graduación, no alcanza el 100% de agudeza visual de lejos y/o de cerca; y puede ser BILATERAL, es decir, de uno o de ambos ojos.
Pero esta definición no acaba de convencerme porque se queda coja. En el Journal de la Royal Society of Medicine (JRSM) lo definen mejor como: “Alteración del desarrollo visual normal que afectará a la maduración de las diferentes funciones visuales con cambios estructurales asociados en las vías visuales y el cortex, originando una ambliopía”. “Esta afecta no sólo a la agudeza visual sino también a habilidades visuales como sensibilidad al contraste, color, percepción de movimiento y patrones, visión binocular y estereopsis (visión 3D)”.
Cuando unos padres llegan a mi consulta, perdidos porque nadie les ha explicado nada y porque en internet lo único que aparece es que cuando hay un ojo vago la agudeza visual es inferior al 100%, ESTA ES SU ÚNICA META A CONSEGUIR, Y NO DEBE SER ASÍ.
Para los oftalmólogos cuyo único tratamiento que hacen es el pasivo mediante “oclusión con parche”, su única meta es que ambos ojos lleguen a ver el 100% DE AGUDEZA VISUAL. PERO ESTO NO ES TENER BUENA VISIÓN, SÓLO ES VER MÁS CLARO.
Si al niño le quitan el parche, el ojo vago “sigue siendo vago” porque principalmente miran por su ojo dominante. Su cerebro no sabe ver de otra manera. Y cuando pasa el tiempo después de retirar el parche, se observa cómo de nuevo la agudeza visual del ojo vago vuelve a disminuir (afortunadamente no del todo), PERO ESTO SIEMPRE OCURRE.
El motivo es muy sencillo: Cuando estamos ante un ojo vago, no sólo es vago porque no vea claro o no alcance el 100% de agudeza visual en lejos Y EN CERCA (que de esto muchas veces se olvidan y en los niños es primordial alcanzar también el 100% de cerca, porque la mayoría de sus actividades las harán en cerca), sino porque ES VAGO EN EL RESTO DE LAS HABILIDADES VISUALES. Es decir,

  • Movimientos oculares muy imprecisos (seguimientos y sacádicos).
  • Capacidad de enfoque reducida, porque ese ojo nunca se ha esforzado por ver en una tarea cercana.
  • Consciencia periférica reducida al no utilizarlo.
  • Ausencia o disminuida la capacidad para converger y diverger con ambos ojos como un equipo.
  • Ausencia de visión 3D porque ambos ojos NUNCA han trabajado JUNTOS.
  • Pobre coordinación gruesa y fina.
  • Incorrecta localización espacial.
  • Mal procesamiento de la información visual (habilidades perceptuales no desarrolladas), dado que el ojo dominante era el que recibía la información visual principalmente.
  • Etc.

Al ver borroso con el OJO VAGO el cerebro ha aprendido a ignorar este ojo y no ha desarrollado el resto de las HABILIDADES VISUALES Y PERCEPTUALES.
Por tanto, el parche DE FORMA PASIVA, no las estimula directamente, y lo más importante: No “enseña a trabajar a ambos ojos juntos” para que se “enganchen” y puedan funcionar AMBOS OJOS A LA VEZ CON VISIÓN BINOCULAR. SÓLO CONSIGUIENDO ESTO, TODO LO QUE GANE EL OJO VAGO, NO LO PERDERÁ. Esto se consigue a través de la TERAPIA VISUAL.
A nivel cerebral existe un mecanismo de competitividad llamado “rivalidad retiniana” entre ambos ojos en las ambliopías unilaterales (cuando sólo uno de los ojos es vago) que favorece la inhibición del ojo vago: ante una buena imagen y menos esfuerzo para conseguirla por parte del ojo bueno, el cerebro inhibe la imagen del otro ojo. Aunque mejoremos la nitidez (agudeza visual) de la imagen del ojo vago, si en el resto de habilidades no mejora, esa competencia sigue haciendo que el cerebro prefiera la del ojo bueno y que el ojo vago siga sin desarrollarse completamente. La terapia estimula todas estas habilidades inmaduras para desarrollar una igualdad entre ambos ojos.
Por esto, los niños (y adultos) con ojo vago, tienen un rendimiento inferior a sus compañeros, tiene que conseguir lo mismo trabajando sólo con un ojo, el esfuerzo es el doble y se cansan antes, y su rendimiento se ve afectado al no haber desarrollado su visión eficazmente.
Muchos padres me consultan por los problemas de rendimiento escolar de su hijo y después de un rato dándome información, de soslayo me cuentan que tiene un ojo vago. Estos padres por lo general no se dan cuenta de lo difícil que es funcionar sólo con un ojo y lo que afecta al rendimiento escolar, POR MUY BIEN QUE VEA EL “OJO BUENO”. Su hijo está jugando un partido de futbol a la pata coja y hasta que no se les explica todo esto, no lo relacionan y no entienden el gran esfuerzo que hace su hijo diariamente para sacar sus estudios. Y que es precisamente el ojo vago, el causante de sus problemas.

Conozca los trabajos más relevantes de discapacidad visual en ambliopía y estrabismo por la Dra. Silvia Moguel Ancheita

Por: Dra. Silvia Moguel Ancheita.

Oftalmólogo y Estrabólogo.

Máster en Neurociencia.

Máster en Ética de la Investigación.

Consejero Latinoamericano de Estrabismo y consejero del Centro Mexicano de Estrabismo.

Este año la propuesta central ha estado basada en la detección de los grupos vulnerables y se ha considerado que las personas que padecen de enfermedades tales como esclerosis múltiples, retraso en el desarrollo psicomotor, epilepsia, prematuridad, síndromes congénitos, albinismo, etc., frecuentemente no reciben atención oftalmológica temprana, y la detección y rehabilitación visual en ellos es incompleta o tardía. Por eso, este año se ha enfatizado en hacer un llamado a la población para que personas con enfermedades de este tipo que pueden estar sufriendo problemas visuales, tuvieran la oportunidad de acudir a exploraciones oftalmológicas gratuitas o recibir información importante sobre posibles riesgos visuales.

Iniciamos con el establecimiento de sedes a partir del 1 de agosto, finalizando los trabajos el 30 de noviembre. Se realizó el curso sobre discapacidad visual el 21 de septiembre en el auditorio de la Sociedad Mexicana de Oftalmología, para la actualización de los participantes en los trabajos. Se registraron 105 sedes en la República Mexicana, con la participación de 140 oftalmólogos, 47 licenciados en optometría, un técnico, una enfermera, tres terapeutas visuales y múltiples estudiantes de las carreras de medicina y optometría. Se revisaron 910 personas, con una edad promedio de 8.3 años, asistiendo a revisión desde recién nacidos hasta 75 años de edad. Se dieron pláticas informativas a foros múltiples en todo México y los países unidos.

Nuevamente, hemos tenido la fortuna de trabajar en conjunto con sedes internacionales, participando en este año 15 países: México, Guatemala, España, El Salvador, Paraguay, República Dominicana, Argentina, Perú, Bolivia, Colombia, Costa Rica, Brasil, Venezuela, Chile y Ecuador; contando en todos ellos con profesionistas de gran nivel académico con gran interés y experiencia en discapacidad visual.

Esto ocurre porque la preocupación en ambliopía es mundial, ya que es uno de los problemas más serios de daño visual. Las causas son muy variadas, puede estar asociadas a catarata congénita, glaucoma congénito, malformaciones de segmento anterior del ojo, retinopatía del prematuro, alteraciones en vítreo, retina y nervio óptico, ptosis palpebral, nistagmo, estrabismo, etc. Sin embargo la causa más frecuente de ambliopía en el mundo es debido a defectos refractivos no corregidos, especialmente el astigmatismo hipermetrópico, tan frecuente en edades infantiles. Cada tipo de ambliopía tiene un impacto diferente en el desarrollo de la persona, por lo tanto cada causa debe atenderse de modo personal y con los objetivos, pronóstico y terapéutica adaptados a cada caso.

Es muy frecuente que la ambliopía pase desapercibida y los padres no noten que sus hijos están teniendo un problema en el desarrollo visual, a veces incluso pueden sospecharse o ser diagnosticados por problemas de atención y mal aprendizaje sin saber que el niño no puede ver bien.

Otro problema muy frecuente es en los niños prematuros, en que los circuitos visucerebrales no se desarrollaron adecuadamente y los niños tienen diferentes grados de defectos de fijación, incluso pueden parecer ciegos sin serlo, lo que se ha tipificado como Discapacidad Visucerebral, la cual que debe tratarse inmediatamente para su mejor rehabilitación.

Los padecimientos neurológicos repercuten muy estrechamente con problemas visuales como el nistagmo, las parálisis de movimientos oculares, apraxias, etc., es por ello que personas que han sido diagnosticadas con daño a este nivel, como ocurre en la esclerosis múltiple, retraso del desarrollo psicomotor, déficit de atención, o en el albinismo, deben de ser atendidos pronta y eficazmente, y continuar con una vigilancia estrecha para las adaptaciones necesarias o detecciones de nuevos problemas o recaídas.

Sabemos de la amenaza en el aumento acelerado de la miopía en la población mundial, pronosticada al 50% de las personas al 2050, por lo que las estrategias en la detección temprana deben ir a la par con las investigaciones para evitarla. Es por ello que en los foros actuales durante los trabajos de discapacidad visual en ambliopía, se integraron temas sobre miopía y defectos refractivos en el niño y adolescente.

El tema del estrabismo sigue siendo un tópico difícil, con múltiples mitos y errores. Hemos acordado en cada sede que debe rehabilitarse la visión en la medida de lo posible siempre y no operar a las personas con estrabismo sin previa rehabilitación del “ojo flojo, u ojo vago”, porque cuando ocurre esto la persona puede verse aparentemente normal, con los ojos derechos incluso, pero no hay binocularidad, y esa persona continuará con todos los problemas que la ambliopía genera. Asimismo, ha sido importante explicar que se pueden tratar a cualquier edad, incluso adultos. Por lo que continuamos en este año impulsando las ideas de “lentes y parche primero” y “trata todas las ambliopías, en todas las edades”.

En los objetivos de estos trabajos es poder establecer sedes adecuadamente afianzadas y expertas en el tema que ocupen los diferentes sectores y estados en México y en los países unidos para que existan focos accesibles descentralizados a dónde puedan acudir las personas sin tener que realizar grandes desplazamientos.

Esperamos que estos esfuerzos puedan llevarse desde el primer nivel de atención para que no haya tal retraso en el tratamiento de la ambliopía, porque todos necesitamos de todos.

Mi reconocimiento a todos los participantes que dejando un espacio más entre sus múltiples labores han acudido a este llamado con un espíritu de cooperación y ayuda extraordinarios.

“ENFÓCATE” ha sido nuestro llamado CLADE, porque “TENGO LOS OJOS LLENOS DE GANAS DE VERTE” dice nuestro CME.

¿Cómo calcular el valor del grado de discapacidad para baja visión en España?

En el estado español la valoración del grado de discapacidad se realiza mediante la aplicación de los criterios técnicos fijados en un baremo y se expresa en porcentaje. El reconocimiento se realiza por los Equipos de Valoración y Orientación (EVO), formados al menos por médico, psicólogo y trabajador social, correspondientes a las Comunidades Autónomas. Su acreditación tiene validez en todo el territorio nacional.

El porcentaje obtenido en la valoración del grado de discapacidad es el resultado de sumar dos factores.

  1. Las “Limitaciones en la Actividad” de la persona derivadas de las deficiencias físicas, mentales, intelectuales o sensoriales;
  2. Los “Factores Sociales Complementarios” que limitan la participación plena y efectiva en la sociedad, en igualdad de condiciones con las demás.
Grado de Discapacidad = Limitaciones en la actividad + Factores sociales

Nota: La valoración de los “Factores Sociales Complementarios” no sobrepasarán los 15 puntos, y se sumarán a las “Limitaciones en la actividad” siempre que esta supere el 25%.

Un ciudadano en el Estado Español tendrá la consideración de persona con discapacidad cuando presenta deficiencias físicas, mentales, intelectuales o sensoriales permanentes; y que al interactuar con barreras impedirán su participación plena y efectiva en la sociedad. Tendrá la consideración de personas con discapacidad si se le ha reconocido un grado de discapacidad igual o superior al 33 por ciento.

Aquellas personas que se hayan con una discapacidad en grado igual o superior al 33% son beneficiarias de las prestación de asistencia sanitaria y farmacéutica, la rehabilitación médico-funcional, la recuperación profesional y las medidas de integración social. Como se muestra más adelante, en los ejemplos de cálculo del grado de discapacidad, un individuo con un grado de discapacidad visual del 33% tendrá como resultado una agudeza visual en ambos ojos de 0.4125. Significa entonces que tendrá derecho a los beneficios indicados anteriormente.

Cuantificando el porcentaje de discapacidad en la función visual.

La asignación del porcentaje en el grado de discapacidad debido a las deficiencias en la función visual, como consecuencia de padecer afecciones o enfermedades oculares, se determina de acuerdo a unos patrones de referencia.

En primer lugar, sólo serán objeto de valoración los déficits visuales permanentes, no susceptibles de tratamiento y recuperación. Las variables a tener en cuenta son la agudeza visual (AV) y el campo visual (CV), que determinan la función visual y como consecuencia su disminución.

En segundo lugar, los criterios para la valoración y cuantificación de las deficiencias de la visión.

(1) La valoración del déficit de la AV de cada ojo será después de la corrección óptica8 correspondiente, y el porcentaje se recoge en la siguiente tabla.

Deficiencia visual por déficit de AV de un ojo

(2)

El porcentaje de deficiencia de la visión debida a disminución de la AV en ambos ojos se obtiene aplicando la fórmula siguiente.

3 x deficiencia en el ojo mejor(%) + deficiencia del ojo peor(%)

(3) Las deficiencias visuales debidas a defectos del CV en cada ojo se recogen en la siguiente tabla.

Deficiencia visual por déficit concéntrico del CV uniocular.

Déficit concéntrico de CV Deficiencia (%)
60-40º 0-10
35º 16
30º 20
25º 30
20º 48
15º 70
10º 85
inferior a 10º 95

(2) La deficiencia visual por déficit concéntrico del CV de los dos ojos se obtiene aplicando la fórmula.

3x deficiencia en el ojo mejor(%) + deficiencia del ojo peor(%)

(4) Por último, se establece el porcentaje de discapacidad debido a la deficiencia visual obtenida por la AV en ambos ojos o por el obtenido por déficit concéntrico del CV en los dos ojos, aplicando la tabla de conversión siguiente.

Conversión de la deficiencia visual en porcentaje de discapacidad

Deficiencia visual Discapacidad % Deficiencia visual Discapacidad % Deficiencia visual Discapacidad % Deficiencia visual Discapacidad %
0-15 0-5 34 22 53 40 72 58
16 6 35 23 54 41 73 59
17 6 36 24 55 42 74 60
18 7 37 25 56 43 75 61
19 8 38 26 57 44 76 62
20 9 39 27 58 45 77 63
21 10 40 28 59 46 78 64
22 11 41 29 60 47 79 65
23 12 42 30 61 48 80 66
24 13 43 31 62 49 81 66
25 14 44 32 63 49 82 67
26 15 45 32 64 50 83 68
27 15 46 33 65 51 84 69
28 16 47 34 66 52 >= 85 75
29 17 48 35 67 53
30 18 49 36 68 54
31 19 50 37 69 55
32 20 51 38 70 56
33 21 52 39 71 57

Cuando la disminución concéntrica del CV aparece en ojos que también presentan déficit de AV, el porcentaje de deficiencia de la visión se determinará calculando, por una parte, la deficiencia debida a la disminución de AV binocular en la fórmula (2) y, por otra, la originada por el defecto de campo, también binocular y misma fórmula (2). Los valores hallados se combinarán utilizando la tabla de valores combinados que se ofrece al final del Anexo I del Real Decreto 1971/1999, de 23 de diciembre.

Ejemplos de cálculos del grado de discapacidad en Baja Visión

Puntualizar que los porcentajes de estos ejemplos son sólo en la «limitación en la actividad». A estos valores habría que añadir los obtenidos en los «factores sociales».

Ejemplo AV 0,1 ambos ojos:

Una persona presenta una AV de 0,1 en ojo derecho y de 0,1 en el ojo izquierdo. La Deficiencia visual por déficit de AV obtenidas en la tabla (1) será:

Deficiencia Visual OD = 85%

Deficiencia Visual OI = 85%

La deficiencia visual por déficit de AV en los dos ojos se obtiene aplicando la fórmula (2):

3x 85 + 85 = 85
4

El grado de discapacidad en porcentaje de una persona con una AV de 0,1 en ambos ojos se obtiene aplicando la tabla (4):

85 (DV) = 75% (Discapacidad)

Ejemplo AV 0,3 ambos ojos:

Una persona presenta una AV de 0,3 en ojo derecho y de 0,3 en el ojo izquierdo. La Deficiencia visual por déficit de AV obtenidas en la tabla (1) será:

Deficiencia Visual OD = 60%

Deficiencia Visual OI = 60%

La deficiencia visual por déficit de AV en los dos ojos se obtiene aplicando la fórmula (2):

3x 60 + 60 = 60
4

El grado de discapacidad en porcentaje de una persona con una AV de 0,3 en ambos ojos se obtiene aplicando la tabla (4):

60 (DV) = 47% (Discapacidad)

Ejemplo AV 0,2 y 0,1:

Una persona presenta una AV de 0,1 en ojo derecho y de 0,2 en el ojo izquierdo. La Deficiencia visual por déficit de AV obtenidas en la tabla (1) será:

Deficiencia Visual OD = 85%

Deficiencia Visual OI = 75%

La deficiencia visual por déficit de AV en los dos ojos se obtiene aplicando la fórmula (2):

3x 75 + 85 = 77,5
4

El grado de discapacidad en porcentaje de una persona con una AV de 0,2 y 0,1 se obtiene aplicando la tabla (4):

77,5 (DV) = 63,5% (Discapacidad)

Calcular la AV cuando el Grado de Discapacidad 33%:

Una persona presenta un grado de discapacidad del 33%. Considerando los dos ojos con la misma AV y su factor social obtenido nulo.

Se obtiene la deficiencia visual de la tabla de conversión (4) a partir del porcentaje de discapacidad:

33% (Discapacidad) = 46 (DV)

De la fórmula (2) se extrae la AV de ambos ojos

3x deficiencia en el ojo mejor + deficiencia del ojo peor

3x OM + OP = 46
4

En el caso de los dos ojos con la misma AV (OM = OP) el resultado es de 46. El déficit por AV obtenida de la tabla (1) será 0.4125 en ambos ojos.

Real Decreto 1971/1999, de 23 de diciembre, de procedimiento para el reconocimiento, declaración y calificación del grado de discapacidad.

Ley General de Derechos de las Personas con Discapacidad y de su Inclusión Social del estado español, Real Decreto Legislativo 1/2013, de 29 de noviembre. Artículo 4.1.

Real Decreto Legislativo 1/2013. Artículo 4.2.

Real Decreto 383/1984, de 1 de febrero, por el que se establece y regula el sistema especial de prestaciones sociales y económicas.

En este caso lo que podrías plantear sería una solicitud de incapacidad permanente total, que hasta los 55 años sería del 55% de la Base Reguladora y una vez que superases los 55 años consisitiría una prestación del 75% de la Bases reguladora que se tiene en cuenta para calcular la prestación (al ser enfermedad común serían las bases de los 96 meses anteriores y se dividirían por 112), la cual varía si la misma viene derivada de enfermedad común o profesional. Lo que puedes hacer es acudir al INSS y hacer una consulta sobre la cuantía que te quedaría o sobre las posibilidades de que te la conceda para luego pasar a la jubilación a los 65 años. La cuantía dependerá de las bases de cotización, pero probablemente cobrarías más en desempleo que en la situación de incapacidad permanente por lo que podrías solicitarla, para lo cual te pedirán que aportes informes médicos y decidirá el INSS sobre la procedencia o no, eso sí, si tus bases de cotización son bajas y crees que cobrarás más en desempleo, no te aconsejaría pedir la incapacidad permantente hasta que agotes el desempleo.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *