0

Modistas madrid baratas

5 / 5 ( 1 voto )

Respuesta rápida:

Puedes hacerte un vestido a medida en 2020, generalmente para una celebración, por precios que oscilan desde los 150€ hasta los 500€ y más.
Si se trata de un vestido de novia los precios son más altos e irían desde los 600€ hasta los 1500€ de los modelos más complejos.

Si tienes un evento dentro de poco pero no encuentras un vestido que se ajuste exactamente a la idea que tienes en mente quizás te estés planteando la posibilidad de que alguien te confeccione el vestido de manera personalizada.

Aquí te contamos cuánto cuesta hacerte un vestido a medida así como cuáles son las ventajas e inconvenientes que conlleva esta posibilidad.

Cuánto suele ser el precio de los vestidos de fiesta a medida

El precio de un vestido confeccionado a medida dependerá fundamentalmente de tres factores: la destreza del o la modista que vendrá definido por su reputación, por otra parte el tipo de vestido. Un vestido con satenes o gasas muy caros costará más que otro con materias primas más económicas.

El último y decisivo factor en el precio del vestido es el número de horas que tendrá que dedicar la modista a su confección y pruebas.

Teniendo estos factores en cuenta podemos encontrar vestidos de fiesta a medida desde apenas 150 € los más sencillitos hasta 500 € los modelos más complicados. Un típico vestido de dama de honor para una boda puede salir perfectamente por unos 300€ o 370€ si tiene las telas ya incluidas.

Si hablamos de vestidos de novia los precios comenzarían a partir de los 600€ y de ahí hasta los 1500€ y más en función del diseño que escojamos.

El ahorro puede ser importante si tenemos en cuenta el precio de los vestidos de novia en tiendas especializadas y el grado de personalización que le podemos conferir al nuestro.

Ventajas e inconvenientes de hacerte un vestido de novia a medida por una modista

Tanto si hablamos de un vestido de novia como de un vestido de fiesta el hecho de elegir la opción de que te lo hagan a medida tiene sus ventajas e inconvenientes.

Como ventajas podemos señalar que podemos elegir gran cantidad de cosas del vestido que en el caso de los vestidos de boutique es impensable.

Si bien es cierto que en la mayor parte de los casos el hecho de que el vestido sea a medida no implica que podamos decirle a la modista cómo queremos exactamente que sea el vestido sí que es verdad que podemos elegir entre una gran cantidad de modelos y por supuesto podemos elegir color, adornos y telas en muchos casos.

Otra de las ventajas es que la modista puede ajustar perfectamente la talla hasta que el vestido nos quede como un guante cosa que solo será posible en los vestidos de boutique a partir de un cierto nivel.

El precio también puede ser una ventaja porque, por norma general hay grandes profesionales que nos podrán confeccionar vestidos increíbles a precios realmente muy baratos.

Muchas mujeres no quieren visitar tiendas de vestidos de novia. Prefieren hacérselo en un sitio más discreto sin tanta parafernalia ni estar expuestas a las miradas de personas desconocidas.
Esperamos haberos podido ayudar con vuestra elección y que os haya quedado un poco más claro cuánto cuesta un vestido a medida ya sea este de novia o simplemente para asistir a un evento especial.

Vestido por Leopold.

Lista de precios

Vestidos

  • Bajos de vestidos de fiesta a partir de 35 €
  • Entallar vestido de fiesta a partir de 40 €
  • Subir mangas vestido de fiesta a partir de 25 €
  • Transformar escote de vestido de fiesta a partir de 25 €

Faldas

  • Bajos de faldas a mano con forro 15 €

Chaquetas

  • Bajos de mangas de americanas desde 18 €
  • Bajo de americana 25 €
  • Hombro americana 30 €
  • Cerrar aberturas de americanas 25 €
  • Estrechar americana a partir de 30 €

Pantalones

  • Bajos de chándal a partir de 5 €
  • Bajos de pantalón a mano 6 €
  • Bajo de pantalón de seda a partir de 8 €
  • Bajos de pantalón a mano con talonera 10 €
  • Bajos de pantalón con vuelta 10 €
  • Estrechar cintura pantalón caballero 15 €
  • Estrechar pantalón cintura mujer 18 €
  • Estrechar pierna pantalón normal 18 €
  • Tiro pantalón de vestir 15 €
  • Cambiar goma pantalón 12 €

Camisas

  • Bajos de camisas 10 €
  • Hombro de camisa con doble costura 15 €
  • Subir puño de camisa 12 €
  • Dar vuelta cuello camisa 12,0 €

Cremalleras

  • Cremalleras normales 7 €
  • Cremalleras invisibles de vestidos a partir de 15 €
  • Cremalleras de sudaderas a partir de 18 €
  • Cremalleras de chaquetas normales 20 €
  • Cremalleras de chaqueta de piel 25 €
  • Cremalleras de pantalón o falda invisibles 10 €

Hasta hace algunos años era relativamente corriente tener una modista de confianza a quien poder encargar ciertos trajes para bodas, bautizos y comuniones. Recuerdo que mi madre y mi abuela solían comprar el número Especial Moda que editaba la revista Hola con el resumen de todos los modelos que se habían visto en los desfiles de moda de París y de Milán para inspirarse y buscar ideas.

Luego, compraban telas muy parecidas (por no decir prácticamente iguales) a las que habían visto utilizar a los diseñadores en tiendas de telas tan buenas como las de José María Ruiz – que recuerdo que estaba muy cerquita de casa de mis padres (D. Ramón de la Cruz, 39) -, o en Tejidos Julián López en la Gran Vía madrileña, y para las grandes ocasiones, en la tienda Cadena de Ríos Rosas (ahora en Zurbarán, 20).

Lo de Cadena era un mundo aparte. Fundada en 1961, Cadena diseñaba y creaba textiles de lujo en sus fábricas que luego adquirían tanto los diseñadores como las modistas y las costureras (estas últimas por encargo). Las modistas solían tener un muestrario, que renovaban cada año, donde al lado del patrón de un modelo en particular (que también te vendían) se podían ver muestras pequeñas de las telas más adecuadas para reproducir el modelo en cuestión: tweed para los trajes de chaqueta, sedas de la mejor calidad para las camisas en distintos tonos para poder elegir, encajes, lanas, algodones, etc. ¡Una auténtica locura!

Si tenías la suerte de dar con una buena modista podías ir vestida de forma que parecía que te habías comprado el traje en Chanel o en Dior. Mejor aún, porque te hacían el traje en cuestión a la medida. Probablemente los acabados no fueran los mismos que los que hacen las petites mains en los talleres de estas grandes firmas pero así, y vistos de lejos, daban absolutamente el pego.

Además de para las fiestas y celebraciones familiares mi madre solía también encargarse algún traje de cóctel y trajes sastre básicos que no pasaban nunca de moda y que después de los años seguían tan impecables como el primer día. Mi madre siempre solía decir que las cosas buenas es lo que tienen, que envejecen muy bien. De hecho, tiene un armario donde sigue conservando todas estas reliquias. Y como la moda es cíclica y todo vuelve, y ella sigue con la misma talla, de vez en cuando rescata alguna prenda del olvido y la vuelve a reciclar.

Por aquel entonces, cuando mi madre estaba todavía soltera, lo importante era tener dos o tres conjuntos para poder variar e ir siempre impecable. No solían ser más porque había que combinarlo todo desde el sombrero a los zapatos pasando por el bolso o los guantes.

Antiguamente, la mayoría de las mujeres sabían coser porque se les enseñaba en los colegios. Como las familias solían tener muchos hijos, también era costumbre que una o dos veces por semana acudiera a las casas una costurera (como hoy ocurre con las asistentas) para hacer composturas que no era otra cosa sino coser bajos y dobladillos, remendar calcetines o hacer faldas y vestidos para ir a trabajar.

Tener modista… ¿cosa del pasado?

Hoy en día todo esto parece cosa de otro siglo (¡y nunca mejor dicho!) porque lo que nos gusta es poder variar, privilegiando para ello la cantidad a la calidad. ¡Qué se lo digan sino a Zara o a Mango! Incluso las novias de hoy prefieren ir a Pronovias o a Rosa Clará para probarse los vestidos y comprobar cómo les quedan a confiar en un diseñador especializado en trajes de novia con el que tendrán que trabajar para transmitirle la idea que tienen, y darle carta blanca y fiarse de él, que para eso lo han elegido.

Entre el coste de la tela, que suele ser bastante cara cuando es buena (desde 30 euros el metro que puede costar un tafetán fino a los 500 euros el metro cuando se trata de un encaje de alta costura), y la confección, lo más probable es que encargarse un modelito salga bastante más caro que si lo compramos en la tienda (salvo que estemos hablando de grandes marcas, ¡claro!). A cambio, obtendremos exclusividad y la seguridad de que no habrá otro modelo como el nuestro, pero también la duda de si nos sentará bien y de si la modista habrá sabido captar nuestra idea y de si no habrá estropeado la tela.

Chanel solía decir que sólo Balenciaga era un verdadero modisto, mientras los demás eran solo diseñadores

Sin embargo cada vez son menos las mujeres y los hombres que estudian corte y confección, por lo que encontrar a una buena modista se está convirtiendo en todo un reto.

Cómo es el paso a paso si encargas el vestido de tus sueños a una modista.

Todas reciben con cita previa, por lo que lo primero que hay que hacer es llamar para reservar hora. En ese primer encuentro, las modistas escuchan a sus clientes, las asesoran proporcionándoles valiosos consejos en lo relacionado con las formas que mejor les van o con los colores que más les favorezcan al margen de las tendencias imperantes. Luego les enseñan muestrarios donde puedan ver los tejidos, les sacan banderas o trozos de telas que se puedan poner por encima para ver el efecto, y les toman las medidas.

A continuación y, una vez definido el modelo que se ha de realizar, envían un mail a la clienta con el presupuesto. Si la clienta lo acepta tendrá que abonar una señal de un 50%. Luego, vuelven a quedar para una primera prueba en la que se le probará una toile para encajar el patrón que se les ha hecho a su cuerpo, definiendo el escote y el largo.

En la segunda prueba ya con la tela se retoca lo que haga falta, y se deja ya todo listo para rematar. En ese momento se abona otro 25% del total del presupuesto. En la tercera prueba se vuelve a retocar lo que haga falta o se puede recoger ya la prenda terminada, abonando el 25% restante del total.

En estos talleres un traje de novia puede costar unos 1.800 euros, uno de madrina largo unos 800 euros. Cada vez más ateliers han optado por una modalidad que consiste en proponer una serie de prendas básicas que luego se puede personalizar y adaptar al cuerpo, que no son prendas Couture pero tampoco prêt-à-porter y cuyos precios varían desde una camisa a 60 euros a un traje de crêpe de 130 euros pasando por un mono de seda de 320 euros.

Quien tiene un buena modista tiene un tesoro

Después de haber hablado con algunas modistas he llegado a una serie de conclusiones. La primera es que quien tiene una buena modista tiene un tesoro que no está dispuesto a compartir. Si se piensa bien es normal. En cuanto una buena modista se da a conocer los diseñadores se la disputan, y si por lo que sea prefiere trabajar como autónoma (en estos momentos el oficio de modista está muy mal pagado. Me han dicho que en los talleres llegan a pagar 7 euros/hora, menos que a una asistenta) pues si le entran muchos pedidos estará menos disponible, tardará más en poder confeccionarnos lo que le pidamos, y probablemente suba los precios.

Otra cosa muy curiosa que me ha pasado es que con todas las modistas con las que he conseguido hablar estaban todas a punto de jubilarse. La mayoría habían trabajado para grandes diseñadores que habían cerrados sus talleres, y después de trabajar una serie de años en sus casas preferían jubilarse. Por otro lado, si se piensa bien hasta es lógico. Las modistas que trabajan para grandes diseñadores no pueden dar sus nombres pues podrían ser despedidas. Las únicas que se sienten libres de poder hacer declaraciones son las que ya no tienen nada que perder.

Más a mano que a máquina

En varias ocasiones, he estado a punto de tirar la toalla, pues me pasaba el día colgada al teléfono y no conseguía nuevos contactos. Hasta que, por fin, hablando con una modista de Valencia – que como también se va a jubilar ha preferido que no la nombre – me dijo que lo mejor que podía hacer era ponerme en contacto con el Gremio de Sastres y de Modistas de Valencia. ¡Acabaramos! En Internet en seguida encontré el contacto.

El Gremio Artesano de Sastres y Modistas de la Comunidad Valenciana es una de las instituciones de moda más antiguas de España (fue fundado en el año 1247). Desde hace 769 años este organismo ha velado por la formación de nuevas generaciones. En la actualidad existe una escuela cuyo objetivo es formar a los futuros profesionales del mundo de la modistería, sastrería, patronaje y diseño de moda, desde la creación del diseño sobre dibujo hasta la finalización de la prenda.

El oficio se tarda en aprender de dos a tres años dependiendo de las aptitudes de los alumnos. A mediados del primer año ya suelen dominar el patronaje y están aprendiendo los puntos a mano y a máquina (más a mano que a máquina), por lo que se animan a hacer sus primeros pinitos realizando trabajos para ellos o para sus familias. En el segundo curso realizan ya algún trabajo para la calle. Los comienzos siempre son difíciles, pero las personas que se forman en esta escuela siempe pueden contar con los valiosos consejos de sus profesores para que les asesoren.

Grandes modistas que ocupan un lugar de honor en la historia de la moda

Cristóbal Balenciaga Eizaguirre nació en Getaria (Gipuzkoa) en 1895 y se inició en la costura de la mano de su madre Martina Eizaguirre que trabaja como costurera para importantes familias de la zona como la de la marquesa de Casa Torres cuyo espléndido guardarropa, adquirido en los mejores establecimientos de París y Londres, introdujo al joven Cristóbal en un mundo de exquisito refinamiento. Con tan sólo 12 años se trasladó a San Sebastián donde inició su período de aprendizaje como sastre. Tras cincuenta años de plena dedicación a su oficio, Balenciaga anunció su retiro, así como el cierre de todas sus maisons de couture en París, Madrid, Barcelona y San Sebastián.

Christian Dior comentaba que con los tejidos ellos hacían lo que podían, y Balenciaga lo que quería.

Cristóbal Balenciaga está unánimemente considerado como uno de los más destacados e influyentes modistas del siglo XX, era el modista total, porque dominaba todas las fases del proceso creativo, desde la concepción hasta el último paso de la ejecución. Adquirió un dominio absoluto de las técnicas de costura y dedicó su vida a introducir extraordinarias innovaciones que le permitieron evolucionar hacia una mayor simplicidad y pureza de formas. Su dominio del oficio le valió el respeto de sus colegas y reinó en la alta costura internacional de manera incontestable hasta su retiro en 1968.

Chanel solía decir que sólo Balenciaga era un verdadero modista, mientras los demás eran solo diseñadores. Christian Dior comentaba que con los tejidos ellos hacían lo que podían, y Balenciaga lo que quería.

Lorenzo Caprile celebró el año pasado sus primeros 20 años como modista de alta costura (como a él mismo le gusta definirse). En su opinión, crear de la nada un vestido con un trozo de tela, esculpir sobre el maniquí la idea que tienes en la cabeza es el verdadero mérito de un modista y algo que debe dominar. Lorenzo no se cansa de repetir que todas las personas necesitan una prenda a medida, algo hecho en exclusiva para ellas en un momento especial de sus vidas.

Direcciones Secretas Seleccionadas

Si estáis buscando una buena modista, lo mejor es que llaméis al gremio de sastres y modistas de vuestra comunidad. Los profesores que forman a las nuevas generaciones os recomendarán a sus alumnos más destacados, a los que desde que comenzaron apuntaban maneras, a quienes menos miedo les dio emprender el vuelo para llegar muy alto.

De entre todas nuestras pesquisas, sí que nos atrevemos a recomendaros con toda confianza los siguientes nombres.

Mercedes de la Cruz

Tiene el taller en la calle Dos de Mayo de Sevilla. Tel.: 954-56 09 80. Mercedes se formó con José Antonio Rivero que era un modisto que tenía unas manos de oro, y que trabajaba para Casa Benitez donde también hacían sombreros. Estuvo muchos años trabajando para Pepe Cerezal, otro modisto, y luego ya montó su propio taller en el que lleva trabajando 28 años. Mercedes me ha dicho que está a punto de jubilarse, pero que le da pena cerrar sin haber podido transmitir todos sus conocimientos a las nuevas generaciones, pues sólo tuvo hijos que se han dedicado a otras cosas. Mercedes se plantearía incluso el permanecer abierta un año más para poder enseñar a alguna joven diseñadora que quiera aprender también costura. Mercedes admite telas (otras modistas no) y los precios de sus trajes para novia van desde los 2.000 a los 3.000 euros, los de madrina de 1.000 a 1.500 euros, pero también realiza muchos arreglos a trajes de novia antiguos, rectificándolos de arriba abajo.

De Arroyo Atelier

Un atelier formado por Petra Arroyo y su hija María en la calle Alcalá 119 (esquina Príncipe de Vergara) de Madrid. Petra trabajó con Rosario Díaz y con Ladrón de Guevara. Tel.: 91-426 60 79 Precios orientativos: traje de novia unos 1.800 euros, traje de madrina: 800 euros

Piedad García Peña

Piedad trabajó durante 35 años para Toni Benitez que se formó con Cristobal Balenciaga. No tiene taller, trabaja desde su casa en la calle Andrés Vergara, 9 en Torrelodones. Acepta telas. Tel.: 91-859 00 61 Precios orientativos: traje de madrina: 600 euros, traje de cóctel: 400 euros

Miguel Capote

Miguel se formó con Miguel Rueda y Antonio Nieto, pero abrió su propio taller en Madrid en el año 75. Miguel también está en Facebook. Podéis ver una muestra de sus elaborados en Miguel Capote Costura. Tel.: 676 25 96 77 Cita previa Precios orientativos: traje de novia: 2.500 euros, traje de madrina: 1.000 euros. Pero luego los precios pueden variar mucho porque no es lo mismo un traje de novia sencillo que le pidan luego que haga un drapeado, una falda en forma de capa y que le borde los puños. Acepta telas.

Patricia Tascón

Patricia se formó en Sevilla donde estudió diseño de alta costura y también hizo algún curso de tocados y de flores, y a los seis meses obtuvo el primer premio de Jóvenes Creadores de Salamanca. Tiene un taller en Valladolid, en la calle Pasión, 15.
Tel: 615 59 31 76 Precios orientativos: traja de madrina: 800 euros, traje de cóctel: 600 euros.

Mila y Ana

Estas dos santanderinas tienen más de 20 años de experiencia a sus espaldas. La calidad y la seriedad son su mejor carta de presentación. Disponen también de una amplia sección de tejidos. C/ Lealtad, 13 de Santander Tel.: 942 215 311

En Trendencias | Encuentro con las costureras de Balenciaga: así se trabajaba en un taller de Alta Costura

Fotos | Twitter

Más que diseñadora, me considero creadora. Modista para vestir a la mujer en los momentos más especiales de su vida: novias, madrinas e invitadas. Defiendo la costura en su sentido más puro. A través de mis vestidos de novia y ocasiones especiales reivindico la profesión de antaño, la que ejercían nuestras abuelas. Me gusta comprender las formas y los volúmenes. Analizo el cuerpo femenino para entenderlo en toda su belleza y proporción.

En nuestro atelier de novias de Madrid realizamos auténtica costura artesanal y a medida para novias y ocasiones especiales. También confeccionamos una colección de vestidos de novia en continuo desarrollo debido a la expansión y el aumento de la demanda. Todos los vestidos para boda se diseñan y confeccionan en su totalidad en nuestro atelier.

Me siento orgullosa de haber trasladado una pequeña parte de mi universo a París, Málaga y Cáceres, donde descansan las piezas más especiales de nuestras colecciones Esencia y Edición Limitada. Diseños realizados de manera artesanal en nuestro atelier de novias de Madrid.

Cuando no estoy en el taller, ni impartiendo clases de Patronaje, Confección y Modelado en la Universidad Nebrija de Madrid, me encontrarás perdida entre la naturaleza o devorando libros de Arte y Moda. Observo, analizo y estudio a diario las historias que me inspiran para crear diseños únicos y exclusivos para mis clientas.

Madrid   Modista

Confección de Vestidos a medida Presencial y Online

Realizo vestidos para todo tipo de eventos, vestidos de novia, vestidos de Madrinas, damas de Honor, vestidos de fiesta, trajes de flamenco o cualquier tipo de prenda de vestir femenina.
Necesitamos que nos digas el modelo que deseas ya sea en foto, enlace del mismo ó el vestido.
Necesitamos que compres la tela en la que quieres que te hagamos el vestido, si necesitas ayuda para comprar la tela, nosotros te podemos indicar varias tiendas de tela en Madrid, para que sea a tu gusto al 100% tanto en tacto como el color.
Si vives cerca de Madrid necesitamos tomar tus medidas para que se ajuste a tu figura al milímetro.
Si resides fuera de Madrid, te enviaremos una plantilla para que nos mandes tus medidas y así evitar que tengas que desplazarte hasta Madrid, trabajamos en todo el mundo.
Una vez terminada la prenda te llamaremos para que te la pruebes, para darle el último ajuste, en el caso de que residas fuera de Madrid te mandaremos un vestido de prueba en una tela base para ver que coincide con tus medidas al 100%.
Acabado el Vestido te lo llevas o te lo enviamos a tu domicilio.
Como Modistas trabajamos para que tu vestido sea único y especial.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *