0

Montar a caballo beneficios

Montar a caballo: 10 Beneficios para la mente y el cuerpo

Montar a caballo es siempre una actividad enriquecedora. Paseos y rutas a caballo se han convertido en una alternativa de ocio sana, natural y para toda la familia. Pero no sólo queda ahí la experiencia de montar a caballo, no sólo es una diversión ocasional. Montar a caballo conlleva indirectamente una serie de beneficios para nuestra mente y nuestro cuerpo. Si amáis la naturaleza, os gusta el deporte y os ocupáis de la salud, montar a caballo es la actividad perfecta para vosotros.

¿Qué beneficios físicos y mentales tiene montar a caballo?

  1. Mejora nuestra postura. Nuestra espalda debe mantener una posición recta consiguiendo así que adoptemos una mejor posición corporal.
  2. Regula el tono muscular.
  3. Favorece la circulación sanguínea. Estar sobre un animal, como el caballo, que tiene una temperatura corporal mayor que la nuestra repercute en el organismo favoreciendo su circulación sanguínea.
  4. Disminuye la espasticidad. Montar a caballo consigue que nuestros músculos se relajen, disminuyendo su rigidez y la tensión muscular.
  5. Favorece la coordinación y los reflejos. Recordemos que no estamos solos, es decir, formamos parte de un equipo, nuestro caballo y nosotros somos seres vivos en un entorno natural. El ejercicio no se desarrolla de la misma manera que en las cuatro paredes de un gimnasio, en el que nada cambia de un día para otro. Cuando montamos a caballo desarrollamos más los reflejos puesto que debemos estar atentos a cualquier cambio de ritmo de nuestro compañero o de cualquier nueva variación que se produzca en el entorno natural en el que nos encontremos.
  6. Planificación motora. Debido a que es una actividad en la que participa otro ser vivo y se desarrolla en un entorno cambiante nos obliga a estar atentos a los cambios y preparados para anticiparnos a las acciones que debemos llevar a cabo. Por eso, aumenta nuestra planificación motora porque se trata de saber planear y ejecutar actividades especiales no habituales.
  7. Mejora la percepción corporal. Otro beneficio de montar a caballo es que nos hace conscientes de nuestro cuerpo y de la posición y lugar que ocupa respecto al entorno en el que se encuentra. Obtenemos mayor información de nuestro lugar espacial y de cómo podemos establecer relaciones con ese medio.
  8. Favorece la adquisición de la lateralidad. La lateralidad corporal es indispensable para orientar al cuerpo en el espacio y a los objetos, que en él se encuentren, respecto al propio cuerpo. Mediante el desarrollo de la lateralidad adaptamos nuestros movimientos corporales al entorno en el que nos encontremos.
  9. Confianza, autocontrol y autoestima. Estar en contacto con el caballo y hacer deporte con él conlleva una serie de beneficios psicológicos como son la confianza (debemos confiar en nuestro compañero cuadrúpedo y, a la vez, en nuestras capacidades como jinetes), autocontrol y autoestima.
  10. Mejora la concentración y la capacidad de atención.
  11. Respeto. Trabajar al lado de otro ser vivo y en la naturaleza nos enseña a amar y respetar lo que nos rodea.

MONTAR A CABALLO TIENE MÁS DE 10 BENEFICIOS PARA LA MENTE Y EL CUERPO

Estos son sólo un ejemplo de algunos de los beneficios que aporta montar a caballo…¿os animáis a comprobarlos y a descubrir otros nuevos por vosotros mismos?

¡No dudes en llamar o Reservar Online!
608 61 32 72

10 Beneficios de montar a caballo

Beneficios físicos

1. Disminuye la espasticidad (músculos contraídos) y regula el tono muscular.

La utilización de grupos musculares que en el día a día o en los deportes más comunes no se utilizan, favorece a nuestra elasticidad y regulación el tono muscular como cualquier otro deporte aunque se practique una o dos veces por semana, la constancia es lo importante. Además, el hecho de que el caballo tenga una temperatura mayor a la del ser humano favorece la circulación y el sistema cardiovascular.

2. La mejora el equilibrio vertical y horizontal.

Montar a caballo es un ejercicio de coordinación y equilibrio entre dos seres vivos con dos centros de gravedad independientes que pasan a ser uno. En ese momento nuestro equilibrio mejora por momentos ya no sólo por la intención de no perder nuestro balance sobre el caballo con la posible consecuencia de una caída, sino también por nuestra intención de uniste al caballo en un solo movimiento acompasado y acompañado.

3. Control postural y aumento de la movilidad articular

Cuando el jinete consigue mantener un buen asiento, el tronco se mantiene erguido, lo que favorece el control de la postura y ayuda a corregir posibles malos hábitos posturales de nuestra vida cotidiana, así como favorece el movimiento de prácticamente todas las articulaciones de nuestro cuerpo.

4. Mejora tus reflejos

Al tener que estar alerta ante posibles cambios de ritmo por parte del caballo se favorece la coordinación motriz fina y gruesa, los reflejos y la planificación motora. Aprender a anticiparnos las reacciones del caballo es una de las principales bases para una buena y segura práctica de la equitación

5. Mejora del organismo

Un tema importante es la mejora del funcionamiento de los órganos como los intestinos, la función hepática o el ritmo cardíaco, ya no solo por la mejora de la circulación sanguínea si no por el movimiento y la temperatura del caballo que ayudan al mejor funcionamiento interno.

Beneficios psicológicos

6. Favorece la confianza, el auto control de las emociones y también mejora la autoestima.

Y es que el caballo es un animal agradecido en todos los sentidos. Aprendemos de él controlando nuestras emociones y nuestra actitud corporal ya que ellos son expertos en interpretar estas señales y reaccionar ante ellas. Nos enseñan a confiar en ellos, en que un niño pequeño pueda controlar un animal de 500kg, ese niño siempre confiará en el caballo, porque ha aprendido a entenderlo y tratarlo pero además ese niño mejorará su nivel de autoestima y la confianza en si mismo ya que se da cuenta que puede controlar sin problema un animal de 500kg. Se sentirá fuerte, se sentirá mas grande.

7. Mejora la concentración, la capacidad de atención y la coordinación

Una de las principales bases de la equitación, son los ejercicios de psicomotricidad. La coordinación entre manos, pies, torso y peso que poco a poco se aprende a controlar. La concentración y la capacidad de atención mejoran y por lo tanto, repercute de forma positiva en la memoria.

8. inculcar hábitos de respeto hacia los animales

Que el animal esté bajo nuestro control ayuda a una mejora en la responsabilidad de bienestar del caballo e inculca sentimientos como el respeto y el buen trato. Solo está en tu mano que el animal esté bien o sufra, que sea alimentado o muera de sed o de hambre, que gracias a que tú le paseas y le sacas a pasar, él está mentalmente sano por tanto se crea un sentimiento de respeto mutuo entre jinete y caballo y aparece el llamado en equitación “Dos corazones, una sola mente” donde se llega al entendimiento y coordinación entre jinete y caballo.

9. Proporciona nuevos conocimientos.

Y es que como bien siempre se ha dicho, “el saber no ocupa lugar” y en el mundo del caballo es así a diario. Cada día se aprenden cosas nuevas de nuestros caballos, ya seas jinete profesional o no, nunca dejas de aprender de sus costumbres, su salud, su alimentación, sus enfermedades, la equitación o miles de cosas más que cada día aprenderás a su lado.

10. Estimula la llamada “hormona de la felicidad”

Así es, la serotonina es la hormona que se desprende ante estímulos como el ejercicio físico o el yoga. Es un potenciador del estado de ánimo natural que lleva a una sensación de bienestar durante y después de montar a caballo, lo que conlleva una sensación muy positiva que perdura en nuestro organismo y nuestro estado de ánimo.

Lo más importante y que siempre hay que tener en cuenta es que el caballo es un elemento igualador, por lo tanto no hay diferencia entre un jinete sano y otro con discapacidad, lo que favorece a una liberación de las limitaciones de los jinetes. Esto unido a todas las cualidades que hemos mencionado anteriormente lo convierte en un deporte completo ideal para todos y todas las edades.

Subirse a lomos de un caballo y dar un paseo por la sierra o a orillas del mar es una actividad que combina diversión, superación personal y, por supuesto, ayuda a mantenerse en forma. Pero la equitación es mucho más que un deporte… Nuria Gómez, terapeuta de la Asociación Equitación como Terapia, nos da todos los detalles de los beneficios físicos y psicológicos que aporta esta disciplina que conquista cada vez más adeptos.

Beneficios físicos

El gran elemento diferenciador de este deporte frente a otras disciplinas es la interacción con el animal, lo que lo convierte en una actividad aún más atractiva. Además, la equitación tiene grandes ventajas sobre el cuerpo para quienes lo practican:

1. La mejora el equilibrio vertical y horizontal.

2. El tronco se mantiene erguido, lo que favorece el control de la postura y ayuda a corregirla.

3. Regula el tono muscular y además, el hecho de que el caballo tenga una temperatura mayor a la del ser humano favorece la circulación sanguínea.

4. Disminuye la espasticidad (músculos contraídos).

5. Al tener que estar alerta ante posibles cambios de ritmo por parte del caballo se favorece la coordinación motriz fina y gruesa, los reflejos y la planificación motora.

7. Mejora la percepción del esquema corporal y favorece la adquisición de lateralidad.

La top Edie Campbell es una experta jinete. Foto: Instagram

Beneficios psicológicos

Pero los puntos positivos de la equitación van más allá de lo meramente físico:

1. El estar en contacto con el caballo favorece la confianza, el autocontrol de las emociones y también mejora la autoestima.

2. Mejora la concentración, la capacidad de atención y, por tanto, repercute de forma positiva en la memoria..

3. Que el animal esté bajo nuestro control ayuda a una mejora en la capacidad de atención e inculca sentimientos como el respeto y la responsabilidad.

4. Proporciona nuevos conocimientos.

5. Favorece la ubicación en el espacio y en el tiempo.

Equitación como terapia

La cantante Iggy Azalea/ Foto: Gtresonline

Todos estos beneficios convierten equitación no solo en un deporte sino también en un interesante método de rehabilitación. Este es el caso de la Asociación Equitación como Terapia en la que trabajan sin ánimo de lucro con personas discapacitadas.

El caballo es un elemento igualador (no hay diferencia entre un jinete sano y otro con discapacidad) lo que favorece a una liberación de las limitaciones de los pacientes. Esto unido a todas las cualidades que hemos mencionado anteriormente lo convierte en un deporte completo ideal para todos.

Conceptos en equitación

En este artículo queremos darte a conocer algunos conceptos específicos de esta disciplina, para que los tengas claros cuando los oigas en las clases o de boca de otros jinetes.

Términos ecuestres

La equitación es una disciplina con miles de años de antigüedad, y debido a esto, cuenta con un vocabulario propio, al igual que ocurre con otras tantas actividades, como la navegación, por ejemplo.

Para un novato es fácil perderse o no entender a qué se refiere un profesor de hípica cuando te habla, ya que es fácil que en el entorno del centro hípico todo el mundo dé por sentado que estos términos son de sobra conocidos.

Pero nadie nace sabiéndolo todo. Así que para que no tengas que preguntar constantemente, aquí te dejamos una sencilla descripción del significado de los conceptos hípicos más frecuentes.

Aires

Este concepto designa a cualquiera de los tres movimientos básicos que presenta el caballo, que son el paso, el trote y el galope.

Por lo tanto, cuando se indica al jinete que cambie de aire, lo que se le quiere decir es que le pida al caballo que pase de uno a otro movimiento.

Alcanzarse

Se dice que un caballo se alcanza cuando sus cascos tocan alguna parte de su cuerpo durante la marcha.

Puede alcanzarse de unos cascos a otros (pies a manos, por ejemplo), o golpearse en las patas a distintas alturas e incluso en abdomen.

Eso puede producir rozaduras, heridas o lesiones en el punto de alcance, ya que al fin y al cabo se está golpeando a sí mismo con los cascos.

Existen protecciones de distintos modelos para los caballos que se alcanzan, con ellas se les puede proteger de daños.

A la mano, estar en la mano

Este concepto se utiliza para indicar que el jinete maneja bien las riendas y mantiene un buen contacto con las mismas y con la boca del caballo, el cual mantiene la cabeza en una posición adecuada para recibir las indicaciones y obedecerlas.

Por lo tanto, se dice que un caballo va por detrás de la mano cuando tiende a arquear mucho el cuello y acerca la barbilla hacia el pecho, generalmente intentando evitar el contacto del freno y las indicaciones del jinete.

Suelen hacer esto cuando el jinete es muy duro manejando las riendas. Se denomina también a esta postura “caballo encapotado”.

Y va por delante de la mano cuando realiza la acción contraria: levanta mucho la cabeza y estira el cuello.

Se dice entonces que “mira a las estrellas” o que “tiene la nariz al viento”, de modo que no responde al manejo de las riendas ni a la acción del freno.

También se usa el concepto “caballo invertido” para definir este estado.

Bocado

Se denomina bocado a un modelo de freno para caballo que está formado por una pieza que va dentro de la boca y otras dos piezas soldadas en perpendicular a la principal y que se sitúan fuera de la misma (patas), haciendo palanca cuando el jinete tracciona las riendas.

A menudo llevan además una cadenilla o barbada que se coloca por la barbilla del caballo.

Embocadura

Con embocadura nos referimos a la pieza del freno que va dentro de la boca del caballo, independientemente de su diseño.

Cabos

Se denominan cabos las partes extremas de la anatomía del caballo, a saber, crines y cola, y extremos de las patas.

Cambio de mano

En este ejercicio simplemente se modifica el sentido en el que el jinete da las vueltas dentro de la pista.

Es decir, si das vueltas en el sentido de las agujas del reloj, cambias la mano si empiezas a dar las vueltas en el sentido contrario a las agujas del reloj.

Para poder hacer esto debes realizar una diagonal de extremo a extremo de la pista, y al finalizarla, continuar la vuelta en el sentido contrario al que llevabas.

Cernejas

Es el nombre que reciben los flecos de pelo largo que presentan ciertas razas en los carpos y tarsos, cerca de los cascos.

Cruz

Es el punto de unión entre el final del cuello y las espaldas del caballo. Es el lugar donde se toman muchas medidas, como la altura, que es en realidad “altura a la cruz” (los caballos no se miden hasta la punta de las orejas para saber su altura).

Encuentro

La espalda del caballo.

Jockey

Es el nombre que se le da a los jinetes de caballos de carreras.

Filete

Se denomina filete a un modelo de freno simple que consta de un hierro (compuesto de una pieza o de varias) que se coloca dentro de la boca del caballo.

Mano interior/mano exterior

Como las clases se dan realizando círculos en un recinto cerrado, la mano exterior es la parte que da a las paredes del picadero, y la mano interior, la que mira hacia la parte central del picadero.

Maslo

Es el nombre que recibe la base de la cola del caballo.

Ollares

Reciben ese nombre los orificios nasales del caballo (y de otros animales).

Picadero

Es el recinto rectangular de suelo arenoso y cubierto donde se imparten las clases de equitación. Si está al aire libre, entonces se llama pista.

PSI, PRE, PRA

Son abreviaturas que se emplean para designar a los caballos Pura Sangre Inglés, Pura Raza Español y Pura Raza Árabe, respectivamente.

Reunión, ir reunido

Es la situación en la que el caballo tiene un movimiento recogido, con los cuartos traseros remetidos bajo la grupa, lo que le da un buen impulso hacia delante, y la cabeza y el cuello bien flexionados, lo que le permite responder bien al bocado y a las riendas.

Riendas

Son las tiras, generalmente de cuero, que van desde la cabeza del caballo hasta las manos del jinete. Pueden ir unidas a un bocado o filete, a un freno de nariz, o directamente a la cabezada.

Sangre fría y sangre caliente

Estos términos se usan para clasificar de modo general a los caballos por su temperamento.

Se dice de un caballo que es de sangre fría cuando es un animal de carácter tranquilo, que no se altera fácilmente. Y es de sangre caliente cuando está siempre alerta, nervioso, muy atento a su alrededor, y con tendencia a acelerarse.

Hay razas que se encuadran en uno u otro tipo, por ejemplo el caballo español o el bretón son de sangre fría, y el pura raza inglés o el hannoveriano son de sangre caliente.

Trote a la inglesa

Es un aire del caballo en el que apoya una mano y un pie al mismo tiempo, mientras eleva la otra mano y el otro pie, pero con un empuje y extensión tal que el jinete debe acompañar el movimiento levantándose y sentándose en la silla rítmicamente.

Trote a la española

En este aire el caballo va muy reunido, por lo que el trote tiene poco avance, y el jinete debe mantenerse sentado en la silla en todo momento.

Hay muchos más términos específicos del mundo de la equitación, pero con estos, que son los más comunes, ya tienes una buena base para entender las conversaciones equinas. Esperamos que te haya sido útil, si es así, puedes dejarnos tu voto.

Hay tres disciplinas de equitación que son olímpicas: Doma Clásica, Salto de Obstáculos y Concurso Completo. En este post explicamos que diferencias hay entre cada una de ellas y ampliamos la información con otras disciplinas como la Doma Vaquera y el Raid.

Doma Clásica. Pruebas de 5 a 7 minutos de duración en las que caballo y jinete realizan una serie de ejercicios que son valorados por los jueces con una puntuación. Con estos ejercicios el jinete trata de realizar movimientos armoniosos que muestren su destreza en el manejo del caballo. La pista donde se realizan las pruebas se denomina cuadrilongo. Los expertos suelen indicar que es una de las disciplinas más difíciles de practicar, sobre todo si se quiere llegar a la perfección en los ejercicios a realizar.

Salto de obstáculos. Consiste en completar un determinado recorrido en el menor tiempo posible y sin cometer ninguna falta, de rehúse o de derribo. Los obstáculos pueden ser barras, setos o rías . Es una de las disciplinas de equitación más conocida y, también, de las más vistosas para ver por televisión pues resulta algo más fácil para el público saber si el jinete ha realizado la prueba correctamente. Existen diferentes categorías de Salto que dependen del número de obstáculos, de la altura de los mismos y de la longitud del recorrido. Básicamente, el jinete ganador será quien cometa menos faltas y completo el recorrido en el menor tiempo posible.

Concurso completo. Competición que se desarrolla a lo largo de tres días y que combina Doma Clásica, Cross (campo) y Salto de Obstáculos. Jinete y caballo deberán realizar una prueba de doma clásica, un ejercicio de equitación en el campo y una competición de salto. Para realizar el concurso completo el jinete debe ser muy versátil y disponer de resistencia física.

Doma vaquera. Disciplina muy popular en Andalucía, propia de caballos y jinetes más ligados al campo. Consiste en la realización de ejercicios similares a la Doma Clásica pero algo más acelerados. Los jueces, además de los movimientos, valoran también la presentación del jinete y del caballo.

Raid. Prueba de largo recorrido que transcurre en el campo y que puede durar varios días. Caballo y jinete deben recorrer largas distancias por un terreno muy variado y con obstáculos naturales. Se trata de una prueba muy exigente que requiere un gran esfuerzo físico y mental. Existen diferentes categorías de Raid en función de la longitud del recorrido que van desde los 40 km hasta los 160 km.

¿Te animas a practicarlas?

Equitación

Equitación
Otros nombres: Hípica ,Ecuestre
Olímpico: Desde 1900

Equitación. Es la única disciplina olímpica en donde Hombre y Animal se establecen como equipo, es decir, un todo único, lleno de precisión, coordinación de movimientos, mucha confianza mutua, habilidad, destraza, técnica y recíproca preparación física, es también uno de los pocos deportes en donde hombre y Mujer compiten bajo igualdad de condiciones.

Surgimiento en Cuba

La historia del prestigioso Club de Equitación Rancho México, enclavado en la barriada del Cruce de Mir, municipio holguinero de Calixto García, comenzó a escribirse en mayo de 1982.Por idea del entonces director del sectorial de Deportes en el territorio, el ya fallecido Orlando Proenza Vera, se compraron diez caballos criollos a la Empresa Pecuaria local, los que se llevaron a una nave rústica, donde anteriormente existiera una pista de Rodeo.

Historia

En 1984, a propósito de realizarse un Festival Deportivo de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) en la provincia de Sancti Spíritus, el entonces jefe del Ejército Oriental, el General de Cuerpo de Ejército Ramón Espinosa Martín, solicita a la dirección de Deportes la participación de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) en dicho festival. Para ello, se compran 10 corceles al capitalino Parque Lenin, con características apropiadas para la equitación.

Finalmente, tres de los animales adquiridos se presentaron en la prueba y para asombro de muchos, el jinete Rafael Santiesteban se adjudicó la medalla de plata. A partir de aquel momento, el General Espinosa se mantuvo al tanto de todo lo relacionado con el Club, apoyando en todo lo que a las FAR le era posible. El año 1987 marcó la consagración del centro, como una escuela formadora de jinetes, pues en esa misma fecha se asume la sede de la Copa Cuba Internacional, donde participan, además de los atletas cubanos, representantes de Puerto Rico, Colombia y Panamá. En dicho evento, nuevamente Rafael Santiesteban se adueña de la segunda posición, consagrándose como uno de los grandes montadores del país. A partir de entonces, jinetes y corceles del Club holguinero han estado presentes en todos los torneos nacionales y en todas las categorías.

Disciplinas

La hípica, o equitación, está dividida en tres disciplinas: Salto de obstáculos, Doma y la Prueba de los Tres Días.

Salto de Obstáculos

Las pruebas modernas de salto se inspiraron en la caza del zorro; en Gran Bretaña y América, los adeptos incondicionales de esta práctica querían probar los talentos de los caballos de forma más sistemática. Las primeras competiciones de salto de caballos se desarrollaron en el siglo XIX en Irlanda, por iniciativa de la Royal Dublin Society. El italiano Federico Caprilli, considerado el «padre de la hípica moderna», fue el encargado de desarrollar las técnicas de salto moderno.

Concurso completo

El concurso completo, también conocido como «el completo» por los adeptos, debutó para evocar los corceles de caballería. Los caballos militares tenían que recorrer largas distancias, sortear un gran número de obstáculos naturales, y después efectuar una serie de estrictas maniobras de parada. Las primeras competiciones de esta disciplina tuvieron lugar en Europa en 1902 y el interés por este deporte se concentró, especialmente, en Norteamérica, Australia y Nueva Zelanda, además de Europa.

Doma

El adiestramiento de caballos para la competición existe desde hace siglos. En un primer momento, la doma se desarrolló para preparar a los caballos para la guerra y enseñarles movimientos precisos. Existen algunas pruebas según las cuales los antiguos griegos perfeccionaron ciertas maniobras. La doma moderna debutó en el Renacimiento, cuando Federico Grisone, descendiente de la nobleza napolitana, fundó una academia de equitación en Nápoles, en 1532. Francia destacó rápidamente en la doma y la adoptó con mucho entusiasmo. En el siglo XX, Alemania ocupó el lugar de Francia en lo que se refiere a clasificación en esta disciplina.

La hípica

Constituye el nec plus ultra en materia de deportes de equipo. De hecho, se trata de un caballo y un jinete que trabajan juntos durante años para conseguir una perfecta armonía entre estilo, agilidad, rapidéz y riesgo. Se trata del único deporte olímpico en el que hombres y animales pueden formar un equipo, y uno de los pocos en los que tanto hombres como mujeres se enfrentan a las mismas dificultades. La hípica estaba incluida en el programa olímpico de 1900, habiéndose desarrollado pruebas de salto en París, pero luego fueron suspendidas hasta los Juegos de Estocolmo en 1912. Desde entonces, este juego siempre ha formado parte del programa olímpico. En 1900, se disputó, por primera y única vez, un salto de altura y uno de longitud y, en 1920, hizo aparición en el programa olímpico el gran salto. Por lo demás, el programa apenas ha cambiado. Antes de 1952, sólo los hombres participaban en las pruebas de hípica de los Juegos Olímpicos. De hecho, los jinetes tenían que ser atletas militares e incluso oficiales. A partir de 1952, estas restricciones se suprimieron y hombres y mujeres se enfrentaban durante las pruebas.

Introducción a los Juegos Olimpicos

La Equitación fue incluida por primera vez en los Juegos Olímpicos de 1900 y de nuevo en 1912, bajo una regulación muy similar a la que se utilizó en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004. En el pasado, la Prueba de los Tres Días estaba restringida a la participación de oficiales militares, mientras que los civiles sólo podían participar en algunas competiciones de Salto de obstáculos y Doma por lo que fueron pocos los jinetes civiles que compitieron antes de 1948. Más tarde el deporte fue ganando aficionados, pero relativamente pocos competidores llegaron a participar en competencias internacionales. Al convertirse en deporte olímpico, las reglas internacionales de Equitación se estandarizaron. En mayo de 1912, delegados de 10 naciones se congregaron para formar la Federación Internacional de Equitación.

Reglas

Adiestramiento o Doma

El adiestramiento, como el nombre indica, consiste en unas series de movimientos que el caballo ejecuta como respuesta de instrucciones sutiles e imperceptibles dadas por su jinete. El evento consta de tres rondas: en las dos primeras, el caballo debe realizar unas series de movimientos rutinarios, que incluyen piruetas, pasos y trote. La tercera ronda es estilo libre y el caballo usualmente ejecuta unas series de coreografías acompañadas con música.

Salto ecuestre

En Salto ecuestre comienza los orígenes en Irlanda, en donde la cacería de zorro es común y las competencias de saltos eran parte esencial del entrenamiento del caballo. En el salto ecuestre el caballo debe sortear una serie de obstáculos compuestos por vallas, cercas, paredes y charcos, en el menor tiempo posible y con la menor cantidad de faltas posible. Las faltas o penalizaciones se cuentan cuando el caballo derriba algún obstáculo, desobedece, comete error en el recorrido o cuando sobrepasa el límite de tiempo establecido.

Prueba de los Tres Días

La Prueba de los Tres Días combina la obediencia del Adiestramiento o Doma y la habilidad atlética del Salto Ecuestre con una tercera modalidad de resistencia, conocida como Campo a Través, que consiste en una cabalgata prolongada a campo traviesa con obstáculos. A diferencia del salto ecuestre, los obstáculos en el Campo a Través, son obstáculos reales que no caen al ser golpeados por el caballo.

Equipamiento

Salto de obstáculos

Desarrollo del concurso: La velocidad impuesta varía entre 350 y 400 m/min. La longitud del trayecto comprende entre 700 y 1.000m. El número de obstáculos está fijado entre 12 y 15, con al menos tres combinaciones (dos o tres obstáculos próximos, que cuentan como un único obstáculo).

Barrera en salto de obstáculos Obstáculo vertical, con una altura máxima de 1,6 metros pero con una longitud determinada, formado por postes de colores, tablones, vallas, piedras o ladrillos falsos, o incluso flores.

Barrera en concurso completo Obstáculo vertical con una altura normalmente inferior a 1,20 metros, fabricado con materiales naturales diseñados para la adaptación al terreno.

Pecho-petral Correa que tiene la finalidad de evitar que la silla de montar se desplace hacia atrás.

Brida Se compone de una pieza del arnés que se coloca en la cabeza del caballo, y un freno (bocado) de brida que hace que la nariz del caballo se mantenga hacia abajo.

Fusta Vara larga que utiliza el jinete para estimular al caballo a que corra.

Espuelas Cada uno de los dispositivos en punta colocados en el talón de las botas del jinete cuya utilidad es hacer correr al caballo.

Herraduras Las herraduras del salto de obstáculos pueden estar provistas de crampones o de patines de caucho inmóviles siguiendo la naturaleza del terreno.

Protector de caña Los protectores de caña están acolchados y la función de ellos es proteger y sostener las patas del caballo.

Muro Obstáculo compuesto por bloques de madera apilables, que caen al suelo fácilmente.

Oxers Obstáculo vertical formado por tablas, balaustradas, barreras u otros elementos colocados de manera que constituyan un obstáculo sólido.

Valla Obstáculo vertical formado por tablas, balaustradas, barreras u otros elementos colocados de manera que constituyan un obstáculo sólido.

Ría Obstáculo con una longitud desde 4,15m a 4,75m. Un juez vigila la llamada y la recepción del caballo: se produce falta cuando el agua sale o cuando toca el listón que marca el final de la ría. Derribar la pequeña valla no se considera como falta.

Montura Está especialmente diseñada para montar en suspensión; la silla está ligeramente hundida. Los cuartos largos ofrecen un buen apoyo a la rodilla mientras el jinete se mantiene en equilibrio en los estribos. Las riendas no deben ir muy apretadas para facilitar el movimiento del cuello del caballo durante los saltos.

Cincha Cinta alargada que protege al caballo de los golpes que puede recibir en el abdomen al doblar las patas.

Vertica Obstáculo de difícil superación debido la altura y a que está formado por varias barras dispuestas sobre un único plano vertical.

Doma La vestimenta del jinete y los jaeces del caballo están rigurosamente reglamentados. El uso de la fusta y de los distintos protectores sobre las patas de los caballos está prohibido.

Brida La brida que se utiliza en la doma se compone de testera, frontal, carrilleras, ahogadero, muserola, bocado – que actúa sobre la lengua y la mandíbula e inclina la nariz del caballo-, filete -que actúa sobre la comisura de los belfos y levanta la cabeza del caballo-, y riendas.

Montura La silla reglamentaria de la doma ofrece un buen asiento, los cuartos largos y derechos son flexibles, para transmitir las presiones más ligeras con las piernas al caballo.

Vestimenta del jinete El jinete de doma lleva un sombrero de copa o un quepis militar, ropa oscura o un uniforme, una camisa y corbata blancas, unos guantes y botas negras o de uniforme.

Véase También

  • Caballería
  • Caballo
  • Caballo Frisón

Introducción a la equitación

La equitación es el arte de mantener el control preciso sobre un caballo, así como los diferentes modos de manejarlo. Una buena equitación implica también conocer los procedimientos adecuados para cuidar caballos (aseo y limpieza, alimentación, cuidados básicos, fisiología básica y asistencia sanitaria básica), así como el conocimiento de los equipos necesarios para practicar la disciplina ecuestre elegida llamados aparejos o arreos.

El objetivo de este proyecto de aprendizaje es la enseñanza del arte de montar en todos sus aspectos.

Aspectos elementales de la equitación

Concurso Internacional de salto

Estos equipos son esenciales al momento de manejarse (y no montar, ya que existen disciplinas ecuestres como el enganche o las carreras de trotones en las que no se montan los caballos) con un caballo ya que con esto se tiene el control de animal.

Existe un tipo de equitación básica, donde lo principal es aprender a montar, donde se aprenden las técnicas básicas para desenvolverse con soltura a los tres aires básicos en diferentes terrenos. En una fase más avanzada se especializa hacia la disciplina ecuestre elegida. En ellas se puede saltar, realizar carreras de velocidad, carreras de resistencia, gimnasia a caballo, practicar el polo, el horball, acarrear ganado, exhibición o equitación de alta escuela.

Los caballos se utilizan tanto para el ocio, como para la equitación deportiva, entre la que se encuentra la alta competición. Ejemplos de disciplinas ecuestres son, el Concurso de Salto de Obstáculos, la Doma Clásica o Adiestramiento , el Concurso Completo de equitación, los Enganches , el Volteo, el Polo, el Horseball, el Raid o Endurance, La Doma Vaquera, La Doma Western, la Alta escuela, El Acoso y Derribo, las carreras de caballos, el Rodeo, la Doma Natural, etc. Los caballos también se montan para los propósitos terapéuticos ya que el montar a caballo en forma no competitiva mejora la salud humana y el desarrollo emocional. En casi todo el mundo se siguen utilizando con fines prácticos tales como el transporte de personas, el acarreo de materiales en zonas boscosas o de montaña, en el ejército, en la agricutura, etc.

La equitación está regida por la Federación Ecuestre Internacional y es un deporte olímpico desde 1900 en las disciplinas de salto, adiestramiento y concurso completo de equitación. Es importante resaltar que es de los pocos deportes olímpicos donde compiten en igualdad de condiciones hombres y mujeres, lo que da una idea de que la fuerza no es importante en este deporte sino la conexión del binomio amazona/jinete con su caballo o yegua.

Historia

Galope

En la Edad de bronce el hombre se percató de que el caballo podría convertirse en un elemento utilitario . El caballo empezó a emplearse como elemento de trabajo. En la historia de la humanidad, el caballo se convirtió en pieza vital de una nueva era. Según todos los indicios, el caballo no tuvo su origen en Europa, sino que fue importado de algunas apartadas regiones orientales para su utilización doméstica.

En la Edad Antigua el caballo fue utilizado para la guerra. Los principales ejércitos contaban con caballería, en esta época aparece el primer caballo famoso en la historia: Bucéfalo, el caballo de Alejandro Magno, cazado y domado por él.

La Edad Media se caracterizó por la caballería española o «Escuela de Caballeros» en donde se formaban hombres y caballeros para que actuaran en el combate. Después de mucho tiempo, después de muchas batallas, se generalizó el empleo del corcel en torneos y juegos a caballos para el tiempo de paz, para el entrenamiento en tiempos de guerra.

Nace así la equitación como deporte. La primera escuela de equitación fue fundada por el conde de Fiaschi en el año 1539 en la ciudad Italiana de Ferrara, y todo apunta a que fue la primera escuela de equitación de la que se tiene noticia.

La caballería en el estamento militar tocaba a su fin con la aparición de la caballería blindada. Actualmente, aunque existen militares que dominan el arte ecuestre, el elemento civil impone criterios propios y a él le corresponde buena parte del resurgimiento competitivo en lo ecuestre.

Disciplinas olímpicas

A partir de 1900 la equitación comenzó a practicarse en las Olimpiadas. Se practica en tres disciplinas.

  • Adiestramiento : también es conocido como Doma Clásica y consiste en que el jinete debe ejecutar con su caballo una serie de movimientos en un orden y a un aire determinado. Se puntuan una serie de factores tales como la ejecución del ejercicio, la sumisión del caballo a las órdenes del jinete/amazona, la postura del jinete/amazona y la facilidad y legereza con se hacen estos movimiento.
  • Concurso de Salto de Obstáculos: consiste en que el binomio debe sortear una serie de obstáculos el orden de los obstáculos dependerá del baremo o tipo de prueba. Básicamenete se penalizan los derribos de los obstáculos y las desobediencias, siendo algunas faltas motivo de descalificación (caídas, errores en el recorrido, etc). Cada vez que se derriba un salto se cometen cuatro puntos de penalización, al igual que una desobediencia, con el actual reglamento a la segunda desobediencia el binomio queda eliminado.
  • Concurso Completo de Equitación: esta prueba también es conocida como Prueba de tres días y consiste en una prueba de Doma Clásica o Adiestramiento, un recorrido de Salto de Obstáculos en pista y el recorrido de campo a través, consistente en el franqueo de un número variable de obstáculos «fijos» en el campo de naturaleza variada y sobre terreno variado (en pendientes, sobre el agua, etc). Es una disciplina muy dura para jinetes/amazonas como para caballos, con un alto riesgo de lesiones para ambos. En esta disciplina se evalúa la valentía del binomio en la prueba de campo, así como la versatilidad para poder ser técnicamente buenos en salto y precisos y elegantes en la prueba de Doma Clásica.

Equipo de equitación

  • Aparejo o arreos: las piezas esenciales del equipo de equitación son: ronzal, brida, silla o montura y estribos. Tradicionalmente, el aparejo se le pone al caballo por el lado izquierdo o parte de dentro; el lado derecho del caballo es la parte de fuera.
  • Ronzal: el ronzal se usa para controlar al caballo desde el suelo. Consiste en unas correas que van alrededor de la cabeza del animal y una anilla bajo su barbilla (barboquejo) donde va enganchada la correa de mando o guía.
  • Brida: la brida comprende la embocadura o freno, el collar o cabezada y las riendas. La embocadura es una pieza de un material que suele ser de metal que se coloca dentro de la boca del caballo, concretamenete en la zona denominada «barras». El jinete experto ejerce el control sobre el caballo por medio de la presión en el bocado. El collar, al cual va sujeta la embocadura o el freno (hay frenos que no van dentro de la boca del caballo, por ejemplo el Hackemore o la Jáquima), es un dispositivo de correas de cuero situado alrededor de la nariz, quijadas y cabeza del animal. Las riendas son unas correas de cuero que están sujetas a la embocadura o freno a ambos lados de la boca del caballo y que van una por cada lado del cuello hasta las manos del jinete.
  • Silla o montura: la silla es una pieza de cuero que se sitúa encima del dorso del caballo y tiene unos faldones que se extienden hacia abajo por ambos lados del animal. Se sostiene en su sitio por medio de cinchas que circundan el pecho del caballo justo por la zona conocida como el «paso de cincha» del caballo y se abrochan bajo los faldones. La parte de la silla ocupada por el jinete es el asiento, la parte de delante es el pomo y la de atrás el arzón trasero. Suspendidos por los dos lados de la silla y sujetos con unas correas ajustables llamadas «aciones de estribos» se encuentran los estribos, que pueden ser de diferentes materiales y soportan los pies del jinete. Aunque los tipos de sillas varían dependiendo de su uso, los dos tipos principales son la silla inglesa (galápago) y las sillas de campo (por ejemplo la vaquera o la tipo Western). La silla inglesa es más ligera y plana mientras que la vaquera es más pesada con un pomo y un arzón trasero mucho más altos, adaptados para el trabajo en el campo con animales. El cuerno que forma el pomo sirve de ancla para el lazo que se usa cuando se conduce ganado.

Aires de marcha

La mayoría de los caballos tienen tres tipos naturales de pasos o series de movimientos de las patas: la partida, la parada, el paso, el trote y el galope. Un tipo de galope más rápido se denomina galope tendido. Cada uno de estos pasos requiere del jinete una postura concreta.

Los aires son las formas que tiene el caballo de desplazarse. Hay tres aires básicos que se describen a continuación:

  • Paso: Aire andado, basculado, simétrico en cuatro tiempos cuya secuencia de pisadas es la siguiente: extremidad trasera de un lado, extremidad delantera del mismo lado, extremidad trasera del lado contrario y extremidad delantera del mismo lado. Ejemplo empezando a nombrrar desde el pie izquierdo: Pie izquierdo, mano izquierda, pie derecho, mano derecha.
  • Trote: Aire saltado, no basculado u horizontal, simétrico en dos tiempos con dos fases de proyección. La secuencia de pisadas sería 1º.- bípedo diagonal de un lado (apoyando el pie de un lado y la mano contraria a la vez), 2º.- bípedo diagonal contrario (el pie del lado contrario con la mano contraria). Entre tiempo y tiempo hay una fase de proyección. El jinete para adaptarse al movimiento del caballo pude adoptar tres posiciones básicas a saber: trote sentado (el jinete/amazona tiene sus nalgas en constante contacto con la montura y se adapta al movimiento con sus propias caderas), al trote levantado o trote «a la inglesa» (el jinete/amazona se sienta y se levanta alternativamenete y acompasando los tiempos del trote del caballo), y por último el trote en suspensión, también llamado trote árabe o en dos puntos (el jienete/amazona permanace de pié sobre los estribos liberando presión sobre el dorso del caballo y en ningún momento apoya sus nalgas sobre la montura.)
  • Galope: Aire saltado, basculado, no simetrico en tres tiempos con una fase de proyección. La secuencia de las pisadas es la siguiente: 1º.- pie exterior, 2º.- pie interior y mano exterior a la vez (bípedo diagonal exterior) y 3º.- mano interior. al terminar el tercer tiempo hay una fase de proyección. La ausencia de simetría para contrarestar la fuerza centrífuga en las curvas, hace que se deriven tres galopes: 1º.- Galope en firme 2º.- Galope en trocado (el caballo va al revés de como debería ir en condiciones normales), 3º.- Galope desunido (hay una descoordinación producida por alguna carencia en la doma o por alguna alteración física del caballo que hace que en lugar de apoyar un bípedo diagonal, apoye un bípedo lateral en uno de sus tiempos)

Aclaraciones sobre las definiciones:

Fase de proyección: el caballo no apoya ninguna extremidad en el suelo. Tiempos: número de veces en las que el caballo apoya todas sus extremidades a un aire determinado. Aire saltado: Existen en ese aire fases de proyección. Aire andado: No existen en ese aire fases de proyección. Aire Basculado: El cuello es un elemento fundamental para equilibrarse el caballo en la biomecánica del aire en cuestión. Aire Simétrico: Se observa una simetría sobre el eje longitudinal del caballo con la repetición de los trancos

Comparte…FacebookPinterestTwitterLinkedinemail

En algún momento apreciaste las competencias donde el protagonista es el caballo, y no hablo de las carreras hípicas sino de la Historia de la equitación, aquella cuyos caballos se ven sanos, imponentes, elegantes con su pelo arreglado y que conoce muy bien su rutina haciendo saltos de obstáculos, manejados por una amazona o jinete entrenado en este arte. Te gustaría saber ¿qué es la equitación?

¿Qué es equitación? – Historia de la Equitación

Proveniente del vocablo latino “equitatio” llegó al castellano como equitación y se refiere a la disciplina vinculada al manejo de un equino. Pero, ¿qué es la equitación? Pues es el arte de mantener el control preciso sobre un caballo, así como los diferentes modos de manejarlo.

Los conocimientos para cuidar los caballos de equitación, el uso del equipo apropiado para el corcel y la vestimenta que debe usar el jinete, también forma parte importante de lo que es la equitación.

Una vez definido esto, se puede describir la historia de la equitación y para ello es importante tomar en cuenta el desempeño del caballo a lo largo de las épocas con la finalidad de comprender cómo nace la equitación.

En un principio este animal solo era parte de la dieta del ser humano; sin embargo, con el transcurrir de los siglos el caballo pasó de ser alimento a ser considerado un instrumento que ayudaría con la agricultura, con el traslado de personas y con el transporte de cargas.

El caballo en la Historia de la equitación

En vista del gran aliado que podría ser este animal ecuestre, en la edad antigua fue utilizado para la guerra, de allí que los grandes ejércitos contaban con caballería. Continuando con la historia de la equitación, la edad media se caracterizó por la caballería española o «Escuela de Caballeros» en donde se formaban hombres y caballeros para que actuaran en el combate.

Luego de transcurrido mucho tiempo y posterior a muchas batallas, se generalizó el empleo del corcel en torneos y juegos a caballos para el tiempo de paz, que sirviese como entrenamiento para los tiempos de guerra, y es así como nace la equitación o la equitación como deporte, cuya primera escuela fue fundada por el conde de Fiaschi en el año 1539 en la ciudad Italiana de Ferrara.

En esta escuela de equitación, Fiaschi enseñó todos sus conocimientos y experiencias vividas a lo largo de su trayectoria, y junto a dos de sus más fieles alumnos, quienes le sucedieron en teorías y prácticas, y posteriormente en la dirección de la escuela, la cual trasladan a Nápoles, creando la primera escuela italiana.

Dentro de la historia de la equitación, esto fue la base para la creación de otras escuelas en otras partes de Europa como en Francia y España, siendo este último país la sede de la Clásica Alta Escuela Española de Viena, creada en el año de 1572. Es importante destacar que cada país hacía sus propios estudios acerca de la equitación. Sin embargo, Francia a partir del año 1600 buscaba nuevas fórmulas para mejorar la monta de los caballos de equitación, encontrando tal vez el mejor sistema, basado en movimientos muy suaves. Los franceses fueron depurando la técnica que entonces se consideró como el estilo moderno y que prevalece en la actualidad.

Reglamento de la equitación.

La equitación como deporte ecuestre también se rige por reglas que deben respetarse, como por ejemplo:

  • Las pistas donde se llevan a cabo los eventos de equitación son regularmente de 20 X 60 metros.
  • El jurado de turno juzgará el desempeño del jinete con un puntaje que escala del 1 al 10.
  • Los jurados están conformados entre 3 y 5 miembros.
  • Se pierden puntos si el caballo evita realizar el movimiento requerido.
  • También se pueden penalizar puntos si se encuentran errores en el recorrido o en el salto de obstáculos.
  • La caída del jinete recaerá en pérdida de puntos.
  • Superar el tiempo límite para las pruebas tiene consecuencia de pérdida de puntos.

En cuanto a la vestimenta de la Amazona o Jinete, este debe utilizar casco, pantalones, guantes y aspecto importante de la equitación botas para un mayor agarre de la parte inferior del cuerpo. Por su parte, los caballos de equitación deben contar con monturas, estribos, vendas, campanas, sudaderos, cabezada de cuadra, ramal, mosquetón, bridas y riñoneras.Puedes conocer la Historia de la Natación completa.

Pruebas de equitación. Historia de la Equitación

Como deporte Olímpico siempre ha estado presente, según la historia de la equitación, y en esta competencia existen tres disciplinas como la Doma Clásica, Concurso completo de equitación y salto de obstáculo, para los cuales los jinetes y los caballos de equitación se someten a una serie de pruebas evaluadas por jurados quienes designarán el puntaje, respetando las reglas de este deporte.

Además de las disciplinas en los juegos olímpicos, también existen los deportes federados por la Federación Ecuestre Internacional que se incluyen en los Juegos Ecuestres Mundiales son enduro ecuestre, volteo, enganches y reining (una frase de equitación en inglés cuyo significado es doma vaquera).

Salto de equitación.

El salto ecuestre es una de las disciplinas más populares dentro de la equitación, hasta el punto de ser tomado como un gran espectáculo y que consiste en, precisamente, un salto sincronizado de obstáculos, en un orden determinado.

En el salto de equitación, el jinete debe guiar a su caballo dentro de un recorrido, en el que se hallan distribuidos una serie de obstáculos, cada uno de ellos con características diferentes. Caballo y jinete deben franquear estos correctamente.

En los concursos de esta disciplina se evalúa el tiempo en el que dura el recorrido del binomio (caballo y jinete), la cantidad de obstáculos que pasaron con éxito o no, el dominio del jinete sobre el corcel, entre muchos otros aspectos.

Países destacados en Latinoamérica.

Este deporte ecuestre no se quedó solo en países como Alemania, España, Italia, sino que además es practicado en Reino Unido, Estados Unidos, Países Bajos, Australia. Y en Latinoamérica se ha expandido hasta Chile, México, Argentina, Uruguay, Brasil, Colombia, Guatemala, entre otros.

Desempate completo del Gran Premio-Copa del Mundo de MHW-2018

Web de interés

Federación internacional Ecuestre FEI Ir aquí

Puedes ver también

Historia del Fútbol

Historia de los Deportes de Playa

Comparte…FacebookPinterestTwitterLinkedinemail

Beneficios de la equitación para la salud

Además de la diversión que puede proporcionarnos el montar a caballo, junto al disfrute del contacto con la naturaleza y el propio animal que nos aporta esta actividad, aquellos que se introduzcan en este mundo descubrirán que los beneficios de la equitación para nuestra salud son muchos:

  • Proporciona elasticidad y equilibrio, y se activan ciertos músculos que no se suelen activar con otros deportes.
  • La práctica regular tonifica la masa muscular, mejora la postura y favorece la coordinación motriz.
  • Por todo ello, es una actividad que te mantiene en forma. Y es que aunque muchos piensan que montar a caballo no implica ningún esfuerzo, y si vas de paquete en la grupa del caballo probablemente te canses muy poco –sobre todo si el animal va al paso–, montar de verdad es un gran ejercicio.
  • A nivel psicológico y emocional, el vínculo con un animal inteligente como el caballo, y la necesidad de entrenarlo y adiestrarlo, precisa de nuestra implicación a nivel personal y fomenta la responsabilidad, la paciencia y la constancia.

Ventajas de aprender a montar a caballo para los niños

Esto es especialmente importante en el caso de los niños, a los que la práctica ecuestre les hace ir adquiriendo responsabilidad y respeto por un ser vivo que siente, que pesa entre 400 y 700 kg, con mucha fuerza, y realizando una actividad en común en la que han de ganarse su confianza.

El niño establece así una relación de complicidad con el caballo, ya que no se trata solo de montar, sino de interactuar con un ser maravilloso que transmitirá a los más pequeños su sensibilidad, su nobleza, su fidelidad y su cariño. El trato con los caballos les permitirá desarrollar su afectividad y potenciar su equilibrio, atención, memoria, paciencia y concentración.

Contraindicaciones de la equitación

Existe, sin embargo, una contraindicación importante para la práctica de la equitación: no es aconsejable que realicen esta actividad las personas que por desgracia sufran alguna lesión medular.

Tampoco debes montar durante el embarazo, si tienes una hernia discal, o si padeces alergia al pelo de los animales.

Aunque hay jinetes y amazonas que montan a diario a pesar de sufrir diversas molestias, es conveniente que consultes a tu médico, e incluso que te sometas a un reconocimiento médico deportivo ante de comenzar a montar, para estar seguro de que no tienes ninguna patología que te lo impida.

Comenta en «Equitación: beneficios para el cuerpo y la mente»

No hay una terapia equina sin razón. Montar a caballo combina destreza física y mental que se entrena y mejora con cada paseo. Este es un tipo de actividad es apta para todo tipo de personas y a todas las edades. Subirse a lomos de un caballo para pasear por el campo o por la orilla del mar tiene un gran atractivo y supone una terapia física y mental perfecta.

A nivel físico, montar a caballo tiene numerosos beneficios. Para comenzar, la postura que se debe adquirir en la silla de montar propicia que entrenemos la espalda y el core. Debemos mantenernos bien erguidos para llevar una postura correcta y tener un mejor equilibro a caballo. A la larga, montar a caballo no solo provocará mantener una correcta postura cuando practicamos este deporte, también en nuestro día a día. Colocar correctamente el cuerpo, especialmente cuando estamos sentados puede ayudar a combatir dolores de espalda típicos que vienen dados por el sedentarismo. Demasiadas horas sentados con una mala postura es la antesala de molestas lesiones de espalda y cuello.

Además, la equitación potencia nuestro equilibrio tanto horizontal como vertical. Hay que adaptarse y adecuarse a los movimientos del caballo, por lo que adaptarnos y mantener el equilibrio será clave para poder disfrutar de esta actividad. Esto también está relacionado con la coordinación psicomotriz. Al no estar completamente al control de lo que pasa, ya que el caballo es una parte muy activa en esta práctica, mejoras tus reflejos para poder adaptarte a cada situación.

Entre los grupos musculares que más beneficios pueden obtener de la equitación encontramos la espalda, el core, las piernas y los glúteos. Todos ellos están involucrados de manera activa cuando montas a caballo, por lo que se puede tonificar prácticamente todo el cuerpo con este deporte.

Equitación: mejora la memoria

Montar a caballo tiene también beneficios a nivel mental. La equitación tiene una repercusión muy positiva en el autoestima y el autocontrol. Para estar en sintonía con el caballo hay que aprender a controlar las propias emociones, superar miedos y entrenar la percepción para poder prever posibles cambios en el compañero equino. Además, se produce una mejora en la memoria gracias al aumento en la capacidad de atención y en la concentración que se produce cuando montamos a caballo.

Además, la relación con el animal puede inculcar tanto en niños como en adultos, el sentimiento de empatía y respeto. Aprender a cuidar a un caballo también contribuye a aumentar el sentimiento de responsabilidad, especialmente en niños.

Por supuesto, como ocurre con la práctica habitual de cualquier deporte, la equitación enseña disciplina. Esta cualidad no solo la podemos emplear en el deporte, sino que puede ayudarnos a mejorar en cualquier aspecto de nuestra vida.

La equinoterapia es ideal para personas con fobias o miedos, ya que les ayuda a trabajar en el dominio de sus emociones y la superación de esos miedos para poder montar a lomos del caballo. También está especialmente indicada para personas con discapacidades tanto psíquicas como psicomotrices. No solo les ayuda a movilizar el cuerpo y trabajarlo, también les ayuda a socializar e identificar sus emociones, mejorando su confianza en sí mismos.

La equitación es un deporte muy completo para todas las edades y para todo tipo de personas. ¡No dejes de practicarla si tienes la oportunidad!

MÁS QUE UN DEPORTE

¿Cuáles son los beneficios de la equitación?

Aunque para muchas personas la hípica no supone un gran esfuerzo físico, lo cierto es que es un deporte muy completo que permite desarrollar la musculatura – principalmente de las piernas y los glúteos -, mejorar la coordinación motriz, el equilibrio y el sentido de la orientación. Así que desde este punto de vista es una inmejorable opción para mantenerse en forma porque además ejercitamos los hombros, la espalda, los abdominales, y ejercita y fortalece el corazón (está considerado como un ejercicio cardiovascular que puede llegar a exigir los mismos niveles de esfuerzo que el running o el ciclismo).

EQUITACIÓN PARA NIÑOS

Junto a los beneficios físicos, la equitación ayuda en la socialización del niño, fomenta su confianza y seguridad en sí mismo y mejora su capacidad de concentración y disciplina. Además, consigue que el pequeño adquiera dos valores fundamentales: responsabilidad y respeto por los animales y la naturaleza.

La equitación, como todos los deportes, desarrolla el espíritu deportivo y es buena a nivel físico para moverse, hacer ejercicio, inculcarles el hábito de ser activos cosa muy importante en estos tiempos, y crecer sanos y fuertes.

Así pues, además de los beneficios físicos también ejerce una importante labor desde el punto de vista emocional y psicológico. ¿El motivo?, Los caballos. Ya en su época, los griegos aconsejaban practicar equitación con el fin de mejorar el estado anímico. El tocar a un caballo reporta beneficios a nivel emocional liberando tensión, ansiedad y alejando el estrés. Se sabe que tratar con animales libera hormonas relacionadas con el bienestar y la felicidad como la dopamina y las endorfinas a la vez que disminuye los niveles de adrenalina y cortisol, hormonas relacionadas con el estrés. A todo esto, también ayuda que la equitación es un deporte que se practica al aire libre, con el sol y el viento en la cara y en la naturaleza.

De hecho la equinoterapia ha resultado ser un tratamiento eficaz en el tratamiento de muchas enfermedades como por ejemplo el autismo. Pero con independencia de si se padece alguna enfermedad o no, para cualquier persona en general, el montar a caballo proporciona una serie de beneficios en el plano psicológico.

Para empezar puede ayudarnos a superar los miedos, a ganar confianza en uno mismo, a tener un mayor autocontrol. Los caballos son imprevisibles y se hace imprescindible el saber controlar todas las situaciones con mucha calma y racionalidad. Esto llevado a la práctica en nuestro día a día puede ayudarnos a “coger las riendas” de nuestros problemas y enfrentarnos a las situaciones de estrés con un mayor autocontrol y seguridad.

Además, el montar a caballo exige disciplina y concentración por lo que contribuye no sólo a mejorar nuestro cuerpo sino también nuestra mente.

  • A través del su practica el niño refuerza su autoconfianza, responsabilidad, empatía, capacidad de liderazgo y la necesidad de colaborar tanto con las personas como con el caballo.

  • Les ayuda a crear vínculos y seguir reglas que van más allá de la práctica de otros deportes por el tándem que significa caballo-jinete.

  • También se va desarrollando en ellos la capacidad de comunicarse de otra manera a través de los sentidos y el lenguaje no verbal.

  • Y por supuesto, sentir la emoción de ser libre dirigiendo a un caballo y controlando su dirección y velocidad

TAMBIÉN PARA ADULTOS

Nunca es tarde para iniciarse en este apasionante mundo. Otra de las principales ventajas de este deporte es que no tiene prácticamente límite de edad. Para aquellos jóvenes y adultos que no hayan montado antes y deseen tener contacto con la equitación e iniciarse en la monta, aqui tiene la posibilidad de tomar sus primeras lecciones para adquirir los conocimientos básicos que le permitan disfrutar del caballo.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *