0

Monurol precio sin receta

MONUROL 3G/SOBRE 2 SOBRES GRANULADO.

Los datos mostrados corresponden a un medicamento cuyo código nacional no consta en la versión actual del nomenclátor de prescripción de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios. Se recomienda tomar la información mostrada con precaución ya que podría encontrarse desactualizada.

Posibles alternativas con nombre similar:

  • SALOFALK 3g GRANULADO DE LIBERACION PROLONGADA GASTRORRESISTENTE, 60 sobres
  • MONUROL 3 G GRANULADO PARA SOLUCION ORAL EFG , 1 sobre
  • MONUROL 3 G GRANULADO PARA SOLUCION ORAL EFG , 2 sobres
  • MONUROL 2 G GRANULADO PARA SOLUCION ORAL EFG , 1 sobre
  • MONUROL 2 G GRANULADO PARA SOLUCION ORAL EFG , 2 sobres
  • FOSFOMICINA ABAMED 3G GRANULADO PARA SOLUCION ORAL EN SOBRES EFG 1 sobre unidosis
  • FOSFOMICINA ABAMED 3G GRANULADO PARA SOLUCION ORAL EN SOBRES EFG 2 sobres unidosis

Datos del medicamento:

Nombre: MONUROL 3G/SOBRE 2 SOBRES GRANULADO.

Sustancias: Fosfomicina, Sacarosa

Subgrupo Terapeutico: OTROS ANTIBIOTICOS.

Subgrupo Terapeutico OMS: OTROS ANTIBACTERIANOS (ANTIINFECCIOSOS SISTEMICOS).

Situación: ALTA GENERAL SIN CLASIFICAR.

Laboratorio: PHARMAZAM S.A.

Fecha de alta: 25/07/2003.

Dosis Diaria Definida (unidades) y Origen: 3000 (MG – MILIGRAMOS) ATC-OMS .

Dosis por unidad de contenido (unidades): 3000 (MG – MILIGRAMOS).

Unidades posológicas: 2.

Unidades de contenido: SOBRE/BOLSA .

Vía de administración: ORAL.

Nº máximo de envases por receta: 2.

Forma Farmacéutica: GRANULADO PARA SOLUCION ORAL. Grupo: SOLUCION/SUSPENSION ORAL. FORMA ORAL LIBERACION INMEDIATA. Per Os (oral) / Líquidos uso oral / Solución.

Principio Activo: FOSFOMICINA.

Sustancia Química: FOSFOMICINA CALCICA.

Autor del Codigo: ATC .

Vías de administración del principio activo: Oral , Parenteral.

Monurol (2 g y 3 g): para qué sirve, precio y cómo tomar este medicamento

Monurol 3g es la dosis más común de este antibiótico para las vías urinarias.

Cada vez es más común padecer infecciones de orina, también llamadas infecciones del tracto urinario (ITU por sus siglas). Afortunadamente hay varios remedios farmacológicos que nos ayudan a aliviar los síntomas de las infecciones como la cistitis con una sola toma o dos. Es el caso del Monurol 3 g y el Monurol 2 g.

Las infecciones urinarias son más frecuentes en mujeres que en hombres, debido a la anatomía del tracto urinario femenino: uretra más corta y el ano muy cerca de la vagina y la vulva. En los hombres es más frecuente en edades más avanzadas, debido a problemas de próstata.

Conocido como un potente bactericida, este antibiótico es una de las opciones más eficaces y comercializadas recientemente. En este artículo te explicamos para qué sirve Monurol (Fosfomicina trometamol), cómo se toma y qué efectos secundarios puede provocar el consumo de este medicamento. También hablaremos de las dosis recomendadas y del precio de sus formatos.

  • Cistitis de luna de miel: ¿por qué hay orinar después del sexo y no antes?

Monurol: ¿qué es y para qué sirve?

El Monurol es un fármaco que pertenece al grupo de los medicamentos antibióticos. Sirve para el tratamiento de infecciones de las vías urinarias. El principio activo de este fármaco se llama fosfomicina trometamol, que es una sustancia derivada del ácido fosfónico (un compuesto químico con propiedades antibiotícas de amplio espectro).

La fosfomicina trometamol actúa en una de las primeras etapas de la sintetización de la pared bacteriana mediante el bloqueo de una enzima que es esencial en el proceso de formación de las bacterias: la enolpiruvil transferasa. Es decir, la fosfomicina trometamol (y por ende el Monurol) sirve como un bactericida, ya que impide el crecimiento del virus.

Algunos patógenos (agentes que causan enfermedades) que la fosfomicina bloquea son los siguientes: E. coli, Proteus, Klebsiella, Enterobacter, Staphylococcus y Streptococcus. Todos ellos son las cepas bacterianas que causan las infecciones de orina más comunes, como la cistitis y la uretritis no gonocócica.

El Monurol se prescribe para tratar infecciones no complicadas relacionadas con la orina y con bacterias sensibles a la fosfomicina, aunque no sirve para tratar infecciones víricas como la gripe. También puede pasar que se estén generando bacilos altamente resistentes a la fosfomicina trometamol.

Algunos ejemplos de esas bacterias súper resistentes son las pseudomonas, el enterobacter, el proteus y el indol-positivos, y son recurrentes en ancianos y en pacientes que permanecen en cama. En estos casos el Monurol también tiene resultados efectivos, pero se tiene que administrar en mayor dosis.

  • Blastoestimulina: qué es, para qué sirve y precio

Cómo se toma y precio

De momento Monurol tiene una sola presentación: en sobres con granulado para disolver en una concentración de 2 o 3 gramos. Esto puede ser visto como una ventaja porque su administración resulta muy sencilla.

A continuación veremos con detalle algunas sugerencias para tomarlo, junto con el precio de este antibiótico. Cabe tener en cuenta que no se comercializa sin receta o prescripción médica, al menos en España.

Granulado en sobres de 2 o 3 gramos

El Monurol se administra por vía oral y se comercializa por los laboratorios Zambon . Se encuentra en sobres de 2 o 3 gramos de fosfomicina por sobre y puede ser de uno o dos sobres.

Los medicamentos que se toman oralmente suelen absorberse rápidamente, aunque en el caso del Monurol la absorción se vuelve más lenta cuando se combina con alimentos. Por esa razón se recomienda tomarlo con el estómago vacío o después de 2 horas de haber comido y preferiblemente antes de ir a la cama y con la vejiga libre.

Se vende por un precio aproximado que va de los 6 a los 12 € (más o menos de 9 a 18 dólares americanos) en envases que contienen 1 o 2 sobres con un granulado listo para disolver en agua.

Monurol y otros medicamentos similares se usan para tratar cistitis e infecciones urinarias.

Dosis recomendada en adultos y adultos mayores

Aunque siempre es importante consultar al médico antes de iniciar un tratamiento, en términos generales los adultos que tengan infecciones de orina pueden tomar un sobre de Monurol 3g o 2g en una sola dosis. Cuál de las dos presentaciones tomar depende del tipo y gravedad de la infección.

En el caso de que exista una infección urinaria y la persona tenga una cirugía programada, lo que se recomienda es tomar 1 sobre de Monurol tres horas antes de la intervención y 24 horas después.

Por último, en el caso de adultos mayores o de infecciones más graves (aquellas provocadas por bacterias muy resistentes al medicamento) se pueden tomar 2 sobres de Monurol en el transcurso de 24 horas.

Los signos y síntomas suelen desaparecer entre 2 y 3 días después de la toma del medicamento. Si persisten por más días se recomienda consultar al médico, ya que pueden producirse fallos en el tratamiento si hay inflamaciones previas.

  • Ibuprofeno: efectos terapéuticos y secundarios

Efectos secundarios y contraindicaciones

Otra de las razones por las que el Monurol ha sido muy valorado es porque puede administrarse durante el embarazo, pero sólo bajo control médico estricto. Además, se ha encontrado que una pequeña cantidad del principio activo puede excretarse por la leche materna, con lo cual se recomienda tomar este medicamento siempre que el médico considere favorable el balance beneficio/riesgo.

Entre los efectos secundarios más comunes se encuentran reacciones frecuentes como diarrea, náuseas, inflamación de la vagina y vulva, dolor de cabeza y mareo. Los efectos poco frecuentes pueden ser vómitos, dolor abdominal, erupción cutánea, urticaria y prurito en la piel.No obstante, en casos específicos puede haber reacciones alérgicas graves como anafilaxia, por lo que es necesario estar seguros de que no somos alérgicos a la fosfomicina.

Monurol está contraindicado en casos de hipersensibilidad a la fosfomicina o alguno de los componentes de monurol, en casos de insuficiencia renal grave, en pacientes con hemodiálisis y en menores de 6 años. Asimismo Monurol está contraindicado en niñas y niños menores de 6 años y contiene sacarosa (azúcar) por lo que deben tomarse precauciones si lo quiere tomar una persona con diabetes, intolerancia hereditaria a la fructosa, malabsorción de glucosa o galactosa.

El principio activo se elimina a través de la orina, aunque permanece hasta 36 horas después de la toma, por lo que se recomienda tomar mucha agua en el caso de haber ingerido más dosis de las necesarias para favorecer su eliminación.

  • Amoxicilina: qué es, para qué sirve y efectos secundarios

Antibióticos para tratar la infección de orina

Monurol es uno de los medicamentos antibióticos más eficaces en el tratamiento de las infecciones de las vías urinarias, que se producen a causa de la entrada de patógenos en la vejiga u otras estructuras del tracto urinario.

La infección urinaria más habitual es la cistitis, que afecta precisamente a la vejiga. El tratamiento de esta clase de infecciones suele incluir la aplicación de Monurol u otros medicamentos que contengan fosfomicina trometamol, o bien otros tipos de antibióticos -por ejemplo la amoxicilina.

No obstante, Monurol (2 g o 3 g) sólo se recomienda en casos de infección de orina no complicada. Los casos más graves se tratan mejor con otros medicamentos, y en cualquier caso siempre es importante consultar a un médico.

  • Urbason (Metilprednisolona): qué es y efectos secundarios

Referencias bibliográficas:

Iker, lector y socio de eldiario.es, nos relata una situación un tanto habitual en un correo electrónico y nos plantea la subsiguiente cuestión: «el otro día entré en una farmacia del centro de Vitoria y la persona que tenía delante en la cola estaba discutiendo con el farmacéutico si le daba o no una caja de antibióticos a pesar de que no tenía receta. Al principio el farmacéutico se negaba asegurando que está prohibido vender antibióticos sin receta, pero la persona insistía en que le dolía una muela, que ya tenía hora con el dentista para dentro de dos días y que este le había dicho por teléfono que comenzara a tomar el antibiótico».

«Al final», prosigue Iker, «el boticario acabó cediendo, aunque le avisó que se la jugaba. Yo me quedé con la pregunta en la cabeza: ¿está realmente prohibido dispensar antibióticos sin receta o es un cuento para que pases a la fuerza por el médico? Lo digo porque cuando compro las pastillas para dormir me hacen presentar la receta del médico, se la quedan y me piden el DNI, pero alguna vez que comprado antibióticos con receta, ni me han pedido el DNI ni me se han quedado la receta. Vamos, que me hubiera podido ir con ella a otra farmacia y volverlos a comprar».

En efecto, este tira y afloja entre cliente y dependiente de farmacia no es raro, y todos nos hemos encontrado alguna vez con que hemos medido mal los antibióticos necesarios y nos hemos quedado cortos a mitad de tratamiento, por lo que hemos tenido que rogar en la farmacia que nos creyeran y conseguir la ansiada caja. A veces lo hemos logrado y otras no, pero las dudas sobre si la prohibición es o no real seguramente no las habremos disipado.

Aldo Rignone

Lo que dice la ley

Por eso hemos acudido internet para averiguar qué dicen leyes sanitarias españolas a este respecto. La primera referencia es la Ley 29/2006, de 26 de julio, de garantías y uso racional de los medicamentos y productos sanitarios. En la misma puede leerse la siguiente frase: «La receta médica se configura como una auténtica garantía de servicio profesional para el paciente, por lo que el farmacéutico dispensará con receta aquellos medicamentos que la requieran y no podrá prescribir por sí mismo un medicamento que precise de receta médica…»

Sin embargo, está ley fue derogada en 2015 y sustituida por Real Decreto Legislativo 1/2015, de 24 de julio, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley de garantías y uso racional de los medicamentos y productos sanitarios. En el texto refundido desaparece la anterior frase y se sustituye por: «El farmacéutico dispensará con receta aquellos medicamentos que la requieran. Dicho requisito deberá especificarse expresamente en el embalaje del medicamento». Pero no dice expresamente: «y no podrá prescribir por sí mismo un medicamento que precise de receta médica». Es decir que la ley no disipa totalmente las dudas.

Acudimos entonces a una farmacia del centro de Barcelona, la Farmàcia Universitat, para que nos aclararen qué obligaciones tienen. Quien nos atiende prefiere que no aparezca su nombre. Nos explica que «está igual de prohibido dispensar antibióticos que, por ejemplo, benzodiacepinas, que se usan para dormir y pueden crear adicción». Nos asegura, además, que la prohibición de dispensar medicamentos sin receta se extiende a más productos que los antibióticos o los psicotrópicos con peligro de adicciones.

Aldo Rignone

Ibuprofeno, también prohibido

«Por ejemplo, no se puede dispensar ibuprofeno sin receta médica, ni tampoco paracetamol», expone. De hecho asegura que los medicamentos que solo se pueden dispensar con receta tienen un pequeño lunar en la caja; este, según la técnica, puede ser solo su contorno circular o estar coloreado en función del tipo de medicamento que se trate.

Pero la técnica de la farmacia también reconoce que a pesar de lo que dice la ley, no se ejerce el mismo control sobre los fármacos psicotrópicos que sobre antibióticos o antiinflamatorios. «Para los primeros existe un registro de entrada y otro de salida, de modo que el flujo tiene que estar perfectamente trazado y entrado en el ordenador, además de constar la persona que los ha comprado, su DNI y la receta que trajo», aclara. También asegura que cualquier anomalía a este respecto es inspeccionada.

«En cambio respecto a los antibióticos, por ejemplo», añade, «aunque rige exactamente la misma prohibición, lo cierto es que Sanidad no exige que se controle las unidades que entran ni las que salen, así como tampoco las recetas ni la identidad de quién los compra». Finalmente matiza que «esto no quiere decir que un día pueda caerte una inspección o que de repente empiecen a exigir los datos, pero de momento no lo hacen».

Así que respondiendo a Iker, sí está prohibido recetar antibióticos por la misma ley que los psicotrópicos, pero el control que se ejerce para constatar que se cumple la ley no es, ni de lejos, el mismo.

DINOS QUÉ TEMAS TE INTERESAN

En ConsumoClaro estamos centrados en informarte de aquello que te interesa y, por tanto, queremos abrir un canal para que puedas comunicarte con nosotros y orientarnos sobre tus preferencias. Si quieres que investiguemos o hablemos de algún tema en especial, puedes escribirnos a [email protected]

Introducción

No tome Monurol

– Si es alérgico al principio activo o a cualquiera de los demás componentes de este medicamento (incluidos en la sección 6).

– Si padece una enfermedad grave de los riñones.

– Si se encuentra sometido a hemodiálisis.

– Pacientess menores de 6 años.

Advertencias y precauciones

Consulte a su médico o farmacéutico antes de empezar a tomar este medicamento

– Antes de la administración de fosfomicina se investigará en el paciente la posible existencia previa de manifestaciones de reacciones alérgicas a la fosfomicina.

– Durante el tratamiento con fosfomicina se pueden producir reacciones de alérgicas que pueden ser graves . En caso de producirse, se debe interrumpir el tratamiento con fosfomicina e instaurar el tratamiento médico adecuado.

– Se han observado casos de diarrea asociada a antibióticos con la mayoría de este tipo de medicamentos y con distintos grados de gravedad. En caso de diarrea grave, persistente y/o con presencia de sangre en las heces, durante o después del tratamiento con fosfomicina, deberá consultar al médico inmediatamente ya que podría requerir la instauración de un tratamiento específico a la mayor brevedad.

– Si tras el tratamiento con este medicamento, al cabo de 2 ó 3 días algunos de los síntomas locales persisten, no es indicativo de fallo terapéutico, sino que puede deberse a la inflamación previa

Toma de Monurol con otros medicamentos

Comunique a su médico o farmacéutico que está tomando, ha tomado recientemente o podría tener que tomar cualquier otro medicamento.

Fosfomicina (trometamol) no debe tomarse con metoclopramida, ya que puede interferir la actividad de la fosfomicina y reducir su absorción.

Otros fármacos que aumentan la motilidad del intestino también puede producir un efecto similar. Se han observado casos de aumento de la actividad anticoagulante en pacientes tratados con antibióticos, principalmente con determinadas clases de éstos: fluoroquinolonas, macrólidos, ciclinas, cotrimoxazol y ciertas cefalosporinas.

Toma de Monurol con alimentos y bebidas

Se recomienda administrar el tratamiento con el estómago vacío, o bien 1 hora antes de ingerir alimentos, o bien 2 horas después de ingerirlos, ya que éstos pueden retrasar la absorción de la fosfomicina.

Embarazo y lactancia

Si está embarazada o en periodo de lactancia, cree que podría estar embarazada o tiene intención de quedarse embarazada, consulte a su médico o farmacéutico antes de utilizar este medicamento.

Actualmente no se considera adecuado el tratamiento en régimen de unidosis de las infecciones del tracto urinario en mujeres embarazadas.

.

El medicamento pasa a la leche materna en cantidad reducida tras la administración de una única inyección. Por consiguiente, se puede utilizar la fosfomicina (como trometamol) en una dosis oral única, durante la lactancia.

.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *