0

Moscas volantes ansiedad

4.9 / 5 ( 18 votos )

Miodesopsias Por Ansiedad

Últimamente se ha escuchado mucho hablar sobre las miodesopsias por ansiedad, y que si los altos niveles de estrés a los que nos sometemos a diario, pueda estar ocasionando el aumento registrado de casos de miodesopsias o moscas flotantes.

Ciertamente los altos niveles de ansiedad ocasionan en nuestro cuerpo, más cambios de los que podemos imaginar.

De hecho cuando sentimos ansiedad constantemente, los miles y miles de procesos internos que el cuerpo realiza de forma automática (sin que siquiera nos demos cuenta), se hacen más lentos y esto definitivamente que nos causas otros problemas y enfermedades.

Aparecen Las Miodesopsias Por Ansiedad?

También te puede interesar:Tratamiento Natural Para Las Moscas Volantes o Miodesopsias

Hablando acerca de las miodesopsias por ansiedad específicamente, hasta la fecha no se ha encontrado una relación directa entre la ansiedad, el estrés y las miodesopsias o moscas flotantes.

Sin embargo una de las recomendaciones principales para combatir las miodesopsias en los ojos, es practicar hábitos de vida saludable, lo que directamente disminuirá los niveles de ansiedad de la persona.

Lo que sí es muy cierto y está comprobado, es que la ansiedad contribuye a que un problema de miodesopsias existentes en la persona, se agrave aún más, si no es tratado de forma integral.

Si estás padeciendo de miodesopsias o moscas flotantes en los ojos, es necesario que atiendas esta condición tan pronto como puedas, para evitar las futuras complicaciones que pueden surgir, y que solamente hacen más difícil la solución del problema

La realización de ejercicios físicos regularmente, así como el llevar una alimentación con elementos y suplementos específicos, hará que los niveles de ansiedad bajen y el problema de miodesopsias se elimine.

Hay también procedimientos quirúrgicos que pueden eliminar las miodesopsias de tus ojos, como por ejemplo la Vitrectomía (clic aquí para ver cómo es una Vitrectomía) sin embargo si no se ataca la raíz del problema, con el tiempo las moscas flotantes volverán a aparecer en tu visión.

Si te ha gustado este artículo sobre miodesopsias por ansiedad, por favor compártelo!

ResúmenMiodesopsias o Moscas Flotantes Miodesopsias Por Ansiedad Descripción Últimamente se ha escuchado mucho hablar sobre las miodesopsias por ansiedad, y que si los altos niveles de estrés a los que nos sometemos a diario. Gilberto Estrada Gilberto Estrada Autor MoscasEnLosOjos.com

Enlace Patrocinado

¿Por qué se producen manchas en la visión?

¿Qué son?

Las manchas en la visión, también llamadas moscas volantes o en su nombre médico miodesopsias, aparecen como pequeñas motas, círculos o hebras que flotan en nuestro campo visual.

Aunque estas pequeñas motas parecen estar frente al ojo, en realidad flotan en el interior de éste. No se corresponden con objetos externos reales y generalmente se mueven con los movimientos del globo ocular, aunque también se desplazan por sí solos.

Las moscas volantes se perciben más notablemente en situaciones de contrastes intensos como pueden ser un fondo claro, el cielo despejado o una página en blanco.

Las miodesopsias se originan en el vítreo, una sustancia similar a un gel que llena la porción posterior del globo ocular. Algunas veces las proteínas que se encuentran en el vítreo forman grupos o se aglomeran, al aumentar de tamaño se perciben como manchas o moscas volantes. Este proceso ocurre más comúnmente como resultado del envejecimiento, que causa la reducción del vítreo, con pérdida de agua, disminución del volumen y la agregación de sus proteínas perdiendo la transparencia.

Son el resultado de la presencia de opacidades que se forman en el humor vítreo y que con el paso de la luz, proyectan su imagen sobre la retina, la cual percibimos como una sombra.

La contracción del vítreo que está anclado a la retina, puede conducir a una separación de estas dos estructuras originando un desprendimiento posterior del vítreo. Es muy común en personas mayores y no es nocivo en sí mismo, sino un proceso fisiológico; sin embargo, aumenta el riesgo de desprendimiento de retina.

El desprendimiento de retina es una patología que pone en peligro la visión del paciente y en la que la retina, la capa sensorial que capta la luz que llega a nuestro ojo, se desprende de la coroides. El desprendimiento de retina ocurre sin dolor, y su síntoma distintivo es un aumento repentino en la visión de manchas , luces intermitentes o una sombra en el campo visual.

La observación de manchas en la visión o moscas volantes generalmente no indica una condición médica grave. Sin embargo, un aumento repentino puede indicar un desprendimiento de retina.

Ver manchas puede ir acompañado de otros síntomas, como pueden ser un dolor de cabeza, destellos de luz o síntomas oftalmológicos que pueden indicar una condición urgente :

– Puntos ciegos

– Visión borrosa o doble

– Área oscura y sombría en su visión periférica

– Aparición repentina de luces intermitentes en su visión

– Incremento permanente y repentino de objetos flotantes o manchas en su visión.

Para diagnosticar su condición, su médico o profesional autorizado de atención médica le hará varias preguntas relacionadas con sus puntos de visión o flotadores, que incluyen:

– ¿Hace cuánto tiempo ha estado viendo manchas en la visión?

– ¿Ha notado algún aumento repentino en la cantidad de manchas?

– ¿Está observando destellos de luz?

– ¿La observación de las manchas se produce en ambos ojos o sólo en un ojo?

– ¿Está usted tomando alguna medicación?

– ¿Cuántos días lleva con estos síntomas?

– ¿Tiene otros síntomas, particularmente otros síntomas que afectan sus ojos o visión?

Una vez que se diagnostica la causa subyacente, es importante que siga el plan de tratamiento que su profesional de atención médica elabora específicamente para reducir el riesgo de posibles complicaciones, incluida la pérdida de la visión o la ceguera.

Causas y Factores de Riesgo

Se han identificado como principales factores predisponentes el envejecimiento fisiológico del humor vítreo y la miopía. En cualquier caso, no se ha conseguido identificar con precisión la relación causa efecto, dado que los factores indicados no explican de por sí la aparición y la progresión de las moscas volantes.

También destacan como factores de riesgo, la diabetes, el desprendimiento posterior del vítreo, los traumatismos, las cirugías oculares etc …

En una proporción mucho menor, las miodesopsias pueden aparecer en mujeres embarazadas, pacientes migrañosos e incluso pacientes con depresión, ansiedad o estrés.

Tratamiento

En la mayoría de los casos, las miodesopsias se consideran una circunstancia normal e inocua, que no compromete la visión. Si la cantidad de opacidades no es muy numerosa y no limita la visión, generalmente el paciente suele habituarse a ellas pero, a pesar de ello, algunos pacientes se sienten molestos e incómodos con ellas.

Actualmente no existe un tratamiento médico, para eliminar estas manchas volantes aunque, si el caso fuese extremo y las opacidades móviles impidiesen la visión o se convirtiesen en un problema real para el paciente, puede estar indicado la realización de una intervención quirúrgica llamada Vitrectomía.

Es un tratamiento quirúrgico mediante el cual se sustituye el humor vítreo (donde se encuentran estas opacidades) por una solución salina estéril. Esta opción se lleva a cabo como última alternativa y en pacientes que se encuentran incapacitados para realizar una vida normal.

Prevención

– Evitar los traumatismos y aquellos deportes de contacto que puedan suponer un riesgo para su cabeza como pueden ser: boxeo, artes marciales, baloncesto, fútbol…

– Prevenir la exposición al sol intenso sin gafas de sol con un filtro adecuado, ya que los rayos UV-A y UV-B aceleran el proceso de envejecimiento celular, fibras del cristalino y degeneración del ácido hialurónico del vítreo

– Evite el uso excesivo de medicamentos

– Tenga una vida saludable con una dieta equilibrada en frutas, verduras y baja en calorías, ya que se ha demostrado que la causa más frecuente de miodesopsias es el envejecimiento fisiológico del humor vítreo y por tanto, el paso del tiempo.

– Preste atención a cambios leves en su visión y acuda a su oftalmólogo ante cualquier duda.

Dr. Alfonso Martínez de Carneros Llorente

TEORIZANDO SOBRE LAS MIODESOPSIAS

Las miodesopsias las podría englobar dentro del campo de los fenómenos/enfermedades porculeras (junto a otras tantas como los tinnitus, la diabetes insípida o el vitíligo). Es decir, aquellas entidades que no te van a restar años de vida ni te van a oscurecer en exceso tu calidad de vida; sin embargo ahí estarán para recordarte lo majas que son un día si y otro también.

Pues estas miodesopsias (también llamadas moscas flotantes), son las porculeras del mundo de la oftalmología. Un mundo al que particularmente le tengo un profundo respeto (diría que el campo de complicaciones de la diabetes que más miedo me da).

Hoy te vengo a hablar de miodesopsias con una teoría extensa. Pero también con una parte personal. Y el motivo es que han venido para quedarse conmigo una larga temporada.

Como es un tema largo, te dejo mi clásico aporte musical por si quieres hacer más amena la lectura.

Comenzamos.

Lo primero que hay que tener en cuenta de estas «amigas», es que se engloban en el campo de los fenómenos entópticos (es decir, son efectos visuales derivados de las diferentes estructuras del ojo). Es importante diferenciar esto de las ilusiones ópticas, en las que hay un efecto derivado de una interpretación por parte del cerebro (y que puede ser típico en patologías como la migraña).

Partiendo de este punto, dicho vocablo difícil de pronunciar viene a definir una alteración de la visión donde un conjunto de manchas, puntos o filamentos opacos; quedan suspendidos en el campo visual. Tienen algunas características que es importante definir:

  • Se mueven cuando las seguimos con los ojos y tienden a desaparecer. Esto es tan sencillo como que se encuentran flotando en el tranquilo mar que supone el humor vítreo y por tanto van bailando al son de las olas (metáfora que no viene a cuento).
  • Son más visibles cuando nos encontramos en ambientes muy luminosos. La luz de gran intensidad, los fondos blancos, los grandes contrastes…harán que las pillemos infraganti. Imágenes clásicas como la de la foto de arriba ilustran muy bien el tema.
  • Presentan una morfología muy variada. Un estudio de Overdam y col., estableció un sistema de visualización y clasificación de las miodesopsias muy interesante en relación a los dibujos que realizaban los participantes. Crearon cuatro grupos y establecían un control y cuidado exquisito en aquellos pacientes que visualizaban figuras relacionadas con los dos últimos grupos. En muchos estudios consultados se habla también de una entidad conocida como anillo de Weiss (y que los pacientes habitualmente describen como una sombra circular o semicircular). Es importante tenerla en cuenta por que está relacionada con complicaciones que veremos más adelante.

  • Son entidades habitualmente fisiológicas y normales en el proceso de envejecimiento, sin embargo; también pueden ser patológicas (sobretodo si se les suman otros síntomas). Con esto quiero evitar el estado de pánico al leer esta entrada. Me gusta que estés bien informado de todo lo que pueda estar relacionado con la diabetes, pero toma los datos con la tranquilidad de que este proceso no suele revestir importancia. Y para ilustrar este punto, un estudio de Webb y col., hablaba de una prevalencia del 76% en población entre 19 y 50 años (y ya te digo que aquí no se libra nadie: puede llegar al 100% de la población a medida que va aumentando la edad).

¿Por qué se producen las miodesopsias?

Como te comenté antes, el humor vítreo es como un gran mar dentro del globo ocular. Contribuye a mantener la forma del ojo y busca conseguir que la retina sea totalmente uniforme para que la recepción de imágenes sea nítida. Sin embargo, guarda una característica diferente al mar: tiene una consistencia gelatinosa. Se encuentra englobada entre los dominios del cristalino y la retina (superficie interna), de los cuales salen unos anclajes que mantienen estable la zona al unirla a la retina. A su vez, este gel está «controlado» por la llamada membrana hialoides; la cual es íntima amiga de la retina.

Como ves, el humor vítreo es básico; pero lo tenemos «enjaulado y protegido» como si de una bestia se tratase.

Aunque el humor acuoso está formado en un 99% por agua, contiene pequeñas cantidades de numerosos elementos (entre ellos colágeno, ácido hialurónico e iones). Con el tiempo, este sufre una degeneración y sinquisis o licuefacción que hace que ese colágeno que tenemos en pequeñas cantidades se aglomere y forme las famosas moscas que flotan. Esto se explica ya que el humor vítreo va pasando de gelatinoso a líquido con el paso de los años.

Hay que ver a las miodesopsias como un proceso natural resultante del envejecimiento. Míralo igual que el desgaste de una rodilla o la hipermetropía clásica de nuestras madres. Al margen de su principal motivo, es una entidad que está relacionada con los siguientes supuestos:

Seguro que me dejo alguno, pero estos son los más reseñables. En un estudio también leí su relación con la exposición solar, pero al no encontrar esta asociación en ningún otro; lo dejo aquí al margen.

Pero siempre con el ojo puesto.

Tenemos que partir de la idea de que tenemos diabetes y por tanto un riesgo aumentado de desarrollar potenciales complicaciones oculares. Existe un gran desconocimiento de estos temas a nivel de usuario y seguramente la mayoría no pasan de saber la existencia de la retinopatía diabética. Sin embargo, hay muchas más situaciones a vigilar y conocer. Volviendo a las miodesopsias, aunque en la mayoría de los casos no deberías de preocuparte; tampoco lo deberías de dejar de mano. No está mal que comentes el caso con tu endocrina y te vaya solicitando una consulta con oftalmología (así ya te hacen el fondo de ojo y matas dos pájaros de un tiro). Pero lo dicho, con tranquilidad.

Sin embargo, si las miodesopsias se asocian a otras historias; tenemos un cantar diferente y aquí es donde estaría bien que visitaras las urgencias. Te cuento cuales:

  • Cualquier paciente diagnosticado de retinopatía diabética debería de acudir ante la presencia de miodesopsias.
  • Aumento súbito de miodesopsias.
  • Presencia asociada de fotopsias (hablaré de esto más adelante).
  • Pérdida o defecto del campo visual (en la foto ves un campo de visión normal…pues como si se fuera encogiendo).
  • Dolor ocular.
  • Ausencia de reflejo rojo. También conocida como reflejo de Bruckner, se consigue al utilizar un oftalmoscopio para transmitir la luz de las partes transparentes del ojo a la retina. En condiciones normales, debería de dar un reflejo rojo (similar a cuando te haces una fotografía con flash, seguro que te suena). Cualquier opacidad o asimetría es patológica.

Se que es difícil pero te pido que rebobines. ¿Te acuerdas que el humor vítreo estaba delimitado por una membrana y unas zonas de anclaje? Pues es importante reseñar que de todos los anclajes, el más débil es el que se localiza en la unión a la retina posterior. Esta área cercana al nervio óptico se conoce como área de Martegiani y es donde generalmente surgen los problemas.

Siguiendo con la fisiopatología, con el paso del tiempo se puede dar un efecto cascada. La licuefacción del gel a la larga puede dar lugar a que se desestabilice la membrana que recoge al humor acuoso ya que el propio gel disminuye. Esta se empieza a mover y genera contracciones sobre los anclajes (sineresis). En este punto hablaríamos ya de Desprendimiento de Vítreo Posterior (DVP).

Más adelante os hablaré un poco de esta entidad también súper relacionada al envejecimiento pero que no tiene tanto que ver con la diabetes (pero que puede derivar en problemas de retina, así que hay que saber del tema). Pero antes, un poco de salseo.

EL DÍA QUE EMPECÉ CON LAS DICHOSAS MOSCAS

Ya han pasado unos meses de aquel día. Era un atípico día de Junio en mi tierra (ya sabéis la de detrás del muro). Hacía una solana impresionante y yo metido en una asesoría para tramitar el tema de la **** ley de protección de datos de la web. Además, pegaba un sol cojonudo a través del enorme ventanal que daba a la salita donde me estaban dando la chapa con terminología de artículos y leyes.

Y de repente vi una especie de mota paseándose. Como muy bien definió un colega, parecía como si un píxel de una cámara se hubiera jodido; pero en este caso bailaba de un lado a otro. Venía y se iba. Recuerdo que me puse un tanto nervioso y durante un buen rato asentía con la cabeza pero con el coco en otra parte.

Cuando salí de la consultoría, me encontré una amiga con su hijo pequeño y le vi un mechón de pelo gris muy gracioso. Le pregunté que era y me dijo que era herencia del padre. La verdad que le quedaba de vicio, «va a ser todo un ligón de mayor» le dije en broma. Al final me puse a buscar y descubrí una condición genética llamada poliosis. Se que esto no viene a cuento, pero me resultaba interesante que lo conocieras.

El caso es que durante un rato se me olvidó. Al llegar a casa me puse a buscar y di con el supuesto problema. Al mismo momento y al ver que parecía «normal», le fui a preguntar a algún familiar si lo tenia. Dio la casualidad que las tenía mi padre. También pregunte a una persona de confianza de Instagram que también me indicó que era normal y no me preocupara. Con ello ya me quede más tranquilo.

Sin embargo y para no pillarme los dedos, llamé a mi endocrina. Me dijo que no debería de revestir importancia y más siendo miope, pero que me pediría una cita con oftalmología (para el famoso 2×1 que os comente antes). Cual fue mi sorpresa que a la semana me llega la carta. Cita para diciembre…casi nada.

Comencé a adaptarme a ellas. A estas alturas ya las tenia muy fichadas, eran dos. No os mentiré, me había acostumbrado a estar con ellas; pero tenía la sensación de que esta película no se terminaría hasta que fuera a al señor de los ojos y me mirase a fondo.

Decir en este punto que las miodesopsias no tienen tratamiento, al menos uno sencillo y seguro. En casos en los que el número de moscas sea excesivo o enturbien mucho la visión, se puede optar por técnicas como la vitrectomía, la vitreolisis farmacológica o la vitreolisis con laser Nd-YAG. Sin embargo, hay que tener muy en cuenta el riesgo/beneficio ya que no dejan de ser intervenciones complicadas y que en muchas ocasiones tampoco dan lugar a soluciones definitivas. Como «soluciones» para aliviar a los que se obsesionen con ellas, tenemos la de evitar zonas muy iluminadas o usar gafas de sol al salir a la calle.

Si hay algún valiente en la sala, le dejo esta intervención por Youtube. Espero que sea lo más cercano a un tiroteo que te encuentres nunca (el que entre sabrá por que lo digo).

Pasaron los meses y llegó un día clave: salía de casa para ir a trabajar de noche con todas las farolas iluminadas. De repente me fijo en ellas y me vienen como si fueran fogonazos. Una sensación como si los haces de luz que emitían estuvieran ampliados y distorsionados. Esto también me pasó con las luces de los pisos que se ven desde las vistas de mi servicio en el HUCA. Sin duda, una sensación muy rara.

El caso es que ya había anticipado el plan por si pasaba esto.

Volvemos a saltar a la teoría.

¿EL ÚNICO DESPRENDIMIENTO QUE NO ASUSTA?

El desprendimiento de vitreo posterior (DVP), es también una consecuencia directa de todo lo que habíamos hablado antes. A medida que el humor vítreo pasa de ser una gelatina a una balsa de agua, la membrana que lo contiene (y que de inicio es fija), comienza a bailar y a generar contracciones en la región (afectando principalmente a la retina). Esto genera el famoso síntoma conocido como fotopsia.

La fotopsia se define como la sensación de visión de luces o destellos que pueden incluso percibirse con los ojos cerrados. La gente las describe como haces, chispas o relámpagos.

Causas hay muchas: DVP, degeneración macular, migraña, hipo-hiperglucemia, insuficiencia vertebrobasilar, retinitis pigmentosa, movimientos valsalba (como la tos), etc. Pero la más frecuente se le atribuye a la DVP.

La DVP se define como un «proceso degenerativo» que se caracteriza por la condensación de las fibrillas del gel vítreo y su licuación, dando lugar a cavitaciones en el gel que con el tiempo pueden favorecer una separación con la retina. El vítreo puede separarse por varios puntos y si lo hace a nivel del nervio óptico, genera el famoso anillo de Weiss. Este es un conjunto de células gliares que acaban flotando en la retina y pueden ser un poco puñeteras.

No quiero pararme mucho más en este tema, solo recuerda tres cosas: está muy relacionado con la edad, es benigno/fisiológico y es difícil que termine en un desgarro. También es interesante comentar que en principio no requiere tratamiento. La diabetes de por si no es un factor que favorezca su presencia, pero si eres diagnosticada de ello; no está de más que te revises con cierta asiduidad (no te sabría decir si una o dos revisiones al año, no obstante; eso ya es tema de tu oftalmólogo).

A las muy muy malas, la DVP podría generar hemorragias vítreas y desgarros. Estos ya serían muy peligrosos por que harían que el humor vítreo saliera de su jaula y entrada en la región de la retina produciendo un desprendimiento de la misma (cuyo principal síntoma sería la aparición de una «cortina» en el campo visual).

Se que soy un pesado pero vuelvo a insistir: hoy te cuento todo esto para ilustrarte y aumentar tus conocimientos. Pero nada de dramas ¿eh? La educación es poder y nos da la razón para no volvernos locos en esta vida.

Vamos a ponerle punto y final a la historia.

UNA VISITA AL MATASANO CUANDO UNO ESTÁ «ASUSTADO»

Tras hacer la noche, no quise perder más tiempo. Así que me planté en las urgencias del HUCA. He de decir que el trato fue excelente (aunque no te voy a negar que a la plantilla de enfermería ya la conocía).

Primero me vio la R3 que estaba en urgencias. Me hizo una batea rápida con sus preguntas, un examen de agudeza visual y otro examen con lámpara de hendidura (prueba especifica para ver la cornea y valorar la presencia de lesiones/ulceras en la zona).

Tras esto, llamaron a la oftalmóloga. Me vino a ver una chica jovencina, de mi quinta; un chapo de tía. Me hizo el fondo de ojo con mucho esmero y después lo amplió con una lente que no había visto en mi vida (no me hagáis mucho caso, pero creo que se llama lente triespecular de Goldmann).

Al final, máxima tranquilidad. Ambos ojos estupendos sin el mínimo rastro de alteración. Las miodesopsias me las asocio a la miopía (me contó que ella también era miope y las tenía). En cuanto a la supuesta fotopsia, me dijo que igual podía ser algún efecto refractario de mis lentes de contacto (¿por aumento de las dioptrías?). Alguna persona me comentó de la migraña oftálmica. No me volvió a pasar, así que todo queda en un misterio.

Por último, me comentó que había hecho bien en acudir ante la duda y que le dejaría todo bien escrito a la doctora que me viera en la revisión de diciembre.

La vivencia que da educación Clic para tuitear

Y con esto ponemos fin a una nueva entrega donde la vivencia hace la propia educación. Espero vuestros comentarios sobre el tema, ¿tenéis miodesopsias? ¿qué experiencia tenéis con ellas?

Recordarte como siempre, que puedes suscribirte a mi web para no perderte ni una de mis nuevas publicaciones (y con regalo incluido). Te lo dejo por aquí.

Y para terminar, decirte que si quieres leer algo más sobre nuestros queridos ojos; tienes una muestra de ellos por aquí.

A por esos controles perfectos.

Las miodesopsias, conocidas popularmente como “moscas volantes” o “cuerpos flotantes”, son un defecto ocular que consiste en la aparición en el campo visual de puntos o manchas de diferentes formas, tamaños y espesor. Pese a la aparatosidad de los síntomas, se trata de una circunstancia extraordinariamente frecuente (se calcula que 7 de cada 10 personas las padece en algún momento de su vida), la cual no suele revestir ningún tipo de gravedad, no comprometen la visión ni son el preludio de una enfermedad grave, aunque sí pueden resultar muy molestas para el paciente.

Características de las miodesopsias

Las principales características de las moscas volantes y que de hecho las diferencian de los síntomas de patologías más serias y preocupantes son:

  • Estas manchas no permanecen quietas, sino que se mueven alrededor de la visión, “como si flotasen”.
  • Se perciben, sobre todo, al mirar sobre fondos claros, brillantes e iluminados: el cielo, hojas de papel en blanco, una pared de color claro, la pantalla de ordenador, etc.
  • Aunque no es así siempre, se dan más frecuentemente en personas mayores y miopes con mucha graduación (miopes magnos).
  • Las miodesopsias suelen ser más visibles en estados de mucha fatiga, ansiedad o estrés.

¿Por qué ocurren?

Las miodesopsias aparecen cuando se producen cambios en el humor vítreo, un líquido gelatinoso que se encuentra entre la retina y el cristalino. Dichos cambios tienen lugar por múltiples causas (el envejecimiento, tener miopía o diabetes…) y el resultado es la formación de condensaciones u opacidades de este humor vítreo.

Cuando la luz pasa por estas irregularidades del humor vítreo se proyectan unas pequeñas sombras sobre la retina: las molestas moscas volantes, cuerpos flotantes o miodesopsias.

¿Se pueden prevenir?

En la mayor parte de los casos, la aparición de miodesopsias está asociada a la degeneración del humor vítreo. Esta degradación suele estar vinculada al envejecimiento, pero existen algunas rutinas o hábitos de vida que pueden retrasarla:

  • Mantener un estilo de vida saludable, realizando ejercicio físico moderado a diario, tomando agua en abundancia y respetando una dieta equilibrada.
  • Evitar los traumatismos en los ojos.
  • Evitar o reducir el consumo de ciertos medicamentos.

¿Existe tratamiento? ¿Cómo se tratan?

Actualmente no existe un tratamiento eficaz para eliminar las miodesopsias, ni en forma de medicamentos ni tampoco en el plano quirúrgico. Es cierto que existe una técnica llamada vitrectomía, que consiste en extraer el humor vítreo y habitualmente reemplazarlo con una solución salina. Sin embargo, tras esta opción el paciente puede presentar desprendimiento de retina o cataratas, entre otros problemas, por lo que este tratamiento únicamente está recomendado en unos pocos casos extremos. Normalmente, cuando las miodesopsias interfieren gravemente en la capacidad visual del paciente o existe alguna otra patología o complicación que afecta al humor vítreo.

Está demostrado que, aunque al principio resultan ciertamente molestas, la mayoría de personas se acostumbran a las moscas volantes de tal manera que el cerebro apenas acaba reparando en ellas. Además, en algunas ocasiones, las miodesopsias desaparecen al cabo de un tiempo de manera espontánea.

Manchas transparentes en el campo visual: ¿qué son?

Son diminutas, con formas esféricas o alargadas. La mayoría del tiempo son difícilmente perceptibles. Pero están ahí. Si te ha pasado, te preguntarás qué son esas manchas transparentes que ves en tu campo visual.
Su nombre científico es muscae volitantes, pero estas manchas transparentes son también denominadas como miodesopsias, moscas volantes o cuerpos flotantes. En este post te explicamos todo sobre esta patología ocular.

Así se ven las miodesopsias en el campo visual.

¿Qué son y qué las provoca?

En realidad, estas manchas visuales o cuerpos flotantes son fibras microscópicas que aparecen cuando la masa gelatinosa de nuestros ojos (humor vítreo) se vuelve más líquida con el paso del tiempo. Al pasar la luz, estas fibras proyectan su sombra en nuestra retina provocando opacidades.
Aunque explicado así pueda asustar un poco, en la gran mayoría de casos esta patología no suele revestir gravedad más allá de las molestias que puede llegar a ocasionar.

Características principales

  • Son más fácilmente perceptibles al mirar sobre fondos brillantes, iluminados o claros.
  • Es una patología visual muy común: 7 de cada 10 personas la padecerán en algún momento de su vida.
  • Las manchas se mueven alrededor de nuestro campo de visión, de ahí lo de ‘cuerpos flotantes’.
  • Las personas mayores y las personas con miopía de alta graduación son más propensas a padecerlas.
  • El estrés, los nervios y el cansancio hacen que las miodesopsias sean más visibles.

Acude a tu oftalmólogo si…

Si padeces miodesopsias, debes conocer estas señales de alarma y acudir lo antes posible a tu oftalmólogo si sufres alguna de ellas:

  • Las manchas aparecen de forma repentina.
  • Ves las manchas acompañadas de destellos de luz.
  • Las manchas se quedan inmóviles.
  • Notas que las manchas aumentan de tamaño enormemente.
  • Notas pérdida de visión lateral en los ojos.

Ante estos síntomas, tu oftalmólogo te realizará un examen del fondo del ojo para comprobar el estado de la retina y descartar la existencia de una enfermedad más grave.

Habitualmente no son peligrosas, pero…

Como ya hemos comentado anteriormente, en la mayoría de los casos las miodesopsias son inocuas y extrañamente son síntoma de problemas visuales importantes.
Aún así, te recordamos la importancia de revisarse la vista al menos una vez al año para tener bajo control cualquier problema que pueda afectar a tu salud visual. Si lo deseas, puedes reservar cita online para realizarte nuestra revisión visual premium tu óptica ALAIN AFFLELOU más cercana. Allí, nuestros ópticos te dirán si es necesario que comiences a usar gafas progresivas, graduadas o si tienes problemas visuales de otra índole.
Reservar cita

 

4.9 / 5 ( 16 votos )

Miodesopsias Por Estrés

Son tantas las complicaciones que provoca el estrés, que se está comentando mucho acerca de las miodesopsias por estrés.

Y aunque es una realidad que los altos niveles de estrés que vivimos diariamente, están ocasionando miles de enfermedades alrededor del mundo, esta vez revisaremos si existen o no argumentos para aseverar que se dan las miodesopsias por estrés.

El aumento vertiginoso de los casos de miodesopsias o moscas flotantes, ha llevado a que se relacione a las miodesopsias, con uno de los males comúnmente encontrados en las personas que sufren de miodesopsias, y es el estrés.

Sin embargo hasta este momento no se ha podido comprobar que el estrés sea una causa directa de la aparición de las miodesopsias en los ojos. Aunque debo decirte que lo que sí se ha podido probar, es que altos niveles de estrés en una persona que padece de miodesopsias, hace que el problema de las moscas flotantes empeore y sea más difícil de curar.

Ciertamente los altos niveles de estrés ocasionan en el cuerpo humano, más cambios de los que podamos llegar a imaginar. De hecho al sentir estrés frecuentemente, los procesos internos que el cuerpo realiza automáticamente (sin que nos demos cuenta), se hacen mucho más lentos y definitivamente que esto causa otros problemas y enfermedades en el organismo.

Aparecen Las Miodesopsias Por Estrés?

También te puede interesar:Tratamiento Natural Para Las Moscas Volantes o Miodesopsias

Como te he mencionado arriba, el estrés no causa el problema de miodesopsias, pero sí es un factor agravante y que puede provocar complicaciones severas en un cuadro de miodesopsias en los ojos.

Si sufres de miodesopsias en los ojo y de estrés, es necesario que trates el problema de forma integral, para poder eliminar esta condición tan desagradable e incómoda en la vista.

La realización regular de actividad física, la modificación de algunos hábitos alimenticios, así como la inclusión de algunos suplementos naturales específicos, te ayudarán a bajar el nivel de estrés en tu vida, y harán desaparecer las miodesopsias para siempre de tu visión.

Si te ha gustado este artículo sobre miodesopsias por estrés, no esperes más y compártelo con alguien!

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *