0

Nacho cano penelope cruz

Regresa Nacho Cano, el hombre que enseñó a amar a Penélope Cruz

El miembro de Mecano es la sorpresa de la próxima edición del festival musical Sonorama Ribera. Tras 22 años dedicado a los musicales y otros negocios, Nacho Cano vuelve a los escenarios y con ellos a sus inicios, cuando bebía las mieles del éxito con Mecano y compartía sus triunfos con la promesa del cine español, una jovencísima Penélope Cruz.

La mujer de Javier Bardem protagonizó un sonado romance con Nacho Cano a comienzos de los años 90. Entonces ella sólo era una joven de 17 años dispuesta a comerse el mundo y que encontró su primer trabajo interpretativo protagonizando el videoclip de La fuerza del destino, mítica canción de Mecano. Nacho Cano, entonces un reconocido músico a punto de cumplir los 30, cayó rendido a sus encantos y vivieron una apasionada relación que les llevó hasta Nueva York y Londres. En el año 1995, tras seis años juntos, pusieron punto y final a su romance.

La vida les llevó después por caminos muy diferentes (ella dio el salto a Hollywood, se casó con Javier Bardem y fue madre de dos hijos; él vive solo en Florida entregado a la música y el budismo) pero su relación es cordial. «Siempre he creído en ella cuando prácticamente era sólo yo el que creía en ella. Entonces, aunque sólo sea para afianzarme en que no estoy loco del todo, parte de sus premios me los merezco un poco. Me alegro mucho por ella porque su confianza en ella misma y su tesón han hecho posible que pelee en esa Liga».

Lea también: Javier Bardem y Penélope Cruz han convertido sus Oscar en dos lámparas de noche

Y es que Nacho Cano no sólo fue el amante de Penélope Cruz sino también su ‘padrino’: tras darle su primera oportunidad en el videoclip, movió hilos para que acompañara a Jesús Vázquez en La Quinta Marcha, el programa musical que duró tres años y que la hizo popular.

Penélope marcó un antes y un después en la vida de Nacho Cano, que se volcó en su música y en labores solidarias tras romper con ella. Tras la desintegración de Mecano, el músico se convirtió al budismo, se mudó a vivir a Miami y abrió el Bikram Yoga Spain Studio, donde se han puesto en forma desde Alejandro Sanz a Elsa Pataky o Paulina Rubio. Sigue una estricta dieta vegetariana y su última relación conocida fue con la periodista Cristina Arámbari en 2012. Ahora, tras 22 años lejos de los escenarios, regresa como cabeza de cartel de Sonorama, el festival musical que se celebrará del 7 al 11 de agosto en Aranda del Duero. Allí recuperará algunas de las canciones más míticas de Mecano, las mismas que le cantó a Penélope cuando pensaron que su amor sería eterno.

Los 40 de Penélope Cruz, la niña de Alcobendas que conquistó Hollywood

28/04/2014 05:00

Nuestro metro 68 centímetros más internacional cumple cuarenta años. La hija de una peluquera que llegó a la meca del cine es hoy un valor en alza para cualquier marca publicitaria, una mujer que ha conquistado su vida profesional a base de tesón y que no siempre ha resultado simpática a los ojos de la prensa española. “Nunca olvida su origen pero a veces se toma su carrera demasiado en serio. Es algo que también dicen aquellos que la rodean”, afirma a Vanitatis una persona cercana a su oficina de representación. Nacida en la localidad madrileña de Alcobendas hace ahora cuarenta años, ‘Pé’ fue bautizada a raíz de la famosa canción de Serrat y ya en el colegio Juan XIII, la mujer de Javier Bardem soñaba con el séptimo arte sin imaginar que, algún día, llegaría a tener su propia estrella en Sunset Boulevard.

Penélope Cruz junto a Nacho Cano (Gtres)

A los quince años, mientras otras chicas de su edad fantaseaban con las heroínas de Disney, ella se convirtió en fan declarada de la Victoria Abril secuestrada por Banderas en Átame, su primer nexo de unión con un Almodóvar que, años más tarde, se convertiría en una especie de padrino para ella regalándole personajes como la Raimunda de Volver o jovencitas en el límite de la dulzura y la racialidad en Carne Trémula, Todo sobre mi madre y Los abrazos rotos. El manchego es fan declarado de sus grandes ojos y su cuerpo menudo, además de gran amigo del matrimonio Bardem Cruz. Sin embargo, antes de que la gloria, Almodóvar y el Oscar llamasen a su puerta, Penélope tuvo mucho que trabajar. Primero fue una alumna de ballet que soñaba con bailar en grandes teatros piezas como el Cascanueces. Su profesora de entonces, Ángela Garrido, la recuerda como una niña “muy educada y muy modosita. Era muy normal y a su madre le hacía mucha ilusión que llegase a bailar algún día danza clásica ante un público numeroso” Cuando en 2009 ganó el Oscar por Vicky Cristina Barcelona, Garrido fue objeto de la atención de la prensa. “Me llamaron hasta de publicaciones extranjeras para que les hablase de ella”.

Penélope besa su Oscar por ‘Vicky Cristina Barcelona’ (Gtres)Después de aquello llegó La quinta marcha en Telecinco, al lado de Jesús Vázquez. Se trataba de un programa musical para adolescentes en el que ya era notorio su desparpajo ante la cámara. Todavía no había llegado a su vida Nacho Cano, al que conoció en pleno rodaje de La fuerza del destino, en 1990. El excomponente de Mecano la imbuyó de otro tipo de creencias gracias a sus viajes en común a la India y subrayó para siempre su lado más solidario. Sin embargo, aquella mística le queda ya muy lejana. “Es de la única persona que no le gusta hablar. Es un tema que parece que no hay que sacar estando presente”, aseguran desde su círculo. El amor se les acabó en 1996 y por entonces Penélope ya no era la jovencita sin experiencia que había despuntado en Telecinco. De hecho, en 1992 había protagonizado uno de sus grandes éxitos con el que, paradojas del destino, sería su futuro marido, Jamón, jamón junto a Javier Bardem.

Romances en Beverly Hills

La ruptura con Cano, esa de la que no le gusta hablar, dio lugar al periodo más fructífero de su carrera. El amor perjudica seriamente la salud le granjeó una gran popularidad que la llevó al personaje de madre de los 70 en el prólogo de Carne Trémula, una película de su ídolo, Pedro Almodóvar. La niña de tus ojos, dirigida por Fernando Trueba, le proporcionó un Goya con sabor y genio andaluz, el mismo que enfadó a la mismísima Imperio Argentina, que dijo públicamente que se había hecho una película sobre su vida sin pedirle permiso. Sobre ese tipo de cosas, el hablar de veteranos o de compañeros de profesión, también es muy respetuosa. “Jamás la escucharás decir una mala palabra sobre nadie. Eso tiene que ver con lo mitómana que es. Cuenta maravillas de Robert DeNiro o de Kate Winslet, por ejemplo, de los que ha llegado a ser amiga cercana, y por muchas estrellas siente verdadera admiración”.

Penélope Cruz y Javier Bardem (Gtres)

Se podría decir que en Hollywood no entró con muy buen pie. Cinematográficamente, películas como Todos los caballos bellos, La mandolina del Capitán Corelli o Vanilla Sky fueron verdaderos desastres. Eso sí, con cada uno de los protagonistas, Matt Damon, Nicholas Cage y Tom Cruise le atribuyeron romances. Solo el último era real, aunque muchos lo calificaron de montaje. “A nadie le regalan nada en esta vida, y a ella menos. Es muy trabajadora”, asegura su profesora de danza, desterrando la opinión de aquellos que vieron intenciones publicitarias en los escarceos de la actriz con la star de turno. Lo cierto es que hay quien ve en la ruptura una especie de huíde de ‘Pe’ de la Cienciología.

Paradójicamente, fue justo cuando se alejó del ‘chico de oro’ del cine norteamericano y de otro ‘golden boy’ actual, Matthew MacCounaghey, cuando llegaron los parabienes de su vida profesional. En 2006 se lució con el que probablemente sea, por ahora, el papel de su vida, la Raimunda de Volver, la llevó a ser la primera española nominada al Oscar. Después, inició el noviazgo con Javier Bardem, también en la cúspide de su éxito hollywoodiense, y una película con él, la Vicky Cristina Barcelona de Woody Allen, le dio la ansiada estatuilla. Tras ese día, hasta la peluquería Moreno & Cruz, que regenta su padre Eduardo en La Manga, salió a la luz. “Yo creo que nos llamaron a todos para ver qué decíamos. Personalmente, yo noté a partir de ese momento que la prensa empezaba a respetarla como nunca lo había hecho. Las antiguas críticas se volvieron elogios de la noche a la mañana”.

Almodóvar, su director fetiche (Gtres)Tan integrada estaba Penélope en la meca del cine, que ya se codeaba con los más grandes. En una ocasión, cuando los del Caiga Quien Caiga pidieron a un Leonardo DiCaprio que visitaba España un voto para que ella ganase el Oscar, él sonrió y soltó a la cámara un “Vote for Pe”, mostrando que ya era su amiga. Y aunque Penélope Cruz y Javier Bardem no tienen fama de ser el matrimonio más simpático con la prensa española, en Hollywood son muy respetados. “Siempre salvaguardan muy bien su intimidad. La razón de que se casasen en la isla de Johnny Depp es precisamente esa. Cualquier cosa que se salga de su privacidad es mal recibida”. Un pequeño islote del protagonista de Piratas del Caribe en Bahamas fue el escenario de la boda, celebrada el 14 de julio de 2010 tras tres años de noviazgo. Conociéndose desde Jamón, jamón, donde compartieron todo tipo de escenas tórridas, para muchos amigos parecía lógico que la pareja acabase contrayendo matrimonio.

El 22 de enero de 2011 nacía su primer hijo, Leo, y el 22 de julio de 2013, Luna. Desde entonces, las críticas hacia ‘Pe’ han vuelto, y muchos no lo entienden. “Es irrelevante que defienda las causas sociales o que sea crítica con este gobierno y que, al mismo tiempo, su hijo haya nacido en mitad del confort del hospital Cedars Sinai. Cualquier madre querría lo mismo para su prole”. El caso es que ese tipo de privilegios parecen fruto de una larga carrera de fondo, amparada por los más grandes, que dura ya más de veinte años. “Es muy perseverante. Hasta límites insospechados”, aseguran aquellos que la conocen bien. Esa perseverancia ha sido la que la ha llevado a la cumbre, ese lugar donde ya no es “la pequeña chica del bolso de piel marrón” de la canción de Serrat.

Javier Bardem y Penélope Cruz, una pareja resplandeciente en Cannes

Juntos han trabajado en nueve películas y han tenido dos niños: los actores españoles Javier Bardem y Penélope Cruz, que conforman una pareja radiante desde hace más de diez años, abrirán el martes el Festival de Cannes.

Bardem, de 49 años, y Cruz, de 44, comparten el afiche de una película en competición por la Palma de Oro, Todos lo saben, que el cineasta iraní Ashgar Farhadi rodó en España y en castellano.

Es su regreso a Cannes donde, hace ocho años, Bardem hizo una memorable declaración de amor a «Pe», en su discurso de aceptación del premio a mejor interpretación masculina por el drama «Biutiful», del mexicano Alejandro González Iñárritu.

«Comparto esta alegría con mi amiga, mi compañera, mi amor, Penélope, te debo muchas cosas y te quiero mucho», le dijo a su pareja, quien le lanzaba besos desde su asiento.

En el Festival de Cannes de 2006, la musa de Pedro Almodóvar había ganado el premio de mejor actriz, compartido con otras cinco intérpretes por el drama almodovariano «Volver».

En el verano de 2010, Bardem y Cruz se casaron en una isla de Bahamas perteneciente a su amigo estadounidense Johnny Depp.

Al igual que Depp, ambos poseen una estrella en el Paseo de la Fama en Hollywood. Precisamente en Los Ángeles nació su primer hijo.Fueron además los primeros actores españoles en ganar un Óscar: Bardem en 2008 por su papel de un asesino implacable en «No es país para viejos» de los hermanos Coen; Cruz en 2009 por «Vicky Cristina Barcelona» de Woody Allen.

Pero viven discretamente en Madrid, donde buscan alejar de los focos a su hijo Leo, de 7 años, y su hija Luna, de 4.

Este año presentaron juntos la película «Escobar» («Loving Pablo»), dirigida por su compatriota Fernando León de Aranoa.

Bardem encarna al más conocido de los narcotraficantes, que hundió a Colombia en el caos, y Cruz da vida a la periodista enamorada del monstruo.

Después de una difícil escena de rodaje, Cruz «no quería verme más», recordó Bardem en marzo en una cadena española, bromeando.

«Me dijo: ‘Quítate el bigote, aféitate y vete a dormir al salón».

Bardem nació en 1969 en el archipiélago de Canarias. Su madre, la actriz Pilar Bardem, lo crió tras separarse del padre.

Fue a ella y a su línea familiar de actores a quienes dedicó su Óscar.

De su lado, Cruz nació en 1974 en el seno de una familia modesta en un suburbio de Madrid.

Su padre era comerciante y su madre tenía un salón de belleza, donde la actriz dice haber aprendido observando el comportamiento de los clientes.

Hay noches que nunca se olvidan y una de ellas fue la que vivió anoche la actriz al recibir el premio Donisti por su carrera en el Festival de Cine de San Sebastián. Penélope Cruz brilló con un impresionante vestido blanco y un brillo especial en los ojos.

Una publicación compartida por Simone Bella (@cinemalover78) el 28 de Sep de 2019 a las 1:44 PDT

En contadas ocasiones se ha podido ver a la actriz tan emocionada y hablando de sus sentimientos abiertamente en un acontecimiento tan importante. Entre todos los agradecimientos que fue enumenrando, hubo una mención que terminó por romper la voz de Penélope con la emoción: su familia. La actriz dijo mirando al frente buscando la mirada a su marido para dedicarles este reconocimiento: «A mis dos preciosos hijos y a mi marido Javier, el compañero de viaje más maravilloso que se puede tener; y sí, él también estaba incluido en mis sueños y está aquí conmigo», ha precisado, ante lo cual el actor Javier Bardem, en una de las filas traseras del auditorio, se ha puesto en pie y ha saludado visibilemente emocionado.

Penélope Cruz recibe el premio Donostia en el Festival de Cine de San Sebastián, de mano del músico irlandés, Bono.
¡Así ha sido su discurso de agradecimiento! #67SSIFF pic.twitter.com/FPth2jusMB

— RTVE (@rtve) September 27, 2019

Y es que no es para menos este homenaje, Penélope Cruz se ha convertido esta noche en la segunda actriz española en conseguir el Premio Donostia después de Carmen Maura y en la mujer más joven que lo logra -Matt Dillon, con 42 años, se lo llevó en 2006-.

También tiene un BAFTA y un César honorífico y tres premios Goya de once nominaciones y ha trabajado con directores como Pedro Almodóvar, Fernando Trueba, Fernando León de Aranoa, Bigas Luna, Julio Medem, Asghar Farhadi, Woody Allen, Kenneth Branagh, Ridley Scott Olivier Assayas o Rob Marshall.

Una publicación compartida por Yurena Paniagua (@yurena_paniagua) el 27 de Sep de 2019 a las 6:07 PDT

Además de sus palabras de amor, la ovación de Penélope se la llevó el impecable discurso que hizo al hablar de la violencia de género. ras hacer un recorrido de sueños cumplidos y agradecimientos, la actriz ha hecho referencia a «algo que no tiene que ver con el cine, pero el cine tiene que ver con la vida», para acto seguido recordar las escalofriantes cifras: 44 mujeres asesinadas en lo que va de año y más de 1.000 desde 2003.

«Espero que cuando una mujer encuentre la fuerza gigantesca que se necesita para denunciar lo que se vive en una situación así, la escuchen, pero que la escuchen a la primera y no cuando sea demasiado tarde», ha pedido.

También ha dicho que su «principal sueño» en este momento es que «entre todos podamos proteger este hogar común que es el mundo y demos una razón a los niños para seguir soñando, que nos demos cuenta de todos somos uno».

Penélope Cruz no olvidará esta noche, cuya guinda la puso su gran amigo Bono, líder de la banda irlandesa U2, al entregarle el premio ha recogido esta noche el tercer Premio Donostia de la 67 edición del Festival de Cine de San Sebastián.

Una publicación compartida por Penélope Cruz (@penelopecruzoficial) el 27 de Sep de 2019 a las 12:03 PDT

¡Enhorabuena Pe!

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *