0

Nariz seca remedios caseros

Tips Para La Resequedad

El verano es una época no solo caliente sino seca en algunas partes del mundo. Cuando limpiamos nuestro cuerpo ciertas partes pueden resecarse. Cuando los diferentes orificios de nuestro cuerpo, especialmente las fosas nasales, se resecan, sus funciones dejan de actuar óptimamente. Si tomamos las debidas precauciones y mantenemos el cuerpo bien lubricado, aumentamos su funcionamiento y salud.

Lubrica estas cuatro partes y experimenta sus beneficios.

Nariz: Lubricar las fosas nasales aumenta la capacidad de tu respiración; la habilidad para obtener mas oxígeno y aumentar la calma mental. Utilizando ghee u otro aceite como el de oliva, sésamo, o almendras, coloca unas gotas en tu dedo meñique y aplícalo en cada fosa nasal. Luego aplica un masaje a la nariz con la punta de los dedos (cerrando las fosas con los dedos) mientras respiras por la boca.

Ojos: Colocar ghee (mantequilla clarificada) en los ojos los limpia y fortalece. Derrite un poquito de ghee y colócate una o dos gotas en cada ojo. Rota los ojos para que los lubriques completamente.

Boca: Hacer buches y gárgaras con aceite fortalece las cuerdas vocales y elimina mucosidad y bacterias de la boca. Toma como tres cucharadas de aceite de sésamo, almendra o aceite de oliva en la boca y haz buches por 5 minutos. Si lo haces mientras te duchas el tiempo pasará rápido. Antes de botarlo haz gárgaras con él.

Oídos: Al menos una vez al mes es recomendable lubricar los oídos. Utilizando el aceite de tu preferencia, coloca varias gotas de aceite en cada oído. Inclina la cabeza por 30 segundos hacia cada lado para que penetre bien.

Pon estos tips en práctica y descubre sus beneficios.

Namasté

Por qué tengo la nariz seca todo el tiempo. Remedios para acabar con la sequedad nasal

Nuestra nariz ejerce como barrera y defensa contra bacterias y virus antes de que se adentren en las vías respiratorias. Para funcionar correctamente necesita de cierto nivel de humedad, por lo que si tienes la nariz seca todo el tiempo, está fallando tu sistema de detención de gérmenes. Pero, ¿cuáles son las causas por las que se tiene la nariz seca?, ¿qué soluciones existen a la sequedad nasal?

Nariz seca, ¿por qué ocurre?

Existen distintas causas que pueden conducir a padecer de nariz seca:

– Los climas extremadamente cálidos o secos pueden ocasionar una pérdida de humedad en la nariz.

– Los aires acondicionados causan sequedad nasal.

– Algunos medicamentos como los antihistamínicos y descongestionantes tienen como efecto secundario la sequedad en la nariz. Es más, si se usan en exceso, lejos de lograr su objetivo, lo que se consigue es un efecto rebote y provocará más molestias que soluciones.

– Las mujeres en la menopausia pueden notar que tienen de forma constante la nariz seca debido a los cambios hormonales.

– El síndrome de Sjogren, es una enfermedad autoinmune que provoca la desecación de las membranas mucosas.

– Si la sequedad en la nariz va acompañado de sangrado nasal puede ser síntoma de presión arterial alta.

Remedios efectivos para acabar con la nariz seca

Vaselina: sí, la vaselina de toda la vida, la que ya usaban nuestras abuelas es útil en estos casos. Aplica una pequeña cantidad en las paredes interiores de la nariz. No apliques demasiada cantidad ni lo hagas de forma constante.

Humidificador: es un remedio muy utilizado en cuadros catarrales infantiles, ya que ayuda a humedecer las vías altas. Son aparatos que despiden una cantidad de vapor de agua de forma constante y mantiene el ambiente húmedo.

Aerosoles nasales: es importante que sea tu médico de cabecera quien te recomiende el más efectivo en tu caso, pero, como mencionamos antes, es importante no abusar de ellos para evitar un efecto rebote.

Sauna: si tienes oportunidad de acudir a una sauna, verás que ayuda a aliviar la nariz seca.

Agua de mar: son preparados que puedes adquirir en farmacias y parafarmacias sin receta. Contienen una cantidad de agua enriquecida con sales que permite mantener la humedad nasal.

Aceite de oliva o aceite de coco: puedes aplicarlos con un cuentagotas. Cualquiera de los dos sirve como hidratante natural para tus fosas nasales,

Cómo cuidar las heridas en la nariz

El frío, los resfriados, las alergias, la sequedad nasal… son frecuentemente causa de pequeñas heridas e irritaciones en la zona de la nariz. Te explicamos cómo cuidarte para que sane rápido.

Igual que ocurre con los labios, la nariz es una zona muy sensible y delicada y las irritaciones y heridas en ella son muy molestas. Tanto si son externas, como si son en la mucosa interna, las heridas en la nariz resultan dolorosas, producen mucha incomodidad, escuecen, hacen estornudar, etc.

Los pañuelos de papel resecan la nariz y empeoran la irritación.

Además, el uso de pañuelos de papel, que al ser de un solo uso resultan mucho más higiénicos, tiene el inconveniente de que resecan la zona y, con el roce en esa piel seca, favorecen la irritación, consiguiendo que el malestar empeore aún más.

¿Cómo puedes prevenir la aparición de las molestas heridas?

Es sabido que prevenir es siempre mejor que curar. Por ello debes tener cuidado si notas que el frío o el viento empiezan a afectar a tu nariz, estás resfriado o tienes alergia.

Si notas molestias, lo mejor es que empieces a cuidar la zona, utilizando algún producto reparador específico que proteja la piel, la hidrate y la ayude a recuperarse de la irritación.

¿Cómo puedes curarlas cuanto antes?

Si no has llegado a tiempo de prevenir y ya tienes una pequeña herida en la nariz, sigue estos consejos para curarla cuanto antes:

  • En primer lugar, debes mantener una buena higiene. Tanto de la zona de la herida en sí, como de las manos (el lavado de manos previene de posibles infecciones y de contagios). Lávate la zona con agua tibia y un jabón suave con un pH adecuado. Si la herida está dentro, usa suero salino para limpiar y después puedes utilizar un bastoncillo de algodón para retirar posibles restos de mucosidad.
  • En ocasiones, la herida puede llegar a sangrar, en ese caso, antes de lavar la zona hay que esperar a que deje de sangrar presionando suavemente con una gasa o un papel. Si la herida es interna, aunque te parezca que es lo más adecuado, no eches la cabeza hacia atrás, déjala recta, inclínate un poco hacia adelante y comprime por fuera.
  • Seca la zona. Hazlo con una gasa y a toques, sin arrastrar, para no causar más irritación.
  • Una vez seca la piel, es el momento de aplicar una crema o bálsamo nariz y labios reparador, humectante y/o cicatrizante.
  • No te toques la nariz durante el mayor tiempo posible, de manera ideal hasta que vuelvas a limpiar y aplicar el producto. A veces no es posible porque tienes que sonarte debido a la mucosidad o a los estornudos. En ese caso, intenta que la limpieza sea lo más delicada posible, mejor a suaves toques que arrastrando y apretando la nariz con el pañuelo.
  • Para evitar la sequedad es conveniente utilizar humidificadores, beber suficiente agua o infusiones. Incluso puede aliviarte aplicar un paño humedecido en agua caliente sobre la nariz.
  • Y, por último, aunque te resulte molesto, no te arranques la costra si se forma.

¿Cuándo deberías preocuparte?

Consulta con tu médico, para que pueda valorar tu caso:

  • La herida es profunda.
  • Si está infectada.
  • Se inflama demasiado.
  • No notas mejoría, aunque hayas seguido estos consejos.

Cuida tu nariz, protégela de heridas e irritaciones… ¡y respira!

10 remedios caseros para combatir la rinitis alérgica

Para paliar los síntomas basta con unos preparados elaborados con ingredientes accesibles y naturales

LAS PROVINCIAS Miércoles, 2 marzo 2016, 21:22

La rinitis alérgica es una enfermedad asociada a un conjunto de síntomas que afectan a la nariz. Éstos se presentan cuando inhalamos algo a lo que somos alérgicos, como polvo, caspa o polen. Los síntomas también pueden manifestarse cuando consumimos alimentos a los que tenemos alergia.

La rinitis suele producir estornudos, en ocasiones muchas veces seguidas, abundante mucosidad, habitualmente transparente, en forma de goteo, picor de nariz, la boca, los ojos, la garganta, la piel o en cualquier área y taponamiento nasal. Además, provoca problemas de olfato, rinorrea, tos, oídos taponados, ojeras, hincházon bajo los ojos, fatiga, irritabilidad y dolor de cabeza.

A continuación os damos 10 remedios caseros para combatir la rinitis alérgica, que este año se ha presentado antes a causa de un invierno más caluroso de lo habitual que ha provocado que se adelante la polinización de las cupresáceas -cipreses y arizónicas-. Tomad nota:

1. Agua salina

Uno de los primeros pasos para tratar la rinitis alérgica es eliminar el moco de la nariz con la ayuda de un lavado nasal de solución salina. Un estudio de 2008 publicado por la Sociedad Médica del Estado de Wisconsin encontró que la absorción salina nasal regular puede mejorar los síntomas de la rinitis alérgica.

Pasos:

Mezcla 1 cuchara pequeña de sal y una pizca de bicarbonato sódico en dos tazas de agua destilada caliente.

Con el uso de una pajita, debe esnifar una pequeña cantidad de esta solución en una fosa nasal.

Permite que la solución fluya hacia atrás a través de la otra fosa nasal o por la boca.

Sopla la nariz suavemente para eliminar el exceso de moco y la solución.

Siga este mismo proceso con el otro orificio nasal.

Repite este remedio un par de veces al día hasta que notes mejoría.

También puedes comprar solución salina en una farmacia y usarla de la misma manera.

2. Vapor

La inhalación de vapor en una base regular ayudará a despejar las fosas nasales de exceso de mucosidad y cualquier irritación. Esto a su vez te ayudará a deshacerte de los síntomas de la rinitis alérgica, como estornudos, secreción nasal y dolor de garganta.

Pasos:

Vierte agua hirviendo en un tazón grande.

Añade 3 o 4 gotas de aceite de eucalipto, menta, romero o árbol de té.

Cúbrete la cabeza con una toalla e inclínate cuidadosamente sobre la taza.

Inhala profundamente el vapor durante un tiempo comprendido entre los 5 y 10 minutos, luego suénate la nariz a fondo.

Repite el proceso varias veces al día hasta que te recuperes por completo.

Para los niños pequeños que no pueden inhalar vapor, una ducha o baño caliente les aliviará mucho.

3. Jengibre

El jengibre es otro remedio casero útil para la rinitis alérgica. Se trata de un antihistamínico natural y tiene propiedades antivirales, antibacterianas, antiinflamatorias e propiedades inmunomoduladoras que ayudan a aliviar los síntomas de la rinitis como la congestión nasal, secreción nasal, tos e incluso dolor de cabeza.

Pasos:

Añade 1 cucharada de jengibre rallado y un pequeño trozo de canela en una taza de agua. Pon el líquido a hervir durante 5 minutos, cuélalo y añade un poco de miel y zumo de limón. Bebe el té de hierbas al menos menos dos veces al día durante la temporada de alergias.

Además, debes masticar pequeños trozos de jengibre fresco varias veces al día, así como incluir el jengibre en los platos que cocines a diario.

4. Cúrcuma

Para reducir el riesgo de cualquier tipo de alergia, la cúrcuma es una buena solución. Es un poderoso antioxidante y agente antiinflamatorio. Puede ayudar a reducir los síntomas de la rinitis alérgica como la congestión, tos, sequedad de boca y estornudos.

Pasos:

Prepara una mezcla con 6 cucharadas de cúrcuma en polvo y miel. Mézclalo todo bien y guárdalo en un recipiente hermético. Toma una cuchara pequeña de de esta mezcla 2 veces al día durante la temporada de alergias.

Alternativamente, bebe un vaso de leche tibia de cúrcuma diariamente para mantener fuerte tu sistema inmune.

También puede utilizar la cúrcuma en su cocina o tomar suplementos de cúrcuma después de consultar a un médico.

5. Ajo

El ajo contiene quercetina, un antihistamínico natural que puede ser muy eficaz en el tratamiento de la rinitis alérgica. Además, el ajo tiene antibióticos, antibacterianos, antivirales y propiedades de estimulación inmunológica que promueven la recuperación rápida.

Pasos:

Mastica de 2 a 3 dientes de ajo crudos diariamente para combatir los diversos síntomas de la rinitis alérgica.

También incluye el polvo de ajo o ajo crudo en tu cocina diaria.

Las personas con antecedentes de alergias pueden beneficiarse de tomar un suplemento de ajo al día durante la temporada de alergias. Consulta a su médico para obtener la dosis correcta.

6. Vinagre de manzana

El vinagre de manzana es otro remedio efectivo para la rinitis alérgica debido a sus propiedades antibióticas y antihistamínicos. Puede ayudar a reducir la intensidad de los síntomas como estornudos frecuentes, congestión nasal, dolores de cabeza y otros. Además, desempeña un papel clave en la regulación del sistema de respuesta inmune del cuerpo.

Pasos:

Añade 2 cucharadas de vinagre de sidra de manzana orgánica, sin filtrar, en un vaso de agua tibia.

Mezcla 1 cuchara pequeña de miel y zumo de limón.

Bebe este preparado 3 veces al día durante la temporada de alergia o hasta que te sientas mejor.

7. Ortiga

La ortiga se ha utilizado como un antihistamínico y agente anti-inflamatorio en la medicina alternativa para el tratamiento de alergias estacionales, incluyendo la rinitis alérgica. Puede proporcionar un alivio rápido de síntomas como la congestión nasal, tos, estornudos y picazón.

Pasos:

Añade 1 cucharada de hojas secas de ortiga en una taza de agua caliente. Tápala y déjalo reposar durante 5 minutos. Cuéla el contenido y añade un poco de miel. Bébelo 2 o 3 veces al día hasta que los síntomas desaparezcan.

También puedes tomar suplementos de ortiga (600 mg al día durante una semana). Consulta a tu médico primero si esta hierba puede interferir con ciertos medicamentos que podrías estar tomando.

Importante La ortiga no se recomienda para las mujeres embarazadas y los niños pequeños.

8. Aceite de tracción

Aceite de tracción es una antigua técnica ayurvédica que puede ayudar a eliminar la irritación que causa la rinitis alérgica. Además, ayuda a deshacerse de toxinas, lo cual es esencial para mantenerse saludable durante todo el año.

Pasos:

Toma 1 cucharada de aceite de sésamo o aceite de coco.

Haz un enjuague bucal con el aceite durante15 o 20 minutos.

Escupe el aceite, luego enjuágate la boca con agua tibia.

Haz esto todos los días por la mañana (por lo menos durante unos meses) antes de cepillarte los dientes.

Importante: No te tragues el aceite, ya que puede estar lleno de toxinas después de este proceso.

9. Probióticos

Según un estudio de 2013 realizado por investigadores chinos, el probiótico llamado Lactobacillus acidophilus puede ayudar a reducir la frecuencia y severidad de los síntomas de la rinitis alérgica.

Pasos:

Compra un suplemento probiótico de alta calidad. Toma una cápsula por la mañana y otra por la noche durante 1 ó 2 semanas.

También puedes comer yogur probiótico de manera regular para mejorar tu sistema inmunológico.

10. Vitamina C

La vitamina C tiene propiedades de antihistamínico que pueden ayudar a reducir los síntomas de la alergia. Además, la vitamina C ayudará a estimular u sistema inmunológico. Esto a su vez ayudará a prevenir la infección, así como acortar la duración de una enfermedad.

Pasos:

Consume alimentos ricos en vitamina C como limones, naranjas, brócoli, naranja, kiwi, pimientos, patatas, fresas, coles y tomates.

También puedes tomar suplementos de vitamina C al diario, pero siempre es mejor consultar a tu médico antes de tomar cualquier suplemento.

Cómo destapar o descongestionar la nariz naturalmente

La congestión nasal ocurre cuando los vasos sanguíneos de la nariz se inflaman o cuando hay exceso de producción de moco, causando que la nariz se tape y se dificulte la respiración.

Este problema puede ser causado por gripes, resfriados, sinusitis o alergias respiratorias y, por lo general, desaparece por si solo al cabo de 1 semana. El uso de descongestionantes nasales sólo deben ser utilizados bajo orientación y prescripción médica, ya que pueden empeorar la congestión nasal debido a que causan un efecto rebote.

Sin embargo, existen algunas medidas caseras que ayudan a destapar la nariz como:

1. Realizar un lavado nasal con agua tibia y sal

El lavador nasal remueve el exceso de moco y secreciones de los senos paranasales, ayudando a destapar la nariz. Además de esto, como la solución contiene sal, permite eliminar las bacterias que pueden estar empeorando la producción de secreciones.

Como puede causar una ligera molestia, el lavado normalmente no es utilizado por los niños, siendo más práctico para los adultos. Este dispositivo debe colocarse en una de las narinas para introducir el agua con sal y dejar salir el líquido por la otra narina, arrastrando así mucosidades e impurezas presentes en las vías nasales. Otra forma de lavado nasal, más común, se realiza con el uso de una jeringa y suero fisiológico al 0,9%. Vea cómo se debe realizar un lavado nasal.

Este tipo de lavador nasal puede comprarse en cualquier farmacia o por internet.

2. Inhalar vapor con eucalipto

La inhalación con vapores es una excelente técnica que no provoca ninguna incomodidad, pudiendo ser utilizada en niños bajo supervisión de un adulto. El vapor fluidifica las secreciones y el eucalipto es descongestionante, ayudando a destapar la nariz.

Para realizar la inhalación basta colocar 3 gotas del aceite esencial de eucalipto en un recipiente con 500 ml de agua hirviendo e inhalar el vapor durante unos 5 minutos, colocando una toalla de baño sobre la cabeza para que el vapor se mantenga.

3. Humidificar el ambiente

Humidificar el aire ayuda a dejar los tejidos de las vías respiratorias más hidratadas y menos irritadas, aliviando la incomodidad y facilitando la extracción de las secreciones.

Para humectar correctamente el aire se pueden utilizar humidificadores, colocar una toalla mojada o un balde de agua caliente en la habitación, o abrir la ducha del baño con agua caliente y respirar el vapor

4. Beber 2 a 3 litros de agua por día

El agua es muy importante para mantener las secreciones más fluidas y fáciles de eliminar, así no se utilice ninguna otra técnica.

Además de beber agua, también se puede comer gelatina, ingerir jugos naturales o sopas. Además de esto, también se puede sustituir el agua por tés, principalmente por aquellos que poseen propiedades descongestionantes como el eucalipto o la menta.

5. Consumir alimentos ricos en Vitamina C

La vitamina C es una sustancia muy conocida por estimular el sistema inmune y fortalecerlo, previniendo el surgimiento de gripes y resfriados, permitiendo que el organismo se recupere más rápido.

Algunos de los alimentos que pueden ingerirse son la piña, naranja, limón, fresas, kiwis o mandarinas. Vea una lista más completa de alimentos ricos en vitamina C.

Cómo destapar la nariz del bebé

Es común que a los bebés se les tape frecuentemente la nariz, debido al pequeño diámetro de sus narinas,pudiendo causarles mucha incomodidad, ya que no saben cómo eliminar el moco para respirar mejor.

Para descongestionar la nariz del bebé se puede:

  • Utilizar suero fisiológico para lavar las narinas del bebé o incluso agua de mar, pudiendo ser comprados en las farmacias o supermercados. Para fluidificar las secreciones se debe aplicar unas gotas en cada narina y a continuación se debe extraer el moco con un aspirador nasal;
  • Realizar un masaje suave desde la parte superior de la nariz hacia la parte inferior;
  • Elevar el colchón del bebé con un pedazo de madera, por ejemplo, para que la inclinación le permita respirar más fácil;
  • Nebulizar con 5 mL de suero fisiológico, durante 20 minutos, 3 a 4 veces al día, esto ayuda a fluidificar las secreciones nasales.

No se debe utilizar aromaterapia con eucalipto en niños porque puede provocar una crisis de bronquitis y, además, si el aire del ambiente está muy seco, se recomienda el uso de humidificadores de aire o dejar una toalla mojada extendida dentro de la habitación del bebé, evitando baldes para prevenir accidentes.

Conozca otros remedios caseros para destapar la nariz del bebé.

¿Sequedad nasal? Cuidar la piel seca de la nariz para evitar heridas

La nariz es un órgano muy importante para nuestra salud. Cumple una serie de funciones que, cuando hay un problema y no se cumplen correctamente, hace que todo el cuerpo se resienta.

Nos permite respirar para obtener el oxígeno que nuestro cuerpo necesita, nos ayuda a percibir los olores y a regular la humedad del aire que respiramos. Por otro lado, gracias a la mucosa y al vello nasal podemos filtrar el aire, eliminando impurezas, gérmenes, irritantes y suciedad, para que no alcancen el interior del organismo y nos produzcan daños.

La piel es nuestra principal barrera protectora del organismo contra los agentes externos, función que cumple tanto la piel de la zona externa como las mucosas que recubren los orificios de entrada a nuestro cuerpo, como ocurre por ejemplo en el caso de la nariz.

Para que la piel pueda cumplir adecuadamente esta función, debe estar sana y adecuadamente hidratada. Una piel seca, con falta del agua o de los lípidos necesarios para mantener su estructura, es una piel más frágil y que tendrá más dificultades para defendernos. Por eso es tan importante mantener un nivel adecuado de hidratación y evitar la sequedad.

Causas de la sequedad nasal

  • El uso constante del pañuelo en los resfriados, procesos gripales o alérgicos, provoca que la zona nasal se reseque e incluso se irrite. Esto ocurre tanto con el uso de pañuelos de tela como de los cómodos e higiénicos pañuelos de papel (que provocan aún más sequedad).
  • Clima seco En aquellos lugares en los que el clima es más seco es más habitual que notes que la piel y la mucosa nasal se resecan con mayor facilidad.
  • El cambio de zonas con temperatura elevada a zonas frías, como ocurre en invierno cuando salimos a la calle, o al revés como en verano cuando salimos del fresco del aire acondicionado al calor de la calle, produce deshidratación en la piel.
  • Tanto la calefacción como el aire acondicionado consiguen resecar el ambiente en casa, en el trabajo, etc. La mucosa nasal tiende a perder humedad y se seca.
  • La polución ambiental, el polvo, el humo, el cloro de las piscinas, etc. son factores irritantes que producen además deshidratación.

¿Cómo puedes evitar la sequedad en la nariz?

Realizar una limpieza nasal adecuada,

Tanto de la piel externa, con un cosmético limpiador, como de la zona interna, con el uso de un spray de suero fisiológico o agua de mar.

Hidratar la piel de la nariz y la mucosa nasal

La zona externa, de manera general, la puedes hidratar con el mismo producto que utilices para el resto de tu rostro, aunque en determinadas ocasiones en que notes que la piel comienza a irritarse, o de forma preventiva en ambientes secos, puede ser conveniente utilizar un bálsamo hidratante específico para esta zona. Esto te ayudará a evitar la sequedad y calmar o prevenir la irritación.

Para la zona interna de la nariz puedes usar el propio spray de limpieza, que refresca e hidratar la mucosa. En otros casos, es necesario el uso de un gel hidratante intransal.

La ingesta de una cantidad adecuada de agua, al menos un litro y medio diario, resulta imprescindible para mantener una hidratación correcta del organismo, y también de la piel.

Utiliza un humidificador para mantener húmedo el ambiente en casa, especialmente por la noche, y evitar así que la nariz se seque.

Por último, deberás evitar las causas frecuentes de sequedad que acabamos de comentar:

  • Cambios bruscos de temperatura
  • Fumar
  • Ambientes cargados con humo, gases o polución
  • Abuso de calefacciones y aires acondicionados

Si la nariz está seca, ¿cómo puedes evitar la aparición de heridas?

Cuando la piel ya se ha resecado, es mucho más frágil y es más sencillo que cualquier ligero roce pueda desembocar en la aparición de una pequeña herida, por eso es importante que tengas unos cuidados específicos para evitarlo:

  • No te rasques ni toques la nariz con los dedos. El contacto de la uña con la piel seca de la zona fácilmente producirá una herida.
  • Reduce la irritación y el roce. Sobre todo el producido por el uso continuo de pañuelos que, si se une a la sequedad que producen, supone un montón de probabilidades de irritar una herida.
  • Aplica productos protectores y regenerantes específicos para la zona nasal. Una vaselina puede evitar la deshidratación, pero es mucho más adecuado que utilices una crema o bálsamo de nariz y labios que aporte hidratación a la zona, la proteja, la calme e incluso promueva la cicatrización en el caso de que ya exista una pequeña herida.

Sigue nuestros consejos para cuidar y proteger tu nariz y olvídate de la sequedad y las molestas heridas.

Inicio

Reciente

  • Los hombres mejor vestidos de los premios BAFTA rescatan el look de tres piezas
  • Joe Alwyn contrasta colores en su look para la alfombra roja de los premios BAFTA
  • Taron Egerton hace del púrpura el color de su look para los premios BAFTAs
  • Graham Norton falla con su look de alfombra roja como presentador de los premios BAFTA
  • Springfield nos adelanta su colección de primavera apostando por bloques de color y tonos neutros
  • Estas son las pulseras de actividad más vendidas en Amazon para cambiar hábitos y mantenernos en forma en Trendencias
  • Las camisas con coderas regresan al armario como el toque de color a nuestros looks de oficina gracias a Sfera
  • Dsquared2 y Pepsi llevan la logomanía al máximo con su nueva colección cápsula
  • Vegetarianos y suplementos alimenticios: cuáles necesitas y de cuáles puedes prescindir en Vitónica
  • Pedro del Hierro hace del sporty chic la tendencia más elegante de su pasarela de invierno 2020
  • No solo moda: fortalecer la espalda, Louis Vuitton, eFilm y otras cosas interesantes que hemos encontrado esta semana
  • Las boy bands mejor vestidas en los Seoul Music Awards demuestran que el blanco y negro no aburre en la alfombra roja
  • Un vistazo a las mejores campañas de moda (hasta ahora) para inspirar nuestros looks de Primavera-Verano
  • Cuatro tendencias que destacamos del desfile de MANS Otoño-Invierno 2020 en la Fashion Week de Madrid
  • El mejor amigo del hombre son las perlas (según Comme des Garçons y su nueva colección de joyería)
  • Lefties nos remonta a la infancia de los noventa con dos piezas inspiradas en Dragon Ball
  • Louis Vuitton abre su primer y espectacular restaurante de estilo art déco en Osaka en Trendencias
  • H&M se adelanta al furor del Super Bowl con unas chaquetas rompevientos perfectas para la temporada
  • La mejor dieta para adelgazar es aquella que puedas sostener en el tiempo: te ayudamos a reconocerla
  • Bershka nos presenta su primer color clave para la primavera: el púrpura

Ver más artículos

Blog sobre la alergia

La rinitis alérgica estacional afecta casi al 30% de la población española. Las reacciones alérgicas se producen porque nuestro sistema inmunológico se defiende ante los alérgenos, liberando histamina, una sustancia que provoca síntomas como congestión nasal, picor e irritación ocular, entre otros. Nuestro organismo también libera inmunoglobulinas, que son unas proteínas que utiliza nuestro sistema inmunológico para defenderse frente a las agresiones externas.

Si sufres alguno de estos síntomas, ¡te proponemos algunos remedios naturales para ayudarte a aliviarlos!

Alternativas naturales para la congestión nasal:

  1. Vinagre de manzana: el vinagre de manzana es uno de los remedios más antiguos y conocidos para aliviar las vías respiratorias y reducir la producción de mucosidad.

    • Añade una cucharadita de vinagre de manzana sin filtrar en un vaso de agua y mézclalo con media cucharada de miel.

    • Bébelo tres veces al día y te ayudará a disminuir los síntomas de manera progresiva.

  2. Menta, hinojo o eucalipto: aspirar los vapores de la menta, el hinojo o el eucalipto ayudan a limpiar y destapar temporalmente las fosas nasales del exceso de mucosidad.

    • Hierve agua y agrega tres o cuatro gotas de aceite esencial de menta, hinojo o eucalipto e inhala su vapor durante 10 minutos.

    • Dos o tres veces al día serán suficientes para ayudar a eliminar la mucosidad más rápido de lo que imaginas.

Remedios caseros para el enrojecimiento o la irritación de los ojos:

  1. Agua de rosas: los pétalos de rosas son calmantes y refrescantes, lo que los hace ideales para ayudar a reducir la inflamación ocular.

    • Añade los pétalos de rosas en un recipiente con agua fría, sumerge algodón y colócalo sobre cada párpado cerrado durante 10 minutos.

  2. Manzanilla, hinojo o té verde: estas hierbas poseen propiedades antiinflamatorias que ayudan, sobre todo, con los síntomas oculares.

    • Sumerge dos bolsitas en un recipiente de agua caliente, enfríalo en el frigorífico y déjalo reposar durante 24 horas. Después aplica la bolsita o un algodón empapado en esta infusión en cada párpado y déjalo actuar unos minutos.

  3. Zanahoria, pepino o patata cruda: estos alimentos ayudan a combatir la irritación y el enrojecimiento refrescando los ojos. Además, la zanahoria es desinflamante, por lo que ayudará a reducir la hinchazón.

    • Cortar a rodajas la zanahoria, el pepino o la patata. Lo ideal es que estén bien fríos, por lo que recomendamos mantenerlos en el frigorífico durante unas horas. Seguidamente, coloca una rodaja en cada ojo y conforme se vayan templando, sustitúyelas por otras.

Remedios caseros contra la congestión nasal

Por ello, ve importante incrementar la toma de líquidos diarios, especialmente la de agua, zumos naturales, cremas y sopas. También cree que pueden servir las duchas calientes, ya que el agua caliente crea aire cálido y húmedo, útil a su juicio para despejar los conductos nasales bloqueados, y aliviar la presión en los senos nasales. Otra alternativa, según precisa, son los humificadores ya que, al producir vapor, ayudan a despejar los conductos nasales.

«Existe la creencia popular de que el contacto del jugo de la cebolla con las vías respiratorias reduce los síntomas catarrales, de hecho, todavía es frecuente la colocación de una cebolla en la proximidad de personas con catarro como remedio casero para el tratamiento de la tos nocturna. Esta práctica tan extendida no ha demostrado ninguna eficacia, aunque tampoco se conocen sus riesgos. Asimismo sucede con el ajo, supuestamente con efectos antimicrobianos y antivirales, pero con el que no se ha demostrado la eficacia en los procesos catarrales», advierte el experto de SEMERGEN.

Otro producto, según indica Linares, sería la miel, de los más usados desde antiguo para el tratamiento de la tos. «Se sabe que los productos dulces disminuyen la sensación de molestia de la tos y contribuyen al efecto placebo. Además, se le atribuye efectos antioxidantes y una posible acción antimicrobiana, mediante liberación de ‘citocinas'», señala.

«La eficacia de la miel como antitusígeno en niños ha sido avalada frente al no tratamiento, o al placebo», añade el experto, a la vez que insiste en que los baños de vaho «son muy buenos» porque «la hidratación es el mejor remedio para la congestión nasal».

Por su parte, el doctor José María Cots, coordinador del Grupo de Enfermedades Infecciosas de la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria (SEMFYC), lamenta que los mucolíticos «poco pueden hacer a la hora de aliviar la congestión nasal». No obstante, destaca el papel del suero fisiológico, sobre todo para los niños, a la hora de aliviar la obstrucción nasal. También apunta al humidificador.

Desde la Biblioteca de Medicina de Estados Unidos aconsejan igualmente aplicar un paño caliente y húmedo en la cara varias veces al día; inhalar vapor de 2 a 4 veces al día, y dice que una forma de hacerlo es sentarse en el baño con la ducha abierta, pero no inhalar el vapor caliente; además de utilizar aerosoles nasales con solución salina suave 3 a 4 veces al día.

«La congestión a menudo es peor al acostarse. Manténgase en posición erguida o al menos mantenga la cabeza levantada. Algunas tiendas venden tiras adhesivas que se pueden colocar en la nariz. Estas ayudan a dilatar las fosas nasales, facilitando la respiración», advierte.

Por otro lado, aconseja visitar al médico cuando se presente una nariz congestionada con hinchazón de la frente, los ojos, un lado de la nariz o las mejillas o que ocurre con visión borrosa; cuando aparte de la congestión nasal se presente dolor de garganta, o manchas blancas o amarillas en las amígdalas u otras partes de la garganta; cuando la secreción de la nariz huele mal, proviene de un solo lado o es de un color diferente al blanco o amarillo; cuando se presenta una tos que dura más de 10 días, o que produce moco amarillo verdoso o gris; cuando aparece secreción nasal después de una lesión en la cabeza; si los síntomas duran más de 3 semanas; o se presenta secreción nasal con fiebre.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook

5 tips para aliviar la sequedad nasal

La sequedad nasal es una de las afecciones más comunes en esta etapa del año debido a que en invierno se reúnen todos los condicionantes para tener una nariz seca. Los cambios bruscos entre ambientes muy fríos en el exterior y muy cálidos en espacios cerrados, sumados a la poca humedad en el ambiente, potencian este malestar.

La sequedad nasal puede venir ocasionada por la presencia de un resfriado, rinitis, alergias o incluso por tener la presión arterial alta

Una molestia que puede afectar a cualquier grupo de edad y que puede venir ocasionada por la presencia de un resfriado, rinitis, alergias o incluso por tener la presión arterial alta. Esta patología también se produce en pacientes con síndrome de Sjögren o en mujeres que sufren menopausia, en las que puede disminuir los niveles de colágeno producido, lo que conlleva el secado de las membranas mucosas. Para aliviar los molestos síntomas de la sequedad nasal, aquí tienes cinco consejos para combatirla.
1. UTILIZAR SPRAY DE SOLUCIÓN DE AGUA DE MAR
El uso de un spray de microdifusión de solución de agua de mar es uno de los mejores hábitos para combatir la nariz seca. Por ejemplo, la gama de productos que ofrece Sterimar mantiene la correcta humedad de las fosas nasales, ayuda a respirar mejor y, en caso de resfriado, reduce la mucosidad y la congestión nasal.
Además, la variedad de productos que tienen en el mercado abarcan todas las necesidades de la familia: Sterimar, para la higiene nasal diaria de toda la familia; Sterimar Bebé, destinado a los más pequeños de la casa y Sterimar Manganeso, para la higiene nasal y la congestión en caso de alergias.
2. BEBER MUCHO LÍQUIDO
Beber abundante líquido siempre es saludable para mantenernos totalmente hidratados, ya que más de un 70% de nuestro cuerpo está formado por agua. Bien es cierto que la cantidad óptima varía esencialmente en función de la edad, el sexo y la actividad física. No obstante, es aconsejable beber con frecuencia durante el transcurso del día y consumir alimentos con un alto porcentaje de agua como las frutas y verduras.
3. PRACTICAR DEPORTE
La actividad física regular es un hábito que, además de aportar múltiples beneficios a nuestra musculatura, a la capacidad la pulmonar o al sistema cardiovascular, ayuda a prevenir las enfermedades que propician la sequedad nasal. De hecho, un estudio realizado en Alemania sugiere que la actividad física durante la niñez podría prevenir el desarrollo de la rinitis alérgica, ya que se comprobó que los niños sedentarios tenían 50% más probabilidades de desarrollar la enfermedad.
4. HUMIDIFICAR EL AMBIENTE
El ambiente seco que se produce en los hogares en invierno por el uso de la calefacción puede causar problemas la como piel seca, labios agrietados o mucosas secas. Una problemática que cobra especial importancia en el dormitorio, ocasionando una mala noche de sueño y, por ende, un mal descanso. El uso de un humidificador aumenta el contenido de humedad de la habitación y reduce de forma sustancial el ambiente seco que se genera en el hogar.
5. ACUDIR AL MÉDICO
La sequedad nasal no es una patología grave pero sí que produce bastante incomodidad y es molesta. Por tanto, si los síntomas persisten y se prolongan en el tiempo, lo más recomendable es consultar al médico para que nos oriente sobre el tratamiento que debemos utilizar para combatir esta afección.
Porque salud necesitamos todos… ConSalud.es

Nuestra nariz, además de servirnos para oler y respirar, también es una parte muy importante de nuestro sistema de defensa, ya que nos ayuda a proteger nuestro cuerpo de la entrada de agentes patógenos.

Su interior está cubierta por un tejido mucoso, húmedo y muy vascularizado, que hace las veces de filtro (con el fin de eliminar el polvo, los gérmenes y cualquier partícula irritante del aire que respiramos), gracias al cual consigue humidificar y calentar el aire que penetra en nuestros pulmones. Por esto es recomendable respirar siempre por la nariz y no por la boca, y de ahí la importancia de mantenerla limpia e hidratada, para no facilitar la proliferación de bacterias o infecciones.

La sequedad nasal es una afección típica del invierno que se caracteriza por un bajo nivel de humedad en la mucosa nasal, la formación de grietas y costras en su interior, y por ende obstrucción nasal. Podemos sentir tirantez en el interior de la nariz, picor e incluso descamación en la zona.

Son muchas las causas que producen este trastorno: calor o frío ambiental extremos, uso de calefacciones o aire acondicionado excesivo, contaminación ambiental, polvo en el aire, exposición a irritantes como olores fuertes, cloro de piscinas, falta de humedad, algunos virus, rinitis, etc. Esta sequedad nos hace más vulnerables a los virus y otros organismos patógenos, además de agravar los síntomas de alergias, asma, laringitis, gripe, etc.

Es necesario saber que aunque este tipo de problemas se achaquen a los más pequeños, debido a que no tienen el sistema respiratorio desarrollado por completo, los adultos también deben prestar especial atención al cuidado de su nariz; de hecho, las personas de edad avanzada tienen más facilidad de padecer estos problemas de sequedad nasal.

Es muy importante hidratar y proteger la mucosa nasal con el fin de prevenir problemas respiratorios y seguir los siguientes consejos:

  • Sonarse con frecuencia usando pañuelos desechables y de manera suave. En lugar de presionar los dos lados de la nariz a la vez, presionaremos solamente uno de ellos, mientras soplamos por el otro, y luego repetiremos la operación con el lado opuesto. Así es más efectivo el vaciado de las fosas nasales. A continuación, nos lavaremos bien las manos.
  • Beber al menos dos litros de agua al día.
  • Usar humidificadores con el fin de reducir el ambiente seco. La humedad más favorable en una habitación cerrada con la temperatura de 20ºC es del 45 al 65%.
  • Realizar lavados nasales: con suero fisiológico o soluciones salinas especialmente indicadas para ello (agua de mar).
  • Aplicar lubricantes e hidratantes nasales, tanto en la zona externa de la nariz como en el interior de las fosas nasales, lo que proporciona una gran sensación de alivio y frescor en la zona irritada y facilita la regeneración del epitelio nasal. Además, los productos intranasales ayudan a proteger las mucosas creando una película que previene la sequedad y la irritación. Deben aplicarse directamente sobre la zona afectada con un suave masaje.
  • No contener los estornudos. Usaremos un pañuelo para evitar que las partículas líquidas se proyecten.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *