0

Nauseas por ansiedad

Nauseas por Ansiedad – Como controlar las nauseas de la ansiedad

La ansiedad consiste en un sentimiento de miedo, mucha preocupación y desasosiego, causando varios problemas al organismo, como ataque de ansiedad y náuseas. Las náuseas son un síntoma común en personas que padezcan ansiedad, estrés, dolor o temor.

Se ha comprobado clínicamente que si existe una relación entre la ansiedad con los mareos y náuseas. Ya que estos últimos se dan como una reacción fisiológica de un estado alterado ocasionado a los niveles de ansiedad. Cuando estos niveles son muy altos tienden a aparecer las náuseas y mareos, dicha respuesta psicosomática puede tornarse muy intensa e incapacita a la persona.

Son muchas las personas que han experimentado náuseas por ansiedad frente a situaciones que les originen temor, como por ejemplo dar un discurso frente a muchas personas. Y es que en los últimos años se ha visto cómo ha incrementado el número de personas con náuseas por ansiedad. Debes saber que el estrés y la ansiedad provoca náuseas, temblores, sudoración, ritmo cardíaco irregular, dolor muscular en pecho, hombros, espalda, brazos y cabeza.

Náuseas por la mañana por ansiedad

Seguramente como muchos, alguna vez has atribuido que toda náusea matutina puede deberse a que comiste algo que te cayó mal o un embarazo en el caso de una mujer. Pues no siempre es así, ya que también existen las náuseas matutinas por ansiedad, ya que esta tiende a modificar la forma en que los ácidos estomacales se encargan de digerir los alimentos, causando un irritante reflujo e inflamación.

La sensación de náuseas por ansiedad se da como consecuencia por la emisión exacerbada de la adrenalina o epinefrina. Esta ocasiona una obstaculización en las funciones de las enzimas, ácidos, estómago e intestinos de manera general, dando origen los indicios que son atinados a náuseas por ansiedad.

Ansiedad y vómitos

El hablar de ansiedad y vómitos es algo cada vez más común, es uno de los síntomas fisiológicos más frecuentes junto con palpitaciones, sudoración, taquicardia, temblores, rigidez muscular, cansancio y sensación de inestabilidad y náuseas por ansiedad.

El vómito por su parte es un fenómeno al que también se conoce como emesis, controlado específicamente por un área perteneciente al bulbo raquídeo ubicado en la parte central del cerebro siendo este también el centro del vómito. Dicha región se ocupa de recibir información que induce al organismo a terminar ejecutando esta acción.

Las náuseas y ansiedad pueden hacer llegar al centro del vómito señales que sean negativas para la persona, como ver imágenes repulsivas, o vivir una situación estresante o traumática, por lo que desde el tronco encefálico se informa del movimiento y siendo el responsable de estas sensaciones.

Los pacientes que sufren de trastorno de ansiedad generalizada y náuseas suelen pasarse el día sumados en varias preocupaciones y tensiones de manera exagerada, aún cuando esté presente o no un estímulo que las provoque. Dicho diagnóstico se establece por un profesional, cuando observa que un paciente presenta una excesiva preocupación por varios problemas de la vida cotidiana por un período no menor a 6 meses.

En niveles moderados las personas con esta patología tiene oportunidad de funcionar correctamente en entorno social y laboral. Sin embargo, procuran evadir algunas circunstancias cotidianas debido a esta psicopatología, en algunos estudios se ha corroborado que el trastorno de ansiedad generalizada afecta al doble de mujeres que hombres. Este puede aparecer cualquier momento de la vida y desarrollarse de manera paulatina, aunque los períodos de mayor riesgo son la infancia y mediana edad.

Cómo controlar las náuseas de la ansiedad

Las náuseas por ansiedad pueden ser difíciles de evitar, por lo general muchos tienden a convivir con esto hasta que hayan aprendido a manejar la ansiedad. Ya que a diferencia de otros síntomas, no hay remedios eficaces para quitar náuseas por ansiedad.

Por tanto, debido a la falta de remedios prácticos y también por el temor que generan las náuseas y mareos tras la pérdida de control o peor la pérdida de contacto con la realidad, se han hecho investigaciones para determinar las posibles causas de esta sintomatología y así dar con algunas maneras de controlar náuseas por ansiedad.

Cabe destacar que las náuseas y mareos no van a desaparecer hasta que se haya aprendido a manejar la ansiedad, a poder llevar una vida donde las preocupaciones o angustias no terminan manifestándose en síntomas físicos como ataques de pánico, crisis de ansiedad, entre otros síntomas. Pero afortunadamente sí existen maneras de aliviar náuseas por ansiedad.

El consejo más usual y práctico, es respirar profundamente. Cuando se habla de los síntomas o trastorno de ansiedad en sí, siempre se insiste en la importancia de respirar adecuadamente, es decir, de forma profunda y consciente con el fin de disminuir y hasta eliminar el nerviosismo y ayudar a que el organismo se relaje.

La gran mayoría de técnicas de relajación tienen como parte principal, la respiración para así lograr recuperar el equilibrio, el cual implica equilibrar tanto cuerpo y mente. Pero que también permita recuperar el control de nuestro equilibrio físico que tiende a perderse por culpa de las náuseas constantes por ansiedad.

Tratamiento para las náuseas por ansiedad

Antes de hablar de un tratamiento es importante dejar en claro que es la ansiedad y los síntomas que presentan las personas que la padecen. La ansiedad consiste en una respuesta emocional y fisiológica cuando se percibe algún peligro, el cuerpo se pone en un estado de alerta originando una serie de síntomas con el fin de hacer frente a dicha amenaza. En el listado de síntoma de la ansiedad se encuentra:

  • Ansiedad y náuseas: si la ansiedad causa nauseas, al ser esta una respuesta que induce al escape, debes saber que si aún hay alimentos presentes en el aparato digestivo, este será considerado como un estorbo ya que en pleno proceso de digestión nos volvemos más lentos, por lo que el cuerpo buscará una manera de deshacerse de este.
  • Mareo: Una sobre respiración, tensión muscular y envío de flujo de sangre pueden originar fuertes mareos.
  • Hiperventilación: Debido a la sensación inminente de amenaza, el cuerpo busca oxígeno suficiente para lograr llevar a cabo las funciones motoras necesarias como correr o defenderse. Pero dado que el oxígeno no se ve metalizado puede convertirse en mareo.
  • Taquicardia: el corazón se encarga de bombear suficiente sangre a todos los órganos encargados de cumplir funciones motoras de huida o defensa.
  • Tensión muscular: esta se origina para que el cuerpo escape o luche contra la amenaza. Sin embargo cuando esta se halla presente la mayor parte del día ocasiona dolores, molestias y calambres musculares.
  • Dilatación de pupilas: esto ocurre debido a que el organismo busca percibir el peligro lo más pronto posible, dilatando la pupila y causando un tipo de visión túnel. Esto puede provocar visión borrosa, molestias y destellos.

Cuando esta patología comienza a originar dificultades en los ámbitos social, laboral y personal, estos malestares pueden ir en aumento como llegar al grado de ataque ansiedad y náuseas. Lo recomendable es iniciar trabajo terapéutico con un psicólogo cuanto antes mejor, ya que el dejar pasar tanto tiempo sin hacer nada puede empeorar los síntomas

Remedio para las náuseas por ansiedad

Factores como estrés, migraña, diabetes, intoxicación por comida, cansancio, medicamentos, la ansiedad produce náuseas. Por suerte hay recetas caseras que pueden resultar muy útiles para tratar con las nauseas por ansiedad entre estos están:

  • Jengibre: se puede consumir de varias formas (pan, galletas o té), el jengibre posee la capacidad de bloquear a todo responsable de las náuseas además de promover el flujo sanguíneo dentro del estómago de manera que se reduzcan los síntomas de mareo.
  • Zumo de limón: se trata de un gran alivio cuando hay ganas de vomitar, ya que ayuda a equilibrar el pH del estómago. Se recomienda beberlo cuando se empiece a sentir las náuseas.
  • Anís: este se puede preparar en un té y tomarlo cuando surjan los síntomas.
  • Menta: es capaz de aliviar diversos problemas digestivos incluso la ansiedad y náuseas.
  • Nuez moscada: no sólo sirve para mejorar el sabor y aroma de algunos platillos, sino que también ayuda mucho ante los síntomas de náuseas o vómitos.
  • Zumo de arándanos: al tener náuseas y ganas de vomitar difícilmente se puede pensar en comer algo sólido. esta bebida nutritiva es muy útil para llevar la deshidratación y reducir los síntomas.

Cómo evitar las náuseas por ansiedad

Para evitar problemas como mareos y nauseas por ansiedad es importante adoptar un estilo de vida saludable como evitar consumo de sustancias que pueden causar náuseas y ansiedad como drogas, cafeína, éxtasis, LSD, entre otras.

También se recomienda realizar ejercicio de manera regular y en pleno aire libre para poder despejar la mente de todo pensamiento negativo. Practicar técnicas de relajación para combatir la aparición de náuseas y ansiedad Ya sea de manera autodidacta o en clases con un profesional. En esencia para evitar las náuseas por ansiedad se debe tratar la propia ansiedad, requiere un total compromiso de la persona pero vale completamente la pena aprender a llevar una vida libre de ansiedad.

Es posible que todos, en algún momento de nuestra vida, hayamos sufrido ansiedad. Esa respuesta de nuestro cuerpo que se activa ante una situación de presión, de estrés, de amenaza o de terror y que no debemos ignorar, sino ponerle remedio.

La ansiedad puede manifestarse de muchas maneras. Muchas veces puede venir acompañada de palpitaciones, sudor, nervios (o «nudos») en el estómago, mareos, hormigueo, insomnio… Y otras muchas ocasiones, se puede manifestar a través de náuseas. Cuando nuestro cuerpo está sometido a mucha ansiedad activa su sistema nervioso simpático y puede llegar a paralizar las funciones del estómago, de ahí que muchas veces este «se nos cierre» ante una situación de nervios. Esto puede llegar también a generar ganas de vomitar y, como consecuencia, las temidas náuseas por ansiedad.

Por tanto, la raíz del problema es la situación que te genera estrés y no las náuseas en sí. Sin embargo, estas te pueden atacar en cualquier momento o lugar y es importante contar con algunas tácticas o tips para saber abordarlas y hacerlas desaparecer.

No te preocupes porque en Diario Femenino vamos a ver qué tipo de técnicas podemos usar para controlar y reducir las náuseas por ansiedad. ¡Y recuerda que ante estos trastornos siempre se debe pedir ayuda de profesionales!

6 técnicas para evitar las náuseas que genera la ansiedad

1 Tómate un momento

Al igual que las múltiples formas que tiene de manifestarse, la ansiedad también tiene causas muy variadas. Por ejemplo, tener muchas cosas importantes que hacer y muy poco tiempo, tener mucha presión (por el trabajo, por los estudios, por problemas de pareja…), tener que realizar alguna tarea que no queremos… Así que no está de más tomarnos un minuto para respirar y controlar esa ansiedad.

Cierra los ojos y dedica 10 minutos a respirar de forma profunda intentando dejar la mente en blanco. Puedes hacerlo sentada o tumbada. Necesitas poner tu atención en la respiración y controlar las inhalaciones y las exhalaciones hasta que realmente te sientas tranquila y hayas recuperado de nuevo el control sobre ti misma.

2 Organízate

Tras el paso anterior es momento de poner remedio para que esas náuseas no vuelvan a aparecer, así que seamos realistas: organiza o controla eso que te causa ansiedad, debes ponerle una solución eficaz y efectiva. Puedes trabajar en un calendario o agenda o simplemente plasmar de forma escrita las formas de reducir la presión. Eso sí, debes hacerlo a primera hora de la mañana o, de lo contrario, tu mente se pondrá a hacerlo por las noches, cuando vayas a dormir, y entonces a tu ansiedad le sumarás el insomnio.

3 Regula tu temperatura

Si junto a las náuseas notas que la temperatura de tu cuerpo cambia, intenta regularla. Bien dándote una ducha de agua caliente/fría (no te vayas a los extremos, siempre con cabeza) o bien echándote agua en los puntos importantes de tu cuerpo (muñecas, cuello…). Y no te olvides de beber agua o una infusión de forma pausada y a sorbos.

4 Visualiza

Si de algo somos conscientes es de que las náuseas vienen provocadas por un motivo: la ansiedad y esta, a su vez, viene originada por algo. Visualiza, entonces, la forma de afrontar tu miedo si este se te pone delante. ¿Cómo puedes ponerle solución? Visualiza, además, la confianza que debes tener en ti misma, quiérete, aumenta tu autoestima, llénate de fuerza, de aire y de poder.

5 Evita olores y comidas fuertes

Si estamos sufriendo náuseas, los olores fuertes (y las comidas que huelen así) no nos ayudarán. Evítalos. Si es la hora de comer, no es recomendable estar en ayunas, sino ingerir algo suave junto a una infusión que te ayude a calmar el estómago.

6 Ayúdate de remedios naturales como el jengibre

El jengibre puede ser uno de tus aliados para ayudar a aliviar las náuseas. Es un remedio natural que ayuda a disminuir la actividad de los jugos gástricos, por lo que tomarlo en infusión, en cápsulas o chupar la raíz te ayudará.

¿Y tú? ¿Sufres ansiedad y esta te genera náuseas? Recuerda que en Diario Femenino tenemos una categoría de ansiedad donde tratamos de ayudarte a superar cualquier tipo de trastorno. ¡Dile adiós a la ansiedad y recupera la tranquilidad en tu vida desde ya!

Especialistas en Trastorno de ansiedad

  • Hola. Estoy tomando desde hace muchos años citalopram 20mg, y los ataques de pánico y ansiedad estaban controlados, pero desde hace unos 6 meses han vuelto esas crisis aunque más suaves. Me cuesta mucho mantener el sueño, me despierto muchas veces en la noche y por el día me siento cansada, y con mareos.…
  • Hola. Estoy tomando citalopram, lorazepan para la ansiedad y lormetazepan para dormir por las noches. Llevo mes y medio para la depresión mayor y ansiedad y todavía no noto efectos del antidepresivo, es pronto o tengo que esperar más? Porque ya es desesperante.
  • Hola. Padezco trastornos de ansiedad y pánico. El médico me recetó dormicum y en un viaje a Portugal me dijeron que lorazepam era más seguro. Mirando la compatibilidad en lactancia.org son igual de seguros uno que otro. Lo último que quiero es perjudicar al bebé. ¿Cuál es más seguro de los dos?
  • para un trastorno de ansiedad generalizada, mi madre de 81 años toma 2 ansium, 1 pristiq 100 y 1tranxilium 10, me gustaría saber en cuanto al ansium para quedar cubierta todo el dia es mejor 1 por la mañana y otra por la noche.
  • Estoy tomando escitalopram 15 mg y lexatin 3mg desde hace mes y medio pero aún tengo ansiedad ¿Debo esperar un poco más?
  • Los pensamientos horrible que tengo que no me deja vivir tranquila que hace que ande irritada con Dolores de cabeza es normal cuando se sufre ansiedad ???
  • Hola, tengo 20 años y queria comentarles que en contadas ocasiones siento como si me vibrara el pecho o el corazón, solo dura unos segundos y después vuelve a la normalidad o como si me diera un sobresalto y parase un segundo. He tenido meses atrás fuertes episodios de ansiedad y va a hacer 6 meses que…
  • ¿El sobre exceso de deberes en los niños puede acarrear un transtorno de ansiedad?
  • Suelo tener mucha ansiedad y mis estados de animo cambian constantemente. Y ultimamente me cuesta concentrarme. ¿Puede tener algo que ver que tengo estreñimiento crónico y problemas digestivos? Porque me dijeron que el intestino es el principal productor de serotonina.
  • Hola! ¿Una terapia para tratar la ansiedad generalizada es efectiva mediante videollamada? Gracias

Trastorno de ansiedad generalizada

Vivir con trastorno de ansiedad generalizada

Las personas que tienen TAG pueden mejorar. Si toma medicamentos para ello, es posible que pueda dejar de tomarlos en algún momento en el futuro. Su médico le dirá si está bien dejar de tomar su medicamento.

Lo más importante es hablar de ello, buscar ayuda y tomar acción. La acción puede ayudarle a obtener una sensación de control. Los siguientes son algunos consejos para sobrellevar la ansiedad:

  • Controle su preocupación. Elija un lugar y una hora para preocuparse. Haz que sea el mismo lugar y el mismo día todos los días. Pase 30 minutos pensando en sus preocupaciones y lo que puede hacer al respecto. No piense en lo que «podría» suceder. Enfóquese más en lo que realmente está sucediendo. Entonces, olvide la preocupación y continúe con su día.
  • Aprenda maneras de relajarse. Estas pueden incluir actividades tales como yoga o dar una vuelta a la manzana.
  • Respire profundamente. Siga estos pasos para tomarse un descanso durante el día para respirar:
    • Acuéstese sobre una superficie plana.
    • Coloque una mano sobre el estómago, por encima de su ombligo. Coloque la otra mano en el pecho.
    • Inhale lentamente y trate de hacer que su estómago se eleve un poco.
    • Mantenga la respiración durante un segundo.
    • Exhale lentamente y deje que su estómago vuelva a bajar.
  • Relaje sus músculos. Comience por elegir un músculo y mantenerlo apretado durante unos segundos. Luego relaje el músculo. Haga esto con todos sus músculos, una parte del cuerpo a la vez. Intente comenzar con los músculos de los pies y continúe con las partes superiores del cuerpo.
  • Ejercite con regularidad. Las personas que tienen ansiedad a menudo dejan de hacer ejercicio. Pero el ejercicio puede darle una sensación de bienestar y ayudar a disminuir los sentimientos de ansiedad.
  • Descanse lo suficiente. El sueño descansa en su cerebro y en su cuerpo. Puede mejorar su sensación general de bienestar y su estado de ánimo.
  • Evite el abuso de alcohol y drogas. Puede parecer que el alcohol o las drogas lo relajan. Pero a la larga, empeoran la ansiedad y causan más problemas.
  • Reduzca la cafeína. La cafeína se encuentra en el chocolate, el café, los refrescos y el té. La cafeína puede aumentar su sensación de ansiedad porque estimula su sistema nervioso. También evite las píldoras de venta libre para adelgazar de venta y los medicamentos para la tos y el resfrío que contienen un descongestivo.
  • Enfréntese a las cosas que lo hicieron sentir ansioso en el pasado. Comience imaginando que se enfrenta a estas cosas. Entonces puede acostumbrarse a la idea de enfrentar las cosas que lo hacen sentir ansioso antes de que realmente suceda.
  • Tome medicamentos, si esto ayuda. Su médico puede darle medicamentos para ayudar a reducir su ansiedad mientras aprende nuevas formas de responder a las cosas que lo ponen ansioso. Están disponibles muchos tipos de medicamentos. Su médico decidirá qué medicamento es el adecuado para usted.

Transtorno de ansiedad generalizada

Introducción: ¿qué es el trastorno por ansiedad generalizada?

Se trata de la presencia de ansiedad y excesivas preocupaciones, de forma persistente, durante un periodo de tiempo mínimo de 6 meses.

Es una patología común. Se ha observado que puede presentarse hasta en el 3-8 % de la población

Este trastorno es ligeramente más frecuente en mujeres que en varones, con una relación de sexos de dos tercios a favor de las mujeres.

Causas. ¿qué lo produce y cómo se produce?

Como sucede en la mayoría de los trastornos psiquiátricos, no queda clara la causa del trastorno de ansiedad generalizada. Se cree que interactúan diversos factores.

Existen estudios que han detectado una predisposición familiar a sufrir este trastorno. A pesar de ello, estos resultados no son todavía consistentes y no se ha demostrado un patrón determinado de agregación familiar.

Se han postulado diversas hipótesis respecto a la implicación de determinados neurotransmisores y sus receptores cerebrales. Podemos mencionar la posible alteración en el sistema de regulación de serotonina (neurotransmisor cerebral), o bien, la teoría basada en el posible mal funcionamiento del receptor benzodiacepínico ligado al receptor del neurotransmisor GABA (ácido gamma-aminobutírico).

Existen algunos estudios de neuroimagen en que se han hallado ciertas diferencias con los individuos sanos, a pesar de ello, no se trata de resultados concluyentes.

No es infrecuente encontrar en estos paciente trastornos de la personalidad, principalmente de tipo evitativo, histriónico, dependiente u obsesivo.

Existen también diversas teorías psicológicas de la angustia, como son la teoría psicodinámica, la teoría conductual y la teoría cognitiva.

Manifestaciones clínicas. ¿cuándo se debe sospechar?

Hemos comentado que la principal característica es la ansiedad y la preocupación excesivas durante un período mínimo de 6 meses. Estas, pueden ser debidas a acontecimientos y situaciones diversas, variadas y al individuo le resulta difícil controlar este estado de constante preocupación.

Además, junto con la ansiedad y la preocupación, suelen existir otros de los síntomas que se citan a continuación: el sujeto se muestra inquieto, impaciente, irritable, con tensión a nivel muscular, se puede observar (o bien nos comenta) que se cansa fácilmente, le cuesta concentrarse y duerme mal.

Aunque los individuos pueden reconocer que sus preocupaciones son excesivas, que no se sienten capaces de controlar su estado, su ansiedad, esto no siempre es así. A pesar de ello, ustedes podrán observar que estas preocupaciones y su ansiedad, resultan desproporcionadas para los demás, y que afectan en cierto modo a sus relaciones interpersonales (con familia, amigos, compañeros de trabajo,…), a su rendimiento en el trabajo, a sus actividades lúdicas («hobbies») o a otras áreas importantes de su cotidiano.

Cuando estos pacientes exponen sinceramente sus preocupaciones, comentan el miedo ante «lo que puede suceder», esto resulta para el resto de individuos exagerado ante la situación real que se está planteando. Digamos que las consecuencias que el sujeto ve como altamente probables, son desmesuradas e improbables para ustedes. Los demás verán esas preocupaciones y esa angustia como desproporcionadas, ya sea por el prolongado tiempo que pasa pensando en ello, por el grado de ansiedad que le provoca pensarlo, por la frecuencia con qué «le da vueltas» a los mismos pensamientos, o bien por las posibles consecuencias (claramente desproporcionadas con las posibles consecuencias reales).

Este estado de continua «hiperpreocupación » no permite que puedan prestar la atención suficiente a otros asuntos (tareas, conversaciones,…) y es por eso que, tal y como hemos comentado, quedan afectadas otros aspectos de su vida.

Las personas adultas que sufren un trastorno de ansiedad generalizada normalmente se preocupan por situaciones normales de la vida diaria, como son el realizar una nueva tarea en el trabajo, el asumir una determinada responsabilidad laboral, asuntos económicos de la familia, la salud de sus seres queridos, pequeños problemas escolares de sus hijos u otros problemas de carácter menor. Así por ejemplo, pueden mostrarse angustiados por un ruido inusual del motor del coche, por un suspenso de su hijo, por un pequeño cambio introducido por el jefe en el trabajo habitual,… llegando a conclusiones como la posibilidad de un despido, de un fracaso escolar de su hijo, de la necesidad de comprar un nuevo vehículo,…

Estas preocupaciones pueden ir variando a lo largo del tiempo, y podríamos decir que, parece que cuando no está preocupado por un motivo, lo está por otro.

Síntomas y trastornos asociados

A pesar de que no forman parte de la clínica necesaria para diagnosticar el trastorno de ansiedad generalizada, existen otros síntomas que pueden asociarse a este.

Hemos mencionado que suelen presentar tensión a nivel de la musculatura, esta tensión puede producir dolor muscular, temblor, e incluso sacudidas musculares.

También pueden sufrir respuestas de sobresalto exageradas, ante situaciones que no han sido especialmente alarmantes.

Tampoco es infrecuente la aparición de molestias físicas como la necesidad de orinar muy a menudo, dificultad en tragar los alimentos, ganas de vomitar (náuseas), diarrea, sudoración, manos frías, boca seca, dolores de cabeza.

El estado de ánimo puede verse afectado, presentando síntomas depresivos de forma frecuente.

Estos pacientes pueden caer en problemas de abuso de alcohol o de pastillas tranquilizantes, que suelen utilizar para reducir el nivel de ansiedad.

En niños y adolescentes, la ansiedad y las preocupaciones suelen estar centradas en sus estudios, notas escolares, rendimiento deportivo. No es necesario que los padres, maestros o compañeros estén realmente juzgando al niño para que se presente una hiperpreocupación. Estos niños buscarán continuamente la aprobación, presentando inseguridad y escasa capacidad para valorar el rendimiento propio. Buscando esta seguridad, se pueden mostrar perfeccionistas, sin llegar a conseguir el nivel deseado y con una elevada autoexigencia que les lleva a esforzarse constantemente y a intentar reafirmarse ante el reconocimiento de los demás.

Diagnóstico. ¿cómo saber o confirmar?

Es necesario considerar que no toda ansiedad es patológica y, por tanto, es necesario diferenciar la posibilidad de estar ante un diagnóstico de trastorno de ansiedad generalizada o no. Si así es, las preocupaciones son difíciles de controlar e interfieren en la actividad habitual del individuo, a diferencia de las preocupaciones habituales en la vida que pueden controlarse mejor o posponerse para otro momento, sin recaer continuamente en ellas.

También las diferencia la intensidad, duración y grado de afectación del cotidiano del paciente sin base a los ojos de los demás.

La presencia de los síntomas físicos previamente mencionados (nauseas, dolor de cabeza, temblor,…) también apoya el diagnóstico de trastorno de ansiedad generalizada.

Es imprescindible que el cuadro mencionado tenga una duración de más de 6 meses para poder realizar este diagnóstico.

A mayor número de preocupaciones y de diversidad temática de estas, más probable es el diagnóstico de trastorno de ansiedad generalizada.

Debe de considerarse que las situaciones que originan ansiedad y preocupación no se limitan a un tema concreto y único, como pudiera ser el miedo a sufrir una enfermedad, a hablar en público, a ganar peso, a estar lejos de los seres queridos, a un animal determinado (arañas, serpientes, ratas,…).

Tampoco puede considerarse como un trastorno de ansiedad generalizada, la ansiedad y la preocupación que aparece después de sufrir un acontecimiento traumático para el individuo (grave accidente de coche, violación,…), o bien aquella debida al efecto de determinadas drogas, fármacos, tóxicos (por ejemplo el café en cantidades importantes).

Por último el médico al que consulte descartará la posibilidad de que la ansiedad fuera debida a una depresión u otro tipo de enfermedad mental, así como la presencia de alguna enfermedad médica general que pueda justificar la presencia de los síntomas (como por ejemplo el hipertiroidismo). Para ello será necesario realizar la historia clínica (preguntas sobre enfermedades pasadas, motivo de consulta,…), la exploración física y el análisis de laboratorio que se considere pertinente en cada caso.

Tratamiento

El tratamiento ideal para estos pacientes sería la combinación de psicoterapia y farmacoterapia. También es recomendable que realicen algún deporte o ejercicio físico de forma regular puesto que reduce la ansiedad.

En la psicoterapia es importante el establecimiento de una relación humana médico-paciente, esta psicoterapia de apoyo irá encaminada principalmente a orientar al paciente para modificar conductas y pensamientos persistentes que producen un incremento de la ansiedad. Es importante que el paciente muestre un interés en aplicar dichas modificaciones y se muestre colaborador.

Las técnicas más usadas desde el punto de vista conductual, dirigido sobretodo a los síntomas físicos, son las técnicas de relajación y el biofeedback (técnica de control emocional).

A nivel farmacológico, el tratamiento debe ser individualizado valorando cada caso en particular. El fármaco más utilizado suelen ser las benzodiacepinas (ansiolíticos), considerados en este trastorno el tratamiento de elección. La elección de la benzodiacepina (BZD) se decide en función de diversos factores como la edad del individuo, la presencia de otras enfermedades médicas en el paciente y los antecedentes de buena respuesta previa a una determinada BZD. Puede asociarse propanolol para controlar ciertos síntomas físicos, como por ejemplo la taquicardia, si se considera preciso. Cuando los fármacos mencionados son insuficientes, se recomienda administrar antidepresivos, principalmente del tipo ISRS (Inhibidores Selectivos de la Recaptación de la Serotonina), imipramina o clomipramina.

Pronóstico y complicaciones. ¿qué consecuencias puede tener?

Aproximadamente la mitad de estos pacientes refieren que los síntomas iniciaron en la infancia tardía o en la adolescencia, aunque no es infrecuente el inicio a partir de los veinte años. Otros individuos no saben concretar el período de inicio, expresando que siempre recuerdan «haber sido nerviosos».

Muchos de los pacientes que padecen de trastorno por ansiedad generalizada no buscan ayuda psiquiátrica; de hecho, son sólo un tercio los que suelen consultar y seguir tratamiento.

Estamos ante un trastorno de carácter crónico, pero fluctuante, con frecuentes agravamientos coincidiendo con períodos de estrés. Estos individuos tienen mayor riesgo de padecer otros trastornos psiquiátricos como crisis de ansiedad, un trastorno de tipo depresivo, problemas por abuso de sustancias tranquilizantes (sin prescripción médica o a dosis más elevadas de las indicadas) o trastorno relacionado con abuso de alcohol. El control psiquiátrico correcto , así como el buen cumplimiento del tratamiento, facilita una mejor evolución.

Consulta médica. ¿cuándo debo acudir al médico? ¿qué médico me puede tratar?

No suele existir un suceso previo que lleve al paciente a consultar, sino que generalmente el paciente llega a la conclusión de que su tensión, ansiedad y preocupación habitual «no es normal».

Sería conveniente consultar al médico de cabecera o al psiquiatra cuándo el propio paciente y/o su familia advierte que la ansiedad habitual parece «ser excesiva» o bien si uno observa que presenta las molestias físicas mencionadas previamente, e incluso ha estado consultando a diversos médicos de otras especialidades, creyendo tener otro tipo de enfermedad (por ejemplo puede haber consultado al servicio de digestivo porque padece nauseas y diarrea).

Diarrea

Efectos adversos: Debe evitarse su uso durante el embarazo ya que es teratogénico, asociándose con alta incidencia de malformaciones neonatales. Ponerse en contacto con su médico si aparecen molestias gástricas, boca seca, excesiva salivación, labios inflamados, estreñimiento, diarrea, fiebre, sed excesiva, empeoramiento del acné, pérdida del cabello, aumento de peso, diarrea, temblor,agitación. leucocitosis, poliuria con polidipsia…
Interacciones medicamentosas: haloperidol, tetraciclina, diuréticos, antiinflamatorios, fármacos cardiovasculares,… Consulte en nuestra base de datos de iteracciones si puede administrarse el fármaco: https://psiquiatria.com/interacciones
Consideraciones especiales: Como prepararse para los controles de litemia: Deberá tomar el Litio de la noche 12 horas antes de la extracción (si tiene la extracción a las 8 de la mañana, deberá tomar el Litio a las 8 de la noche anterior). El día de la extracción deberá ir en ayunas y sin tomar la medicación de la mañana. Una vez le hayan sacado la sangre podrá desayunar y tomar el Litio y las demás medicaciones. Antes de administrar litio, se debe realizar un examen físico y estudios complementarios que deben incluir nivel sérico de creatinina, ionograma, función tiroidea, hemograma completo, ECG y prueba de embarazo si existe tal posibilidad. vigilar intolerancia gastrointestinal, toxicidad renal, disfunción tiroidea. Precisa monitorización de niveles plasmáticos y del funcionamiento del riñón y del tiroides. Los niveles de litio deben controlarse semanalmente el primer mes y cada quince días otros dos meses. Mensualmente hasta el año y luego trimestralmente. Es necesario informar a los pacientes que los cambios en la sudoración o la diuresis pueden afectar los niveles de litio. Los síntomas de intoxicación son vómitos, dolor abdominal, diarrea profusa, temblor severo, coma y convulsiones. Supone una urgencia médica que hay que derivar al hospital. En caso de sobredosis llame inmediatamente al 112. (Esto es un breve resumen, para obtener la información completa del fármaco consultar la ficha técnica del medicamento). ESta ficha es sólo a título informativo. Para tomar decisiones clínicas consulte a su médico.

SERTRALINA

Medicamento
Formas de presentación y dosificación: comp. de 50-100 mg. dosis de 50-200 mg/día, una vez al día.
Indicaciones: sus indicaciones son en general similares a las de la fluvoxamina o fluoxetina.
Efectos adversos: insomnio, diarrea, nauseas.
Interacciones medicamentosas: IMAOS, warfarina, digitoxina.

(Esto es un breve resumen, para obtener la información completa del fármaco consultar la ficha técnica del medicamento). ESta ficha es sólo a título informativo. Para tomar decisiones clínicas consulte a su médico. Artículos relacionados:

Diferencia entre síntomas depresivos y depresión en médicos residentes

Patricio Cristobal Rey

Psiquiatría general Depresión Trastornos de ansiedad
Eutimizantes en el embarazo: Litio-2

Juan Medrano , Maider Prieto

Psiquiatría general Tratamientos
Síndrome de colon irritable y sus implicaciones terapéuticas en psiquiatría

Patricia Bernal García , María José Muñoz Algar , Sandra García Font.

Psiquiatría general
Trombopenia y antidepresivos. A propósito de un caso

María Dolores Sánchez García , Silvia Cañas Fraile , Paloma Cano Ruiz , Alicia Gómez Peinado.

Tratamientos
Impacto de los exámenes en la salud de los alumnos universitarios de fisioterapia.

Cristina Torres Pascual

Trastornos de ansiedad
Interacción entre antiretrovirales (estavudina, indinavir, ritonavir, nevirapina) y metadona. A propósito de un caso.

M. C. Pellín

Adicciones
Intervención en un caso con enfermedad de Crohn.

J. Vidal Fernández

Tratamientos
TRASTORNO POR SOMATIZACIÓN UNA FORMA DE OPTIMIZAR RECURSOS

1.Margarita Guerrero Jimenez.2.Jose Angel Rodrigo Manzano3.Carmen Maura Carrillo de Albornoz Calahorro

Trastornos de ansiedad
Tratamiento Cognitivo-Conductual aplicado a un caso de ansiedad incapacitante comórbida con el pánico que supone comer, cualquier tipo de comida, fuera del lugar de control

Ana Mª Bastida de Miguel

Psicoterapias
SINDROME DE COLON IRRITABLE : SUS IMPLICACIONES TERAPEUTICAS EN PSIQUIATRIA

PATRICIA BERNAL GARCIA , maria jose muñoz algar, sandra garcia font

Medicina psicosomática

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *