0

Niño o niña

¿Puedo saber el sexo del bebé si me hacen un ultrasonido de la semana 11 a la 13?

VIDEO

Ultrasonidos

Averigua en qué consisten estos exámenes. Por Chrissie Hammonds
Muchos padres quieren saber el sexo de su bebé antes de que nazca, para poder escoger un nombre o decorar su habitación. Si te hacen un ultrasonido en la semana 20, será bastante fácil para el técnico ver cuál es el sexo de tu bebé, si es que está colocado en una posición que permite ver claramente el área genital. En ese momento, la diferencia entre niños y niñas es bastante obvia. A medida que tu embarazo progresa, la diferencia es todavía más clara.
Pero no es tan fácil apreciar el sexo del bebé en las primeras semanas del embarazo: aunque el sexo se determina genéticamente en el momento de la fecundación, todos los embriones se ven idénticos durante el desarrollo temprano del embrión.

El tubérculo genital

Todos los embriones tienen una pequeña protuberancia o hinchazón en el área genital. Se llama tubérculo genital. Si estás embarazada de un varón, hacia la semana 7 del embarazo se empieza a producir testosterona, lo cual hace que el tubérculo genital crezca y se desarrolle en forma de pene y escroto. En una niña, el tubérculo genital se convertirá en el clítoris y los labios vaginales.
Esto es un proceso gradual y sólo puede apreciarse alguna diferencia entre los dos sexos a partir de la semana 11 del embarazo. En esta etapa, todos los bebés tienen esta protuberancia o tubérculo genital. En los varones, tiende a apuntar hacia arriba, en un ángulo superior a 30 grados de la espina dorsal. En las niñas está más horizontal, siguiendo la línea del cuerpo, y está en un ángulo inferior a 30 grados. Para que el técnico que realiza el ultrasonido pueda apreciar esta diferencia, el bebé tiene que estar recostado de espaldas.

Imágenes de ultrasonido de la semana 11 a la 13

Las imágenes que verás abajo se les tomaron a dos bebés en la semana 13 del embarazo y muestran el tubérculo genital.



El bebé que está a la izquierda tiene un tubérculo genital que está en un ángulo superior a 30 grados, así que probablemente sea un niño. Además, ya empieza a parecerse a un pene y una bolsa escrotal. El bebé que está a la derecha tiene un tubérculo genital que está más horizontal con respecto a su cuerpo, paralelo a la espina dorsal, así que probablemente sea una niña.
La diferencia en estos dos bebés es bastante marcada, pero no siempre se ve con tanta claridad.
La foto del bebé que se muestra aquí a la derecha se tomó entre la semana 11 y 13 del embarazo. El tubérculo parece estar en una posición horizontal, paralela a la espina dorsal, lo que indicaría que es una niña, pero la forma de la protuberancia se parece más a los genitales de un varón. Es difícil de decir cuál es el sexo, ¿verdad?

¿Es fiable predecir el sexo del bebé con un ultrasonido de la semana 11 a la 13?

De hecho, los estudios demuestran que acertar el sexo en este periodo temprano basándose en el tubérculo genital no es algo infalible. Investigaciones tempranas concluyeron que cuando los bebés estaban recostados en la posición ideal para ver la protuberancia, técnicos muy experimentados que usaban aparatos de muy alta calidad, sólo acertaron el sexo del bebé en el 70 por ciento de los casos a las 11 semanas y sólo en nueve de cada 10 casos a las 12 semanas.

Un estudio más reciente mostró que los técnicos podían identificar correctamente el sexo en el 46 por ciento de los bebés a las 12 semanas y en el 80 por ciento de los bebés a las 13 semanas.
Sin embargo, es muy poco probable que puedas llegar a averiguar el sexo del bebé en un ultrasonido de rutina realizado en esta etapa temprana. La mayoría de los aparatos de scanner que se utilizan no son de tan alta precisión o calidad como para verlo bien, aparte de que el técnico probablemente no tiene tiempo de esperar a que tu bebé se ponga en la posición ideal. Para la semana 13 del embarazo, tu bebé ya puede encogerse y hacer acrobacias, así que es muy difícil conseguir verlo en el ángulo perfecto.
Si te dicen cuál es el sexo de tu bebé y después averiguas que no te dijeron el sexo correcto, puedes llevarte un gran chasco. A menos que necesites saber cuál es el sexo de tu bebé porque tienes un historial familiar de problemas genéticos relacionados con el sexo masculino o femenino, es mejor esperar a mediados de tu embarazo, cuando pueden hacerte un ultrasonido más detallado. En esta etapa, las posibilidades de que acierten el sexo de tu bebé son mucho más elevadas.
Lee más:

  • Entonces, ¿cuándo podré saber si estoy esperando niño o niña?
  • Prueba nuestra calculadora para predecir el sexo del bebé
  • ¿Qué dice el calendario chino? ¿Niño o niña?

Descarga nuestra app gratis para tener una guía durante todo el embarazo. Mi embarazo y mi bebé día a día te da la información de experto que necesitas, siempre a tu alcance.

Cuándo se sabe el sexo del bebé

Publicidad Publicidad

En ocasiones (pocas), se producen errores al determinar el sexo del feto porque la posición del feto o el cordón se presta a engaño.

La amniocentesis y la biopsia corial confirman el sexo con total certeza, pero como son pruebas invasivas solo se aconsejan cuando existe un riesgo de sufrir anomalías cromosómicas.

Saber el sexo del feto con un análisis de sangre

Existe una prueba inocua, desarrollada en la Universidad de Granada, que permite conocer el sexo del bebé con total certeza a partir de la semana 8ª de embarazo a través de un análisis de sangre de la embarazada. En la sanidad pública solo se utiliza cuando la embarazada es portadora de una enfermedad hereditaria o genética que afecta a un determinado sexo. Pero se puede solicitar a través de muchas clínicas privadas (cuesta unos 130 euros).

Publicidad

También se puede saber el sexo del bebé cuando se realiza el el test prenatal no invasivo, un test de adn fetal en sangre materna se puede realizar a partir de las 10 semanas de embarazo y da los resultados en un plazo de 4 a 10 días, y que ya ofrecen algunas comunidades autónomas y también algunos hospitales públicos y privados para poder evitar la amniocentesis cuando se detecta un mayor riesgo en el cribado del primer trimestre.

El sexo lo decide el espermatozoide

El sexo del bebé depende del cromosoma sexual que lleva el espermatozoide que fecunde el óvulo.

Las células del cuerpo están formadas por 46 cromosomas agrupados en 23 pares; en cada par uno de los cromosomas se hereda del padre y otro de la madre. En el par 23 está la información que decide el sexo (XX en la mujer y XY en el hombre).

Las células sexuales (el óvulo y el espermatozoide) tienen la mitad de cromosomas: 23. De esta forma cuando se unen se forman los 23 pares.

En los óvulos el cromosoma 23 es siempre X, pero en los espermatozoides puede ser X o Y.

  • Si el óvulo es fecundado por un espermatozoide Y, el bebé será niño.
  • Si el óvulo es fecundado por un espermatozoide X, será niña.

Métodos para conocer el sexo de tu bebé antes de la ecografía

¿Estás embarazada y aún no sabes si tu bebé será niño o niña? Muchas mujeres no pueden más con la ansiedad ya que tienen que esperar hasta los cuatro meses para confirmar el sexo, a través de una ecografía. Aunque a muchas les habrá pasado que, a veces, el bebé no se deja ver.

Por otro lado, algunos padres eligen no saberlo hasta que nazca, pero para la mayoría conocer si es niño o niña, es muy importante y quieren descubrirlo lo antes posible, por eso te damos algunos métodos que, aunque no tienen ninguna base científica, se utilizan a menudo para predecir la sexualidad del bebé.

El latido del corazón: se cree que si el corazón del bebé late más de 140 veces por minuto es una niña y si lo hace menos veces es un niño. Toma nota de ello cuando tengas tu ecografía.

El ajo: este truco requiere de cierta fuerza de voluntad ya que consiste en comerte un diente de ajo. Si después de haberlo hecho, notas que tu piel desprende mal olor, tu bebé será un niño. En cambio, si no desprendes nada de olor, será una niña.

La tabla china: esta tabla de tradición ancestral determina el sexo del bebé, teniendo en cuenta la edad de la madre y el mes en que el bebé ha sido concebido. También existe la tabla maya para predecir el sexo del niño, que también combina la edad de la madre y el mes en el que has quedado embarazada.

La forma de la barriga: se dice que si es redonda, será niña, y si es en punta, niño.

Las náuseas matutinas: se dice que si tienes muchas náuseas durante el embarazo es porque esperas una niña y, si apenas tienes, un niño.

La forma de tu cara: las abuelas dicen que si tienes la forma de la cara redonda es que podrías estar esperando una niña y, en cambio, si la tienes como siempre, un niño.

Los antojos: ¿Tienes ganas de comer cosas dulces o saladas? Se dice que si te apetece lo dulce es que será niña y si te apetece lo salado, niño.

El color de tus pezones: si notas que tus pezones se han vuelto más oscuros durante el embarazo, puede que sea un niño. Si no cambian de color, una niña.

El vello en las piernas: se cree que si el pelo que te crece en las piernas o en otras partes de tu cuerpo durante el embarazo lo hace rápido es porque esperas un niño y, por lo tanto, tienes un extra de testosterona.

La fórmula gitana: debes sumar tu edad con el mes en el que quedaste embarazada. Si sale par, es niño, si sale impar, niña.

La temperatura de los pies: consiste en observar si durante el embarazo tienes los pies helados, lo que significa que esperas un niño, o calentitos, una niña.

Cabe recordar que estos métodos caseros forman parte de las creencias populares a la hora de vaticinar cuál será el sexo del bebé.

Finalmente, lo más importante no es que sea niño o niña sino que nazca sano y sea bienvenido, amado y deseado desde el primer momento.

Fuente: Mi bebé y yo

Te puede interesar:

  • ¿Cuál es la edad ideal para ser madre? Esto dicen los expertos
  • ¿Cómo saber si estás embarazada? Estos son los primeros síntomas

Cuando una mujer se queda embarazada, además de querer saber aproximadamente cuál será la fecha de parto, la gestante quiere conocer qué está creciendo dentro de su tripa. ¿Un niño o una niña? Si no puedes esperar a que tu médico te confirme el género de tu pequeño, atenta a estos 20 métodos caseros para predecir el sexo del tu bebé. ¡Sal de dudas ya!

Métodos caseros para saber si esperas un bebé niño o niña

¿Te imaginas poder predecir el sexo de tu bebé sin ecografías y desde casa? Deja de imaginar y fíjate la cantidad de métodos caseros que hemos reunido para ti. Son cosas sencillas, que han utilizado nuestras abuelas y madres, y que han pasado de generación en generación.

Es cierto que no hay constancia de una evidencia científica sobre su eficacia, pero si han funcionado durante años y no son peligrosas ni para la madre ni para el bebé, ¿por qué no probar? ¡Al menos, será algo divertido que podéis hacer en pareja!

1. Tabla china de embarazo
Se trata de una tradición que nos llega desde los países más orientales. Para conseguir la tan ansiada información, solo necesitas tener dos datos: tu edad en el momento de quedarte embarazada (columna horizontal) y el mes concreto en el que el bebé fue concebido (columna vertical). Une los dos puntos y descubre si esperas un niño o una niña.

2. La belleza de la mamá
El embarazo conlleva una serie de cambios hormonales en la mujer que provocan que algunas embarazadas tengan una piel más radiante y estén ‘mucho más guapas’, mientras que otras tengan un rostro más apagado. Todo esto se relaciona también con el sexo del bebé. Si tienes acné en la cara, se dice que tendrás una niña; en cambio, si estás más bella, ¡lo tuyo es un varón!

3. Sueños de la mujer
Durante los nueves meses de gestación, es muy habitual tener ensoñaciones donde se revela el sexo del bebé. ¿Será una premonición? ¡No del todo! Si en tus sueños aparece una nena, entonces será niño, y viceversa. Pregúntale también a tu pareja u otras familiares para saber qué les dicen a ellos sus sueños.

4. Comportamiento de otros niños
A los pequeños les llama mucho la atención las barrigas de embarazadas, ¿por qué será? Mientras desvelamos el misterio, te contaremos otro secreto: si un niño varón se acerca a tu tripa, quiere decir que será niña, y viceversa (como en el ejemplo anterior).

5. Posición para dormir
Ya sabemos las dificultades que tienen muchas mujeres para dormir durante el embarazo porque según va crecimiento la tripa, están más torpes y más incómodas. Se dice que si duermes del lado izquierdo, tendrás un niño, y si lo haces del derecho, una niña. ¿Será cierto?

6. Postura de las manos
Prueba a que alguien te ofrezca algo e intenta cogerlo tú. ¿Cómo tienes las palmas de las manos en ese momento: hacia arriba o hacia abajo? Si están hacia arriba, será niña, y si están hacia abajo, será varón. Te la tienen que hacer sin que tú te des cuenta, ¡para no condicionarte!

7. ¿Dulce o salado?
Debido a las náuseas y los vómitos, los gustos de la mujer pueden cambiar durante el embarazo (yo era amante del pescado y durante ese tiempo, ¡llegué a detestarlo!). Si en el transcurso de este periodo, tu cuerpo te pide chocolate y cosas dulces, ¡tendrás una niña! ¿Qué pasa si solo comes cosas saladas? ¡Efectivamente, niño! Eso sí, recuerda que durante el embarazo tienes que llevar una dieta sana y equilibrada por el bien tuyo y el de tu bebé.

8. Dolor de cabeza
Una de las molestias más comunes en la mujeres gestantes es el dolor de cabeza, aunque por suerte, igual que ocurre con las náuseas, no todas las embarazadas pasan por ello. En cualquier caso, esto puede ser un síntoma de que están esperando un niño. ¡Felicidades!

9. Prueba del bicarbonato
Para esta prueba necesitarás tomar tu primera orina de la mañana en un vaso. En otro vaso pones la misma cantidad de bicarbonato. Ahora mézclalo, ¿pasa algo? Si salen burbujas, será un nene. Y si no pasa nada, ¡una nena!

10. Temperatura de los pies
Recuerdo que durante el embarazo de mi mejor amiga, esta estaba todo el rato destemplada y, sobre todo, se quejaba de que tenía los pies fríos. ¿Sabéis que tuvo un niño? Dicen que guarda relación la temperatura de las extremidades inferiores y el sexo del bebé.

11. Forma de la barriga
Mi madre estuvo todo el rato examinando mi barriga para saber si sería abuela de un niño o de una niña. Su teoría es que si la panzita era alta y redonda, sería una niña, y si era puntiaguada y tira hacia el suelo, sería un niño. ¡En mi caso acertó!

12. Test del anillo
Busca por casa un poco de hilo y un anillo (no importa el material del que está hecho ni el tamaño, aunque hay gente que emplea el que se entregaron en el día del matrimonio). Colócalo como un péndulo y ponlo sobre el vientre de la mujer embarazada. Si se mueve de manera recta, de derecha a izquierda, esperas un varón, y si el movimiento es más circular, una niña. ¡Aquí necesitarás ayuda de alguien! Se puede hacer también sobre la palma de la mano de la embarazada.

13. Náuseas en el embarazo
Existe un estudio de unos científicos suecos de la Universidad de Columbia (Nueva York) que afirman que las náuseas en el embarazo determinan el sexo del bebé. ¿Será cierto? ¡Compruébalo tú misma! Se dice que las mujeres que sufrieron náuseas, tuvieron una niña. Por el contrario, las que disfrutaron de un principio de embarazo ‘más feliz’, dieron a luz a un pequeño.

14. Calendario maya
Para usar esta tabla maya que te mostramos, busca el casillero del mes en el que concebiste a tu bebé. Busca también la casilla de la edad que tenías en el momento de la concepción (columna vertical). Cruza ambos datos y obtendrás el resultado: azul si es niño y rosa si es niña. ¿Has visto qué fácil?

15. Ecuación matemática
Aquí necesitamos tres datos importantes: la edad de la mamá cuando concibió al bebé, el mes en el que quedó en estado y el mes de la fecha de nacimiento de la embarazada. Suma estos estos números, por ejemplo, 34 (mi edad) + 11 (noviembre) + 2 (febrero)= 3+4+1+1+2=11. Si es par, se dice que es par será niña, y si es impar, niño.

16. Prueba del aceite
Túmbate sobre una superficie lisa, por ejemplo, en el sofá o en tu cama, y pídele a alguien que vierta sobre tu barriga unas gotitas de aceite (puede ser de coco, de vitamina E o de oliva). ¿Qué pasa a continuación? Si no hay ningún movimiento, ¡es una nena! Si las gotitas se deslizan por tu vientre con rapidez, ¡es un niño!

17. Tamaño de los senos
Es de todas las mujeres sabido que durante el embarazo el tamaño de los senos aumenta considerablemente (también es mayor la sensibilidad en esta zona y es común desarrollar pezones más grandes). A veces puede ocurrir que solo sea el pecho derecho (niña) o solo ocurra en el izquierdo (niño).

18. Prueba del repollo y el orina.
Y llegamos al final con la prueba del repollo y la orina. No, no vamos a cocinar, pero sí será necesario coger una muestra de tu primer pis de la mañana y que cortes el repollo en trocitos y lo pongas en agua caliente. Cuando hayan pasado diez minutos, cuela el líquido y déjalo enfriar. Cuando lo tengas y, en las mismas cantidades cada una, mézclalos en un tercer recipiente. ¿Qué color te sale? Si es rosado o rojo, puede que sea niño; por el contrario, si es más morado, se dice que será niña.

Te recomendamos que hagas todas las pruebas, que vayas asignando un punto a cada una, según sea niño o niña, y al final el que más consiga, ¡te desvelará el sexo de tu bebé en tu tripa! Puedes chequearlo después con tu ecografía y así saber si estos métodos caseros son fiables o no.

Por qué hay embarazadas que no quieren saber el sexo del bebé

Tengo una vecina que tiene dos niños varones, pero que no se enteró del sexo de sus bebés hasta que no los tuvo pegaditos a su corazón y a su cara. Cuando me lo comentó, me pareció extraño y, sobre todo, poco práctico, pero es una decisión que debe ser siempre respetada y que tiene una poderosa razón detrás. ¿Por qué hay mujeres que no quieren saber si esperando un niño o una niña?

– Por superstición
Mucha parejas, debido a que llevan varios intentos de embarazo y estos nos han llegado a buen término, deciden no querer emocionarse por si ocurre algo que pueda llevar al traste su sueño.

– Disfrutar más de este momento
Traer al mundo a una nueva vida es algo tan especial e irrepetible que hay padres y madres que quieren disfrutar cada momento de manera única, de ahí que quieran dejar ese detalle del sexo del bebé para el momento que el pequeño asoma su cabecita. como le ocurrió a mi vecina.

– Para evitar sorpresa de última hora
Cada vez la tecnología se pone más al servicio del ser humano, pero aún así hay veces que los ginecólogos se pueden equivocar o, simplemente, no pueda asegurar al 100% el género del pequeño. Así que para no crearse faltas expectativas, ¡mejor vivir en el desconocimiento!

Hacerte una ecografía es uno de los métodos de predicción temprana del sexo del bebé. Los médicos suelen hacer una ecografía entre las semanas 18 y 22 del embarazo. Tu médico podrá examinar los genitales de tu bebé y buscar señales diferentes que indiquen un sexo femenino o masculino. Como ya mencionamos anteriormente, es posible, incluso durante una ecografía, que varias circunstancias impidan que el médico determine el sexo del bebé. El bebé puede no cooperar al estar tumbado de manera que sus genitales no están visibles. En tales casos, tendrá que repetirse la ecografía. Si llevas gemelos, es incluso más complicado determinar su sexo.

Señales para determinar el sexo del bebé durante una ecografía​

La ecografía revela algunas señales que el médico o técnico usa para determinar el sexo del bebé. Estas señales son:

  • La ausencia del pene: si la ecografía no muestra un pene, es posible que lleves una niña. Es sencillo: si el doctor no encuentra un pene durante la ecografía, entonces tu bebé es una hembra. No obstante, durante la ecografía del primer trimestre, el pene y el clítoris tienen aproximadamente la misma forma y tamaño.
  • La hamburguesa: otra señal durante la ecografía que indica que tu bebé puede ser hembra es la señal de la hamburguesa (aparecen tres líneas). Los genitales de una niña pueden parecerse a una hamburguesa (el clítoris se sitúa entre los dos labios).
  • La tortuga: la señal de una tortuga durante la ecografía indica que tu bebé puede ser varón. En esta señal, parece que la punta del pene se asoma desde detrás de los testículos del bebé. Es difícil ver esta señal en algunos bebés, por lo que los médicos buscan varias señales durante la ecografía para determinar el sexo.
  • El pene erecto: los bebés varones pueden tener erecciones incluso en el útero. Si el médico observa la ecografía justamente en ese momento, podrá notar un pene claramente definido. Esto simplificará mucho más determinar el sexo del bebé.

Si simplemente no puedes esperar un sonograma para saber si estás teniendo un niño o una niña, hay formas alternativas de adivinar el sexo del bebé. La prueba de género del anillo de bodas es un método antiguo para predecir el sexo de un bebé en desarrollo, usando un anillo de bodas y una cuerda. Esta prueba es completamente segura y es uno de los tipos más comunes de pruebas de predicción de género.

Instrucciones para la prueba del anillo para adivinar el género del bebé.

Esta sencilla prueba se puede realizar en casi cualquier configuración. Simplemente sigue estos pasos para ver si el anillo indica que nacerá un niño o una niña en el futuro.

  1. Ata el anillo de matrimonio de la futura mamá a un hilo, cordón, o cadenita.
  2. Que la madre se acueste boca arriba.
  3. Cuelga el hilo sobre el vientre de la futura madre.
  4. Permite que el cordón se mueva sin interferir con el movimiento.

Métodos alternativos

Hay otras variaciones que puedes probar con esta prueba. Por ejemplo:

  • Usa un cabello de la mamá en lugar del hilo.
  • Deja que el anillo cuelgue sobre la muñeca de la futura madre en lugar de su vientre.
  • Coloca el anillo envuelto con el hilo en la palma de la mano de la madre por un momento y luego levanta el hilo y déjalo colgando sobre su palma.
  • Deja caer el cordón frente al vientre de la madre mientras ella está de pie.

Interpretando tus resultados

Interpretar el resultado de la prueba es muy fácil, especialmente en comparación con otros métodos.

  • Si el anillo se mueve de un lado a otro, al estilo del péndulo, la prueba indica que el bebé es un niño.
  • Si el anillo se mueve en un movimiento circular, la prueba indica que el bebé es una niña.

Cuándo usar esta prueba

Muchas mujeres realizan esta prueba de predicción de género con su pareja, y se puede hacer en casa en cualquier momento. Otras pueden encontrar que quieren que todas sus amigas compartan la experiencia y hacen la prueba con sus amigas en una noche de chicas para celebrar el próximo nacimiento. Algunas mujeres incluso disfrutan si los invitados a la fiesta de próxima bienvenida del bebé participan adivinando cuál será el sexo del bebé antes de realizar la prueba en la reunión.

Exactitud de prueba

No hay evidencia científica que apoye la posibilidad de que puedas determinar el género de un bebé usando el anillo de bodas en un método de cuerda. Los resultados correctos suelen ser solo suerte, por lo que la prueba es más por diversión que una lectura real del sexo de tu hijo. A modo de ejemplo, una encuesta informal publicada en BabyCenter.com mostró que la prueba del anillo solo fue precisa para aproximadamente 55 de las 84 personas que respondieron. Existen formas mucho más precisas de determinar el sexo de tu bebé, que incluyen un ultrasonido, una amniocentesis, una muestra de vellosidad coriónica o, más recientemente, una prueba de ADN.

Cómo afectan los movimientos ideo-motores la precisión de la prueba

El poder de la sugestión puede conducir al efecto ideo-motor que ocurre cuando los movimientos musculares de un individuo se ven influidos inconscientemente por ciertas expectativas, y esto puede afectar el resultado de la prueba de género. Por ejemplo, si la persona que realiza la prueba espera que el bebé sea un niño, o alguien más sugiere que lo será, la persona que realiza la prueba automáticamente hace que la cuerda se balancee como un péndulo sin darse cuenta. Como el movimiento sutil ocurre sin un esfuerzo consciente, ocurre involuntariamente. William B. Carpenter en realidad acuñó la frase «acción ideo-motora» para describir este tipo de movimiento muscular.

Otras influencias que pueden afectar la precisión

Otros factores pueden influir en los resultados de tu prueba. En relación con los resultados de la encuesta publicados en BabyCenter.com, los miembros de la comunidad discutieron los desafíos de precisión debidos a las manos temblorosas, las diferencias en los resultados según quien sostiene la cuerda y la proximidad de la cuerda al vientre. Esto muestra que prácticamente cualquier variable puede influir en el resultado de la prueba.

Historia de los métodos de predicción de género

Lamentablemente, parece que no hay documentación sobre cuándo las personas comenzaron a utilizar el método de anillo, pero ciertamente es anterior a la tecnología moderna, lo que hace que sea fácil determinar el sexo mediante el uso de ultrasonidos o análisis de sangre. El método del anillo de bodas es simplemente una de las muchas creencias infundadas que están arraigadas en la superstición popular y que son usadas para ayudar a determinar el género antes de que nazca un bebé.

Alternativa segura vs algunas otras pruebas caseras

La seguridad es crucial cuando se trata de embarazo, y algunos de los otros métodos de prueba en el hogar son peligrosas e inexactas. En comparación, la prueba del anillo de bodas es una buena opción a considerar. El método es simple, seguro y puede ser una experiencia de vinculación divertida incluso si la tasa de precisión es aproximadamente igual a una buena suposición.

Diviértete con la prueba

Una de las partes divertidas del embarazo es descubrir el sexo del bebé. Es posible que esta prueba no sea científica, pero podría entretenerte hasta que descubras con certeza qué hay del género de tu bebé. Simplemente no te quedes sin comprar artículos de bebé en colores neutrales que van con cada sexo en función de esos resultados.

IntelliGender es un nuevo test desarrollado para conocer el sexo del bebé a partir de la semana 10 de gestación, es decir, antes de poder saberlo a través de una ecografía.

“Boy or Girl Gender Prediction Test”, que así es como se llama, ha sido creado en los Estados Unidos. Han realizado experimentos científicos en los que aislaron ciertas hormonas que al combinarlas con determinadas sustancias químicas reaccionaban de forma diferente cuando la mujer estaba embarazada de una niña que de un niño.

Los experimientos dieron como producto un test para realizar en casa que a través de la orina de la madre da el resultado en 10 minutos. Dependiendo del color que tome el test, rojo si es niña o verde si es niño, podemos saber el sexo del futuro bebé.

El porcentaje de fiabilidad no es como para decidir de qué color pintar la habitación, comprar ropita o buscar un nombre, cosas que hacemos cuando tenemos una confirmación al 100%. En este caso es de un 82%, o sea que es más un test para hacer por diversión puesto el resultado podría no ser el definitivo.

De cualquier modo, por más ansiedad que nos produzca conocer el sexo del bebé en una etapa temprana del embarazo, la única forma certera de saberlo es mediante una ecografía alrededor de la semana 20 cuando los genitales se diferencian con mayor precisión (salvo error, que es raro pero los hay), una amniocentesis o un análisis de sangre de la madre que permite asilar el ADN del bebé.

Si te interesa hacerlo por curiosidad, el test IntelliGender se puede comprar on-line por 34,95 dólares (25 euros al cambio) más los gastos de envío internacional.

Vía | Antena3
Sitio oficial | IntelliGender
En Bebés y más | Análisis de sangre para saber el sexo del bebé a la 8va semana de embarazo, Análisis de sangre para saber el sexo del bebé a la 6ta semana, Test para conocer el sexo del bebé a las 6 semanas de gestación se vende a través de internet

Una de las mayores curiosidades de los papás en el embarazo es saber si el bebé será niño o niña. Las predicciones acerca del sexo del bebé antes de que nazca son moneda corriente hasta que este es confirmado mediante una prueba médica o una ecografía, aunque a veces también pueden fallar.

Hay maneras precisas y otras basadas en la sabiduría popular que han ido pasando de generación en generación. Hablaremos de los métodos científicos y no científicos para predecir el sexo del bebé en el embarazo.

Métodos no científicos para predecir el sexo del bebé

Con cualquier de estos métodos podemos pasar un buen rato vaticinando cuál será el sexo de bebé, pero sólo a modo de juego, ya que no tienen ninguna base científica. Simplemente son probabilidades, y entre ellas no concuerdan, así que como podéis ver los resultados que arrojan son poco (o nada) fiables. Ya nos diréis si os coincide o no.

  • Tabla china: no hay evidencia científica sobre la efectividad de la tabla china para conocer el sexo del bebé. Está basada en la edad que tiene la mujer en el momento de quedarse embarazada (en las columnas verticales) y en el mes en el que el bebé es concebido (en las filas horizontales).
  • Tabla maya: al parecer, los mayas tenían sus propios métodos de predicción basados en estadísticas que ellos mismos hacían. La tabla maya para conocer el sexo del bebé también combina la edad de la madre y el mes en el que ha quedado embarazada.

  • Calendario lunar: el calendario lunar para conocer el sexo del bebé toma en cuenta la fecha del día de la concepción del bebé, pero esto no es fácil de comprobar en todos los casos, especialmente si la mujer tiene ciclos irregulares.

  • La forma de la barriga: eso de si es redonda será niña y si es en punta, niño, es un mito. La forma y el tamaño de la tripa no predicen el sexo del bebé. Esto depende de otros factores como la fisonomía de la madre, el tamaño y la posición del bebé dentro del útero, la implantación de la placenta, etc…

  • Fórmula gitana: Se suma la edad de la madre con el mes en el que quedó embarazada. Si sale par, es niño, si sale impar, niña.

  • Aplicaciones de móvil: con las nuevas tecnologías, ya han salido herramientas que supuestamente predicen el sexo del bebé, pero no son nada fiables.

  • Antojos: los antojos en el embarazo también son a menudo relacionados con el sexo del bebé, pero tampoco son ciertos.

Métodos científicos para conocer el sexo del bebé

  • Análisis de sangre: consiste en extraer una muestra de sangre de la madre para analizar los fragmentos de ADN no celular en el plasma, procedentes del feto. A partir de séptima semana, la presencia de estos fragmentos en la sangre de la madre son suficientes para evaluar, en más del 95% de los casos, si el feto es portador del cromosoma Y (con lo que sería un varón) o no (de modo que sería mujer).

  • Amniocentesis: es una prueba invasiva que consiste en la extracción de líquido amniótico con células fetales. Se realiza para detectar problemas congénitos en el bebé, como el síndrome de Down, de Edwards o de Turner, entre otros, y también permite conocer el sexo.

  • Ecografía: el ultrasonido es el método más utilizado en la actualidad para conocer el sexo del bebé. Es en la segunda ecografía, alrededor de la semana 20 y dependiendo de la posición del bebé, en la que puede verse con mayor fiabilidad los genitales del bebé para determinar si será niño o niña.

  • Posición de la placenta: también conocido como el método Ramzi (nombre del ginecólogo que lo descubrió) se basa en la posición de la placenta respecto del feto para conocer el sexo del bebé incluso desde la primera ecografía. Asegura que presenta un 97% de fiabilidad aunque no se vean los genitales.

Si bien para muchos futuros papás es muy importante conocer el sexo del bebé lo antes posible, también hay quienes eligen llegar al parto sin conocer el sexo del bebé. Es cuestión de preferencias. Pero al fin y al cabo, lo importante no es que sea niño o niña sino que sea bienvenido, amado y deseado desde el primer momento

Fotos | iStockPhoto
En Bebés y más | Cómo predecir el sexo del bebé

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *