0

No aguanto a mi suegra

No soporto a mi suegra, ¿qué puedo hacer?

Las relaciones de familia pueden llegar a ser conflictivas, y más aún cuando se trata de la familia política, ya que es habitual que haya roces entre unos y otros. Pero más allá de los piques y celos que pudieran surgir entre hermanos y cuñados la relación conflictiva por excelencia es la que mantienen suegras y nueras. Son numerosos los motivos por los que una suegra y una nuera pueden no llevarse bien como también diversas las formas de tratar de solucionar la situación.

En el post de hoy nos vamos a centrar en un caso concreto de malas relaciones entre nueras y suegras como es cuando la nuera es la que no soporta a la suegra. Y es que la animadversión no tiene que ser compartida. Puede que la madre de nuestro marido se desviva por agradarnos y sea eso precisamente lo que incremente las pocas simpatías que sentimos hacia ella.

Hay que intentar que la relación son tu suegra no afecte a tu pareja

Lo primero es no obsesionarnos con el asunto ni ver fantasmas donde no existen. Una vez seamos conscientes de la situación, podremos definir el problema y trabajar en buscarle una solución eficaz.

Caracteres incompatibles

Antes de entrar en materia vamos a ver los motivos por los que puede caerte mal tu suegra. El primero no tiene nada que ver con la familia política, sino que te puede ocurrir con cualquier otra persona: no congeniáis. No tenéis nada en común, incluso tenéis opiniones contrarias en numerosos asuntos y vuestros caracteres chocan por lo que cada encuentro acaba en discusiones.

Busca aunque sea un sólo vínculo con tu suegra, algo en común

Solución a este problema

En este caso la única solución viable es tener paciencia y dejar que el tiempo haga el resto. Si cada vez que tu suegra abre la boca para opinar de algo te dan ganas de levantarte de la mesa y rebatirle punto por punto, no lo hagas. Piensa en el bien de la relación con tu marido y rechaza contestar y decir cosas que sabes que podrían dar lugar a un conflicto con su madre.

  • Una buena estrategia es veros poco
  • Veros en reuniones en las que haya mucha más gente: así es fácil no entablar conversación con ella sin levantar sospechas de tener una conducta asocial
  • Armarse de paciencia
  • Acudir a clases de relajación antes de uno de tus encuentros con tu suegra

Exceso de celo entre suegra y nuera

Hay hombres que tienen una madre protectora e incluso sobreprotectora a pesar de que haya hecho su vida, se haya casado e, incluso, tenga algún hijo propio. Es uno de los principales motivos por los que una nuera se puede llevar mal con su suegra. Ésta se cree con derecho a opinar y a hacer, probablemente del mismo modo que hacía antes de que conocieras a tu pareja. Puede que a su hijo no le importe pero a ti sí.

Nunca digas ‘ella o yo’ porque levantará problemas en la relación

Debes intentar hacerle ver que existen límites que no debe sobrepasar y que aunque te vayas a equivocar también es importante errar de vez en cuando para aprender de los fallos. Del mismo modo que tú no le dices a ella qué ha de hacer o te involucras en cómo se han de gestionar determinados asuntos ella debe hacer lo mismo en lo relativo a su hijo y vuestra relación. Pero debes tener en cuenta que esto es aplicable para tu suegra pero también para tu madre. No se puede aplicar una doble vara de medir a la hora de hablar de suegras.

Si conversas con ella y le haces entrar en razón puede ser consciente de que resultaba invasiva y a buen seguro de que os deja vuestro espacio. En la mayor parte de los casos una madre actúa así por amor y protección hacia su familia, no con ningún tipo de maldad, por lo que una vez se les advierte del error se dan cuenta y rectifican pronto. A partir de ahí vuestra relación puede ir como la seda.

Existencia de conflictos previos

Las relaciones entre suegras y nueras comienzan antes, en la fase de noviazgo con tu pareja, por lo que pueden arrastrarse conflictos de entonces. Se trata de desavenencias que no fueron gestionadas en su momento y que con el tiempo se han ido encallando. Son problemas que en un principio podían no tener la menor importancia pero que han ido haciendo mella en vuestra relación y basta que ella te diga hola para que a ti se te crispen los nervios.

Son muchas las razones por las que puede surgir el conflicto nuera-suegra

Pueden ser discusiones, una mala contestación e incluso una riña por a quien invitasteis o no a la boda. Son pequeñas cuestiones pero que se van sumando como si fueran granos de arena que hacen que al final exista un conflicto latente. Para solucionarlo nada como aclarar las cosas, hablarlo e incluso plantearse empezar desde cero, sin resentimientos, por lo que pudiera haber sucedido en el pasado.

Eres la nueva de la familia

Cuando alguien llega a la familia la recepción no siempre es buena, sobre todo si de suegras y nueras hablamos. Tú vas a tener una única suegra pero ella puede tener varias nueras, a las que conoce de más tiempo, con las que guarda confidencias, con las que habla de ti e incluso pueden caerle mejor que tú -o que a ti te provoque esa sensación. Como recién llegada has de intentar llevarte bien tanto con la madre de tu marido como con el resto de los miembros de la familia evitando esas distinciones que existen para contigo.

Busca soluciones eficaces y duraderas en el tiempo

La forma de conseguirlo es integrándote en la familia y mostrando lo mucho que quieres a tu pareja. Esto, por lo general, sirve para normalizar cualquier tipo de relación con otros familiares. Presentarse como una igual, sin pretensiones ni ninguna agenda oculta son formas de ganarte el cariño de la familia y evitar que, a su vez, a ti te caigan también mal. Cuando vea que eres de fiar te tratará igual de bien que al resto de nueras y tu sobrellevarás mejor su presencia.

Apóyate en tu pareja

El marido es el que se encuentra en medio de cualquier discusión entre suegras y nueras. Una es su pareja y la otra es su madre, probablemente las dos mujeres más importantes de su vida. Si ves que ha llegado un punto que no soportas a tu suegra coméntale que se te hace difícil mantener una relación cordial con ella. Si sabe de la situación puede ayudar a suavizar las cosas o, al menos, a no forzarlas.

Apoyarte en tu pareja es una forma de tratar de ponerle solución a la situación

Pero ten cuidado a la hora de plantearle el tema a tu pareja. No ataques a su suegra, porque puede volvérsete en su contra. No has de olvidar que esa mujer que tu no soportas es la mujer que le dio la vida y hay ciertos comentarios sobre su madre que pueden ofender profundamente a tu marido. Tampoco le des un ultimátum obligándole a elegir entre ella y tú. No es justo para él y, además, puede que seas tú la que salga mal parada. Al fin y al cabo, él siempre será su hijo.

Él es lo que las dos tenéis en común y a buen seguro que lo que ambas buscáis es su bienestar y felicidad, por lo que a veces habrás de ceder y tener paciencia con el fin de conseguirlo.

‘Pensé que jamás lo diría: no soporto a mi suegra’

ESTIMADA ANA:
Estoy recién casada y comienzo a tener diferencias con mi suegra. Jamás pensé que llegaría a decirlo, pero me doy cuenta que a escasas semanas de la boda, ya no la soporto.

Cuando andábamos de novios aparentemente todo marchaba bien, hasta que comenzamos con los preparativos para la fiesta. Ella quería intervenir hasta en el más mínimo detalle, aún y que no aportó nada económicamente, pues mi familia corrió con casi todos los gastos.

Ella está divorciada desde hace muchos años y su carácter, supongo que por la edad, ha cambiado mucho. Ya mi ahora esposo me lo había advertido, que cada vez la convivencia con su mamá era más complicada, pero que deberíamos de ser pacientes con ella, porque al casarnos, ella se quedaría sola y era normal que a veces actuara así.

Desde que comenzamos con los preparativos comencé con episodios de estrés para que todo resultara de la mejor manera y que la boda fuera una fecha realmente especial, había días en que dormía 3 o 4 horas solamente porque todos los pendientes los comenzaba hasta después de las 6 de la tarde al salir de la oficina.

Generalmente era yo quien iba a casa de mi esposo y lógicamente allí estaba siempre su mamá, que no nos dejaba solos ni un minuto y se la pasaba opinando y hasta criticando todo, desde los arreglos de mesa hasta mi vestido o los zapatos que usaría.

En cambio, mi núcleo familiar compuesto por mis papás y dos hermanas somos muy unidos y jamás nos criticamos o discutimos, tratamos de protegernos y apoyarnos en todo momento, pero sobre todo respetar las decisiones de cada uno.

Mi suegra es un poco ordinaria, emite comentarios incómodos, es escandalosa y todo le genera conflicto. Ella pretendía que hiciéramos cosas a su gusto, que le hiciéramos caso en todo, aún y como le comentaba antes, ni siquiera aportó un peso para la fiesta.

Aún con todo, accedí en algunas de sus sugerencias, que más bien parecían exigencias, para evitarme problemas tanto con ella como con mi esposo. Ahora ya estamos casados y ella quiere seguir interviniendo en nuestra vida, por lo mismo, no puedo evitar poner cara de desagrado o contestarle de una manera fuerte y contundente cuando escucho sus comentarios.

Antes lo evitaba, pero ahora me cuesta trabajo quedarme callada. He tratado de hablarlo con mi esposo de modo sutil, pero no quiero generar conflictos y sé que no puedo cambiarlo, pero quisiera saber cómo hago para que no me afecte su actitud tan desagradable.
AIDÉ

ESTIMADA AIDÉ:
Es normal que cuando se inicia una vida en común con la pareja y que automáticamente la familia de cada uno va formando parte de nuestra vida, pueden surgir conflictos relacionados por la diferencia de educación, carácter y costumbres de cada quien.

También es necesario comenzar una nueva adaptación, que muchas veces puede no ser de la manera más idónea, pues pueden existir dificultades para asimilar la nueva vida, la presencia de un nuevo integrante en la familia y convivir aunque no estemos de acuerdo siempre con los demás .

Una comunicación óptima permitirá que entre tu esposo y tú pueda existir ese entendimiento para que ambos sean libres de expresar sus sentimientos, lo que les agrada o desagrada, siempre y cuando las cosas se den de una manera cordial sin faltar al respeto, pues no debes olvidar que ella es su mamá y por lo mismo, merece todo el respeto de tu parte, independientemente si estés de acuerdo o no con sus opiniones.

Desde ahora será para ti un ejercicio de tolerancia y paciencia siempre con límites para evitar o ceder en los chantajes de su parte.
ANA

?Me estoy por casar y la mamá de mi novio se mete en cada detalle de la boda. Quiere elegir todo, no deja de criticar y está en contra de lo que digo y hago. Hasta está presente en las peleas de pareja?, cuenta Alejandra, de 27 años.
El caso de esta joven es más común de lo que parece. Si bien la relación con la familia política es difícil, la suegra suele el eslabón más complicado de la cadena.
Existen infinidades de personas que consideran a su suegra una verdadera pesadilla. Los formas de manifestar ese terrible sentimiento son de lo más variadas.
Mientras que algunos optan por callarlo y contárselo a la almohada, otros prefieren gritar a los cuatro vientos cuánto aborrecen a esta figura femenina. En la misma web hay un espacio que uno de los tantos oprimidos creó para desahogarse.
El nombre del blog ya lo dice todo. ?Matenamisuegra? es un lugar virtual dedicado íntegramente a este personaje que, para muchos, está empeñado en tornarles la vida imposible.
?Hace poco más de un año, cansado de soportar a mi suegra, decidí emprender esto de los blogs como forma de desahogo. Durante todo este tiempo les he contado cientos de aventuras que me han tocado sufrir por culpa de la vieja esta?, contó Javier, creador del espacio, a Inbofae.com.
?Mi suegra es insoportable, pero es lo que hay. Cuando fui al registro civil y firme todos los papeles en ningún lugar mencionaba que la tenía que soportar. Aunque si lo hubiera dicho, tal vez no me percataba del peligro real que representan, no solo para el núcleo familiar generando intrigas y convirtiendo a mis hijos en todo lo opuesto a lo que yo siempre soñé, sino para la humanidad?, sostuvo.
Por cuestiones obvias, Javier no se animó a dar su apellido. Sólo develó que vive en un pequeño pueblito en Entre Ríos y que el espacio que creó le sirvió como «cable a tierra». Y agregó: «Si no tenia algo para desahogarme seguro cometía ?suegricidio??.
Tipos de suegras
Sería imposible generalizar a las suegras. Cada es única y, afortunadamente, irrepetible. En su libro llamado ?Suegras?, la psicóloga y escritora Beatriz Golberg hace una desopilante clasificación sobre los tipos que existen en el mundo.
1) Suegra absorbente, también llamada ?madre pulpo?, que muestra sus tentáculos de a poco, disimuladamente hasta que terminan ahogándote. Sus mensajes suelen ser subliminales, con frases como ?¿podés?? o ?¿te arreglás??.
2) La víctima, que es la típica que, cuando uno le cuenta una viviencia, a ella siempre le pasó algo peor. Para la experta, lo ideal es no competir con ella en su papel de ?pobrecita? porque nada podrá igualarlo.
3) La banquera y bancadora, que son las que cobran su ayuda demasiado cara. Pueden llegar a ser exitosas marketineras salvo cuando se trata de ayudar a su hijo. Son las que suelen prestar dinero para un negocio condenado al fracaso y se pasan la vida echándolo en cara.
4) La narcisista, que busca vivir a través de su hijo y suele depender mucho de él porque se cree legítima merecedora de tal sostén. Tiene la idea fija de que su hijo la va a abandonar.
5) La descalificadora, cuya frase de cabecera suele ser ?No vas a poder…? y constantemente emite mensajes pesimistas y desvalorizantes.
Una relación particular
En la relación suegra- nuera hay algo muy claro: la mayoría de las madres no quiere dejar libres a sus hijos. La rivalidad entre las partes comienza cuando la suegra siente que la ?otra? se apodera de su ?bebé?.
Si bien el factor sobreprotección es inevitable, Goldberg señaló en diálogo con Infobae.com algunas técnicas para que la convivencia con la madre de tu pareja no se convierta en un auténtico campo de batalla.
– Uno de los peores defectos de una suegra es su afán de hurgar su nariz en todo, en lo que le compete y en lo que no. Por eso, hay que tener bien en claro que una pareja está integrada por dos personas y que la suegra jamás debe formar parte de ella. Las discusiones no tienen por qué llegar a sus oídos y en poquísimos casos debe preguntársele su opinión sobre un tema.
– Cuando la suegra habla de más o hace alguno de sus típicos comentarios subliminales pero dañinos, es su hijo biológico quien debe ponerle los límites. El ?basta? no debe salir nunca de la boca de una nuera. Caso contrario, se crearía un resentimiento casi incurable.
– Lo mismo ocurre con los espacios. Por lógica, una madre extraña a su hijo y aprovecha cuanta oportunidad se le presenta para verlo y mimarlo. Cuando sus visitas se tornan ?demasiado? frecuentes, es el hijo quien debe explicarle sutilmente que avise antes de llegar. Decirle?si vos avisas antes, te vamos a recibir mejor? es una opción que propone Goldberg a la hora de las excusas.
– Muchas veces suegra y nuera se ven pugnando por el amor de un mismo hombre. Un buen ejercicio es ponerse en el lugar del otro y pensar qué sentiría uno si su hijo está formando una pareja. Y dejar a la madre manifestarle el cariño de su hijo. El amor que se le tiene a una mamá es diferente al de una esposa. Además, hay cariño para ambas. Lo ideal es basar la relación en la compatibilidad más que en la competencia.
– Evitar la confrontación cara a cara. Pese a que no nos guste, es su madre, quien le dio la vida y lo trajo al mundo. Más allá de todo, como dice el refrán, ?madre hay una sola?.

No Soporto a mi Suegra! 4 Consejos Que te Ayudaran a Superar la Situación Hoy!

No Soporto a mi Suegra!

No soporto a mi suegra, que debo hacer? Es la pregunta que muchas mujeres me han hecho, y es que cuando los padres de nuestras parejas intervienen en nuestra relación inevitablemente las peleas hacen su aparición.

Cuando llegas al punto de preguntarte No soporto a mi suegra que debo hacer? Es porque ya has tenido algunos roces con ella por alguna o varias razones, y en estos momentos sientes que no puedes más…

No te preocupes en las siguientes líneas te voy a dar los mejores consejos para que puedas salir triunfante de esta incómoda situación…

Si aun no sabes quién soy, te invito a conocer más de mí y que fue lo que hice para recuperar mi matrimonio de un divorcio casi firmado….

>>Clic Aquí para Conocer mi Historia.

Probablemente en estos momentos sigas con ese pensamiento: No Soporto a mi Suegra es una vieja arpía, entrometida, manipuladora y su hijo le cree todo lo que ella dice.

En primer lugar quiero medites en lo siguiente:

Por lo general cuando las personas son difíciles de tratar es porque han sufrido mucho durante toda su vida, y a causa de ese sufrimiento toman actitudes como por ejemplo: Prepotencia, altivez, ira, manipulación, etc…

Es muy probable que si tu suegra se comporta de una forma que no es normal, es porque ha sufrido, no ha tenido una vida fácil y por eso ahora actúa de esa forma.

Quizás sus padres la golpeaban, quizás su esposo la abandono al enterarse que estaba embarazada, quizás recibía maltratos verbales y físicos de su esposo, quizás sus hijos no eran lo que ella esperaba, hay miles de razones por la cual tu suegra actualmente se comporta de esta manera y debes ser sabia y en vez de sentir coraje, debes sentir compasión por ella.

Cuando piensas en todo lo que ella sufrió durante toda su vida, puedes comprender mejor la razón de su comportamiento, y tomaras otra actitud hacia ella.

Pero Karla, No soporto a mi Suegra, Ella es la Causa de mis Problemas Matrimoniales!

Te entiendo y es por eso que he preparado unos consejos que puedes aplicar inmediatamente para que tu suegra no sea más la causa de los problemas con tu esposo.

Presta mucha atención a lo que tengo que decirte en las siguientes líneas, es Oro Puro y hara un antes y un después en tu relación matrimonial.

Consejo 1: Habla con tu Esposo de lo que está Pasando: Aquí debes ser cauta para hablar con tu esposo del conflicto que existe, y debes ser muy sutil para hacerlo. Recuerda que es su mama y no le va a gustar que hables mal de ella.

Lo que puedes hacer es explicarle que están teniendo problemas en el matrimonio a causa de ella, y que el como hombre y como hijo debe ponerle un limite antes de que sea demasiado tarde.

Consejo 2: No lo pongas a Escoger.- Una vez que El es consciente de que existe un problema a causa de su mama, no cometas el gravísimo error de ponerlo a escoger entre su mama y tu.

No lo hagas! El te ama a ti y también la ama a ella, es un amor diferente pero de igual forma la ama, y si lo pones a escoger en medio de una pelea es probable que te diga que su mama es mas importante para El.

Consejo 3: Pidele que hable con Ella: Cuando en conjunto con tu esposo llegues al acuerdo de que los problemas en su matrimonio es causa de su mama, pídele que hable con ella.

Dile que hable calmadamente y que con amor le explique el daño que le está haciendo, y adviértelo de que es probable de que su mama empiece a llorar y sentirse culpable.

Dile que le hable con amor y que sea firme, para dejar bases para lo posterior que tu vas a hacer en el siguiente consejo.

No la Enfrentes, Hablale con Amor Aunque sea Dificil

Consejo 4: Habla con Ella Firmemente: Una vez que tu esposo ya hablo con ella, es momento que lo hagas tu, pero antes de hacerlo debes estar tranquila y serena.

Busca el momento oportuno para hacerlo, cuando la veas que Ella esta tranquila es ahí en donde tienes que hablar.

Al igual que tu esposo, debes hablarle con amor pero a la vez siendo firme con ella. Y es muy probable que ella te diga que lo estas poniendo en contra de ella.

Tú con amor explícale que no quieres eso, que las estimas mucho, pero que debe comprender que su hijo ya forma parte de otra familia, en la cual él es el líder.

Antes de ir a hablar con ella has una lista de los posibles ataques que ella va dar contra ti, y prepara tus argumentos para que ella entienda el daño que le está haciendo a su hijo.

Ya sabes debes controlarte en todo momento, no permitas que una palabra con veneno que te lance haga efecto en ti.

Al final de la conversación si puedes dale un abrazo y dile que tu no estás en contra de ella.

Recuerda que si quieres ser libre debes perdonar de corazón!, No tienes porque ir con el mundo con una carga innecesaria.

Aplica estos consejos en tu matrimonio y veras como las cosas van mejorando de a poco.

Si notas que a pesar de que tu suegra ya no se esta metiendo en tu matrimonio y los problemas en tu matrimonio siguen siendo mas fuertes, es hora de aplicar los principios que harán que tu matrimonio sea restaurado totalmente.

Guia “Recuperar mi Matrimonio”

Yo los encontré en la guía “Recuperar mi Matrimonio ” de Natalia Fernandez, y te puedo asegurar de que los principios y métodos que encontré en su guía, me permitieron salvar mi matrimonio y comprender mas como funciona el matrimonio.

Siempre estoy recomendando a Natalia porque se que sus consejos realmente funcionan.

Si quieres conocer más de ella y como puede ayudarte en los problemas de tu matrimonio, haz clic en el siguiente enlace:

>>Clic Aquí para Descargar “Recuperar mi Matrimonio”

Te mando un fuerte abrazo querida amiga, ya sabes que cuentas con mi apoyo en este duro proceso.

Aplica todo lo que aprendes, solo de esa forma lograras los resultados que deseas tener, no existe un método fácil solo poniendo en práctica las consejos lograras salvar tu matrimonio.

Tú amiga

Karla

PD: Califica este articulo y cuéntame como te fue con tu suegra luego de aplicar estos consejos estaré pendiente de lo que me escribas así podremos ayudar a muchas mujeres más que están pasando por la misma situación..

Espero que ya no vuelvas a decir: No soporto a mi Suegra 🙂

Búsquedas Relacionadas:

  • que hacer si no soportas a tu suegra
  • como hacer para q tu suegra no se meta en tu vida?

Compártelo con alguien:

¡No soporto a mi suegra!

¡No soporto a mi suegra!: Buscando el equilibrio en la relación

¿Cuántas veces hemos escuchado o dicho esta frase de “¡no soporto a mi suegra!”? La palabra suegra o suegro para muchos está satanizada, predisponiéndolos a establecer una relación tensa con los padres de su pareja. Crear y mantener buenas relaciones entre suegros, nueras y yernos es el tema que nos ocupa hoy.

La relación con la familia política es una de las primeras causas de conflicto en una pareja. Esto se debe normalmente a que las dos familias tienen unos valores y costumbres diferentes, provocando desacuerdos a la hora de mezclarlos.

Evita pensar que tu suegra va a cambiar fácilmente su manera de ser y pensar. Si se produce algún cambio positivo es porque se dará cuenta de cuan sólida es tu relación, observando el cariño y respeto que su hijo te tiene y viceversa. Es decir, se convencerá del amor que hay entre ambos, no representando la nuera una amenaza.

Lo primero de todo es conseguir por tanto que tu relación sea firme y pueda contrarrestar cualquier influencia externa que cause conflicto, sea que provenga incluso de un ser importante para tu pareja como puede ser su madre, quien ha estado presente a lo largo de toda su vida y ha influido en la formación de su carácter.

Si tu pareja está en el fuerte convencimiento de que eres el amor de su vida, no dudará en escuchar tus argumentos, los cuales deberán ser justos y claros para poder llegar como pareja a un acuerdo sobre los límites que deben establecerse ante cualquier persona para que respeten vuestra intimidad. Es importante que sean los mismos para los padres de uno y los padres del otro.

Será tu pareja quien deba dialogar con su madre con respeto y paciencia. No dejarla duda sobre la firmeza de ser feliz a tu lado, solicitando su respeto y apoyo. Igualmente tu pareja debe mostrarle a su madre (tu suegra), agradecimiento y comprensión por sus cuidados y preocupaciones recordándole que nunca la va a abandonar.

Un refrán muy escuchado es “el casado casa quiere”, pero que en muchos casos no puede cumplirse, ya que hay parejas que no son autosuficientes y se ven en la necesidad de acudir a la ayuda de sus padres: vivir bajo el mismo techo y normas de suegros, recibir soporte económico. Esto no es conveniente para mantener la solidez de la relación de pareja, pues los suegros solicitarán explicaciones y la pareja intimidad. Esperar a ser totalmente independientes y autónomos como pareja, ayudará a tener una mejor relación con los suegros.

Y ahora te estarás peguntando ¿Qué puedo HACER YO para crear una buena relación con mi suegra? Pequeños gestos pueden generar un gran impacto.

  1. Halaga con sinceridad. Destaca algo que honestamente te gusta de ella. Siempre hay algo que nos gusta incluso de la persona que peor nos cae. Por ejemplo: ¡Gracias a tu educación, tu hijo se desenvuelve muy bien en las labores de casa!
  2. Selecciona tus discusiones. Evita la impulsividad y se inteligente. ¿Vas a cuestionar sus creencias y formas de actuar? Antes de hablar piensa: ¿De qué me sirve cuestionarla? ¿Para qué? Evitarás crear malas vibraciones.
  3. Nunca critiques a tu suegra frente a tu pareja. Solo conseguirás poner a tu pareja entre la espada y la pared, provocando que se posicione con su madre lo más probable. No expongas a situaciones donde el resultado va a ser perder-perder.
  4. Esfuérzate por conocerla más. Muestra atención e interés por su vida, lo que provocará automáticamente complicidad entre ambas. Por ejemplo pregunta: ¿Cómo os conocisteis tu marido y tú? ¿Cómo eran tus veranos cuando eras pequeña?
  5. Mantenla al tanto. Tu pareja y tú hacerla partícipe de vuestro día a día y vuestros planes. De este modo la haréis sentir tenida en cuenta y evitareis que haga preguntas y os sintáis acosados.

Para terminar deciros que son raras las relaciones “de cuento” entre suegros y nueros. Estas requieren de paciencia y respeto por los hábitos de los más mayores y la necesidad de privacidad y autonomía de la pareja. Si se tienen en cuenta las necesidades de cada uno, la relación funcionará mejor.

No dudes en escribirnos a [email protected] si te surge alguna duda o pregunta respecto a este u otros temas.

¡Feliz verano!

PSICOLOGIA CLAVE: Elena Sánchez-Porro e Irene Albert.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *